jueves, 29 de enero de 2015

El Papa habla peligroso

Es bastante evidente que si se sometiera el Papa a votación, ganaría por goleada. Se ve en los medios y en los foros generalistas. Pero es igual de evidente que si a esos mismos votantes entusiastas del Papa se les sometiera a votación el Evangelio, lo descartarían con igual determinación: por obsoleto y por poco acorde con la modernidad. Tenemos dado un gran paso: al mundo le encanta el mensajero pero le desagrada el mensaje. De momento selecciona de éste lo que coincide con sus criterios y valores, reinterpretando  o releyendo el Evangelio a su conveniencia y descartando sin más el resto del mensaje, a no ser que le caiga en gracia la forma en que se le transmite. Con lo que al mensajero no le queda más remedio que pasar de puntillas sobre el fondo o reducirlo a consignas sencillas y poco debatibles, si quiere mantener tendidos tan halagüeños puentes de comunicación con el mundo.
El tema del divorcio “a la católica” ya vemos cómo se está llevando en el Sínodo (bajo la batuta y la mirada atenta del Papa) con atronadores aplausos por parte del mundo y de la Iglesia que mejor sintoniza con él. Y el de la homosexualidad como valor cristiano o algo así, va por el mismo camino. Y ahora, en el viaje de vuelta de Filipinas, le ha tocado el turno a la política antinatalista. Para ser buenos católicos no es necesario “reproducirse como conejos”. Es una metáfora que obviamente ofende a las familias numerosas. Pero es que además resulta que justamente es ésa la metáfora a la que se ha agarrado la política de género para desacreditar la maternidad. Es por liberar a la mujer de ejercer de coneja por lo que se han desarrollado la cultura y las políticas de los anticonceptivos y del aborto. A eso se le llama “maternidad responsable”. Pero el Papa ha hablado de “paternidad responsable”: palabras vacías para el mundo, puesto que para éste, la reproducción es “derecho” y por tanto responsabilidad exclusiva de la mujer. No problem: el mundo ha entendido perfectamente lo que quería entender y ha hecho su trasposición del mensaje. No es necesario explicitar lo que anda diciendo el mundo que dice el Papa.
Fotografia sacada de cuniculturaargentina.blogspot.com
Y sólo faltaba que pusiera como ejemplo de la irresponsabilidad de la familia numerosa, el caso de la mujer que tenía 7 hijos, nacidos todos por cesárea, y estaba embarazada del octavo. Como paradigma de la irresponsabilidad de la familia numerosa, no está nada mal. Y para que se entendiese mejor de qué hablaba, va y se mete en el jardín de la ciencia demográfica y apela a la opinión de los “técnicos” en la materia, que aconsejan tener 3 hijos por pareja. Así que no se trata de cuestiones morales, ni de mandamientos ni del Evangelio, sino del problema demográfico: el único discurso al que está dispuesto a atender el mundo.
Claro que conecta maravillosamente con la gente y con sus ideas: recibidas del sistema dominante, que no es precisamente el cristiano. Y claro que intenta encontrar el puente entre las ideas del mundo (de la gente) y las del Evangelio. Y es obvio que tanto más y mejor conecta con el mundo, cuanto más se acerca a sus ideas y elude las del Evangelio. Pero lo esencial, digo yo, no es que el mundo acoja al mensajero, le aclame y le vitoree. Lo esencial es que acoja su mensaje. Y eso es fácil si éste va envuelto en los atractivos envoltorios del mundo. Pero el resultado final es incierto, porque lo más probable es que el mundo siga vitoreándole al tiempo que desecha el mensaje y se queda sólo con el envoltorio: puesto que lo reconoce como propio. Porque al fin y al cabo, los cristianos “Predicamos a Cristo crucificado: piedra de tropiezo para los judíos y necedad para los gentiles”. En efecto, si nos atienden y dicen que nos entienden y nos aceptan, es porque nos traducen a su sistema de valores desechando el nuestro, que para ellos es pura necedad.
