miércoles, 1 de octubre de 2014

Catequesis: ¿En lengua materna o en lengua vernácula?

Al pasar el domingo por delante de la iglesia de San José en Badalona, me llamó la atención un cartel en tamaño DinA3 invitando a la catequesis de una forma nueva, como para no creyentes: “Voldries batejar-te, rebre la primera comunió o confirmar-te? Vols trovar un amic per sempre? Voleu formar part d’una gran familia? Apunta’t a catequesi i coneixeràs a Jesús. Debajo, una foto con 6 caras de niños en redondel enfocadas desde arriba; al lado indicaciones para la inscripción, y al pie un “Caminem en familia” muy sugerente, y la dirección web de la parroquia. Un cartel que invitaba realmente al menos a preguntar; porque da la imagen de una pastoral muy viva, muy renovada.
Pero luego, al ver que el cartel estaba todo él en catalán (con alguna singularidad vernácula) y no se veía en toda la fachada su réplica en español, se me enfrió la admiración por lo que parecía una pastoral y una evangelización renovada, dinámica y sin complejos. Muy llamativa también, en efecto, la invitación a la catequesis familiar (padres e hijos) en las indicaciones de la derecha.
Mi reflexión sobre el cartel es muy sencilla: se trata de Badalona, una población con un elevado índice de hispanohablantes. Cuando digo elevado, quiero decir muy por encima del 50%. Tampoco quedaría desvirtuada mi argumentación si los hispanohablantes de la ciudad o de ese barrio fueran tan sólo el 25 o el 30%. ¿Cómo se puede ser catequista y evangelizador de verdad y empezar imponiendo una lengua distinta de la materna?
El párroco de Sant Josep con los niños de la Catequesis
De verdad me hago cruces pensando cómo se puede evangelizar a una población si lo primero que hacemos es colocar nuestra muralla idiomática. Ya sé que éste es un tema recurrente: pero ahí está y no sólo no se resuelve, sino que se agrava cada vez más. Voy a explicarme con calma, y seguro que se me entenderá: para ello me limitaré a colocar ante nuestros ojos y nuestras entendederas, justamente el espejo de la política que hizo el franquismo en Cataluña imponiendo el monolingüismo (sólo español) en la escuela. El gran principio teórico de esta política era que eso fomentaba la cohesión social. ¿Les suena este argumento? El mismísimo que emplean hoy los de l’escola catalana. Pues ya ven, no tienen nada de originales: el copyright es del franquismo. Es que a estas alturas cuesta mucho ser original, porque ya está todo inventado. Y los catalanes amantes de sus derechos lingüísticos, llevaban fatal eso de que la escuela pusiera todo ese empeño en cohesionarlos socialmente. Se hacen a la idea, ¿no?
¿Qué ocurrió pues con esa política franquista de imponerles en la escuela el castellano a unos chicos cuya lengua materna era el catalán? ¡Pues qué iba a ocurrir! Que si en casa se habla el catalán y en la escuela te imponen el castellano, esa política genera por lo menos desafección a la lengua, al régimen y a la escuela, cuando no resentimiento. La verdad es que como ocurre siempre, la inmensa mayoría se resignaban y se acomodaban  a la norma: pero nunca faltó una minoría que no se resignaba. Como siempre de nuevo, la resistencia es cosa de minorías.
Hubo en efecto una minoría de padres (¡pero si son una ridícula minoría!, dicen también hoy los que mandan) que no aceptaban esa desnaturalización y lucharon incansables hasta que consiguieron en primera instancia el bilingüismo en la escuela. Y ya de puestos, movidos por el afán de revancha y por el sueño de ver lucir de nuevo el sol con una camiseta nueva, impusieron su monolingüismo atropellando a los que antes, dicen, les atropellaron a ellos. Pero con la diferencia de que ellos estaban en todo su derecho, explican: porque no sólo reivindicaban la lengua de la madre, sino también la lengua de la tierra; mientras que quienes les atropellaron y ahora se quejan, no están asistidos por derecho alguno, dicen. Porque entre el derecho a la lengua de la madre y el derecho de la tierra a defender su lengua, este último pasa por encima de todos los demás derechos. Un derecho al que hay que añadir el efecto beneficioso de la cohesión social que con tanto afán conciliador cultivó también Franco.
El cartel del Aspirantado también sólo en catalán
