miércoles, 31 de diciembre de 2014

Sin rastro de Santa Teresa en el monasterio de Pedralbes

Que Santa Teresa de Jesús, de la que celebramos el 500 aniversario de su nacimiento, era catalana por los cuatro costados es algo tan evidente que ni siquiera cinco siglos de historiografía castellana ha podido ocultar. ¡Pero si está clarísimo!

Así discurren esos reconocidos historiadores a nivel mundial que forman parte del popular Institut de Nova Història, una institución a la que debemos algunos de los ratos más divertidos de este año. El caso es que no acaban de encontrar la prueba definitiva que lo demuestre, pero no se preocupen, Sherlock Bilbeny y Watson Cucurull están tras la pista.

Según nos explica José Ángel Montañés desde las páginas de El País, “Para Jordi Bilbeny, fundador y cabeza visible de Nova Historia desde 2008, Teresa de Cardona Enrique (1492-1562), hija Joan Ramon Folch, duque de Cardona y prima hermana del rey Ferran II de Aragón (el Católico), que estuvo a punto de casarse con Lorenzo II de Medicis y fue abadesa de Pedralbes entre 1521 hasta que murió, era, en realidad Santa Teresa (1515-1582), por lo que la monja pía y pobre, famosa por su vida austera, de golpe se convierte en una princesa catalana pasada a la vida religiosa.”


Anna Castellanos i Tresserra
Frente a los del subvencionado Institut de Nova Història, no obstante, se alza una aguafiestas, Anna Castellanos, conservadora jefe del monasterio, al que está vinculada desde hace 34 años, cuando escribió su tesis doctoral sobre el mismo. Según Castellanos, tenemos pocos datos sobre Teresa de Cardona, pero sí sabemos, por ejemplo, que “renovó los libros de coro alrededor de 1529 y continuó con las obras de mejora en el monasterio, sobre todo la construcción, en 1532 del tercer piso del claustro, además del tejado de madera del dormitorio, colocando un artesonado que bajaba el techo de la estancia para evitar el frío en invierno por estar orientado hacia el norte. Para recordar quién lo encargó la abadesa mandó pintar en este artesonado su escudo “con las armas de los Aragón, Cardona, Prades y Pallars de la familia paterna y de los Enríquez de la materna”, explica Castellanos.”

Y remata con dos muros que parecen insalvables.

  • “Por un lado las fechas. Teresa de Cardona falleció en 1562 y Teresa de Jesús en 1582, veinte años después, dándose el caso que algunos de los libros escritos por la santa, como El libro de la vida o Las moradas, son posteriores al año en el que murió la abadesa de Pedralbes y por lo tanto no los pudo escribir.”

  • “Por otro, las dos pertenecen a órdenes religiosas diferentes: mientras que Santa Teresa está vinculada a la de las carmelitas: de la que reformó la orden y creó el primer convento de Carmelitas Descalzas. Por otro lado, todas las monjas del monasterio de Pedralbes, desde que la reina Elisenda de Montcada fundó el monasterio en 1326, han pertenecido a la orden de las clarisas.”
Bilbeny reconoce que su teoría “de entrada puede parecer una astracanada”.

Lo es… pero ¿y las risas que nos echamos entre tanto? ¿y lo bien que vivimos a costa de las subvenciones de la Generalitat?

¡Que la fiesta no decaiga! La aguafiestas de Castellanos se queja de que “Conmigo no han hablado nunca para saber nada sobre Teresa de Cardona”. ¿Para qué, pudiendo hablar con el Gran Artur Mas, faro y guía de historiadores de medio pelo?


*Escrito publicado en la web dolcacatalunya.com

9 comentarios:

  1. Pícaros y evangelios.

    Sostiene además el genial Bilbeny que, de no haber sido por aquella eficacísima censura, hoy podríamos disponer del texto original del Lazarillo de Tormes, en realidad La vida de Llàzter de Tormos, no Tormes, pueblo de la Marina Alta, provincia de Valencia; la obra fue escrita en valenciano -jura el sabio- por Joan de Timoneda y su acción ocurre allí, en Valencia, y no en Toledo, que a quién se le ocurre semejante bobada... aunque la diga el propio Llàtzer.

