martes, 2 de diciembre de 2014

Seis diáconos de golpe en la diócesis de Terrassa

Este domingo, en la Catedral de Terrassa fueron ordenados seis diáconos al servicio de la diócesis, en una solemne celebración presidida por Don José Ángel Saiz, obispo titular, acompañado de los obispos Don Salvador Cristau, auxiliar de la diócesis, y el emérito de Solsona Don Jaume Traserra.

Esta sí que es una buena noticia en nuestra maltrecha realidad eclesial catalana, pero como es sabido es una  noticia que no saldrá en ninguna parte. Los medios de comunicación generalistas no han hablado de ello porque no ha asistido el Presidente Artur Mas, ni nadie importante de su gobierno, como sí sucedió el sábado en el Santuario de N.S. de Nuria, arropando a "sus" obispos Sistach y Vives. Tampoco los eclesiales, controlados por el nacional-progresismo, porque Don José Angel es una bestia negra para ellos, es un hijo (espiritual) de Don Ricardo (Barcelona) y Don Marcelo (Toledo), algo que jamás podrán perdonarle, además de su nula predisposición a someterse al nacionalismo imperante.

Saiz Meneses, Sistach y Turull al fondo
Pero este es uno de los detalles que demuestran la vitalidad espiritual de una diócesis, todo lo demás son fuegos artificiales que no sirven para casi nada. Mientras Don José Angel ordenaba seis diáconos ese mismo fin de semana n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach seguía con sus actuaciones de cara a la galería y de su cardenalicia persona. 

El sábado sobaba las manos a Artur Mas y participaba en una celebración en el Santuario de Nuria, que parecía cualquier cosa menos un acto religioso. Un desfile de políticos convergentes y unidos, con Mas (Presidente) y Núria de Gispert (Presidenta del Parlament) a la cabeza, así como una nutrida representación de consellers de la Generalitat, entre los cuales se encontraba el declarado homosexual Santi Vila, casado civilmente con otro hombre. El ambiente era la de una de esas bodas religiosas en las formas, pero laicas en el fondo, todo el mundo hablando y actuando en la Iglesia como si estuviera en un mercado.

Y como ayer nos informaba Oriolt, participaba como no, del gran tinglado del "Congreso de las Grandes ciudades", un encuentro con muchos cardenales y obispos, pero sin ninguna finalidad práctica, y mucho menos con algo que pueda enriquecer la paupérrima vida diocesana barcelonesa. Mucho bla, bla, bla, visitar la Sagrada Familia (dos veces), ir a Roma a ver al Santo Padre, y poca cosa más. Sistach estilo puro.

Es cierto que nuestro arzobispo también tuvo una ordenación similar en el año 2010 en Santa María del Mar, pero fue una vez más, un montaje para poder presumir ante la inminente visita del Santo Padre el Papa Benedicto XVI, para consagrar la basílica de la Sagrada Familia. En todos los ambientes eclesiales de Barcelona ("progres" incluidos) se comentaba que "los habían ordenado para poderlos lucir delante del Papa". Antes y después de eso, ordenaciones diaconales muy reducidas en cuanto a ordenandos y en cuanto a la distancia temporal entre ellas.

Y  no sólo nos tenemos que fijar en el número de seminaristas y de ordenaciones, que es un tema importante, pero sería injusto y parcial reducir el estado de una diócesis a esto. Me refiero a la vitalidad de una diócesis y de la otra. En Terrassa es habitual encontrarse párrocos jóvenes al frente de muchísimas parroquias, así como sacerdotes jóvenes en cargos importantes de la diócesis, en las delegaciones o en las vicarías episcopales como es el caso del Rvdo. Juan Carlos Montserrat. En Barcelona es siempre lo mismo y los mismos, pero cada vez con más años.


Sacerdotes jóvenes para dinamizar las parroquias y la diócesis
El problema de nuestra diócesis, como ya he comentado en otras ocasiones es el pacto de no agresión que firmó (evidentemente no es literal) nuestro cardenal con el clero nacional-progresista, ellos no se metían con él (como hicieron con Don Ricardo o Don Marcelo), pero él debía mantener el "statu quo" de siempre, que todo siga igual aunque la diócesis se envejezca y sea estéril espiritualmente, paso cerrado a los sacerdotes jóvenes que son de línea ortodoxa o teniéndolos sumamente controlados, y ostracismo total para aquellos que osaron apoyar a Don Ricardo.

