martes, 7 de enero de 2014

Un futuro sombrío

Celebración en la Residencia Sacerdotal Sant Josep Oriol
Cada año que pasa, el fenómeno se acrecienta en Navidad. El cura aquel que acudía a la misa del Gallo, esta vez no puede venir porque sus problemas con el azúcar le impiden casi caminar. Aquel otro ya dejó venir la última Nochebuena: la medicación que toma es muy fuerte y se queda dormido enseguida. Otro cura ha caído en depresión y se desorienta al mínimo cambio de horario. Aquel tan simpático que venía ya es muy mayor y le han recomendado que se acueste pronto. Huy, pues aquel salesiano que ayudaba al párroco falleció este verano. Y el jesuita que hacía las misas de 9 de la mañana, tiene una enfermedad senil y no sale de casa. Este es el cuadro clínico de muchas parroquias barcelonesas. El hecho que hace diez o quince años se produjo en las diócesis rurales, está adquiriendo visos de normalidad en la gran urbe. Con un agravante: aquí no se trata de zonas deshabitadas, de pequeños pueblos de 1.000 habitantes; aquí nos hallamos ante grandes núcleos de población, que empiezan a carecer de cura y de sacerdotes que tienen que celebrar misa en dos o tres parroquias a la vez. Resulta cada vez más difícil celebrar la misa del gallo a las 12 de la noche. Entre que no hay curas y que la feligresía cada vez es más mayor, las misas del gallo distan mucho de ser una celebración concurrida. ¡Con decir que tienen más éxito las misas del pollito, pensadas para los niños y en las que cada vez van más abuelos!

Además, a la alarmante gerontocracia clerical debe añadirse la ridícula tasa de sustitución. Este año en Barcelona, ¡se han ordenado sólo dos sacerdotes! Uno menos que el año pasado, dos menos que el anterior y cuatro menos que el precedente. El Seminario barcelonés se halla en un estado tan comatoso, que puede lograr el récord de no ordenar ni un solo sacerdote en este año recién inaugurado. De seguir con estos números (y nada indica que vayan a variar) de aquí a unos quince años el número de sacerdotes en la diócesis barcelonesa quedará reducido a la mitad.

Los dos únicos sacerdotes ordenados en 2013 en Barcelona
Pero sigue habiendo excepciones y nuevamente se hallan en las parroquias  germinantes. En este período navideño, pude comprobar la diferencia entre dos parroquias del extrarradio barcelonés. Era día laborable. Una misa vespertina de un día laborable sin especial significado. En una de las parroquias, seis fieles en la celebración. En la otra –germinante- cincuenta. Se trata del mismo barrio, idéntico nivel cultural, similar procedencia, un substrato económico igual de precario. ¿Por qué en una parroquia se juntan seis abuelas y en la otra hay cincuenta fieles, con la presencia inusitada de gente joven e incluso matrimonios de mediana edad? ¿Algo fallará? ¿Se lo han preguntado las mentes pensantes y regentes de nuestra archidiócesis?

Lo decía en mi artículo de la semana anterior: el pontificado del papa Francisco está representando un vuelco en la Iglesia, que a todos nos exige: obispos, sacerdotes y laicos. Pero por lo que hace referencia a Barcelona (y por extensión a toda Cataluña) debería provocar que aquellos que han venido obteniendo fracaso tras fracaso en su labor pastoral, hiciesen una mínima cura de humildad y reconociesen que –pese a la secularización ambiental- existen realidades que sí funcionan. ¿Por qué no parecerse a ellas? ¿Por qué las tenemos que seguir arrinconando? ¿Cómo van a salir a la calle, a la periferia, aquellas parroquias que no pueden movilizar ni a una veintena de personas? ¿Cómo van a formar “lio” un grupo de octogenarios, que siguen mandando en los Consejos parroquiales y obstruyendo cualquier iniciativa, que no sea la mera repetición de lo que se ha venido haciendo en los últimos cuarenta años? ¿Alguien puede creer que una “nueva primavera” va a florecer de la mano de un grupo de sacerdotes y laicos que en los últimos cuarenta años no sólo no han movilizado a nadie, sino que han logrado que sus templos se vacíen?
Aspecto navideño de la parroquia de Santa Eulalia de Provençana.
El futuro es muy sombrío, casi me atrevería a aventurar que aterrador. Sacerdotes muy mayores, enfermos, con graves problemas a veces de desplazamiento. Una feligresía envejecida. Un desierto vocacional alarmante. Pero existen pequeños oasis, comunidades vivas, curas enamorados de su actividad, laicos entregados con pasión (lo cual redunda en la actividad pastoral y en la labor social, cada vez más acuciante). No les posterguemos. Hagamos sentirles útiles. Puede ser ahora el momento, sino de aquí a unos años, cuando cerremos parroquias y empiecen a sufrir los lógicos achaques de la edad, la depresión se cebará en ellos. Miremos el medio plazo. ¿Qué panorama vamos a dejar a nuestros hijos? 

