jueves, 2 de enero de 2014

La buena conciencia

Pero a quien escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgasen al cuello una piedra de molino y lo arrojaran al fondo del mar (Mt 18,6).

A la inmensa mayoría de los mortales nos interesa estar en paz con nuestra conciencia: por eso no nos interesa ser malos, sino buenos. Vence el mal con el bien (cf. Rm 12, 21), nos dice san Pablo. Pero… ¿Y eso cómo se hace?

Pues cada vez más a menudo se hace convirtiendo el mal en bien. Proclamando que el mal que a uno le apetece hacer, es un bien. La lista de males convertidos en bienes, es cada vez más larga… y más estremecedora. Por la ley del plano inclinado, pronostiqué ya hace tiempo que los siguientes movimientos de cohonestación de males proclamándolos bienes, eran la pederastia y el incesto. Naturalmente que se trataba de proclamas meramente especulativas, movidas no por la expectativa (puesto que me costaba un montón creerme eso), sino por el razonamiento. Pero he aquí que ya está abriéndose paso este fatal vaticinio.

Hace unos días me desayunaba con un artículo de Religión en Libertad titulado: Pasos en todo el mundo para legitimar la pederastia: Holanda, EEUU, Inglaterra…  De eso se trata pues, de darles ese barniz de bondad a nuestras maldades. No sólo porque nos gusta más a casi todos el papel de buenos que el de malos; sino también porque el índice de aceptación que conseguimos ante los demás, es mucho mayor si vamos de buenos, que si damos la imagen de malos. Los pederastas, los violadores, los aborteros, los ladrones, los asesinos, se sienten más a gusto si, a base de trucos ideológicos, convertimos en buenas y santas sus malas acciones.

¡Qué suerte –piensan muchos- poder dar pábulo a todas las pasiones sin tener que sufrir por ello el castigo de la mala conciencia! Y es justamente a eso a lo que se dedican filósofos, psicólogos, sociólogos y hasta teólogos: a procurarles buena conciencia a todos esos malhechores. Y como la base de tan elástica buena conciencia es el relativismo moral (cada uno tiene sus propios valores, su propia moral, su propia conciencia); y es buena persona quien se comporta de acuerdo con su conciencia, pues ahí tenemos que de aquí a muy poco los pederastas pasarán a engrosar el elenco de las buenas personas, cuya opción conductual deberíamos respetar por ser tan legítima como la de todos los demás; y sería merecedora de una especial protección, por tratarse de una minoría víctima del rechazo de la sociedad.

Eso y no otra cosa es el relativismo moral: las cosas y las conductas son buenas o malas no por sí mismas, sino porque yo decido que lo sean en “el momento cultural” en el que me toca vivir.  Pero teniendo siempre como referente último la conciencia de cada uno, que tampoco necesita al aval de una conciencia colectiva. Lo único que se necesita es que cada uno viva conforme a sus convicciones, sean las que sean. Y encima, esa misma doctrina del relativismo moral nos advierte de que nadie tiene derecho a juzgar la conciencia y por tanto la conducta de nadie. Es la versión académica de to er mundo é güeno. La versión que hoy les ha dado a tantos por tomársela en serio y difundirla como moneda de curso legal.

Es que ciertamente cuesta mucho aceptar que la gente sea mala. Uno preferiría creer que obran de buena fe. Y que el inconveniente está en que su conciencia no es recta: y por tanto tampoco puede ser recta su conducta. Es decir, que no es la maldad lo que les empuja a obrar mal, sino el error. El que es racista o es nazi o de cualquier otra categoría con nota de infamia y obra en consecuencia con su ideología, no merecería ser condenado entonces (bueno, ¡ni tan siquiera juzgado!), porque obra en conciencia. Eso es lo que afirmaba en el fondo Hannah Arendt cuando siguió el proceso penal de un oficial de las SS en su libro Eichmann en Jerusalén. El pobre criminal era sólo una víctima de su propia irreflexión; porque conciencia, lo que se dice conciencia, no la tenía, según la filósofa judía.

