jueves, 25 de diciembre de 2014

Nuevos rumbos del Opus Dei

El nuevo Vicario General de la Prelatura del Opus Dei es argentino y amigo del papa Francisco. Supongo que se trata de alinear al Opus Dei con los nuevos tiempos de la Iglesia. Posiblemente el mismo Papa haya influido en este nombramiento. Y como en todo nombramiento en que se mueven instancias de poder, el nuevo Vicario General, monseñor Mariano Fazio, ha atraído sobre sí los focos de todo tipo de informativos. Y por supuesto se tira de hemeroteca para definir al personaje.
Se está dando estos días extensa circulación a un artículo que escribió monseñor Fazio en Clarín hace 3 años. El párrafo más llamativo de ese artículo, y el que ha levantado más comentarios, es el que sigue: “Vivimos días de búsqueda, en los que palabras como indignación, revuelta, manifestación, insatisfacción, poseen una especial resonancia. La sociedad de consumo no logra saciar al hombre, y los jóvenes lo denuncian. Ese es nuestro eclipse. Sin embargo, los hombres y las mujeres de hoy no renunciamos a los ideales grandes, queremos gritar con fuerza lo mismo que hace tantos años “¡Libertad, Igualdad, Fraternidad!”. No queremos ceder al cinismo o al conformismo.”
¿Tiene sentido poner en tela de juicio la idoneidad de este monseñor por haber escrito estas palabras? La lástima, una verdadera lástima, es que sí tiene sentido lamentar estas palabras de monseñor Fazio, porque son nada más y nada menos que el grito de guerra de la Ilustración contra la Iglesia. Y que un miembro destacado de la Iglesia al que se le ha destacado más aún como altísimo dirigente de la misma, utilice como santo y seña de su apostolado el grito de guerra contra la Iglesia, es ciertamente preocupante. Parece que últimamente a la Iglesia le están creciendo los enanos. ¿Qué hace un supuestamente respetable monseñor, abanderando la supuesta modernización de la Iglesia con el grito de guerra de sus más feroces enemigos?  
Siendo ésta una maniobra genial de la masonería contra la Iglesia, siendo tan cierta la autoría de esa frase, algunos se han apresurado a relacionar a monseñor Fazio con esta sociedad secreta; porque efectivamente la Iglesia está infiltrada por la masonería y por otras organizaciones que persiguen su destrucción. Pero para soltar semejante desatino no se necesita ser masón: basta ignorar la historia del pensamiento anticristiano. Basta ignorar la relación entre la revolución francesa y el exterminio de católicos en la Vendée (una carnicería tan atroz que ha sido ocultada cuidadosamente por la historia oficial).
La Ilustración, que alimentó ideológicamente a la revolución, quiso ocupar el lugar de la Iglesia no atacándola y destruyéndola directamente (que también), sino compitiendo con ella en la búsqueda del bien del pueblo. Por eso desbancó a Dios (al que desfiguró y descristianizó con el nombre de “El Ser Supremo”) y en su lugar colocó al hombre cuya inclinación natural era la bondad, según el Emilio de Rousseau. Y como por naturaleza era bueno, no necesitaba para nada la bondad de Dios. Al hombre de la Ilustración y de la Revolución francesa bastaba ofrecerle, como dice monseñor Fazio, ideales grandes para que con el fuego de esos ideales transformase el mundo. Es lo mismo que hicieron luego el socialismo y el comunismo: buscar el bien del hombre, pero no sólo sin Dios, sino contra Dios. Y no nos han faltado clérigos que abrazasen esos movimientos que así promovían la fraternidad convertida en solidaridad.
¿Acaso no hubiesen sonado igual de bien las palabras de monseñor en el periódico de Marat (¡El amigo del pueblo!) o en boca de Robespierre o en los escritos de Rousseau?  Vivimos días de búsqueda, en los que palabras como indignación, revuelta, manifestación, insatisfacción, poseen una especial resonancia. El pueblo de París le hubiese aplaudido a rabiar. La sociedad de consumo no logra saciar al hombre, y los jóvenes lo denuncian. Ese es nuestro eclipse. Cambiemos la “sociedad de consumo” por “la sociedad feudal” y seguirán resonando los aplausos de los hombres de la revolución. Sin embargo, los hombres y las mujeres de hoy no renunciamos a los ideales grandes, queremos gritar con fuerza lo mismo que hace tantos años “¡Libertad, Igualdad, Fraternidad!”. Pues de eso se trata, según monseñor Fazio, de gritar lo mismo que hace tantos años. De robarles la doctrina que usaron para expulsar al cristianismo de Europa. Y ahora que prácticamente lo han conseguido, ahora que en una parte importantísima de Europa sólo quedan sacerdotes muy ancianos cuya única misión parece ser la de ayudar a bien morir a la Iglesia en su territorio, precisamente ahora viene un alto jerarca de la Iglesia a hacer suyo el lema que emplearon sus mayores enemigos para acabar con ella.
Una maniobra más de acercamiento al mundo, sin duda. Son los signos de los tiempos. Estamos exhibiendo un amor tan intenso al pecador, que finalmente compartimos con él hasta el pecado. De hecho es el amor más perfecto. ¿Cómo podemos decir que amamos sinceramente al pecador si detestamos su pecado? Dos que se aman intensamente no se miran el uno al otro, sino que miran ambos en la misma dirección. Es que dejarse atraer por el pecador y pegar nuestro corazón al suyo sin que esto degenere en apego también a su pecado, sólo está al alcance de cristianos muy acrisolados, con una intensa vida interior que los mantiene unidos a Cristo. Pero no es ése el modelo que hoy se lleva, no es el más frecuente, sino el que nos indica el lema de la revolución francesa. Ejercer el bien pero sin Dios. El nuevo estilo de la Iglesia (no tenemos más que ver la laicización de Cáritas y de la mayoría de oenegés católicas): ni se les nombra a Dios, ni se les bendice en nombre de Dios, no vaya a ser que se sientan ofendidos los no creyentes a los que sirve la Iglesia.
Y así tenemos que el clérigo que afirma que “queremos gritar con fuerza ¡Libertad, Igualdad, Fraternidad!”, porque “los hombres y las mujeres de hoy no renunciamos a los ideales grandes”,  ha sido ascendido a uno de los más altos niveles directivos de la Iglesia. Ideales grandes son para este clérigo la “Libertad, Igualdad y Fraternidad” de la Ilustración y de la revolución Francesa. Ciertamente, cada una por separado son tres grandes virtudes. ¿Pero juntas y exactamente en ese orden? ¿De verdad que no ha sido capaz ese clérigo de encontrar en el Evangelio otros “ideales grandes” que no sean los que promovió la masonería? Es como si la Iglesia se dedicase hoy a promover como sus grandes ideales la Eugenesia y la Eutanasia. ¿Acaso no son cosas buenas y santas nacer bien y morir bien? ¡Claro que lo son! Pero no con el significado perverso que le da el mundo al “nacer bien” y al “morir bien”: un significado tan perverso como el que le dio al grito de “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.
Si con estos bueyes hemos de arar, ¿cuál será la cosecha?
Cesáreo Marítimo

