domingo, 16 de noviembre de 2014

Quim Cervera reconoce en una carta su relación con Mercè Basté y su intención de casarse con ella

Aunque le gustaría continuar ejerciendo como "cura casado"
Hace unos días publicábamos en primicia la noticia de que el sacerdote Quim Cervera dejaba el ministerio sacerdotal para formalizar su relación con la ex-religosa teresiana Mercè Basté, con la que ya hacía unos cuantos años que convivía. Ahora es el mismo interesado, uno de los gurús de la Pastoral en Cataluña de estos últimos años,  el que hace pública en una carta  su situación. Por su interés reproducimos integramente esta carta, en la que queda muy bien reflejado el pensamiento teológico, político y sacerdotal del personaje. No olvidemos que Cervera es uno de los responsables de la formación de sacerdotes y laicos desde el C.E.P. (Centre d'Estudis Pastorals), institución financiada por todos los obispos catalanes.

Lo primero que quiero expresar es que llevo mucho tiempo con el deseo de jubilarme de mis responsabilidades pastorales antes de los 75 años (edad oficialmente estipulada para los sacerdotes). En un principio pensé en hacerlo a los 65 años, que cumpliré el 27 de noviembre de 2015, pero a causa de la segunda cuestión, que te comentaré más adelante, he pensado que era mejor adelantar la jubilación a este mes de octubre de 2014. Por lo cual mi voluntad es dejar mi responsabilidad como párroco de Santa María del Gornal a partir del 12 de octubre da 2014.

Te expongo las razones que, desde hace tiempo, me han llevado a plantearme la jubilación antes de los 75 años:
Cervera, junto al también sacerdote Mn. Jordi Espí
1. Pienso que los sacerdotes, al igual que cualquier otro ciudadano o ciudadana, tenemos ese derecho.

2. Las limitaciones propias de la edad nos empujan a dejar las tareas de responsabilidad. Además noto un cierto cansancio, el paso de los años...Por supuesto, tampoco tengo la misma energía y capacidad creativa e innovadora de hace algunos años.

3. A mi humilde parecer, creo que no es bueno acumular tareas y responsabilidades a medida que nos vamos haciendo mayores. Ya no tenemos la misma visión y eficacia, y además es bueno dejar paso a las nuevas generaciones y sobre todo a los laicos. Veo más inconvenientes que ventajas en el hecho de dar más responsabilidades a los sacerdotes a medida que pasan los años.

4. Desde el Concilio Vaticano II, corroborado por el Concilio de la Tarraconense, se contempla como muy positiva la responsabilidad compartida en equipo entre sacerdotes, religiosos/as y laicos/as. Por ello, creo que es conveniente que los sacerdotes y, con más razón, a medida que nos vamos haciendo mayores, dejemos paso a laicos/as de mediana edad y a otros más jóvenes para que vayan adquiriendo responsabilidad en las parroquias, como ya ocurre en los movimientos de acción católica y de los cuales hay ejemplos en muchas parroquias. Dejar tareas para que otros puedan actuar. Si no se hace así se sigue “ocultando” la necesidad de afrontar seriamente los cambios en la forma de funcionar y de organizarse las comunidades cristianas.

5. Me parece bien que algunos sacerdotes reduzcamos nuestras actividades y nos concentremos en un menor número de tareas, más adecuadas a nuestra situación de mayores, tales como: formación,apoyo, acompañamiento, animación personal...

Así pues, pienso que tengo que ir “desapareciendo” en las responsabilidades para dar lugar a un modelo eclesial más de equipo, laico y comunitario y, por tanto, menos clerical.

Tampoco estoy en contra de la posibilidad de que existan distintas formas de servicio ministerial dentro de la comunidad cristiana. No solo creo que podrían ejercer este servicio hombres y mujeres, casados y solteros, sino también que algunos se comprometieran para toda la vida y otros solo temporalmente. La combinación entre la vocación, tiempo de dedicación y servicio que se lleva a cabo no tiene porque ser igual para todos.

Bonito uniforme sacerdotal
Una de las reflexiones que yo me hacía antes de la ordenación (1976) era la de que los sacerdotes deberíamos “normalizar” al máximo nuestra vida y me puse en marcha para conseguirlo. Para mí, en aquel entonces, ( y la reflexión sigue vigente aún)“normalizar” la vida de sacerdote suponía hacerlo en tres aspectos: el laboral, el ciudadano y el de relación de pareja. Personalizando y aplicando la reflexión, entonces pensé que era una tarea difícil para un sacerdote “normalizar” los tres aspectos.

En cuanto al aspecto laboral, a pesar de que en mi generación admirábamos a los “curas obreros” y considerábamos que su opción era necesaria para acercar el testimonio de Cristo al mundo obrero, yo no lo veía igual para mí. Creí que en mi caso se concretaba en la dedicación al estudio, al análisis e investigación y a la docencia. Esto lo he intentado a través de la sociología, aunque dedicada a la ayuda a la pastoral en la que yo me he realizado. Quizás tendría que haber desempeñado un trabajo más independiente de la iglesia, que me habría evitado sentir un vínculo que me condicionaba demasiado. De hecho los sacerdotes recibimos dinero de la gente y que debemos revertir al pueblo, en forma de servicio a través de nuestro trabajo y/o del servicio voluntario para la construcción social.

La dimensión ciudadana es la que desde entonces tuve más clara y que, tras largas reflexiones, debates y dejandome aconsejar por distintas personas, me llevó a implicarme primero en la asociación de vecinos de Clot-Camp de l’Arpa, barrio donde viví mi aprendizaje de cura y donde me ordené de diácono y sacerdote. Más adelante me decidí, no sin dudarlo bastante, por el PSUC que ha continuado en ICV. Para mí ésa era una forma de sentirme “ ciudadano normal” comprometido con las capas populares y obreras, pese a que ello suponía perder la neutralidad socio-política que se suele pedir a los sacerdotes con la idea, que yo juzgo poco acertada, de que el sacerdote debe ser neutral.

La dimensión de pareja la descarté, ya que me parecía que mi energía podía muy bien quedar concentada en estos dos aspectos que ya he comentado: el laboral (relativamente) y el ciudadano. Como es normal, he tenido amistades masculinas y femeninas y de todas he aprendido, lo cual agradezco. Las femeninas, en especial, han contribuido a humanizarme, a hacer que expresara mejor mis sentimientos, a hacerme más comunicativo, a quitarme los miedos, a ser más realista, a aceptar que muchas veces más que ayudar debemos dejar que nos ayuden.. Tambien me han enseñado a madurar y, por encima de todo, a sentirme querido y acompañado. Las posibilidades que he tenido de continuar una amistad femenina y avanzar hacia la vida de pareja las he rechazado por voluntad propia, quedando todo en una pura amistad o relación esporádica y convencional. Yo no contaba con que alguna de esas relaciones fuese madurando hasta llevarnos a algo más profundo, pero hace 14 años conocí (mejor dicho reencontré) a Mercè Basté, hija de unos amigos de juventud de mis padres. Me fui sintiendo bien con ella (opciones de vida parecidas, tareas pastorales comunes, forma de pensar y aficiones similares..)