¿Y su comentario sobre el atentado contra Charlie Hebdo? Muy peligroso. Porque de decir “yo no soy Charlie” a decir “si insultas a mi madre, te doy un puñetazo. Eso es normal, ¿no?” y acabar explicando que el insulto a mi madre es la metáfora del insulto a mi fe, es como guiar al oyente para que entienda que el puñetazo es la metáfora del atentado.
Pero al margen de la razonable polémica (nada generalizada, porque están encantados con el mensajero) que ha levantado ese comentario del Papa, me interesa tomarme en serio estas palabras y sacar las conclusiones pertinentes. “No se puede insultar la fe de nadie”. Sí, es cierto. Pero en la Iglesia estamos ante el caso del hombre que le dedica los peores insultos a su mujer, pero ¡pobre del extraño que se atreva a insultarla del mismo modo!, porque la respuesta que recibe de ese hombre tan celoso no es un puñetazo tímido como el del Papa, sino una lluvia de enfurecidos puñetazos.    
Quiero decir que se nos da de maravilla ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Son muchos, en efecto, los que desde dentro mismo de la Iglesia (y en eso lleva medio siglo trabajando la Compañía de Jesús) insultan con sus teologías cada vez más peregrinas la fe de los fieles. Nos hemos acostumbrado al insulto a la fe desde dentro mismo de la Iglesia. Y muchos están divertidísimos con esto y les ríen las gracias a los agresores. Lo que resulta incoherente es que nos lamentemos de los insultos de los de fuera (“si insultas a mi madre, te doy un puñetazo. Eso es normal, ¿no?”)  y aceptemos como normales los insultos de los de dentro.
Supongo que al Papa no le costará nada entender como un insulto a la fe de la mayoría de los fieles (y sobre todo a la fe de la Iglesia) la liquidación del matrimonio católico a través de maniobras “pastorales”, la introducción de la homosexualidad en la doctrina y en la pastoral de la Iglesia como un “valor singular”, la abolición del pecado, también por la vía pastoral, con el consiguiente vaciado de la misericordia, y la trivialización del sacramento de la Eucaristía para que todo el mundo pueda disfrutar de ella. Una sarta de insultos a la fe católica.
Y entenderá el Papa que quienes se sienten así insultados pierdan los estribos, igual que cuando su amigo insulta a su madre. Los insultos a la fe desde dentro de la Iglesia con el  qui tacet consentire videtur (el que calla, otorga) no son ninguna novedad. Y en eso, en el pecado de omisión, cada uno ha ido acumulando su propia responsabilidad. Pero hoy asistimos consternados a la culminación de esos insultos. En efecto, lo absolutamente nuevo es que desde la más alta jerarquía de la Iglesia se aderecen sospechosos altavoces para la propagación de esos insultos a la fe de la Iglesia.
Y es muy preocupante que entre quienes se sienten insultados de ese modo desde dentro de la Iglesia, crezcan la crispación y la tentación de recurrir a ese puñetazo irreprimible al que alude el Papa. Son muchos los católicos que sienten como un grave insulto a la Santa Madre Iglesia no sólo las teologías prosternadas ante el mundo, sino la megafonía que les ha puesto la propia Iglesia a esas teologías. Por eso, si el Papa piensa y proclama que no se puede ofender la fe de nadie del mismo modo que tampoco se puede ofender a su madre, parece razonable esperar que en algún momento dará el puñetazo en defensa de nuestra Santa Madre.  
Artículo aparte merecen las palabras del Papa sobre “el contexto de los valores y la fe -o de la carencia o ausencia” de fe que tuvieron los cónyuges al casarse. Es la puerta ancha que permite instaurar definitivamente en la Iglesia la nulidad eclesiástica en plano de total igualdad con el divorcio del mundo.