Oriolt

19 comentarios:

  1. Este panorama lo tenemos en casi toda España, aunque en Cataluña se agudice mucha más por las razones de todos conocidas.
    En cuanto al vuelco que el Papa Francisco está dando a la Iglesia, no creo que siempre sea para bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Este panorama lo tenemos en casi toda España, aunque en Cataluña se agudice mucha más por las razones de todos conocidas."

      - Correcto.

      "En cuanto al vuelco que el Papa Francisco está dando a la Iglesia, no creo que siempre sea para bien."

      - Aún falta un año como mínimo para tener perspectiva, y además, la toma de una serie de decisiones en profundidad (Sínodo de las Familias) para ver el fondo, materia y sustancia de Francisco. De momento, palabras y gestos.

      Eliminar
  2. Las parroquias y sus sacerdotes, ciertamente, no son todos iguales. Por razones que no vienen al caso, frecuento iglesias distintas. Y con el tiempo he ido tomado mis preferencias, desoyendo a un sacerdote que vino adecir que no está bien que se vaya a una iglesia u otra en función del cura de turno en la misa dominical.
    Un servidor se ha topado con iglesias con fieles que casi ni rezan ni mucho menos cantan, apenas comulgan, i que han tomado el templo por la plaza del mercado. Y no me queda mas remedio que evitar mi asistencia a tal sucedáneo de templo y buscar otras iglesiis donde la devoción es más patente, o donde hay un sacerdote que nos obsequia con unas homilías nada aburridas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Papa tampoco canta. Y qué bellas son sus celebraciones, sus comentarios, su alegría...

      Eliminar
  3. Este artículo es tan cierto como la vida misma. Las realidades germinantes y que funcionan, en cataluña, están totalmente arrinconadas, porque para el nacionalprogresismo son realidades 'ultras', 'fachas' y 'conservadoras'. Juan Pablo II, en el simposio de Obispos de Europa de principios de los 80, advirtió de los 'esquemas atrofiados' dijo, de algunos, invitando a recuperar para la nueva evangelización el 'primer modelo apostólico'. Que cada uno indague cual es...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que se ve, la petición de una "Nueva Evangelización" ya es muy vieja, de los años 80 con Juan Pablo II, y el modelo es antiquísimo, el primer modelo apostólico.

      Este permanente retorno al "primer modelo apostólico" es muy peligroso, porque implica realizar exorcismos, liberaciones, curaciones y sanaciones, desarrollo de carismas como la profecía de pasado, presente y futuro, el discernimiento de corazones, el de milagros: multiplicación de bienes, bilocación, visión mística, revelaciones...

      Es decir, este "primer modelo apostólico" o se toma en su integridad o si se toma mutilado en lo más mínimo, no sirve.

      Eliminar
  4. La gerontocracia de los Consejos Parroquiales es tan preocupante como la de nuestros párrocos.

    ResponderEliminar
  5. Dentro de 10 años, en la diócesis de Girona, calculo que habrá en activo unos 20 sacerdotes, esto significa, que sólo habrá misas en los grandes núcleos urbanos.

    Por mucho que se haga ahora, la situación es irreversible. Ojalá que me equivoque, pero no me consta que se haga mucho al respecto.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Oriolt, gracias por este articulo, tan ajustado a la realidad eclesial de Barcelona.

    Aun tenemos que dar gracias a Dios de los sacerdotes y religiosos que vienen de otras procedencias, como Hispanoamérica y Asia.

    Pero es que aparte de esa lamentable situación, se da la triste paradoja de ver ancianos por todas partes y en las parroquias, sigue habiendo pocos, aunque sean majoria.

    ResponderEliminar
  7. Aquí lo que ha pasado es que el Obispo que debia rodearse de los mejores (intelectualmente, pastoralmente, ministerialmente,...) se ha rodeado de gente que le digan SI a todo.

    Ha faltado planificación, cualquier pyme y/o empresa mediana tiene su plan estrategico, un director de recursos humanos, una planificación de futuro,...aquí ha valido el ser amigo de,... para que te nombraran para párroco, y/o laico para cargos en movimientos, centros parroquiales, diocesanos,...

    Sin contar que durante años los rectores del seminario han discernido más por simpatias de ideas, que por vocación, sobretodo en la epoca de Joan Enric Vives,...

    Ahora se ira recogiendo lo que se ha ido sembrando.
    Y todo se tendra que hacer deprisa, mal, e improvisando.
    Mons. Ricard Mª Carles y Mons. Lluis Martínez no han hecho las reformas de calado que ya hace tiempo deberian haberse hecho, deben pensar ya lo hara el que venga detras,...

    Los sacerdotes serios y buenos que los hay en Barcelona, ya los apaño porqué tendran trabajo para dar y vender en cuatro y/o cinco años. Dada la edad de muchos parrocos actuales algunos de más de 80 años.

    Un familiar me comento que este año ha vivido la Misa del Gallo más triste al ver al sacerdote (por cierto párroco en activo todavia), como se equivocaba, se salta pasos, se olvidaba de partes de la ceremonia.
    Me dijo más que criticarle, senti profunda pena por él, y por el que le mantiene en el cargo.

    Solo queda rezar y pedir que el Señor que nos mande buenas y santas vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa.
    Los fieles necesitamos sacerdotes para crecer en nuestra vida cristiana.

