domingo, 20 de julio de 2014

Una Facultad inválida a medida de sus validos

Dr. David Abadías (izquierda), Mn. Robert Baró (centro) y Marc Sureda (doctor gerundensis)
A cuantos han tenido alguna experiencia o contacto con nuestro n.s.b.a. Cardenal, y a quienes no han tenido esa suerte, no les faltará perspectiva después de nuestros siete años de presencia en la red, para apreciar que Sistach es el gran Houdini de la vida eclesial catalana -y española por extensión. Dotado de una sagacidad y una tenacidad proverbiales, la concepción carrerista de su persona y su pastoral le colocan en la pole position de los obispos autocomplacientes, es decir de los que trabajan para sí mismos y para los suyos. Rodearse pues de fieles acatadores de sus órdenes y deseos, de sumisos ejecutores de sus mandatos y de validos a su servicio y al de sus instrumentos de gloria y prestigio. Poco más le importa en su acción pastoral. Sistach en su posición más natural se asemeja tantas veces a don Miguel de Unamuno, que en el brocal del pozo del convento de San Esteban de Salamanca se complacía escuchando el eco de su propia voz.

C:\Users\FRANSESC\Desktop\convento_san_esteban7.jpg
Pozo de San Esteban de Salamanca
Asentados estos principios epistemológicos, paso a detallar el caso. En la reunión de julio de la C.E.Tarraconense, Sistach anunció la intención de crear una Facultad de Historia Eclesiástica, Arqueología y Arte Cristiano en Barcelona. Este anuncio obtuvo el aplauso unánime de los obispos catalanes. Apenas unos días después, el pasado jueves 17, hizo la presentación oficial de la nueva facultad  aprobada por la Congregación de la Educación Católica, bajo el nombre de “Antoni Gaudí”, justificando su existencia. Los motivos esgrimidos, todos de orden banalmente retórico, únicamente pueden ser convincentes para los que no conozcan el afán de escaparatismo y visual merchandising del prelado barcelonés. Pero también para los que ignoren que las intenciones que alberga con esta operación son dos. Y ambas de carácter personal. 

Sistach, antes de dejar el sillón, pretende pagar los servicios prestados al Dr. Armand Puig. Con la constitución de una nueva Facultad que junto con las de Teología y Filosofía serían tres, el Cardenal puede obtener la creación de un Ateneo Eclesiástico o Pontificio en el que colocar como flamante rector a Puig y así asegurar su continuidad en el mundo académico. Si un Ateneo tuviese 5 facultades podría transformarse en Universidad Católica o Pontificia, cosa que ocurre ya con la Universidad San Dámaso de MadridEl terrible complejo de inferioridad que invade a Sistach con respeto a Madrid, queda compensado y su partida de Barcelona adquiere tintes chulescos. Finis coronat opus. Al frente de la nueva Facultad de Historia Eclesiástica, Arqueología y Arte Cristiano colocaría al muy joven Dr. David Abadías, que ya es Jefe del Departamento de Historia de la Iglesia de la Facultad de Teología. Destacados profesores colocados serían el joven licenciado en Historia y doctor por Gerona Marc Sureda así como los monjes cistercienses de Poblet, Padres Lluc Torcal y Jesús Oliver. Y como guinda que corona el pastel -y eso no es moco de pavo-, a su antiguo secretario y fámulo Mn. Robert Baró, que en las fichas aparece bajo el epígrafe de “doctorando”. Como Turull. Eternos ambos. Validos también de manera inexplicable de Sistach. Así se cumplen los objetivos y propósitos del Cardenal. Compensar su ego con respecto a Madrid y colocar a sus validos Puig y Baró.
Sistach con Armand Puig (izquierda) Mn. Ramon Corts (derecha)
A los que no conozcan bien la realidad de Barcelona, el puzzle les parecerá completo, pero no es así. En el elenco de profesores de la “Gaudí” (así tan turísticamente fashion acabará denominándose la Facultad) figura, como obligado soldado raso, el más destacado estudioso y doctor de Historia de la Iglesia en Cataluña: el doctor Ramón Corts i Blay. De esta manera postergado, Corts sin embargo sería merecedor a fuer de ley, de ostentar el decanato de la Facultad. Pero Sistach que junto a sus dotes de prestidigitador e ilusionista es un zorro sagaz, sabe que Corts no es tan fácilmente moldeable y sumiso como lo son esos muchachos que le sirven y rinden pleitesía, algunos como Abadías de manera cándidamente ilusa.  Corts, aún a pesar de su innegable adscripción nacionalista, es más que una black sheep: es bestia negra del progresismo barcelonés. Se la tienen jurada y no desisten en ello. Y Corts paga el odio teológico que le tributan los progres con su defenestración académica. Quizás todo con sonrisas, pero no sin contenidas lágrimas. ¿A santo de qué Sistach concedería a  Corts  la relevancia que con justicia le correspondería? Tendría que abrir la caja de Pandora. Decorado típico de Barcelona, pax Sistachiana siempre a expensas  y beneficio de los mismos. Fuegos de artificio de final de época que sin duda esconden un polvorín que algún día puede estallar. Nace pues una Facultad coja e inválida. Sólo comparsa de validos

