miércoles, 9 de abril de 2014

Los hijos del Concilio y los hijos de los Concilios

“No hay árbol bueno que pueda dar fruto malo, ni árbol malo que pueda dar fruto bueno. Cada árbol se conoce por su fruto: no se cosechan higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas” 
(Lc 6,43).
 
La Iglesia ha recibido de Dios el don de una túnica multicolor, como la que recibió José de su padre Jacob. Y fueron los mismos hermanos los que sintieron envidia por tan bello don, y vendieron a su hermano José a los amalecitas, con los que tenían comercio a pesar de ser temibles rivales y enemigos.

Si la Iglesia no fuese multi-color, se ahogaría en su propia mono-tonía. No es sensato ni constructivo por tanto que nos lamentemos de esta variedad interna de la Iglesia. Cierto que hay colores que combinan mal entre sí; pero formando parte de una misma túnica, será la misma fuerza de la luz la que suavizará sus estridencias y los hará compatibles.

En este momento hay tensión entre los que se llaman a sí mismos “Hijos del Concilio” (se refieren al Vaticano II): los que habiendo entendido este concilio como una ruptura con el pasado, han tirado más de su onda expansiva, que del propio concilio, es decir de las Actas conciliares. En el otro extremo de la cuerda están los que ven a la Iglesia como una continuidad a lo largo de toda su historia: no la Iglesia de un solo momento, de un solo color, de un solo carisma, de un solo tono. Ven a la Iglesia de todos los concilios, la que a lo largo de sus veinte siglos de existencia ha ido enriqueciendo y afianzando el depósito de la Fe mediante su Magisterio.
Grupo de sacerdotes con diferente estilo y vestimenta
Antes de proseguir he de confesar que sintiéndome mejor ambientado entre los amantes de la Iglesia plural y multisecular, conozco y admiro a un buen número de sacerdotes y laicos cuyo clima natural es el creado por el postconcilio. Les tengo verdadero afecto. He de decir asimismo que el respeto y el afecto son recíprocos. Del mismo modo que conozco entre los de mi color  (o como dicen los futboleros, “mis colores”) sacerdotes y laicos con los que tengo muy poco feeling, que se dice hoy. Es decir que para nada está entre mis supuestos y mis dogmas, que los buenos están todos en un bando, y los malos en el otro; ni todo el mal en un bando y todo el bien en el otro.

Es evidente sin embargo que estamos ante dos formas de entender la Iglesia: cada una con su sello y firma. Una poniendo las prioridades y el énfasis en algunas cuestiones, y la otra, en otras. Observando simples apariencias, una gran evidencia es que la Iglesia del Concilio se ha caracterizado por los hábitos colgados; mientras que la Iglesia que mira también más allá del último concilio, tiene a gala lucir hábito eclesiástico para que todo el mundo pueda identificarlos como eclesiásticos. Y con el hábito va también la manera de hacer y de hablar propia del consagrado a la evangelización. La experiencia viva de hoy mismo nos enseña que el monje que nunca lleva hábito acaba olvidando que es monje y su principal oficio es predicar a Cristo: no hay más que ver lo poco que les queda de “religiosas” a las congregaciones que rigen colegios y hospitales católicos, y los pocos que quedan.
Grupo de Salesianos con San Juan Bosco y grupo de salesianos con el obispo de Lugo
En efecto, otro signo visible de las diferencias entre uno y otro color de la Iglesia, es que están en vías de extinción los postconciliares que entendieron que su actividad en el mundo, ya fuera en la enseñanza, en el auxilio a los enfermos o en la ayuda a los pobres, tenían que ejercerla procurando que ni en el hábito ni en el discurso se les notase que eran miembros de la Iglesia. Preferían parecerse al mundo, amigo de la solidaridad pero no de la caridad. Y obviamente los que sienten vocación por la solidaridad no se sienten atraídos hacia la que ejercen los religiosos. El mundo les parece más auténtico, amén de que les ofrece para ese ejercicio una buena diversidad de ámbitos en los que realizarse: el político, el social e incluso el doctrinal. Por eso los religiosos que han cambiado como motor de su vida y de su acción en la sociedad el amor a Dios y al prójimo por la solidaridad que predica el mundo, no han conseguido entusiasmar a las generaciones que les siguen para que continúen su obra. Tienen grandes casas, pero están desiertas.

Ocurre en cambio que quienes se dedican a estas misiones procurando que en ellas luzca la marca de la Iglesia, contagian esta vocación en las generaciones siguientes y llenan sus seminarios de seguidores. Y esto ocurre no sólo en las congregaciones de actividad social, sino incluso en las contemplativas.

A primera vista parece mucho más fácil aceptar la bondad de la fórmula que se renueva con un número importante de retoños (así es al menos en biología), que la de aquella que se va extinguiendo por falta de relevo. Digo a primera vista, porque a los entusiastas del postconcilio no les faltan razones para ver en positivo esa extinción: que para las cosas del espíritu -dicen- no tiene relevancia el número; que si ha sido bueno para la Iglesia desprenderse de tanta grasa y quedarse con lo mejor; que si está bien la extinción de sacerdotes y religiosos, porque es la hora de los laicos...

Misa Tridentina
En fin, de esto sabrá Dios más que nosotros, porque él es perfectamente capaz de escribir recto con renglones torcidos. En esto debemos ser providencialistas: la Iglesia ha renacido de sus crisis con mucho más vigor. Ahí están los seminarios, conciliares o tridentinos todos ellos, para responder a la crisis de la Reforma protestante, coincidente con una tremenda decadencia del clero. Ahí tenemos también la llamada “Misa Tridentina”, que comparte nombre con ese movimiento de renovación de la Iglesia.

