lunes, 19 de enero de 2015

Al final sólo le quedaremos nosotros

Parece que ahora sí: el final del episcopado de Sistach ya tiene fecha de vencimiento. Nuestras fuentes nos informan que tendría lugar en la segunda quincena del mes de febrero, con posterioridad al consistorio cardenalicio previsto para el 14 de aquel mes. Nos hallamos a treinta días escasos de la finalización de un mandato polémico, que arrojará luces y sombras y que el transcurso del tiempo, que todo lo aquilata, aportará la perspectiva necesaria para enjuiciar las virtudes y defectos de un pastor muy especial, dotado de una innegable capacidad camaleónica para adaptarse a los diferentes terrenos eclesiales.

Tiempo habrá de enjuiciar su labor desde esta página, sumamente crítica con él durante su período arzobispal. Ahora me interesa más resaltar como algunos le vienen perdiendo el respeto reverencial que le tenían, conscientes de que se hallan ante alguien con el síndrome del "pato cojo" ("lame duck"), similar al que poseen los presidentes norteamericanos en los últimos días de su segundo mandato, sabedores de que ya no pueden optar a la reelección.

Que nadie espere que el nacional-progresismo eclesial efectúe una defensa cerrada del episcopado de Sistach. Se han limitado a tolerarlo, por mor de la pax sistachiana, a la que alude en numerosas ocasiones nuestro Antoninus Pius. Ni siquiera desde aquellos predios se va a realizar una oposición activa contra el posible nombramiento de monseñor Omella como sucesor. Un cierto postureo de alguna pluma menor, alguna insinuación eufemística y solapada y paren de contar. El nacional-progresismo no se va a enfrentar a una persona que goza de una inmejorable sintonía con el papa Francisco. Al revés, intentarán hacérselo suyo. Tiempo al tiempo.
http://www.germinansgerminabit.org/agere2013/agere2013_clip_image001_0000.jpg 
La más sorprendente de esas primeras críticas ha sido la de Pipo Carbonell, en un artículo  titulado “El meu perfil del nou arquebisbe de Barcelona”. Carbonell no es uno más en la estructura clerical barcelonesa. Este exdiputado del PSC es el actual presidente de la Fundación Joan Maragall, donde sustituyó a Antoni Matabosch, el único amigo de verdad con el que cuenta Sistach. El artículo de Carbonell viene a representar a la perfección el talante eufemístico que citaba antes. Al final, viene a decir que no hace falta ir a buscar un obispo fuera de Cataluña, pero lo sorprendente es el feo retrato que efectúa de la actual Cataluña eclesial, de la que tendría que salir este obispo. El postureo en su máxima expresión.

Carbonell sólo se atreve a destacar la pacificación de la diócesis como logro del mandato de Sistach, pero enseguida advierte que su relevo ya es necesario y que la demora en su sustitución está comportando un cierto desgobierno. Y no se queda ahí el sucesor de Matabosch, sino que señala que el envejecimiento de los cuadros y fieles de la diócesis es una realidad inapelable, para concluir que la Iglesia de Cataluña no acaba de acomodarse a los nuevos tiempos del papa Francisco ni a seguir el camino orientado en la Evangelium Gaudium. Conclusión de Pipo: “Cal un aire fresc”. Y remata: “…que ens torni a donar il.lusió a la nostra feina diaria”. ¡Caray con Pipo! Acaba de descubrir una diócesis envejecida, distante del Papa y carente de ilusión. Justo lo que hemos señalado en este portal durante siete largos años.

http://www.germinansgerminabit.org/splendor2012/splendor2012nou_clip_image001_0015.jpg
Ha sucedido igual con las críticas de Tamayo y el párroco de Sant Medir. Era la tercera vez que le vetaban una conferencia en un recinto eclesial. En las dos ocasiones anteriores no sólo no se criticó, sino que se sonreía por lo bajini con el ardid de trasladar la conferencia a los locales de la parroquia alquilados a ERC, distantes tan sólo 50 metros. Esta vez ha sucedido de igual forma, pero ahora han entrado en tromba contra Sistach, hasta el punto de acusarle de ser un rehén de Germinans Germinabit. Ello no es más que una boutade, que agradecemos a Tamayo, por la importancia que nos otorga y la relevancia que nos presta. Sin lugar a dudas, la dura descalificación de Sistach no habría tenido lugar, si su mandato no se hallase en la recta final. El párroco de Sant Medir no se atrevió en las dos ocasiones anteriores, con Sistach en su apogeo. 