La maldad está en las ideas, evidentemente. O en no tenerlas, como en el caso de Eichmann, que simplemente seguía la corriente de la cultura contemporánea de entonces. Pero los hay de un trato tan exquisito y de una conciencia tan delicada, que no sólo no condenan a las personas que se comportan conforme a esas doctrinas, sino que tampoco se atreven a condenar las doctrinas, porque entienden que ésa es una forma indirecta de condenar a las personas. Cada uno tendría pues su propia idea del Bien y del Mal y debería elegir seguir el Bien y combatir el Mal tal como él los concibe. Y quien elige la idea del Bien y del Mal expresadas en el Evangelio, se situaría en “su propia idea del Bien y del Mal”, tan legítima y atendible como la de cualquier otro. Es el broche de oro del relativismo moral. Un relativismo que olvida que sólo la referencia a la Verdad (cf. Jn 14,6) indica dónde está el Bien, para realizarlo y el Mal, para evitarlo. Nadie está exonerado de la grave obligación de formarse una conciencia recta. La ley con la que la recta conciencia debe conformarse es la ley objetiva natural -inscrita en el corazón de cada hombre- y la ley sobrenatural, la revelada por Dios en Jesucristo. Pero una vez adquirida la recta conciencia es necesario afinarla, como las cuerdas de un violín, para que no se afloje. Se le ha de sacar brillo, siempre con el ejercicio continuo, para que el tiempo y el pecado no la cubran de polvo.

Humanos como somos, creados a imagen de Dios, podemos reconocer el Bien y desearlo. Todos queremos vivir con buena conciencia, aunque objetivamente sea errónea: a nadie le gusta vivir equivocado. Por eso, el “cristiano” que se haya situado en la homosexualidad por cualquier motivo, se esforzará en darle la vuelta a la teología y a la moral católicas, haciendo una ingeniosa relectura de la Biblia y de la Doctrina, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia hasta conseguir incluso un Cristo “homosexual”: ejemplo, luz y guía de los homosexuales, que les permite, por fin, hacer su vida con buena conciencia. También para la esclavitud de los negros se encontraron las más variadas excusas para fabricar y mantener la buena conciencia de sus explotadores: Que si no eran humanos, que si les faltaba el alma… y así hasta casi el siglo XX, como en el caso de Cuba y sus catolicísimos gobernantes de entonces.

Era absolutamente inimaginable antes del Concilio Vaticano II que esto pudiera llegar a producirse: que encontrara tan buen acomodo en la Iglesia esta “buena conciencia”. Tan buen acomodo, que quienes no son directamente promotores de este nuevo género de “buena conciencia cristiana”, se inhiben y en todo caso remiten a la doctrina tradicional de la Iglesia: pero sin explicitarla ni airearla. Por no perturbar esas buenas conciencias.

Por eso es todavía inimaginable hoy que el mundo esté dando los primeros pasos firmes hacia la despenalización primero, la legalización luego y finalmente la cohonestación moral de la pederastia; es hoy inimaginable, digo, que se llegue a hacer una “lectura” pederasta del Evangelio, igual que se ha hecho una lectura homosexual. La primera que caerá será la frase de Jesús que dice: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. Ya se está abriendo el camino… La pederastia está de hecho despenalizada: a pesar de ser una plaga, son poquísimos los casos que pasan por los tribunales -curas aparte-, y la mayoría salen semiabsueltos.

Tenemos estos días, como botón de muestra, la sentencia de la Corte Suprema de Italia, que prácticamente absuelve a un hombre de 60 años que mantuvo múltiples relaciones sexuales completas con una niña de 11 años, alegando que existía entre ambos una “relación amorosa”. Una puerta abierta de par en par a la pederastia, puesto que ésta se da casi siempre en el entorno de “una cierta relación amorosa” propiciada obviamente por el adulto por los métodos que sea. De lo contrario nos encontraríamos ante un delito de violación. En fin, que lo califica de “caso de menor gravedad”. Entonces, si eso se da entre un padre y un hijo o una hija, el tribunal condecorará al padre por el quantum de amor sobre el que ha construido esa relación. ¡Vivir para ver!

Quiero entender, y esto no es un acto de cinismo, sino de misericordia, que en el trasfondo de los abusos a menores que se han producido en la Iglesia, debía planear de algún modo la buena conciencia resultante de entender la pederastia como una inclinación sexual tan legítima como todas los demás, según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA); y sus actos, valorables uno a uno en razón del daño (o en su caso, ¡del bien!) que le resulte de ello a la criatura víctima de esos amores tan “legítimos”. ¡Ahí está el juez italiano! Digo que prefiero creer en ese intrincado laberinto de erróneas “justificaciones” de psicologías enfermas (es decir, de calificación de esos actos como “justos”). Prefiero eso, que aceptar que haya -sobre todo en la Iglesia- esos incomprensibles abismos de maldad.