Y claro, volviendo al cartel de la catequesis, al momento pensé que para aquellos cuya lengua materna y habitual de comunicación es el castellano o español, ese cartel no es una invitación, sino un rechazo explícito, una exclusión expresa. Porque está escrito en la lengua que les han impuesto en la escuela. Y pretender que las cosas del alma viajen en una lengua que no sea la que mamaste de tu madre, sino en una lengua impuesta y en la mayoría de esos casos impostada, es mucho pretender. Es extender a la catequesis la indiferencia y a menudo el rechazo que sienten por la escuela. En efecto, si se nos permitiera elegir para la catequesis y para aprender a rezar entre la lengua materna y la lengua vernácula, todos elegiríamos la lengua materna, la que nos brota del corazón.
Y tanto más me extraña que no haya entendido esto la Iglesia, cuando hasta la ANC lo ha comprendido y asumido. Está empeñada la Asamblea en que los hispanohablantes     también, amen (ésa es la clave, “amar”) la nueva patria que están construyendo también para ellos (sí, sí, también para los que en Cataluña se sienten mejor hablando español). Ya ven, es su obra de evangelización. Y con esa intención han editado y colgado (muy cerca del cartel de la catequesis sólo en catalán) carteles de gran formato ¡en español! (siempre junto al cartel en catalán, claro está), rindiendo pleitesía a los hispanohablantes e invitándoles implícitamente a formar parte de la nueva Cataluña que está en dolores de parto. Estoy hablando de la Asamblea Nacional de Cataluña.
¿Pero tanto va de la lengua materna a la lengua vernácula, que hasta la ANC ha movido ficha en este momento crucial? ¡Claro que va! Al menos tanto como de la libertad a la esclavitud. Es que resulta que en Roma uno de los sinónimos de esclavo era “verna”. Esta denominación se reservaba para el esclavo de crianza, el nacido en la heredad (la villa). Era muy difícil inculturar en la lengua a los cautivos de guerra convertidos en esclavos. Lo que hablaban, no tenía nombre. Pero era muy fácil en cambio conseguir que los esclavos nacidos en casa, hablasen la lengua del amo. Obviamente su lengua de comunicación era la que les transmitía la madre: era inevitable por tanto que la lengua materna contaminase la del amo. A esta nueva lengua que no acababa de ser la latina, la lengua de comunicación del esclavo con el amo, la llamaron vernácula para distinguirla del latín: era la lengua peculiar de los “vernas”, es decir de los esclavos. Era, en una palabra, lengua impuesta.
Naturalmente la lengua materna de los esclavos estaba totalmente proscrita. No es que los esclavos no tuvieran derecho a tener y usar la lengua materna: es que ni tan siquiera se les reconocía el derecho a tener madre. El caso es que una marca que distinguía a los esclavos de sus dueños, era justamente la lengua: por más que se esforzasen en hablar lo mejor posible la lengua de sus amos, las imperfecciones de todo género en que incurrían delataba su condición de “vernas”. Por eso llamaron vernácula a la característica lengua latina que hablaban los esclavos.
El cardenal Sistach en Sant Josep junto al párroco Mn. Andreu Oller
Hoy mismo, en Cataluña, hasta nuestro señor cardenal arzobispo delata su condición vernácula (la condición de Martínez) en ciertos toques mágicos de la lengua que sólo dominan los autóctonos (¡los nacidos de la misma tierra!) Y como quiere parecer más catalán que los catalanes, se hipercatalaniza cuanto puede, delatando así su condición vernácula. En este caso por la impostación lingüística, parienta cercana de la impostura (muy característica de la clerecía catalana y que merece artículo aparte).
Como decía Antoninus Píus el pasado miércoles,  se había cometido en los carteles de promoción del nuevo Full “un error muy sintomático. Habían puesto "Esglèsia" y no "Església". Evidentemente la segunda es la correcta, pero no olvidemos que nuestro arzobispo siempre pronuncia esta palabra como si tuviera el acento abierto (exclusivo del catalán: inexistente en español), es decir como apareció en el primer cartel”. Y como es inmensamente grave delatarse con esas muestras de vernaculez, mandó a la papelera los carísimos carteles con la tremenda errata delatora y editó otros nuevos, también carísimos, para ocultar la tara lingüística. Efectos del complejo vernáculo del que son víctimas los advenedizos que no pueden lucir los ocho apellidos catalanes.
Quede ahí, pues, esta reflexión: si hasta la omnipotente Asamblea Nacional de Cataluña les está haciendo guiños a los hispanohablantes, porque sabe que también ellos tienen su corazoncito y aman su lengua materna, ¿cómo es que una parte muy considerable de nuestra Iglesia les impide su uso, obligándoles a expresarse en su lengua vernácula?
Cesáreo Marítimo