    ResponderEliminar
  8. Sabemos porque el mismo DIOS nos lo dijo que debemos "pedir" labradores para la mies ya que es mucha y tenemos pocos labradores, sabemos como pedir REZAR REZAR y REZAR y rezar mas, cuantas horas de rezo, con o sin exposición del Santísimo, horas Santas,Rosarios meditados, etc. hay en las parroquias, que estas esten abiertas y con luz en el confesionario?. Se enseña el Santo Rosario en las catequesis? se reza?. Luego si no pedimos Dios, perfecto caballero, NO DA.
    En Castellón, concretamente en Benicasin, con pocos habitantantes hay siempre el la Iglesia Mayor la luz encendida del Confesionario, cómodo, silencioso con puertas de cristal para evitar malos entendidos, los sacerdotes se turnan ya que siempre tienen cola, hay 9 misas diarias (laborables) y dos mas en un Monasterio cercano, se reza, se expone el Santísimo, etc. y su seminario esta lleno, su Obispo conoce a todos los seminaristas y a su familias, etc. etc. así ha sido siempre pero los que ponen la estelada en lugar de Dios, no rezan, no confiesa, no hacen de sacerdotes, lo único que consiguen es cerrar parroquias y seminarios, suerte que hay espiritualidades en Catalunya que tienne llenos sus seminarios. Cristo Rey, Kikos, Comunion y Liberación, Opus Dei, etc.

    ResponderEliminar
  9. Lo que pasa es que esos sacerdotes a los que se refiere esta web siempre son aquellos con los que se identifica y de los que proviene el cardenal M. Sistach, igual que el arzobispo Vives. En este caso no es que el obispo no se atreva o no quiera problemas, es que es "uno de ellos".

    Y como bien sostiene esta web difícilmente podrán arreglar el problema, los mismos que lo han causado y que no saben o no quieren reconocerlo.

    No se trata de obispos y sacerdotes como Joan Carrerra, que, al llegar Benedicto XVI reconoció que los catalanes nos habíamos perdido el magisterio de Juan Pablo II y alertó de que no nos pasara lo mismo con Benedicto XVI.

    ¿La solución? Para empezar rezar mucho. Y que todos aquellos sacerdotes y laicos con algún encargo pastoral, identificados con la corriente de fondo de esta web, se esmeren en su trabajo.

    ResponderEliminar
  10. Només una precisió al darrer anònim. El bisbe Joan Carrera va morir uns dos anys abans de la visita de Benet XVI a Barcelona.

    El post d'avui no el trobo gaire inspirador. Fins fa poques dècades la xarxa de presència sacerdotal de l'Església Catòlica era gairebé més pròpia d'una administració pública que cobria pràcticament tot el territori, i senzillament això ja fa anys que ha entrat en una altra fase i a poc a poc s'anirà acabant i transformant.

    Però els que visitem aquest blog ja sabem que del que es tracta en el fons és fer promoció del que anomeneu com a "parroquias germinantes", i que sempre que ho llegeixo no puc evitar que em produeixi una bona dosi d'astorament ja que no sé quina autoritat religiosa reparteix aquests segells, per a vosaltres tan preuats, entre les múltiples i diverses parròquies que encara existeixen a una ciutat tan diversa com Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dons molt fácil: pels fruits es coneix l'arbre bo.

      Eliminar
    2. Quins fruits? Pobre església! De fruits evàngelics cap--- Promoció, promoció, promoció, manar, imposar...

      Eliminar
    3. Sr Morrós, soc l'anònim a qui respòn. No entenc la teva precisió. És cert, el bisbe Carrera va morir abans de la consagració de la Sagrada Família per Benet XVI, però això no treu ni posa res al que jo he dit.

      Joan Carrera era viu i continuava exercint com a bisbe auxiliar quan Joan Pau II va morir i va ser succeït per Benet XVI. La seva advertència no podia estar més carregada de raó i de coneixement de causa.

      Eliminar
    4. Si sigues el Misal Romano, rezas mucho, tienes el confesionario con luz encendida, la Parroquia abierta muchas horas, hablas con los feligreses para que evangelicen, te traigan amigos, vecinos, familiares, etc. en fin lo que ha hecho la Iglesia desde que la fundó Jesucristo, seras germinante es decir DARÁS FRUTOS, no es un título es simplemente hacer las cosas bien.

      Eliminar
    5. Anònim 13:32

      Disculpa l'error de lectura ràpida. Vaig entendre que la frase del bisbe Joan s'havia produït en el moment de la visita de Benet XVI. És a dir vaig entendre l'expressió "al llegar" com a "al llegar a Barcelona".

      Entenc el que comentes sobre els diferents corrents entre els sacerdots (de tot hi ha a la vinya dl Senyor), però no m'agraden aquests exercicis de classificació (i amb un afany força corrossiu) que es fan en aquest blog.

      Eliminar
  11. Por aquí en Jaén, más de lo mismo. Sé que el Espiritu cuida de la Iglesia. A lo mejor ya no hay necesidad de tanto sacerdote visto lo visto.

    ResponderEliminar