lunes, 28 de julio de 2014

¿Por qué están más llenas las misas en castellano?

Jueves Santo 2010
Celebración dominical en el Santuario de Santa Gema
Circula una leyenda urbana que cuenta que en Cataluña casi no existen misas en castellano. Como toda leyenda tiene bastante de ficción. La fábula tiene visos de realidad en la Cataluña interior, pero resulta absolutamente falsa en Barcelona, su área metropolitana y las zonas costeras de Tarragona. En estas zonas existe una más que notable oferta de celebraciones en la lengua de Cervantes. Es más, se da la curiosa paradoja de que las misas en castellano se llenan mucho más que las que se celebran en catalán y que aquellas parroquias o santuarios en los que predomina el culto en castellano ostentan récords de concurrencia en los ámbitos anteriormente aludidos.

Les voy a poner tres ejemplos de la ciudad de Barcelona: 

A) Santuario de Santa Gema de los Padres Pasionistas.- En este enorme templo  de la calle Capitán Arenas se celebran cada domingo nueve misas, de las que sólo una es en catalán. Se calcula que, en un domingo cualquiera, unas 5.000 personas asisten a las diversas celebraciones. Un templo siempre abierto, capaz de llenar 1.000 almas, sobre todo en las misas de 12 y 13 horas. Debo destacar esta última, casi siempre oficiada por el Padre Carlos Cano, superior de la Comunidad. Un ejemplo de celo ortodoxo y de recursos didácticos. Junto a él otros ocho sacerdotes pasionistas dan lumbre a este verdadero faro de fe en la diócesis barcelonesa.

http://www.monestirs.cat/monst/bcn/bn02barc/fran/sfra03.jpg
Santuario de San Antonio de Padua
B) Santuario de San Antonio de Padua de los Padres Franciscanos.-  Otro templo   enorme, éste situado en la calle Santaló, regentado por la orden franciscana. Nueve sacerdotes franciscanos que nos ofrecen también nueve misas los domingos. Aquí las celebraciones en catalán son más numerosas, 4 de 9, pero los horarios en castellano, principalmente a las 12 y 13 horas, resultan las misas con mayor asistencia.

C) Santuario de San Francisco de Asís de los Franciscanos Conventuales.-  Otra gran iglesia, ubicada en la calle Bertrán,  con siete misas los domingos y sólo dos en catalán. En este templo, si cabe, los llenos incluso son superiores a los otros dos.

Otro rasgo común de las tres comunidades es que siempre puede hallarse a un cura en el confesionario y en las misas siempre encuentras en ellos a dos o tres sacerdotes. Con el hábito de su orden. Nunca están solos. Siempre hay algún penitente confesándose.
Santuario de San Francisco de Asís
Les he puesto tres ejemplos de la zona alta de Barcelona. Allí no abunda la colonia latino-americana. Ésta se halla presente sobre todo en el extrarradio, donde la predicación en castellano también es habitual, aunque en muchos casos obligada, si se quiere seguir gozando de parroquia. También les he puesto tres ejemplos de templos encomendados a religiosos. De religiosos que no tienen representación ni poder alguno en la Unió de Religiosos de Catalunya, que gobierna aquel claretiano de Zarza Capilla.  Pero ninguno de estos religiosos, que hasta el pasado viernes se vanagloriaban de su amistad con Jordi Pujol, llena sus templos como los tres santuarios aludidos. Tampoco ninguno de los tres ejemplos tiene encomendado un colegio, por lo cual no se nutre de la posible afluencia del alumnado. Digo posible, porque los claretianos, salesianos, jesuitas o escolapios, cuyos templos se ubican junto al centro que regentan, presentan unos números paupérrimos en cualquier práctica sacramental. Resulta verdaderamente inaudita su esterilidad religiosa, sin que jamás se haya escuchado la menor autocrítica. Tampoco se les ha ocurrido preguntar a pasionistas o franciscanos cuál es la causa de su éxito.