Nos encontramos en el CEP (Centro de estudios pastorales) en 1998 y a partir de 2000 en la parroquia de Gornal, de donde he sido párroco durante 22 años. Esta amistad me ayuda a centrarme en las tareas parroquiales, a canalizar mi afectividad, a no culpabilizarme tanto, a aumentar mi autoestima. Con ella comparto pensamientos, reflexiones y también el trabajo pastoral. Es una compañía asidua que se hace cotidiana, en la que nos contamos y valoramos lo que hemos hecho durante el dia. Es lo que yo necesitaba y ahora me doy cuenta del beneficio que eso supone. Creo que he encontrado a la compañera ideal. Ella me inspira nuevas ideas e iniciativas, me ayuda en la organización práctica, con lo que creo que ha mejorado la marcha de la parroquia. También me lleva a ser más realista y a relacionarme más con la gente, así como a trabajar mejor en equipo. En ella tambien he encontrado a alguien que hace lo que yo no sé hacer. Todo ello ha sido en beneficio de la parroquia, de la fundación de la Vinya de acción social de Bellvitge y Gornal, del CEP, el ACO, etc.

El libro de Cervera "Església, mare i creu"
Para mí no ha sido fácil ver el tipo de relación que debía tener con Mercè. Despues de ejercicios en la vida ordinaria y otros durante años, de las reflexiones durante la convalescencia de la próstata (2008), de escribir el libro “Iglesia, madre y cruz” (del 2008 al 2010), de conversaciones con amigos, con un psicólogo y debido al trato prudente, respetuoso y también pedagógico de Mercè, al fin considero que no deseo de ninguna forma dejar esta relación (es lo mejor que me ha pasado en estos últimos años). Veo que es compatible la relación con ella y el hecho de seguir siendo sacerdote. El sentimiento de liberación humana y psicológica que experimento es el que me hace sentir bien y considero que es obra de Dios, tanto este sentimiento como el amor que nos profesamos. Vivo la fe más como un camino, que está por encima de las normas, que como un directorio moral.

Hace algunos años pasé por una época difícil, debido a los problemas en la diócesis de Barcelona, en la voluntad de tener una Iglesia menos clerical, más al lado de los necesitados y en el deseo una auténtica renovación, lo que me llevó a una fuerte desafección hacia el aparato eclesiástico que me impulsó a actitudes críticas y a situaciones insostenibles. Una vez pasada esta “tormenta interior” es cuando he creído que podía tomar decisiones sobre mi futuro como persona, como cristiano y como sacerdote.

No me veía con ánimo de tomar ninguna decisión mientras pasaba por esas etapas alteradas, llenas de dudas. Ha llegado el momento en que me siento más sereno y con seguridad para dar un paso adelante hacia una relación estable de hombre casado con Mercè. Por fin, depués de las dudas, he visto que es compatible estar casado y seguir siendo sacerdote, y ahora estoy convencido de ello. Las reflexiones, la plegaria, la lectura del evangelio, las conversaciones con mis amigos más íntimos y, en especial, cuando se lo comenté a mi padre, al acompañarlo en su enfermedad final.El me dijo que lo había hablado con mi madre (ya fallecida en ese momento) y que ambos aprobaban nuestra relación. Todo ello me ha ayudado para llegar a esta decisión. Así es, que he llegado a “normalizarme” tambien en esta tercera dimensión por lo que quiero compartirlo con vosotros. Por todo ello, Mercè y yo hemos decidido casarnos y yo me voy a jubilar.

Quim Cervera (1º de la izquierda) en sus tiempos de joven sacerdote
El 12 de octubre de 2014 (en el encuentro anual del movimiento) he dejado mi responsabilidad como consiliario de la ACO. Mi deseo sería dejar las responsabilidades pastorales pero poder continuar como sacerdote en los servicios que la diócesis dispusiera para mí. Sé que, según el actual ordenamiento jurídico y las normas de disciplina eclesiástica eso no es posible. De todas formas, sabemos que los curas anglicanos casados son acogidos en la iglesia católica y pueden seguir ejerciendo como sacerdotes. Los sacerdotes católicos de rito ortodoxo se casan y algunos curas casados, concretamente en la antigua Checoslovaquia si no me equivoco, han sido aceptados como tales por la iglesia católica.

A menudo me pregunto: ¿sería posible que se me aceptase dentro de alguno de esos ritos, de esas “excepciones”?. Es decir, ¿sería posible que me casase y continuase de cura llevando a cabo un servicio legitimado y público con los grupos que estuviesen de acuerdo y que el obispado y yo creyesemos conveniente. Podría ser en sesiones de formación, charlas y articulos, animando y acompañando grupos, pudiendo administrar los sacramentos, pero no de párroco en una parroquia ni con responsabilidades en movimientos o instituciones eclesiales?.

De esta forma es como se lo he planteado al Sr. Cardenal, quien no ve posible que yo entre en un régimen especial de “cura casado” como los anglicanos o los de rito oriental. Me recomendó que primero comunicara mi decisión a la parroquia y después iniciara los trámites para obtener la dispensa.

El sábado 4 de octubre se lo comuniqué al Consejo pastoral de la parroquia del Gornal y al dia siguiente, domingo, lo anuncié en la misa de 12. Se estableció un diálogo tras mi intervención, hubo palabras de apoyo, muy acertadas, y se aludió a la história de la ley del celibato. Algo parecido ha ocurrido con todos los grupos, personas y consejos pastorales con los que he hablado. Lo más frecuente han sido las felicitaciones, el respeto a mi decisión y el deseo de que seamos felices. Por todas partes he encontrado agradecimiento por mi valentía, sinceridad y confianza que dicen haber aprendido de mí y de Mercè, al compartir la fe, el trabajo en equipo y la forma de coordinar y animar a la comunidad. Varias personas, con gran madurez en el seguimiento de Cristo, se han referido a la centralidad del amor y la libertad que está por encima de las leyes, piensan que es un déficit de la iglesia católica el hecho de no ordenar a los casados y a las mujeres.

En el consejo pastoral de Gornal se comentó que esta decisión que hemos tomado los dos supone una oportunidad para trabajar todos con más responsabilidad y que habrá que avanzar en la responsabilidad compartida. Como es lógico, también algunas personas al felicitarme expresaron un sentimiento agridulce. Se alegraban por mí y por Mercè pero sentían que yo dejara de ser sacerdote.

Cervera junto a su pareja Mercè Basté
Da que pensar al ver la madurez de las personas sobre esta cuestión y como aceptarían perfectamente que hubiese curas casados y no-casados, según su libre elección. También es notable el sentido de pertenencia y de afecto hacia la iglesia y el grado de implicación en la marcha co-responsable de la comunidad. Hay una distancia lamentable entre esta madurez de la iglesia del pueblo y gran parte de nuestra jerarquía eclesiástica.

Soy consciente, respeto y comprendo que habrá personas que ante mi decisión se puedan sentir decepcionadas, defraudadas o sentir que he sido infiel a un compromiso tomado libremente y a todo un itinerario de servicio a la comunidad cristiana. Precisamente esta cuestión ha sido una de las más dificiles para mí a la hora de decidirme. Como toda decisión, la mia es subjetiva, personal, limitada e intransferible, creo que está muy meditada y madurada. Supone un cambio importante en mi vida que, creo y espero, ha de salir bien y que los dos, Mercè y yo, nos aportaremos amor, compañía y felicidad.

