lunes, 20 de enero de 2014

La periferia con su párroco

¿Es posible que 1.000 personas, en la Cataluña de hoy, se reúnan en un templo para celebrar las bodas de plata sacerdotales de un cura? ¿Conoce el capellán a cada una de las 1.000 personas? ¿Son todos amigos suyos? Los tres interrogantes tienen respuesta afirmativa. El singular hecho tuvo lugar este domingo por la tarde en Santa Coloma de Gramenet y el protagonista no es otro que Mn. Francesc Espinar Comas, rector de la parroquia de San Juan Bautista del barrio de El Fondo de dicha localidad.

Un frio, húmedo y lluvioso domingo de enero, que no impidió que ese tremendo gentío se volcase en acompañar al párroco en su jubileo sacerdotal. Celebración que se hizo a lo grande, como grande (no sólo de cuerpo) es Mossèn Francesc. La misa se celebró en la Iglesia Mayor de Santa Coloma, pero antes habían salido los feligreses desde la parroquia de El Fondo en procesión por las calles acompañando a su cura, junto a un concurrido grupo de scouts y una banda de música que daba solemnidad al cortejo. En la parroquia de Santa Coloma le esperaba el clero de dicha población, que se ha volcado en el homenaje, presididos por el párroco y vicario episcopal de la diócesis Mn. Salvador Bacardit junto con otros once sacerdotes concelebrantes.

A la izquierda la entrada de Mn. Espinar a la iglesia. A la derecha Mn. Montagut y Mn. Bacardit

La eucaristía fue participada, cuidada, solemne, digna y emotiva como gusta al cura de El Fondo. No en vano, es un enamorado de la riqueza litúrgica de la Iglesia y un entusiasta del rito extraordinario, que le ha llevado a recuperar la misa tradicional en su parroquia, la cual se celebra todos los domingos a las diez de la mañana. Pero que nadie piense que estamos ante un cura rancio, grave y severo. Al revés, su ortodoxia litúrgica no va reñida con un carácter liberal y mundano. Cinéfilo nato, empedernido viajero, amante del buen comer, alegre y chistoso, dotado de una fina cultura y una inmensa facilidad para hablar idiomas, dominando ocho de ellos a la perfección. Y con otra particularidad que le aleja del estereotipo del cura tradicional: nunca he oído a Mossèn Francesc que condenase a nadie. Odia cualquier veleidad inquisitorial.  De su boca no salen anatemas ni amenazas, sino encendidas palabras de tolerancia y comprensión para todos. Por ello se mezcla con todas las razas y creencias de su barrio: se corta el pelo en un barbero pakistaní, toma café en un bar chino y le conocen todos los sijs. Por no hablar de su comedor de Cáritas, dónde su máxima preocupación es que a los musulmanes no se les dé chorizo.

Se trata de un fenómeno que escapa de ese culo del mundo que es el barrio de El Fondo; el Chinatown del extrarradio barcelonés. Allí donde habitan los chinos pobres. Y junto a ellos una pléyade de latino-americanos, africanos, eslavos, árabes, hindúes,etc; en un laberinto de calles estrechas, viviendas arracimadas, locutorios de internet, peluquerías chinas, tiendas kebab y colmados pakistaníes. El estrato cero del pueblo llano. En la más absoluta periferia, a la que tanto se refiere el papa Francisco. Pues esa periferia salió a la calle para celebrar la fiesta sacerdotal de su mosén.
https://dl.dropboxusercontent.com/u/70404540/VivirLV5.pdf
Pueden ver la página entera de La Vanguardia
en formato PDF clickando la fotografía
Un excelente periodista de La Vanguardia como Luis Benvenuty ha sabido valorar un acontecimiento tan singular y ha efectuado un reportaje sobre el mismo en la edición impresa de este lunes. Benvenuty no es un periodista religioso, sino que se encarga de la información local del rotativo, lo cual revela la importancia sociológica de este cura tan querido por su barrio. Obviamente, la catalunyareligió  de Llisterri no ha enlazado la noticia. Su inefable sectarismo les impide hablar de aquellos curas que no consideran “dels nostres”.

Una vez más se repite una situación de la que se viene haciendo eco este portal. Los curas jóvenes, los más ortodoxos, los que no mezclan la política con la religión, son los que consiguen más adeptos. Allí están en las periferias cumpliendo con una de las características mayormente exigidas por el papa Francisco. Y su feligresía se vuelca con ellos. Los 1.000 amigos de Mossèn Francesc son otra más de las pruebas. ¡El que tenga ojos que vea! 

Oriolt

13 comentarios:

  1. "Pero que nadie piense que estamos ante un cura rancio, grave y severo. Al revés, su ortodoxia litúrgica no va reñida con un carácter liberal y mundano"

    La gravedad siempre es una cualidad en un sacerdote, dada la dignidad de su sagrado ministerio. Por el contrario, la mundanidad nunca es saludable en un presbítero. El Papa Francisco ha clamado reiteradamente contra el espíritu mundano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Aquí descubrimos otra ley profunda de la realidad:que la vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar vida a los otros. Eso es en definitiva la misión.'. (Doc. Aparecida)
      Un evangelizador no debería tener permanentemente cara de funeral... que parece ser la cara de permanente de ¿Hermenegildo?...

