martes, 5 de agosto de 2014

El momento de la paz en la Misa, uno de los grandes desbarajustes litúrgicos del rito progre-kumba catalán

A la izquierda la archiconocida foto de una celebración de la JOBAC, a la derecha Morlans en su salsa
No me extraña que grupos como Església Plural y compañía, hagan campaña con todas sus fuerzas, para que obispos como S.E.R. el cardenal Antonio Cañizares no vengan a Barcelona. El purpurado valenciano, no sólo está en las antípodas en lo político, también en lo religioso. 

Estos últimos días hemos conocido el documento que la Sagrada Congregación para el Culto Diivino y la Disciplina de los Sacramentos, presidida por Don Antonio Cañizares, ha hecho llegar a la Conferencia Episcopal Española, sobre el rito de la Paz en la Santa Misa, que se mantiene en el momento actual de la celebración, pero se alerta de los abusos y excesos que se cometen y que deben ser corregidos. Es evidente que barbaridades en esta parte de la Eucaristía se cometen en todas partes, pero es probablemente Cataluña, la región de la catolicidad donde más se realizan por metro cuadrado.

Según el modus operandi  del ritual progre-kumba catalán, hay que vaciar la Santa Misa de elementos sagrados y substituirlos por elementos "festivos" cuanto menos religiosos mejor. El momento de la Paz suele ser el más adecuado para aplicar este criterio: dejar la Sagrada Comunión en segundo término y poner por delante todo tipo de iniciativas festivo-ludicas para que el pueblo fiel se lo pase divertido y se olvide de que Jesús-Eucaristía está en el Altar.

Algunos sacerdotes catalanes son los primeros en ponerse delante de estas juergas para nada litúrgicas, en un momento tan inoportuno como es el previo a recibir el Cuerpo de Cristo. Aunque el sacerdote no puede abandonar el presbiterio, los hay que se pasean por toda la iglesia dando la paz a toda la feligresía, no sólo a los que están delante o en el pasillo central sino incluso al resto de bancos, haciéndose interminable ese momento, amenizado por cantos de paz, en los que no aparece ni por casualidad ninguna referencia religiosa y omitiéndose el Cordero de Dios.

También es habitual ver como se dan palmas en el canto de paz, o incluso como la gente alza los brazos, o se unen las manos arriba y abajo como si fuera una sardana.  El ambiente que se crea es de tanto jolgorio que es absolutamente impensable que pueda cortarse para el momento de recibir la Sagrada Comunión, por lo que este momento se convierte en una continuación del anterior, ruidos, gente moviéndose, hablando... para nada el espíritu de concentración que debe haber para recibir al Señor.

 
Les muestro un video como prueba de lo dicho, realizado en la fiesta de la Inmaculada de 2011 en el barrio de Gracia de Barcelona, y en este caso, el público no es precisamente joven, ya que en estos casos siempre se es un poco más condescendiente, se trata de personas bastante talluditas, tan sólo los que tocan la guitarra son jóvenes. En el momento de la paz se canta el conocido "Mans a les Mans" mientras los fieles se dan de la mano y aplauden. El sacerdote vestido aparentemente sólo con alba (no se ve estola ni casulla), también se apunta a la fiesta aplaudiendo con todas sus fuerzas. El video sólo recoge el momento del canto y no el de darse la paz, aunque no es muy difícil deducirlo viendo lo visto.
 
 
O este otro con la misma archiconocida canción con un poco de mejor calidad, en este caso en una Primera Comunión, el sacerdote debe creerse que es el más enrollado del mundo. Pero no se pierdan los detalles de este otro video de la misma celebración como por ejemplo la señora dando la Sangre de Cristo en un vaso de duralex. Y es que normalmente todo va unido: el espectáculo y la juerga junto con la falta de respeto hacia lo Sagrado.
 