Pienso, como ya he dicho, seguir sirviendo en lo que pueda a la comunidad y a los pequeños grupos cristianos, así como a nuestro pueblo, teniendo una mirada y una acogida especial para los más necesitados.

Todo lo que penseis y querais decirme sobre lo que os estoy comentando, será bien acogido y reflexionado.

No hace mucho, cuando le preguntaron a la lider de la asamblea nacional de Cataluña, Carme Forcadell, sobre lo que haría cuando el proceso en el que está involucrada hubiese terminado, dijo que lo que quería era vivir una vida “normal”. Hoy en dia se habla mucho y se trabaja por un país normal y por el derecho a decidir que tenemos los catalanes. Más de una vez he pensado en este proceso mío que se relaciona con el de mi país, que el derecho a decidir empieza también por uno mismo y ahora siento que lo estoy ejerciendo con total libertad y paz.

Todo este proceso de cambio, decisión y normalización comporta un conjunto de cambios prácticos que he contemplado:

El gran ideológo de la pastoral "progre" en  Cataluña
1 Será necesario encontrar una solución para la parroquia del Gornal. En mi opinión es que, siendo una agrupación parroquial Bellvitge-Gornal, las tareas pastorales, muchas de ellas ya orientadas y animadas por equipos de laicos y laicas que lo están haciendo muy bien, podrían seguir de la misma forma. Otras tareas necesitarían la ayuda del equipo de sacerdotes de Bellvitge’que estarían dispuestos a retomar la comunidad de Gornal, tal como ellos mismos me han expresado. Mn. Casimir tambien está de acuerdo y el pasado septiembre ya ya nos reunimos para planificarlo. Esta es mi opinión y la del equipo de sacerdotes de Bellvitge lo que no impide que el Sr. Cardenal busque otras soluciones que le parezcan más acertadas.

2 Sea cual sea el camino a seguir, para mí es importante seguir sirviendo a la iglesia de Barcelona en lo que crea conveniente.

3 En cuanto a mi presencia en los grupos, en algunos de ellos cambiará el “rol”, en otros no y ya se irá viendo

4 Quiero meditar y ver en que tareas quiero continuar y de que forma, y también disfrutar de la jubilación. Tengo ganas de dedicar tiempo a escribir y a otras actividades que iré descubriendo, así como a trabajar por un país más justo, en acciones y entidades en las que hace tiempo ya estoy implicado y en iniciar otras nuevas.

Quedo a vuestra disposición. Agradezco la amistad y todo lo que he recibido de cada uno de vosotros/as y quiero seguir correspondiendo en lo que me pidais. Cuento con vosotros/as y espero que conteis conmigo en lo que necesiteis.

Gracias por todo y un fuerte abrazo de Quim Cervera

33 comentarios:

  1. Mn. Quim Cervera usted nos dice: "He visto que es compatible estar casado y seguir siendo sacerdote"

    Ciertamente el celibato como norma disciplinaria de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, es frecuentemente materia de escrutinio y análisis en el mundo, debido a divergencias que se presentan en el seno de nuestras comunidades, desacuerdos muchas veces ocasionadas por conductas aisladas de desacato por parte de quienes han abrazado libremente el llamado al ministerio sacerdotal en nuestra iglesia, conociendo plenamente el requisito del celibato. Estas dolorosas situaciones deben de servirnos para que tomemos conciencia de la sabiduría intrínseca que fundamenta todas las normas disciplinarias de nuestra Iglesia, quien como Madre y Maestra debe de velar por la conducta ortodoxa de sus hijos.

    La Iglesia Católica NO OBLIGA A NADIE A SER CÉLIBE, porque esta es una opción que libremente abrazan quienes responden al llamado vocacional, y para su discernimiento cuentan con tiempo suficiente durante los años de estudios en los seminarios.

    A continuación veremos esquemáticamente el desarrollo histórico de esta disciplina, aunque para aquellos que quieran analizar más profundamente el tema, deberán referirse necesariamente a la Encíclica de su Santidad Pablo VI, "Sacerdotalis Caelibatus".

    No obstante, digo a los célibes y a las viudas: Bien esta quedarse como yo, pero si no pueden contenerse, que se casen.” (1Corintios 7:7-8). San Pablo era aparentemente soltero y es así que habla desde su propia experiencia, pues al no tener obligaciones matrimoniales, podía libremente efectuar los viajes de evangelización a confines lejanos.

    Como es de esperarse la norma disciplinaria del celibato ponía en dificultad a las primeras comunidades al no haber en esos primeros años suficientes hombres solteros que pudiesen entregarse plenamente a la misión de evangelizar.

    En nuestros días, esta doctrina encuentra muchos adversarios, pero ello no es nuevo y debemos recordarle a quienes objetan esta norma que La Iglesia no impone el celibato, sino que este es de voluntaria y de libre aceptación.

    Respecto a las motivaciones que llevan a la Iglesia a legislar en los campos administrativos y disciplinarios, es conveniente resaltar que cuando en un concilio se toma una determinación sobre una materia especifica, es porque se estima necesario clarificar e iluminar conductas o costumbres ya existentes e implementadas en las iglesias locales.

    El Sacramento del Orden no es para todos los hombres, y es la Iglesia la que como Madre y Maestra debe de determinar en cada época y en cada medio las mejores normas para que cada creyente pueda desarrollar su vocación para la Gloria de Dios y el bien de cada hermano.

    Finalmente y para terminar esta reflexión, meditemos el mensaje de la Conclusión de la Encíclica,"Sacerdotalis Caelibatus". En la cual su Santidad Pablo VI pide a la Santísima Virgen su protección sobre sus hijos los sacerdotes

    La intercesión de María.
    “Venerables hermanos nuestros, pastores del rebaño de Dios que está debajo de todos los cielos, y amadísimos sacerdotes hermanos e hijos nuestros: estando para concluir esta carta que os dirigimos con el ánimo abierto a toda la caridad de Cristo, os invitamos a volver con renovada confianza y con filial esperanza la mirada y el corazón a la dulcísima Madre de Jesús y Madre de la Iglesia, para invocar sobre el sacerdocio católico su maternal y poderosa intercesión. El Pueblo de Dios admira y venera en ella la figura y el modelo de la Iglesia de Cristo en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con él. María Virgen y Madre obtenga a la Iglesia, a la que también saludamos como virgen y madre , el que se gloríe humildemente y siempre de la fidelidad de sus sacerdotes al don sublime de la sagrada virginidad, y el que vea cómo florece y se aprecia en una medida siempre mayor en todos los ambientes, a fin de que se multiplique sobre la tierra el ejército de los que siguen al divino Cordero adondequiera que él vaya ( AP 14, 4)”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia Católica NO OBLIGA A NADIE A SER CÉLIBE16 de noviembre de 2014, 23:30

      "Da que pensar al ver la madurez de las personas sobre esta cuestión y como aceptarían perfectamente que hubiese curas casados y no-casados, según su libre elección."

      Sí, uno entra libre en el sacerdocio sólo célibe.

      No, uno no entra libre en el sacerdocio célibe para luego cambiar a casado.

      Eliminar
  2. No voy a entrar en la peripecia personal del señor Cervera. No debo entrar. Ni en la de su compañera, futura esposa al parecer. No me interesa, no debe interesarme, la relación entre ambos, aunque buena parte de la epístola se consagre a ello.

