viernes, 6 de diciembre de 2013

Un obispo que nos ame

Escrito de Salvador Sostres, en el diario "El Mundo" (5/12/2013)

El Papa Francisco consagrando un nuevo obispo
Santidad, soy un barcelonés abandonado por su obispo, un obispo que vive de espaldas al Evangelio y a la ternura de Jesús, y que sólo busca mantenerse en el poder para acumular todavía más poder.

Somos muchos los que en mi ciudad no encontramos ningún refugio espiritual en nuestro obispo, cientos de miles de ovejas sin pastor que asistimos con desolación al tétrico espectáculo de ver cómo la mayoría de nuestras parroquias están cerradas todo el día y los seminarios trágicamente se vacían.

Santidad, cada persona y cada rebaño necesitamos a nuestro pastor, alguien que nos ayude a estirar los dedos hasta tocar la cara de Cristo. El hombre sin espíritu es carne amontonada. Mientras nuestro obispo juega a repartir cargos para aferrarse al poder, miles de almas sin alimento ni guía se destensan, se desparraman, y cada vez estamos más solos, más alejados.
Somos misterio y esperanza, y lo único que recibimos es tacticismo y burocracia. Somos la alegría de la Anunciación y un obispo agrio y desconfiado nos humilla con su desprecio y su cansancio.

Reconozco y respeto el principio jerárquico, y la obediencia como valor cuando el poder se usa para concretar el deseo de un mundo mejor; pero lo que más minuciosamente hemos aprendido de Su Santidad en los intensos días de su papado es que el poder por el poder es una ofensa a Cristo, que contra el cinismo tenemos no el derecho sino el deber de rebelarnos, y que el Evangelio necesita ser proclamado.

Santidad, con todo el respeto y con toda la humildad, y también con toda la inquietud y toda la ansiedad de tantos barceloneses que como yo nos sentimos abandonados, con las parroquias cerradas y nuestro pastor de espaldas; Santidad, con mi alma necesitada y el corazón en la mano, le pido un obispo que nos haga crecer en nuestra espiritualidad y en el Misterio de la Cruz, que nos acompañe en la alegría infinita de ser cristianos, que no tenga miedo de la verdad y no se esconda de ella en mediocres conspiraciones palaciegas.
Somos un rebaño debilitado. La Iglesia en Barcelona tiene una presencia sombría y vulgar, como si el amor de Dios no salvara o María no fuera nuestra madre. Le imploramos, Santidad, un obispo que nos ame.

35 comentarios:

  1. Ciertamente, que necesitamos un Obispo que nos ame. ¿Pero nos sentíriamos amados por Él?.

    Dios nos ama con un amor infinito. ¿Pero nos sentimos amados por Él?

    El Sr. Salvador se queja de que la mayoria de Parroquias están cerradas casi todo el día y tiene razón. Pero resulta que las que están abiertas, aunque sea en pleno centro de Barcelona, junto a plazas o paseos en los que pasa mucha gente, ves que la Iglesia esta practicamente vacía.

    Ciertamente necesitamos un Obispo que nos ame, que sea un hombre santo, de profunda oración para transmitirnos el amor Dios.

    Pero también necesitamos volver la cara a Dios y darle la culpa, como muchas veces sucede de las desgracias que nos vienen en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, por olvido involuntario el último párrafo debe decir:

      Pero también necesitamos volver la cara a Dios y NO darle la culpa, como muchas veces sucede de las desgracias que nos vienen en la vida.

      Eliminar
    2. Josep, las iglesias los días laborables que están y han estado abiertas, es cierto, la presencia ha sido y es exigua, porque lo normal es que durante esos horarios la gente esté trabajando; pero todos sabían que tenían la parroquia abierta. Era y es frecuente ver a muchas amas de casas hacer una pequeña visita al mediodía , después de hacer la compra diaria. Por otro lado te diré que las parroquias que abren por la tarde, hacia las 7, la afluencia de fieles es numerosa, sobretodo de mujeres, pues son más piadosas que los hombres, ello no quiere decir que tengan más fe.