Ciertamente son inescrutables los caminos del Señor, y él decidirá. Pero en la Iglesia hay quien considera que la misericordia ha de ser infinita e indiscriminada, que el arrepentimiento y el propósito de enmienda no son imprescindibles, pues no somos quien para juzgar a nadie, y quien considera que esa infinitud de la misericordia equivale a la abolición del pecado y por tanto de la moral. Y bien, hemos de entender que unos y otros son hijos sinceros de la Iglesia. Y hay quien aboga por acabar con la odiosa teología del deber, y quien piensa por el contrario que los mandamientos son un compendio de deberes: que son tan ligeros si se hacen por amor a Dios y al prójimo, que uno no los siente como mandamientos; pero que siguen estando ahí como deberes. Que cuando los hijos no cuidan a sus padres por amor (que la vida está llena de amores y desamores), entonces hay que moverse por el sentido del deber; y la sociedad, si quiere permanecer sana, ha de vigilar que se cumpla ese deber.

"Misas-guateque" para todos los gustos
El postconcilio ha optado por una continua reforma litúrgica llena de opcionalidad, en cuyo extremo más iconoclasta están esas misas-guateque, vestido el sacerdote de calle y “consagrando”, vaya a saber usted con qué fórmula, bizcochos con moscatel. Misas tan informales que hasta su sacramentalidad han perdido. Y en el otro extremo está la misa en latín y de espaldas al pueblo. Entre ambos extremos hay mucho recorrido: y cada uno tiene buenas razones para optar por una u otra forma litúrgica. Contando, claro está, con una notable abundancia de fórmulas intermedias, con enorme margen de opcionalidad. No hay más que ver la frecuente administración de la absolución general, tan sólidamente implantada en nuestros lares. Son realidades ciertamente contrapuestas dentro de la misma Iglesia.

Pasando de aquí a la moral, es también muy considerable la distancia entre los Hijos del Concilio (sólo uno: el Vaticano II) y los que entienden el Magisterio de la Iglesia como una continuidad a lo largo de toda la historia, sin ruptura: lo más próximo a la abolición de la moral en un extremo, y el rigor canónico en el opuesto. Y naturalmente, de la mano de la moral, la teología que le sirve de fundamento. Junto a la teología clásica han proliferado en los aledaños del postconcilio una colección de nuevas teologías, que se ufanan de ser hijas del Concilio: pero en algunas de sus concreciones están en flagrante contradicción con la teología de la continuidad doctrinal de la Iglesia a lo largo de todos los concilios y de los demás documentos en que se sustenta el Magisterio. Es la túnica multicolor que le ha dado Dios a su Iglesia. Y mientras ésta no condene explícitamente ninguno de esos modos de “hacer Iglesia”, hemos de aceptar esta policromía, pero sin chuparnos el dedo, porque no todo el monte es orégano. 

Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

24 comentarios:

  1. Padre Bielsa:
    Lo felicito por su claridad y por su coraje.
    Lo saluda en Cristo N.S.
    Augusto Padilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mutatis mutandis, es curioso comprobar como la fidelidad a la liturgia cofrade, está haciendo cada vez mas esplendorosa la celebración de la Semana Santa en España, en especial en Andalucía, sin que por ello se pierda la fe, antes al contrario, lo bello no es incompatible con lo religioso.Juan de Dios de Granada.

      Eliminar
  2. "Misas-guateque" para todos los gustos10 de abril de 2014, 0:26

    --- Miraba Masterchef mientras leía algunas divertidas partes de este artículo, recordando mis misas de vino Baturrico en vaso y plato Duralex, panecillos de Viena, servilleta de papel y pupitre escolar verde acelga.

    Seguro que en Israel pasó lo mismo, sólo que en lugar de servir el cordero se depravaron hasta el extremo de servir cochifrito, migas de pastor, olla podrida (de cordero) y carcamulla con vino de Rioja. Extravagancias de saduceos y gente fina, chic y pija del Jerusalén Distrito Templo y Herodian Palace.

    --- "hay quien considera que la misericordia ha de ser infinita e indiscriminada, que el arrepentimiento y el propósito de enmienda no son imprescindibles, pues no somos quien para juzgar a nadie, y quien considera que esa infinitud de la misericordia equivale a la abolición del pecado y por tanto de la moral"

    Cuando los fariseos le recriminaban a Jesús que comía con publicanos y prostitutas, les dijo que iba como médico y que lo que quería era amor. La palabra clave es "médico", médico del alma, lo cual implica que quienes iban querían oír la verdad y recibir la curación, y que tenían un principio de intención para arrepentirse, pedir perdón, cumplir la penitencia y convertirse, no volver a pecar.

    --- "no podemos juzgar": quien dice esto no ha leído el 1861 del Catecismo, "aunque podamos juzgar que un ACTO es en sí una falta grave, el juicio sobre las PERSONAS debemos confiarlo a la justicia y a la misericordia de Dios". Lógico: tenemos el derecho y deber de juzgar los actos para evitar el escándalo y la confusión eclesial: si un sacerdote se inventa una misa y divulga mentiras, tenemos la obligación de denunciar públicamente este retorcimiento de la liturgia y la verdad; si no, hay un pecado de omisión.

    --- "esa infinitud de la misericordia equivale a la abolición del pecado y por tanto de la moral": dice la Biblia que "nihil novum sub sole", y un filósofo moderno añadió que siempre vuelve lo semejante, nunca lo mismo, lo igual.

    Esta afirmación contiene un entrelazamiento de herejías cada cual peor: no existe el pecado ni original, personal ni social, no existe la culpa y la pena, no existe la indulgencia, no existe el Purgatorio, no existe la tentación, no existe la posesión, no existe la infestación, no existe el demonio, no existe el infierno, no existe el Juicio particular y Final, no existe la condenación eterna, no sirve el bautismo, no vale la confesión ni la unción de los enfermos, no hay Inmaculada Concepción ni Jesús.