    A mí me interesa el desaguisdado mental de ciertos clérigos--empezando por obispos-- de Cataluña. Es de aurora boreal lo del Concilio Vaticano II corroborado por la Conferencia Tarraconense. Pero es un disparate cósmico que acaba de esgrimir el obispo talibán Novell.

    ¿Por qué llamo talibán a Novell? ¿Le insulto o le describo? No quiero caer en la impertinencia de insultar con la excusa de describir. No es un insulto. Lo reitero y argumento: Novell se está comportando como un Cervera, y a la postre como un talibán, porque pone lo declarado por una gavilla de obispos locales como doctrina eclesial general, Además, igual que mentía el obispo que hablaba --si ello es cierto-- del matrimonio veterotestamentario silenciando la verdad de Cristo (Pero al principio no fue así. Y Cristo ha venido, no lo olvidemos a restablecer el orden deshecho por el pecado), mintió Novell en su soflama sobre la votación apelando a la doctrina de la Iglesia. Con una desvergüenza inaudita, Novell no insulto, está usted manejando torticeramente el pensamiento de la Iglesia. Declara y reitera, sin probar, que es la doctrina secesionista compatible con la Iglesia, más que compatible, dimanada de la doctrina de la Iglesia. ¿Por qué? Porque lo decía la Tarraconense. Exactamente como Cervera: el Concilio Vaticano II sometido a la corroboración de unos obispos sin formación y mejorables arrestos.

    Pasé en Inglaterra esos días. La indignación de ciertos medios católicos con ese comportamiento pagano (así le llaman ellos, a lo que yo añado nazi) era francamente descriptible. Para relajar la tensión se me ocurrió sacar un número de Private Eye (una suerte de La Codorniz a la inglesa, es decir, sólidamente documentada y con un finísimo humor en su crítica acerada). Allí encontré la idea de Novell talibán, Como otros obispos y alto clero. Gentes que ponen la doctrina falsa, la suya que amputa la doctrina católica, como verdad apodíctica. Exculpan de pecado igual que los talibanes prometen un cielo de huríes a quienes asesinan. ¿Qué otro sentido dar a las palabras de nuestros talibanes Pardo y Novell que pretendían aquietar la conciencia de quienes habían leído la doctrina social de Juan Pablo II en las naciona Unidas entera y por tanto sabían que obraban mal si concurrían al aquelarre?

    Alguien esgrimió un artículo de Science sobre la estupidez de la nación aplicada a la etnografía europea. ¿Science, Genetics, Neuron? Usted no sabe cjuán ignorantes son los obispos del noreste hispano. Forget it,.. Le daré un ejemplo. En Santa Coloma de Gramanet habrá menos de un 5 por ciento de catalanes. ¿Los demás, ciento y pico mil? ¿Qué son? ¿Españoles todos?. No. Según el catedrático de moral de la facultad de teología de Barcelona son catalanes con derecho a decidir. It´s true?

    .Cuando voy a Heidelberg me encanta andar por el Paseo de los Filósofos. Ver a los pies el Neckar siempre sucio y plácido que facilitó el asentamiento de los romanos. Hay en el paseo un mapa que indica numéricamente los distintos edificios de la ciudad divisados desde esa altura. Es muy rico desde el punto de vista de historia de la Iglesia: conventos, juniorados, noviciados, de ellos y ellas, que terminaron revueltos y abrazando la Reforma.l Es decir, poniendo la patria alemana por encima de la doctrina cristiana. Por supuesto aportando pseudo-razones: contra los sacramentos, la mariología, la colegialidad, tradición e interpretación de la Escritura, etcétera. A buen entendedor, pocas palabras.

    El texto aportado es interesante por lo que refleja sobre el esquema doctrinal, el vigor teológico del alto clero de estas tierras. Para echar a correr. Como decía mi amiga Eli, de la Universidad Católica de Santiago de Chile, no sabía yo que ustedes estaban divididos en tribus y que el chamán fuera el más tribal....

    ResponderEliminar
  3. Tengo muchos amigos CÉLIBES y no son, ni piensan ser sacerdotes, simplemente tienen las ganas de permanecer CASTOS por AMOR A DIOS, son hombres que trabajan en ocupaciones ordinarias, lampistas, albañiles, médicos, profesores, contables, músicos, etc. etc. simplemente AMAN. Ahora como yo están en edad de jubilación.
    Todos absolutamente todos me indican que lo mas fácil en su vida ha sido permanecer castos, pues simplemente la GRACIA de DIOS les daba la energía necesaria, pero la OBEDIENCIA es lo mas duro, ninguno de ellos tiene un abad u obispo al que deban obediencia, sino simplemente obedecer a sus jefes en el trabajo, a su director espiritual, a sus compañeros en caso de vivir con otros, en mantener su casa limpia y ordenada en los que viven solos, etc. ya que en este caso deben hacer violencia contra si mismos para "no hacer lo que les da la gana" como no bajar la basura, dejar platos sucios, limpiar el polvo, planchar y lavar y hacerlo cuando toca no cuando viene en gana.
    Es que el ORGULLO que es nuestro gran pecado no nos deja ser obedientes como en este caso del comunista Cervera, hace ya mucho tiempo que su ORGULLO (hago lo que me da la gana y como Lutero se encama con una moja) le domina, estoy totalmente seguro que hace muchos pero muchos años que no se confiesa con ningún sacerdote y este gran pecado, el ORGULLO, el seréis como dioses del Genesis, lo tiene atrapado en sus redes, pero en ellas no esta solo su OBISPO o ARZOBISPO (pues su situación de Consagrar en PECADO MORTAL el ordinario conoce) es corresponsable de este PECADO, asi como un mal sacerdote lleva al Infierno muchos feligreses, un mal Obispo lleva al Infierno a muchos sacerdotes con sus feligreses, por acción o en muchos casos por OMISION.
    ¿Qué hace el Cardenal que aun lo tiene Consagrando?

    ResponderEliminar
  4. En una ocasión tuve un pequeño encuentro con el Sr. Cervera y por lo visto su amante, en esas reuniones de laicos y clérigos, que no sirven para nada. Noté enseguida una conexión entre ambos bastante íntima. Lo mismo la poca proximidad hacia ellos que sentí, pues no tenía nada que ver con el estilo de ellos, de esos curas pasados de "progres" y de moda. Me dolió el rechazo de los dos a San Juan Pablo II, no de palabra, pero sí con los gestos de desprecio hacia él, pues salió en el tema, creo que faltaba poco para la beatificiación.

    Ahora entiendo esas reacciones, y el encono de muchos clérigos progres, por haberse publicado semejante escándalo. Nunca han respetado el Magisterio de la Iglesia, ellos mismos se auto proclaman "papas", pues hasta ahí llegan sus soberbias.

    ResponderEliminar
  5. Nací en una familia no creyente, la Providencia permitió que en mi adolescencia, se cruzaran unos sacerdotes que acercaron a la Iglesia.
    Su vida, su ejemplo, su coherencia me desperteran el interés por cosas de Dios.
    Eran todo contrario a este señor Cervera.
    He de dar gracias a Dios!''

    ResponderEliminar
  6. Este sacerdote en todo su alegato no expone “ni una sola razón” extraída de la Revelación. Solo ha argüido tópicas razones seculares.

