lunes, 14 de julio de 2014

10 años sin pastor

http://dades.grupnaciodigital.com/redaccio/arxius/imatges/201312/330_1387271432ricarmaria_carles1.jpgEl próximo 18 de julio (sí, escogieron ese día) se van a cumplir diez años de la toma de posesión de Monseñor Martínez Sistach como arzobispo de Barcelona. Sistach ha sido un obispo hábil, omnipresente, político, estratega, equilibrista, con evidentes dotes de mando; pero no ha sido un obispo pastor. 

En la homilía de su inicio de pontificado nos dejó estas melodiosas palabras, como declaración de intenciones:“Estoy y estaré con vosotros para compartir como propias vuestras alegrías y tristezas. Cuento con todos vosotros, diocesanos, y confío plenamente en vuestra colaboración constante y generosa”

Y dirigiéndose a los sacerdotes, añadió: “Mi labor pastoral la realizaré siempre contando con vuestros consejos y vuestra participación. Procuraré que encontréis siempre en mí a un amigo, un hermano y un padre. Os amo a todos por igual. Tendréis muy abiertas las puertas de mi corazón y de mi casa, siempre y a cualquier hora

Todo aquel que haya tratado a Sistach en estos diez años, puede garantizar que no se ha cumplido ni una sola de las notas de esta melodía. No ha compartido alegrías y tristezas; jamás ha contado con los consejos de sacerdotes o laicos; no nos ha amado a todos por un igual; en ninguna ocasión ha abierto las puertas de su casa – mucho menos de su corazón- a cualquier hora y en modo alguno hemos hallado a él a un amigo o a un hermano. Ni tan siquiera a un padre.

Al revés, todo aquel que ha acudido a él, se ha encontrado con un hombre distante, autoritario, incapaz de escuchar, muy pagado de sí mismo. No es el mismo Sistach el que aparece en los medios (con ese estilo tendero y cassolà) o el que se relaciona con el poder, que el que se puede tropezar un diocesano en las distancias cortas.
Similar conclusión negativa se puede extraer de su estilo de gobierno. Sistach ha sido un obispo temido, al que muy pocos han osado contradecir. Incapaz de delegar, conservador hasta el extremo de sentir pánico por cualquier cambio, displicente en el debate, abstracto en su discurso, obsesionado por la comunión diocesana, sin otra traducción que el fiel cumplimiento de sus mandatos.

Han sido diez años perdidos. No sólo por la esterilidad de su política, evidenciada especialmente en el fracaso del Seminario, sino por la incapacidad manifiesta de formar equipos, de transmitir ilusiones, de cautivar a laicos, sacerdotes y religiosos para regenerar una diócesis. Ni tan siquiera para intentarlo. Pero siendo grave todo ello, lo más preocupante de esta década es que Barcelona ha carecido de pastor. Ni él ha sido capaz de amar ni los demás le han amado. No ha sido un obispo querido. Podrá haber sido un obispo temido, incluso respetado, pero no ha sido un obispo admirado, ni tan siquiera por aquella camarilla, a la que procuró cargos, a cambio de desistir de cualquier oposición eclesial.
La única ordenación en 2013: dos sacerdotes
Ahora está en el tiempo de descuento. Probablemente obtenga una prórroga interminable. Ya les he dicho que la habilidad de Sistach está fuera de duda. También su suerte. Tanto el momento político catalán como la falta de un candidato claro están favoreciendo la prolongación injustificada de su mandato. Tan ansiada por él, en un ejemplo descarado de aferramiento al cargo, en una época en que la palabra abdicación o renuncia se ha puesto de moda. Salvo para los obispos de Madrid y Barcelona.
http://www.germinansgerminabit.org/omnis2012/Residencia.jpg
Pero, tarde o temprano, el día llegará. Y cuando todos aquellos que le obedecían sin rechistar, dejen de acordarse de él, que tenga por seguro que estos diocesanos de Germinans iremos a visitarle a su sobreático de la Residencia Sant Josep Oriol y juntos repasaremos las penas y alegrías de esta década. Hemos sido críticos, muy críticos, pero ha sido nuestro obispo y lo seguiremos reconociendo, cuando otros hayan abandonado el barco y se hayan pasado a otra nave, sin otro objetivo que conservar el poder. Al final, nos haremos amigos.