http://4.bp.blogspot.com/-MzSqwihDknI/UueLSqhsXEI/AAAAAAAADg4/wbJRrx8wuNM/s1600/pujol+puig.jpg
El P. Enric Puig S.J
Francamente, desconozco cuál es el motivo por el que las misas en castellano se hallan mucho más concurridas que las que se celebran en catalán. Lo dejo al debate de nuestros agudos comentaristas. Pero resulta un hecho innegable. Les he puesto tres ejemplos. Ciertamente, tres ejemplos de altura, pues baten todos los registros en la ciudad de Barcelona. Existen otros; más modestos, más discretos. Pero todos son silenciados eclesial y mediáticamente. Sin embargo, para esto existe este portal, para dar visibilidad a aquella parte de la iglesia en Cataluña que no goza de ningún poder, que no participa de la “menjadora”, que no sale en los medios; con el agravante de que los templos más llenos, las celebraciones más concurridas, la labor social más eficaz e intensa tiene lugar en esos verdaderos santuarios. 

Oriolt

27 comentarios:

  1. Yo creo que salvo la gente de tierra adentro, más aislada, y las personas más ideologizadas por el nacionalismo, los catalanes prefieren hacer su vida en español, que es un idioma con muchísima más proyección y utilidad que el catalán y que, además. Estamos hablando de la segunda lengua de comunicación internacional del mundo, que cada vez es más hablada en el Imperio, es decir, en EE.UU.

    Por otra parte, el español no es ni ha sido nunca una lengua extranjera en Cataluña; se habla allí desde la Edad Media y es tan lengua propia de los catalanes como el catalán.

    ResponderEliminar
  2. Las misas en castellano tienen más fieles por tres posibles razones:

    1. El castellano se entiende mejor por los altavoces que el catalán, hecho que está agaravado por el catalán fava de Barcelona: "Garmans, astæm aquí ruúnits par salabrá la fæsta da Nustra Sanyó Xasús...".

    Solución: hablar lento y claro en catalán elemental.

    2. El catalán litúrgico tiene palabras incomprensibles por excesivamente cultas o anticuadas: trigo y cizaña por blat i jull...

    3. Por lógica del nacionalprogresismo. El cura empeñado en hacer de su parroquia una oficina de normalización lingüística, pertenece sin excepción al Movimiento nacional eclesial alternativo y progresista, adscritos a la hermenéutica de la ruptura y heterodoxia de fe y moral.

    Por desgracia no falla, lamentablemente. Incluso creo que estamos en la dinámica del perro de Paulov: el catalán está asociado (lo quieren unir injustamente) con la politización, el sectarismo progre-teológico y la obcecación lingüística.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una curiosidad: ¿por qué el castellano se entiende mejor por los altavoces que el catalán?

      Eliminar
    2. Potse perqué només té 5 vocals y és menys consonàntic.

      Eliminar
    3. Estoy totalemente de acuerco en este comentario. Para mi mentalmente el catalán, aunque es mi lengua propia, lo asocio en el ámbito eclesial a la imposición separatista y progresista, con el desagradable acento y léxico monserratito. Esta asociación es para mi y para muchos que conozco casi autómatica y muy difícil de vencer. Se han esforzado mucho durante muchos años para conseguirlo.

      Eliminar
    4. Aunque soy catalanohablante, a mi me resulta mucho más fàcil leer las lecturas en castellano que el catalán.

      Eliminar
    5. Un cierto dominio del castellanismo en Catalunya hace que,quizá, la lengua catalana, minoritaria y a veces aparcada, tiene esta realidad que dice el anterior comentario. Españolizar, unificar,pensamiento único,....