 
Seguro que habrá personas que pensarán que no hay para tanto, que tampoco pasa nada por poner un poco de alegría y "buen rollo" en el momento de la paz. Incluso es posible que algún buen sacerdote lo acepte (aunque no le guste demasiado) como fruto del ambiente post-conciliar. El verdadero problema es la pérdida del sentido de lo sagrado, así se nos han vaciado muchas iglesias en Cataluña (y en muchos otros sitios), vendiendo a la Iglesia como una ONG, o como un lugar para pasárselo bien, para encontrarse con los amigos... pero no el lugar sagrado de encuentro con Dios. Al final resulta que la gente se da cuenta que las ONG no católicas trabajan mejor, los centros de animación no confesionales hacen mejores actuaciones-actividades, y en el bar se encuentran uno mejor con los amigos. Entonces para eso no hace falta ir a la Iglesia.

  Antoninus Pius

15 comentarios:

  1. El sacerdote es josep Mascaró, salesiano, Se ve que todavía no han escarmentado de los desmanes litúrgicos que efectuaba su predecesor, y que tanto daño hicieron. Lo del Padre Mascaró ni se puede comparar , con, ese que quería ser innovador en todo, de ahí sus liturgias nulas, sustituía el protagonismo de Cristo por el de él. Sus barbaridades litúrgicas tuvieron cierto eco, y había feligreses entusiasmados con esas pecularidades litúrgicas. Pero aquello no podía llegar a buen fin, porque en el fondo ese sistema no tenía interioridad y así fue.

    Los vídeos deben ser de hace unos años, poes no es en la Parroquia en está Mossèn Mascaró.

    ResponderEliminar
  2. Pero porqué nos empeñamos en encontrarlo todo mal! si cantamos porque cantamos, si damos palmas porque las damos, Dios es alegria rebozante y quiere que nosotros así lo sintamos. I si el vaso es de duralex...el Señor no mira la manera si no el fondo. En sus tiempos, en la Santa Cena, deberia de ser del material que fuere -seguramente ni de oro ni de plata - pero ahora, en todas las ocasiones, se acomoda uno a lo que puede y tiene. En una Eucaristia a que vamos, a celebrar el Memorial de Cristo o ha fijarnos en nimiedades de como i de que forma? Creo que lo importante es el espiritu del que va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Aplicaría el mismo criterio para celebrar su boda? ¿y para celebrar el nacimiento de su hijo? ¿para enterrar a su madre?

      La forma no va disociada del fondo. No somos espíritus puros en un mundo platónico o arquetípico, somos hombres de carne y hueso en este mundo terrenal. La Verdad se nos reveló encarnándose en Jesús.

      El Señor con su vida nos reveló la virtud de la humildad y también que su Reino no estaba en este mundo y que nosotros estamos aquí de paso. Pero nosotros le tenemos que ofrecer lo mejor de nosotros, en todos los aspectos. No podemos permitirnos ser "cutres" con el Señor teniendo en cuenta su inalcanzable majestad y el precio que ha pagado por nosotros.

      ¿No vamos a reparar en la forma si queremos, por ejemplo, casarnos con la mujer que amamos? Y si se casa nuestro hijo, ¿también nos arreglaremos con lo que tenemos?

      "El que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí." Mt 10:37

      "Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros; y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis." Mt 26:11

      Eliminar
    2. El motivo de que los Vasos Sagrados sean de metal noble, o tengan, como es en la mayoría, un simple baño de oro o plata, es para que el vino consagrado no quede absorvido por el material, ya sea de arcilla o de cristal. Los innovadores, los "progres" les encanta los dos últimos. El símbolo de la paz es un abuso en el vídeo, por más que se quiera decir que los niños interiorizan más, es falso y se ha demostrado así. Lo que se consigue es desacralizar lo más sagrado que tenemos.

      En un templo protestante estas ceremonias son corrientes, porque en ellos la liturgia es muy pobre, entonces deben recurrir a estos teatros. Y la niña presentando el vino en una botella, parece de plástico, no es más que una "mariconada" más que se hacen en estos teatros.

      Y a eso que a "Nuestro Señor" le da igual es mentira. Sólo leer el Evangelio y leer la comida con Simón donde el Señor le reprocha varias cosas que omitió, asçí como dejarse derramar el perfume más caro por la pecadora.

      En fin, el tiempo lo pondrá todo en su sitio.

      Eliminar
    3. Decía André Piettre que "la forma arrastra al fondo". ¿Le regalaría usted unos pendientes de barro a su madre? ¿Le compraría a su esposa o a su novia un vestido andrajoso, de cualquier material, y añadiría que lo que importa es la intención? ¿Verdad que no? Pues lo que no quiera para sí, no se lo dé al Señor. Porque eso es hipocresía.