Prudentius de Bárcino

12 comentarios:

  1. Conocía ya la anécdota de Unamuno ante el brocal del pozo del claustro de San Esteban. Como también la respuesta del Padre Arintero. Hombres recios los dos, el famoso teólogo místico, con carrera de ciencias naturales que le capacitaron por entender el concepto de evolución mística desde una radicación científica envidiable, experto en filología griega y profundo buscador de Dios también Don Miguel. No conozco a ninguno de los que usted cita Prudentius. Uno en historia del arte sacro se quedó en la revista ARA y en la publicación "casolana" del Colegio de Arquitectos de Barcelona. La vida me llevó a tratar al recientemente fallecido Miguel Fisac, creador de magníficas iglesias (san Pedro Mártir de Alcobendas), y a Juan Rius Camps, doctor en arquitectura y físico, creador de espléndidos edificios religiosos (alguno en Barcelona).

    Ante el pulso necesario para acometer una facultad de Arte en los tiempos modernos, ¿dónde va Sistach con los curricula que usted cita? Me trae a la memoria el especialista oficial en arqueología cristiana que dio la diócesis hace algunos decenios,. Camprubí, de menesterosa formación según se puede comprobar ahora con lo que ha dejado escrito. Con esos mimbres Sistach tal vez podrá crear una facultad y Roma aprobársela. Pero es manifiesto que no pasa la "nota de corte" de cualquier institución de formación superior que se precie.

    A veces el estamento eclesial no reflexiona y se deja guiar por la ambición personal. Las esperanzas de crear facultades de teología que pudieran competir con las civiles, como en Ratisbona o Bonn, por recordar dos caras a Benedicto XVI, se truncan con semejante claustro docente. No digamos una de historia y arte. Con "doctorandos". Vamos que podrían poner a Vives de Rector emérito. El fue por delante y la experiencia es un grado.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la frescura del articulista y del comentarista (JMVG). Yo tampoco estoy al corriente de quiénes son los sujetos que nombra nuestro Prudentius. Pero uno agradece en estos temas tan poco reconfortantes, el "ars dicendi". Al menos se recrean las entendederas, que no es poco en las llanezas en que vivimos.

    ResponderEliminar
  3. Ateneo Eclesiástico o Pontificio

    1. Teología
    2. Filosofía
    3. Historia Eclesiástica, Arqueología y Arte Cristiano "Antoni Gaudí"

    a) Parece arbitrario el nuevo "Antoni Gaudí"

    b) ¿No hay Música Litúrgica? ¿No hay Humanidades? ¿No hay Filología hebrea, latina y griega? ¿No hay Arameo, Egipcio y Sánscrito? ¿No hay Astronomía Sagrada? ¿No hay Mitología y Simbología? ¿No hay Semiótica? ¿No hay Religiones Antiguas? ¿No hay Historia Geografía y Economía Antigua? ¿No hay Arqueología? ¿No hay Urbanismo Antiguo?

    c) Si me parece que las tres ocupan el mismo edificio y comparten la misma tropa, los mismos profesores y la misma casta rector, ¿dónde está la novedad? ¿dónde está la innovación, la renovación y el cambio? ¡Pero si es un tiovivo y carrusel de los mismos de siempre!

    ResponderEliminar
  4. No los conozco y por tanto no puedo hablar de los sacerdotes jóvenes aquí enumerados.

    Pero si de Mn. Ramon Corts, su valia como académico o investigador en historia no entrare en ello.
    Pero como persona y sacerdote dejan mucho que desear su trato con los demás.
    Mira a otros sacerdotes y laicos por encima del hombro, en el trato ordinario de cada día.
    Sino que le pregunten a los sacerdotes de su arciprestazgo, a antiguos colaboradores en su parroquia, yo vivi una anecdota en un entierro que prefiero no hacer pública, por respeto al difunto y su anonimato.

