martes, 14 de octubre de 2014

La despedida de Osoro y la de Sistach

Explican la anécdota de que cuando S.E.R. el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Madariaga estuvo en Barcelona como presidente de Cáritas Internacional, para reunirse con los voluntarios catalanes de esta organización caritativa de la Iglesia, el prelado sintonizó y confraternizó fabulosamente con muchas personas vinculadas a Caritas, haciendo rápidas amistades y creando vinculos con sus responsables y trabajadores. Al finalizar la Santa Misa en la Sagrada Familia, el cardenal hondureño hizo ademán de ir a despedirse de uno de estos miembros de Cáritas, pero n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach, intentó disuadirlo diciéndole: "Déjalo, es un simple empleado". Estas palabras sentaron bastante mal al arzobispo de Tegucigalpa que como sabemos es un "bergogliano puro", preocupado por las cuestiones sociales y persona muy cercana a los más sencillos y humildes de nuestra sociedad.

No sé lo que hay de cierto en esta anécdota que me han explicado, ni si hay algo de leyenda en ella, pero la expresión de nuestro cardenal se ajusta y mucho a su carácter y personalidad. Durante estos diez años de pontificado en Barcelona ha tratado a sus colaboradores (eclesiásticos y seglares) y al clero diocesano como "simples empleados", en algunos casos con verdaderas faltas de humanidad, como con su propio primer secretario (que tuvo que dimitir) y su actual secretario que también ha pedido ser substituido, pero que el arzobispo se ha negado a aceptar su renuncia. El ninguneo que le ha dedicado a su obispo auxiliar Don Sebastià Taltavull sólo él sabe hasta que limites insospechados ha llegado, así podríamos seguir con una lista interminable.,

Contrasta esta actitud de nuestro prelado con el que ha sido estos últimos años arzobispo de Valencia y actualmente en la sede madrileña Don Carlos Osoro. Yendo por esas tierras valencianas sólo he escuchado elogios hacia su persona por parte de todo el clero, de todas las tendencias y sensibilidades, todos dicen de él maravillas: una persona cercana, cariñosa, preocupada por los problemas de las personas, sensible, pastor de verdad y amigo. Por si les queda alguna duda lean las palabras de despedida que le dedicó el Rvdo, Vicente Fontestad, vicario general de la diócesis valenciana, que reproduzco al final de este articulo y se darán cuenta de lo que ha significado Don Carlos para los valencianos. No son palabras de peloteo, pregunten a cualquier sacerdote de aquella diócesis y se sentirá plenamente identificado. 

No sé si cuando nuestro actual arzobispo deje el cargo se le hará una celebración de despedida, me imagino que no, porque iba a ser un verdadero fracaso. El clero nacional-progresista liberado ya del pacto de no-agresión que expira al final del Pontificado,  brillaría por su ausencia porque en privado (nunca en público) dicen pestes de él. Por su parte el clero más conservador y fiel a la doctrina ha recibido demasiados palos, humillaciones y maltratos como para estar agradecido, y los "pelotillas" de turno, estarán más pensando en ganarse a su sucesor que en agasajar al "rey muerto". Resumiendo, que irían, prietas las filas, sólo los sacerdotes del Opus Dei (Prelatura y agregados) y cuatro gatos más.

Y aunque encargaran el discurso de despedida al diácono Ramon Oller (el que dijo que nuestro cardenal inauguraba el Sínodo) o al Rvdo. Jaume Aymar, es imposible por muchas mentiras que dijeran o medias verdades, que salieran unas palabras como las dedicadas a Don Carlos Osoro en su despedida.

Cada uno recoge lo que ha sembrado, y como ya dijo en una ocasión mi apreciado Oriolt quizá seremos nosotros las únicas visitas que reciba en la fabulosa residencia que se está construyendo en la calle Joan Güell, los demás se olvidarán muy pronto de él. Por cierto, las obras ya tienen fecha de acabado, el mes de febrero de 2015, quizá justo cuando llegue su nuevo inquilino.

Antoninus Pius

Buen pastor y mejor padre

Tras la Misa de despedida de monseñor Osoro, el Vicario General de Valencia, don Vicente Fontestad, puso palabras al sentimiento encontrado de tristeza y gratitud de la diócesis.