Cesáreo Marítimo

22 comentarios:

  1. Sr. Cesáreo Marítimo, gracias por su artículo, que más bien creo habrá sido difícil para usted tratar un tema como ese.

    Yo no tengo capacidad para emitir opiniones favorables ni desfavorables acerca del Santo Padre.

    En dos años ya se han escrito ríos de tinta, en un sentido y en otro. Yo veo que tanto habla del trigo como de la cizaña. De momento habla pero no ha firmado nada al respecto.

    Yo seguiré rezando por él todos los días.

    ResponderEliminar
  2. Mons. Blázquez con el Papa que habla peligroso29 de enero de 2015, 23:56

    En Infocatólica está esta noticia: Mons. Blázquez, arzobispo y presidente de la CEE, no se pronuncia sobre la comunión a los divorciados recasados.

    Parece que Mons. Blázquez desconoce la propia doctrina católica sobre la comunión de los divorciados recasados: la Iglesia lo reconoce, pero con unos límites muy estrictos y restrictivos, el más importante de ellos es que los dos contrayentes deben de asumir un voto-compromiso cuasirreligios, de tipo vitalicio y sin excepciones, de vivir perpetuamente MORE FRATERNO, nunca jamás MORE UXORIO, es decir, que han de convivir castamente como hermanos, será imposible por siempre el tener relaciones sexuales. Sólo así se puede justificar un doble matrimonio, canónico y civil, sin caer en la bigamia.

    Además, la comunión está fuertemente restringida:

    - Remoto escándalo: debido a que la situación de recasado es notoria y el voto de continencia es privado, no público, la comunión privada, y no la comunión pública, deberá ser la opción preferente si hay ocasión de escándalo público.

    - Rite dispositus: que implica la debida preparación para recibir el Cuerpo de Cristo

    - Estado de gracia: si hay un pecado mortal no se puede comulgar, primero hay que confesarse individualmente (no valen las confesiones comunitarias porque no se cumplen las condiciones de excepcionalidad). Es el segundo mandamiento de la Iglesia (confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar)

    - Comunión y participación obligatorias: subsiste la obligación de comulgar por lo menos una vez al año, y cumplir con el deber de participar en la misa todos los domingos y días de precepto: es el tercer mandamiento (comulgar por Pascua de Resurrección) y el primer mandamiento de la Iglesia (oír misa entera los domingos y fiestas de precepto)

    - El sacerdote debe de excluir de la comunión a todo indigno público (canon 915), quien está en manifiesto pecado grave habitual para evitar el escándalo y confusión del Pueblo de Dios.

    - El sacerdote tiene prohibido de forma absoluta, sin excepción alguna, de celebrar cualquier ceremonia religiosa para los divorciados recasados, con el fin de no causar el escándalo y la confusión de que se celebra un segundo matrimonio canónico.

    Esto lo dijo san Juan Pablo II en Familiaris Consortio 84, y en otro documento vaticano de Ratzinger.

    ResponderEliminar
  3. El pensamiento líquido-pastelero de Mons. Blázquez29 de enero de 2015, 23:58

    Son muy extrañas las declaraciones de Mons. Blázquez porque no cumplen con el munus de enseñar con claridad y valentía, y sin dudas, la doctrina y el evangelio de Cristo:

    1. DIVORCIADOS. «en el Sínodo no se planteó la cuestión de la indisolubilidad del matrimonio, que es algo que no podemos tocar, que la Iglesia no puede cambiar.

    Sí se habló sobre las situaciones en las que uno, sin culpa, ha sido abandonado por su cónyuge, y si sería posible repensar el acceso a la comunión sacramental».

    Para demostrarlo, leyó directamente el número 52 de la relación del Sínodo, en el que, como recordó, «se plantea la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar accedan o no a los sacramentos de la penitencia y de la eucaristía».

    En torno a este tema, «hubo diversidad de opiniones, tal como señala el documento. Por los votos, puede verse que esta cuestión está sin decidir, y yo tampoco puedo hacerlo», dijo el ponente cuando fue preguntado directamente por si los divorciados que han contraído una nueva unión pueden comulgar o no. [Parece que en este Sínodo no se ha leído la Familiaris Consortio]


    2. HOMOSEXUALIDAD: en el Sínodo «tampoco se planteaba el matrimonio entre homosexuales, que no lo hay, sino en qué forma se puede acercar la comunidad cristiana a las personas en esa situación concreta».