    Si hubiera leído la “Constitución Pastoral Gaudium et Spes” (Concilio Vaticano II) y el “Magisterio de San Juan Pablo II”, sabría que nuestra vocación es el amor. Pero existen dos caminos a ese amor: el matrimonial y el virginal. Ambos exigen entrega esponsal (total) y son iguales en dignidad. En realidad virginidad y matrimonio pueden ser sinónimos, ya que ambas palabras significan “vivir integrados”.

    En el matrimonio se ama a Dios pero se hace a través de la relación mediada de la esposa.
    En el virginal esa entrega se hace directamente a Dios.
    Para estos dos estados Dios da la gracia necesaria para cumplirlos.

    Cristo es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre. Jesucristo en cierto modo se casa con la humanidad, con María que representa siempre a la Iglesia.
    Junto a Jesús y María (Iglesia), en la Cruz se consuma el amor espiritual entre Dios y la humanidad. En María (la única sin pecado), se juntan la realidad del matrimonio y la realidad de la virginidad. En la Cruz María (Iglesia) se casa espiritualmente con Cristo el ser humano más integro de la historia. Dios quiere amor, unión, comunión y vida con nosotros y si no somos íntegros no podemos disfrutarlo.

    Y el ser humano desde Adán, llevamos en nuestros cuerpos “esta realidad”. Estamos caminando y proclamando un “drama” que culmina en Cristo y su amor por la Iglesia. Y si vivimos según la realidad de esta historia en “nuestros cuerpos”, encontraremos el verdadero significado de nuestro ser y existir.

    Teológicamente, la virginidad del celibato sacerdotal (solteros y religiosos tambien), es el preludio a como viviremos tras la Resurrección. Allí seremos cuerpos gloriosos que formaremos la Comunión de los Santos. Allí seremos todos vírgenes, nadie tendrá hijos. Siendo el estado sacerdotal de igual dignidad que el estado matrimonial, aquel se caracteriza porque ya está imitando el estado del cuerpo tras la Resurrección.

    Todo este discurso de la Iglesia le ha pasado desapercibido a Quim.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin razones de la tradición y la revelación16 de noviembre de 2014, 23:33

      "Este sacerdote en todo su alegato no expone “ni una sola razón” extraída de la Revelación. Solo ha argüido tópicas razones seculares."

      Es lo típico y signo distintivo propio de los católicos heterodoxos, del nacionalprogresismo, de los católicos modernistas, racionalistas y protestantizados.

      Y ello es lógico y racional, porque proponen una nueva Iglesia nacional, alternativa y progresista.

      El Concilio implicó para algunos una "ruptura de la hermenéutica" (Benedicto XVI) y de la tradición y magisterio vivo.

      Eliminar
  7. La Tarraconense ¿contra el celibato sacerdotal?... a/c16 de noviembre de 2014, 23:12

    Unas opiniones personales sobre este artículo.

    Juan Pablo II justificó el celibato sacerdotal y episcopal en la Iglesia Católica Latina: el celibato está integrado tanto en la lógica de la consagración sacerdotal y episcopal como en la pertenencia total del sacerdote a Cristo.

    Juan Pablo II dice que si bien el celibato sacerdotal no se exige por la ley, la esencia y la naturaleza misma del sacerdocio bautismal y ministerial, no obstante Jesús dispuso por otras vías la realidad efectiva y vital del celibato de los presbíteros y obispos.

    La verdad del celibato nace entonces de la consagración sacerdotal enfocado hacia la contemplación del misterio de Jesús como Único, Verdadero, Sumo y Eterno Sacerdote, ejemplo universal de pureza de corazón, continencia, castidad, celibato, virginidad, rectitud y libertad afectiva. Así mismo, también procede de la Sagrada Familia junto con todas las santas familias asociadas para completar lo que le falta al casto matrimonio entre María y José.

    En definitiva, el celibato procede tanto de Jesús Único, Sumo y Eterno Sacerdote como de la Sagrada Familia junto con todas las santas familias asociadas en comunión de los santos.

    Los sacerdotes y obispos se comprometen en una vida de celibato para ejercer su paternidad espiritual y para ponerse totalmente al servicio de sus hijos espirituales con el fin de conducirlos al Reino de Dios. El sacerdote célibe evita la preocupación del casado que se preocupa de las cosas del mundo y que busca cómo agradar a su cónyuge: al sacerdote se le evita la división de su corazón entre las exigencias de la familia y el matrimonio y las del Señor (1 Co 7).

    Jesús dio un ejemplo y arquetipo de vida universal a sus sacerdotes; por tanto, el compromiso del celibato deriva de la tradición originada por Cristo. Según los evangelios, los Doce fueron los primeros en participar de su sacerdocio, y renunciaron a vivir en familia para poder seguirlo.

    Históricamente, la Iglesia, en su primera fase de propagación, organización y experimentación de estados de vida sacerdotal y episcopal tuvo dificultades para tener sacerdotes célibes y capaces de dominar sus propias tendencias, por lo que permitió que tanto los sacerdotes, los obispos y un pontífice estuvieran casados y con hijos tenidos durante su ejercicio consagrado: estaban casados San Pedro (con una hija, Petronila); San Paulino, obispo de Nola; San Hilario, obispo de Poitiers; San Gregorio, obispo de Nissa; también 1 Timoteo 3 y Tito 1.

    En la Iglesia occidental ya se impuso en el siglo IV que los obispos y sacerdotes casados vivieran con sus cónyuges de forma more fraterno. Por ejemplo, el canon 33 del Sínodo de Elvira, prohibió a los obispos, sacerdotes y diáconos la convivencia more uxorio con su esposa y la procreación de hijos, con la sanción del apartamiento de la clerecía.

    TRENTO. El progreso definitivo de la necesidad obligatoria del celibato sacerdotal se dio en el Concilio de Trento (1545-1563), como múltiple efecto de un conjunto de hechos jurídicos y disciplinarios, por razones de oportunidad por causas históricas y prácticas, y finalmente, de congruencia entre el celibato y las exigencias del sacerdocio.

    En las Iglesias orientales (ortodoxos y católicos) y los anglicanos incorporados al catolicismo, tienen más atrasado el progreso de la verdad del celibato sacerdotal que los católicos latinos, pero están plenamente adaptados en el celibato episcopal: algunos curas están casados con hijos, pero los obispos viven el celibato obligatorio.

    ResponderEliminar
  8. La Tarraconense, contra el celibato sacerdotal... b/c16 de noviembre de 2014, 23:13

    Juan Pablo II enuncia los motivos de la unión obligatoria entre celibato y sacerdocio, que es una verdad a la que se ha accedido mediante el progreso en la comprensión de la vida y la Palabra de Jesús:

    1. Jesús declara la renuncia al matrimonio de los sacerdotes y obispos por el Reino de los Cielos: "hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos" (Mt 19).

