martes, 21 de octubre de 2014

La carta de Sistach presumiendo de vocaciones, otro signo más del final de ciclo

Seminaristas de las diócesis de Barcelona y Sant Feliu de Llobregat, con el rector y formadores
Hace diez años que n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach tomó posesión de la sede barcelonesa, en ninguno de estos años nuestro arzobispo ha escrito una carta a los sacerdotes, religiosos, instituciones eclesiales y en general a toda la diócesis para informar de los números catastróficos de su Seminario, que encomendó a su llegada al Rvdo. Josep Maria Turull. Pero este año, probablemente el último como Ordinario diocesano, sí que lo ha hecho. ¿El Motivo? Pues que este año sí que puede presumir de números, ya que eran 11 los candidatos a entrar en el Seminario Diocesano. Aunque en estos momentos ya son diez, porque el número de seminaristas inicial desciende de una forma parecida a como lo ha hecho el IBEX en estas últimas semanas. 

Ya sabemos que nuestro arzobispo ha gobernado la diócesis en esta última década de cara a la galería, luciendo sólo los buenos resultados, o los fuegos artificiales que de vez en cuando se iba inventando (de dudosa o nula efectividad pastoral). La podredumbre y el desastre real que hay detrás lo ha ocultado todo lo que ha podido. Y por eso no dudó en enviarnos a los juzgados porque estábamos rompiendo la falsa "pax sistachiana" y dejando al aire todas sus verguenzas.

El "revoltoso"Turull, en parte responsable del fiasco
Haciendo público por primera vez el número de ingresos al Seminario, el cardenal quiere volver a hacer una de sus jugadas brillantes, poder presumir en Roma y en todas partes de que está en su mejor momento, y que ahora que las cosas van bien, sería una tontería aceptarle la renuncia, por lo que lo conveniente para el bien de diócesis es que continúe gobernándola unos años, décadas o siglos. Porque da la sensación de que nuestro arzobispo en muchas ocasiones parece que piensa que va a ser eternamente nuestro pastor diocesano.

Lo que no explica nuestro cardenal es el balance de estos últimos años, o lo que es más significativo, el número de ordenaciones sacerdotales recientes, que más se asemeja a una de las diócesis más insignificantes de España que no a una de las mayores de la cristiandad.  Y luego hay que analizar de donde salen estos números, que nadie se piense que vienen de la vitalidad de las parroquias de la diócesis, porque no es así. Las parroquias arrasadas por el nacional-progresismo son absolutamente estériles en cuanto a lo que a vocaciones se refiere, y las parroquias "germinantes" son mayoritariamente escépticas a un Seminario dirigido por el "revoltoso" Turull (el del megáfono en mano), por lo que buscan otras salidas para sus vocaciones. 

Sólo el Opus Dei ha acudido a salvar al tandem Sistach-Turull por lo que a vocaciones se refiere, a ellos hay que agradecerles la mayoría de los actuales seminaristas y de esos fabulosos teóricos 10 ingresos de este año. Eso sin olvidarnos de las vocaciones importadas de Ucrania, (de rito ortodoxo y de celibato optativo) para maquillar los números de seminaristas.

Pero vayamos a los datos reales, esos que tanto oculta el arzobispo, en ellos vemos el debacle de seminaristas en Barcelona: 2004-2005 (42), 2005-2006 (37),  2006-2007 (35), 2007-2008 (32), 2008-2009 (30), 2009-2010 (33), 2010-2011 (26), 2011-2012 (26), 2012-2013 (22). 2013-2014 (25). Nada tienen que ver esas cifras con su referente más parecido en España, la diócesis de Madrid que ronda los 140 seminaristas, sin contar los del Seminario Catecumental, con los que sobrepasarían los 200.
Hablemos ahora de ordenaciones sacerdotales, 2005 (3), 2006 (5), 2007 (1), 2008 (2), 2009 (4), 2010 (7), 2011 (3), 2012 (3), 2013 (4), 2014 (2). Si seguimenos la odiosas comparación con Madrid (sólo Seminario Diocesano) en que se ordenan una veintena de sacerdotes por año, resulta que en dos años Madrid ha ordenado más sacerdotes que Barcelona en toda la década Sistach.

¿Alguien puede pensar que estos números son para presumir? Esta claro que no, pero el hábil Sistach sólo utiliza los números que le convienen, como cuando el año 2010 ordenó 7 sacerdotes y presumía por activa y por pasiva del hecho, único en todo su pontificado, pero callaba en 2007 cuando sólo ordenó a un sólo sacerdote.

Así ha sido este pontificado del cardenal Sistach, todo fachada, todo decorado, lucir cuando se puede presumir (que es más bien poco) y hacerse el sueco cuando los datos no son buenos y si alguien osare desvelar los números reales y fatídicos, como hemos hechos desde Germinans, resulta que somos malos, malísimos, difamadores y mentirosos (¿es que los números se pueden manipular?) y el cáncer de la diócesis. El cáncer de esta diócesis es ver como el enfermo (la diócesis) se está muriendo y no hacer absolutamente nada, o hacerlo sólo de cara a la galería.