Pero eso no impide en absoluto que yo tenga toda la legitimidad para creer que esos actos que mi prójimo ha conseguido representarse como buenos (porque tenía necesidad imperiosa de que así fuese), yo los considere tan intrínsecamente malos, que no sólo me los prohíba a mí mismo, sino que haga todo lo posible por convencer a mi prójimo (al que me propongo amar como a mí mismo) de que eso que él se ha figurado como bueno, es intrínsecamente malo. Porque, si bien pudiera ser cierto que cada uno tuviese su propia idea del Bien y del Mal, y debiese elegir seguir el Bien y combatir el Mal tal como él lo concibiese… Si bien pudiera ser cierto eso, no decae en absoluto mi obligación moral de hacerle partícipe de mi propia idea del Bien y del Mal, y de estimularle a beber de las mismas fuentes de las que yo he bebido esa idea: de la Cruz de Cristo “donde el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo” (Gal 6, 14).  Es a lo que me obliga mi buena conciencia. 

Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

25 comentarios:

  1. Mn. Custodio, gracias por su interesante artículo
    .
    ES FALSO QUE EL PAPA FRANCISCO HAYA ABOLIDO EL PECADO

    En su editorial de ayer en el diario italiano La Repubblica, Eugenio Scalfari, autor de una polémica entrevista con el Papa Francisco que fue retirada de las páginas web vaticanas porque no recogía textualmente las palabras del pontífice, ha vuelto a sembrar confusión con unas controvertidas declaraciones.

    El ex director del diario sostiene que, en su reciente exhortación apostólica Evangelii Gaudium, el Papa ha pretendido abolir el pecado. Sobre este tema, el portavoz vaticano padre Federico Lombardi afirma que esta pretensión de Scalfari es falsa.

    “Ante todo quisiera decir que el hecho de que Scalfari haya dedicado de nuevo un largo editorial al Papa Francisco y a sus enseñanzas es un signo de la gran atención que él, y más allá de él, todo el mundo laico, está dedicando al Papa. Y este es ciertamente un signo positivo también de un diálogo con el mundo laico, que el Papa ha sabido poner en marcha”, afirma Lombardi.

    “En lo que respecta a algunos contenidos de este artículo, sin embargo, es justo hacer alguna consideración, ante todo sobre esta afirmación de que el Papa haya abolido el pecado. Ciertamente, no es pertinente, al contrario quien sigue verdaderamente al Papa día tras día sabe cuántas veces haba del pecado, habla de nuestra condición de pecadores y, al contrario, precisamente el mensaje de la misericordia de Dios, que Scalfari subraya, y que es fundamental y que ciertamente el Papa ha puesto en el centro de su anuncio del Evangelio, se comprende más profundamente cuanto más se comprende la realidad del pecado”.

    “El Papa Francisco es un jesuita, y quisiera recordar que los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, que ciertamente han sido también para él escuela de espiritualidad y de vida cristiana, comienzan precisamente con la primera semana dedicada a la meditación de los pecados – de los pecados del mundo y de los pecados personales – y las meditaciones concluyen con un maravilloso coloquio con el que se uno se pone ante Jesús crucificado, recordando que el Creador se hizo hombre y aceptó morir por mis pecados (…) Si uno elimina el pecado, el mensaje de la misericordia ya no se entiende.

    - En otro momento de su artículo, Scalfari hace referencia a la conversación mantenida con el Papa Francisco y, en paticular, en una respuesta recibida por él sobre la capacidad humana de pensar a Dios una vez extinguida la vida sobre la Tierra. Respuesta que, según él, habría sido “la divinidad estará en todas las almas y todo será en todos”...

    Eso es, también aquí se ve cómo la cultura humanista, la reflexión de Scalfari no se encuentra a gusto en el campo bíblico-teológico, porque aquí evidentemente se trata de la mala interpretación de una respuesta que el Papa le había dado en el coloquio, en el que a la pregunta sobre el fin de la realidad de este mundo, el Papa hacía referencia al capítulo 15 de la primera carta a los Corintios, versículo 28, que es un lugar muy famoso de la Escritura, en que se habla de las realidades últimas en las que se dice que “Dios lo será todo en todos”. Cuando el Hijo haya sometido todo a Dios Padre, entonces Dios lo será todo en todos. Y esto se convierte, en la lectura de Scalfari, en una realidad de tipo panteísta. Escribe: “La divinidad estará en todas las almas y todo será en todos”. Esto ciertamente no es lo que la Escritura tiene en mente, ni lo que el Papa tenía en mente.

