domingo, 27 de julio de 2014

La autopretendida influencia de la Compañía de Jesús

Sebastià Taltavull, Luis Francisco Ladaria y Armand Puig
Ni siquiera su más que evidente condición de CREPE (Congregación Religiosa en Proceso de Extinción) ni la más elemental de las normas de elegancia que sugerirían unos modos más humildes,  son obstáculo para que los miembros de la Compañía de Jesús en nuestros lares se arroguen un poder de influencia y un peso específico inimaginable. De sórdido orgullo e inmoral soberbia sería calificado su convencimiento de llevar a sus espaldas una decidida influencia sobre el rumbo de la Iglesia. Sólo las alas que la figura y el estilo pastoral del papa Francisco aparentemente les otorga pueden justificar tamaña pretensión.
Y debido a todo ello, se atreven a expresar el sentido de las apuestas que estos hacen sobre el inmediato devenir pastoral de nuestra Archidiócesis y en general de la Iglesia española. La dirección es muy clara: consideran a Mons. Ladaria un candidato emergente en el panorama eclesial español. Sobre este recaería presumiblemente la decisión sobre asumir o la mitra madrileña o la barcelonesa. Caso de que fuese Madrid la preferida por el mallorquín su apuesta por Barcelona se concretaría en la figura de Mons. Taltavull, aunque completando el tablero barcelonés con la ordenación episcopal del Dr. Armand Puig como auxiliar de Barcelona. Si en cambio Ladaria se decantase por Barcelona, el amigo “Tià” (Sebastià Taltavull) podría permanecer como auxiliar durante un tiempo, ejerciendo de puente enlace sucesorio. En este caso a  Puig le reservarían la menguada diócesis de Lérida tras la jubilación del tibio y más que mediocre Piris.
 A través de la Curia General de la Compañía en Roma creerían, de manera convencida, controlar los tiempos.  Y en este caso colocarían la segunda mitad del mes de noviembre como el propicio para la operación “Dos Ciudades” que es la agustiniana denominación que estarían usando para este cambio sucesorio. Cambio que privilegiaría la posición de influencia en España de una Congregación en franca decadencia con respecto a otras provincias más emergentes y en una línea de recuperación de lo más genuinamente tradicional de los hijos de San Ignacio. España en cambio, se coloca en la cabeza de lanza de las posturas más vanguardistas de los jesuitas, lo que la hace acreedora, aunque no se atrevan a confesarlo, de la mayor crisis institucional de su historia multisecular.
¿La sucesión de Rouco y Sistach en manos de la Compañía?
Barcelona y Madrid, de nuevo unidas en un mismo horizonte eclesial. Con posiciones de partida bien diferentes pero con un peso específico indiscutiblemente similar en el futuro eclesial español. Perspectivas y prospecciones. 
Prudentius de Bárcino

9 comentarios:

  1. Pues como Ladaria venga a Madrid, ya sabemos: seminario vacío, clero aún más envejecido, cierre de iglesias en masa en el centro de Madrid... la puntilla para lo poco bueno que hay en la Iglesia en España. Pero que los jesuitas se olviden. No controlan nada y están acabados. El pontificado de Francisco será corto. La edad manda.

    ResponderEliminar
  2. Ladaria cumplió setenta años el pasado mes de abril y carece de experiencia como obispo diocesano. Dudo, por tanto, que vaya a ser nombrado Arzobispo residencial de una diócesis. Y si lo fuera, su pontificado sería muy corto debido a su edad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... demasiado anciano, sin experiencia episcopal, desconocedor de la catástrofe eclesial tarraconense, atado de pies y manos ante la heterodoxia jesuitica tarraconense (con una Cueva de Manresa nuevaerana y orientalista y el rupturista instituto teológico de Sant Cugat), con una fe, moral y liturgia jesuita en colisión y oposición a la ortodoxia, títere en manos del nacionalprogresismo... será el principio del fin del terminose de Francisco, como mínimo en Cataluña.

      Eliminar
  3. Yo espero que su Santidad conserve aquella linea de cuando fue provincial que no era la "oficial" de la Compañía. Ya estamos hartos que Martínez nos mienta: ayer aparecía en un periódico local la noticia de que el Papa confirmaba la continuidad de Martínez. Sólo le falta que convoque una "asamblea" como la que convocó su admirado predecesor, sí, así continuará más tiempo, y ya que está a favor de la consulta, consulte al pueblo de Dios sobre su continuidad; estamos hartos de un cardenal que miente para mantener el puesto, mintió con los abortos de se hospital y los tejes y manejes de su adelantado Arenas, mintió con el número de seminaristas y ahora conque el Papa lo confirma. Su Sagrada Familia continua siendo un museo que , a este paso, acabará en sala de conciertos, Basta, Señor, basta.
    Osoro o Vives a Barcelona con dos auxiliares: el P. Puig y G.Padrós o Montagud. Armand para la seu o Lérida.
    Dios nos de su paz. Adiós Matinez, adiós.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  4. ¿Nadie ha pensado, ya que de jesuitas hablamos, en Martínez Camino para Madrid?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la linea pastoral y las ideas, gestos, y tonos del Papa Francisco y de Mons. Martínez Camino, son como el día y la noche.

      Eliminar
  5. El Papa Francisco ha dicho que los teólogos deben dedicarse a la enseñanza académica y no a pastorear diócesis. Ladaria es un teólogo sin experiencia pastoral diocesana.

    ResponderEliminar
  6. Al inicio del pontificado del Papa Francisco se produjo un hecho con mucha finezza pero muy revelador. A los pocos días de su elección se reunió con el general de los jesuitas, el español padre Nicolás. Después, este hizo pública una carta suya a los jesuitas en que contaba su encuentro con el Papa Francisco. Lo describía como un coleguilla, casi como un subordinado suyo. El Papa Francisco tuvo que poner las cosas en su sitio. Publicó en L'Osservatore Romano una respuesta a la carta. Y muy finamente hizo sabe que él era el Papa y no un colega del general de los jesuitas.

    ResponderEliminar
  7. ¿Alguien sabe si Oriol Junqueras de ERC es jesuita? Se sabe que estudió en los jesuitas y está vinculado a ellos. Pero Raúl del Pozo en El Mundo deslizó hace poco que "es" jesuita. Y Raúl del Pozo está muy bien informado, que es amigo del jefe del CNI.

    ResponderEliminar