    Moraleja "todos tenemos muertos en el armario"
    Las personas y los sacerdotes se les conoce de verdad en el trato diario ordinario.
    Hay también se ve la santidad, y si el caracter, o creerse mejor que los demás, yo y solo yo, no nos juega malas pasadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario , además de injusto, no reponde a la verdad. Conozco muy bien a Mn. Corts y en su trato con las personas jamás he notado lo que comenta el anónimo de las 3:36. Como profesor, he podido observar que sus alumnos le consideran muchísimo. Como párroco, animo al anónimo a que se pase por su parroquia y observe. En cuanto a lo del arciprestazgo, esto son líos de curas. Lo he comentado con algunos amigos y todos coincidimos en quien puede haber escrito esto. Desde luego hay que tener humor para dedicarse a estos menesteres a las 3:36 de la madrugada, a estas horas si uno no puede dormir, delira. De todos modos, el artículo de Prudentius sobre la nueva Facultad es muy serio y no tiene sentido andar perdiendo el tiempo con líos de curas.

      Eliminar
    2. No haga usted caso de lo que dice el anónimo de las 3:36. A estas horas ni los más cuerdos dicen algo bueno. Y cuando uno tiene insomnio... pues ya se sabe.

      Eliminar
    3. Si Roma, conociendo la situación en la dióceisi de Barcelona, no hubiera elevado a rago de Ateneo el grupo de Facultades existentes en el ámbito de Cataluña, todo esto no ocurriría, pero como lo importante es quedar bien con este mundo, pues vale. Después nos quejamos que las diocesis esten descristianizadas.

      Eliminar
    4. Sr. Anónimo de las 3,36.

      ¿Hay alguién perfecto en el aspecto humano?.

      Precisamente ayer Domingo XVI del Tiempo Ordinario, y digo esto porque no era ninguna solemnidad especial, Mn. Ramón Corts, celebró la Misa Parroquial de las 11,30, como suele hacer siempre que está en Barcelona.

      Aparte de una Misa muy devotamente celebrada y con cantos en latín de la Misa de "Angelis", Al final salió procesionalmente con la Cruz y ciriales, por el pasillo central hasta el claustro y allí fue saludando uno a uno a todos los fieles que salimos por esa puerta.

      Suelo frecuentar esa Parroquia unas tres o cuatro veces por semana. No voy a juzgar si tiene buena o mala relación con otros sacerdotes. Pero si soy testigo de que entre sus sacerdotes colaboradores hay aparte de Mn. Joan, Vicario y el P. Arturo, tiene a un capuchino, un carmelita, un claretiano,un párroco emérito pero en óptimas condiciones para celebrar la Misa normal, dejando aparte unas características poco ortodoxas y alguno más que me habré dejado.

      Aparte de los que puedan venir para celebrar bautizos, matrimonios o funerales.

      Hay las "Cenas alfa" y el "Café teológico" para despertar la FE y prufundizar en la misma para jóvenes y adultos.

      Catequesis de Primera Comunión, Confirmación. Grupos de matrimonios, etc.

      Si tan autónomo fuera Mn. Ramón, no permitiriía todas esas actividades.

      Eliminar
  5. Habrá alumnos para tanto catedrático?

    ResponderEliminar
  6. Mal nacidos en el clero hay muchos; pero lo de Martínez y sus secuaces ya es el colmo; lo lógico para estas facultades seria convocar oposiciones, pero esto no interesa: hay que colocar. Se hala mucho también del saneamiento de la banca vaticana, así lo publica esta semana "Catalunya Cristiana" pues pueden empezar por casa: el arzobispado es un holding de Matabosch. Este el Ordinario volverá a presidir la misa de las Santas de Mataró, prorrogativa que se ha apropiado; le sugiero al Segis que como canto para la paz cante "És l'hora dels adéus".
    Dios nos dé su paz. Adiós, Martinez, adiós.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  7. Alvaro, Comparto su opinión. Es alucinante. Teología da pena, Filosofia vacía. En Filosofia la secretaria academica a parte de rascarse la nariz.......... no tiene otro trabajo. Oliver ya se dijo aquí que era homosexual declarado...

    ResponderEliminar
  8. No se trata del monje cisterciense de Poblet, Padre Jesús Maria Oliver, sinó de su sobrino del mismo nombre que ya colabora con la facultad de teologia.

    ResponderEliminar