      En Barcelona, las que regentan los salesianos, siempre están abiertas. No así las de otras congregaciones religiosas. La Iglesia de Montalegre, administrada por el OD no cierra al mediodía, para que los que trabajan darles más facilidades de horarios para la confesión.

      Eliminar
  2. No voy a aludir, porque no viene al caso, al Sostre cronista político. Pero Sostres cristiano refleja ayer lo que uno cualquiera de nosotros siente en un momento de un día cualquiera. Anteayer mismo acudía a la librería Paulinas de la Ronda san Pedro. Buscaba un libro sobre la vida de Jesús para regalárselo a mis nietas de seis-ocho años estas Navidades. Pensé en aprovechar el tiempo y acudir a una iglesia cercana de la calle Ausias March para confesarme. Eran las siete de la tarde. Como diría mi hija alborozada tras la visita, en su juventud, a más de un museo: "chapado" (es decir, cerrada). No la abrían hasta más tarde, cuando ya debía estar en otro lugar. Los templos cerrados.

    Es una pena que sean los laicos los que tengan que dar lecciones a los clérigos. Me trae a la memoria lo que le oí contar a un prohombre de la Lliga, exiliado en Colombia, donde fue médico famoso, a propósito de Cambó. (!Qué rocambolesca historia contaba ayer Quinto sobre la Lliga; no me extraña que se parapeteara insultando a los discrepantes.) Pero volvamos a Cambó. Este había fundado la Bernat Metge, en la que muchos aprendimos catalán aprendiendo latín y griego, e impulsado la Biblia de Montserrat. Los franciscanos de Jerusalén quisieron deslumbrarle con un ágape equiparable al de las bodas de Camacho. Sin ser descortés, al final de la común pitanza derrochadora, le pidió al guardián: "Padre, la próxima vez, me gustaría compartir su frugalidad; para eso he venido al convento". El alcalde de la Lliga de la capital de la Garrotxa, de cuyos labios lo oí, vivió también ejemplarmente, como sus hermanos. Tenía las ideas muy claras. Como ayer las tenía Sostres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. És un article realment tan respectuós, pietós i autènticament cristià com per començar sense més ni menys que amb aquesta frase: "soy un barcelonés abandonado por su obispo, un obispo que vive de espaldas al Evangelio y a la ternura de Jesús, y que sólo busca mantenerse en el poder para acumular todavía más poder".

      Ara bé, si us preneu la molèstia de repassar el curriculum d'aquest periodista incendiari probablement tindreu més elements per formar-vos-en una opinió molt més equànime que no pas l'estripat to de l'article:

      http://ca.wikipedia.org/wiki/Salvador_Sostres_i_Tarrida

      Eliminar
    2. Conociendo las hazañas de Cambó y su amor por el dinero, sobre todo el ajeno, me cuesta creer, primero que los franciscanos le hicieran semejante convite y segundo que él se quejase.

      Eliminar
    3. JMVG: "acudir a una iglesia cercana de la calle Ausias March" sí es cierto hay una iglesia cercana, no probó ud. a entrar por Bailén?, me explico claro, si hablamos de la misma iglesia esta debe ser la del convento de Santa Catalina, donde le puedo decir que se puede entrar y orar ante el Santísimo por lo menos una hora antes de las siete. No pasa nada por decir adonde se dirigió ud. somos mayores.
      Sr. Jordi Morrós, estoy de acuerdo con ud. en cuanto al Sostres, aunque creo en la conversión, esta hay que demostrarla.

      Eliminar
    4. ¿Insultos a los discrepantes? ¿Cuáles? ¿No será usted que, aunque culto no tiene un verbo precisamente limpio, ve en los demás la biga que no es capaz de ver en usted?

      Eliminar
    5. Es posible que uno vea la paja en el ojo ajeno, para no ver la viga en el propio. No me creo limpio de ninguna culpa. Pero eso no es óbice para tomar la expresión "Vistos los abusos que cometen una parte de los comentaristas" como un insulto al discrepante.