  Querido don Carlos: Nunca hubiésemos querido vivir esta celebración de despedida, pero, como usted nos ha enseñado siempre, hay que estar dispuesto para entregarse y para darse sin reservas.

No es posible reflejar en unas líneas lo que usted ha sido para muchos a través de su encuentro personal. Sólo Dios sabe lo que ha sembrado en el corazón de sus diocesanos.

Por eso, únicamente señalaré algunos motivos objetivos de nuestro agradecimiento por el tiempo en el que ha sido nuestro arzobispo.

Haciéndome eco del sentimiento y afecto de toda la Iglesia en Valencia, quisiera transmitirle nuestro más profundo reconocimiento por su identidad tan transparente de pastor, de padre y amigo..., haciendo fácil el anuncio del Evangelio a través de la acogida personal, del encuentro, de ponerse del todo en la calle y hacer visible que la vida del Reino es presencia y alegría.

Reconocimiento por su gran creatividad para abrir caminos a Jesucristo en medio de nuestra sociedad, con empeño constante de diálogo y anuncio, convirtiendo el Evangelio en Buena Noticia para todo ser humano y para toda realidad humana. El Itinerario Diocesano de Renovación que acabamos de concluir ha sido una verdadera gracia de Dios, como lo será también el Itinerario Diocesano de Evangelización. Usted ha puesto un gran empeño en la promoción del seglar a través de las Vicarías de Evangelización y de Acción Caritativa y Social.
 Reconocimiento por la huella de compromiso, de comprensión y apoyo para todos (sacerdotes, miembros de la vida religiosa en sus diversas formas, laicos jóvenes y mayores, seminaristas...), dejando su olor de buen pastor en cada uno de los que formamos esta Iglesia.

Y profundo agradecimiento por habernos puesto en misión, porque cada uno de nosotros y cada instante de nuestra vida son necesarios para hablar de Dios. Quiero señalar el proyecto de Familias misioneras, y de Enfermos misioneros que manifiestan su pasión por el Evangelio.

Agradecimiento porque, por medio de usted, nuestras comunidades parroquiales han recibido el aliento de profundizar en el misterio de Dios y aunar, como Iglesia, esfuerzos y compromisos. Han recibido el anuncio de estar siempre en constante misión y, para eso, no ha evitado esfuerzos por salir, conocer y querer a todos, por supuesto y muy especialmente a los alejados, y hacernos sentir a todos que somos necesarios para hacer realidad el proyecto de Dios.

Agradecimiento por motivar a nuestros jóvenes en el compromiso de la oración asidua, reuniéndose con ellos quincenalmente en la basílica de la Mare de Deu dels Desamparats y en tantas parroquias de la diócesis, y por hacer que se sientan enviados como misioneros de otros jóvenes.

Agradecimiento por contagiarnos el valor de la vocación, y poner a nuestro Seminario como lugar central en nuestra diócesis y referencia para todos los que quieran responder a Dios como servidores, desde el ministerio sacerdotal. Usted ha sido el primer animador vocacional y esta huella la acogemos con ilusión y empeño.

Agradecimiento por su interés paternal por todos y cada uno de los sacerdotes. No ha escatimado tiempo, ni oportunidades para estar a nuestro lado: con los más mayores, con los enfermos, con los que están pasando por situaciones difíciles, rezando por nosotros y con nosotros, haciéndonos amar la vocación que hemos recibido.

Agradecimiento por su preocupación por todas las diócesis. En este momento, son 38 los sacerdotes de Latinoamérica, Asia y África que están colaborando en muchas parroquias y cursando sus estudios de Licenciatura y Doctorado en nuestros centros educativos: la Facultad de Teología, la Facultad de Derecho Canónico, el Pontificio Instituto Juan Pablo II y el Máster en Bioética de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir.

Agradecimiento profundo porque ha guiado esta diócesis, indicando el camino de la unidad para nuestra Iglesia, y poniendo siempre a Jesucristo como modelo y camino al servicio de la Verdad de Dios. Y para esto, como tantas veces nos ha señalado y pedido, hay que estar visibles y dispuestos, en camino y en búsqueda. Toda una referencia a abrir el Evangelio y llevarlo a las periferias de nuestras vidas y de nuestras familias, de nuestras parroquias, de nuestra sociedad.

