martes, 20 de enero de 2015

¿Dónde quedan eclesialmente los "Països catalans"?

Porque no quieren obispos valencianos, ni de la Franja catalano-aragonesa, ni querrían al de Perpiñán
No quisieron a Cañizares, no quieren a Omella y no querrían a Norbert Turini (Perpiñán)
En este tiempo de reivindicaciones independentistas, algunos estamos bastante hartos de escuchar hasta en la sopa el famoso eslogan de "i, inde, independencía" (con la í acentuada que es como lo cantan). Un amigo mío de Madrid, simpatizante del F.C. Barcelona (que ya tiene mérito ser "culé" en la capital del Reino) quiso ver al equipo de sus amores en su propio estadio, pero quedó escandalizado al escuchar los gritos independentistas en el minuto 17 con 14 segundos de cada parte. Me dijo que nunca más volverá al Camp Nou mientras sepa que se grita esa cantinela. Porque mezclan el deporte con la política, de la misma manera que mezclan la política con la religión.

Pero lo de los gritos y eslóganes independentistas no es nuevo, hace unos años hacía furor aquel otro que decía: "volem, volem, volem, volem la independència, volem, volem, volem, Països catalans". Es cierto que el proceso secesionista de Mas y Junqueras sólo contempla inicialmente la segregación de Cataluña, pero todavía hay muchos que siguen apostando por esos famosos "Països catalans" que englobarían todos los territorios de habla catalana de España y Francia, a imagen de lo que quieren los abertzales vascos.

Taltavull (sin clerygman), defendió en Catalunya Ràdio
el derecho del pueblo catalán a decidir su futuro
Pero llama la atención ver como algunos de los que defienden esa teoría, luego no la aplican cuando de la Iglesia se trata. El nacional-progresismo eclesial quiere obispos de su cuerda ideológica, catalanes de pura cepa, o que se adapten al  "tarannà" catalán como Don Sebastià Taltavull, que proclamó por la radio que se tenía que respetar la decisión mayoritaria de los catalanes. en caso de que ésta sea la de la independencia.

Aquel manido lema de "Volem bisbes catalans", ya no tiene validez, quieren obispos que hablen en catalán, pero que además se adapten al nacional-progresismo catalán y si no que se lo digan a Don Romà Casanovas, catalán por los cuatro costados, cuando le montaron una manifestación a las puertas de la catedral, el día de su entrada como nuevo prelado de Vic, por haber dicho aquello, de que "la Iglesia catalana no existe, sólo existe la Iglesia Universal".

De los valencianos no quieren saber nada, le hicieron la vida imposible al pobre Don Ricardo, al que siempre consideraron que "no era de los suyos", paralizaron el nombramiento de Don Manuel Ureña en favor de n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach, y han hecho campaña intensa para que no aterrizara en Barcelona S.E.R. el cardenal Don Antonio Cañizares. Lo mismo sucedería con la candidatura de Don Jesús Català (que en algún momento sonó para Barcelona), y no quiero ni imaginarme lo que harían si los nombres que sonaran fueran los de los valencianos Don Juan Antonio Reig o Don Vicente Juan, a quien en Lleida ya le llaman con el sobrenombre de "El Temido".

Ahora que desde muchos sectores (y de diversas tendencias) se da por hecho que Don Juan José Omella viene a Barcelona, ya han empezado a salir sus detractores, desde algunos medios de comunicación catalanistas, concretamente desde el diario El Punt-AVUI, el que lee el 90% del clero nacional-progresista y un alto porcentaje de los votantes independentistas. En un artículo de Mireia Roureda podemos leer el siguiente titular: "Sitúan como relevo de Sistach al impulsor del conflicto del Arte Sacro". Es decir que se le está presentando como un enemigo de Cataluña, porque el tema del Arte Sacro es una verdadera batalla de identidad nacional, como en su momento fueron los papeles de Salamanca.

No voy a entrar en este conflictivo tema, pero estoy convencido que Don Juan José, estuviera en Barbastro o en Lérida obedecería los mandatos de la Santa Sede, y si Roma hubiera fallado en favor de Lérida, el turolense no hubiera actuado con la actitud de Ciuraneta o Piris, hubiera aceptado el veredicto y dejado el tema como zanjado.

La actitud de Omella es comprensible, cuando era obispo de Barbastro, en este sentido me viene a la memoria lo que me dijo un sacerdote de la diócesis de Cartagena cuando se supo que iba a Zaragoza Don Manuel Ureña: "Don Manuel aquí ha defendido los derechos de los murcianos a tener el agua del Ebro y en Zaragoza defenderá que ni una gota para Murcia". Luego no hizo tal cosa porque su paso por Zaragoza fue un amargo Via-Crucis. Con esto quiero decir que los obispos entran a veces en cuestiones locales (que no de política nacionalista) según las diócesis en la que están.