      Podría silenciar el nombre de la iglesia de Ausias March, pero no lo haré. Para entrar por la portería de Bailén tiene uno que saber la relación y la conexión a través del claustro, conocer la puerta que accede al templo y no levantar suspicacias de la portería, etcétera. Me consta que es un templo que atiende muy bien el sacramento de la Penitencia, pero a unas horas que para algunos, tal mi caso ese día, no eran propicias. En alguna ocasión que acudí a primera hora de la mañana tuve que importunar, por decirlo así, a un sacerdote de la hermandad de san Juan de Avila que celebraba a esas horas.

      No sé qué entenderá usted por lenguaje limpio. No creo haber cometido ninguna grosería ni haber caído en expresiones groseras. Otra cosa es el lenguaje duro. No tengo por qué ser blando ni hiperbólico con quienes pugnan contra los derechos fundamentales de los débiles (el nazismo nacionalista de políticos y clérigos de la enseñanza es una manifestación suprema de esa bota totalitaria), contra la moral social (como la monja esa que el otro día salía en La Vanguardia presentando con Mas un libro hagiográfico del representante máximo de esa perversidad moral que es la secesión; o el obispo Vives aplaudiendo en el mitín de un sedicente cristiano cuyo partido vociferó en las Cortes Generales que la Iglesia católica era la garrapata del estado.)

      Cuando se trata de mentiras a doble carrillo que ofenden a la verdad del derecho natural asumido por la doctrina social, no pienso bajar el diapasón. Hace tiempo que pisé el umbral del mezzo del camin dantiano. No me ha importando romper todos los puentes si con ello me colocaba al lado de los humillados, embaucados, amendrentados. Uno ha vivido lo que ha vivido y qué menos que devolver a la sociedad que lo recibido..

      Eliminar
    6. En la calle Ausias March está la Iglesia de los Padres Dominicos. verdad JMVG?

      Eliminar
  3. Lo tendréis: Carlos Osoro.

    ResponderEliminar
  4. Dios y el Papa te escuchen!!!!!
    Salvador Biarnés

    ResponderEliminar
  5. Qué fuerte. Hasta Sostres y nada menos que en ¡El Mundo! ¿Dónde sinó? ¿En La Vanguardia? ¿En La Razón?

    Los parámetros mentales de nuestro cardenal arzobispo son del siglo pasado. Ha intentado aplicarlo como si fuera Jubany pero ya no estamos en ese tiempo. A Jubany le salío bien, a él no le ha podido ir peor.

    ResponderEliminar
  6. Como mossen Salvador, Que el Espíritu Santo nos envíe PRONTO un pastor SANTO y que nuestro OBISPO REAL o sea el PAPA FRANCISCO lo escuche.
    Recemos para que sea pronto.
    Por cierto el paseado lunes en Santa Maria de Mar, se oficio por el Cardenal el funeral anual por los muertos de la diócesis, esta vez solo con dos sacerdotes pero NINGÚN CONFESIONARIO, esto no existe en esta diócesis,, es un Sacramento "olvidado" era una ocasión magnifica, pues el templo estaba lleno, si el Cardenal fuese PASTOR, antes de iniciar el funeral indicaría que HAY SACERDOTES CONFESANDO en el Templo y que se debe estar en gracia para poder recibir al Santísimo, pero ni una cosa ni otra, solo "a quedar bien"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Santa María del Mar hay anuncios de conciertos, lista de espera de boda de 3 años, hay un vicario por las mañanas en el Templo, pero sin estola morada. Lo que quiere decir que no le malesten para confesar.

      Nuestro Obispo debería prestar a estas celebraciones un equipo de confesores; pues es un momento muy propicio para que el Pueblo de Dios se acerque al sacramento del Perdón. El Papa Francisco ya lo ha ducho: "Poned la lucecita verde en el confesionario y veréis como acuden".

