jueves, 16 de enero de 2014

Apología del Catolicismo

A que les suena eso de “apología del terrorismo”, “apología del nazismo”, “apología de la violencia”.Claro que les suena. La palabra “apología” va enlazada, sobre todo en la legislación, en la educación y en la propaganda, a delitos de especial gravedad: y que deben ser reprimidos con singular dureza, dado que han calado en la opinión general como algo repugnante.

¡Pues miren por dónde se descuelgan estos laicistas gallegos, estos que hacen apología del laicismo, de la persecución religiosa, del totalitarismo ideológico de Estado, y hasta del terrorismo (aunque eso sí, procurando que no se les note demasiado esta querencia) y de otras tantas lindezas de la misma cuerda. Y son precisamente estos apologistas de tan malas inclinaciones, los que nos vienen a asociar “apología” con “catolicismo”. Y prefieren acusar de catolicismo que de “cristianismo”, porque a fuerza de machacar (y con la inapreciable ayuda de tantos católicos que rehúyen esta denominación porque ven menos controvertida la de “cristianos”), han conseguido que el término “catolicismo” suene como algo radical y sectario, alevosamente desgajado de lo más universal, que es “cristianismo”.
Han dado en las calificaciones un paso cualitativo muy importante. Hasta hace poco nos insultaban con el apelativo de “ultracatólicos”. La fuerza del insulto estaba en el “ultra”. Ahora la han desplazado ya a “católicos”. Van avanzando en el dominio del lenguaje y luego, a partir de él, en el dominio de la realidad. Cuando Dios, en el Génesis (2, 18-25) hizo a Adán dueño de todos los animales, los hizo desfilar ante él y le dijo: ponles tú el nombre; y como les llames, así se llamarán. Está claro que mediante la denominación se accede a la dominación. Y si la denominación va cargada ella misma de descalificación por quedar constituida como insulto, la fuerza de esa dominación de los laicistas sobre los católicos es sencillamente brutal. No tiene nada de casual el empleo de un término tan duro.  

Y se les ha ocurrido hablar de “apología del catolicismo”, nada menos que a cuenta de la Madre Teresa de Calcuta, uno de los seres humanos más luminosos que han pisado la tierra en el atormentado siglo XX (aunque somos muchos los que pensamos que el más luminoso). Un ser humano que además fue mujer; además monja y fundadora de las Misioneras de la Caridad, una de las congregaciones más respetadas y admiradas hasta en el mundo laico; y por si le faltaba algo, premio Nobel de la Paz. Pero la pobre, como terrible nota de infamia para oscurecer tan bella luz, tuvo la debilidad de ser católica. Y eso es imperdonable. Eso oscurece todo su resplandor.

El contexto en que se produce esa acusación de “apología del catolicismo”, es la exposición que se inauguró este pasado fin de semana en Vigo, en el edificio de la Delegación de la Xunta de Galicia. El tema de la exposición, que permanecerá abierta hasta el 31 de enero, es “Vida y espiritualidad de Madre Teresa de Calcuta”. El edificio en cuestión aloja habitualmente toda clase de exposiciones y basta solicitarlo. Hasta el presente se han realizado en él una gran variedad de exposiciones y actos culturales; y obviamente es imposible que detrás de una exposición no haya contenido ideológico. Pero hasta ahora nadie ha encontrado motivos de queja al respecto.
Y sin embargo, he aquí que en cuanto los católicos intentan hacer cualquier manifestación pública de sus valores fuera de los templos, se alzan airadas todas las fuerzas vivas de la izquierda: laicistas de todo pelaje, nacionalistas, socialistas y, cómo no, abortistas (la Madre Teresa es un baluarte contra el aborto) para denunciar que el gobierno autonómico, faltando a su obligada imparcialidad en materia de religión y conciencia, pone un edificio público a disposición de esos sectarios para que hagan “apología del catolicismo”.

Lo más destacado de la exposición es una película corta pero intensa sobre la Madre Teresa de Calcuta. La forman además 22 paneles y una selección de escritos: nada que pueda entenderse como “apología” de nada: ninguna provocación ni descalificación de los que no comulgan con la misma línea; nada de lo que caracteriza la genuina apología.