      Eliminar
  3. No obstante, yo preferiría que la liturgia católica se celebrase en todas partes en una única lengua: el latín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O como explicaron unos seglares que en Grecia, entraron en una iglesia en que todo era en grielo menos el Kyrie eléison que " era en latín". . Si non è vero è ben trovato.
      Una pequela bronita sin importancia en medio de ciertas noticia a veces, no siempre algo tensas

      Eliminar
  4. Quisiera añadir un ejemplo de fuera dela ciudad de Barcelona. Se trata del convento de los Franciscanos de Granollers. Siempre con su hábito, dos misas diarias, una siempre en castellano, laudes, vísperas, hora intermedia y rosario cada día. Confesor siempre dispuesto, adoración eucarística dos días por semana, y los domingos 3 misas, 2 de ellas en castellano, sin heterodoxias, ni omisiones litúrgicas. Ah, y templo abierto todo el día. Resultado: templo lleno, comunidad viva.

    ResponderEliminar
  5. Si lo que se dice en el artículo y lo que añaden los dos comentarios es cierto –que tiene visos de serlo–, supongo que se debe a que la gente no es tonta y acude adonde se les habla con claridad en las ideas y adonde se cantan las verdades de la fe al barquero de turno. Hace mucho tiempo que sabemos que el hombre no es tonto y que no tiene las tragaderas tan anchas como creen los nacionalistas. Amén.

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente, es algo extarordinario que se puedan ver Templos llenos de feligreses que participan con devoción en la celebración de la Santa Misa. Estamos acostumbrados, desgraciadamente, a ver lo contrario: Iglesias medio vacías o casi vacías. Indudablemente la lengua en que se celebre influye mucho en la participación y el recogimeinto personal. Todos nos sentimos más involucrados en la manifestación externa de nuestra FE, cuando nos podemos dirigir a Dios en nuestra lengua materna, que es en la que siempre lo hemos hecho. A mí personalmente me es igual orar en catalán o castellano, pero si puedo escoger me llena más el hacerlo en la lengua en la que me enseñó mi madre. En este caso el castellano. No se puede, o no se debería, poner obstáculos a la hora de que un católico pueda rezar en la lengua con la que se encuentre más lleno. El decir que la mayoría de los feligreses llevan años en Catalunya y por lo tanto ya han podido aprender el idioma catalán, en la Iglesia no vale, o no habría de valer. La Parroquia debe facilitar la posibilidad de orar en los dos idiomas oficiales de Catalunya, de esta manera no tendrían excusa aquellos que han dejado de practicar por el hecho de que no entienden la lengua. Ruego a María Auxiliadora paraque nos ayude a todos en nuestra FE. Amén.

    ResponderEliminar
  7. La ortodoxia del PADRE CARLOS de los Pasionistas, a quien aprecio, falla en un punto importante: la obsesión por poner siempre a laicos a repartir la comunión (sin ninguna razón que lo justifique más que la escentricidad del celebrante) y con ello el trato descuidado al santísimo. Es una práctica contraria al derecho canónico que hace sufrir a muchos y provoca situaciones desagradables por parte de quienes procurarn eludir al laico en la comunión. Por favor, ¿tanto cuesta cuidar la liturgia y el bellísimo acto de la comunión en todos sus detalles y con fidelidad a la Iglesia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ministro extraordinario de la comunión.

      De acuerdo con el canon 910 § 1, son ministros ordinarios de la comunión el obispo, el presbítero y el diácono. Además, en la reforma litúrgica posterior al Concilio Vaticano II se incorpora al derecho de la Iglesia un concepto, novedoso respecto al derecho anterior, y es el de ministro extraordinario.

      Esta figura fue introducida en 1973, mediante la Instrucción Immensae caritatis de la Sagrada Congregación para la Disciplina de los Sacramentos, de 29 de enero de 1973 (AAS 65 (1973) 265-266).

      Actualmente está recogida en el canon 910 §2 del Código de Derecho Canónico:

      Canon 910 § 2: Es ministro extraordinario de la sagrada comunión el acólito, o también otro fiel designado según el c. 230 § 3.