    Otra exactitud evidente en este artículo es que Scalfari dice que el Papa ha canonizado a san Ignacio de Loyola y en cambio, como todos sabemos, en estos días el Papa ha canonizado a Pedro Fabro, que fue el primer compañero de san Ignacio de Loyola, mientras que Ignacio de Loyola era ya santo de la Iglesia desde hace siglos. Por tanto, creo que hay que estar atentos a seguir el diálogo, pero profundizando de manera que no haya equívocos y que se entienda de verdad.

    ResponderEliminar
  2. To er mundo é güeno, uno de dos3 de enero de 2014, 0:19

    I. HECHOS

    La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (www.ohsjd.es y www.oh-fbf.it; Superior General en Roma Hno. Fra Jesús Etayo Arrondo, O.H., relacionado con los hospitalarios catalanes) tiene el Hospital de San Juan de Dios (Esplugas de Llobregat), que pertenece a la provincia de Aragón – San Rafael, cuyo Superior Provincial es el Hno. Pascual Piles Ferrando (www.ohsjd.es/ConocelaProvincia.aspx), y a la diócesis de Sant Feliu (Tarraconense), cuyo obispo es el Mons. Agustí Cortés y su metropolitano el arzobispo-cardenal Sistach.


    De otro lado, la Hna. Margarita Bofarull Buñuel, presidenta del Patronato del Institut Borja de Bioètica (URL) y del Comité de Ética Asistencial del Hospital hospitalario de Esplugas, y miembro del Comisión General del Orden Hospitalaria, ha sido nombrada Miembro Correspondiente de la Pontificia Academia para la Vida (presidente Ignacio Carrasco de Paula, Opus Dei, obispo de la Curia vaticana), y se incorporará en el pleno de este organismo a finales de febrero para realizar estudios de biomedicina y defensa de la vida.

    www.ohsjd.es/SaladePrensa/AcademiaPontificiaparalavida.aspx
    www.ibbioetica.org/es/modules/AMS/article.php?storyid=84


    Pues bien, si no hay error u omisión, el Hospital católico de San Juan de Dios de Esplugas parece que se dedica al aborto in vitro e in vivo mediante el diagnóstico prenatal, al aborto in vitro mediante el diagnóstico preimplantacional (embrión hasta el 6º dia en estado de blastocito) y a la reproducción humana asistida, tal como puede deducirse del cuadro de servicios médicos:


    A. Servicios Médicos

    www.hsjdbcn.org/portal/web/serveis_medics_pacients
    www.hsjdbcn.org/portal/ca/web/9306030


    1. Bioquímica

    Proteïnes específiques, estudi d'al·lèrgies, del semen (inseminacions artificials) i cribratge prenatal.


    2. Citogenètica

    - Cultius de sang perifèrica: diagnòstic analític de síndromes cromosòmics i malformacions congènites múltiples associades o no al retard mental.

    - Citogenètica prenatal: estudis citogenètics a partir de líquid amniòtic i/o vellositats coriòniques de gestants de risc en què s'inclouen totes les indicacions aconsellades per l'OMS

    - Cultiu de teixits: estudi de restes abortives, displàsies pigmentàries i teixits tumorals.


    3. Genètica molecular

    - El diagnòstic es porta a terme mitjançant tècniques de biologia molecular (PCR, Southern, Blotting, seqüenciació). Les principals patologies que s'estudien són la síndrome del cromosoma X fràgil, la síndrome d'Steinert (DM1), la distonia muscular DM2 i la síndrome de Rett entre d'altres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dado que el INSTITUTO BORJA DE BIOÉTICA no da nada gratis al público sobre bioética excepto si no es previo pago, les doy dos manuales gratis en francés de la FUNDACIÓN JERÔME LEJEUNE:

      MANUAL DE BIOÉTICA PARA JÓVENES
      www.fondationlejeune.org/blog/6-bioethique/236/le-manuel-bioethique-des-jeunes

      MANUAL SOBRE LA TEORÍA DE GÉNERO PARA JÓVENES
      www.fondationlejeune.org/blog/6-bioethique/237/manuel-de-bioethique-theorie-du-genre

      Eliminar
    2. Gracias por los enlaces, como docente me viene de perlas. Desgraciadamente tuve de profesora (ya hace unos años cuando la bioética estaba aún en embrión en la universidad) a la Hna Margarita Bufarull y ya era un hueso. Dios tenga misericordia con ella

      Eliminar
    3. Me satisface que le hayan servido los enlaces, pues es el único sitio, que sepa, que da una estructura ordenada y básica de conocimientos bioéticos gratuitos en la red.