Pero ahora llega la hora del cambio, y aunque parece que nuestro arzobispo quiere perpetuarse hasta la muerte, pronto será substituido, no voy a hablar más de Don Juan José Omella (al que le he dedicado tres artículos), está claro que el turolense no se va a quedar en Logroño, se tendrá que ver si va a Zaragoza, a Barcelona o a Roma, también suena el nombre de Don Sebastià Taltavull, que es muy distinto al cardenal, no es egocéntrico, ni creo que le gusten este tipo de tinglados de cara a la galería, es de buen trato con el clero y la gente y de bastante más sensibilidad que Don Lluís, pero, el gran problema es que "Tià" iba a seguir en lo ideológico una linea claramente continuista, no se va a enfrentar al clero nacional-progresista y todo iba a seguir igual, cambiarían las formas pero no el fondo. 

Don José Angel siempre ha estado en las quinielas, ahora arriba, ahora abajo. Se equivocan los que creen que ha sido siempre nuestro candidato, aquí se le ha dado mucha caña, y él no nos tiene mucha simpatía, pero viendo sus resultados en Terrassa, está claro que en algunas cosas mejoraríamos.

Antoninus Pius

17 comentarios:

  1. ¿Omella cuenta con cifras similares en el Seminario de Logroño?

    Taltavull se salva de las comparaciones odiosas por no ser obispo residencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctor Hermenegildo. La diócesis de Calahorra - Logroño - La Calzada es minúscula comparada con la de Terrassa. Por tanto...

      Eliminar
    2. En Logroño no hay ningún seminarista en el Seminario Mayor.

      Eliminar
  2. He leído los nombres de los que han sido ordenados y 5 de 6 tienen el nombre en castellano, y el que lo tiene en catalán tiene los dos apellidos claramente castellanos.
    Parece que la escasez de vocaciones catalano-parlantes es más que evidente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Antonio, de los seis diáconos, hay uno que es colombiano y sus padres viven en Colombia.

      ¿Cuántos son catalano-parlantes, incluso nacidos en nuestra tierra y llevan apellidos castellanos?

      Hoy día en una sociedad tan cosmopolita y cambiante como la nuestra, esto no tiene la mayor importancia. Precisamente los padres del diácono que tiene los apellidos más catalanes no viven en Cataluña.

      Lo que importa son las buenas y santas vocaciones als servicio de Dios y de la Iglesia.

      Era muy destacable la presencia de unos fieles, entre ellos, mucha juventud, muy participativa. Se notaba un unidad entre celebrantes y fieles.

      Otro detalle del catalán y castellano. El señor que leyó la Primera lectura en catalán es habitalualmente castellano parlante, en cambio el que leyó la Segunda lectura, en castellano, es el padre del que tiene los apellidos catalanes.

      Lo importante es que la Iglesia de Terrassa, con 10 años de vida, tiene seis nuevos diáconos.

      Eliminar
    2. Antonio Moreno establece una correlación correcta, que Josep G. Trenchs remacha: el más catalán tiene sus padres viviendo fuera de Cataluña.

      Parece inaudito, pero hay una relación directa entre vocación y etnia. Me parece imposible, pero aquí está este dato.

      El nacionalprogresismo ha quedado evidenciado, de forma increible, como un ídolo que como todo buen ídolo, es celoso y exige dedicación exclusiva.

      Eliminar
  3. El pacto de no agresión o statu quo... 13 de diciembre de 2014, 1:15

    "El problema de nuestra diócesis... es el pacto de no agresión que firmó (evidentemente no es literal) nuestro cardenal con el clero nacional-progresista, ellos no se metían con él (como hicieron con Don Ricardo o Don Marcelo), pero él debía mantener el "statu quo" de siempre, que todo siga igual aunque la diócesis se envejezca y sea estéril espiritualmente, paso cerrado a los sacerdotes jóvenes que son de línea ortodoxa o teniéndolos sumamente controlados, y ostracismo total para aquellos que osaron apoyar a Don Ricardo."


    1. Aviso sobre "Jesús era un heretge" de Lluís Busquets i Grabulosa.

    Niega la existencia del demonio en el apartado 4.3. Exorcismos, cuando afirma en síntesis que "para nosotros los ilustrados del siglo XXI no existen los demonios ni los exorcismos, porque son unos esfuerzos para curar la epilepsia, el histerismo, la esquizofrenia y los estados alterados de conciencia".

    Aunque para haber una herejía hay que negar o dudar pertinazmente una verdad de fe católica (canon 751), al faltar lo pertinaz (persistencia) que implica la necesidad de reiterarse o retractarse en su negación dentro de un proceso canónico con garantías, no obstante sí que existe una negación primaria de una verdad divinamente revelada, lo cual es gravísimo, porque implicaría de por sí una enseñanza errónea y peligrosa, aunque esté avalado en el prólogo por el obispo Joan Godayol y el profesor Jaume Botey. Sobre la verdad católica de la demonología y la exorcística, ver [1]: el demonio es una persona angélica real y tiene una presencia eficiente (verdad de fe).