19 comentarios:

  1. "Porque entre el derecho a la lengua de la madre y el derecho de la tierra a defender su lengua, este último pasa por encima de todos los demás derechos".

    El español es tan lengua de la tierra en Cataluña como el catalán; la lengua de Cervantes se habla en el Principado desde la Edad Media.

    Por lo demás, muy de acuerdo con el artículo.

    ResponderEliminar
  2. "Efectos del complejo vernáculo del que son víctimas los advenedizos que no pueden lucir los ocho apellidos catalanes."

    Si hay tanta dèria por los ocho, creo que, por ejemplo, Martínez se traduciría como Martinis.

    ResponderEliminar
  3. A ver en Badalona hay barrios donde la lengua mayoritaria es el castellano y es normal que esas parroquias tengan los carteles en la lengua de Cervantes. Pero también es cierto que la Parroquia de Sant Josep esta en el centro de Badalona y la mayoria habla catalán en la calle.

    Por cierto en Sant Vicenç dels Horts solo el centro es verdaderamente catalán, todos los demás barrios y urbanizaciones son de habla castellana, marroqui,... y en cambio en Sant Vicenç dels Horts gana las elecciones municipales un independentista como Junqueras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué idioma se habla en Alemania? Y en Francia? Y en el Reino Unido?
      En qué idioma celebran sus ritos los inmigrantes que van a estoa países?

      Eliminar
    2. Por eso mismo es de esperar que en todas las regiones de España se pueda celebrar en español.
      A fin de cuentas es la lengua mas conocida y mas hablada por los catalanes, negar eso es puro fanatismo político.

      Eliminar
    3. En España, lo normal es que se permita al menos a los católicos utilizar el español. Vamos, digo yo. Y Cataluña ha sido siempre parte de España. Si el uso del catalán no se hubiera transformado en un instrumento de manipulación nacionalista y de confrontación con el español con el fin de expulsarlo de la vida pública y privada, no habría ningún problema en el uso indistinto de las dos lenguas ( bastante parecidas ). Pero no, de lo que se trata es de machacar a los "españoles". Contra la doctrina de la Iglesia y contra Cristo. Todo esto no será gratis.

      Eliminar
    4. Anónimo de las 23:56:
      Ya que el tema está de modo por el prusés, le recuerdo que es cuestion de constitucionalidad.
      El idioma de los españoles es el ESPAÑOL y en las comunidades Autonomas el idioma propio sera COOFICIAL.
      Lo demas es golpismo.

      Eliminar
    5. Es el tema de nunca acabar. Unos cuantos fanáticos de su llengua pretenden imponer al resto de los ciudadanos su dictadura idiomática con peregrinas razones territoriales. Como el lema que dice "Por un pais para todos, Escuela en catalán". Esto viene de lejos, de la Transición, cuando a los nacionalistas se les concedieron unos privilegios que jamás habían soñado, confiando en su lealtad amistosa con el resto de los españoles.
      Aquella concesión les envalentonó y les empujó a seguir estirando la cuerda... hasta el momento presente en que ya hablan con todo descaro de pretender la independencia, despreciando el ordenamiento jurídico que garantiza la paz y a democracia y en el que se basan precisamente sus privilegios autonómicos.
      La cordura se impondrá, no cabe duda, y quienes quebranten la legalidad vigente tendrán su correspondiente sanción legal y democrática.
      Y el bilingüismo que siempre ha florecido en Cataluña volverá a renacer con nueva savia.
      Lo triste es que, en el momento presente, incluso la església catalana haga acepción de personas, antievangélicamente, con el tema de la llengua.
      Porque, ¿se han parado a pensar la cantidad de fieles que, ante un catalanismo tan cerril, leen la convocatoria y se dan media vuelta diciendo: "Esto no es para mí, es sólo para los catalanistas"?.
      Pues que aprendan la lección y no se quejen luego de la desafección de la gente.
      Parece que para el clero nacionalista jamás existió Pentecostés.
      José de La Roda

      Eliminar
  4. ¿cómo es que una parte muy considerable de nuestra Iglesia les impide su uso, obligándoles a expresarse en su lengua vernácula?