Oriolt

9 comentarios:

  1. Como "lo cortés no quita lo valiente", Felicidades Sr Cardenal, por esos diez años al servicio de nuestra Archidiócesis. Ahora bien en su labor pastoral: ¿quién soy yo para juzgarle?

    Me remito al texto evángelico de san Mateo: 7, 15-20

    "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los reconoceréis."

    Jesús, Tú nos hablas hoy de los malos profetas, pero al mismo tiempo nos hablas de nosotros. Dices que al árbol se le conoce por sus frutos, por sus obras. Que no es suficiente con ver su tronco o su follaje para conocerlo, sino que necesitamos recurrir a sus frutos: como cuando buscaste higos en la higuera. Por eso, deseo unirme a ti, para que Tú produzcas en mí frutos de amor y de entrega.

    ResponderEliminar
  2. Pero, tarde o temprano, el día llegará. Y cuando todos aquellos que le obedecían sin rechistar, dejen de acordarse de él...

    ¿Por qué hay personas que se empeñan en la irrelevancia?

    ResponderEliminar
  3. Sistach, el Dragon Khan del Tripartito y Mas ¿qué hemos hecho para merecer tan malos gobiernos?14 de julio de 2014, 23:58

    Hoy ha salido un grupo de informes de política ficción del Consejo Nacional para la Transición Nacional de Cataluña /1/, en la que se aboga ya por opciones de ruptura /2/.

    El informe que asegura que la Cataluña independiente tendrá la moneda euro, hay que añadir que... estará fuera del área del euro, por lo que quedará a expensas de las políticas monetarias del Banco Europeo sin estar en la Unión Europea.

    El informe parte de un supuesto quimérico, utópico.

    Piensa que nada pasará con la independencia de Cataluña, y que tendrá un premio en forma de unos ingresos suplementarios de unos 16.000 millones de euros.

    Con semejante caudal, presuponen que podrán aguantar todo tipo de gastos y presiones de España y del mundo: hay para pagar incluso un ejército.

    Pero la realidad será que Cataluña saldrá de España, por lo tanto sale de la UE y automáticamente tendrá fronteras.

    Ello implica la aparición de aranceles y aduanas, y como todo el comercio exterior de Cataluña se realiza primero con España y luego con la UE, ello significa que los anteriores 16.000 millones de ingresos son una estafa y un engaño.

    Las fronteras causarán el crecimiento del paro, la subida de la inflación, y la caída del PIB y del sueldo medio y mínimo. Como en Rumanía, quien tenga indexadas sus hipotecas al euro, va a sufrir de lo lindo.

    Como correlato de lo anterior, sube el déficit exterior y el déficit público interior, y el financiamiento internacional va a tener unas primas de riesgo de 1.000, 2.000 o 3.000.

    El euro como moneda de curso legal en la Cataluña independiente es, por lo tanto, imposible.

    Con todo ello, Cataluña deberá de crear una moneda propia, con tipo de cambio propio para ser competititva internacionalmente, con sueldos y pensiones bajísimos y prestaciones sociales mínimas.

    Volveremos a los sueldos, libras y dineros de antaño. ¿A cuánto el quilo de ternera? un sueldo, dos libras y cinco dineros.


    [1] www.govern.cat/pres_gov/govern/ca/grans-reptes/transicio-nacional/notapremsa-272866.html

    [2] www.libertaddigital.com/espana/2014-07-14/la-generalidad-quiere-forzar-al-gobierno-a-declarar-el-estado-de-excepcion-en-cataluna-1276523788/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soberanismo y el Abad Soler de Montserrat15 de julio de 2014, 14:41

      A. Todo eso ya se dijo durante la tramitación del famoso plan Ibarretxe, y lo que pasará es a-b-c, 1-2-3, caballo-sota-rey:

      - salir fuera de España es salir también de la UE, es abrir fronteras, poner aduanas, cobrar aranceles, y ser deudor frente a la banca mundial y los compradores de bonos internacionales, es tener la prima de riesgo por las nubes, es ponerse en posición de debilidad ante los inversores extranjeros, el BM, el FMI y el BCE.