      Lo he contado alguna vez. En el Templo de la Sagrada Familia no hay confesionarios, deben de estar proyectándolos. Pero Mossèn Jordi Moya, fallecido a los 32 años, se ponía en un rincón sentado en una silla, con estola y sotana, cuando había celebraciones, siempre multidunarias. Al cabo de 20 minutos tenía una fila de personas esperando confesarse, mientras, muchos mossens se paseaban con alzacuellos por el Templo sin ninguna intención de confesar.

      Eliminar
    2. Sr. marcos, nos envió el Espíritu Santo al cardenal Sistach?

      Eliminar
    3. Lo envió a Tortosa, luego a Tarragona, luego a....... por lo que no sabia donde enviarlo, ahora ni lo jubila ni lo prorrogo o sea esta en el "limbo".

      Eliminar
    4. Lo envió a Tortosa, luego a Tarragona, luego a....... por lo que no sabia donde enviarlo, ahora ni lo jubila ni lo prorrogo o sea esta en el "limbo".

      Eliminar
  7. Salvador Sostres: yo también quiero un obispo que me ame, una mamá que me acurruque las largas noches de invierno y un abuelito que me cuente cuentos a la luz de la lumbre. Eres un huerfanito espiritual que me da mucha penita y si te veo te daré mi limosna psíquica en forma de anuncio turrones Jijona. Pero gracias a tí y a tu artículo de plañidera profesional (la verdad, se puede aplicar tu petición a todos los obispos del mundo y para todas las épocas desde que la Iglesia es Iglesia, no entiendo como no llorabas con anteriores obispos tu desgracia de no sentirte amado)
    tengo que decir que por fin, y eso entra dentro del milagro escatológico, estoy de acuerdo plenamente con el ínclito sr. Trenchs: es por El por quien debes sentirte amado. Sus representantes ya por atreverse a serlo tienen más que suficiente cuando cada mañana se miran al espejo,así que déjate de monsergas pueriles y léete las entrevistas y encíclica que van saliendo del actual Obispo de Roma, igual madura un punto tu circunstancia cristiana y nos puedes ayudar con tus dones de escritor al resto de la grey.
    Anscarius Barchinonensis
    anscariusbarchinonensis@yahoo.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha sentido alguna vez amado Sostres? Su historia familiar ddeja mucho que desear.

      Eliminar

  8. Los Obispos en general, tienen la misión de apacentar el Pueblo de Dios en su nombre. Aquí entiendo que tienen su culpa los sucesivos obispos que han permitido la heterodoxia doctrinal y moral en su ámbito docente jurisdiccional. Es decir si han transigido en el relativismo religioso, relativismo moral y relativismo político (nacionalismo).

    Pero no tienen la culpa de toda la descristianización de la Diócesis y creo que poner todo el peso en ellos es injusto.

    Todo el Pueblo de Dios, y hago hincapié en los laicos que somos abrumadores en número, participamos en cierto sentido de las tres funciones de Cristo: Sacerdote, Profeta y Rey.
    En la de Profeta, participamos en ella cuando con el sentido sobrenatural de la fe, nos adherimos indefectiblemente a ella, la profundizamos y la testimoniamos. Todos somos misioneros y debemos anunciar a todos la Buena Noticia traída por Jesucristo, siguiendo su camino y dispuestos incluso al sacrificio hasta el martirio. Nuestro apostolado adquiere una eficacia particular porque se realiza en las condiciones particulares de nuestro mundo.

    El laicado tenemos nuestra parte de culpa también, en la descristianización de nuestro entorno.

    ResponderEliminar
  9. La exposición de SS parece más bien la propia de un niño húerfano de padres biológicos pero que dada su edad parece que no acaba de conciliar de forma madura y que ahora inconscientemente ha confundido con la figura del Obispo.

    ResponderEliminar
  10. Al Sr. Cardenal-Arzobispo Dr. Lluís Martínez Sistach se le pueden reconocer aciertos y errores como toda persona humana que hace una gestión con más o menos acierto.

    Pero decirle que no trabaja, que nos tiene abandonados,...o achacarle que muchas iglesias esten cerradas muchas horas, creo que no es justo.