Pero los laicistas se han puesto intransigentes y por fin han conseguido que claudicasen (es la moda) los organizadores de la exposición, presionados por la administración que cedió los locales, que no quiere ser acusada (aunque sea absurdamente) de favorecer a un grupo religioso. Y así han obligado a retirar aquello que los protestadores consideran más apologético: algunos crucifijos (¡vaya novedad!, ¿no?), una figura de la Madre Teresa rezando (¡una provocación intolerable!) y una reproducción de su dormitorio (¡apología pura y dura del catolicismo!). Parece ser que con la sola eliminación de estos elementos, los laicistas se dan por desagraviados. Es decir que una vez retirados los crucifijos, la imagen orante de la Madre Teresa y la reproducción de su humildísimo dormitorio, la exposición se ha depurado de su carácter de “apología del catolicismo”.

Pero bueno, ¿es que no hay nadie capaz de enterarse de que la operación más importante aquí era la puramente nominal? Lo esencial era que tanto los católicos como sobre todo la administración aceptasen el derecho de los laicistas a poner coto a las actividades públicas de los católicos bajo la acusación de que éstas constituyen una especie de delito de “apología del catolicismo”. Y tanto unos como otros han tragado sin rechistar, por eso del espíritu conciliador y de llevarse bien incluso con quienes están empeñados en llevarse mal con los católicos y sus manifestaciones, por más que éstos cedan.

Con el agravante de que esta acusación no se hace a cuenta de un personaje conflictivo del catolicismo, sino con uno de los grandes iconos de la bondad humana (un icono que muy probablemente supera al de Gandhi), universalmente admirada y aceptada, con lo que de rebote esta actuación contra lo católico se convierte en actuación contra el gran personaje. Todo un alarde de osadía que no ha obtenido respuesta por parte de nadie. Como si quienes están obligados a responder (ni que sea dialécticamente) a semejante provocación, dieran por aceptable la actuación de esos auténticos “ultras”.

Habiéndoles salido tan redonda la jugada, ¿cuáles serán la siguiente presión y la consiguiente cesión?

Virtelius Temerarius

15 comentarios:

  1. Virtelius Temerarius, un buen escrito.

    Ciertamente, en Cataluña y también en el resto de la Iglesia, se habla más de diálogo ecuménico (intracristiano: protestantes y ortodoxos), interreligioso (otras religiones no cristianas) y multicultaridad (no creyentes), y para nada del verdadero primer objetivo, la verdadera unidad de la comunión católica.

    Se celebra la nueva trinidad de Gandhi, Luther King y Mandela, que junto con Jesús, puede llegar a ser la nueva religión civil intercultural global: no son necesarios los santos y beatos, son superfluos y propios del pasado, el bien existe fuera de la Iglesia y es de mejor calidad: el Cristo de la Nueva Iglesia Multicultural.

    La comunión católica está en Cataluña destruida del todo. Es imposible anunciar (kerigma), evangelizar y misionar cuando predicamos dos Jesús, dos Iglesias y dos Evangelios completamente divergentes, diferentes y distanciados:

    - uno que dice que Jesús ama a la Iglesia y que quiere respetar la familia y la vida desde su origen hasta el final,

    - y otro que dice que la Iglesia es una asociación filantrópica más entre otras, o bien que le parece muy bien el aborto y el multifamilismo, como el caso de Sor Forcades:

    www.pikaramagazine.com/2014/01/cuando-no-obedeces-a-intereses-claros-eres-incomoda-para-unos-y-otros/

    ResponderEliminar
  2. Mediante la denominación se accede a la dominación a/b17 de enero de 2014, 1:00

    Opino que este 2014 será crucial para el Papa Francisco. Su magisterio privado (gestos y palabras) crea unas expectativas y esperanzas paradójicas entre la heterodoxia y el progresismo, quienes creen que realizará una revolución.