    Por lo mismo, el intrépido Bilbeny, que no encuentra empresa lo bastante ardua que haga temblar su valeroso brazo, asegura, con un par, que santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia y gran reformadora del Carmelo, no era Teresa de Cepeda y Ahumada, como nos ha hecho creer la infatigable censura, sino Teresa Enríquez de Cardona, abadesa del monasterio de Pedralbes, en Barcelona. Asegura Bilbeny: “En breve se publicarán estudios que demuestran esta teoría que, sin profundizar, puede parecer una astracanada. Pero es muy serio”. ¡Cómo dudarlo! Quizá Bilbeny, en un descuido tonto, haya tomado prestada la figura perfectamente documentada de Teresa de Cardona y Enríquez, mujer que efectivamente existió (1494-1562) y que sí fue abadesa de Pedralbes. Ella sería, según el maravilloso investigador, la mística autora de Las moradas, cuyo título original muy bien pudo ser, en realidad, Las blaugranas. Esto no se le ha ocurrido a Bilbeny. Ni siquiera un genio como él puede estar en todo.

    La gente, que es muy mala y que no respeta el trabajo de los sabios, ha hecho comentarios no del todo considerados. Ha habido quien, en alguna de esas ratoneras de Internet, asegura poseer documentos que acreditan fehacientemente el nacimiento en Palafrugell, hace más de medio siglo, de cierto niño de tez oscura a quien todos llamaron Miquel lo Negre hasta que el muy traidor (aconsejado, sin duda, por la censura historicida y españolista) decidió nacionalizarse norteamericano con el nombre de Michael Jackson. El muy renegat...

    Y no ha faltado algún sedicente clérigo, sin duda miembro de la Inquisición, que ha difundido este poco conocido pasaje del Evangelio según Sant Jordi: “En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: en verdad, en verdad os digo que no creáis a los falsos profetas ni a los malos viñadores que no guardan la viña; bien lo sé yo, que nací en la bella localidad catalana de Vilafranca del Penedès, de donde se trajo el vino para las bodas de Caná; y así sucedió para que todos creáis y alabéis la gloria de mi Padre.

    Y díjole Pedro: maestro, esas hojas verdes que te trajo Judas de Getsemaní no eran para fumar.Respondiole Jesús: Potser, Pere, potser...”.

    El inenarrable Bilbeny sabe cuál es la verdad, su verdad, lo que él considera la salvación para todos los catalanes: la independencia. Está en su derecho. Pero, igual que Santo Tomás, no sabe bien cómo llegar a ella. Y ha decidido, como tantos nacionalistas de todas las épocas, retorcerle el pescuezo a la realidad hasta lograr que diga lo que él quiere. ¿Que resulta ridículo? Puede, pero siempre habrá alguien que le crea. Y merece un aplauso este hombre: su delirio no demuestra nada más que un inmenso amor (y no poca envidia) por la historia y la literatura españolas. Gràcies, noi.

    En fin una historieta para hacernos tragar ruedas de molino, como si la Historia católica fuera tan analfabeta, como creerse cualquier cosa. En fin estamos en tiempos recios!!!

    ResponderEliminar
  2. No hace falta que hagáis nada bueno para Cataluña. En cambio: ¡Matad, mentid, robad, sed corruptos gestores, llamad al odio,... etc.! La gallina de huevos de oro que es Cataluña, os subvencionará.

    Eso sí, pero hacedlo todo pacíficamente, sobre todo pacíficamente, como coreó algún Obispo el 9-N.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién o qué es Catalunya para Ud?

      Eliminar
    2. Esta web, de línea editorial católica, se fundó con unos objetivos concretos: desenmascarar públicamente la descatolización que sufre la Iglesia Católica peregrina en Cataluña, en todos sus niveles: jerarquía, consagrados y laicos. Un muy loable empeño, porque las manzanas podridas tienen que lanzarse al vertedero, porque de no hacerlo, inevitablemente pudrirán al resto y seríamos corresponsables de esa pudrición.