      Jerôme Lejeune fue un médico francés que descubrió la causa genética del síndrome de Down, tiene una causa de beatificación y canonización, y fue el primer presidente de la Academia Pontificia para la Vida en 1994, la misma en la que ha ingresado la Hna. Margarita Bofarull.

      Eliminar
  3. To er mundo é güeno, dos de dos3 de enero de 2014, 0:23

    II. PREGUNTAS

    Vistos los hechos indiciarios, y sólo en el exclusivo caso de que esta hermana supiera y que este hospital católico hospitalario de Esplugas realmente se dedicara al aborto in vitro e in vivo y a la reproducción humana asistida (RHA), me gustaría saber lo siguente:


    1. ¿La Hna. Margarita Bofarull conoce que su Hospital hospitalario de Esplugas tiene servicios dedicados al aborto y a la RHA?. Si lo sabía ¿qué dijo?


    2. La dirección de este Hospital (www.hsjdbcn.org/portal/ca/web/equip_directiu), la curia de la provincia hospitalaria de Aragón, y el Superior General hospitalario ¿conocen de la existencia de abortos y de prácticas inmorales de RHA en dicho hospital católico?


    3. El Instituto Borja de Bioética y la Universidad Ramon Llull ¿conocían también estos hechos?


    4. El obispo de Sant Feliu, Mons. Agustí Cortés, y el Arzobispo-Cardenal Sistach, metropolitano de Barcelona ¿conocían también estos hechos? ¿Y la Conferencia Episcopal Tarraconense? ¿Y la Unión de Religiosos de Cataluña?


    5. La Academia Pontificia de la Vida ¿lo sabía cuando nombró a la Hna. Bofarull? ¿lo debía de haber sabido? ¿debió de haberse informado? ¿qué autoridad moral tiene en el caso de que hubiese un miembro que conoció y calló sobre prácticas abortistas y reproductivas asistidas? ¿lo sabía alguien más de la Curia vaticana?


    6. ¿Por qué este escándalo permanente en la Tarraconense de los hospitales católicos episcopales y congregacionales abortistas y dedicados a la RHA? ¿por qué tantos años y tantas denuncias sin efecto? ¿existe alguna excepción moral para los hospitalarios? ¿Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?


    Desearía que los interesados desmintieran los indicios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alternativa a la ilícita reproducción humana asistida, la NAPRO o técnica de procreación natural, que no veo que dé el Hospital de Sant Joan de Déu, y que es moralmente católica:

      www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=30388

      Eliminar
  4. Ayer estaba en lo mismo , cavilando a pasos del circulo polar artico ,en lo impensable de este momento tan grotescos que en el cual vivimos , en lo impensable que un pecador fabuloso como he sido yo , tambien tenga que hacer de profeta en un grado humilde ,pero valedero .
    Aire puro son las palabras del sr Custodio Ballester en este mundo toxico , una espada recta, saludable , que corta a diestra y siniestra , deberian ser tomadas muy en cuentas por la cuspide del poder Catolico , porque el momento es gravisimo .Este espiritu certero que se comunica sin dobleces con nosotros allende de los mares llama a la exhortacion a todos los hombres de bien , que mas alla de sus pecados no tienen intencion de derogar las leyes y preceptos de nuestro Dios , a no ser confundidos por el siniestro y sus compinches . .

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mn. Custodio, por su razonamiento claro y diáfano. La proclama relativista del concepto sobre el Bien y el Mal que cada cual quiera tener es el mayor empuje a la deformación de la conciencia y el abocamiento al caos que estamos viviendo. Y que eso aún lo oigamos en personas relevantes, e incluso religiosos, es estremecedor. Vivimos en un mundo en el que se pretender invertir los patrones de conducta para justificar el mal. Si no hay un patrón de vida ordenada-respetuosa cualquier cosa es posible. En los tiempos que estamos viviendo, tal vez el mal se imponga, pero será para su propia condenación. Dios es orden y equilibrio, fuera de Él es el caos, el Mal y la destrucción. San Miguel defiéndenos de las asechanzas del maligno enemigo...