Jamás vamos a secuestrar a Sistach ni él se dejaría. ¡Menudo es! Pero nuestro cardenal podrá ver con el tiempo como esas ratas que ahora abandonan el barco le van a girar enseguida la cara y, tarde o temprano, sólo le van a quedar esos revoltosos germinantes. Llegará el día en que iremos a visitarle a ese ático de la Residencia Sant Josep Oriol (si bien su construcción se demora y habrá que encontrarle acomodo tras el relevo) y departiremos tranquilamente sobre las vicisitudes de esta peculiar diócesis y sobre la lealtad fingida de algunas personas de su confianza. Al final sólo le quedaremos nosotros. Le estoy empezando a coger afecto.

Oriolt

18 comentarios:

  1. Interesante, habrá cambio pronto. Está bien.

    Mi primera observación será ver si el nuevo arzobispo visitará de motu proprio a las parroquias, y no hará el paripé que hasta ahora ha sido el pacto del statu quo: no ir si no hay invitación.

    Empezaré a creer -pero sólo empezar- cuando haya este primer cambio.

    Luego se irá viendo. Pero el panorama lo veo mal. Francisco durará presumiblemente poco, unos dos años, y Omella lo mismo, unos cinco. Otro nuevo Papa elegirá pronto el relevo de Omella. Y Omella necesitará de un equipo para comenzar unas reformas que sólo se verán los frutos con el próximo arzobispo. No lo veo claro. Demasiada brevedad, falta de programa y equipo, y mucha capacidad de mutación camaleónica... y muchas sectas y mafias internas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.

      Eliminar
    2. Ni bordado, estimado amigo. Totalmente de acuerdo, y acertado en: "...y muchas sectas y mafias internas."

      Eliminar
  2. Cuando vayan ustedes a visitar al Cardenal en su retiro; ¿piensan revelarle su identidad personal?

    ResponderEliminar
  3. Interesante artículo. Ciertamente esta diócesis necesita un pastor con cara y ojos. A nuestra parroquia ha venido en dos o tres ocasiones de milagro, y después de mucho insistir. Parece como que les cueste visitar a su pueblo, y eso que es su trabajo, y no tanto despacho y politiqueo. Pues eso, ojalá el Señor nos mande al adecuado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vendrá un nuevo Osoro, ya veréis!

      Eliminar
  4. Gracias al Sr. Oriolt, por su artículo.

    Vendrá un nuevo Arzobispo para Barcelona, muy bien y bienvenido sea.

    Ahora bien. ¿El cambio de persona, va ha producir un cambio en nosotros, para sentirnos más Iglesia de Cristo?

    ¿Vamos a frecuentar más los sacramentos de la Reconciliación y Eucaristía?

    ¿Nos sentiremos más hijos amados por Dios?

    El Papa Francisco, puede que sorprenda a más de uno de los que hacen quinielas de candidatos y nos dé un Pastor que no entra en los pronósticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El próximo 14 de febrero, Monseñor Ricardo Blàzquez Pérez, será elevado a Cardenal y en Valladolid, que yo sepa nunca ha tenido un Cardenal como Arzobispo.

      ¿No sería una sorpresa que viniera a Barcelona o a Madrid, si bien en Madrid acaba de tomar posesión Mons. Osoro?

      Eliminar
  5. Abusos sexuales del clero catalán20 de enero de 2015, 11:54

    Sobre esta noticia enlazada por GG:

    “El Padre Cané abusó sexualmente de mi hermana de 11 años “

    www.infovaticana.com/2015/01/19/nous-camins


    Me gustaría decir unas opiniones:

    1. Sacerdotes Francisco Andreo García, diáconos ascendidos a sacerdotes en lugar de ser reducidos a laicos Pere Cané y Alberto Salvans; también hay referencias a numerosas personas, sacerdotes e incluso un obispo.