Agradecimiento, don Carlos, porque hemos visto y sentido que su corazón nos ha amado y siempre ha buscado caminos para demostrarlo.

Los que hemos tenido la fortuna de estar más cerca de usted, sabemos que usted no improvisa, todo lo trata previamente con el Señor. Las primeras horas del día siempre han estado reservadas para el encuentro reposado con Dios. Nada es para usted tan importante como el alimento espiritual de la oración.

Muchas gracias por su aportación a la devoción de la Eucaristía que queda reflejada en la Capilla de Adoración Perpetua.

Queremos mostrarle nuestro agradecimiento con un regalo que estamos seguros que usted valora y que nos hará presente en su corazón cada día: una copia fiel del Santo Cáliz, que usted puso en su escudo episcopal como arzobispo de Valencia.

Querido don Carlos, cada día, cuando celebre la Eucaristía y eleve para su adoración el Cuerpo y la Sangre de Cristo, le pido que tenga una oración por esta Iglesia en Valencia.

Hemos tenido un buen pastor, un mejor padre y un muy cercano amigo. Aquí estará siempre su casa, su familia y su porción de Iglesia, que se compromete a seguir creciendo bajo la guía y estimulo del cardenal don Antonio Cañizares.

Le acompañaremos desde Valencia con nuestra oración y cariño, para que su ministerio en Madrid sea tan fructífero como aquí, y siga respondiendo a la voluntad de Dios, con tanta alegría y entrega como nos ha enseñado y transmitido. Que Dios le siga bendiciendo en toda su labor apostólica.

19 comentarios:

  1. ¿Osoro? ¿El que permite que sus escritos sean reproducidos períodicamente en esa página tan católica como es Religión Digital?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Osoro le ha importado un bledo la diócesis de Valencia. Le importaba Madrid y ya la tiene. Como bien dice la Cigueña de la Torre, Valencia es una plaza fácil y cualquiera corta orejas y rabo. Volviendo a Osoro, hay que decir que marginó a todos los seglares y curas que tubieron relación con el pontifcado de Don Agustín. Su famoso Itinerario Diocesadno de Renovación era una fotocopia del Camino Neocatecumenal. Las cartas semanales, se las escribía un cura curial al que hizo canónigo. Los falleros de la falla de Sant Joan del Mercat le hicieron fallero de honor con el entusiasmo del presidente de la comisión y su marido, que por cierto, Osoro dió la comunión el día de su despedida. Todo muy en la filosofía del papa Francisco y el sínodo romano. Una iglesia hipócrita para los hipócritas. Francisco es el papa y José Manuel Vidal su profeta. José Manuel Vidal días después de llegar Osoro a Valencia le visitó y fue acompañado hasta la terraza del palacio arzobispal. Osoro para sus amigos es único. En Madrid que se preparen los auxiliares, los colaboradores de Rouco y los curas que se signifiquen por su rectitud. Tarancón asoló la diócesis de Madrid con la ayuda inestimable del jesuita bergogliano Patino. Osoró pondrá como ejemplo a los curas que llevan san Carlos Borromeo y Chueca brillará más que nunca...

      Eliminar
    2. Anónimo de las 18:48....
      Osoro hará muy bien cuando llegue a Madrid de desprenderse de todo lo que huela a rouquismo. Como hizo bien de desprenderse cuando llegó a Valencia de todo lo qie olía a garcía Gasco.
      Qué aliviada quedó la diócesis. Esperamos lo mismo para Madrid!

      Eliminar
    3. Anónimo de las 20:55
      Usted directamente hace juicios de valor sobre dos cardenales que sí han sidono maestros y pastores en sus respectivas diócesis. A usted le va mejor José Manuel Vidal, si no es el mismo Vidal, el anónimo al que me dirijo

      Eliminar
    4. Visito Valencia cada mes y lo que dicen de Don Carlos es verdad. A los que no estáis conforme con lo que hizo y porqué lo hizo, debéis ser personas que no encontráis nada bien hecho, y en este caso, ya me gustaría tener muchos Obispos como Don Carlos.