    Pero llegará el momento de la definición y posicionamiento inequívoco, porque el progresismo le exigirá dos reformas eclesiales:

    1. Democratización
    2. Inclusión de la mujer

    1. La democratización impondrá la abolición del pecado, del infierno, del rito, del dogma, de la doctrina y moral católicas, consideradas como inadaptadas al actual proceso histórico de la modernidad. La Iglesia contemporánea es un órgano reproductor del orden y sistema establecido, anclada en una etapa histórica de poder y privilegios, a la sombra de la política. La nueva Iglesia irá por delante de los tiempos y será un espacio privilegiado para el nuevo mensaje crítico y alternativo al sistema.

    2. La mujer será la encarnación concreta de la nueva Iglesia progresista y alternativa: la sacerdotisa u obispa casada en matrimonio o unión basada en la sexodiversidad de género (homo, hetero, trans, bisexual, neutro; mono, bi, poligamia), con derecho a divorcio y uso de la anticoncepción, aborto y reproducción humana asistida (Sor Forcades).

    A mi parecer, hay que emprender urgentemente estas acciones:

    1. El Papa debe definir doctrinalmente, con base en su infalibilidad, y como verdad divinamente revelada, verdad definitiva y ley moral natural, todos los aspectos de la vida, familia y matrimonio.

    2. Modernizar la Evangelium Vitae, el Catecismo de la Iglesia Católica y el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia.

    3. Crear la Congregación de la Vida y la Familia en la Curia Romana, competente en vida, familia y matrimonio y contemplando los ámbitos de prensa, escuela, hospitales, Estado y Organizaciones internacionales públicas y civiles (ONU, UE, lobies antivida y antifamilia). Lo mismo en las curias diocesanas.

    4. Integración prioritaria de la vida, la familia y el matrimonio en la cuestión social eclesial: la familia es la célula de la sociedad.

    5. Opción eclesial preferente por el feto y embrión humano como primer pobre y necesitado, el excluido existencial por excelencia.

    6. El Sínodo de las Familias del 2014-2015 debería ser eminentemente pastoral: definida por el Papa la ortodoxia (doctrina dogmática), el Sínodo debería de tratar la problemática de la ortopraxis (medios espirituales para la aplicación práctica del dogma a la realidad).


    Para ello se tiene como base la excelente encíclica Evangelium Vitae, regalo de Juan Pablo II a la Iglesia, junto con la Veritatis Splendor, que estableció aquélla como verdad dogmática de fe la grave inmoralidad del homicidio y del aborto (EV, nn. 57 y 62) y la herejía en que incurren los negadores.

    Además, la magnitud numérica del problema que afecta a la vida y la familia es, en sí, toda una evidencia: según el Padre Shenan J. Boquet, de Human Life International, han habido más de 1,72 mil millones de abortos desde 1973 (www.hli.org/2013/03/loves-true-meaning-revealed-in-easter), aunque la cifra real sobrepase los 2 mil millones (en el mundo hay 7 mil millones de habitantes). Lo mismo para las estadísticas mundiales de divorcios y nacidos extramatrimonialmente.

    Como dice Virtelius, la denominación y la definición de la verdad católica, son necesarias para evitar la dominación de la cultura de la muerte y el relativismo.

    ResponderEliminar
  3. Mediante la denominación se accede a la dominación b/b17 de enero de 2014, 1:03

    Si el Papa definiera completamente las modernas cuestiones de vida y familia, ya tratadas primeramente por Juan Pablo II en su Evangelium Vitae, evitaría a la Iglesia cuatro graves problemas entre laicos, religiosos y clérigos (curas y obispos):

    1. Judicialización (acusaciones penales)
    2. Politización
    3. Mediatización (escándalos mediáticos)
    4. Indefinición para aplicar los principios irrenunciables de los católicos en la vida pública de Benedicto XVI: vida, familia, educación y bien común


    El Papa debe de hacer un tratamiento integral de toda la moderna problemática sobre la vida, familia y matrimonio: imposible anunciar el evangelio si no se ha definido integralmente la verdad católica de fe y moral sobre temas transcendentales:


    1. Congelación y donación de gametos y embriones
    2. Selección y destrucción eugenésica de gametos y embriones en la reproducción humana asistida: cancelación de transferencia de embriones, reducción embrionaria y aborto inducido; cesación de la crioconservación de gametos y embriones
    3. Inseminación artificial y fecundación in vitro
    4. Métodos anticonceptivos e interceptivos (antiimplantación del embrión en el útero)
    5. Diagnóstico preimplantatorio y prenatal (para reducción embrional y aborto)
    6. Aborto in vivo y aborto in vitro, aborto químico-farmacéutico y quirúrgico, uso métodos abortivos dolorosos para el embrión, consideración del abortado como residuo biológico y su destrucción mediante trituradoras o incineradoras
    7. Bebé-medicamento (se necesitan 100 embriones)
    8. Bebé a la carta
    9. Selección de sexo
    10. Hijo de 3 padres: padre biológico y 2 madres: un óvulo con dos transferencias de ADN nuclear y mitocondrial
    11. Hijo de 5 padres: 2 padres biológicos (donantes), madre de alquiler, 2 padres educadores
    12. Maternidad subrogada o de alquiler
    13. Clonación terapéutica y reproductivas
    14. Células madre embrionarias
    15. Transgenética humana
    16. Investigación y experimentación de embriones
    17. Abandono y muerte de recién nacidos por razón de su sexo, malformación o enfermedad
    18. Eutanasia de recién nacidos, niños, ancianos y enfermos
    19. Muerte o suicidio asistido
    20. Abusos, explotación y trata de niños: niños soldado, niñas prostitutas, niños esclavos, prostitución infantil, pederastia, niños de la guerra, secuestro de niños para tráfico de órganos, matrimonios forzosos de menores, tráfico de adopciones, drogadicción de menores, desescolarización
    21. Niños abandonados y niños sin padre
    22. Multimatrimonialismo, monomaternalismo, uniones libres, polisexualidad, matrimonio homosexual con adopción de niños
    23. Ideología de género: homosexualidad, bisexualidad, transexualidad, intersexualidad y género indeferenciado (educación, legislación y comunicación)
    24. Pornografía y prostitución

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se podrá aplicar la Evangelii Gaudium, la cual quedará en un fracaso global inapelable, si no hay unas premisas previas que se deben de cumplir obligatoriamente:

      a) Comunión
      b) Evangelizacion

      Primero debe de haber una comunión en la fe católica entre los evangelizadores, sean curas, religiosos o laicos, para que puedan enseñar la verdad sobre el Evangelio.

      Sor Forcades es el ejemplo de que al revés, evangelizadores apartados y separados de la plena comunión y fe católicas, la evangelización no funciona, porque sólo van a anunciar a un falso Jesús, una falsa Iglesia, un falso evangelio, y una fraudulenta verdad, justicia, amor y bien.

      a) La célula de la sociedad: la familia
      b) La sociedad

      La pastoral social debe de sumar a la vida y la familia, de forma compacta: no hay nación sin familias que la compongan.

      a) El primer pobre sin voz ni conciencia: el feto y embrión
      b) El resto de pobres

      Sin lugar a dudas, el primer pobre, el carente y desechado por todos, sujeto a un masivo crimen diario contra la humanidad.

      Luego vienen el resto de pobres sí nacidos: económicos, carentes de virtudes teologales y morales, faltados de instrucción...

      a) Iglesia de los pecadores
      b) Iglesia de los pobres

      El objeto principal de la Iglesia es la salvación de las almas, impedir que el pecado mortal prive de la gloria y lleve a las almas condenadas al infierno.

      a) Amor
      b) Verdad

      El amor necesita imperativamente de la verdad y de la justicia: "la verdad hace libres". El engaño, la mentira, el ocultamiento sólo hace esclavos.

      Eliminar
    2. Dos noticias recientes de hoy que indican que el Vaticano, la Curia y Francisco se han de poner las pilas bien recargadas lo más pronto posible:

      1. ONU, Comisión sobre la Convención de los Derechos de los niños.

      El representante del Vaticano, Mons. Silvano Maria Tomassi, tomateado hasta el escándalo con preguntas duras y recriminaciones por los abusos de curas, obispos y laicos católicos.