    Porque el catalanismo lingüístico y cultural está íntimamente unido al catalanismo político, y éste, por complejo de inferioridad, es por constitución antiespañol... aunque alguien, un tal Flurensi, no le cupiese ninguna duda en fer calés con Francesc de Franc... tanmateix dallonses.

    ResponderEliminar
  5. Uno de los sacrilegios mas escandalosos en los que ha caído parte de la Iglesia en Cataluña ha sido el convertirse en un oficina de normalización lingüística.
    Aquí vemos la incompatibilidad manifiesta entre el catalanismo y el evangelio.
    Las lenguas son instrumentos de evangelización, no banderas políticas.

    ResponderEliminar
  6. Es tan intenso en la iglesia de cataluña el síndrome de Estocolmo, que al preguntarle a un excelente sacerdote por qué en las misas que celebraba en castellano introducía siempre algunas partes en catalán constándole como le constaba que todos los que oían esa misa eran castellanohablantes, la respuesta fue que él, como sacerdote, tenía la obligación de ir introduciendo suavemente a sus fieles en la lengua catalana, porque eso era un bien para los fieles y para la armonía social. Fue inútil que discutiera con él. Tenía clarísimo que si la misa era un buen instrumento de normalización lingüística, como sacerdote y como buen catalán, tenía la obligación moral de aprovecharla también en ese sentido. Eso, un buen sacerdote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por falta de fe, porque ven que es más efectivo, visible y palpable, y asimismo más gratificante y estimulante, la normalización que la evangelización.

      El catalanismo lingüístico, político y eclesiástico, hoy por hoy, forman una bloque de bloqueo evangelizador.

      Eliminar
  7. Otro desatino mas .Irán tres y el cabo.Me da la impresión que le da lo mismo.Afortunadamente hay otras parroquias en Badalona que éste tema lo tratan sin complejos y tienen aforo de niños y tratan de formar cantera.

    ResponderEliminar
  8. A mi me parecen muy SECULARES los carteles, no hay una imagen de Cristo, la Santisima Virgen o de santos.

    Tony de New York

    ResponderEliminar
  9. Se olvidan estos clérigos naZionalistas que en los últimos años nos han visitado miles de latinoamericanos, que cuando van a la Iglesia, se ven rechazados: primero por la lengua, y luego la indiferencia de curas y feligreses, de esos...que se apuntan a todo lo que puedan sacar provecho personal. Que hacen y no dejan hacer.

    Las sectas evangélicas tienen un caldo de cultivo fabuloso con la parsimonia y bobería del clero católico que se han encontrado. En estas sectas alquilan un local e invitan a todos a sus cultos. Se sienten acogidos y bien tratados, notan esa diferencia, y se quedan. No porqué estén conformes con sus doctrinas; sinó porque se ven amados y respetados. Luego cuando ya empiezan con el diezmo es otra historia.

    Pero la verdad es está. Aquí tenemos un clero arrogante, nacionalista, cuyo Evangelio es eso el rancio nacionalismo que tantas desgracias causó en en sigloXX, y que les importa muy poco acoger al que viene de fuera. "También vosotros fuistéis extranjeros en Babilonia". Pero aquí es la "Bobería" encarnada", con sus camisas de camionero francés y el despojo de la casulla en sus especiales y personales liturgia. Lo peor es que no tenemos obispos que den un golpe en la mes y diga: Hasta aquí hemos llegado, el que no esté conforme que se secularice, le doy todas las oportunidades.

    ResponderEliminar
  10. Lo reitero por enésima vez. Es la incultura océanica del clero catalanista, que no catalán, el que se empecina en ir contra todo derecho incluso contra todo sentido común.