    En mi opinión, esto es absurdo. El homosexual que convive more uxorio o que es un activista notorio, no puede participar ni activa ni pasivamente en las celebraciones sacramentales católicas, por razones de necesidad lógica, y porque hasta lo dice el Apocalipsis, en los capítulos 21 y 22 (lo dice Jesús dos veces de forma consecutiva): van al infierno y nunca entrarán en el Reino de Dios los fornicarios de todo tipo:

    Timidis autem et incredulis et exsecratis et homicidis et fornicatoribus et veneficis et idololatris et omnibus mendacibus, pars illorum erit in stagno ardenti igne et sulphure, quod est mors secunda

    Foris canes et venefici et impudici et homicidae et idolis servientes et omnis, qui amat et facit mendacium!

    ResponderEliminar
  4. Hay que ir a la raíz del problema para prevenir estos divorcios:

    El gran problema que tiene esta sociedad en general y el matrimonio y la familia, es que ve el amor humano de “forma emotiva” y la ideología de género se hace cada vez más presente. San Juan Pablo II ya lo informó: “el principal problema que tiene el hombre es que ya no sabe quién es”.

    ¿Qué se necesita?:

    1. Educación afectivo sexual. Basada en la antropología adecuada, para que la persona responda a su vocación al amor. Descubrir la verdad y el significado del lenguaje del cuerpo permitirá saber identificar las expresiones de amor auténtico y valorar debidamente el significado de la fecundidad. Se desprende que esta es una educación en la virtud de la castidad.

    Debe estar iluminada desde Cristo y a partir de las experiencias básicas que todo hombre vive y en las que encuentra el sentido de su existencia. Con formación en el Evangelio del matrimonio y la familia para responder a cualquier cuestión planteada por la ideología o emotivista. Puede prestar un gran servicio el CIC (2331-2400).

    La familia es el lugar adecuado para esa educación y formación y ahora se hace más urgente si se advierte que las disposiciones legales al respecto permiten al estado dirigir este ámbito de educación e introducir ideologías de género o emotivistas.

    Se iniciará en la infancia y se prolongará después en la pre-adolescencia.

    2. Nueva evangelización como respuesta a la ideología de género y a la crisis matrimonial. Promover la formación del sujeto cristiano. El conocimiento de Jesucristo abrirá el camino al aprecio de la belleza de la verdad del ser humano y de su vocación al amor.

    3. Docencia específica del matrimonio en etapas. La Familiaris Consortio llama a la preparación al matrimonio como un proceso gradual y continuo, sistematizado en tres etapas: preparación remota, próxima e inmediata. Etapas que dependen de una iniciación cristiana previa (niños, adolescentes, jóvenes y adultos) que promueva con la Gracia de Dios, sujetos cristianos capaces de vivir la vocación como seguimiento de Cristo. Sin ella la preparación al matrimonio y la vida matrimonial se priva de la base que las sustenta.

    4. Discernir la vocación esponsal. Propiciar en la pastoral juvenil, itinerarios de fe que den contenido al noviazgo y pensados en clave de evangelización que proponga la totalidad de la vida cristiana desde la perspectiva de la vocación al amor. Debe consistir en una formación integral de las personas en un crecimiento humano, que comprenda la maduración en las virtudes humanas, en la fe, en la oración, la vida litúrgica, el compromiso eclesial y social etc.

    A los casos heridos:

    1. Acompañamiento de cercanía a los hombres y mujeres que ven roto su matrimonio.

    ResponderEliminar
  5. Fuente del comentario anterior:

    La verdad sobre el amor humano. Orientaciones sobre el amor conyugal, la ideología de género y la legislación familiar. Conferencia Episcopal Española 2012.

    ResponderEliminar
  6. Excelente artículo. Gracias por su valentía.