28 comentarios:

  1. Me queda la curiosidad de saber si el nuevo Vicario General ha sido elegido por la propia Prelatura para congraciarse con los nuevos vientos romanos o si le ha sido impuesto por el Papa Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La venganza es un plato que tiene que comerse frio porque sino se atraganta......

      No olvidemos el golpe de estado que dio Juan Pablo II en los jesuitas, arrinconó al P. Arrupe e impuso al padre Pittau y al padre Dezza....
      Quién a hierro mata a hierro muere..... 25 años después un jesuita ejecuta la misma sentencia a sus contrincantes, es decir, al opus dei....

      Eliminar
  2. Gracias Sr. Cesáreo Marítimo por ese articulo y Feliz Navidad.

    “QUEREMOS GRITAR CON FUERZA LO MISMO QUE HACE TANTOS AÑOS: ¡LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERMINIDAD!”

    Así hablaba Mariano Fazio, nuevo Vicario General del Opus Dei, en un artículo de opinión recogido en la web oficial de la prelatura en Argentina.

    Lea el artículo a continuación.

    Todos los tiempos de la historia plantean un desafío a nuestra fe. Para nosotros, los cristianos del siglo XXI, radica en la apertura y la autenticidad. En reconocer y valorar la diversidad de dones y de formas de vivir la unión con Dios, y con sencillez dar testimonio de nuestro encuentro con Él, el testimonio vivencial de que Dios llena el alma de felicidad y redunda en bien de los que tenemos al lado.

    Una vida que incluye, que abre las puertas e invita a entrar; una Iglesia que refleje a Cristo que perdona y abre los brazos para recibir a todos: esa Iglesia debemos ser cada uno.