      Los independentistas piensan mágicamente que "somos demasiado grandes para dejarnos caer" ("too big to fail"). Esto es cierto, ni España ni Europa nos dejará caer, pero pondrán tales condiciones (reducción del Estado del bienestar, servicios y prestaciones públicas, pensiones, hospitales, escuelas) que pondrán la viabilidad de la independencia en completa crisis, lo que causará la creació de un movimiento social partidario al derecho de reintegración a España.

      Además, Cataluña, como sujeto de derecho internacional, deberá pedir la entrada y cumplir con todos los requisitos para ser miembro de cualquier organismo público internacional: no habrán excepciones por razón de simpatía o compasión.


      B. Todos los informes del Consejo Asesor parecen una justificación teórico-jurídica de las propuestas de “base popular” espontánea de la ANC de Forcadell. Estos informes se pueden reciclar para justificar la secesión de los Países Catalanes, región por región: Aragón, Valencia, Baleares y la Cataluña francesa. Y se puede extender, por analogia y comparación, con el País Basco y Navarra, incluso con cualquier otra región, y dar el salto, además, a cualquier país europeo con veleidades secesionistas.


      C. El abad Soler de Montserrat ha dicho que cada nación tiene derecho a expresar su opinión acerca de su futuro como pueblo.

      Juan Pablo II, que tenía el título de legitimidad suficiente para reclamar la devolución de los Estados Pontificios (751-1870), justificó y afirmó la unidad nacional de Italia frente a los diversos secesionismos italianos (Venecia, Padania), basándose en el interés común y el bien común: no se puede destruir un país unido.

      La Constitución de 1978 y el Estatuto de Cataluña del 2006 dicen claro que España es una nación política con soberanía, mientras que Cataluña es una nación cultural con autonomía, por lo que España es un Estado plurinacional cultural y uninacional político.

      Toda la historia de las constituciones españolas, desde 1812 hasta 1978, pasando por la republicana de 1931, nunca han recogido la condición de nación política de Cataluña

      Tampoco hubo ninguna reclamación de nación política durante el período 1714-1812, y durante la Guerra de la Independencia contra Napoleón se luchó por España y Fernando VII (Dios, patria y rey), y con el mismo lema (Dios, patria, fueros y rey) durante las tres guerras carlistas del s. XIX (1833, 1846, 1872).

      El sistema político catalán medieval no conoció el concepto de soberanía nacional y popular, ni la división de poderes, ni las elecciones democráticas ni tuvo una única constitución como norma suprema refrendada por el pueblo.

      La Cataluña que salió de la Guerra Civil catalana (1462-1472), con la derrota de la Generalidad y la ruina del país, de la Guerra de los Remensas (1460-1486), y de 1476 con la unión dinástica de Isabel y Fernando, hasta la conclusión del 1714, estaba a favor de la monarquía católica y española, y su sistema político estaba formado por un acervo histórico de pactos, fueros, costumbres y privilegios de base estamental, nobiliaria, gremial, burguesa y feudal.

      Too big to fail: es.wikipedia.org/wiki/Too_big_to_fail

      Eliminar
  4. La CEE también naufraga15 de julio de 2014, 1:20

    1. Cuando Infovaticana hace referencia al aprovechamiento por parte de algunos laicos de los medios económicos de la Conferencia Episcopal nos referimos a una serie de personas que, en torno a determinadas figuras episcopales, se reparten generosísimas cantidades de dinero, muy superiores a las que percibirían en un mercado libre...

    www.infovaticana.com/infovaticana-no-miente


    2. A la CEE le encanta la opacidad financiera:

    www.infovaticana.com/preocupacion-en-roma-por-la-opacidad-de-las-cuentas-de-la-conferencia-episcopal/


    3. En la CEE no se ha oído bien al Papa:

    “El papa se guía por tres grandes principios en lo que respecta a las actividades administrativas y financieras: la transparencia, la responsabilidad y la tolerancia cero. El no protegerá a nadie“, ni “siquiera en el seno de la Iglesia”

    www.infovaticana.com/el-papa-protege-nadie-ni-siquiera-en-el-seno-de-la-iglesia/

    ResponderEliminar
  5. La pastoral es impensable sin ética. ¿Ha sido ético el comportamiento de Sistach? Como es lógico de interioribus neque iudicat Ecclesia. No me refiero, pues, a su moral privada, sino a la ética pública, social. La que defiendo ante mis conciudadanos.