    Además, el amor, la caridad y la misericordia sin verdad (con engaños, omisiones y medias verdades) no es amor, es una versión sofisticada de odio demoníaco disfrazado de misericordia, porque Satanás es el padre de la mentira y de la muerte, y como en las tres tentaciones, usa de la teología y de la Palabra para sus propios fines de muerte eterna y destrucción del Pueblo de Dios. Eso lo dijo Benedicto XVI en Caritas in Veritate: sólo vale caridad con verdad.

    --- "hay quien aboga por acabar con la odiosa teología del deber". Eso lo dice quien no ha leído la Palabra: castigado a volver al seminario:

    - El que recibe mis mandamientos y los cumple, ése me ama; y quien me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él (Juan 14, 21)

    - Amar a Dios significa guardar sus mandamientos, que no son difíciles de cumplir (1 Juan 5, 3)

    Hay que saber teología, conocer las verdades divinamente reveladas (cristicas, pneumáticas, marianas, eclesiales), definitivas y seguras. Y quien ama cumple los mandamientos tanto de Dios como de la Iglesia, si no practica aquella herejía de "creo en Dios y no en la Iglesia, su Cuerpo y Esposa".

    P. Loring y el amor: www.es.catholic.net/escritoresactuales/251/466/articulo.php?id=8366

    ResponderEliminar
  3. En Inglaterra he visto ejemplos de esa pluralidad dentro de la unidad. En la iglesia de san Gregorio y san Agustín, de Oxford, por ejemplo, el sacerdote celebraba de espaldas, pues el altar seguía adherido al retablo en un templo sencillo y austero que no debe de estar para especiales dispendios económicos. Pero la Misa se celebraba en inglés, se comulgaba de rodillas y había por lo común un diácono para las lecturas. Por supuesto, el sacerdote se revestía con todos los ornamentos,casulla incluida. En la iglesia del Santísimo Sacramento de Exeter, en cambio, se comulgaba de pie (en la mano o en la boca) con un sorbo del cáliz discrecional (hay quienes comulgan con las dos especies y otros que deben sentir prevención a hacerlo en la misma copa que el resto), el altar es de cara a los fieles, quienes permanecen arrodillados desde el preámbulo de la consagración hasta el Padrenuestro. En ambos templos hay confesiones a determinadas horas. En Cuaresma existe una confesión comunitaria en un sentido muy peculiar: se reúnen fieles de todas las parroquias en un mismo templo atendidos en los confesionarios por un amplio número de sacerdotes.

    Ni que decir tiene que, para vergüenza de nuestros obispos y curas de aquí, muchas indicaciones dirigidas a los fieles se realizan en distintos idiomas, que ni siquiera son oficiales en el Reino Unido. Por ejemplo, el polaco.

    Tenemos tantas cosas que aprender, tantas politiquerías baratas que desechar, tanto culto pagano (idiomático incluido) que depurar... Qué vergüenza ver cómo la Iglesia en Cataluña no reconoce la pluralidad, sino que sarnosamente, neciamente, ahuyenta fieles de otros idiomas con la burda mentira de la cohesión social. Hasta la noticia de la creación de Caritas en algún obispado se ha publicitado exclusivamente en un solo idioma. No me cansaré de repetirlo: frente a la pluralidad de carismas, mala gente.

    ResponderEliminar
  4. Hay muchas formas de administrar los sacramentos que no están permitidos por las normas eclesiásticas, y que se dan en nuestros días de forma frecuente. Son un abuso, y no creo que haga falta una condena explicita de la Iglesia, lo que hace falta es que los Obispos sean pastores en vez de lobos, y atajen estos abusos, ya que en algunos casos invalidan el sacramento, y en otros lo devalúan a unos niveles, que pierden toda sacralidad, de forma que muchos laicos piensan, con razón, que tienen mejores cosas que hacer que ir una reunión de amiguetes buenistas.

    En cuanto a la pretensión de la abolición del deber, es de un infantilismo escalofriante, propio de la sociedad del deseo que impera en actualmente.

    El deber es un imperativo de la naturaleza humana: tenemos que estudiar, trabajar, convivir, pagar impuestos, respetar, etc. aunque no nos guste, y está claro que el ser humano es un ser moral. Lo vemos, cada día hay más leyes civiles, que todo el mundo acepta, de forma que la ley civil se ha convertido en norma moral para muchos.

    Es de guasa que algunos que se llaman cristianos, acepten sin rechistar las leyes civiles, y se pasen por el forro, la ley de Dios y las leyes de la Iglesia.

    Por tanto, la abolición del pecado y del deber que suponen los mandamientos, es una forma buenista de negar la naturaleza humana, y una forma actual del "non serviam" del viejo diablo.

    ResponderEliminar
  5. Le felicito, mossén, por esa caridad cristiana de la que hace gala para con los que no comulgan con usted e incluso para con los que directamente lo excomulgan: porque esos son de "sostenella y no enmendalla". Ya ve, hasta su incapacidad de suscitar nuevas vocaciones y su inevitable extinción la ven en positivo, como una prueba de que están en posesión de la verdad. En fin, que felicidades por tanta bondad, aunque sólo sea formal (por educación, por ejercer la virtud de la moderación). Una formalidad que otros menos moderados preferirán llamar hipocresía.

    ResponderEliminar
  6. Mn. Custodio:
    El habito no hace al religioso y viceversa.
    Mire yo estudie con los Salesianos.
    San Juan Bosco (Don Bosco) cuando penso en como deberian ser y vestir sus religiosos era sin sotana, para poder estar en el patio con sus alumnos.
    Intento varias veces colarlo en sus borradores de las Constituciones y la Santa Sede se lo manda corregir en varias ocasiones.
    El penso en Sacerdotes, en Coadjutores (religioso sin ser sacerdote), y después vio la importància de la colaboración de los Laicos y fundo los Cooperadores.

    Yo como antiguo alumno lo que más aprecio de la formación recibida de los Salesianos que tuve de professores (tuve Sacerdotes y Coadjutores) fue que los vi con valores, criterios, sin estridencias hacia la derecha, ni hacia la izquierda.