    Quizá en otro tiempo, la luz de Dios resplandecía en las catedrales, las mitras, las cátedras, las leyes: hoy debe relucir en los cristianos comunes y corrientes. Juan Pablo II, siguiendo a Pablo VI, ha dicho que nuestra época necesita testigos antes que maestros, más poner el hombro que dar sermones. Para recuperar la luz de la fe, los demás deberían poder ver a Dios cuando miran a los ojos de los cristianos. Deberían encontrar paz, compresión, ánimo, ilusión, humildad, generosidad, alegría.

    Vivimos días de búsqueda, en los que palabras como indignación, revuelta, manifestación, insatisfacción, poseen una especial resonancia. La sociedad de consumo no logra saciar al hombre, y los jóvenes lo denuncian. Ese es nuestro eclipse. Sin embargo, los hombres y las mujeres de hoy no renunciamos a los ideales grandes, queremos gritar con fuerza lo mismo que hace tantos años “¡Libertad, Igualdad, Fraternidad!”. No queremos ceder al cinismo o al conformismo.

    Benedicto XVI nos dice que Jesús es el camino para llenar estas expectativas: la vida cristiana es encuentro personal con Cristo. No es una ideología, una doctrina, un programa ético. Es diálogo, confianza, amor. “El hombre en verdad está creado para lo que es grande, para el infinito. Cualquier otra cosa es insuficiente. San Agustín tenía razón: nuestro corazón está inquieto, hasta que no descansa en Ti”. En medios de estas tinieblas, los cristianos debemos ser luz: este es el mensaje del Papa. Luz que haga brillar a los demás, con sus talentos y sus aportes.

    San Josemaría dejó escrito: “Estas crisis mundiales son crisis de santos”. ¡Qué distintos sería el mundo si más cristianos fuéramos santos! Si hubiera más Madres Teresas, más Juan Pablos II, más Ceferinos, más Juanes Bosco… personas como nosotros que reflejaron en su vida la vida de Jesús y fueron fuentes inagotables de paz y esperanza, dejando a su paso un sendero luminoso y alegre.

    La juventud no es solo una cuestión de edad, es una cualidad del alma. El alma que tiene proyectos, que piensa que los sueños se pueden lograr, que se ilusiona con que un mundo mejor es posible. Benedicto XVI nos desafía a todos y nos muestra su juventud: un mundo distinto es posible, que tu vida no sea una vida estéril, que sea algo grande, depende de vos: si dejás entrar a Dios en ella, puede ser como la vida de Dios.

    ¿No serà que la Revolución Francesa aprovechó estas palabras, para dar entrada a la masoneria, el peor enemigo que tiene la Iglesia Catòlica, cuando éste tendría que ser y es un mensaje eminentemente cristiano.?

    Si no ¿Por qué se hizo Hombre el Hijo de Dios?

    LIBERTAD: Liberarnos de la esclavitud del pecado.

    IGUALDAD: Ante Dios todos somos iguales, aunque a cada uno nos haya dado unas cualidades distintes, que tenemos que aprovechar para nosotros y para el prójimo.

    FRATERNIDAD: El Mandamiento del Amor del Jueves Santo "Amaos los unos a los otros, como yo os he amado"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VERDAD, MISIÓN Y FILIACIÓN.

      La verdad nos hace libres, la misión universal de predicar el Evangelio a todos los pueblos por igual y somos hijos de Dios y hermanos de Jesucristo. El único verdadero lema católico.

      Tres enemigos satánicos ha tenido el catolicismo en estos 500 años:

      1517: protestantismo

      1717: masonería

      1917: socialismo

      El protestantismo erigió la libre interpretación; la masonería levantó el relativismo de la verdad; el socialismo elevó la verdad atea por la violencia genocida.
      -
      El protestantismo reventó en miles de denominaciones, quedando sólo reducida a una comunidad bíblica; la masonería se unió al liberalismo porque la verdad es una construcción social mediante el pacto, la negociación y el consenso; el comunismo regresa bajo el populismo bolivariano y como moderna herejía, laicno y de la vida y la familia, así como de la escatología de almas con el juicio particular y final, el cielo, purgatorio e infierno, y el Apocalipsis y el Anticristo.