      Ciertamente que es fundamental la "circuncisión del corazón" para sacar provecho de los Divinos Misterios, pero una cosa no quita la otra. Y recuerde que la Escritura, referida a la Última Cena, dice textualmente:
      - "...una mujer vino con un frasco de alabastro, de perfume de nardo auténtico, de mucho valor; rompió el alabastro y lo derramó sobre su cabeza. Y algunos mostraban entre ellos indignación (...) Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Hizo conmigo una obra buena" (Mc 14, 3 y ss; Mt 26, 6; Lc 22, 3; Jn 12, 1).
      - "Él os mostrara una sala en el piso de arriba, grande, alfombrada y dispuesta" (Mc 14,15; Lc 22, 12).
      -

      Eliminar
    4. 1) Absorbido en español se escribe con b.

      2) Si se trata de evitar la "absorción" es mejor usar vidrio. El vidrio (SiO2) es mucho más inerte que el metal, aunque éste sea noble. Observe, por ejemplo, que los productos químicos se guardan en botellas de vidrio y no de metal.

      3) En el caso de la arcilla si es correcta su anotación.

      Eliminar
  3. Muy bueno el comentario sobre todo el final, mejor el bar que con Cristo, Desde hace tiempo que s solicito, por muchos sacerdotes y de muchas diócesis, el cambiar de sitio el rito de la paz, hacerlo como el Jueves Santo, después de la liturgia de la Palabra ya que "no se acerquen al altar los que no estén en paz con su hermano", la resolución ha sido la de conservar el momento y no cambiarlo, pero evitando los kumbaya y los desplazamientos, situación difícil para los que va a la Iglesia a pasarlo bien, esto se destacan ya que al pasar ante el Sagrario ni lo notan ni lo saludan, empezando por los que se dicen sacerdotes, entonces ¿porqué no van al bar?

    ResponderEliminar
  4. Lo más lamentable, Antonino Pius, es que todavía piensen ustedes que los "documentos" de la Santa Sede vayan a cambiar algo. ¿No ven a esta altura que son funcionales a la destrucción de la Iglesia que se pretende?

    ResponderEliminar
  5. Al anónimo de las 6:17
    Fíjese, resulta que para que cualquier cosa funcione bien, desde la evacuación de edificios en un incendio, hasta la enseñanza, la sanidad, las recepciones oficiales y todo lo que usted quiera añadir, hay unos PROTOCOLOS, justamente para evitar que cada uno se guíe por su imaginación, cada uno vaya por su camino y salgan las cosas de cualquier manera. Claro que a todos se les supondrá buena fe y espíritu constructivo, pero créame, con la forma de hacer que usted propone, no funciona absolutamente nada.

    Y cuando nos tomamos tantas molestias por hacer que funcionen nuestras relaciones humanas y por eso nos sometemos al protocolo, ¿usted pretende que nuestra relación oficial-formal con Dios, nuestra relación como Iglesia vaya de cualquier manera?

    ¿Usted cree que funcionará una sardana (que no deja de ser un acto de culto patriótico) si cada uno baila como le da la gana? Eso arruinaría irremediablemente la sardana, hasta que la gente la abandonase. Pues del mismo modo, hacer cada uno de su capa un sayo en el culto divino, ha hecho que los fieles lo perciban no como acto de culto, sino como exhibición de creatividad de cada sacerdote: puro espectáculo. Y para eso, obviamente, la mayoría prefieren concurrir a espectáculos más profesionales.