    Vi entrega, generosidad, coherencia, espiritualidad, carisma, amor a San Juan Bosco, però sobretodo Amor, Razón y Religión hacia todos los alumnos sin distinción de classe social.

    Vi también de una manera pràctica hecho realidad el lema con Don Bosco y con los tiempos.
    Actualmente tengo un sobrino matriculado en una escuela salesiana de Barcelona y los padres estan muy contentos con la formación humana y cristiana que se da. La relación Tutor-Alumno, Escuela-Padres.

    Creo que en el mundo hay miles de antiguos alumnos que como yo debemos parte de nuestra formación humana y cristiana a los PP. Salesianos.

    A lo largo de mi vida yo he conocido sacerdotes con habito y sin él. En ambos casos he visto buenos y santos sacerdotes, y algunos menos que no por llevar alzacuellos era major sacerdote, sinó bastante mediocre.

    No se puede generalitzar.
    El Papa Francisco (por cierto antiguo alumno salesiano) su mensaje llega a incluso personas alejades de la Iglesia, por su sencillez, humildad, y sobretodo por su coherencia de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay bien en los curas sin sotanas como mal en los curas con sotanas, pero la sotana, hábito o una vestimenta clerical realiza la evangelización pasiva con la visión de la sotana:

      1. Quien ve a un clérigo con hábito o sotana se abstiene de ciertas conductas en su presencia, y el propio cura se abstiene de ir o hacer ciertas cosas

      2. A la distancia, la gente ve, ve, ve a un consagrado y, gracias a él, se acuerda de Dios

      3. Se divulga públicamente en el espacio público de que existe lo sagrado, lo consagrado

      Eliminar
    2. He tenido sobrinos en los Salesianos de Sarriá, no podría compartir la satisfacción que muestran sus familiares por la formación religiosa recibida allí.
      Andan como todas esas escuelas regidas por religiosos que abrazaron el progresismo, muy flojitos y acomplejados.

      Eliminar
    3. He tenido un hijo en los salesianos de Sarriá, Josep Solé. Y te puedo decir de buena tinta que ni espíritu salesiano, ni formación humana y religiosa recibió; es más, tuvo en uno de los cursos como tutor a un laico que vivía en pareja y con un hijo, y les comentaba su forma de vida. lo que comentas al principio es cierto y bello; pero ellos mismos se han hecho "hari-kiri". El espíritu de Dom Bosco era bastante laico; pero sólo quería que sus hijos prescindieran del traje talar en los patios; pero no por las calles. Además la sotana no es un hábito, es una forma de traje clerical que iniciaron los jesuítas.

      Los salesianos, y no quiero hacer de juez, han perdido ese gran carisma de Dom Bosco, como la mayoría de congregaciones religiosas respecto a sus fundadores. Y como se ha dicho aquí muchas veces: el Pueblo de Dios quiere reconocer visiblemente a sus servidores, a esas personas consagradas a Dios. No hay motivo para que escondan su condición. No hacer faltar llevar una sotana hasta los pies, simplemente lucir algo que identifique lo que son y su dignidad. Por otro lado, la mayoría de clérigos vestidos como laicos visten muy mal se les podría identificar por su mal gusto No digamos las religiosas que han decidido quitarse el hábito. Ni saben peinarse, ni saben lo que llevan encima.

      También saber estar entre los feligreses, y no esas familiaridades con las catequistas, esos abrazos a destiempo, esas liturgias desacralizadas o de guateque, que hace bastantes años se ha demostrado que no llevan a nada.

      Dudo mucho, ojalá me equivoque, que el nuevo Rector Mayor de los salesianos pueda enderezar a tanto rebelde, creo que él mismo debería convertirse.

      Lo que deben hacer los religiosos es rezar más, estar más tiempo delante del sagrario, y de esta manera serán más fieles a sus carismas, y así conseguirán más vocaciones.

      Eliminar
    4. Josep, por curiosidad, en qué años estudiaste en salesianos?

      Eliminar
  7. En La Vanguardia de hoy aparece un artículo firmado por el corresponsal en Roma Eusebio Val titulado "Karol Wojtyla, un santo no unánime. La canonización de Juan Pablo II saca a la luz las dudas de algunos cardenales."

    Se acusa a Juan Pablo II de consentir la pederastia, en especial la de Marcial Maciel, pero las valoraciones de los entendidos fueron otras: la falta de precedentes de la enormidad de la enfermedad y la experiencia de falsas denuncias.

    En efecto, Juan Pablo II, cuando desde 1958 fue obispo auxiliar y arzobispo de Cracovia, se enfrentó con una táctica habitual de desacreditación católica del régimen comunista polaco: presentar falsas pruebas de sacerdotes ladrones, pederastas y amancebados y amenazar con difundirlas.


    Los dos cardenales opositores mencionados en el artículo son verdaderas prendas:

    1. Carlo Maria Martini, cardenal jesuíta

    Dudó de la conveniencia de la canonización de Juan Pablo II, y lo acusó de retroceder la Iglesia 200 años, así como de mantener una burocracia caduca y unos ritos obsoletos. Martini fue proabortista, prohomosexualista y promatrimonio sacerdotal, aunque lueg, y existe una intrahistoria muy inquietante de Martini, quien parece ser del sector jesuita malo.

