lunes, 29 de diciembre de 2014

¿Otra vez de Menorca a Lérida?

http://infocatolica.com/files/gimenezvallsmenorca.jpg Tras la designación del nuevo obispo de Barbastro, el ilerdense Joan Piris es el primer obispo que se halla en la rampa de salida en condiciones normales. Digo en condiciones normales, porque Sistach tiene el cargo caducado desde hace más de dos años y medio, pero su sucesión va por otros trámites, ya sea porque es un nombramiento que va a adoptar directamente el papa Francisco, como por la inusitada resistencia del prelado barcelonés a abandonar el cargo. En estos momentos, su sucesor se halla entre Omella y el propio Sistach. No hay otra opción, ni otro candidato. O se nombra ya al de Cretas o se vuelve a paralizar el proceso. No cabe decir que el cardenal está haciendo todo lo posible para bloquearlo.

El nombramiento del obispo de Lérida irá por el cauce procesal ordinario. Ahora ha empezado la preparación de ternas. Y un nombre parece descollarse como favorito: el obispo de Menorca, Salvador Giménez Valls. Sería casualidad que se tratase del tercer prelado consecutivo que procediese de la diócesis menorquina. Después del larguísimo pontificado de Ramón Malla, sus sucesores Ciuraneta y Piris vinieron también de la isla de la calma. Curiosamente, los cuatro últimos obispos menorquines recalaron en diócesis catalanas: a los citados Ciuraneta y Piris les precedieron Moncadas y Deig, que acabaron como obispos de Solsona. También resulta llamativo que los dos últimos obispos de Ibiza (Salinas y Cortés) fuesen trasladados a diócesis catalanas (Tortosa y Sant Feliu de Llobregat), lo cual no debería hacer perder la esperanza al aterrizaje de Vicente Juan, el temido. Otra posibilidad, que tampoco se desdeña, sería otro menorquín, en este caso Taltavull, pero su designación dependería del juego de ajedrez que está llevando a cabo Sistach con su remoción.

Desde la partición de la demarcación ilerdense, se suele minimizar su importancia y reducir su vida eclesial a la disparatada polémica de las obras de arte en disputa con Aragón. ¡Pero Lérida es mucho más! Por de pronto, posee el mejor porcentaje de sacerdote por habitante de todas las diócesis catalanas. Además, pese a su irregular –y más bien ridícula- forma geográfica, no es la diócesis con menor número de habitantes, superando a sus vecinas Urgel y Solsona. No se trata, por consiguiente, de un obispado menor, aunque se halla muy concentrado en la capital de provincia, lo cual la aleja de la ruralidad de sus diócesis vecinas. Por su capitalidad, historia e incluso vida religiosa, merece que sea considerada con la debida atención.

Mons. Francesc Xavier Ciuraneta y Mons. Joan Piris
Después de los 31 años del pontificado del obispo Malla, los siguientes mandatos han sido relativamente cortos. Siete años Ciuraneta, hasta que se le aceptó la renuncia por motivos de salud y alrededor de otros siete estará Piris. Ambos obispos designados gracias a ese hacedor de mitras que fue el cardenal Carles. Ciuraneta fue su vicario general en Tortosa y después, durante un año, su secretario en Barcelona, hasta que fue promovido a Menorca. Piris había sido su vicario, cuando Don Ricardo era párroco de San Fernando Rey en Valencia.

Don Salvador Giménez Valls nació en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia, el día 31 de mayo de 1948. Tendría unos nueve años por delante. Tampoco es mucho, pero algo más que los breves mandatos anteriores. Es catalano-parlante y obispo desde 2005, en que fue designado auxiliar de Valencia, pasando a la diócesis balear en 2008. Muy buen amigo de Piris, con quien comparte presencia en la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, lo que propicia que el actual obispo sea uno de sus principales valedores. Su relación con los demás obispos catalanes es francamente óptima, especialmente con Taltavull, del que es buen amigo así como con sus paisanos Cortés y Benavent. No sería mal acogido. Únicamente le quedaría el marrón de la devolución de los bienes, asunto de muy difícil arreglo que ha contaminado la gestión de sus predecesores. Tan solo debemos esperar que se consiguiera separar de la actividad diaria de las diócesis.

Oriolt

22 comentarios:

  1. Higher Criticism & Biblical minimalism a la botifarra amb seques30 de diciembre de 2014, 1:07

    “El pessebre és un ‘collage’ de símbols d’antigues cultures”

    El orientalista Gregorio del Olmo, residente en Barcelona, tierra eclesial de clérigos descendientes de Hereticus Maximus, que viven en tranquilos despachos y en aulas áulicas de la Harvard Divinity School, ha propuesto esta singular nostrada recepción del método crítico-histórico aplicado sobre una víctima propiciatoria, en este caso, el pesebre, incluido el caganer.