      Ridículo espantoso del Vaticano, comentado en la homilía de Francisco de Santa Marta. No obstante, ni la Curia ni el Papa hacen nada para que la ONU y la UE reconozcan los Derechos de los Niños No Nacidos.

      Vergonzoso: instituciones antivida dando lecciones de ética y moral al Vaticano, y éste, a su vez, no pide a estos que declaren el derecho a la vida del no nacido.

      www.un.org/spanish/News/story.asp?newsID=28488



      2. Parlamento Europeo, Sesión plenaria sobre no discriminación y derechos de salud sexual y reproductiva.

      Críticas feroces contra la ley del aborto de Gallardón procedentes de los verdes, socialistas, liberales e izquierdistas, y reivindicación de los derechos sexuales, afectivos y reproductivos del Informe Estrela.

      Informe Estrela (2013), del Parlamento Europeo, sobre derechos a la salud sexual, afectiva y reproductiva (rechazado), es el máximo exponente más reciente sobre la cultura de la muerte, el relativismo y la ideología de género:

      www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A7-2013-0306+0+DOC+XML+V0//ES

      Un aviso para que pronto, en la Curia, acelere la defensa de la vida y la familia.

      Eliminar
  4. a mis 53 años; por edad me correspondió vivir de niño-adolescente todo el final del siglo XX; y ver como se produjo una terrible fractura entre los valores nuevos y los viejos; que más que fractura es una guerra que parecen ir ganando las nuevas ideas y lo que me parecía impensable como niño-adolescente hoy es moneda corriente de cambio; pero pensando mas detenidamente ;tan nuevos son todos estos movimientos?(laicismo; marxismo con su lucha de clases; paganismo disfrazado de ecologismo con sus adoradores de la madre tierra y abrazaarboles diversos....).Yo creo que no; que estamos en la misma confrontación cultural de hace 2000 años; la Iglesia sigue siendo roca de escandalo y eso es señal de que está viva; porque de los muertos nadie se preocupa.

    ResponderEliminar
  5. Sr. Virtelius Temerarius, agradecido por su artículo

    Los enemigos de la Iglesia, los comunistas y los masones, hicieron un esfuerzo organizado para infiltrar a la Iglesia Católica.

    El Papa León XIII, ya dijo el día 15 de octubre de 1890: “No es necesario ahora enjuiciar a las sectas masónicas. Ellas ya están juzgadas; sus fines, sus medios, sus doctrinas, y sus acciones, son todos conocidos con certeza indiscutible. Poseídas por el espíritu de satanás, del cual son su instrumento, se queman como él por su odio mortal e implacable a Jesucristo y a su obra; y se esfuerzan por todos los medios por derrocarla y eliminarla”
    .
    El mismo León XIII, en 3 de marzo de 1891, advirtió: “Sin embargo, duele pensar que los enemigos de la Iglesia, unidos en una conspiración tan malvada, trabajen para debilitar e incluso, si es posible, eliminar completamente ese edificio maravilloso que Dios ha erigido como un refugio para la raza humana”.

    Es un hecho bien conocido que los comunistas y los masones hicieron un esfuerzo organizado para infiltrarse en la Iglesia Católica. Enviaron a un gran número de sus propios hombres al sacerdocio con la esperanza de debilitarla y atacarla al colocar a estos hombres en cargos altos.

    La Sra. Bella Dodd pasó la mayor parte de su vida en el Partido Comunista de América y si el Partido hubiera ganado la Casa Blanca habría sido designada Procuradora General. Después de su deserción, ella reveló que uno de sus puestos de trabajo como agente comunista era animar a los jóvenes radicales (que no siempre eran comunistas con carnet de pertenencia) que entraran en los seminarios católicos. Había dicho que antes de abandonar al Partido en los EE.UU. había alentado, siendo ella una sola comunista, a casi mil jóvenes radicales que se infiltraran en los seminarios y las órdenes religiosas.

