lunes, 4 de agosto de 2014

La opción por los más pobres en pleno Pedralbes

Imagenes de la cocina del comedor social "El Pa de Sant Oleguer" de la Parroquia de Maria Reina
Barcelona es una diócesis con muchas paradojas. Una de ellas es que una de las iniciativas sociales más exitosas y concurridas tiene lugar en el barrio más acomodado de la ciudad. Cada tarde, a las 17 horas, junto a viviendas lujosas con conserje uniformado, chalets de alto standing y palacetes de precios prohibitivos, se produce una escena dickensiana. Una multitud de necesitados se agolpa en la calle Moneders para entrar en las instalaciones de la parroquia de Santa María Reina. No van a buscar ropa, no van a buscar dinero; van a comer. Y ahí dentro, en unas instalaciones “ad hoc”, se sentarán en mesas de cuatro (cómodamente sentados) y les servirán dos platos (con posibilidad de repetir), postres y un café con leche y galletas. La obra se denomina “El pa de Sant Oleguer” y fue bendecida y se inauguraron las primeras instalaciones el día 6 de marzo de 1998, festividad del santo.

Cada día se concentran unas 150 personas, habiendo llegado en algunas ocasiones a los 200. Así cada día, ininterrumpidamente, a excepción de los domingos. No se les quita únicamente el hambre, se les ofrece acogida, cariño y respeto. Por eso, muchos repiten. Son invitados de la parroquia. Invitados diarios, a los que no se pide ni un carnet ni un informe de asistencia social. Ni el nombre ni la edad ni el porqué.

La iniciativa correspondió a la decisión personal del párroco, Monseñor Jaume González Agàpito. De ello ya hace más de 16 años. Al principio, nadie creyó en el proyecto. Le tacharon de loco y visionario, pero desde el año 1997 se sirven esos dos platos diarios, postre y café con leche y galletas cada día, sin vacaciones. Al inicio comían dentro de la casa parroquial, pero dado el éxito, que sorprendió a la propia empresa, se construyó un primer comedor. Aquel se quemó y se volvió a hacer otro con capacidad de 70 comensales.

https://pbs.twimg.com/profile_images/2478954068/wum2zma3vjksoakigka4.jpeg
Mn. Jaume González Agápito
Es una obra de la parroquia y se nutre de los donativos en metálico y de las entregas en especie para elaborar las comidas. No existen más aportaciones. Ni de Cáritas Diocesana, ni de una ONG, ni de ninguna orden religiosa o instituto secular. Mucho menos de las administraciones públicas, que les han negado toda subvención. Tampoco perciben ningún sueldo los responsables de su gestión y servicio. Pero, jamás han faltado fondos ni alimentos ni voluntarios. Un verdadero milagro. Cada tarde, de 150 a 200 personas, comen gratuitamente, como si estuviesen en un restaurante. Servidos por aquellos mismos voluntarios, mientras otros han cocinado los platos y otros procuran de su limpieza. Y sin límite de usuarios. Cada día deben hacerse dos o tres turnos para que coman todos.

De este auténtico milagro, casi no se ha hablado en los medios. Pero para eso está Germinans. Lo he repetido insistentemente: nuestra principal misión es dar visibilidad a una parte de la iglesia en Cataluña que se halla ninguneada, que no forma parte del establishment. Monseñor González Agàpito jamás se ha dado coba por esta extraordinaria institución. Obra particularmente suya. Podía haberlo hecho, pues no es un sacerdote desconocido en la diócesis. Fue Delegado de la Familia y la Vida con el cardenal Carles y Sistach lo relegó a  la más anecdótica Delegación del Ecumenismo. Pero ahí queda su obra. Una obra cristiana, con mayúsculas; bien hecha, bien ejecutada, eficazmente atendida. Una obra, cuyo éxito no ha tenido mayor publicidad que el práctico y tradicional boca a boca. Pero es otro ejemplo más de que en las parroquias germinantes se lleva a cabo la labor social más comprometida, intensa y eficiente. 

Oriolt

9 comentarios:

  1. Una lección para todos.

    ResponderEliminar
  2. No sólo una lección sino también una repetición del evangelio. "Dadle vosotros de comer". Cuando Dios bendice, todo prospera. Amen.

    ResponderEliminar
  3. Es una obra de una increíble sencillez evangélica. El voluntariado, mayoritariamente del barrio, muy eficiente. Más de una vez he pasado por allí a llevar alimentos. Pedro, el cocinero (supongo que debe seguir ahí), un mago. Le toca hacer milagros, y los hace. Y los voluntarios (en su inmensa mayoría voluntarias), otra genialidad. Además de servir a los comensales, les acompañan. Conversan con ellos, se interesan por ellos. Y algo muy frecuente, no sólo en éste, sino también en otros comedores sociales que conozco: las voluntarias llegan con sus provisiones complementarias del día, sugeridas por el cocinero. Este voluntariado aporta no sólo su tiempo, sino también su dinero. Es una verdadera delicia. Una forma bellísima de practicar la caridad cristiana.

    Gracias, Oriolt, por acordarte de esta humildísima gran obra. Y mención especial para Monseñor González Agápito. Es el alma de esta obra, pero no gasta altavoces, no sale en los medios: si no lo decimos aquí, nadie se entera.

    ResponderEliminar
  4. Pues una buena obra "Ecuménica" pues imagino que por allí pasan de todas las religiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bon dia germans en Crist. Es una suerte tener este blog que siempre me sorprende con los artículos y comentarios que en publican. Cómo es posible que alguien quisiera, o quiere, cerrar esta ventana abierta a la realidad de nuestra querida Iglesia?.
      Conocía a Monseñor González Agápito cuando estuvo de rector en la población de Llavaneras. Ya me pareció un sacerdote extraordinario y singular. No sabía la labor tan extraordinaria que está realizando en la parroquia Santa María Reina, en todos los campos de la evangelización. Estas obras, si no son bendecidas por los que mandan, no tienen cabida en los medios mediáticos de la diócesis. Igual pasa con "Los jóvenes de San José", y otros movimientos de iglesia católica. Si no es gracias a GG, no nos enteramos la gran mayoría. Felicito a Oriolt y que siga dando a conocer acciones como esta. Le pido a Maria Auxiliadora que ayude a su Iglesia, para que dé testimonio verdadero del Evangelio y mueva a muchos jóvenes a seguir a Xto como sacerdotes. Amén.

      Eliminar
  5. Un milagro diario, en silencio, como le gusta a JESÚS, por cierto es la calle del superchalet del hijo mayor de Pujol, no inscrito para no pagar impuestos, ¿para darlos a la parroquia o a su bolsillo? Este si que "feia pais independent"

    ResponderEliminar
  6. ¿Porqué el Sr. Rector González Agápito tiene el tratamiento de monseñor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pel que tinc entès en Jaume González-Agápito havia exercit funcions a les nunciatures del Sudan i del Brasil i tenia el corresponent visat diplomàtic de la Santa Seu. El que ja no sé exactament és si això implicava el títol de "monseñor", o si li va venir d'alguna altra banda.

      Pel que sembla amb l'actual Papa Francesc aquest títol anirà de baixa.

      http://www.latercera.com/noticia/mundo/2014/01/678-559757-9-papa-francisco-suprime-el-titulo-de-monsenor-para-acercar-a-la-iglesia-a-la.shtml

      Eliminar