    Desde el punto de vista social, de moral social, el comportamiento de Sistach, como el de otros obispos, no ha sido acorde con la doctrina oficial de la Iglesia. ¿Quién soy yo para juzgarlo? Un cristiano de a pie que sufre la vergüenza de unos pastores que mienten más que hablan y omiten la defensa obligada del débil, amén de escandalizar.

    Me explico: he reiterado ad nauseam cuál es la doctrina iusaturalista asumida por la Iglesia respecto a estos tiempos convulsos de soterrado enfrentamiento civil (basta leer los medios de comunicación y echar un vistazo a la red) aquí en Cataluña. El clero se ha empecinado en partir del concepto de nación para defender la independencia. Un concepto sobre el que carecen de autoridad y, por tanto, del que no pueden extraer ninguna conclusión. Es más, cuando utilizan el documento pontificio al que se agarran como un clavo ardiendo, omiten que se refiere a naciones sometidas a la bota militar o al colonialismo. Miente Morlans, mienten los de la Ramón Lull, miente Soler, miente Vives. Me adelanto a los necios: ¿Todos mienten menos usted? Mienten porque retuercen el texto papal de un Pontífice del que saben muy bien su enérgica condena de esa acción canalla --en cuanto de corrosiva tiene para la sociedad-- donde las hubiere.

    Callados como unos zorros --mala gente-- ahora comienzan a reconocer que la independencia debe hacerse salvando la solidaridad. Es decir, que lo que en doctrina pontificia se denomina principio de subsidariedad han terminado por aceptarlo, aunque sea una vez alcanzada la independencia, cuando la doctrina de la Iglesia apela a dicho principio como uno de los óbices para la secesión unilateral. Pues bien, con esa falsedad por ahí va zascandileando Soler mintiendo a dos carrillos.

    ¿Y Sistach? Sistach miente cuando dice que la obligación de someter a los niños a las horcas caudinas de la inmersión favorece la cohesión social. Miente porque, para quienes no se han enterado,de que ese postulado que él toma de Escola Cristiana ha sido empleado para defender los derechos de los titulares de los centros, no los intereses de los niños. Sistach miente. Y actúa arteramente sabiendo que semejante afirmación y semejante comportamiento son dolosos. ¿Debo pensar que actúa de buena fe porque está convencido de ello? No seamos gili...

    No es moralmente aceptable que Sistach vaya del bracete con quien defiende posturas y mantiene comportamientos contrarios a la doctrina social de la Iglesia (Pujol, Mas). No se trata de actos protocolarios. Son actos libérrimos que no se explican en un marco ético público.

    No me interesa el Sistach que trata así o asá a este o aquel clérigo. Allá él con su conciencia en la que no entro.

    Pero me avergüenzo de su comportamiento público, deleznable. No sólo es deleznable el comportamiento irascible del arzobispo Vives amenazando a un periodista con quitarle el pan, como suena. O el de Sistach contra esta página. O lo que se ha escrito y comentado públicamente de los líos afectivos del monasterio de Montserrat.

    Para mí, en la situación actual, la omisión de una expresión clara de la doctrina social en materia de convivencia, de protección a la vida (los del Instituto de bioética de Esplugues-URL, es de aurora boreal pues roza lo criminal) o la defensa de la educación de los niños es un baldón de inmoralidad, se mire como se mire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "¿Quién soy yo para juzgarlo?"

      El Catecismo permite el juicio basado en los actos y en la gravedad moral del hecho, no el juicio definitivo sobre la condenación o salvación eternas.

      Eliminar
  6. "El próximo 18 de julio (sí, escogieron ese día)"

    Y cuatro meses después del 11-M.

    ResponderEliminar