    ResponderEliminar
  7. Eres de lo mejor Cesáaaaaareo, todo lo que pensaba lo ha abordado redondo
    100% contigo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Qué le pasa a papá Francisco? eso de intentar caerle bien al mundo en vez de hacer que se cumpla la palabra de Dios. Lo del consejo al transexual y compañía ha sido bestia, que queréis que os diga. Les ha condenado al infierno, no está ayudando a las almas perdidas, las está perdiendo más. ¡VETE Y NO VUELVAS A PECAR!
    Pancho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del transexual es completamente falso, un Papa no puede decir que "Dios te ama y eres su hijo, por lo tanto, la Iglesia te ama y te acepta tal como eres".

      Se demuestra que es falso porque la perícopa del joven rico dice bien claro que para entrar en el Reino de los Cielos hay que cumplir los mandamientos, y luego, tanto el cumplimiento de las bienaventuranzas como de la renuncia por amor a Jesús (vende tus cosas, reparte entre los pobres, coge tu Cruz, sígueme) es la perfección (ser perfectos como lo es el Padre).

      También existen todas las perícopas de los castigos a los que violan los mandamientos.

      Por tanto, lo del transexual es una noticia completamente falsa

      Eliminar
    2. Yo creo que también es falso.

      Aquí hay un audio de Aciprensa, de una persona que yo creo totalmente competente en su trabajo de periodista católico y que explica la visita del transexual y el Papa dentro de la lógica del pastor y la caridad y no ha trascendido en absoluto lo que hablaron.

      https://www.aciprensa.com/podcast/archivo.php?pod_id=4

      Eliminar
  9. Me cuesta hablar del Papa. En este foro no lo he mencionado, que recuerde, una sola vez. Quizá sea porque, en mis limitaciones, vea un argentino (el de los tópicos, por tanto un retrato falso) más que un Pontífice, en particular si lo comparamos con sus dos ilustres precedentes. Les confieso que estoy releyendo, punto por punto, la exhortación pastoral Evangelii Gaudium, porque no es posible que sea tan endeble como ya la recibí en una primera lectura. Me cuesta mucho hablar de Francisco. Al fin y al cabo es el Vicario de Cristo, mi Dios y Señor.
    A mi mujer le encantó el mensaje navideño y lo comentó en familia. Mi hijo mayor lo clavó: "Mamá es el mensaje de Coca-Cola". Ni una referencia al misterio de la Encarnación y la razón de la humanización de Cristo, de su kenosis que dirá san Pablo en su Carta a los Filipenses.

    Luego está las constantes meteduras de pata, lapsus linguae si se quiere, que exigen constantes aclaraciones. Incluso discursos posteriores ad hoc en Santa Marta. Los ha comentado usted muy bien Cesáreo. Pero no sólo hay lapsus linguae; también hay lapsus gesti.

    No son tiempos fáciles. Algunos que se tomaban aquí por personas inteligentes y preparadas, como Osoro o Blázquez, han caído en aberraciones doctrinales.

    La suerte inmensa que tenemos es que hay gente muy preparada, paradójicamente mucho más preparada que Blázquez y que Osoro, que les recuerdan la verdad del Evangelio. Lo de Sistach y obispos de acá es mundo aparte, ni siquiera llegan al nivel de Blázquez, con lo que ya está dicho todo. ¿No es acaso una fortuna que tras el titubeo y restricción mental de Blázquez salten de inmediato los fieles y le demuestren que o está mintiendo o está contemporizando con el relativismo moral o simplemente es un débil de carácter. Por cierto esa debilidad de carácter la condena Francisco en la Evangelii Gaudium.

    Me produce preocupación y pena la situación actual en lo que tendría que ser el foco iluminador de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno y lo malo de Francisco30 de enero de 2015, 11:47

      La Evangelii Gaudium es una muy buena exhortación apostólica que resume la experiencia vital de Francisco. Sus tres números son excelentes.