    El teólogo Alberto Villasana dice que el P. Gobbi conoció que Martini, rector destructor de la moral de las vocaciones sacerdotales de la Pontificia Universidad Gregoriana (se le alejó nombrándolo arzobispo de Milán), durante el cónclave del 2005 una vez muerto Juan Pablo II, arropó al jesuita Bergoglio como Papa. En el segundo día hubo una virulenta confrontación entre progresistas y conservadores por el empate a votos con ligera ventaja a favor de Ratzinger. Para evitar un largo y tenso cónclave, ambos grupos llegaron a un acuerdo, participando Martini como progresista y siendo testigo el cardenal Müller, de la Doctrina de la Fe, y acordaron que Ratzinger sería pontífice de transición por causa de su salud y edad (78 años) frente a Bergoglio (69 años), por lo que fue nombrado como Benedicto XVI en la cuarta votación del segundo día del 2005. Planteada la dimisión de Benedicto XVI por sus problemas de salud y edad que le hicieron disminuir las fuerzas para afrontar la resolución de un encadenamiento endiablado de escándalos crecientemente progresivos en intensidad, en cumplimiento del anterior pacto (Martini murió el 2012), Bergoglio fue rápidamente elegido Papa como Francisco I en la quinta votación del segundo día del cónclave del 2013.


    2. Cardenal belga Godfried Danneels

    Afirma que la santidad de Juan Pablo II es privilegiada por ir en vías especiales. Los escándalos de pederastia de la Iglesia belga causaron que el Papa Benedicto XVI cesara al obispo de Brujas (Bélgica), Roger Joseph Vangheluwe, por abusar de un joven belga, al parecer su sobrino, durante un tiempo, cuando era sacerdote. Un tribunal belga declaró responsables civiles, por negligencia, al cardenal primado del país, Godfried Danneels, (arzobispo de Malinas-Bruselas), y al arzobispo auxiliar de Bruselas, en una sentencia que condenó a seis años de cárcel al abad André Vander Lijn. También está el caso del abad de Malinas-Bruselas, Robert Borremans, condenado en 2010 a cinco años de prisión por abusos sexuales a un menor del que además era padrino. En Bélgica, donde el 80% de la población es católica, los últimos sucesos de pederastia han provocado un descenso de los católicos del 30% (2010), y en este año, Bélgica ha aprobado la eutanasia de niños. Bélgica, como Cataluña, dos países católicos destruidos en su fe y moral por el progresismo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Que dice que qué?10 de abril de 2014, 16:22

    Herrero de Miñón ha propuesto en el Círculo de Economía una reforma de la Constitución de 1978 para que Cataluña adopte la singularidad navarra: concierto económico, reconocimiento de la nacionalidad y blindaje de las competencias, entre otras cosas.

    Esto es imposible:

    1. Cataluña está reconocida como nación

    La Constitución de 1978, el Estatuto de Autonomía de Cataluña del 2006 y la sentencia del Tribunal Constitucional del 2010 dicen claramente que España es una Nación política y soberana con constitución propia, mientras que Cataluña es una nación cultural con autonomía y Estatuto de Autonomía subordinado a la Constitución.

    Por tanto, Cataluña sí tiene reconocida su nacionalidad, pero es una nacionalidad cultural, no es nunca una nacionalidad política, soberana.

    Además, que se apruebe una disposición adicional en la Constitución para que Cataluña aparezca de forma explicita como nación no soluciona en modo alguno los problemas:

    a) la nacionalidad de Cataluña sólo puede ser reconocida como nación cultural, nunca jamás como Nación política y soberana

    b) el independentismo radical y exacerbado se reirá de todo este pasteleo miñoniano-roquiano, y siempre querrá el pleno reconocimiento de Cataluña como Nación política y soberana, como instrumento de primer grado para implantar los Países Catalanes y la unidad y unicidad del catalán en todos los territorios, excluyendo toda españolidad y el castellano

    2. La soberanía nacional es un intangible constitucional

    Ninguna reforma constitucional puede modificar en modo alguno la condición nacional y soberana, la patria común, el pueblo y la ciudadanía, la indivisibilidad y la indisolubilidad y la integridad territorial de España (art. 2 Constitución).

    La unidad nacional es un valor intangible material constitucional, de carácter implícito (no hay cláusula explícita), lo que impide cualquier derecho a la autodeterminanción, autodecisión y autodisposición política de Cataluña, y dicho valor de la unidad nacional es equivalente y análogo en el plano religioso al dogma de la unidad eclesial.

    3. El blindaje competencial es un fraude y falsificación de la constitución

    No se puede constitucionalizar el blindaje de las competencias autonómicas, porque ello iría contra la igualdad, la justicia y la libertad de todos los españoles. Por ejemplo, no pueden haber dos fiscalidades, dos sanidades, dos escuelas, dos lenguas o dos seguridades sociales completamente diferentes y discriminando por razón del territorio donde se vive. Y esto es válido incluso en un sistema federal, porque el gobierno federal debe de velar por la igualdad de todos sus ciudadanos con independencia del territorio donde residan.

    4. Paralizar las leyes conflictivas

    Se quieren aplazar las leyes que causan conflicto en una parte de Cataluña (Wert, ayuntamientos, unidad de mercado), pero esto no es posible, porque el gobierno central debe de legislar en plena libertad de actuación y en interés general de la nación, y si hay inconstitucionalidad entonces se dispone de la alternativa del Tribunal Constitucional.

    5. Es una independencia sin proyecto

    El independentismo no nos ha propuesto su modelo general de país, lo que indica que no quieren dividir Cataluña en temas sensibles que podrían afectar la aceptación popular de la independencia:

    ley electoral; relaciones con España y Europa; modelo territorial; sistema fiscal y económico-social; modelo escolar, formativo y universitario; laicismo; valores y principios constitucionales básicos; recursos económicos; presidencialismo; una o dos cámaras parlamentarias; corrupción; modelo democrático y de bienestar social.

    6. La falsificación intelectual de la historia y del derecho

    Se observa que tendencialmente se están cerrando los puentes del diálogo: no es posible discutir ni debatir si no hay verdad histórica y jurídica ¿por qué el independentismo oficial miente en derecho e historia? Con la falsedad no se va a ningún sitio.