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho el artículo Mn Custodio, es la descripción de la filosofía predominante en nuestros tiempos.

    La ética relativista es descrita por los sociólogos. Dicen que las sociedades actuales “sienten” y articulan su pensamiento de acuerdo con ese sentir. Así definen lo que está bien y lo que está mal, lo que les conviene o no, moldeando los valores morales a su gusto.

    La ética objetiva natural pretende descubrir las normas y valores morales que realmente perfeccionan la naturaleza humana. Aquí la elaboración de ideas es anterior y la persona intenta que la vida sea coherente con estas.

    Actualmente hay estas dos éticas, pero la relativista creo que se impone en Occidente.

    El relativista sigue el impulso de un amor que es ciego porque ha perdido la brújula de la verdad, la de los valores morales absolutos. Valores difíciles de seguir porque ya se ha perdido a Dios, que nos ama a todos. El tratamiento es proveerle de esa Brújula Eficaz. Y ésta es nuestra lucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Brújula Eficaz puede ser también remitida a la Conferencia Episcopal Tarraconense, para recordar a sus residentes que son sucesores de los Apóstoles nombrados por Jesús, y no unos cargos que han de ser recordados por no tomar ninguna medida espiritual o social en defensa de la vida, la familia y el matrimonio, la educación y el bien común: por ejemplo, ayudar al niño no nacido es ayudar al más desfavorecido, esto es moda, tendencia.

      Mons. Jaume Pujol Balcells - TARRAGONA - Primado
      Mons. Lluís Martínez Sistach - BARCELONA - Cardenal

      Mons. Joan Enric Vives Sicilia
      Mons. Enric Benavent Vidal
      Mons. Joan Piris Frígola
      Mons. Xavier Novell i Gomà
      Mons. Francesc Pardo Artigas
      Mons. Romà Casanova Casanova
      Mons. Agustí Cortés Soriano
      Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
      Mons. Sebastià Taltavull Anglada (auxiliar)
      Mons. Salvador Cristau Coll (auxiliar)

      Eliminar
  7. Padre Custodio, menudo y arduo camino nos queda, y más como autoridad denunciar el mal, y sobre todo anunciar el evangelio. ¡Dios le guarde!
    Víctor

    ResponderEliminar
  8. Aunque a lo largo de la historia han existido los movimientos filosóficos relativistas, que empezaron con los sofistas en la antigua Grecia, es ahora cuando el relativismo está adquiriendo un peso social muy peligroso.

    Ninguna otra sociedad en la historia ha sobrevivido sin rechazar el relativismo moral. Por tanto esta sociedad demostrará la falsedad de una de las leyes de la historia más universalmente establecidas que es el relativismo. Abandonará su relativismo y sobrevivirá, o bien persistirá en su relativismo y perecerá.

    Y esta sociedad es el Occidente moderno. Geográficamente es Europa y sus antiguas colonias. Teológicamente es la Cristiandad apostata.

    ResponderEliminar
  9. Mn.Custodio:Hermoso artículo y muy claro.Gracias!

    ResponderEliminar
  10. Es cierto lo que dice Laura: “La ética relativista es descrita por los sociólogos. Dicen que las sociedades actuales “sienten” y articulan su pensamiento de acuerdo con ese sentir. Así definen lo que está bien y lo que está mal, lo que les conviene o no, moldeando los valores morales a su gusto.”

    Lo verdaderamente dramático es que Scalfari, un ateo de pro (y con él muchísimos más), esté encantado con Bergoglio (así lo llama). Que esté contentísimo con lo que le escribió el Papa respecto a la conciencia: “La cuestión está en obedecer a la propia conciencia. El pecado, también para quien no tiene fe, existe cuando se actúa contra la conciencia. Escuchar y obedecer a la conciencia significa, de hecho, decidirse frente a lo que es percibido como bien o como mal. Y sobre esta decisión se juega la bondad o la maldad de nuestro actuar”. Y contentísimo también con lo que él le oyó en la entrevista y transcribió (aquí, sí que pudo añadir de su cosecha): "Cada uno de nosotros tiene su propia visión del bien y del mal, y debe elegir seguir el bien y combatir el mal como él mismo conciba. Bastaría esto para cambiar el mundo". Esto dice Scalfari que le dijo el Papa. Para acabar diciendo recientemente que el Papa nos ha hecho el don de abolir el pecado. Seguramente no ha dicho esto el Papa; pero lo notan tan en sintonía con ellos, que eso es lo que les ha encantado entenderle: lo que sintoniza con sus deseos. Con todo esto, cada uno se monta su buena conciencia a la medida de sus pasiones. Efectivamente, eso es como abolir el pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Seguramente no ha dicho esto el Papa; pero lo notan tan en sintonía con ellos, que eso es lo que les ha encantado entenderle: lo que sintoniza con sus deseos. Con todo esto, cada uno se monta su buena conciencia a la medida de sus pasiones. Efectivamente, eso es como abolir el pecado."