    Antológica la respuesta final sobre el Arca de la Alianza:

    R. Podem pensar que va existir. Era un instrument religiós que servia de recipient o pedestal d'un déu anicònic, sense forma, sense efígie, dels quals en coneixem molts a orient. La usaven com a estendard els israelites durant la seva etapa nomàdica i després la van instal·lar al temple de Jerusalem. Està perduda del tot, a més, l'última segurament ja era una còpia. Poders? La Bíblia ens diu que els filisteus la van tornar perquè els causava problemes i que un sacerdot israelià va caure fulminat en recolzar-s'hi un moment... tradicions folklòriques! És com això de Samsó... ja em diràs!


    [1] cat.elpais.com/cat/2014/12/26/catalunya/1419580145_008202.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mito de la virginidad de María30 de diciembre de 2014, 14:50

      Jordi Llovet y Gregorio del Olmo

      "La virginidad perpetua de María se trata """probablemente""" de un error de traducción o de interpretación al trasladar al griego el Antiguo Testamento, en concreto un pasaje del profeta Isaías en el que anuncia la llegada del Mesías. Se tradujo la expresión cananea 'ALMAH', que significa 'doncella' y que no presupone virginidad, por la griega 'PARTHÉNOS', que puede significar tanto 'joven, chica joven', como 'virgen'. Posteriormente, el evangelista Mateo recogió el concepto de manera inexacta y así nació el mito de la virginidad de María."

      O sea:

      1. El término cananeo 'ALMAH' significa 'doncella' y no presupone virginidad,

      2. 'ALMAH' se tradujo en griego por 'PARTHÉNOS', que puede significar tanto 'joven, chica joven', como 'virgen'

      3. El atontado evangelista Mateo recogió el concepto de manera inexacta y originó el mito de la virginidad de María


      Es decir, que si estoy en lo cierto, la crítica textual se basa en un juego de manos y un galimatías de tipo dialéctico y lógico:

      1. 'ALMAH' o 'doncella' no presupone, no da por cierto, no requiere como condición previa la virginidad; la peculiar "doncella" cananea puede implicar que sea virgen... o que no sea virgen.

      2. 'PARTHÉNOS' sí puede significar 'virgen', pero también 'no virgen'

      3. El pobre Mateo establece de modo inequívoco e indubitado que María era sólo virgen


      Estos son nuestros intelectuales bíblicos.


      [1] www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/maria-virgen-doncella-3812697

      Eliminar
  2. Sr. Oriolt, gracias por su artículo.

    BREVE RESUMEN HISTÓRICO DE LA DIÓCESIS DE LÉRIDA

    Sobre los inicios de una comunidad cristiana en Lleida, es indudable que ya estaba organizada a finales del imperio romano. Un hecho que puede avalarlo es que Lleida se encontraba en la vía de comunicación entre Tarraco y el interior de la Península, pero de forma documentada, la presencia de una comunidad cristiana aparece con el encuentro de una lápida en la necrópolis romana de Lleida que acredita un entierro cristiano a finales del siglo IV.

    De la Guerra de Sucesión hasta el año 1932

    Durante la guerra de Sucesión, el obispo de Lleida, Francisco de Solís (1701-1714) adoptó una postura favorable a Felipe V. El 12 de octubre de 1707, el ejército de Felipe V se apoderó de la ciudad de Lleida. La gran incidencia de la Guerra de Sucesión, con la pérdida de la Catedral, convertida en cuartel, y del Palacio Episcopal, derribado, hizo que en 1707 el obispo Solís trasladara su residencia a Monzón, así como su sucesor el obispo Olasso ( 1714-1735). Fue el obispo Galindo (1736-1756) quien restableció de nuevo la residencia episcopal en Lleida.

    El obispo favoreció instrumentos de acción y de influencia social, con el fomento de la Academia Mariana, la Juventud Católica y otros. Su sustituto, Josep Meseguer (1889-1905) dio a su pontificado un notable impulso. Su gran tarea fue la recuperación y reconstrucción de los templos y ermitas. Su celo constructor culminó con la edificación de un nuevo Seminario. Fundó el Museo Arqueológico del Seminario Diocesano de Lleida, con especial interés por recuperar y preservar los bienes de la Iglesia.

    De la II República hasta la actualidad

    A la altura de 1932, el panorama en Lleida no podía ser más preocupante.