      La Iglesia bergogliana parece derivar hacia la verdad libre y relativa del protestantismo y de la masonería, la única verdad social del comunismo, hoy a través del liberacionismo, y finalmente, hacia el mesianismo milenarista político del Reino de Dios ya en la Tierra

      Eliminar
  3. Gracias Cesáreo por este artículo... Al hombre en Argentina lo conocemos bien... Es un trepador que navega a dos aguas: según donde esté se hace el conservador o el progre. Pero su esencia esta reflejada en ese artículo. Tiene pésimos amigos como Roberto Bosca y otros ultraliberales. Es un Caballo de Troya en la Iglesia. Recemos por la Obra, pero me temo que se apartarán aún más del espíritu de su Fundador y de sus Tres Campanadas.
    Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia, hace tiempo que vengo observando, ante la adversidad ideológica que nos rodea, parecen buscar mimetizarse. El tema no es nuevo pues ya lo vimos en la pasada década de los 70 con Rafael Calvo Serer

    ResponderEliminar
  5. El propio Echevarría, obispo del Opus, ha reconocido en tertulia que el cambio ha sido suscitado por el Papa. Le dijo el Papa: "cuídese y deje cuidarse". Entendió que le estaba diciendo que renunciara y así lo ha hecho a medias. Pero una fuente muy cercana al Opus, Eulogio López, ha dicho que el cambio ha sido suscitado por el Papa pero no a gusto de este. Sigue Ocariz. Y no están claras las funciones del argentino Fazio. Parece que el cambio responde a la tradicional táctica del Opus en sus relaciones con el Vaticano cuando estas son conflictivas: "conceder, sin ceder, con ánimo de recuperar".

    Pero el Papa está promoviendo grandes cambios en la curia, donde tanto predominio hay del Opus y de Angelo Sodano. Veremos como se desarrolla.

    Creo que lo decisivo es lo que suceda con el vicario en España: Ramón Herrando Prat de la Riba, nieto de Prat de la Riba, inventor del separatismo y el odio a España.

    El Opus en septiembre quiso escenificar que tenía el poder, publicando la asistencia de la seguridad (ministro Fdz Díaz), la justicia (fiscal Torres Dulce) y la economía (ministro De Guindos) a la beatificación de Portillo. Pero después del cambio en Roma ha caído Torres Dulce.

    El Opus es quien manda en España, hasta límites asombrosos. Son ellos los responsables de lo que sucede, en la Iglesia y en la política. Suyo es el proceso separatista, promovido por Prat de la Riba y Fainé de La Caixa. Artur Más es un mero pelele. Está a las órdenes de Fainé, incluso el Opus le ha puesto un controlador que le marca estrechamente. Es Joan María Piqué, el de las gafas blancas, un tipo que hace alarde de su odio, y que como hoy mismo cuentan en Vozpopuli es del Opus.

    El genocidio de la Vendee no sólo lo ocultan discretamente, también lo glorifican. Veáse la novela de Victor Hugo "El noventa y tres", que lo pinta como algo necesario y liberador, además de como proporcionada respuesta. Un perverso ejercicio de manipulación sentimental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O no tiene usted ni idea de lo que dice, o es sencillamente usted un mentiroso.

      Eliminar
    2. Este es su insulto, ¿tiene algún argumento? ¿tiene algún hecho, dato u opinión que avale su insulto?

      Eliminar
    3. Ni uno, ni lo otro, simplemente, este anonimo ha leido demasiadas novelas de intriga y le pasa lo mismo que a D. Quijote de la Mancha.

      Eliminar
    4. Todo es más sencillo:
      http://opusdei.cat/ca-es/article/nomenaments-del-vicari-auxiliar-i-el-vicari-general/

      Eliminar
  6. Entre masones anda el juego. Hay que aplastar la cabeza de la serpiente. San Miguel ven en nuestra defensa.

    ResponderEliminar
  7. Aqui entre los comentaristas hay algunos que esta claro no les gusta este Papa.
    Quizas les haria mucho bien leer una de tantas biografias que se han editado hasta ahora, para ver que su vida cristiana, sacerdotal y episcopal desmienten muchas falsedades que a veces se dicen.

    Respecto al Opus Dei no soy yo quién para defenderlo, se defiende solo en tantas partes del mundo donde esta presente, no con palabras, sino con obras concretas y precisas para todas las clases sociales.
    El secreto del exito de la Obra no es otro que la aplicación correcta de la doctrina del Concilio Vaticano II y la formación humana, cristiana, y teológica de sus laicos y laicas.