      La única observación es que la exhortación se ha hecho desde la experiencia local de Francisco en un Estado entre débil y fracasado, Argentina, con graves problemas de crisis económica, pésima gestión pública, corrupción política y sindical masiva, incompetencia de los políticos, incapacidad judicial y policial, descomposición de los poderes y servicios públicos, populismo, evasión de capitales, economía sumergida, corralitos, pobreza extrema (Villas Miseria), demagogia y un pasado de dictadura militar de derechas y terrorismo y guerrillas de izquierda y peronista.

      Esta experiencia local la ha querido hacer extensiva al resto de la Iglesia y a sido un acierto pleno en el Tercer y Segundo Mundo, pero ha sido un error completo en Europa y los países ricos de Occidente.

      En la rica Europa no hay problemas -aún- de periferias sociales ni de nuevas esclavitudes, sería inconcebible ver niños de la calle, niños soldado o niñas prostitutas.

      Además, la descomposición y corrupción teológica y espiritual de los sacerdotes y obispos europeos y occidentales, no ha llegado a los sacerdotes y obispos sudamericanos, africanos y asiáticos.

      En Europa, es mayoritaria la corrupción satánica de exegetas, teólogos, obispos, religiosos y sacerdotes, que han aceptado las tesis negacionistas que destruyen la veracidad, historicidad e inerrancia de la Biblia y los evangelios, así como la infalibilidad de magisterio papal y conciliar.

      La Evangelii Gaudium, al extrapolar un entorno histórico concreto de las Villas Miseria y los Estados débiles del Tercer y Segundo Mundo, a otro contexto inidóneo de los países ricos del Primer Mundo de Europa y Occidente, donde es imposibe evangelizar con alegría cuando los evangelizadores están corrompidos y son agentes de satanización en el interior de la Iglesia.

      Francisco, además, tiene notables lagunas en bioética y en el evangelio de la vida, la familia y el matrimonio, que son la punta de lanza del laicismo en su campaña de introducción social del plan satánico sobre el hombre (aborto, eugenesia, eutanasia, congelación de embriones).

      Por tanto:

      1. La Evangelii Gaudium es plenamente adaptada al Tercer y Segundo Mundo.

      2. Está inadaptada al Primer Mundo (Europa y EEUU) porque:

      a) no tiene en cuenta que los consagrados están corrompidos por la negación de la verdad de la Biblia

      b) no tiene en cuenta tampoco la segunda corrupción satánica de los consagrados, como consecuencia lógica de lo anterior, que niegan la veracidad de las verdades católicas sobre bioética, vida, familia y matrimonial, como se demuestra en este catastrófico Sínodo de las Familias.

      Eliminar
    2. Recemos para que Dios nos asista porque realmente, ésto no pinta nada bien. Amamos la Iglesia como cuerpo místico de Cristo en las Escrituras, la Tradición y el Magisterio, pero nos sentimos despreciados y abandonados por quien nos tendría que confirmar en la fe. Que Jesucristo, el Señor, guíe nuestros pasos.
      Excelente artículo Cesáreo Marítimo. Gracias

      Eliminar
    3. De como el mal se extiende por Europa30 de enero de 2015, 15:11

      "Recemos para que Dios nos asista..."

      Confío en que Francisco verá la realidad de Europa, y de aquí hasta el Sínodo de las Familias de octubre del 2015 haya cambiado la dirección actual de su gobierno pontificio, completando la cuestión político-económica con la cuestión de la vida, la familia y el matrimonio que nos legaron Pablo VI (Humanae Vitae), san Juan Pablo II (Evangelium Vitae, Veritatis Splendor) y Benedicto XVI (principios innegociables).

      La cuestión social, para que sea perfecta y completa, debe de contemplar tanto la cuestión económica como la vida y la familia.

      Francisco cubre muy bien la primera; la segunda, no obstante, la debe de perfeccionar, y la perfeccionará porque es un Papa válido y santo.

      El Papa tiene el encargo divino de ser, como mínimo, el representante moral de todos los niños indefensos e inocentes que son asesinados por aborto, eutanasia e infanticidio en el mundo.