Pèlerinage de Rocamadour 2013 Messe
Norbert Turini, nuevo obispo de Perpiñán,
preside una Misa por el rito extraordinario
Y un último apunte relacionado con el nuevo obispo de Perpiñán, porque éste tampoco sería del agrado del nacional-progresismo eclesial catalán, lo he visto celebrando la Santa Misa por el rito extraordinario sin ningún problema, como muchos otros de sus colegas del Sur de Francia. Y es que después de unos años de pésimo episcopado francés, actualmente hay buenísimos obispos que nos irían a nosotros la mar de bien. De hecho Don Norbert Turini pronunció parte de la homilía de su toma de posesión (18 de enero) en catalán. Pero aunque hablen catalán o sean de los "Països catalans", no los querrían ver por aquí ni en pintura.

Antoninus Pius

12 comentarios:

  1. Sr. Antoninus Pius, gracias por su artículo.

    Estos miembros del nacional catolicismo catalán ¿No querrán una Iglesia Patriótica Catalana? Al estilo de la que hay en China. Dejando marginada la Iglesia Católica Romana, a la que nos gloriamos de pertenecer, los que a pesar de nuestros defectos y pecados, intentamos seguir por la gracia de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Josep G. Trenchs: la respuesta a su pregunta con toda seguridad es no, como también creo que es, no, que se anteponga una Iglesia Patriótica Española a una Iglesia Católica Romana por parte de nadie. Hay bastánte más sentido común y bastánte más Iglesia de lo que a veces pensamos en nuestros semejantes. Hay diferentes formas , todas ellas dignísimas de vivir la Fé. y el Sacerdocio.

      Eliminar
  2. "Y es que después de unos años de pésimo episcopado francés, actualmente hay buenísimos obispos que nos irían a nosotros la mar de bien. De hecho Don Norbert Turini pronunció parte de la homilía de su toma de posesión (18 de enero) en catalán. Pero aunque hablen catalán o sean de los "Països catalans", no los querrían ver por aquí ni en pintura."

    Ni en pintura, ni en cerámica, ni en barro...

    He visto excelentes revistas católicas francesas, de todas las tendencias, desde revelacionistas hasta periodísticas, hecho que en absoluto nunca he visto en Cataluña, dominada por el monopolio del progresismo, y muy pocas en España.

    En Francia está el caso de la venerable Marte Robin, creadora de los Foyers de Charité, el equivalente a san Pio de Pietrelcina en Italia. Un fragmento sobre Marthe Robin:

    "Decenas de miles de testigos (entre ellos, cardenales, obispos y muchos prohombres de la Iglesia) pudieron dar fe, a través de los más de 50 años que Marthe sobrevivió con el único alimento de Cristo [la Eucaristía]... Uno de ellos, el gran filósofo, escritor y miembro de la Academia de la Lengua, Jean Guitton, escribió un libro, «El retrato de Marthe Robin»...

    También han escrito sobre ella Jean-Jacques Antier, y Raymond Peyret: "Prends ma vie, Seigneur. La longue messe de Marthe Robin."

    Marthe hizo muchas revelaciones celestiales, anticipando las leyes laicistas anticatólicas, dando profecías y ejerciendo el carisma del consejo y ayuda.

    Evidentemente, Francia es el centro político de la masonería liberal y socialista, y Marthe profetizó su caída. También profetizó el renacimiento de la Iglesia francesa. Otra vidente y mística fue Marie-Julie Jahenny. Francia es titulada como la hija preferida de la Iglesia.

    Con estos antecedentes, los obispos franceses actualmente nombrados, de nada para nada van a querer saber ni lo más mínimo sobre el nacional-progresismo eclesial catalán, sobre todo cuando hoy se les hunde el sistema republicano de integración. Incluso dudo que consideren al nacional-progresismo como catolicismo; a lo mejor, siguiendo la Ut unum sint, conceden que sea una comunidad eclesial o comunidad bíblica, pero nada más. Son dos mundos, o mejor, dos galaxias.