    El Prelado actual viendo su edad y su delicada salud, y el crecimiento que la Obra ha experimentado en muchos paises y partes del mundo, ha hecho aplicación junto con su consejo de gobierno, de los estatutos de la Prelatura, para nombrar un ayudante suyo con todas sus potestades de gobierno, excepto las funciones episcopales, reservadas a un obispo.

    Mons. Ocariz seguira en el gobierno de la Prelatura.

    Lo bueno de la Iglesia Católica es la comunión en medio de la diversidad de vocaciones, carismas y espiritualidades.
    El Opus Dei es Iglesia Católica y jamas ninguno de sus miembros traicionara a la Iglesia. Tanto San Josemaría como el reciente Beato Alvaro dieron muchas muestras de sacrificios, servicios y trabajos a la sede de Pedro.

    Viva el Papa Francisco.
    Viva la Iglesia Católica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Casais, con el debido respeto.

      No sea ingenuo, la Obra es un nido de víboras actualmente. Un sacerdote, conocido de casa de mis abuelos, ha dejado la prelatura y se ha pasado a diocesano está harto tanta intriga.

      Eliminar
    2. Estimado José,
      Entiendo que es de muy buen espíritu que busqués la unidad con el Santo Padre y defiendás a las instituciones de la Iglesia. Es verdad el gran bien que realiza la obra a tantas almas. Pero estamos viviendo situaciones muy particulares, has visto como se busca, apoyados por la jerarquía (¿O acaso quien ensalzó de vuelta a Kasper?), reafirmar practicas pastorales nefastas, sobre la comunión por ejemplo, que son burlas a la doctrina al menos. Gran "misericordia" con sacerdotes degenerados (fijate en su momento que dijo publicamente sobre obispo de moron, etc.) e injusta destitución de gran sacerdote atacado injustamente desde hace tiempo y nunca defendido ni escuchado como Livieres.
      ¿Te das cuenta José, que la apropiación por parte de sacerdotes de el mensaje de Lutero, de la revolución francesa y de Marx fue el caldo de cultivo de toda esta situación actual de la Iglesia?
      No eres menos fiel al papa o la Iglesia denunciando errores públicos graves del papa (con la reverencia debida) o de altos prelados, porque defiéndes no a hombres particulares para que sean alabados por todos sino a la Iglesia fundada por Cristo y defiéndes la Fe de que sea pisoteada aunque te duela que quien la pisotee sea quien debe defenderla. Fijate que lo han hecho grandes santos corrigiendo errores de papas (San Pablo en la Biblia !!!), u oponiéndose a lo que la gran gran mayoria de los miembros de la iglesia pensaban (San Atanasio) o yendo contracorriente de los diabólicos nuevos vientos modernos (...lee las 3 campanadas de San Josemaría).
      Que Dios te colme de bendiciones José

      Eliminar
  8. En serio, dentro de lo que las ideas del Mons. permiten, algo aquí:

    http://info-caotica.blogspot.com.ar/2011/09/la-insoportable-levedad-de-monsenor.html

    Y en broma, siguiendo el consejo de Escrivá de ridiculizar a los liberales:

    http://info-caotica.blogspot.com.ar/2011/09/monsenor-fazio-movie.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. El que no tenga pecados que tire la primera piedra. Algunos sois raza de víboras. La vida ejemplar de muchas de las personas os denuncia. No me mola nada que habléis así. Os tiráis de la moto. Nada de lo que interpretáis tiene fundamento. Si leéis el artículo completo que nos ha facilitado Josep se entiende muy bien. O no lo queréis entender?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro que se entiende muy bien, por eso es tan cercano en pensamiento a bergoglio....digo algo que le guste a los católicos y al mundo anti católico. ¿es al menos errado como táctica favorable para la iglesia?: sí y lo demuestran los 50 años que se viene realizando esta táctica (seminarios vacios, familias cristianos solo de nombre y culturas anticatolicas, etc) .
      pero viniendo no de un sacerdote recién salido de un seminario de los 70 sino de un historiador y sacerdote de años...dudo que sea tan ingenuo al decir el lema masón, al menos tiene que ser imprudente lo que ha dicho.