      Eliminar
  2. Creo que ahora es el momento de que algún colaborador de Germinans se decida a escribir un libro que haga balance de lo que ha representado el paso de Sistach por el arzobispado de Barcelona. Podría inspirarse en el recentísimo libro de Antonio Socci sobre el primer año y medio de pontificado de Francisco. En Italia está haciendo furor. Su título es : Non è Francesco,(Mondadori).
    Quien quiera informarse más a fondo asómese a www.antoniosocci.com

    ResponderEliminar
  3. Sistach ha dejado la Iglesia de Barcelona hecha unos zorros, peor que si hubiera caído sobre ella una bomba de neutrones, asolada, desolada, sin fuelle, moribunda. Tras considerar la trayectoria de este señor, tengo serias dudas de que incluso como párroco haya valido de verdad. Pero, eso sí, siempre se ha sabido mover muy bien al servicio de sus propios intereses y al socaire del sol que más calienta, como ahora, que se ha hecho rotario para agradar a Bergoglio.
    En contraste con él, se agiganta la figura de un obispo totalmente distinto, de un obispo roca, que siempre edifica, en todos los sentidos, ya que, aun en contra de sus propios intereses, no duda en llamar la atención a Pedro cuando procede, como ahora. Me refiero, sí, al obispo Rogelio Livieres (rogeliolivieres.info), que, aunque ahora le convendría estar calladito, dice en voz alta lo que muchos piensan sobre los peligros reales de las tesis de Kasper que la Compañía y este Papa quieren imponer sí o sí en este Sínodo con censura y sin latín.

    ResponderEliminar
  4. Tiene razón,

    Los del Opus Dei, irán, prietas las filas, como dice Ud...... porque irán, porque a pesar de lo mal que lo ha hecho (doy fe en mis propias carnes) es el pastor de la diocesis.
    El Opus Dei tiene muchos defectos, vicios y todo lo negativo que quiera, pero una una unica cosa que no hacen nunca jamás que es criticar alpastor, como hace Ud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces criticar, incluso a tu pastor, es un deber de conciencia. Y es ahí donde se demuestra el verdadero valor, la hombría de bien y la abnegación auténticamente espiritual . El Opus ,con el pelota y proabortista light de Carreras y con la última nota pública de su cúpula desmarcándose del ejemplar obispo Livieres ,está demostrando que ya no es el de la época de San Josemaria, ¡qué bajo está cayendo!¿ Por qué no se incorporan en bloque a la Compañía a la que tanto temen e intentan emular?

      Eliminar
  5. No han sido el nonato y el deficiente los privilegiados de Martínez Sistach. Eso está a la vista. Clamorosamente a la vista. No voy a insistir en el ese video infame de las preces de los incapacitados farfullando un idioma para ellos postizo, y ya se sabe que obligarles a pronunciarlo es un martirio para quienes ya tienen dificultades de expresión. No voy a insistirles en ese video. Tampoco insistiré en la protección arzobispal del aborto en todo su proceso: desde la inducción (caso Pousa) hasta su ejecución en diversas formas (libre, a plazos, día después...) No voy a insistir porque produce arcadas.

    Me fijaré sólo en un detalle que puede parecer menor, pero que a mí me resulta particularmente familiar. El impulso dado por Osoro al Instituto de Bioética de Valencia. La comparación del Instituto de Bioética de Valencia con el Instituto Borja. Desde el punto de vista académico es hiriente la comparación. El de Valencia posee un claustro de profesionales de reconocido prestigio internacional; el de Barcelona, ni en su casa los conocen y algunos escritos han sido criticados incluso por obispos de acá. Menudo papel el del cardenal, jefe de la institución a la que pertenece el Borja. Esa es la madre del cordero: la menesterosidad intelectual en que se encuentra la diócesis. Una falta de pulso teológico que explica aberraciones morales y, con éstas, comportamientos non santos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy atinado JMVG, el Inst. de Bioética de Valencia tiene un peso que no podemos ni acercarnos.

      Eliminar
    2. Anónimo de las 7:53.
      Creo que es de cristiano hacer ver que uno está en el error. Jesús lo dijo: amonestaos unos a otros cuando incurrís en errores. Tristemente creo que el OP actual está perdiendo el tren. Se han acercado demasiado a los que antes criticaban. Lo el obispo Rogelio lu demuestra. crfeo que deberían reflexionar y no subirse al carro de la nueva conciencia cada vez más laig.