Antoninus Pius

15 comentarios:

  1. Hay que recordar que como un sacerdote, necesita unos años de formación, las ordenaciones de los primeros años, procedían de vocaciones del Cardenal Ricard Mª. Carles.

    Fomento más intenso de las vocaciones sacerdotales

    Preparación para seguir a Cristo Redentor con generosidad de alma y pureza de corazón

    Por: Decreto «Optatam totius» | Fuente: Concilio Vaticano II

    El deber de fomentar las vocaciones pertenece a toda la comunidad de los fieles, que debe procurarlo, ante todo, con una vida totalmente cristiana; ayudan a esto, sobre todo, las familias, que, llenas de espíritu de fe, de caridad y de piedad, son como el primer seminario, y las parroquias de cuya vida fecunda participan los mismos adolescentes.

    Los maestros y todos los que de algún modo se consagran a la educación de los niños y de los jóvenes, y, sobre todo, las asociaciones católicas, procuren cultivar a los adolescentes que se les han confiado, de forma que éstos puedan sentir y seguir con buen ánimo la vocación divina. Muestren todos los sacerdotes un grandísimo celo apostólico por el fomento de las vocaciones y atraigan el ánimo de los jóvenes hacia el sacerdocio con su vida humilde, laboriosa, amable y con la mutua caridad sacerdotal y la unión fraterna en el trabajo.

    Es deber de los Obispos el impulsar a su grey a fomentar las vocaciones y procurar la estrecha unión de todos los esfuerzos y trabajos, y de ayudar, como padres, sin escatimar sacrificio alguno, a los que vean llamados a la parcela del Señor.

    Este anhelo eficaz de todo el Pueblo de Dios para ayudar a las vocaciones, responde a la obra de la Divina Providencia, que concede las dotes necesarias a los elegidos por Dios a participar en el sacerdocio jerárquico de Cristo, y los ayuda con su gracia, mientras confía a los legítimos ministros de la Iglesia el que, una vez reconocida su idoneidad, llamen a los candidatos que solicitan tan gran dignidad con intención recta y libertad plena, y, una vez bien conocidos, los consagren con el sello del Espíritu Santo para el culto de Dios y el servicio de la Iglesia.

    El Santo Concilio recomienda, ante todo, los medios tradicionales de la cooperación común, como son la oración instante, la penitencia cristiana y una más profunda y progresiva formación de los fieles que hay que procurar, ya sea por la predicación y la catequesis, ya sea por los diversos medios de comunicación social, en dicha formación ha de exponerse la necesidad, naturaleza y excelencia de la vocación sacerdotal.

    Dispone además que la obra de las vocaciones, ya establecida o por establecer en el ámbito de cada diócesis, región o nación, según los documentos pontificios referente a esta materia, organice, metódica y coherentemente, y promueva con celo y discreción toda la acción pastoral para el fomento de las vocaciones, sirviéndose de todos los medios útiles que ofrecen las ciencias psicológicas y sociológicas.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo pero no en todo, Porque Barcelona no se muere solamente porque la gobierna (= la manipula) el incongruentemente purpúreo señor Martínez S....
    El salvavidas de plomo del Opus Dei (cuyos manejos antievangélicos parecen merecer alabanza) exige ser analizado (dime quién te salva...), así como la integridad de espíritu (?) —filtrada por Turull y compañía— de las escasas vocaciones, de los pocos actuales y doctrinalmente deformados seminaristas y de los contados sujetos "ordenados" recientemente en un ambiente eclesiástico cuando menos escuálido.
    Además debe ponerse en tela de juicio la actitud de los llamados párrocos "germinantes", sean ellos quienes sean: enviar —dado que las encuentran a su gusto (¿por qué no van allá de misioneros?), porque sus pastores y formadores son "más confiables" o donde tienen conchabo con el juez— a otras diócesis los candidatos que reclutan rastreando incluso en el Tercer Mundo, ¿es un proceder digno de la nobleza en el actuar, de la franqueza de carácter, del valor apostólico requeridos por la condición y oficio del sacerdote con cura de almas?; ¿o no ayuda màs bien a perpetuar la hipocresía, los secreteos de sacristía y despacho parroquial, las personalidades enfermizas luego encajadas por izquierda (o derecha) en la arquidiócesis, y a la larga a perpetuar los desastres m.-sistachianos (y similares) sin castigo ni reforma hasta el extremo más agónico?