    ResponderEliminar
  3. No estoy de acuerdo con vosotrso en vuestra afición por los ritos antiguos y las vestiduras recargadas, o sea, la poma y el boato, pero si coincido en criticar la mentalidad casi enfermiza de todos los nacionalistas catalanes en quererlo dominar todo, mentes y cuerpos, para crear una Arcadia barretinesca donde los verdaderos dioses son la patria y el Bar$a. Un neopaganismo a la catalana.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor que podría hacer Roma con la Iglesia catalana, es cerrarla, porque de ahí, poco o nada bueno saldrá. Es una iglesia politizada al máximo y que fagocitará a la misma Iglesia en cuestión de diez o quince años, de la que ya no quedará nada, al ser una Iglesia acomodada al poder por los cuatro costados. La Generalitat se hará cargo dentro de diez o quince años de todos los templos en Cataluña y los dedicará al turismo o a obras sociales, como el Seminario de Lérida.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo una conversación entre una asistente y el cardenal Carles en cierta reunión de Fe y Cultura, en el colegio de las Teresianas de Ganduxer. La asistente era, como parece obvio en unas reuniones de ese tipo, una persona muy preparada. Tres carreras universitarias con notas excelentes, una de ellas la de Filosofía, de la que era docente. "Don Ricardo, ¿qué le parece a usted la vejación de tantos fieles de su diócesis y la del resto del Principado con la obsesión nacionalista de los párrocos, frailes, monjas y monjes?" Don Ricardo, hombre pragmático, le contestó: "¿Tiene problemas por asistir a una misa en castellano? " Para hacer amable el diálogo, la profesora, siguió: "Si hacemos caso al obispo de Solsona hay demasiadas misas en castellano. Pero mi pregunta no iba por ahí, aunque habría muchas cosas que aclarar sobre curas que se empecinan en administrar los sacramentos en catalán a personas castellanohablantes. Mi pregunta -y perdone la deformación profesional-- es de doctrina: ¿No hay nadie que le diga a esos curas, a ese obispo, que están conculcando derechos fundamentales del pueblo de Dios?" Don Ricardo sonrió.

    He repetido ad nauseam que el problema de la confusión entre iglesia y nacionalismo hunde sus raíces en la ignorancia supina en filosofía, en historia, en derecho y en teología de quienes debieran ser más doctos. Taltavull, a quien se le atribuyen conocimientos de catequética, es un ignorante peligroso en teología. De filosofía moral y derecho natural, ni papa. No es esa cita que usted aporta la primera majadería del Reverendísimo. Lo cínico del caso es que, además, pone énfasis eclesial en el dislate: "La Iglesia se pondrá al lado de lo que voten". Mire Taltavull, la Iglesia no es usted. Y si usted y otros clérigos se ponen del lado de una mayoría que vota aborto o matrimonio homosexual --pues el principio es universal-- cometen ustedes un disparate como un templo. Cuánta ignorancia. Que se quite la tirita del alzacuello delante de una señorita no lo asociaría yo a quien se quita el anillo de casado ante una señorita, como se ha esgrimido. Feo o no, no me importan esos asuntos. Como a la profesora y al cardenal Carles, también a mí me inquieta la ruindad moral y la nulidad teológica que se ven inseparables de los secesionistas.

    ResponderEliminar
  6. "He repetido ad nauseam que el problema de la confusión entre iglesia y nacionalismo"
    Claro del catalán, del nacionalismo español nada.
    Preguntese porqué se ha llegado a este enfrentamiento España<-->Cataluña, solo del lado catalán hay culpa. Lo dudo.

    Una persona con dos dedos de frente sabe y conoce que la gran mayoria de sacerdotes en activo en las iglesias, templos y parroquias de Barcelona ponen por encima el servicio a los fieles y su ministerio sacerdotal, a sus ideas personales y particulares incluidas las políticas.

    En todos los colectivos hay siempre una minoria que distorsionan su imagen pero son eso minoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plantea usted una dicotomía viciada de origen. No existe esa polaridad España-Cataluña salvo en determinadas mentes que no fundan sus conceptos en la realidad étnica, histórica o jurídica. De la etnia catalana, de la que habla el documento de la Tarraconense, en realidad de Carrera y su inepcia asumida por los prelados de aquí, sólo cabe decir que es un soberano disparate cientifico., Una memez. Sólo un incapaz de entender la biología puede afirmar semejante estupidez. No le voy a cigtar a Cavalli-Sforza y otros genéticos de poblaciones. Cualquier estudiante de biología se le reirá en sus barbas. Pero, ay, lo dice un documento episcopal y ahí tiene usted al obispo actual de Solsona adherido a su literalidad. Adherido a una majadería rotunda.
      Desde el punto de vista histórico parece obvio que lo escrito por Henry Kamen o historiadores de prestigio a ustedes les resbala. Bueno, les resbala cuanto no sea el dictamen oficial de gente tan versada como los editoriales del Punt o las "paridas" que dirían groseramente los alumnos de historia antes las afirmaciones de los nacionalistas (Santa Teresa era catalana, uno de las más gloriosas). Nunca hubo uno polaridad España-Cataluña porque nunca existió una España sin Cataluña.