    La política religiosa de los republicanos se convirtió en un elemento inquietante.

    La legítima política de separación entre la Iglesia y el Estado fue considerada como un ataque a la Iglesia.

    Esta situación supuso que la Iglesia perdiera prácticamente todos los privilegios.

    El estallido de la Guerra Civil interrumpió la vida diocesana. La mayoría de las iglesias y conventos de la Diócesis fueron quemados y saqueados y las víctimas fueron numerosas, destacando el fusilamiento de más del 50% de su clero con el obispo Salvi Huix (1935-1936) a la cabeza, que próximamente será beatificado. En proceso de beatificación están también 169 sacerdotes y laicos igualmente martirizados. Entre los laicos destaca el ya beato Francesc Castelló, mártir de la fe y verdadero testimonio de amor y fidelidad. En julio de 1936, incendiaron la Catedral, quedando en una situación inservible para la celebración del culto.

    En abril de 1938 el ejército franquista ocupaba la mayor parte de las comarcas de Lleida. Durante la posguerra, la diócesis de Lleida fue regida por Manuel Moll (1938-1943); Joan Villar (1943-1947). El pontificado del obispo Malla estuvo marcado por la polémica suscitada por la segregación de las parroquias de Aragón que se realizó en dos fases: el 17 de septiembre de 1995, por decreto de la Congregación para los Obispos, se desmembró de la diócesis una parte del territorio de la zona aragonesa, y el 15 de junio de 1998 el resto del territorio aragonés.

    El 19 de septiembre de 1999 el obispo Malla termina su mandato siendo sucedido por el nuevo prelado F. Xavier Ciuraneta (1999-2007). Se encontró con las consecuencias de la segregación de la diócesis. Mantuvo una actuación decidida sobre la problemática de las obras de arte diocesanas. Por motivos de salud tuvo que renunciar y se nombró como Administrador Apostólico de Lleida, el obispo de Tortosa, Xavier Salinas (2007-2008). Finalmente, el 21 de septiembre de 2008 tomó posesión del cargo el obispo Joan Piris (2008-actual) del que cabe destacar su prioridad pastoral.

    Ahora solo falta a Lérida vaya un Obispo santo, que revitalice la vida espiritual de sus feligreses.

    ResponderEliminar
  3. Omella al Vaticà, directament, a treballar al costat del Papa Francesc, i cardenal al febrer...
    Barcelona, a l'espera de la decisió entre Pujol, Vives o Taltavull. Si hi va Pujo, Vives a Tarragona i Taltavull a la Seu d'Urgell. Si a Barcelona hi va Vives, Taltavull a la Seu.
    Com diu Oriolt, a Lleida, el de Menorca. I a Menorca? un mallorquí que espera mitra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo també ho cfrec, peró......més avall encara parlen de Omella.

      Eliminar
  4. La imposible renovación de Barcelona30 de diciembre de 2014, 15:09

    "Sistach tiene el cargo caducado desde hace más de dos años y medio, pero su sucesión va por otros trámites, ya sea porque es un nombramiento que va a adoptar directamente el papa Francisco, como por la inusitada resistencia del prelado barcelonés a abandonar el cargo."

    Al parecer, la agenda de Sistach cubre todo el 2015 y parte del 2016, sino todo.

    Olvídense, a mi parecer, de que el nuevo arzobispo va a arreglar algo en Barcelona en un corto y medio plazo.

    El pacto del statu quo de Sistach con el nacionalprogresismo eclesial barcelonés evita precisamente una verdadera guerra civil con un sector que tiene, en su esencia, más de secta y grupo de presión de sus propios intereses (económicos, dedicación, red de favoritismos, moral, fe, rito) creados desde el postconcilio, desde 1966 en concreto, con la ominosa campaña de "Volem bisbes catalans" de Benet-Pujol (el Molt no Honorable) contra el obispo Marcelo y consolidada con el advenimiento de Jubany en 1971.

    Recuerden Marcelo-Carles: el cambio va a ser imposible por las resistencias que generará entre una iglesia que es más bien propia del cuerpo místico de satanás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Papa espera. Sistach goza de su confianza, no así Rouco que ya lo defenestró.cuando llevaba tres años de prórroga. Sistach lleva dos años y ocho meses.

      Eliminar
    2. La agenda de Sistach es la del Arzobispo de Barcelona, lo que, nada quiere decir de su continuidad. El nombramiento de Omella está ya hecho.