      Unas cifras: anualmente, un millón de abortos en la UE y cuarenta millones en el mundo; acumuladamente, dos millones de abortos en España durante 29 años, casi dos mil millones en el mundo desde 1973.

      A Francisco se impone la lectura de Evangelium Vitae 20: las democracias se transforman en tiranías totalitarias cuando niegan el derecho a la vida de los niños no nacidos.

      Ver la extensión de la eutanasia en Holanda, Bélgica y Luxemburgo, y la eutanasia infantil en Holanda.

      Eliminar
  10. Señor, te doy gracias por habernos dado como Pastor de la Iglesia al Papa Francisco!
    Sé que a muchos opinantes en el foro de GG no les parece bien en ningún aspecto. Te agradezco que le inspires estas continuas llamadas al perdón, a la comprensión, a la misericordia.
    Tal como él nos lo pide, rezo cada día por él. Bendícele y dale fuerzas para que la caridad que el predicxa sea el hilo co-nductor de nuestras vidas. Amén.

    ResponderEliminar
  11. Con una dosis de misericordina se puede ver de una forma mas humana: A lo mejor hasta podéis poneros en la situación de un católico divorciado que ama de nuevo, o de alguien a quien le insultan a su madre por ejemplo, incluso aunque él sea Pedro o esté en la sede de S. Paciano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La misericòrdia divina es para el pecador que se arrepiente, no para justificar que uno se salte la ley de Dios. Esto no es misericòrdia, es burlarse de Dios y es abandonar el pecador a su condenación.
      Los últimos años hemos visto demasiados pastores, que para quedar bien con todo el mundo, no son capaces de proteger a sus ovejas de los lobos. Así nos va.

      Eliminar
  12. ¿Qué dosis de misericordia es necesaria para aceptar lo que hasta el presente era inaceptable por nuestra Iglesia católica? ¿ No crees que la gran mayoría de los divorciados y vueltos a juntarse, pasan olímpicamente de los Mandamientos de Dios y de su Iglesia?. La Iglesia acepta que se puedan divorciar siguiendo los trámites que están establecidos por su Magisterio.
    Anónimo de las 9:47, estamos llegando a un punto que todo está bien y permitido. Pues no. Es lo que quieren conseguir los que nos apartan de nuestra fe católica. No puedes defender tampoco el error del Papa Francisco al hacer el comentario del puñetazo. ¿Donde está aquel pasaje del evangelio que Jesús nos dice que pongamos la otra mejilla?. Si por insultar a tu madre le darás un puñetazo, ¿qué harías o haces cuando oyes blasfemar contra Dios, la Virgen o los santos?. Recemos a María Auxiliadora para que nos ayude a permanecer fieles a nuestro Maestro Jesús. Amén.

    ResponderEliminar
  13. Algunos comentaristas están confundiendo la misericordia humana o compasión con la misericordia divina.

    La misericordia es el más grande de los atributos divinos, porque nos habla de lo íntimo de Dios. Solo podemos acceder a su auténtico contenido por medio de la revelación que Dios ha realizado al hombre en la historia. En ella, el atributo de la misericordia aparece como fidelidad a la Alianza a pesar de la infidelidad del hombre. En la revelación, el mayor mal del hombre es vivir fuera de la Alianza y volver a ella es el contenido real de la salvación que Dios promete al creyente.

    La misericordia humana o también compasión, en cambio indica la reacción afectiva que nos permite poder salir de nuestros propios afectos para hacernos cargo de los de otra persona, lo cual es especialmente importante en lo que corresponde al sufrimiento, dentro de una medida humana. La misericordia divina supera con mucho la mera compasión pues nos muestra lo más profundo de la omnipotencia divina que Dios es capaz de vencer toda miseria humana, en especial lo que toca el pecado y la muerte.

    La misericordia es la justicia suprema como afirma Sto. Tomás de Aquino. Dios no olvida nunca la justicia, no existe ninguna misericordia injusta, que ofenda la justicia, porque esto daña la dignidad humana. No hay mayor falsificación de la misericordia que la que se atribuye en derecho inexistente de obrar contra justicia, aunque sea movida por compasión.