    2. El sacerdocio ministerial es una consagración total a Cristo a través de la virginidad y el celibato por el amor al Reino de los Cielos

    3. El celibato es una adhesión y unión más plena a Cristo: se lo ama y sirve con un corazón indiviso (1 Co 7)

    4. El celibato proporciona un servidor para el Pueblo de Dios que carece de obstáculos para conducirlo al Reino de Dios

    5. El celibato es una plena y libre entrega y disponibilidad al servicio del Reino de Cristo, de la Iglesia y de la humanidad

    6. El celibato realiza plenamente el amor “esponsal” a la comunidad: es un amor entendido como un acto de la voluntad por el que el sacerdote desea todo lo bueno para el prójimo: la salvación de su alma

    7. El celibato realiza visiblemente aquel misterioso matrimonio místico de la Iglesia con su único Esposo, Cristo

    8. El celibato es la opción más preferencial y exclusiva para tener una fecundidad espiritual y para recibir la paternidad en Cristo (1 Co 4)

    9. El celibato es un signo vivo de aquel mundo futuro donde los resucitados no tomarán ni maridos ni mujeres (Catecismo, 1579)

    10. El celibato es la práctica de una vida más semejante a la vida definitiva del más allá y más ejemplar para la vida de aquí

    11. El celibato es un desafío directo y abierto lanzado por la Iglesia contra las tendencias, modas, mentalidades y seducciones del mundo actual

    12. El celibato es la exigencia de llevar una consagración total, y tiene su razón de existir, subsistir y perfeccionarse con una voluntad renovada de coherencia y de fidelidad al ideal evangélico de Cristo

    13. El Sínodo de los obispos de 1971 confirmó que la ley del celibato sacerdotal, vigente en la Iglesia latina, debe ser mantenida íntegramente; no se admite ni siquiera en casos particulares la ordenación presbiteral de hombres casados

    ResponderEliminar
  9. La Tarraconense ¡contra el celibato sacerdotal! ... c/c16 de noviembre de 2014, 23:17

    Juan Pablo II indicó aquellas fuerzas necesarias para mantener el sacerdocio celibatario:

    1. Pedir al Padre, de forma humilde y constante, el poder recibir el don del celibato

    2. Pedir la gracia para comprender el celibato, como misterio tanto de la exigencia de audacia y confianza en la fidelidad absoluta a Cristo y su redención, como de la radicalidad de la renuncia que es desconcertante ante la razón humana carente de fe

    3. Aceptar que nunca todos pueden comprender el celibato sacerdotal (Mt 19), mientras que los que sí lo entienden son bienaventurados

    4. Cultivar la vida interior mediante la oración, la abnegación, la caridad ardiente hacia Dios y hacia el prójimo y los medios de la vida espiritual

    5. Reconocer la necesidad de equilibrio humano mediante la ordenada incorporación de las relaciones sociales, el trato fraterno y los contactos con los otros presbíteros y con el obispo, así como la ayuda de la comunidad de los fieles


    Conclusión

    1. Sólo la Iglesia Católica Latina-occidental ha progresado definitivamente en la comprensión del misterio del estado sacerdotal y episcopal: exclusivamente masculino y célibe.

    2. Sólo la Iglesia Católica Latina cumple en plenitud la imagen de Jesús Único, Verdadero, Sumo, Santo y Eterno Sacerdote.

    3. Volver a aprobar el sacerdocio casado es un dramático retroceso a las épocas primigenias, cuando los sacerdotes y los obispos aún no tenían suficiente capacidad ni habían progresado en el pleno conocimiento de la verdad del celibato consagrado.

    3. Contra todo pronóstico, vivimos en la Tarraconense una total involución evangélica y doctrinal, tanto por esta carta del cura Quim Cervera (responsable del CEP), de la monja Sor Forcades al proponer el sacerdocio femenino casado en régimen de sexodiversidad en perspectiva de género, y finalmente, por las declaraciones del obispo de Sant Feliu Mns. Agustí Cortés proponiendo el restablecimiento del repudio mosaico, todo ello en coincidencia temporal con el reciente escándalo del Sínodo de las Familias.

    Es todo un signo de los tiempos, dentro de nuestro ambiente local, de lo que puede ser un posible próximo y cercano cisma y apostasía más universal.

    Por eso son necesarias las oraciones para evitar este peligro eclesial.

    ¡Jesús, el hombre no puede, Tú Sí!

    ResponderEliminar
  10. Pobre hombre a sus 64 años y aún no sabe que ha sido, es, y sera.

    Una verdadera pena para él.

    Lastima que no hizo el paso antes y dejo su ministerio sacerdotal.

    Doy Gracias a Dios por tantos y buenos sacerdotes que he encontrado en mi vida de creyente.

    Nada que ver con ese señor.

    ResponderEliminar
  11. Quim Cervera ha entregado la mayor parte de su vida a los fieles, a las comunidades, a ACO. Hay que respetar esta opción personal. Es su libertad y su modo de ser y estar " en la iglesia". Creo legítimo, que pueda ejercer su sacerdocio, " de otra manera". Y pienso que el celibato debería ser opcional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es respetar la opción personal, la conciencia, de cuyo interior nemo iudicat, neque Ecclesia, y otra muy distinta ponerse por montera la misión evangélica. Han recordado más arriba la teología savramental del sacerdocio. Esa no es una opción personal. Estudiemos algo, por favor. Cervera dice haber militado o seguir militando en el PSUC con las siglas actuales de IC.V, Sabido es que promueve el aborto libre, entre otras medidas contrarias al Evangelio. Cervera en ese aspecto pugna contra el Evangelio, aquí y en Pernambuco. Zafarse con la excusa de estar con los obreros no deja de ser una necedad de quien no ha pegado palo al agua (Cuarenta y pico años he trabajado por cuenta ajena.)

      Eso es lo preocupante :la falta de formación teológica de tanto cura y obispo de aquí. Votar y promover la victoria de quienes niegan la vida es una canallada desde el punto de vista moral. Acéptese o no en el ordenamiento jurídico, Votar y promover la victoria de quienes niegan derechos elementales a los niños es una canallada. Lo promueva Escola Cristiana o el arzobispo MJartínez. Luchar contra el bien común, la paz y el principio de subsidariedad es una canallada desde el punto de vista moral. Es el quid de la cuestión: que llamamos opción personal a lo que es lisa y llanamente o mala fe o ignorancia supina.

      Vaya mi admiración y cariño por tanto clérigo que me han perdonado los pecados en nombre de Cristo y me han enseñado el Camino, la Verdad y la Vida. Conocerle.

      Eliminar
    2. Anónimo de las 8:53
      Debes conocer muy bien a este buen señor y debe ser de la línia de Iglesia que tú defiendes. Con todo mi respeto he de decirte que para la gran mayoría de cristianos "católicos" la conducta del Sr, Cervera no es la correcta ni la más cristiana de acuerdo con lo él en su día prometió.¿ Cómo puede estar mas de diez años ¿conviviendo? con esta ex-monja y no darse cuenta de que debía cambiar su camino de servicio a su iglesia?. También es de juzgado de guardia que haya estado tanto tiempo "formando" incluso a seminaristas.
      Creo que es bueno que al final se haya dado cuenta de que debía abandonar el sacerdocio. No obstante por lo visto querría seguir dirigiendo y "orientando, ¿hacia dónde?" la propia comunidad a la que ha servido tantos años a su manera, tal como manifiesta en su "epístola. El Sr. Cardenal no está de acuerdo. Menos mal. Todos estos presbíteros, religios@s y laicos tan vanguardistas, han llevado a la Iglesia católica a la situación en la que por
      desgracia se encuentra. Se consideran "salvadores" y con la verdad- su verdad- por delante. María Auxiliadora ruega por ellos y por todos los que intentamos seguir las huellas de Nuestro Señor Jesucristo. Loado sea Dios. Amén,

      Eliminar
    3. JMVG, se nos acaban entonces las opciones de voto, al menos entre los partidos con representación parlamentaria.