    Viendo la agenda que además es pública en la página web del Arzobispado que mantiene nuestro pastor, su entrega al ministerio episcopal es fuera de toda duda.
    Visitas que recibe, que realiza, celebraciones, escritos, reuniones de trabajo, viajes a Roma, Madrid,... Muchos con su edad no hacen ni una cuarta parte de su trabajo.

    El tema de las iglesias y/o lugares de culto que esten cerrados es muy sencillo faltan sacristanes, voluntarios que se turnen, criticar esta muy bien pero los que lo hacen que se ofrezcan de voluntarios y ya tendremos algunas más abiertas.

    Yo cuando voy al dentista dos veces al año, puedo entrar y rezar en una parroquia cercana porqué el sacristan vive en la casa parroquial, el párroco ha arreglado, pintado la iglesia, pero él además de sus obligaciones pastorales y ministeriales tiene un cargo en la diócesis y es profesor universitario. Sino fuera por su sacristan la iglesia estaria cerrada.

    Hay otras iglesias abiertas de religiosos porque son varios y pueden turnarse para confesiones y vigilar.
    Otras germinantes lo han solucionado con un circuito cerrado de TV con alarma que una empresa costea mensualmente.

    Con más fieles laicos que se ofrecieran a colaborar en su parroquia y/o comunidad cristiana los sacerdotes podrian hacer más cosas.
    Hay muchos laicos que critican todo, pero utilizan su parroquia como un supermercado, van comprar y se van a su casa. Nunca se ofrecen, nunca colaboran, nunca se mojan en nada.

    En Barcelona ciudad hay arciprestazgos con muchas parroquias abiertas al culto, entre cinco y diez años muchas deberan cerrarse por falta de sacerdotes pero también de laicos comprometidos. Y no hablemos de las colectas (generosidad) en algunas no llegan ni para pagar la electricidad, limpieza, reparaciones,...

    Al Sr. Salvador Sostres alguien deberia decirle que las cosas no son blanco, ni negro.

    ResponderEliminar
  11. José Casai, se olvida usted que la misión del Párroco, prioritariaménte es su Parroquia, y cobra su sueldo como Parroco, y su deber y obligación es estar en ella, confesando, acogiendo, celebrando. Muchos quieren ser profesores pero no párrocos, de ahí los templos cerrados y vacíos. A muchos les gustaría descargar sus responsabilidades parroquiales en los seglares para ellos dedicarse a "sus cosas". Muchos párrocos tienen sus gastos solventados y no les falta el plato de alimento en la mesa, mientras que hay muchos seglares que no tienen esa ventaja y encima dedican su tiempo a la Parroquia. Perdone, pero es que hoy en los tiempos que estamos un sacerdote no tiene DERECHO a quejarse sino el DEBER de dar su vida en la tarea en la que se comprometió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Usted conoce el sueldo de un sacerdote?, ¿La pensión que les queda cuando se jubilan a los 75 y algunos con 80 años?.
      Según me han dicho es de auxiliar administrativo.
      Cree que se puede vivir en una ciudad con el coste de la vida como esta en Barcelona. Y cuando sean mayores, y si tienen una enfermedad cronica, el coste de alguién que le atienda,...

      No me estraña que muchos sacerdotes buenos y además trabajadores se vean dando clases, haciendo de administrativos, en un super, en la Administración,... para poder llegar a fin de mes.

      Tienen DERECHO a quejarse igual que Ud. porqué ser sacerdote no les quita sus derechos como persona humana.
      Y si hablamos de DEBERES todos sacerdotes y laicos por nuestro Bautismo tenemos la misma obligación de anunciar el Evangelio.

      Otro tema es la situación fisica de algunas casas parroquiales donde les toca vivir. Yo misma tuve que pintar y ayudarle economicamente con un mínimo de muebles.
      La mayoria de sacerdotes como mi sobrino no son de casa rica, ni tienen herencias familiares, que les permita una cierta holgura, ni les ha tocado La Primitiva.
      Austeridad voluntaria SI, estrechez y miseria NO.