    Incultura teológica, evangélica (de Evangelio) inclusive.

    Cristo dijo que las piedras hablarían, si callaran éstos, recuérdese. Pero hablarían para cantar las glorias de Dios. Porque, claro, las piedras no hablan. Los territorios no tienen derechos lingüísticos. La lengua es propiedad del hombre. (Dejemos aparte otros vocabularios que abundan en el mundo animal.) Sólo los memos dicen que en Cataluña debe hablarse en catalán, vivir en catalán y demás zarandajas propias de un nazismo de vía estrecha.

    Dejando de lado la cooficialidad del castellano, que ya es dejar de lado, los ignorantes ensotanados no han pisado en su vida la biblioteca de Cataluña. Si la visitaran alguna vez se enterarían de que desde la invención de la imprenta el idioma culto en Cataluña ha sido el castellano. Basta con ver el número de obras editadas en esa lengua en Barcelona, siglo tras siglo. Por no aludir a la correspondencia de los boticarios y médicos catalanes, lo mismo que abogados y notarios. Por cierto, la imprenta se inventó a mediados del XV y los libreros catalanes acudían a... las ferias de libro de lo que las viejas de mi pueblo garrotxí llamaban "las Castillas"

    A diferencia de san Pablo que se hizo griego con los griegos, uno con todos,´los curas y obispos de aquí, con abades y religiosos y religiosas secesionistas, quieren que los otros se hagan uno con ellos El evangelio al revés, los derechos de los territorios... Qué tropa, Señor, qué tropa.


    ResponderEliminar
  11. Los testigos de Jehová van avanzando y de ¡¡¡que manera¡¡¡¡ellos no ponen tantos palos a las ruedas como los curas católicos y van a los que les interésa que es propagar su fe y además lo hacen con dulzura y con ganas y no miran por encima del hombro a nadie.
    En la misma situación están los Evangelicos que también van avanzando a costa de la locura que ha invadido la Iglesia Católica.
    ¡¡¡¡QUE DESASTRE¡¡¡ Y cerrando conventos con 400 años de antigüedad por que nadie cree en ellos.¡¡¡¡muy mal lo habrán hecho,rematadamente mal ¡¡¡¡¡
    Y la JERARQUIA con la inmersión lingüística del "honorable Pujol",jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  12. de todo habra en la viña del Señor....yo de pequeño fuí a una escuela privada de las que abundaban en Cataluña; ya más mayor fui a las escuelas publicas. en la primera se leia en castellano, pero se hablaba en catalan, porque los maestros eran catalanes,( por cierto sin calificar) en la segunda, los maestros eran de otras provincias españolas, con oposiciones para lograr plaza en Cataluña. Por cierto que mi mejor maestro era de un pueblo de Leon, del cual habis sido alcalde. Un gran personaje. Nunca tuve ningún problema con la lengua; la Santa Misa en latin, y la catequesis en catalan. Hice mi primera comunión en mi parroqui en catalan, y aún recuerdo muchas canciones. No creo que este sencillo hecho haya traumatizado mi comportamiento cristiano,. Doy gracias a Dios todos los dias, por haber tenido en mi mocedad de camino cristiano; a sacerdotes venidos de otras tierras, a maestros venidos de otras tierras y a tantos compañeros de juventud que eran de Galicia de Aragon de Soria..etc. con los cuales aún nos llevamos bien, con una sana amistad, y alternando muchas veces en el hablar nuestras propias lenguas. Que Dios nos conserve este bien inestamable de una sana amistad.

    ResponderEliminar
  13. El sistema educativo de Catalunya, prevé que todos los niños dominen correctamente el catalan y el castellano. Con este sistema, el nivel medio de castellano al finalizar el ciclo educativo en Catalunya es superior a la media española.
    Es cierto que hay barrios con personas mayores que casi no hablan pero entienden el catalan, pero los niños lo conocen y no tienen ningun problema.
    Otra cosa son los niños llegados del norte de Africa, de paises sudamericanos o del este de Europa. Estos niños tienen clases de apoyo y la mayoria en unos meses hablan y entienden tanto el catalan como el castellano.
    Por eso no entiendo a que viene este articulo.


    ResponderEliminar