    2. Estas conductas en absoluto son conformes a la doctrina y evangelios católicos, es más, según la escatología de almas, son conductas merecedoras del castigo del infierno al ser pecados mortales; según el Apocalipsis, estos pecadores no heredarán el Reino de los Cielos.

    3. Hay indicios de que han formado una organización u asociación para cometer delitos, pecados e inmoralidades de forma estructurada, en red y a gran escala, en división de trabajo, aprovechándose del buen nombre de la Iglesia, de la prevalencia de fuerza moral sobre niños pobres y desválidos.

    3. Lamentablemente, la Iglesia es víctima pero también responsable, por elección de sus miembros y por la vigilancia sobre los mismos (in eligendo, in vigilando): ha faltado supervisión, prevención y control.

    4. Sigue vigente y aplicable a Cataluña esta Carta de Benedicto XVI del 19 de marzo del 2010, dia de San José:

    CARTA PASTORAL DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI A LOS CATÓLICOS DE IRLANDA

    ... A los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños

    Habéis traicionado la confianza depositada en vosotros por jóvenes inocentes y por sus padres. Debéis responder de ello ante Dios todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos. Habéis perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros hermanos sacerdotes o religiosos. Los que sois sacerdotes habéis violado la santidad del sacramento del Orden, en el que Cristo mismo se hace presente en nosotros y en nuestras acciones. Además del inmenso daño causado a las víctimas, se ha hecho un daño enorme a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa.

    Os exhorto a examinar vuestra conciencia, a asumir la responsabilidad de los pecados que habéis cometido y a expresar con humildad vuestro pesar...

    ... A mis hermanos obispos

    No se puede negar que algunos de vosotros y de vuestros predecesores habéis fallado, a veces gravemente, a la hora de aplicar las normas, codificadas desde hace largo tiempo, del derecho canónico sobre los delitos de abusos de niños...


    www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/letters/2010/documents/hf_ben-xvi_let_20100319_church-ireland_sp.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para que pasarán de reducidos a ordenados pero afuera porque dentro la armaron gorda, esto parece indicar que tenían una agenda indiscreta para imponerse su voluntad.

      Se impone una investigación a fondo.

      Eliminar
    2. Jesús nos dice en el Evangelio de san Mateo: “En verdad os digo, si no os volviereis y os hiciereis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos” (Mt 18, 3).

      Añadiendo: “Quien recibe a uno de estos niños en mi nombre, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, no es a mí a quien recibe, sino al que me ha enviado” (Mc 9, 37).

      “Y el que escandalizare a uno de estos pequeñuelos que creen, mejor le sería que le echasen al cuello una piedra de molino y le arrojasen al mar”.

      Habiendo tratado de la recompensa a la buena acogida dada a un pequeñuelo, ahora analiza lo opuesto: el castigo para el que desedifica o perjudica a un inocente.

      Al hablar de pequeñuelos, el Señor no se está refiriendo únicamente a los niños, sino a todos los que no tienen fuerzas suficientes para mantenerse por sí mismos en la práctica de la virtud, teniendo que contar con el apoyo de los demás, sobre todo en lo que respecta a su instinto de sociabilidad.

      Especialmente merecedor de este auxilio es el que conserva su inocencia bautismal. Éste tiene el alma constantemente abierta a lo sobrenatural, pues, como explica San Juan Crisóstomo: “Puro está el niño de envidia y de vanagloria, y de ambición de primeros puestos. El niño posee la mayor de las virtudes: la sencillez, la sinceridad, la humildad. […] Un niño así está exento de orgullo, de ambición de gloria, de envidia, de terquedad y de todas las pasiones semejantes”.

      Mucho se complace Dios con esta rectitud de alma propia del inocente. Por eso el que induce al pecado “a uno de estos pequeñuelos” le causa tal repudio que se convierte en reo de esa terrible condenación: era preferible que fuera lanzado al mar.

      El Señor utiliza esta severa imagen por ser enteramente familiar a sus oyentes, como comenta San Jerónimo: “Habla según la costumbre de la región porque ésta fue entre los antiguos judíos la pena para los mayores crímenes, el ser arrojados al agua con una piedra atada al cuello”.