    Además, el libro está abonado a la errónea y peligrosa tesis que niega la inerrancia de los evangelios (si persistiera sería herejía), mediante la asunción del método histórico-crítico que concluye que Jesús se divide en dos: una parte verdadera pero oculta en el subtexto, sólo accesible científicamente, el Jesús de la Historia; y una parte escrita pero falsa por ser mítica o catequética, el Cristo de la Fe, y que el Padre Iraburu describe perfectamente en su libro "Los evangelios son verdaderos e históricos" [2].


    2. Una capilla moderna

    En la parroquia de Barcelona [nombre suprimido para proteger inocentes y culpables] he podido ver una capilla del Santísimo que satisface todos los requisitos protestantes:

    cruz protestante (no hay crucifijo, cruz con Cristo clavado); ausencia total y absoluta de palabras e imágenes, estatuas, relieves, iconos y pinturas de santos, ángeles y personas divinas; altar de madera que parece de conglomerado, con un ¡cartel! pegado en su frontal anunciando el adviento.

    Cuando llegó el momento de la administración eucarística, ésta fue realizada por una mujer como ministro extraordinario de la comunión, la cual también estaba en la zona del altar, estando el sacerdote sentado y sólo para un total de unos 10 fieles. Al acabar la administración, la ministro se limpió los dedos con que había dado la comunión en su suéter.

    ¿Esto es renovación litúrgica o decadencia litúrgica? Lo segundo.

    ResponderEliminar
  4. El pacto de no agresión o statu quo... 23 de diciembre de 2014, 1:25

    3. La misa y el gobierno episcopal

    Me consta que el actual gobierno episcopal de Barcelona tiene conocimiento general (tolerancia y disimulo) de las irregularidades que acaecen en el rito de la misa y en la administración eucarística. Incluso alguno de sus integrantes realiza administraciones prohibidas (autointintaciones).

    Desde hace 10 años, en Barcelona he podido presenciar de forma ininterrumpida y constante, la realización de abusos e irregularidades litúrgicas de todo tipo: misa modificada en todo o en parte, lecturas mutiladas, homilías con enseñanzas erróneas, y lo peor, consagración eucarística modificada (anula la consagración) y la administración irregular o sacrílega de la comunión. Es de destacar la extensión de la administración de la comunión mediante intintación de la hostia por el propio fiel en el mismo lugar del altar donde oficia el sacerdote.

    Barcelona es tipo y figura del mal estado de la Iglesia europea y mundial, tal como se ha visto en el Sínodo de las Familias en su intento de legitimar la comunión de divorciados recasados y de la homosexualidad.

    La abominación de la desolación predicha por Daniel, preludio del apocalipsis, que es la abolición del sacrificio eucarístico, en Barcelona será muy fácil de realizar, incluso con la presencia eucarística válidamente realizada.

    ¿Cómo? muy fácil, tal como ya se hace en ciertos sitios: luego de mostrado el pan eucarístico a los fieles por el sacerdote, éste se sienta y dirá que quién quiera comulgar, puede o bien ir al altar o bien a una mesa dispuesta al efecto, donde el propio fiel podrá tomar por sí mismo el pan eucarístico y lo podrá intintar dentro del cáliz.

    Cuando alguien le pida que le dé el pan de manos suyas o de un ministro, replicará que la nueva costumbre moderna es la autoadministración eucarística, porque forma parte de la plenificación y autonomía del sacerdocio bautismal del laico.

    Quien evidentemente no quiera participar en esta irreverencia prohibida por la Iglesia, se va a quedar sin posibilidad de comulgar, por lo que tendrá que hacer una comunión espiritual. Esto que se realiza de facto, sin base jurídica ni teológica alguna, se legalizará de iure en un futuro, junto con el cambio de la fórmula de consagración: será la abominación de la desolación y la destrucción del Templo (del Cuerpo de Jesús).

    Todo ello ha sucedido en la Iglesia desde el Concilio Vaticano II, a través de una interpretación sesgada y rupturista de la tradición. Donde se han tolerado miles de pequeñas grietas y fisuras, hoy cosechamos grandes derrumbes y derribos de la doctrina y el evangelio.

    Cuando se toleró como excepción la comunión en la mano, ésta se degeneró extendiéndose como norma, eliminando la libertad del fiel de recibirla arrodillado y en la boca, y ahora recogemos el desastre de tomar por sí mismo la comunión, sin intermediación del sacerdote oficiante o ministro administrador, junto con la autointintación del pan eucarístico en el mismo cáliz... como expresión de la madurez del laico como sacerdote bautismal.