      Matilde
      *Tia de un sacerdote diocesano de Barcelona.

      Eliminar
    2. Matilde: soy consciente de las necesidades económicas de muchos sacerdortes y sus sueldos tan bajos; pero también debo decirle que los párrocos no tienen una familia a la que mantener, la vivienda la tienen asegurada aunque algunas veces hay que hacer renovaciones como en todas las viviendas, También debo decirle que las parroquias reciben subvenciones del Obispado. igualmente debo manifestar que los feligreses son generosos cuando se anuncia algún gasto especial, como la instalación de la calefacción, o reparación del tejado. En Cataluña el clero tiene la manía de invertir muy poco en artículos litúrgicos, poniendo, como Judas, la escusa de los pobres. Así nos encontramos con cálices de cerámica, o de vidrio, totalmente antilitúrgicos, las ropas litúrgicas colgadas en el perchero, porque con un alba y la estola ya tienen bastante, sin respetar ninguna norma. Ya empiezan algunos a quitarse la estola en verano porque les da calor y a nuestro Señor le da igual. dentro de poco ni alba.

      Eliminar
    3. Querido anónimo de las 20:35, habría que matizar un poco el contenido de tu respuesta.
      Cuando dices que las "parroquias reciben subvenciones del Obispado", parece que des a entender que tienen un chollazo y se puede vivir de dichas subvenciones. Pues no, la cosa no es tan senzilla.
      Las Parroquias no reciben "subvenciones" sin más. Normalmente se subvencionan las obras mayores que se realizan en una parroquia, después de que esta presente un proyecto, un presupuesto y un plan de viabilidad económica.
      Y por cierto, cada día está más controlado este tema pues ya sabemos como van las economías.
      Por todo lo demás más o menos le doy la razón.

      Eliminar
  12. Lamentable. Que se ponga aquí el artículo de este individuo, con tal de dar caña al cardenal. Lamentable.

    ResponderEliminar
  13. Con relación a la libertad de expresión, suscribo las alegaciones de JMVG a las 21,56 con relación al lenguaje “duro”.

    Las formas que utilizamos para expresar lo que pensamos están dentro de la libre elección de cada uno. Un ejemplo lo está dando el papa Francisco con su “diferente” estilo.

    Creo que el lenguaje “blando” no es proclive a cambiar conciencias. Y los líderes cristianos que marcaron un “renacer” en su momento, creo que no utilizaron ese lenguaje.

    Las conversiones proceden mayormente de situaciones vividas al límite. Percibidas desde la realidad más conmovedora. Las que se viven desde la anestesia conceptual y expresiva, creo que no son proclives a facilitar ese cambio de conciencia.

    Nos movemos en un entorno de relativismo religioso, de relativismo moral personal y de relativismo moral social (nacionalismo). Como decía Juan Pablo II en 1985: “la táctica de Satanás consiste en no rebelarse él, para que el mal se desarrolle por la acción del hombre mismo, y se transforme cada vez más en un pecado estructural y se perciba cada vez menos como pecado personal”.

    En estos momentos, hay un peligro de secesión producto de ese nacionalismo, que se ha proclamado y guiado y que se sigue proclamando y guiando por una parte del clero y laicos, y que se ha extendido y extiende ponzoñosamente a una fracción importante de la población.

    Con ese gravísimo pecado de estructura, (y digo grave porque es un pecado contra el bien común, contra todos los prójimos) que puede abocar a una peligrosísima secesión, creo que ese lenguaje que aquí se llama “duro” es adecuado. A mi juicio, permite esa reacción impactante en el oyente para que objetivice mejor esa amenaza dañina, que de otro modo es difícil percibir dentro de la modorra anestésica facilitada por esta estructura ambiental.

    Prohibir este tipo de lenguaje en esta web iría contra la libertad de expresión genuina de todo cristiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tema el que abre usted, Laura. Pero no confundamos. Una cosa son las situaciones vividas al límite y otra, las palabras duras dirigidas a y en relación al prójimo.