      Desde el punto de vista filosófico-jurídico, de derecho natural se les ha repetido hasta la saciedad la doctrina que se aplicó a la Padania. Recuerde (Roma nos roba, el Sur vive de nosotros, tenemos una identidad).

      Es mentira, por último, que el clero catalán, en su mayoría pone la religión por encima de sus ideas políticas. Ahí tiene nada menos que al prior de Montserrat en misa conventual: "El pueblo de Dios ha sido convocado por Mas para votar..." ¿O es que cree usted que el kahal de Yavé lo forman los Pujol. Mas, Homs, Junqueras y otros en flagrante acto de lesa traición? No es verdad, es mentira, que la mayoría distinga entre el honor de Dios y la falsedad patriotera. No lo distingue a sabiendas. Ahí tiene usted a Vives, al videcano de San Paciano, a Taltavull, a Soler que conceden el carácter de norma o criterio moral a lo que el pueblo decida. No es relativismo moral, no. Es desvergüienza doctrinal, mala fe. Hasta los infantes saben que el bien y el mal es algo objetivo, que hay cosas buenas y cosas malas. Los curas esos citados no puede ignorarlo. ¿Ha oído usted alguna vez el evangelio de la Pasión, el del Viernes Santo, cantado? A mí me ponía los pelos de punta cuando el pueblo declaraba "Crucifige, crucifige Eum"! Era el pueblo, el que según Taltavull, Soler, Vives, el rector de Jafre, el de L´Escala, el de Sant Martí d´Empuries, los curas de los arciprestazgos del Ter, el Fluviá, el Muga...."Ferem el que digui el poble"! Fem costat amb el poble! Donde por poble entienden exclusivamente los de la ceba. No es una minoría. Es una siembra de sal, una cosecha imponente de cizaña.

      Eliminar
    2. "Ahí tiene nada menos que al prior de Montserrat en misa conventual: "El pueblo de Dios ha sido convocado por Mas para votar..."

      Cada hora que se dedica a pensar en política y nacionalprogresismo (o en cualquier otro entretenimiento político-social) en una hora perdida en leer vida de santos, doctrina, evangelio y rezos.

      Si se han pasado (y nos hemos pasado) más de 50 años perdiendo el tiempo en política, el resultado es el que observamos ahora.

      Una vez que el sacerdote sale del seminario, su nivel espiritual, en general, no le subirá en absoluto, antes lo contrario, si no lo cuida, tiende a caer hasta desaparecer de forma inexorable e irremediable.

      Eliminar
    3. No t’hi escarrassis benvolgut anònim de les 10.27. Hi ha fixacions que ni amb teràpia remeten. Menys encara quan s’és capaç de personalitzar l’error —per no dir el mal— en noms concrets, formes de fer o idees.
      No se pas si les seves posicions són revelades, apreses o induïdes, si consideren aquesta bel•ligerància verbal com un valor evangèlic o com una arma legítima per a lluitar contra un futur que els horroritza, si es veuen a ells mateixos com a garants de la fe o les seves raons són més mundanes, més terrenals. Però em temo que qualsevol gest de comprensió o apropament seria percebut com un senyal de feblesa, de retirada, o pitjor, com una submissió davant d’una babilònia pecaminosa enviada pel maligne per fer-los caure.
      Potser vaig errat en els fons, però la forma no és pròpia dels ensenyaments de Jesús de Natzaret que vaig aprendre dels meus pares i a catequesi. La manca de misericòrdia, les mitges veritats, les calumnies, les burles, les befes... m’escandalitzen i les trobo impròpies d’un mitja que es proclama cristià.
      Preguem a Déu Pare perquè, en la seva infinita bondat, els obri llur cor eixorc a l’amor. Amén.

      Eliminar
  7. Ya podía el Papa nombrar para Barcelona a un obispo católico, universal.

    ResponderEliminar
  8. Y, sin embargo, Catalunya existe. Portugal tuvo mejor suerte. A qué esperamos a unirnos con Portugal y hacer una gran nación castellano-catalano-vasco-lusitana con lazos estrechos con América y otras partes del mundo? Y con la fe católica, de derechas, sí. En fin, es lo quería Carrasco y Formiguera, y hoy su pupilo Duran i Lleida no se atreve a decirlo, la unión de los pueblos ibéricos, pero este discuros no interesa en absoluto al NWO, que lo que quiere es dividir y trocear España, con ayuda de los tontos útiles de los progre-nacionalistas. Por eso dicen que Kissinger dijo: España es peligrosa.

    ResponderEliminar