      Un buen comentario, una buena conclusión.

      Eliminar
    2. Scalfari no tiene narices para inventarse eso. Ni al más progre se le hubiese ocurrido que un Papa pudiese decir eso...

      Eliminar
  11. De los artículos que impresionan, por expresar claramente lo que uno piensa y no es muy capaz de expresar. Después de releerlo varias veces, sólo me atrevo a matizar cuando dice: "Es que ciertamente cuesta mucho aceptar que la gente sea mala. Uno preferiría creer que obran de buena fe. Y que el inconveniente está en que su conciencia no es recta: y por tanto tampoco puede ser recta su conducta. Es decir, que no es la maldad lo que les empuja a obrar mal, sino el error. "
    Ciertamente todos tenemos una inclinación al pecado, al mal; ya lo dice S.Pablo "aún queriendo hacer el bien es el mal el que se me presenta...y no obro el bien que quiero sino el mal.".
    el mal, creo, es la obra del maligno en nosostros. No sé si me explico. Todos estamos sometidos al pecado, pero no somos irredimibles, intrínsecamente malos. De hecho, Cristo ha muerto para redimirnos, para sacrnos a todos de la esclavitud del pecado. En esto creemos y es nuestra esperanza.
    Gracias por el artículo. Lo comparto y lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  12. ¡GRANDE! ¡OJO!
    Este es un artículazo que debería salir en todos los medios de comunicación, artículos como estos no pueden guardarse, han de darse a conocer por todo el mundo, en todos los idiomas!!!!!!!
    ¡enhorabuena Don Custodio! ¡gran artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que esta página tiene artículos muy buenos y variados, además escritos con una proligidad grandiosa, de verdad, les felicito, solo me queda dar gracias y pedir a DIOS larga vida, para todos los que hacen posible este lugar. Y gracias por este artículo Pater Custodio. es muy bueno.
      Esther

      Eliminar
  13. De todos modos, Sr. Trenchs (en referencia a su primer comentario), no me negará que es un tanto calamitoso que tengamos que andar interpretando qué ha querido decir el Papa con sus palabras (incluso las grabadas y las escritas), cosa que no ocurría en la Iglesia hace siglos. La confusión (o quizá más bien imprecisión) que posiblemente tiene y que sin duda genera el actual Papa incluso en el Vaticano, es muy notable. Y contrasta grandemente con la claridad con que creen entenderle los tradicionales enemigos de la Iglesia y con la certeza que les genera. Respecto a la entrevista con Scalfari, a mí no me llama la atención que la retiraran de la web del Vaticano, sino que la colgaran (señal evidente de que en principio estaban totalmente de acuerdo). Pero fue tal el vendaval de críticas que levantó, que finalmente se vieron obligados a retirarla. No por las "inexactitudes" que estaban desde el primer día; sino por las críticas sólidamente argumentadas. Por cierto, el Papa decía hoy o ayer que todos cometemos errores, incluido él. Y evidentemente los ha cometido. Pero aún no ha reconocido ni uno solo. Será porque no tendrá conciencia de haberlos cometido, o porque creerá que no es propio de su dignidad reconocer sus errores.

    ResponderEliminar
  14. Necesitamos de verdaderos apóstoles valientes y decididos como usted Padre Custodio. Le encomendaré con mi familia en en nuestras humildes oraciones.Saludos, MariCarmen

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué maravilloso discernimiento! gracias por aclararme tantas dudas mossen.
    Le felicito por el artículo.

    ResponderEliminar
  16. Sus palabras caen como las del profeta en tiempos difíciles, confusos en donde parece ser que los malos triunfan, pero leyendo artículos como estos en esta maravillosa página que acabo de descubrir (verdaderas perlas) vuelve a mi la ESPERANZA!!

    ¡gracias por compartirnos maravillas como estas!

    ResponderEliminar