    ResponderEliminar
  6. Respetado anónimo de las 6:17, en verdad cree lo que está diciendo? No se está mezclando por parte de estos sacerdotes progres ( en qué?) la celebración recogida, vivida interiormente - pero en comunión- con el resto de los hermanos que también participan de la SANTA EUCARISTIA, con una fiesta que como dice A. Pius, la organizan mucho mejor las entidades lúdicas?. Cuando participo, vivo, la Santa Misa, quiero hacerlo con recogimiento y poder ADORAR en mi interior a Jesucristo PRESENTE en la sagrada forma. Tantos cantos y aplausos no me ayudan y me incomodan tanto, que o me voy de la iglesia o si lo sé, ya no asisto. La fiesta para después de la celebración, por que se olvidan de lo importante, la presencia de nuestro Señor sobre el altar una vez hecha la consagración. En cuanto al vaso o caliz de duralex, estoy seguro de que si estuvieran celebrando alguna fiesta a la que asistiera algún personaje relevante, le podrían la cristalería más lujosa que tuvieran. Para celebrar, todo no vale. Al menos no debería valer. Se podrían explicar anécdotas, todos conocemos alguna-s. Se está desvirtuando, desgraciadamente la dignidad y el respeto debido. Se creen estos sacerdotes progres que con la manga ancha y permisible en todos los aspectos van a llenar sus iglesias. Seguramente se darán cuenta cuando sea tarde, de que no es así. Respeto a quienes necesiten de esta forma de celebrar la Santa Misa, pero ruego a María Auxiliadora que nos ayude a todos a llegar a una unión ritual y no que cada uno campe por sus anchas. Amén.

    ResponderEliminar
  7. Os remiendo, si no lo habéis hecho ya, que leáis el comentario sobre el signo de la Paz, en el blog " de profesión cura " del 1.08.014. Alabado sea Dios.

    ResponderEliminar
  8. Miedo es lo que hay. Miedo a que la feligresía se escape. Miedo a que los jóvenes no se acerquen a la iglesia ni por la comunión ni a celebrar bodas. Miedo... Pero piensan muchos sacerdotes que si nos modernizamos, si enfundamos el órgano y sacamos la guitarra, si desterramos el canto gregoriano y damos palmas, que si cambiamos la confesión por la reconciliación con Dios directamente a través del pecador... Que la iglesia va a ganar adeptos ! Un despropósito.

    ResponderEliminar
  9. Curioso, pero en donde se respeta más la litúrgia es precisamente donde los fieles asistimos en mayor número.

    El otro día se hablaba de que los templos más llenos de feligreses son aquellos regentados por religiosos que no tienen asociado un col·legio. Eso bastante cierto, si bien en Barcelona hay alguna excepción, por ejemplo: la Iglesia de la Virgen del Carmen de los PP. Carmelitas de la Diagonal.

    El Señor se merece lo major. También lo decía Santa Teresa. Se imaginan para beber de pignic en la playa o montaña con cristalleria de Bohemia y en Navidad o una celebración familiar importante, en casa o en un restaurante servir la bebida en vasos de plástico. A cada cosa lo suyo "no todo vale".

    Parece lógico, que si se sabe distinguir en la vida social, con mayor motivo hay que cuidar la litúrgia en los Templos, porque ayuda a unirnos más a Dios.

    ResponderEliminar
  10. todo consiste en saber leer las escrituras: yo no me puedo imaginar a S. Pablo con una guitara al hombro, hay alguien que lea y medite las enseñanzas de los profetas, los apóstoles y las del mismo Cristo y monte tal jolgorio? es impensable. En fin, así funcionan las comunidades religiosas y diocesanas. ¡ Pobre Iglesia de Cristo ¡

    ResponderEliminar
  11. Todos esos curas progres que sacan vajillas de barro, duralex y similares son verdaderos farsantes. Quieren aparentar un mínimo dispendio en la celebración eucarística, pero han de reconocer que en sus sacristías tienen los cálices y copones
    que usaron sus antecesores, por lo que no hacen un "ahorro" sino que añaden un nuevo gasto para esta ostentación de hipocresía.
    Y tienen albas, casullas y estolas para aburrir, pero han de comprar otras nuevas de colorines y super mal hechas para dejar las otras de lado y no ceñirse nunquísima jamás a los colores que se usan en cada tiempo litúrgico.
    Y ahí le han dado con lo del rito de la paz: Desacralizarlo todo y desconcentrar a los fieles, no vayan a darse cuenta de que están en una iglesia y que además, es católica.
    Jóvenes: ¿Qué movida preferís, Iron Maiden, diyeys molones en la discoteca o una versión casposa del "yesterday" tocada con guitarra junto a un cura?.
    ...Y luego dirán los progres que se les vacían las iglesias.

    ResponderEliminar