      Eliminar
  10. El Opus Dei tiene mucho en su estructura y funcionamiento del estilo de la Compañía de Jesús, digamos que en cierto modo nació como una Compañía de signo distinto , pero su fundador literalmente copió de los hijos de San Ignacio muchas cosas que hacen del Opus una organización poderosa , aunque a, a pesar de sus esfuerzos, no tanto hasta el momento como la organización jesuítica. De los jesuitas se ha copiado, por ejemplo, que los curas del Opus tengan una carrera civil y otra eclesiástica. También ha copiado de ellos su "adaptación" al mundo, su "maleabilidad", su camaleonismo, etc. Con Juan Pablo II el Opus alcanzó su período áureo en la Iglesia: lo obtuvieron casi todo, la prelatura personal, incluso en una basílica secular como San Pedro fueron capaces de obtener la aprobación para levantar allí una estatua ciclópea en honor de su fundador, que es el signo más palpable del poder que alcanzaron entonces. Ahora, su cúpula dirigente sabe que han ganado la partida sus contrincantes principales y han optado por imitarles actuando ante la nueva situación jesuiticamente. Prueba de ello son las numerosas contradicciones que se van observando en sus representantes con respecto a su línea anterior, pero la mayor prueba de ello es que han abandonado a su suerte al integérrimo obispo Livieres, que es miembro de la Obra. Total, una vergüenza. Si Don José María bajara, seguro que echaría a escobazos a bastantes jerarcas del Opus actual.

    ResponderEliminar
  11. Libertiqué?, Igualiquién?, Fraternicuándo?

    ResponderEliminar
  12. ¡Ven Señor! no tardes que los que cuidan el rebaño se han pirado...se han vendido a Satanás.
    Saludos,
    Teresa

    ResponderEliminar
  13. El Gran Oriente de Francia (en francés, Grand Orient de France), organización nacida con ese nombre en 1773 a partir de la reestructuración de la primera Gran Logia de Francia de 1728. Es la más antigua de todas las Obediencias masónicas que existen en la actualidad en la Europa continental. Se trata de una federación formada, según los datos publicados en su web oficial, por unos 53.000 miembros agrupados en casi 1.200 logias. Tiene su sede central en París, calle Cadet n° 16.
    Además de Francia, tiene logias en los Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Polonia, Italia, Canadá y España, entre otros países. Es, en definitiva, una organización masónica con un marcado carácter francés y una dimensión claramente internacional.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Oriente_de_Francia

    -Es una verguenza que manchen la Iglesia de Jesucristo, es un sacrilegio esto, por cierto le han apartado del cargo a este cura sin fe??????????

    ResponderEliminar
  14. Que facil es criticar. ¡¡Bravo!! cristianos del mundo.

    El 14 de agosto de 2004, Juan Pablo II visitó Lourdes, donde oró por la paz del mundo. En ese viaje tuvo ocasión de entrevistarse con el presidente de Francia Jacques Chirac en el mismo aeropuerto de Tarbes. Chirac pronunció algunas frases firmes pero conciliadoras, tales como: "Francia y el Vaticano coinciden en la afirmación de una conciencia universal en defensa de los valores de paz, libertad y solidaridad y en el combate por un mundo que coloca al hombre en el centro de todo proyecto", todas ellas opiniones que nos resultan familiares. Pero más espectaculares resultaron las palabras del Papa: "La Iglesia católica desea ofrecer a la sociedad su específica contribución en la edificación de un mundo en el que los grandes ideales de libertad, igualdad y fraternidad puedan constituir las bases de la vida en la búsqueda y en la promoción incansable del bien común".

    ResponderEliminar
  15. Durante el periodo revolucionario, la frase completa era:

    Liberté, Égalité, Fraternité ou la Mort.

    http://fr.wikipedia.org/wiki/Libert%C3%A9,_%C3%89galit%C3%A9,_Fraternit%C3%A9

    ResponderEliminar
  16. Hicieron quitar el artículo de Clarín.com
    Dejaron una copia en opusdei.org que seguramente desaparecerá en un tiempo.

    ResponderEliminar
  17. Intentar relacionar la masonería con el Opus Dei es de mentes cortitas, malinformadas o bobaliconas. No lo entiendo. Es absurdo.

    ResponderEliminar
  18. ¿Se ha leído este señor el libro de Fazio: Historia de las ideas contemporáneas? Sólo con leerlo se le derrumban todas las tesis absurdas de su artículo.

    ResponderEliminar
  19. Tengo entendido que el Opus Dei tiene una formación muy intensa..es inadmisible que haya dicho esto sin saber lo que significa.!

    ResponderEliminar