    El Hermano Joseph Natale, fundador del Most Holy Famiy Monastery [Monasterio de la Sagrada Familia], estuvo presente en una de las conferencias de Bella Dodd en los primeros años de la década de 1950. Declaro lo siguiente:

    “Escuche a esa mujer por cuatro horas y me tenía con los pelos parados. Todo lo que había dicho se ha cumplido al pie de la letra. Se podría pensar que ella era el profeta más grande del mundo, pero no era ningún profeta.

    Solo estaba haciendo una exposición paso por paso del plan de batalla de la subversión comunista contra la Iglesia Católica. Había explicado que de todas las religiones del mundo, la Iglesia Católica era la única a quien temían los comunistas, porque era su único adversario efectivo”

    Bella Dodd se convirtió al catolicismo al final de su vida.

    Hablando como una ex comunista, ella dijo: “En la década de 1930, pusimos once mil hombres en el sacerdocio con el fin de destruir a la Iglesia desde adentro”. La idea era que estos hombres fueran ordenados, y luego ascendieran por la escala de influencias y de autoridad como monseñores y obispos.

    En aquel entonces, ella dijo: “Ahora mismo están en los lugares más altos en la Iglesia. Están trabajando para lograr un cambio para que la Iglesia Católica no sea eficaz en contra del comunismo”.

    Ella también dijo que estos cambios serían tan drásticos que “no se reconocería a la Iglesia Católica”. (Esto era 10 a 12 años antes del Vaticano II.)

    A pesar de todas las miserias humanas, no debemos desesperar, aun almas muy buenas que con su oración y sacrificio, no visible a los ojos del mundo, van manteniendo la Iglesia de Cristo. Aparte y lo más importante la promesa de Cristo: "Yo estaré con vosotros hasta el final de los tiempos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he oído esta tesis y que entre comunistas y masones, Juan XXIII era uno de ellos, por eso me sorprende la rapidez de su canonización saltándose muchas de las condiciones requeridas. De todas maneras, es consolador su último párrafo. Ciertamente hay personas que desde el silencio y el anonimato oran sin descanso por la Iglesia y la Humanidad. Es la quinta columna de Dios invisible al mundo. Gracias, Señor.

      Eliminar
    2. "Yo también he oído esta tesis y que entre comunistas y masones, Juan XXIII era uno de ellos"

      Juan XXIII no era masón, esto se debe a una confusión entre su iniciativa, el Concilio Vaticano II, y un resultado práctico, de entre otros diversos que dio el Concilio (nuevas comunidades): la hermenéutica de la ruptura de los heterodoxos y progresistas católicos.

      Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II porque la Iglesia católica estaba en grave crisis ya desde el siglo XIX, que se inició con las apariciones de la Virgen de La Salette (1846), que advirtió de los pecados en la Iglesia y el mundo, y que se agravó durante el mandato del Papa Juan XXIII (1958-1963).

      La crisis eclesial, a nivel de recepción pontificia, se puede iniciar con el "Syllabus Errorum", de Pío IX (1864); las encíclicas de San Pío X "Acerbo nimis", sobre la enseñanza de la doctrina cristiana (1905) y "Pascendi Dominici gregis", contra los errores del Modernismo (1907); la "Spiritus Paraclitus", de Benedicto XV, sobre la interpretación de las Sagradas Escrituras (15 de septiembre de 1920); la crisis de Benedicto XV (guerra cristera mejicana -católicos contra el presidente masón Plutarco Elías Calles-, guerra civil española, comunismo, nazismo), y sobretodo, la "Humani Generis" de Pío XII, sobre las falsas opiniones contra los fundamentos de la doctrina católica (1950), con la conclusión de su encíclica "Le Pelerinage de Lourdes" (1957), una advertencia contra el materialismo en el Centenario de las Apariciones de Lourdes.

      Juan XXIII se incribe en aquel trienio de superoptimismo mundial del 1961-1963: Juan XXIII (1958-1963), Kennedy (1961-1963) y Kruschev (1953-1964), que acabó abruptamente en 1963-1964.