      En los labios de otro, esta afirmación podría parecer exagerada, pero quien la hace es el Hijo de Dios. Y San Juan Crisóstomo señala un detalle: para el que escandalice a un niño, dijo Cristo, “mejor le sería” que lo echaran al mar con una piedra atada al cuello; es decir, “da a entender que el castigo que le espera es más grave que eso”.

      Por la indignación del Señor ante el escándalo, bien se puede medir su estrecho vínculo con los inocentes.

      LA GRAVEDAD DEL PECADO DE ESCÁNDOLO.

      El escándalo, según Santo Tomás, consiste en pronunciar palabras o realizar acciones propias a exponer a alguien a la ruina espiritual, en cuanto que con ellas lo arrastra al pecado.8 Significa dar malas sugerencias, consejos o ejemplos que conmocionan al que deberíamos, por el contrario, edificar, haciendo que sus fuerzas espirituales perezcan lentamente.

      Se trata de un pecado gravísimo y lleno de maldad, que perjudica tanto al que lo recibe como al que lo comete. Al primero, porque la falta cometida debido al escándalo le roba la vida de la gracia de Dios en el alma.

      Al segundo, por hacer el mismo papel del demonio —perder a las almas—, añadido el gusto de arruinar la inocencia ajena. En este sentido se puede afirmar que se trata de un pecado satánico.

      Eliminar
  6. No sé si és inconsciència o ganes de vacil·lar que precisament vosaltres escrigueu això:

    "Llegará el día en que iremos a visitarle a ese ático ... y departiremos tranquilamente sobre las vicisitudes de esta peculiar diócesis".

    El que segur que passarà és que l'endemà de la jublicació de l'arquebisbe no tindreu tema per escriure, i això alguns ho trobarem sincerament a faltar ja que tal i com dieu al final de l'escrit d'avui "hasta os estamos empezando a coger afecto".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cámbiate la foto Jordi, estas mas viejo y con menos pelo. Temas no faltaran el nazicatalanismo seguirá en activo cambiando a DIOS por la cubana y colocando a los musulmanes en cabeza de estas antiguas cristianas tierras. Los cristianos de Sudamérica hablan castellano y por esto preferís a los moros, sois así de ceballuts.

      Eliminar
  7. Sr. Oriolt, sin ´animo de ofender y con el fin de mejorar la expresión quisiera advertirle que el título latino que usted escribe:"Evangelium Gaudium" no tiene sentido ya que la palabra Evangelium es complemento de nombre y por consiguiente ha de ir en genitivo. El título correcto debe ser "Evangelii Gaudium"
    Por otro lado el adverbio "solo" y según las últimas normas ortográficas de la RAE, nunca lleva tilde, como tampoco la llevará cuando es adjetivo.
    Espero no tome a mal esta pequeña corrección. Me encanta vuestra página

    ResponderEliminar
  8. Para el anónimo de las 17:08: "Advertir a alguien DE algo".

    ResponderEliminar
  9. Sí, Sr. Oriolt se ha de decir "advertir de algo" ha sido un lapsus calami

    ResponderEliminar
  10. ¿Alguien puede explicarnos por qué el Arzobispado saca hoy que ha aprobado 25 agrupaciones? ¿Ya lo estaban, no? Y encima ponen que es para un dinamismo evangelizador. Sr. Cardenal Sistach, tanta paz lleves como descanso dejas. Al menos que el próximo Arzobispo no juegue con los feligreses y les tome como tontos

    ResponderEliminar
  11. Su eminencia tiene todas las cualidades de la vieja política, que ahora se ven por los ciudadanos desengañados como defectos. Y lo son, porque la Iglesia debe ser servicio al prójimo y, sobretodo, a los más necesitados y oprimidos. Los príncipes, la Curia, la diplomacia vaticana, el dejar que los problemas se resuelvan solos y buscar más una fingida paz que la justicia no casan con el Evangelio. Vaya, no es que no casen, es que son lo más opuesto. Y Sistach representa todo lo que de negativo tiene esta vieja Iglesia. Pero claro, al lado de los que la han hundido contaminando el Vaticano II, de los que se la han apropiado para sembrar el separatismo y los que la utilizan de manera torticera es un auténtico hombre de Iglesia. Parece una contradicción, pero no lo es...

    ResponderEliminar