    Por ser dones divinos, la misericordia y el perdón han de ser recibidos por el hombre, y es aquí donde pueden encontrar una negativa humana que los haga imposibles por alguna razón. Es imposible que reciba el perdón quien no está arrepentido de verdad de su falta pues esto obliga a un rechazo interior del pecado. Igualmente la misericordia no llega a ser recibida de verdad cuando no se vence el mal, cuando no se produce la conversión de aquel a quién se ofrece. En estos casos, aunque parezca que se niega el perdón o la misericordia a una persona, en verdad lo que ocurre es que ellos mismos se hacen incapaces de recibirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sra. Laura le felicito por ese comentario tan acertado.

      Para que Dios pueda ejercer su misericordia infinita, es necesario que nosotros nos sintamos necesitados de ella.

      Si nos sentimos necesitados. será porque algo no hemos hecho de acuerdo con la voluntad divina, por tanto, hemos cometido uno o varios pecados de los cuales el Señor está preparado para que en el momento que reconozcamos que le hemos ofendido y le pidamos perdón, Èl nos acogerá con los brazos abiertos para perdonarnos y poder llenarnos de su misericordia.

      Jesús dispuso muy sabiamente que esta facultad la recibieran Pedro con los Apóstoles al decirles ..."a quienes perdonéis los pecados les serán perdonados y a quienes les retuviérais les serán retenidos..." instituyendo así el sacramento de la Penitencia o Reconciliación.

      Quiso dar ese poder expresamente a los Apóstoles y sucesores, porque sabe de sobras nuestra debilidad y de esta forma con la absolución sacramental, no queda duda de que Dios nos ha perdonado y lo que es muy importante, que nosotros sentimos la paz que nos da el saber Dios nos ha perdonado.

      Eliminar

  14. Muy de acuerdo con algunos puntos expresados en este post, sobre todo con aquello de que los medios de comunicación toman lo que quieren del Papa y lo que no les interesa, lo aparcan. Dicho lo cual, me parece que en este post se está perdiendo de vista lo fundamental: para los católicos el liderazgo del Papa no se elige como el menú de un restaurante. Discutir lo que dice el Papa es protocismático, tan simple como eso.

    Siento admiración por Juan Pablo II y por el Papa emérito, Benedicto XVI. Y está claro que Francisco es de otro costal. Pero no por eso voy yo a regodearme en comparaciones o en nostalgias.

    ResponderEliminar
  15. Pues ya la tenemos liada. El Papa siempre nos dicen que no puede equivocarse cuando habla de moral y religión, así nos lo enseñaron en el catecismo a los que ahora tenemos 65 años. Si empezamos diciendo ahora que el Papa "habla peligroso" desmontamos la "magia" del Papa infalible. Creo que este papa habla más bien para gente inteligente que se supone que deben ser la mayoría de católicos, porque si el Catolicismo no es un curso para desarrollar el espíritu critico y el cerebro de las gentes no sirve como medicina mental y en cuanto a "inteligentes" más bien nos han educado en las catequesis para que seamos "obedientes" antes que inteligentes, los segundos causan problemas y son peligrosos, y es natural que todos los sistemas autoritarios aposten por el segundo procedimiento: que los súbditos no piensen, que nosotros ya les damos todo pensado. En cuando a los "conejos" esta metáfora dice mucho y quiere demostrar que en la historia reciente de la Iglesia ha predominado el consejo de procrear sin poner límite, y muchos matrimonios poco inteligentes lo han entendido así de forma mecánica como si fueran robots obedientes a rajatabla. A la metáfora de los conejos se le podría añadir el latiguillo evangélico que usaba Jesús: "quien pueda entender que entienda", y naturalmente quienes entienden son los católicos inteligentes, por lo menos los que rezan y el Espíritu Santo les pone bien puestos los muebles del cerebro.

    ResponderEliminar