    Cuando llegue el nuevo arzobispo de Barcelona, se va a encontrar con que va a tener que efectuar el trabajo de Hércules: limpiar los establos de Augias, que no se habían limpiado durante 40 años. Hércules los limpió desviando el curso de dos ríos.

    Aquí, en Barcelona, el nuevo arzobispo va a tener que limpiar con Jesús, el portador del agua de la vida, el estiércol que satanás ha sembrado entre los llamados “hijos del Concilio”, entre miles de clérigos, religiosos, teólogos y laicos: Nueva Era, teología simbólica y modernista, racionalismo, desobediencia y rebelión ritual, sacramental y doctrinal, relajación de costumbres.


    [1] Sobre demonología y exorcística:
    vivificantem.blogspot.com.es

    [2] Sobre la veracidad de los evangelios:
    www.gratisdate.org/nuevas/evangelios-jmi/JMI-Evangelio.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabemos lo qué queremos los católicos?

      ¿Una Iglesia aplaudida por el mundo, o sea de baja intensidad o de relajación, o más una Iglesia fiel a Jesucristo y a su Magisterio?

      Está visto que una Iglesia cristiana como la Anglicana, que permite muchas aberraciones desde el punto de vista evanglelico, tambien tiene problemas y abandonos en masa.

      Eliminar
    2. El exorcista de Dinamarca es un roñoso antiguo3 de diciembre de 2014, 22:06

      El exorcista de Copenhague:

      «Mi calendario está copado, parece que hay más posesiones que nunca»

      Dice una cosita, nada, una fruslería:

      "El exorcismo es una forma especial de oración, donde el exorcista, en el nombre de Dios, ordena salir al espíritu maligno. Normalmente, no quiere. Por lo tanto, se convierte en una lucha, a veces física, porque puede tirar, literalmente, a una persona por tierra. En tales casos, necesitamos algunos hombres fuertes para mantener a la persona."

      De las maneras que tiene un diablo para poseer, la primera es un recuerdo para sacerdotes, diáconos, religiosos insensatos y mentecatos que introducen la Nueva Era (eneagrama, yoga, zen, mancias, energías, fuerzas...), y la segunda para los políticos estúpidos que toleran o fomentan la educación sexual contraria a Dios y las drogadicciones como algo banal; la tercera, cuarta y quinta son para los africanos, los latinoamericanos y las sectas satánicas de aquí:

      "1. La primera es que usted hizo algo estúpido, abriendo así la puerta a la actividad demoníaca. Sanación alternativa, cuestiones de la Nueva Era (New Age), clarividencia o las cartas del tarot. Esa es la puerta al mundo de lo oculto, y ese es el mundo de los demonios. Algunos clarividentes realmente quieren ayudar a la gente, pero son simplemente ingenuos. Otros son instrumentos del diablo.

      2. El abuso de drogas o sexo también abre la puerta al diablo.

      3. Maldiciones. Yo no lo creía al comienzo, pero es verdad. Muchos africanos son perseguidos por los demonios. Yo siempre pregunto (a quien le solicita ayuda) si hay alguien que le odia. Si tienen enemigos, a menudo van con un médico brujo y le piden que los maldiga y el diablo disfruta esta obligación.

      4. Las personas en América Latina necesitadas de exorcismo. Esto es porque ellos mezclan Cristianismo y sus antiguas creencias nativas. Ese cóctel religioso particular, es demoníaco.

      5. [Los jóvenes] involuntariamente se meten en un ambiente satánico, pueden perderse para siempre. Los jóvenes no quieren escuchar, ellos piensan que lo saben todo y eso es muy peligroso. Eso es orgullo y el Diablo salta sobre eso."


      http://religionenlibertad.com/el-exorcista-de-copenhague-mi-calendario-esta-copado-parece-que-hay-39077.htm

      Eliminar
  5. Ya que nuevamente surgen los comentarios sobre el futuro pastor de la diócesis y se menciona a Mons. Taltavull, quiero señalar que es imposible olvidar que nuestro obispo auxiliar es un obispo que ha dado muestra de avergonzarse de ser cristiano, de avergonzarse de Cristo, al esconder la cruz pectoral en una entrevista en los estudios de Catalunya Ràdio, como quedó recogido en una fotografía publicada en esta web.

    Ese gesto le invalida como pastor para cualquier diócesis y muy especialmente para Cataluña, en un tiempo de persecución del cristianismo que no se doblega ante el poder político soberanista y ante el progresismo adaptado al mundo y a sus ideologías.