      De Juan XXIII sólo puede decirse que pecó de optimismo, pero era muy realista y conocía la crisis de la Iglesia, que vivió Pío XII (curas obreros, psicoanálisis, marxismo, fenomenología, estructuralismo, método histórico-crítico, existencialismo), mientras que en EEUU se inició la generación beat, precedente del movimiento hippy y del mayo del 1968:

      "Aullido", Allen Ginsberg (1956); "En el camino", Jack Kerouac (1957); "El almuerzo desnudo", William S. Burroughs (1959).

      Eliminar
    3. "Que era uno de ellos" no ha salido de quien escribe, sino que ha salido de los mismos comunistas y masones vanagloriándose del logro. También hay muchos que piensan que no era necesario la convocatoria del Concilio Vaticano II en aquel momento, sino todo lo contrario, aplicar las enclíticas y exortos de los anteriores papas para remediar la crisis que se avecinaba y que hoy vivimos tanto en la sociedad como en la Iglesia.

      Eliminar
    4. "Que era uno de ellos" no ha salido de quien escribe..."

      Hace muchos años que yo también lo conozco, pero mi opinión es que se confunde "de forma humanamente lógica", el bien del Concilio Vaticano II con el horroroso resultado del mismo, que como dijo el P. Gobbi, es responsabilidad, entre otros, de la acción demoníaca y de lo que él denomina la masonería eclesial y el comunismo.

      Pero Juan XXIII, a mi parecer, él como persona, no tiene nada de comunista ni de masón, cosa que, evidentemente, es compatible con la verdad de la acción destructiva de la masonería y del comunismo hacia la Iglesia en general (entre otros colectivos e ideologías).

      Eliminar
  6. El artículo de Virtelius Temerarius me parece formidable en su intención de denuncia de las patochadas a que los laicistas quieren someternos a los católicos, a la vez que pone en ridículo a quienes les hacen caso cuando protestan y retiran de una exposición lo que les molesta. De sor Forcades, mejor no hablar. Hacerlo es para mí echar perlas a los cerdos.

    ResponderEliminar
  7. A los laicistas cualquier victoria por pequeña que sea ya les vale. Por contra, los últimos decenios, los católicos cualquier batalla, por pequeña que sea, ya la damos por perdida. Pero mirando atrás, resulta que en pocas décadas, la cultura de la sociedad ha cambiado radicalmente. El católico, que como Cristo, debe representar lo nuevo, la vida, el futuro, hemos tragado todos los adjetivos descalificativos, cuando lo más cavernícola, los más caduco, y lo más agrio es el laicismo. Un mundo sin Dios, es de lo más deprimente. Si ellos ganan la batalla cultural, deberíamos preguntarnos que estamos haciendo mal.

    ResponderEliminar
  8. No olvidemos nunca que el laicismo es la religión de los masones, miren sus webs son una apología de su religión a la que intentan pasar como "laica" usando los símiles soneticos.. Los laicistas son totalitarios es decir dictadores absolutos que tienen todo el derecho en eliminar la libertad ya que "son dioses". Su trama secreta abarca a todos los ámbitos de la sociedad y a todos los partidos, es así como intentan destruir el mundo, como su jefe Satanás les ordena.
    Tranquilos "no prevalecerán las puertas del infierno" lo único que debemos hacer es rezar, rezar, rezar mas y exigir nuestros derechos, nunca callarnos, también pagamos impuestos y tenemos derecho a usar espacio públicos, como les digo a los laicistas que despotrican de la navidad: devolver la paga, devolver los regalos, apagar las luces, trabajar como cualquier día, no comáis nada extraordinario, sed consecuentes con vuestra dictadura, ninguno me ha hecho caso son así los masones, obligan a los demás pero ellos no hacen lo que predican, en fin laicistas.
    Nota: No confundir con laico, es una persona no consagrada y nada mas.