      Eliminar
    3. Si no viene alguien con un pontificado largo, no podrá cambiar nada.
      Los nombres que suenan (Omella, Pujol) sólo tienen cinco años por delante. Pujol aún podría hacer algo porque conoce el terreno, pero el pobre Omella cuando se entere de qué va esto ya tendrá que presentar la renuncia por edad.

      Eliminar
    4. "La agenda de Sistach es la del Arzobispo de Barcelona, lo que, nada quiere decir de su continuidad. El nombramiento de Omella está ya hecho."

      Es correcto, sólo hay que matizar que la agenda es copartícipe del cargo (arzobispo) y de la persona (Sistach).

      Si Sistach es relevado, decaerá la agenda personalísima.

      Eliminar
    5. "El Papa espera. Sistach goza de su confianza, no así Rouco que ya lo defenestró.cuando llevaba tres años de prórroga. Sistach lleva dos años y ocho meses."

      Barcelona está en guerra civil latente, en cisma y apostasía de facto. Por esta razón, se mantiene más tiempo a Sistach porque es el valedor del pacto del statu quo.


      "Si no viene alguien con un pontificado largo, no podrá cambiar nada."

      Ciertamente, ha de ser un pontificado largo, larguísimo.

      Eliminar
  5. En Roma, el Abad de Montserrat y Piris se están batiendo para que se nombre a Giménez Valls, pero, el nombramiento de Vicente Juan hace mucho tiempo que está hecho y viene para hacer lo que los anteriores obispos de Lérida no quisieron ni se atrevieron nunca hacer. La comedia e finita, dicen en Roma.

    ResponderEliminar
  6. Omella viene a Barcelona, eso es seguro y ya se ha comunicado al Gobierno español.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Está usted seguro que viene el de Cretas?. Dicen que va a Roma......Pero como tarden mucho en decidirse ya va a cumplir los 75 !!!!!

      Eliminar
    2. No cuenta usted con que puede tener dos o tres años de prórroga tras dimitir por edad Mons. Omella.

      Eliminar
  7. Con el Papa Francisco don Vicente Juan no hubiese llegado a obispo. Dudo que le vayan a encargar el tema de Lleida. Gracias a Piris hoy Lleida suena en Roma a algo más que a bienes culturales e históricos. Lleida necesita un pastor, no un burócrata de Curia como Vicente Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóneme usted, pero, lo de Piris pastor, suena raro, muy raro. Pero, si este hombre, si no porque era amigo de Carles, no habría pasado de ser el cura de alguna convento de monjas. ¿Ha visto usted su curriculum? ¿Sabe usted lo que ha hecho este hombre para intentar apropiarse de las 113 piezas que debe devolver a Barbastro? Perdóneme, pero, este ha sido el peor obispo que ha habido en Lérida en siglos y si no, mire usted cómo está la diócesis: curas envejecidos con una media de setenta y muchos años, solo hay un convento de monjas en la diócesis. En fin, no se de qué diócesis me habla, pero, la de Lérida esta para cerrar y con Piris más.

      Eliminar
    2. Esta afirmación de su vidrioso comentario sobre lo de " no habría pasado de ser el cura de algun convento de monjas...." un poco más de respeto de los "curas que se dedican también y no únicamente a algun convento de monjas"Puede interpretarse en clave ofensiva esta afirmación. Lo que sí se ve en su comentario es un " conocimiento" de la diócesis, de las personas, de sus posibilidades. ¿Con qué baremo Ud. califica con cierto menosprecio al obispo Piris?. El respeto, en su agrio comentario, brilla por su ausencia,.

      Eliminar
  8. Ojala LLeida y Barcelona, reciban obispos que sean valientes y pongan todo su esfuerzo en evangelizar a los paganos bautizados. Además de cuidar el rebaño que ya es fiel.

    ResponderEliminar
  9. Llama la atención que oriolt que sabe tanto de tantas cosas no haya dicho nada del nuevo obispo de Zaragoza.

    ResponderEliminar
  10. Nuestra Cataluña, no tiene vocaciones; y muchos que la tuvieron fueron renunciando a la llamada, atendiendo una nueva vocación: el nacionalismo.
    Lérida/LLeida, está empobrecida intelectualmente y las vocaciones, las que las hay, es por la política nacionalista, no por la Iglesia, católica, apostólica y romana.
    Y éso que hay tres obispados; LLeida, Solsona y la Seu. Más recursos para tan pocos resultados, no cabe. ¿qué querrá el Espíritu Santo de LLeida?

    ResponderEliminar
  11. Després de llegir tots aquests comentaris sobre els Bisbes de Lleida em sembla que estan molt necessitats de que l'Esperit Sant els il-lumini i els converteixi en vers cristians.

    ResponderEliminar