      A su vez, el canon 230 § 3 indica lo siguiente:

      Canon 230 § 3: Donde lo aconseje la necesidad de la Iglesia y no haya ministros, pueden también los laicos, aunque no sean lectores, ni acólitos, suplirles en algunas de sus funciones, es decir, ejercitar el ministerio de la palabra, presidir las oraciones litúrgicas, administrar el bautismo y dar la sagrada comunión, según las prescripciones del derecho.

      Después de la promulgación del Código de Derecho Canónico el Magisterio de la Iglesia ha intervenido en diversas ocasiones para recordar la esencia de esta figura. Citemos entre ellos la Instrucción Redemptionis Sacramentum sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía, promulgada por la Congregación para el Culto divino y la disciplina de sos Sacramentos el 25 de marzo de 2004, y la Instrucción sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes, promulgada por varias Congregaciones el 15 de agosto de 1997. También ha intervenido el Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos mediante una Respuesta Auténtica de fecha 1 de junio de 1988.

      Eliminar
    2. Pues miren yo creo que la cosa es mucho más sencilla.
      Los castellanos son más creyentes.
      Los catalanes menos.
      Un ejemplo lo tenemos el 1 de Noviembre en la visita a los difuntos en los cementerios.

      Otro dato comprobado por mi para que una Misa se llene independientemente de la lengua usada, es el sacerdote celebrante.
      Me explico celebra bien, no se salta las rubricas o normas, lo hace con devoción, con los ornamentos prescritos, el altar, los libros, la predicación, el silencio, el entorno en el templo,...todo eso es lo que hace que una Misa este llena de fieles o no.

      Yo recorriendo iglesias y centros de culto cuando me encuentro de viaje familiar y/o profesional, he visto misas de 13:00h llenas y vacias, algunas en castellano y otras en catalán. Y también he visto si el celebrante era o no un buen sacerdote en cada caso.

      Eliminar
  8. Ja deia el dr. Canals que Catalunya l'havien forjat els frares...

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que se dice en este artículo es evidente y concuerda con nuestra experiencia. El problema es que hay mucho esclavo de la corrección política, y también quienes parecen empeñarse voluntariamente en evitar que las almas se acerquen al Señor.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que el problema no es el idioma. Las parroquias de ambos idiomas se llenan igualmente si las Misas están bien dichas, con fervor, respeto, con sentido de lo sagrado, si hay confesores, etc. Prueba de ello es que en esta web han aparecido parroquias germinantes, de ambos idiomas.

    Otro tema distinto es, si algunos pastores catalanes han cambiado el "amar a Dios sobre todas las cosas", por "amar mi opción política sobre todas cosas", cosa que tiene sus consecuencias en la deserción de la feligresía.

    Las parroquias que hoy aparecen en la web están silenciadas por doble motivo: por castellanas y por ortodoxas.

    ResponderEliminar
  11. Pareciera que la descristianización es directamente proporcional al grado de bienestar terrenal. Creo que no hay dudas de que Cataluña es una región destacada en este bienestar.

    Para añadir más causas habría que ir a tiempos pretéritos. Hace 40 años la gente no se comportaba así, es decir por identidades lingüísticas. Cuando se hablaba en grupo, se pasaba automáticamente al castellano porque entonces se consideraba que también era la lengua propia. Era una falta de educación hablar en catalán si se suponía que había alguien que no lo entendía. El castellano se consideraba lengua propia y en definitiva la lengua vehicular que entendían todos.

    Pero esto lo empezó a estropear el clero diocesano utilizando sin ningún derecho, la Iglesia para catalanizar a los fieles. Y no solo eso, además llamando al odio a España desde el altar. Hay gente mayor que esto no lo ha olvidado.

    Junto a la catalanización añadieron un relativismo religioso (Rahner, Pagola…) y moral (¡no hay que ser tan talibán con la moral!).

    Pero ahora también hay alto clero aparentemente ortodoxo que es nacionalista con sus camarillas correspondientes.