    ResponderEliminar
  6. Para Anónimo...
    No digas tonterías. Si dices que Mons. Taltavull se avergüenza de ser cristiano es que no tienes ni idea de quién es Sebastià Taltavull. La mayoría de obispos, en situaciones múltiples, se colocan la cruz pectoral en su bolsillo (cuestión de comodidad).
    Mons. Taltavull goza de gran aprecio en Cataluña, en su Menorca natal y en muchas diócesis de España en su etapa al frente de la comisión episcopal de Pastoral en Madrid. De profunda espiritualidad, sencillez y con una prédica evangélica que ya quisieran muchos feligreses para sus obispos. Y con clara sintonía con el Papa Francisco. Es el más indicado para servir a quién ya sirve, a la Iglesia en Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalment d´acord amb l´anònim anterior. No s´estima allò que no es coneix.
      El Bisbe Auxiliar Sebastià Taltavull és un bon pastor, entregat, amable i proper.

      Eliminar
  7. Yo me temo que Mons. Taltavull seria una especie de Piris para Lérida. Muy afable, muy cordial "molt arrelat" a la tierra que lo ha acogido, pero todo sigue igual, confiando en los que han destruido la Iglesia catalana en estas últimas décadas y marginando a los que podrían darle frutos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lámpara de Diógenes: ¡busco un obispo!3 de diciembre de 2014, 12:30

      La inteligencia y coraje colectivo de los obispos de la Tarraconense está bajo mínimos, tal como demuestra la sumisión al simulacro de consulta del 9-N, cuando tanto la Conferencia Episcopal Tarraconense, la Unión de Religiosos de Cataluña y la Federación de Escuelas Cristianas facilitaron, sin ninguna oposición, las escuelas concertadas como locales de votación, a pesar de que existía publicada en el BOE, para público conocimiento, de que el 9-N estaba suspendido.

      Hallar alguien con capacidad y competencia será arduo.

      Eliminar
  8. Sr. Antoninus Pius, gracias por su artículo de hoy.

    Por amistad con dos de los nuevos diáconos, tuve el don de poder asistir a la solemne Misa, en la Mons. Josep Ângel Saiz, presidió la Ordenación Diaconal.

    Los nuevos ordenados son Agustín Villalba, destinado a las parroquias del Sant Esperit y Sant Valentí de Terrassa, Walter Cifuentes, destinado a San Pere de Rubí, Arturo Fabregat, destinado en Sant Cebrià de Valldoreix, Guillermo López y Hernan Urdaneta, destinados a Sant Esteve de Granollers, y Andrés Ramírez destinado a la Mare de Déu del Roser de Cerdanyola y a la Santa Creu de Bellaterra.

    En su homilía, el prelado egarense glosó el sentido litúrgico del día, subrayando la importancia de ejercitar la esperanza. Recordó que "el panorama que se describe no está lejos de lo que podemos encontrar en nuestra sociedad actual. El anonimato en el día a día de las grandes ciudades, la construcción de la sociedad basada en la ciencia, en la técnica, en la que se prescinde de Dios y parece que todo depende del hombre; las guerras y conflictos que se producen a pequeña y gran escala; la economía, que pone en el centro el beneficio en lugar del ser humano. (...) Pero el verdadero "señor" del mundo no es el hombre, sino Dios. El tiempo de Adviento nos recuerda esto cada año, y nos ayuda a reavivar la esperanza, la confianza que nace de la seguridad de la persona que se siente amada por Dios. "

    En referencia a los nuevos diáconos, los invitó a vivir la actitud de servicio: "como recuerda el Papa Francisco muy a menudo, no nos preparamos en el seminario para ser unos burócratas fríos de despacho sino pastores a imagen de Jesús, el Buen Pastor; para hacerlo presente en medio de su rebaño, para apacentar sus ovejas. Algo demasiado grande siendo nosotros demasiado pequeños. Pero es que no se trata de una obra nuestra sino del Espíritu Santo que requiere, eso sí, nuestra colaboración. Por eso es preciso ofrecerse a sí mismo con humildad, como arcilla para ser modelada, para que el alfarero, que es Dios, la trabaje con el agua y el fuego, con la Palabra y el Espíritu. "

    ResponderEliminar
  9. La asignatura pendiente de D. José Angel sigue siendo el abortista Hospital General de Granollers y el de San Celoni. La diócesis sigue representada en la dirección y todo sigue igual. También aquí hay sumisión al poder, al menos al de Boi Ruiz, Conseller de Sanidad de la Generalitat.

    ResponderEliminar