    Se está pasando del catalán emprenyat al catalán estresado, con tanta movilización permanente, y se quiere dar la razón a Rouco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como puede que se quiera llamar al Vaticano para mediar en el "conflicto", como en Venezuela, pienso que hay que dejar claras unas cosas para los pardillos -y algún pájaro bobo- que vengan por aquí, para que sepan algunos implícitos y conceptos tácitos que subyacen en el debate, el subtexto que hay que leer porque es una agenda oculta del soberanismo independentista, lo que algunos -o muchos- no aceptan de ninguna de las maneras:


      A.- Unidad y unicidad lingüístico-territorial de los PPCC

      Se trata de acabar con la unidad de España para crear una pequeña España levantina, un remedo laico-progresista de la Corona de Aragón: Cataluña, Valencia, Baleares, Aragón y Rosellón-Conflent.

      También se trata de la unificación lingüística y de la unicidad (lengua única) del catalán: por todos sitios se hablará catalán y sólo catalán.

      En definitiva, quiere decir que todo lo español y todo lo castellano tendrá el cierre total y definitivo del espacio "aéreo y marítimo-terrestre" cultural, comunicativo, escolar y administrativo.


      B.- Constitución basada en el diseño satánico de vida, familia y matrimonio, laicismo progresista beligerante de exclusión y persecución del catolicismo e Iglesia nacional, alternativa y progresista

      Trilogía interconectada (progresismo, laicismo e iglesia nacionalprogresista), con dos ideas que parecen antitéticas (laicismo y nacionalprogresismo eclesial) pero que, en realidad, son las dos caras de la misma moneda.

      De un lado, dar una patada contra la Iglesia Católica hacia las catacumbas sacristanales, dentro de templos expropiados, financiados por el Estado, con donaciones privadas sin desgración, con la mordaza de no poder opinar sobre ciencia, bioética, vida, familia y matrimonio, aplicándole el segundo cierre total y definitivo del espacio "aéreo y marítimo-terrestre" en las escuelas, hospitales, tanatorios, calles, centros oficiales y medios de comunicación social, la eliminación de festividades y el matrimonio canónico, con la amenaza de aplicar el código penal e ilegalizarla por violación de los derechos al aborto, reproducción asistida, sacerdocio femenino, teoría de género aplicada al matrimonio (homosexualidad, bisexualidad).

      La Iglesia Católica nacional, alternativa y progresista está implícita en este artículo del P. Custodio Ballester "Los hijos del Concilio y los hijos de los Concilios": el apoyo moral y teológico de algunos católicos al anterior programa laicista. La prueba es el documento de Procés Constituent, "Per una Catalunya laica", impulsado por sor Forcades y Arcadi Oliveres, presidente de la diocesana Justícia i Pau, la parte oscura de la Iglesia Católica que va contra la parte luminosa. También, cuando ERC dice que en relación al aborto actúa la "llarga i negra sombra de l'església catòlica que, com un mal pare o marit maltractador, s'empenya en considerar-nos menors d'edat".

      Pueden verse también: (1) Charte de la Laïcité à l'Ècole (Francia, 2013), expuesta en las escuelas al mismo rango que la bandera tricolor, la trilogía "Libertad, igualdad y fraternidad" y la Declaración de los Derechos del Hombre. (2) Charte des Valeurs Québécoises, que también quiere imponer este laicismo anticatólico francés.


      C.- Bolivarismo y democracia participativa

      La palabra democracia participativa oculta el programa socialista, comunista y anarcolibertario del bolivarismo implantado en Cataluña (CUP, Procés Constituent), contrario al derecho de propiedad y a la libertad contractual en todos sus aspectos.

      El bolivarismo, además, incorpora un aspecto espiritual: las fuerzas y energías de la tierra y el cosmos y la armonía antropocósmica (pachamamismo), el ecologismo, el feminismo, la Nueva Era, las experiencias de las comunas y asambleas, la fuerza curativa de uno mismo (antimedicina, antifarmacia, antivacunas).

      Eliminar
  9. ¿De qué tiempos hablamos, Josep?

    Porque estudiar en escuelas de órdenes religiosas clásicas dedicadas a la enseñanza no es lo mismo de los 70 para arriba que de los 70 para abajo. Como no es lo mismo, en Europa que en EEUU.

    Yo también estudié en una de estas escuelas en los 80 y 90. Formación y exigencia académica, un 10. El BUP lo cursé en una academia privada enfocada directamente a los exámenes de selectividad, y en casi todas las asignaturas viví "de renta" de mi nivel previo en EGB casi hasta el COU. A todos los alumnos venidos de escuelas religiosas clásicas nos pasaba lo mismo.

    Pero aquí no hablamos de eso. Tampoco hablamos de ética, de civismo, etc. Como tampoco no hablamos de cultura religiosa general. Hablamos de evangelización, de transmisión de la fe, de vivencia de la fe, de vocación cristiana, de sentido de pertenencia a la Iglesia...Y en eso, mi testimonio es opuesto al suyo, el mío y el de todos mis conocidos, compañeros, amigos educados en centros como el mío (escolapios, salesianos, pías, jesuitas, maristas, etc). Muy pocos confirmados, casi ninguno practicante y, en los temas controvertidos de siempre, ninguno con las tesis de la Iglesia.

    Tal vez, no entendemos lo mismo por cristiano. Para mí no es sinónimo de "buena persona" ni de "ciudadano comprometido", aquello implica esto otro pero no es lo mismo. Si quiere que la planta dé su fruto o su flor, riegue sus raíces, abone su tierra. Y esto no es otra cosa que la oración, la vida sacramental, las prácticas de piedad, el ejercicio de las virtudes. ¿Se acuerdan de los Ejercicios de San Ignacio en las escuelas de la orden?, ¿se acuerdan en la orden?