    También hay una población castellano parlante procedente de la última década de inmigración que quizás no ha sufrido tanto esta exposición.

    ¿Qué queda? Huir de esos focos catalanistas. Utilizar la Iglesia para catalanizar es desertar como cristiano.

    Y cuando la mediocridad se introduce en la Fe, se está trabajando por la apostasía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En definitiva, muchos factores: riqueza, nacionalismo, modernismo, relativismo, alternativismo, rupturismo progresismo, orgullo de querer construir una nueva Iglesia contra la vieja Iglesia, tildada de triunfalista, nacionalcatólica, medievalista e imperial-constantiniana.

      Eliminar
    2. ¿Porque estan más llenas en alemán que en castellano y catalán?.
      Cintet

      Eliminar
    3. ¿De dónde saca este dato? ¿Es posible que alguien crea esto?

      Eliminar
  12. Y, por cierto, en referencia al reciente nombramiento del nuevo Arzobispo de Colonia, "Il Foglio" publicaba hace poco que el Papa Francisco, con la vista puesta en los "suburbios" del mundo, para la vieja y secularizada Europa confía en los candidatos que le propone el Cardenal Ouellet:

    http://www.ilfoglio.it/articoli/v/119384/rubriche/sorpresa-bergoglio-manda-a-colonia-un-vescovo-conservatore-e-due.htm

    ResponderEliminar
  13. Un dato, soy editor de libritos para la catequesis y formación espiritual, editamos en castellano y catalán. En el Pricipat vendemos 5 veces mas libros en castellano que en catalán y en las zonas mencionadas se eleva a diez por uno. ¿Sera porque catalan = doctrina independentista y alicantina?

    ResponderEliminar
  14. Yo puedo hablar de mi caso.

    Yo hace años que asisto a misa a Santa Gema a pesar de tener que coger el coche, cuando tengo una parroquia a la que podría ir andando.

    Los motivos por los que prefiero ir a Santa Gema son:

    -La parroquia de mi barrio está muy politizada. El mensaje que se transmite en las homilias es progresista-nacionalista, en las antípodas de mi manera de pensar. Y cuando la homilia no tiene un mensaje político de fondo, versa sobre temas que no tienen absolutamente nada que ver con la religión.

    -En la parroquia de mi barrio todas las misas son en catalán, salvo una. Las misas en catalán están prácticamente vacías y el promedio de edad debe ser de unos 70 años. No se ven familias jovenes con las que podamos identificarnos. En definitiva, es bastante deprimente. La única misa en castellano es algo más joven pero prácticamente todos los asistentes son latinoamericanos, contra los que no tengo absolutamente nada en contra pero también me siento un poco fuera de lugar.

    -Además, y a pesar de que mi lengua materna es el catalán, he olvidado algunas de las oraciones en este idioma, por lo que muchas veces, si oigo misa en catalán, las recito en castellano. A mi personalmente me da la impresión que así como en castellano las oraciones se han adaptado al lenguaje actual, en catalán no ocurre lo mismo y como alguien ha apuntado anteriormente, utilizan un vocabulario en desuso y que cuesta más de recordar.

    -En Santa Gema, en cambio, casi todas las misas son en castellano con lo que me resulta más fácil seguirlas. Está a casi todas horas llena, con lo que no me siento un bicho raro por conservar la fe. Y además hay mucha gente joven de perfil parecido al nuestro. A mi particularmente me llena de alegría ver una Iglesia a rebosar, y verla llena de gente joven.

    -Además en Santa Gema tienen parking, con lo que es fácil ir en coche, y un agradable jardín con pájaros y algunos columpios en los que los niños pueden jugar al salir de misa mientras los padres charlamos un rato si nos hemos encontrado con alguien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pue yo diria también que hay castellanoparlantes, que el ir a misa es un estatus

      Eliminar
  15. El padre Carlos Cano es el mejor sacerdote que hay, Dios lo bendiga y lo siga iluminando.

    ResponderEliminar