      Por tanto dentro de esta lógica, le voy a responder:

      Cataluña, enmarcada en España y ésta en el occidente europeo (que también está dejando de ser cristiano), fue católica, pero está sufriendo una “descatolización galopante”, y va a la cabecera de España (con diferencia), en este proceso. En páginas anteriores, podrá leer abundantemente sobre ello. Los datos son exhaustivos y abrumadores.

      Uno de los síntomas de lo que le hablo es que los mandamientos de la Ley de Dios están dejando de cumplirse porque se han relativizado.
      Para que entienda lo que digo, en la página siguiente hay un ejemplo sobre la relativización del quinto mandamiento: no matarás.

      Eliminar
  3. ¡Santo y Venturoso 2015 para blogueros y comentaristas!

    ResponderEliminar
  4. Lo desvergonzado del caso es que al sedicente y disparatado historiador le paga pródigamente la Generalidad, rescatada por el Estado, mientras que a la historiadora del monasterio no le subvenciona nadie por aclarar las cosas. Cuánta perversión de valores campa por aquí.

    Con todo, para historiador... de la salvación el ínclito prior del Monasterio de Montserrat, que en misa conventual predicó aquello tan glorioso: "El pueblo de Dios de Cataluña ha sido convocado por el President para votar...". Donde esté ese prior, donde esté Mas, que se retire Moisés y se apague la zarza ardiente.

    Metidos ya en harina intelectual, les agradezco la remisión del artículo de Bruno Moreno sobre las tonterías teológico-canónicas de Sistach en torno a la disolución del vínculo.. Bruno es persona comedida y no hace sangre. Pero Sistach,. si tuviera dos dedos de dignidad, habría dimitido ya. Producen sonrojo las declaraciones torpes y erróneas del purpurado. Y ha sido llamado por el Papa para el Sínodo de la familia... Madre mía en qué manos estamos....

    ResponderEliminar
  5. La mejor descripción del método Bilbeny es la que oí una vez de un sensato fraile amigo mío: "cualquier documento, por aislado, remoto, ambiguo y tomado por los pelos que sea, será considerado un documento concluyente si apoya mi tesis; los demás, por numerosos, claros, directos y fehacientes que resulten, han de ser despreciados como indubitables falsificaciones". Esta es la manera de hacer "historia" de este señor, en fin, tot per la pàtria...y por la pasta, claro, que no hay cómo vivir del cuento propio, de la ignorancia ajena y del sentimentalismo colectivo

    ResponderEliminar
  6. Estas mamarrachadas han sido una constante desde la invención del separatismo por Prat de la Riba. No son espontáneos chaladas, están protegidos por quienes dirigen el separatismo. Obedece a una estrategia. En principio habría que pensar que estos chalados perjudican al separatismo. ¿Por qué los protegen? No encuentro otra explicación que sea para mover el campo de juego, llevándolo siempre al terrreno separatista. Al crear un extremo tan disparatado pero "normalizado" pretenden que pase por solución moderada y centrada la victoria del separatismo, que haría la "concesión" de descartar estas extremas chorradas, y pasaría por razonable.

    ResponderEliminar
  7. Lo auténticamente grave del caso no es el método Bilbeny, sino el hecho de que su ruin actividad constituya un fiel reflejo de la abyecta situación moral de una comunidad que tolera a tales bufones como algo simpático e inocuo, y que le celebra a este estafador semejantes boutades como "autoafirmación de los destinos patrios en lo universal". La diferencia entre Bilbeny y ese bribonzuelo llamado el pequeño Nicolás es que a este último quizá lo veremos sentado ante un juez, mientras que al primero la necedad nacionalista lo encaramará a los altares, poniendo así de manifiesto la oligofrenia política (con la complicidad de infinitos cabestros de pesebre).

    ResponderEliminar