    ResponderEliminar
  10. Muy bien m. Custodio, como siempre.
    Contare lo que me paso con un párroco (o ex) de Barcelona, estábamos esperando el inicio de la Santa Misa cuando aparece un hombre con tejanos y camisa a cuadros, se coloca a l cuello una bufanda multicolor y empieza a oficiar, dudo que consagrase, al final me acerco a él y le pregunto "YA HA EMPEZADO LA PERSECUCIÓN PORQUE VA DE CURA CLANDESTINO" su mirada fue de sorpresa, ya seguí, oiga tenemos que esconderle como en el el golpe de estado de ERC en 1934??? donde empezaron a asesinar sacerdotes catalanes??? me miro con desprecio y HUYO sin contestar. En la actualidad esta Iglesia esta cerrada a cal y canto, solo tiene una Misa al mes, a la que no va nadie.
    Los curas kumbaya/batasunos destruyen mas la Iglesia que el diablo.

    ResponderEliminar
  11. Se me ocurre lo siguiente, sin entrar en Teología, desde un razonamiento de una que pasaba por allí.

    Con relación a la Doctrina:

    1…La Fe es razonable

    La Doctrina de la Iglesia Católica, la relacionada con la Fe es un compendio de sabiduría almacenada durante 2000 años. Esa sabiduría se ha extraído de forma inteligente, de la misma forma que la obtenida en otras ciencias.

    2… La moral es científica.

    La Doctrina relacionada con la moral, es otra ciencia, que además le es de aplicación el método científico, actualmente vigente.
    La aplicación de ese método nos dice que ninguna sociedad relativista ha subsistido. Esta idea la corrobora la Biblia que dice que las sociedades relativistas condenaran nuestras almas y terminarán con nuestra especie.

    Con relación a la transmisión de la Doctrina:

    Esas ideas que no se ajustan a Doctrina, no forman parte de la Ciencia Católica (1,2). Corresponden más bien a un deterioro intelectual ya sea por falta de formación o puesta al día permanente, desistimiento del sujeto que debe transmitirla...etc., que debe estudiarse.

    Considero que:

    La Iglesia Católica tiene un problema con la transmisión de la Doctrina.

    Sugiero que:

    Con relación a esta transmisión, la Iglesia católica se podría adaptar a los patrones de las empresas eficientes.

    Comentario:

    En muchas profesiones de la sociedad civil no se nos permitiría separarnos de un cuerpo de saber predefinido o estandarizado. Hasta la cárcel se contempla en esos casos. Coherentemente, la Iglesia Católica que vende un producto infinitamente superior que es la Felicidad Eterna, no puede permitir el libre albedrío de los transmisores.

    ResponderEliminar
  12. Nuestra Iglesia va camino de su desaparición, y por más que se rece a Dios para que haga un milagro, todo parece indicar que este no está por la labor.
    Si se quiere buscar unos culpables, ellos tienen hoy muchísima culpa ya que sea catalana o española.

    Unos veintisiete años de papado Juan Pablo II han sido inútiles, e incluso con Ratzinguer tampoco ha habído mejora alguna. Papa Francisco debe hacer un cambio de máxima urgencia un cambio de rumbo o de lo contrario los sacramentos terminarán recibiéndolos cuatro orgullosos pelagatos, orgullosos de haber arrasado con todo. Nuestra Iglesia está enferma y para eso hay que denunciar las actitudes farisaicas que se estan dando dentro de nuestra Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr, Martín, tenga Fe, por favor.

      Muy bien dice nuestra Iglesia, que fundada sobre la roca firme de Jesucristo y confiada a Pedro, estará asistida por el Espíritu Santo hasta el fin del mundo.

      Eso, no significa que ,al igual que Jesús tuvo que sufrir su pasión y muerte por nosotros, si digo bien, por nosotros pecadores, no tengamos que sufrir tambien nosotros por defenderla.

      Eliminar
    2. Rogelio, si la tengo la Fe. Juan Pablo II fué un gran Papa, pero la Iglesia española ha dado demasiada cancha a la Iglesia catalana. Puede ser que no me haya explicado bien y siento que lo interprete de otra manera Rogelio, pero no van por ahi los tiros sobre la critica a Juan Pablo II,todo lo contrario,sino se trata de la Iglesia catalana.

      Eliminar
  13. Mn. Custodio, muchas gracias por esa valiente exposición de las dos versiones de la interpretación del Concilio Vaticano II, del que ya se quejó, nuestro querido Papa emérito Benedicto XVI.

    En el año 1973 se redactó un plan maestro para intentar destruir a la Iglesia Católica sin persecuciones cruentas, sino minando su espíritu y su doctrina desde dentro.

    Este plan se ha ido desarrollando paulatinamente, y realmente ha hecho sus efectos. No podrá detruir a la Iglesia porque tiene “buenos cimientos”, el Señor la sostiene, pero sí está logrando que la barca de Pedro sufra los embates de una corriente laicista, de un ateísmo militante, de un neo paganismo muy virulento. Y cuando uno lee despacio este programa diabólico, propiciado por la Masonería, se explica muchas cosas. Daremos a conocer en varios capítulos la urdimbre de este engendro.

    Dice el Dr. Jerónimo Domínguez Residente en NE Cork: Alguien dejó olvidado en mi oficina médica un sobre grande, cerrado. Después de dos meses nadie lo reclamó. Lo abrí para averiguar la identidad de su dueño. ¡Lo que encontré fue una gran sorpresa! El Masterplan para destruir la Iglesia. Nadie firmaba, no se daba ninguna dirección, nada más que un plan riguroso para destruir la Iglesia de Cristo.

    Se dice que hay más de 1300 comunistas que se han hecho sacerdotes católicos para destruir la Iglesia de Cristo por dentro, para horadarla desde sus entrañas. Yo no sé si es cierto, pero lo que sí es cierto es que el “Masterplan” es una obra maestra de increíble audacia que, si llega a funcionar, puede resquebrajar desde sus cimientos a la Iglesia Católica.