      Eliminar
    2. ¿Usted sabe acaso qué cara tengo yo?

      Eliminar
  2. No soy experto en santa Coloma, pero algo conozco. En concreto, fui en más de una ocasión a la Iglesia de san Juan Bautista, la del Fondo, cuando aquello sí era realmente la espalda del mundo: calles sin asfaltar, caos urbanístico Era una parroquia obrera, con un cura obrero de familia rica. Saqué mucho provecho de aquella experiencia joven entre jóvenes con un cura joven. Cuando la misión obrera nos parecía imperiosa a los imberbes.La política que todo lo llena de lodo hizo que aquellos anhelos iniciales se fueran desdibujando en otros más "encarnados", hasta llegar al esperpento del cura alcalde comunista en la vecina iglesia de santa Rosa, por la calle Banús Baja, si no recuerdo mal. Quiero recordar aquella primera época en la que dejó su impronta un entusiasta Jaime Sayrach. De lo que siguió prefiero olvidarme. Pero es de justicia reseñar con nostalgia aquellas reuniones con gentes que jamás pisaría de otro modo la iglesia. Gente limpia, como la factótum Geli. Me alegro del actual florecimiento, que me gustaría enmarcar en la siembra pionera. Que Dios lo conserve y aumente..

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas felicidades, Mossèn Espinar!

    ResponderEliminar
  4. Sr. Oriolt, muchas gracias por este artículo.

    Ante todo muchas felicidades a Mn. Francesc Espinar Comas, por sus bodas de plata sacerdotales.

    ¿Qué representa que mil personas le acompañen en la Misa de su aniversario?

    Sencillamente que es un sacerdote, como muchos, que hacen el bien sin que aparentemente se note, pero el pueblo fiel, que no necesita de estudios filosóficos, sino de un sacerdote en quien puedan confiar en que les dará la Palabra de Dios y los Sacramentos, si que lo sabe apreciar.

    Son sacerdotes, que por hacer lo que deben, no suelen salir en los medios de comunicación, a no ser que sea en una efemérides como esa, pero saben muy aquello que dice el Evangelio: "Cuando recéis, no seais como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en la sinagogas y en las esquinas de las plazas para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su recompensa. Tú, cuando reces, entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará."

    ¿Cuántas veces, habrá estado solo en su Parroquia, en oración cpn el Señor que todo lo ve?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades, vivo lejos de Santa Coloma pero tenemos mucho chinos cerca y nos dicen que los sábados van AL FONDO, a ver al cura "que sabe chino" y al mercado, tanbien indican que tiene cola en el Confesionario, lista de espera para Bautizos, la catequesis va tan bien que celebran al año el aniversario de la primera comunión, etc. etc. vamos que hace de Sacerdote de Jesucristo.
      Un ejemplo para todos, con sacerdotes así se llenan los seminarios.

      Eliminar
  5. Otro buen sacerdote que trabaja en bien de los fieles y de la Iglesia.

    Mn. Espinar en su día tuvo que ordenarse fuera, cuando volvio D. Ricard Mª Carles se resistio a darle cargo y nombramiento diocesano.
    Incluso debia celebrar en unas religiosas de clausura en Barcelona-Sarrià y tuvo que vivir de un Restaurant que monto.

    Las cosas que de verdad son Dios siempre a la larga salen vencedoras.

    Mn. Francesc Espinar "Praesent et per multos annos".

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, mossèn! espero que salga al paso de las supuestas difamaciones que le hacían artícife desde su ordenador de esta web veladora de las buenas costumbres católicas de toda la vida. Que cumpla muchos más.
    anscariusbarchinonensi@yahoo.com

    ResponderEliminar
  7. Igualito a unos que yo me se que también en sus veinticinco años de sacerdocio hicieron el paseillo por la nave central de la iglesia hasta el presbiterio vestidos de seglar como si pasasen por el Mercado; y desde luego, los espectadores (¿fieles?) no llegaban a los 1000. ¡Hay Señor, ven pronto y pon orden!
    Felicidades Mn. Francesc Espinar. Aquellos que hacen su labor silenciosa pero eficaz no tienen cobertura mediática, son apartados, arrinconados, marginados... pero son felices y el pueblo lo capta. No como los mediáticos y encima amargados.

    ResponderEliminar
  8. Uf! ¡ Que alivio..! ¡Aire fresco..!!

    ResponderEliminar
  9. AD MULTOS ANNOS!!!! Que Dios lleve a su término la obre que ha comenzado en ti.
    Salvador Biarnés Biarnés (ElCidCabreador)
    Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo¡¡¡ Dios nos dé su paz. Adiós Martínez, adiós

    ResponderEliminar