      Eliminar
  12. Éste hombre confunde el sacerdocio con un puesto de funcionario quemado por el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gran verdad en tan pocas palabras.

      Eliminar
  13. Yo no soy teólogo; ni estoy leído en pastorales ,concilios ni en temas eclesiales; tan solo soy un cristiano de a pie; con mas Fe de carbonero que de ingeniero; y ya lo considero un Don; porque para tener esta Fe de carbonero nada he hecho. Ante las palabras de dicho sacerdote; que no soy quien para juzgar; aunque si las expone en público ,supongo que algo podre opinar. He de decir que me aclaran muchas citas evangélicas que antes no entendia; como aquella condición que ponía Jesucristo de que "aquel que quiera seguirle ha de coger su Cruz (contradicciones?) y negarse a si mismo ( ayuno como antítesis del instinto básico de la ingesta alimentaria; celibato voluntario como antítesis del instinto básico de búsqueda del afecto humano y de la procreación... etc)".Gracias ; porque al mostrarnos su camino de "anchas puertas"(normalización de la vida) ; me hace entender donde está la verdadera "puerta estrecha" extrapolable a cualquier condición de vida cristiana. De nuevo GRACIAS por iluminar el camino que hoy más que nunca, esta oculto por tinieblas

    ResponderEliminar
  14. Quim Cervera lo deja bastante claro, el mismo se ha diseñado una “Iglesia a la carta” y quiere disfrutar de su jubilación. Un triste consuelo de sus feligreses es pensar que este señor ha confundido la Iglesia Católica con una ONG, pero la cruda realidad es que ha tomado el pelo a todo el mundo, sirviéndose de la Iglesia, para asegurarse una inmerecida jubilación. Resulta verdaderamente lamentable que durante años haya traicionado su voluntario compromiso con la Santa Madre Iglesia, mientras encima convivía con una monja que también acabó “colgando los hábitos”. ¿A cuántas personas ha bautizado, casado, confesado, etc.,etc., durante todos esos años? ¿Cuántas veces habrá consagrado? ¿Por qué no presentó su renuncia antes de empezar a convivir con Mercè Basté?

    De todas formas, al margen de cuestiones morales, cualquier persona que trabaja en una empresa privada y traiciona sus principios es despedida fulminantemente. ¿Ha emitido el Arzobispado algún cominicado oficial para que todos aquellos fieles que confiaron en él como sacerdote se den por enteradas y reciban el apoyo de algún Director espiritual? ¿En qué situación eclesiástica se encuentra actualmente?

    Tendría que devolver el improcedente salario que ha percibido durante muchos años, así como el importe de otras prestaciones de las que se ha beneficiado, por ejemplo, el disfrute de un piso de 3 habitaciones para él solito a cargo del Arzobispado y que le servía de “nido de amor”. Por lo que cuentan sus feligreses, sólo aparecía por la parroquia del Gornal para la “obligada” Misa de los domingos. No es de extrañar que sólo asistan a Misa unas cuantas señoras mayores que de media deben andar por los 80 años. Por cierto, cuando entablas conversación privada en un clima de confianza con esas señoras, manifiestan que ya han perdido toda su confianza en los sacerdotes. ¡Muy triste!

    Resumiendo, nos encontramos ante otro caso más de corrupción, ya que además del tremendo daño que hace a la Iglesia Católica es un auténtico fraude social. ¡Que se vaya con los de Podemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expuesto muy bien. Estoy de acurdo en el 200% de las verdades que dices y además, como a mí me gusta, con el debido respeto, aunque indicando indignación. Ya está bien de funcionarios de la iglesia. Que se marchen, como dices con el grupo Pablopodemos. MARPN.

      Eliminar
  15. ¡Vaya cacao mental que tiene don Quim!

    ResponderEliminar
  16. donde a leido alguien que este señor queria servir a la Iglesia ? según entiendo yo, por sus palabras, su intención no fue jamás de servir a Cristo: sino a la sociedad civil: su militancia política asi lo atestigua. el problema es del que le ordeno como sacerdote,sin medir las consecuencias, sin comprobar su intención de fidelidad al Evangelio y a la Iglesia. porque este señor ya se ordeno en "mentira", y encima lo nombran "formador" de sacerdotes y laicos. Cuantos años hace que la Diocesis de Barcelona funciona así?.....luego se quejan de no tener vocaciones...¡¡¡ pero que padre creyente va a ser tan irresponsable de llevar a su retoño a tamaña gruta diabólica? es de aurora boreal que ni en sueños. De todas formas la Iglesia és de Cristo, y el E.S. la guarda.

    ResponderEliminar
  17. REFORMA O APOSTASIA - SECULARIZACIÓN DEL SACERDOTE MINISTERIAL

    –¿Y eso es de verdad un sacerdote católico?

    –Más respeto. Ése es un sacerdote de Jesucristo, un ministro sagrado de la Iglesia.

    El intento de secularizar la vida y el ministerio de los sacerdotes, sin fundamento alguno en el Concilio Vaticano II, es muy fuerte en los años 60 y 70 del siglo pasado. Por esos años, se difunde ampliamente el convencimiento de que la renovación del sacerdocio católico ha de realizarse por la secularización o desacralización de los sacerdotes, ministros sagrados de la Iglesia. Esta tendencia secularizadora no es propiamente una teología, sino una ideología, pues no tiene fundamento real alguno en la Escritura, la Tradición y el Magisterio, ni en la teología de lo sagrado. Tampoco halla, como digo, ninguna base en la doctrina del Vaticano II.

    En el artículo aludido, ya vimos que el Concilio usa con gran frecuencia la terminología de lo sagrado al hablar de Obispos, presbíteros y diáconos. En la Lumen gentium, por ejemplo, trata del «orden sagrado de los Obispos» (20c), de su «consagración», de su «sagrado carácter», por el que reciben «el sumo sacerdocio, el sumo ministerio sagrado» (21b). Ellos son «pastores sagrados» (30, 37abc), y sagrados son su ministerio (26a), su potestad, su derecho a regir (27a), su oficio (28a, 37a). La misma terminología y teología emplea esa constitución conciliar al tratar del sacerdocio presbiteral: el orden sagrado (11b, 20c, 26c, 28a, 31ab), el sagrado ministerio (13c, 21b, 31b, 32d), los ministros sagrados (32c, 35d), la sagrada potestad sacerdotal (10b, 18a), el sagrado oficio presbiteral (28a, 35d). Y ese mismo es el lenguaje de la Constitución Sacrosanctum Concilium o de los Decretos Christus Dominus y Presbyterorum Ordinis.

    El movimiento secularizador del clero está inspirado por un mal espíritu, ya que 1.-al propugnar una des-sacralización del sacerdocio ministerial, intenta desnaturalizarlo, eliminando su natural condición sagrada; y más aún, 2.-presenta falsamente este intento como «una exigencia del Vaticano II». Parece increíble, pero así es. Quienes promueven, sin embargo, esa laicización del clero nunca citan textos concretos del Concilio, porque todos les son contrarios. Han de remitirse al «espíritu del Concilio», que tiene tanta realidad, más o menos, como «el fantasma de la Ópera».