      Eliminar
  6. Marinez y los suyos están acabados; Santidad, desenchufe ya la máquina; pregunte, pregunte, todos hasta los suyos están convencidos que esta agonía está tocando fondo; no la prolongue innecesariamente. Ahora ya sabemos que no habrá consulta; pues acepte ya la dimisión del Ordinario.
    Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo. Dios nos de su paz. Adiós, Maritnez, adiós.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  7. Creo que el Papa Francisco, aunque no lo parezca, tiene la facultad de saber escuchar a sus consejeros y después decide lo que el Espíritu Santo le da a entender como lo mejor para esa ocasión.

    No conocía a Monseñor Osoro, pero por la despedida que le decica su Vicario General, he de reconocer que un Obispo como Dios manda y le deseo toda clase de bendiciones para su labor pastoral en Madrid.

    Dicho esto, me pregunto: Madrid, acaba de tener dos Obispos gallegos y ahora un hijo de Castañeda (Cantabria) y allí al parecer todos son bien recibidos.

    Aquí, somos diferentes, porque desde "Volem Bisbes catalans", lema que ignoro si se ha producido en alguna otra diócesis del mundo, estamos en plano inclinado de imprevisibles consecuencias.

    ¿No sería más apostólico o evangélico, empezar a rezar por el nuevo Pastor, que preocuparse tanto de su precedencia?

    Hay una frase que dice: "Cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece". Quizá no nos hemos merecido tener unos Obispos con "olor a oveja", porque desde aquellos tiempos el primero que tuvimos de esas características, ciertos sectores se cuidaron muy bien de hacerle un tremendo boicot, que no le tocó otro remedio que pedir el traslado y al segundo, no tuvo la misma suerte, pero tuvo que experimentar la soledad, el aislamiento producido por ciertos estamentos eclesiales y eso que hablaba un catalán-valenciano y era natural de Valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me ha gustado del escrito anterior es el principio con sorna gallega: cuando dice que Francisco sabe escuchar, pero no lo parece...
      Yo añadiría una reflexión más: Francisco es argentino.
      ¿Es un país serio Argentina? ¿Cómo está su economía? ¿Cómo son sus gobernantes y políticos?
      ¿Qué imagen dan, en general, los argentinos? Es vox pópuli: fulleros, rolleros , chulitos... Evidentemente, y gracias a Dios, hay excepciones que confirman la regla, pero se está confirmando que Francisco es bastante arquetípico.

      Eliminar
  8. Sí, hay que rezar para que venga un pastor con un par y un verdadero hombre de Dios porque el ganado que aquí le espera es de aúpa. Como designen a uno sin aristas y redondo como el fundador( el coñac), esta diócesis no sale de la uci. Con este perfil solo veo a Burke, Reig Pla o Livieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para estar al día, a Barcelona, Francisco enviará a un cura argentino que trabaja en su secretaría particular. A este cura, que trabajó en la congregación de obispos, le gusta mucho Pedro Almodovar y se jacta de haber visto todas sus películas. Creo que un obispo así será lo mejor para Barcelona y que finalice la basílica de la Sagrada Familia, antes que la familia cristiana sea adulterada en el próximo sínodo romano de 2015,

      Eliminar
  9. Que tenga cuidado el cardenal hondureño, pese a las afinidades, con el presidente español de Caritas, Rafael del Río Sendino. Ex director general de la policía con los socialistas, con muchos asuntos oscuros y activo dominador de clanes policiales. Nombrado presidente de Caritas justo en el primer aniversario del 11-M. Para hacerle hueco echaron a la presidenta, en dimisión inexplicada, que sólo llevaba un año. Se adivina un trasfondo de lo más tenebroso.

    ResponderEliminar
  10. No me parece nada acertada la comparación de Sistach con Osoro.

    En Valencia hemos visto que este hombre ha tenido muchas caretas y poca fidelidad a la Verdad. A engañado a muchos, a defraudado a otros y a denigrado a otros tantos.

    ResponderEliminar