    ResponderEliminar
  3. No me parece justa la conclusión que "Antoninus Pius" expone a partir del número de ordenaciones sacerdotales.
    Si se me permite dar algún consejo, mire la estadística que proporcionan todas las diócesis del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que ninguna de las grandes diócesis del mundo, con una población similar a la de Barcelona tengan esos paupérrimos números de ordenaciones. Yo creo que se asemejan más a Madrid o la superan

      Eliminar
  4. ¡San Juan Pablo II, Papa de la familia, ruega por el Sínodo!

    ResponderEliminar
  5. Hoy San JuanPablo II, ignorado por la Iglesia diocesana, he hablado con un amigo que sale en la foto, viudo, con nietos que próximamente se ordenará, me indica que esta solo en clase, porque no hay mas seminaristas, ya que el indice de malos estudiantes es muy alto y repiten curso, esto si a cantar cumbayas hay cola, es el único que se confiesa cada semana, el resto ¿Qué es esto? O sea que pocos y dudosos, excepto los viejos como él. Pobre Catalunya solo con la religión nazionalista.

    ResponderEliminar
  6. ORACIÓN DE JUAN PABLO II POR LA FAMILIA

    Oh Dios, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra,
    Padre, que eres Amor y Vida,
    haz que cada familia humana sobre la tierra se convierta,
    por medio de tu Hijo, Jesucristo, "nacido de Mujer",
    y
    del Espíritu Santo, fuente de caridad divina,
    en verdadero santuario de la vida y del amor
    para las generaciones que siempre se renuevan.
    Haz que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los esposos
    hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo.
    Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia
    un fuerte apoyo para su humanidad
    y
    su crecimiento en la verdad y en el amor.
    Haz que el amor,
    corroborado por la gracia del sacramento del matrimonio,
    se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y cualquier crisis,
    por las que a veces pasan nuestras familias.
    Haz finalmente,
    te lo pedimos por intercesión de la Sagrada Familia de Nazaret,
    que la Iglesia en todas las naciones de la tierra
    pueda cumplir fructíferamente su misión en la familia
    y
    por medio de la familia.
    Tú, que eres la Vida, la Verdad y el Amor,
    en la unidad del Hijo y del Espíritu Santo.
    Amén.

    ResponderEliminar
  7. Hay otro tema también preocupante: no se trata sólo de números; hay que preguntarse también sobre el nivel de formación de alguno de los últimos ordenados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no olvidemos que los seminaristas se forman en la Facultat de Teologia de Catalunya donde campan todo tipo de herejes doctrinales que están ahí con el visto bueno de Sistach

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo, pues "algunos" lo tienen como "una profesión". La vocación brilla por su ausencia.

      Eliminar
  8. Yo tengo un amigo que hace un año entro en el seminario de Barcelona, este año se ha salido de el. Cunado entro era un chico de 22 años muy piadoso y alegre. Ahora yo flipo, de ver que en lo único que piensa es en la independencia. Ya solo quedo yo por debajo de los sesenta años en la parroquia, esto no es una expresión es un hecho verídico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le creo. El deformador seminario de Barcelona engendra herejes y cosas raras.....

      Eliminar
  9. Barcelona es una ciudad moderna y abierta al mundo con muchos mas extranjeros europeos.
    Madrid sigue acogiendo a toda Castilla y a los sudamericanos. Por otra parte estan los nuevos movimientos con tecnicas de captación muy dudosas que eliminan la libertad de sus miembros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vuelva a 2014 avise.

      Mas extranjeros europeos tiene Alicante, Murcia, Almería o Málaga y tienen el seminario lleno.

      Madrid sigue acogiendo... también acoge a muchos catalanes que se van ha hacer negocio a la Villa y Corte. Como Oleguer Pujol....

      En cuanto a sudamericanos la proporción es parecida, pero a diferencia son que en Cataluña se hacen evangélicos y en Madrid continúan siendo catolicos. Porque sera....

      Los nuevos movimientos como.... Opus dei, tiene mas presencia mas visible en Barcelona y los métodos de proselitismo del Opus dei catalán han causado escándalo. Y los Kikos no tiene mas presencia institucional pro el miedo a que engullan lo que queda de la archidiocesis, pero son bastantes.

      Uno de Cornella del Llobregat, Barcelona.

      Eliminar
  10. Moderna y abierta al mundo. Qué bien suena. Moderna debe ser por ir con chancletas y camiseta, ver Tele 5 y no leer ni un libro. Prefiero la modernidad y la apertura de Benedicto XVI, que domina el pensamiento actual, los autores; ha dialogado con la cultura en París, en Londres, en Alemania. Ha señalado los puntos débiles y ha construido hacia adelante.

    Ojalá Barcelona fuera una ciudad moderna y abierta, culta, leída. Habría muchas más vocaciones al sacerdocio sin duda. Y muchos otros aspectos positivos.

    Con poca ciencia uno puede alejarse de Dios. La mucha ciencia lleva a Él.

    ResponderEliminar