      Son cosas distintas. Ya sabemos, por los muchos santos que nos han enseñado, que las adversidades vuelven al hombre hacia el interior, hacia Dios. Sabemos también que las adversidades prueban al alma como el fuego prueba al hierro.

      Pero hablar duro al prójimo, hablar duro contra los demás, al estilo de algunos telepredicadores evangélicos de los EEUU, dudo que mueva conversiones en nadie. En mi opinión, en esos casos llueve sobre mojado, es un discurso de consumo "interno".

      Dice el refranero que se atraen más moscas con miel que con hiel. Y con miel no me refiero a ninguna suerte de marketing moderno sinó a la caridad, la más importante de las virtudes, a la caridad y a la misericordia con todos y en todo. Me gusta mucho esta máxima de San Agustín: En las cosas necesarias, la unidad; en las dudosas, la libertad; y en todas, la caridad.

      Cita usted, a nuestro querido Juan Pablo II. ¿Eran duras sus palabras?, ¿sus gestos?

      Tenemos que ser cuidadosos con la manera de exponer nuestra fe y nuestra moral. Que la apelación a la verdad no ignore la caridad ni la misericordia. Tenemos que vigilar que nuestro conocimiento o cumplimiento de la fe no sea la base de nuestra soberbia. Todos habremos conocido dentro de la Iglesia, personas con "humos" que en virtud de la religión se sienten superiores a los demás. Lo que vemos en gente rica, culta o físicamente agraciada también podemos verlo en la Iglesia. Y eso, esa arrogancia, esa prepotencia por el conocimiento o cumplimiento de la fe no atraen ni convierten a nadie.

      Eliminar
    2. Anónimo de las 15,39.

      Yo no estoy diciendo de hablar duro “contra” los demás (desconozco lo que hacen en USA). ¿Pero que dice usted? Se dice el pecado pero no el pecador. Yo no puedo condenar a nadie a la vida eterna.
      Y cuando digo duro tampoco me refiero a decirlo a gritos, ademanes o rictus agresivos etc. Pero que se podrían añadir también.

      Nosotros somos sujetos morales, toda nuestra vida está llena de elecciones. Son actos buenos o malos (hay otros que son neutros) y estos actos son objetivos. Y estas elecciones son buenas o malas en igual medida para todos.

      Por tanto cuando informamos de los actos malos, tenemos que ser escrupulosamente veraces. Nuestro lenguaje es a veces muy abstracto, y sabemos que no llegamos a la persona (lo sabemos). Por tanto, debemos utilizar un lenguaje inequívoco. Repito, estoy hablando de dar una información total, que el oyente no tenga dudas de lo que hablamos para que cale en lo profundo de la persona. Pero ese lenguaje “bien entendible” raramente se da. Se tiende a utilizar un lenguaje que no desentone con el ambiente, un lenguaje “políticamente correcto” que despierta a pocos de la somnolencia. Bajo la excusa de no estresar, que es una “falsa caridad”, obviamos esa información o la expresamos con un bajo perfil que puede llevar a equívoco. Y hasta pretendernos autoconvencernos de que lo hemos hecho por el bien del prójimo, lo que en realidad es solo pura cobardía nuestra.

      Pues no, la auténtica caridad es la verdad. Y claro que nos estresamos, es que la vida es un auténtico estrés desde que nos levantamos hasta que nos acostamos (e incluso durmiendo).

      ¿No se puede decir a un paciente que si fuma mucho es muy posible que contraiga cáncer de pulmón y que éste lo puede conducir a la muerte? ¿Es mejor no decirle? ¿Hay que ser caritativo por si se estresa y no le gusta el resultado de su hábito? Pues no, hay que informarle sobre la verdad, esa es la auténtica misericordia. Y ya no digamos, si de lo que tenemos que hablar es de actos que se relacionan con la Salvación Eterna. ¿Es eso soberbia? Pues no. Nuestros actos están definidos como buenos o malos y lo sabemos de antemano. Repito, no estamos condenado al fuego eterno a nadie,solo estamos describiendo. No sabemos el interior de los demás.