    El argumentario de los secularizadores del sacerdocio católico rechaza la figura del sacerdote que la Iglesia, a lo largo de veinte siglos, ha configurado en su doctrina y en su disciplina conciliar y canónica. Rechaza, pues, el sacerdocio católico que, partiendo del Nuevo Testamento, la Iglesia ha guardado como un tesoro durante siglos, pasando por San Ignacio de Antioquía, San Cipriano, Los seis libros del sacerdocio de San Juan Crisóstomo, la Regula pastoralis de San Gregorio, tantos concilios que tratan de vita et honestate clericorum, hasta las numerosas y formidables Encíclicas modernas sobre el sacerdocio. Y la falsedad fundamental de los secularizantes consiste en que hablan de la sacralidad de los sacerdotes católicos como si fuera simplemente la de los sacerdotes levíticos judíos o paganos.

    ResponderEliminar
  18. El señor Quim Cervera dice que quiere seguir siendo sacerdote, estar casado y, aunque no lo expresa con claridad, también comer turrón, que para algo se acerca la Navidad. ¡Lástima que la dentadura ya no esté para el turrón duro! Si un policía municipal jubilado no puede seguir poniendo multas cuando vea un coche mal aparcado, ¿de dónde se saca que el sacerdote, que se hizo tal aceptando para ello el celibato, puede ahora –a buenas horas, mangas verdes– pretender cambiar por su cuenta las normas de la Iglesia? Que Dios tenga misericordia de él y del mal que ha hecho y está haciendo. Perdónalo, Señor, porque no sabe lo que hace.

    ResponderEliminar
  19. ¿Este señor esta en la misma iglesia que yo? Lo peor es que afirma que el sacerdocio, no es un trabajo... alomejor el es el vago, con dos misas semanales.

    ResponderEliminar
  20. Nunca hubiera pensado que fuera Ud tan dogmático en juzgar a esta persona. Ironía. Ud también y todo necesitamos el perdón; él sabe lo que hace. ud se parapeta en la crítica y el juicio, no en la caridad y la comprensión.

    ResponderEliminar
  21. Cuesta de creer el escrito de Cervera. O yo soy tonto y no me entero o el no está en sus cabales............. Opto por lo segundo.

    ResponderEliminar
  22. El clero catalán, en general, sufren por haberse publicado en esta página este escándalo, y es, no por el pecado, la arrogancia y la heterodoxia de este mossèn que no sabía donde estaba hasta los 64 años; sino porque muchos de ellos eran amiguetes de él, y se identificaban con sus tesis, incluso algún religioso profesor del seminario de Barcelona. Entonces viene la pregunta: ¿Y estos personajes nos quieren enseñar...?, por favor, NO. ¿Para qué se ordenó Quim...? para hacer de su iglesia un guisado, que él también se lo come? Pues le hubiese salido más a cuenta fundar una iglesia pentecostal, donde está bien casarse y hacer y decir lo que le venga en gana sin compromisos de ninguna clase.

    En fin, que el buen Dios tenga misericordia de él, pero el mal ya lo ha hecho. No juzgo a nadie, él mismo se ha juzgado.

    ResponderEliminar
  23. Cómo manipulan al Papa los medios separatistas madrileños.

    Esta es la noticia real, dada por el Vaticano:

    “Il Santo Padre ha ricevuto questa mattina in udienza il Maestro Daniel Baremboim, e Seguito”

    http://vaticanresources.s3.amazonaws.com/pdf%2FQUO_2014_263_1811.pdf

    Que es manipulada así por los medios del régimen:

    “Ha sido recibido por el Papa en Roma.

    Felipe González: la corrupción en España es 'agobiante'

    La solución, según él, pasa por "introducir una reforma federalizante clara en la Constitución".

    http://www.elmundo.es/espana/2014/11/17/546a19b5ca4741583c8b459b.html

    Un modo de intentar colar que la reforma separatista de la Constitución que pretenden colarnos tiene un respaldo del Papa, aunque sea difuso.

    “El Papa Francisco recibe a Felipe González para hablar de Oriente Medio”

    “Francisco recibió en audiencia al expresidente junto al director de orquesta Daniel Barenboim y han hablado de Oriente Próximo.”

    http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2014-11-17/el-papa-francisco-recibe-a-felipe-gonzalez-para-hablar-de-oriente-medio-1276533657/

    El problema del separatismo y del uso de la Iglesia para ello está en Madrid, que está controlado por los dirigentes separatistas catalanes a través del Opus.

    En este vídeo se puede ver a Felipe González,colándose en la foto de Baremboin, un poco al modo del famoso Nicolás, el niño del CNI:

    https://www.youtube.com/watch?v=wTYt6Bvf28g


    ResponderEliminar
  24. "Hace algunos años pasé por una época difícil, debido a los problemas en la diócesis de Barcelona, en la voluntad de tener una Iglesia menos clerical, más al lado de los necesitados y en el deseo una auténtica renovación, lo que me llevó a una fuerte desafección hacia el aparato eclesiástico que me impulsó a actitudes críticas y a situaciones insostenibles" (Cervera).
    ¿Fue esta la época en que el tal Cervera organizaba campañas contra el Seminario de Barcelona y contra su rector el padre Corts? ¿Era entonces cuando quería" una auténtica renovación" de la figura del sacerdote? ¿Ya tenía pensado por aquel tiempo su actual modelo de sacerdote "menos clerical", el que ahora ha aplicado a su propia vida personal? El desenlace final de su decisión es sólo el producto de la formación de aquel Seminario de Barcelona de los años setenta en adelante y, sobretodo del silencio de sus pastores diocesanos que siempre callaron y callan. He aquí los resultados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del paso de Corts por el seminario mejor no hablar.

      Soy una de sus victimas............. gracias a Dios encontré consuelo en otra diocésis

      Eliminar
  25. El Sr. Cervera es carne de psiquiatra. Confunde la realidad con sus deseos. No es capaz de percibir lo que es la Iglesia fundada por Jesús, y él cree que esta es su "medio", su "entorno", el ámbito espacial-social donde se mueve habitualmente y por lo tanto donde pasa la mayor parte de su día a día, permitiendole de paso recibir unos ingresos que le sirven de base económica.
    Leyendo este escrito creo que podríamos hablar literalmente de un alucinado, sin riesgo a equivocarnos. Lo dicho, tendrá que pedir hora a psiquiatría del Bellvitge. El equipo es bueno y aunque él ya es talludito, seguro que algún apaño podrán hacer.
    Es cansino la lectura de lugares comunes, que si progresismo, que si PSUC, que si desafección de la jerarquía de la Iglesia, que si curas casados, que si curas mujeres, que si bla, bla, bla.....no se deja ni uno de los tópicos tan conocidos por esos lares.
    Una de las preguntas es ¿si los curas vivieran solo de la caridad de sus parroquianos, haría esta propuesta de continuidad estando casado? Me temo que no.
    Otra, ¿a que espera su superior para suspenderlo a divinis? ¿Le faltan quizá agallas?
    Y el remate final es lo del independentismo. Lo que faltaba para el duro. Necio.

    ResponderEliminar