    ResponderEliminar
  9. Josep G. Trenchs 217 de enero de 2014, 15:47

    APOLOGIA DEL CATOLICISMO

    EL ORGULLO Y EL CORAJE DE SER CATOLICO

    En el mundo actual existe una actitud anticatólica manifiesta, de modo que quien desee manifestarse como católico, recibirá constantemente críticas y oposiciones……que pueden llegar a persecuciones.

    Muchos políticos, incluso de países mayoritariamente cristianos, pareciera que tienen un deseo común: eliminar la fe católica del mundo. Y lo hacen como si la Iglesia fuera una institución retrógrada, oscurantista e intolerante, que debe ser eliminada por no favorecer la paz, sino fomentar la violencia.

    Evidentemente, eso no es verdad, pero pretenden imponer sus ideas por la fuerza del poder político o a través de los grandes medios de educación y comunicación social.

    Por todo ello, es preciso que los católicos convencidos se pongan de pie, propaguen su fe, especialmente con su vida, y den testimonio ante el mundo actual de que vale la pena ser católicos. Ser católico es tener la seguridad de estar en la verdad, que Dios mismo nos enseñó por medio de Jesucristo. La verdad, que en el amor a Dios y al prójimo, da sentido a nuestra vida y nos llena de alegría y felicidad.

    Pero también supone ser signo de contradicción y recibir ataques de aquellos que hablan mucho de tolerancia, pero no toleran la fe católica.

    Ser católicos de verdad en un mundo anticatólico es difícil, porque supone luchar contra una mayoría que, por maldad o por ignorancia, atacan nuestra Iglesia y nuestra fe.

    Hace falta mucho coraje para vivir como católicos, pero vale la pena. El mundo moderno necesita testigos vivos del Evangelio, católicos militantes, que no se escondan sino que den la cara y salgan al frente para defender su fe. Católicos que no se avergüencen de su historia y que sepan responder ante las acusaciones que les plantean los enemigos de la Iglesia.

    Si eres católico, contamos contigo. Vive tu fe y así, por experiencia personal, podrás decir a todos los que te rodean que ser católico es la mayor gracia que Dios te ha regalado, que no estás dispuesto a renunciar a ella y que quieres compartirla con todos los que lo deseen y busquen un sentido a su vida.

    UN MUNDO ANTICATÓLICO

    Pareciera que la única fe que puede ser ofendida públicamente es la católica. Si alguien habla mal de Mahoma o del Islam, inmediatamente los musulmanes cierran filas y atacan al interesado o a su país e, incluso, lo condenan a muerte para que todo buen musulmán pueda matarlo, si está en sus manos, haciendo así algo “agradable” a su Dios: Eliminar a un infiel, ofensor del profeta o de su fe.

    Con respecto al catolicismo, cualquiera puede hablar mal de Cristo o de la Virgen María, del Papa o de los católicos, y hasta es felicitado en los medios masivos de comunicación social. Ser católico no está de moda.

    LA GRACIA Y EL LIBRE ALBEDRÍO

    No obstante que la Iglesia es muy rica en medios de santificación, esto no quiere decir que el que se une a Ella por ese solo hecho se vuelve santo, o está forzado a convertirse en tal, o que esté en estado permanente de gracia. Que un miembro de la Iglesia Católica puede ser pecador, y a veces gran pecador, se ve claro por la siguientes consideraciones:

    1) La gracia no destruye la naturaleza. Dios no enriqueció al hombre con ciertas facultades, y luego obró sobre él de cierto modo para destruir estos poderes.
    Muy pronto se encontrará sumergido en el pecado y un esclavo de sus pasiones. La posibilidad de que la voluntad rechace la gracia, se nos enseña claramente en la escrituras: “¿Qué es lo que debí hacer, y qué no haya hecho por mi viña? ¿Acaso porque esperé que llevase uvas y ella dio agraces?” (Isaías, 5, 4.) Y: “¡Jerusalén! ¡Jerusalén! Que matas a los profetas y apedreas a los que a ti son enviados, ¿Cuántas veces quise recoger tus hijos, como la gallina recoge sus pollitos bajo las alas, y tú no los has querido?” (Mat. 23, 37.)

    ResponderEliminar