      La caridad es la verdad y en este caso es informar para que se perciba en la dimensión verdadera, sin máscaras. Jesús también hablaba claro.

      PD: BXVI fue muy contundente cuando lo llamó “dictadura”.

      Eliminar
    3. Interesante debate. No tiene porqué ser lo mismo el lenguaje duro que el lenguaje claro.

      No sería yo tan tajante con la naturaleza de los actos. Los actos tienen una dimensión oculta, la de su intención o motivación, que no se le escapa al Señor. Podríamos estar haciendo una aparente buena obra pero movidos por envidia o amor propio. Y por lo que hace a nuestras elecciones, tanto la doctrina católica como la justicia humana reconocen factores atenuantes y agravantes. Y tampoco las consecuencias son siempre las mismas.

      Sí estoy de acuerdo con usted con la tendencia imperante al lenguaje "políticamente correcto" y que además puede usarse como coartada para nuestra cobardía. Realmente descoloca mencionar en una conversación seria la gracia de Dios por ejemplo, o la Divina Misericordia. Hasta en este blog me han ridiculizado por hablar de la eficacia de la oración y de la gracia de Dios.

      Por mi propia experiencia vital, me dan mucho miedo las apelaciones a la Verdad, como si fuera algo tangible, ya escrito, asible, como si fuera el anagrama de una bandera o un broche que se puede poner en el abrigo o la chaqueta. Un escritor como Pablo, el de los arrebatos místicos, ya nos advirtió "la letra mata, el espíritu vivifica". El camino es personal y es, en mi opinión, el testimonio de nuestra lucha, de nuestro empeño por lograr la santidad, nuestra integridad, nuestra coherencia lo que puede ser más atractivo para un profano, mucho más que la prédica. Piense en el efecto que suelen provocar entre personas de todas las capas sociales los testigos de Jehová o los mormones cuando paran por la calle o llaman a la puerta de las casas.

      Algunas adhesiones a la verdad como algo ya escrito, ya cerrado, custodiado y hasta asible suelen provocar en las religiones manifestaciones intolerantes y violentas que suelen contradecir su esencia de amor y paz. En nuestro caso tuvimos la Inquisición, tribunales estos llevados casi exclusivamente por dominicos cuyo lema es amar la Verdad como si fuera una persona.

      También quería resaltar la importancia del verbo, de la palabra, pronunciada o escrita. Jesús curaba, exorcisaba y resucitaba por el uso de su Verbo. Sino me equivoco Juan Pablo II exorcisó a una mujer francesa con un exorcismo que escribió para que lo recitara otro. Pero también Satanás opera a través de la palabra. Con la palabra podemos traer consuelo y esperanza a los demás o podemos acabar de hundirles, podemos hacer sonreir o herir. El uso del verbo tanto escrito como hablado también conlleva responsabilidad moral.

      Eliminar
  14. Acabo de hablar con un joven sacerdote diocesano, me comentaba una conversación que había tenido con el Cardenal Sistachs para solucionar un problema bastante serio.
    Su última frase ha sido "es un hombre frío y distante".
    Y les puedo asegurar que este sacerdote no es ningún radical, ni nada parecido.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo 14,27

    Creo que las formas externas de la comunicación interpersonal, pueden ser ampliamente variadas y están sujetas a la apreciación personal de cada uno. Quien para mi es “simpático”, al otro le puede parecer un “pegajoso”.

    Por tanto, esas apreciaciones “subjetivas” no están en contra de la Fe y no son en ningún caso “marcadores” para clasificar moralmente a una persona.

    ResponderEliminar
  16. Lo que está claro, es que si un obispo no sabe transmitir a sus sacerdotes cercanía y confianza, algo está haciendo mal.
    Yo soy padre, si algún día mis hijos dijesen de mi algo parecido, me haría pensar mucho.

    ResponderEliminar