    Según este Plan la Iglesia debería haber estado “arruinada” para el año 1980. Han paso 30 años y la Iglesia sigue en pié, aunque es verdad que luchando contra viento y marea. Este Dr. se ha animado a publicarlo porque está “seguro que ayudará a abrir los ojos a muchos sacerdotes y buenos cristianos antes de que sea demasiado tarde. ¡Alerta amigo!

    Alguien trabajará muy contra la Iglesia. ¡Abre tus ojos! No duermas que el diablo está despierto. El “Masterplan” parece algo perfecto”.

    Hay un Plan elaborado, lo segundo es cómo llevarlo a cabo paso a paso y lo tercero quién lo va a realizar. Lo iremos exponiendo.

    Sustituir la Iglesia Católica por la llamada Iglesia Universal.

    El Masterplan señala como principio que : de todas las Iglesias que se llaman cristianas, el bloque más firme, el que mantiene a todas, es la Santa Iglesia Católica, una vez que ésta se tambalee, toda la cristiandad caerá por su propio peso. Hay que quitarle el nombre de Santa, porque esto está llamando constantemente la atención sobre Dios, es algo sagrado, y esto sobra. Y para quitarlo es fácil, basta insistir en que una Iglesia Santa ofende a los hermanos protestantes, y por lo tanto, los católicos no deben insistir en eso.

    Y así de fácil, cumpliendo este Plan nadie dirá: Una, Santa, etc. Otra palabra que sobra es “Católica,” porque está muy arraigada con la adoración a Dios, a Cristo, y a la veneración de la Virgen, y eso hay que derrumbarlo. Para hacerlo bastaría sustituir “Católico” por “Universal,” al fin y al cabo es lo mismo, parece que dice lo mismo, pero se quita el sabor sagrado de adoración a Dios y a Cristo que lleva el nombre católico. En el tiempo previsto quedaría en todo el mundo así la “Iglesia Universal” con todas las iglesias unidas, donde quedarían incluidos también los judíos, los musulmanes, hindús, etc. El primer mandamiento de esta “Iglesia Universal,” y el único, sería: “amar al prójimo como a ti mismo. Se daría culto así a un Dios llamado Bondad.

    ResponderEliminar
  14. Hemos de tener en cuenta que la Iglesia Católica, desde su misma institución por Jesucristo ha tenido seguidores y detractores, dentro y fuera de Ella.

    Si la Iglesia se moviera con los parámetros de una empresa, o sea fuera una obra humana, ya haría años y siglos que hubiera sucumbido, pero es Obra de Dios y

    “LOS PODERES DEL HADES NO PREVALECERÁN CONTRA ELLA” Mt 16: 18.

    Jesucristo, al fundar su Única, Santa, Católica y Apostólica Iglesia, dijo a Pedro que: “los poderes del infierno no prevalecerían contra su Iglesia”, lo que significaría la lucha eterna de las fuerzas del mal en contra de la Esposa de Cristo. Lc. 22, 31.

    Esta lucha se materializa con las calumnias de los enemigos internos y externos de la Iglesia, quienes afirman, entre cosas, que:

    “Constantino fundó la Institución Católica Romana, sucesora del Poderoso Imperio Romano”.

    “La Iglesia Católica es un Poderoso Estado Imperial”.

    “La Iglesia Católica es la gran ramera del Apocalipsis que se sienta sobre muchas aguas”.

    “Las cruzadas fueron guerras políticas que enaltecieron el Papado y construyeron el Estado Vaticano”.

    “La navidad es un mito impuesto por Constantino, el cual nos viene de la antigua religión egipcia”.

    “La inquisición fue brutal con los herejes”.

    “Los Papas apoyaron vejaciones. Pío XI respaldó el franquismo; Pío XII apoyó el holocausto de Hitler; Juan Pablo II fue indulgente con los pederastas.

    Benedicto XVI colaboró con los nazis en su adolescencia”.

    “El Vaticano es un Estado multimillonario que no ayuda a los pobres, debido a su ambición de conservar sus lujosos museos”.

    etc. .... etc.


    Estas calumnias desembocan en una clásica pregunta:

    ¿Por qué la Iglesia no vende sus tesoros para ayudar a los pobres?

    “Este argumento proviene de personas que no tienen más de dos dígitos de coeficiente intelectual, y dos dígitos bien bajitos. Si la Iglesia vendiera todos sus tesoros, estos dejarían de ser públicos como son hoy día (…). Nadie tendría acceso a los mismos, pues estos pasarían a ser propiedad de millonarios, que se los ensenarían sólo a amigos millonarios. Estos tesoros dejarían de ser públicos, y se convertirían en privados”.

    Por otro lado, el Vaticano no es un súper Estado como afirman algunos. Este tan sólo ocupa 0.44 metros cuadrados.

    El Vaticano es un pequeño estado enclavado en otro Estado, Italia, ubicado al oeste del río Tiber, en una pequeña colina que, otrora, fue el circo de Calígula, emperador romano, y usado por Nerón para torturar a los primeros cristianos.

    Esta Colina Vaticana fue la depositaria de los beatísimos restos de san Pedro, quien murió mártir.

    Las palabras de Cristo se han cumplido: “Los poderes del Hades no prevalecerán contra mi Iglesia”. Esta sigue firme como una montaña incólume.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que mejor explicación para los que siempre están con la misma pistola cargada. Como yo siempre digo a los que preguntan eso: "la Iglesia tiene derecho a tener su patrimonio, puesto que la ley se lo permite y no hace nada ilegal.
      Segundo la Iglesia, el Vaticano hace muchísimo por los pobres, no nos podemos olvidar de caritas diocesano ( lo que pasa que la gente habla sin saber o para hacer daño moral a la Iglesia).
      La Iglesia sigue la tradición sacerdotal reflejada inmemorialmente en la Biblia desde el Éxodo donde se muestra la necesidad de que el culto a Dios sea hecho con dignidad y con objetos de valor.

      Eliminar
  15. Supongo que son 0,44 kilómetros cuadrados. Lapsus cálami.

    ResponderEliminar