domingo, 10 de noviembre de 2013

¿Qué ha hecho Cáceres para merecer esto?


Del 22 al 25 de octubre se celebraron en Cáceres las Jornadas Nacionales de Liturgia 2013 con la intención de conmemorar el 50 aniversario de la Constitución Sacrosanctum Concilium promulgada en 1963. Con motivo de tal efemérides atracaron en la hermosa ciudad extremeña las vacas sagradas del progresismo litúrgico y teológico español, catalanes incluidos, aún en vida: el Dr. Salvador Pié Ninot, los claretianos García Paredes y Matías Augé, el sacramentino madrileño Díez Valladares, el ecléctico monje de Montserrat Bernabé Dalmau, el teólogo pagolista Santiago del Cura, diocesano de Burgos y profesor de la Pontificia de Salamanca, el delegado de Liturgia de Ciudad Real D. Arcángel Moreno Castilla. Junto al Ordinario Mons. Cerro, las Jornadas fueron inauguradas por nuestro ínclito Cardenal Arzobispo, que es Presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia. Contaron con las anécdotas del bueno de Mons. Sebastián y con el colofón de oro de Mons. José Leonardo Lemos Montanet, dignísimo obispo de Orense.

La tropa clerical del Congreso
Ante un menguadísimo grupo de sacerdotes de mediana edad, la inmensa mayoría cacereños vestidos de cabreros (Dios me perdone) nuestro Cardenal barcelonés espetó: 

“Las celebraciones de la fe, las litúrgicas sin duda han cambiado mucho, lo que sucede es que es un contenido muy racional, muy cerebral, quizá faltaría algo más de corazón… Se ha querido simplificar muchísimo, sin caer en un barroquismo que había antes, y podría parecer un poco fría la celebración”  

Salvador Pié, Santiago del Cura y José Cristo Rey García Paredes
Arcángel Moreno, Matías Augé y el sacramentino Lino Díez
Ante una conferencia de tal calibre intelectual, de un hombre, nuestro n.s.b.a Cardenal, que entiende de liturgia lo que yo de la cría del gusano de seda, no es de extrañar que todo el mundo hiciera cara de digestión lenta. Quizás fue que la contundente cocina cacereña había causado estragos en estómagos que de bien cierto, por la edad, deberían ingerir colaciones más ligeras. Ni los repápalos cacereños, ni la cachuela extremeña con la que se suelen desayunar los lugareños, ni los repápalos en salsa, ni la deliciosa morcilla de Arroyo de la Luz que suelen comer con huevos revueltos, ni la ya internacionalmente conocida Torta del Casar son manjares recomendables para hipertensos, diabéticos y hombres sujetos a niveles de colesterol alto.
Cachuela extremeña, Repápalos y Torta del Casar
Clausura de las Jornadas
Todas los totems del progresismo tolerable español, hablando de reforma, de adecuación teológica, de noble simplicidad, de retorno a las fuentes, de la maravilla de los textos conciliares, de la lenta aplicación, de lo dificil de la adecuación, de la necesidad de ponerse al día, de la deslumbrante acogida de los fieles y los sacerdotes. Sólo escuchar el nivel de las conclusiones ya me conmueve. A parte de las siempre simpáticas anécdotas de Mons. Sebastián,  el colofón estuvo a cargo del Delegado de Liturgia de la diócesis de Ciudad Real,  don Arcángel Moreno Castilla, que señaló entre otras cosas que: “Aprender a celebrar es aprender a Vivir. No podemos celebrar siempre corriendo. Habría que incidir mucho más en lo eterno que roza siempre nuestros tiempos. Es difícil, pero hay que insistir en la educación en el silencio dentro de nuestras celebraciones. Hay un miedo al silencio. Habrá que insistir en recuperar el modo de acercarse a Dios a través del silencio y la adoración a Dios. Nuestras celebraciones o son cristocéntricas o no son nada. La liturgia es una batalla enorme contra la subjetividad de los sentimientos. La recuperación de lo sagrado en las celebraciones que o son cristocéntricas o no son nada. Cuanto más ocultemos el misterio sagrado. Mucha gente va como extranjero a nuestras celebraciones. La plegaria eucarística es la pariente pobre de la celebración ecucarística”.
El delicadísimo opusino
y compacto gallego Mons. Lemos
 La clausura, de campanillas,  estuvo a cargo de Mons.  Leonardo Lemos Montanet, Obispo de Ourense quien expresó  en nombre de Sistach y de la Comisión episcopal de Liturgia el agradecimiento por la comparecencia a las Jornadas “en la hermosísima y bella ciudad de Cáceres”, en donde “hemos visto el valor y la validez de la Liturgia. A lo largo de estos días hemos vivido la grata acogida de la Iglesia diocesana, a la que le agradecemos como también a los ponentes. Y hemos tenido presente a un sabio, a D Fernando Sebastián, quien ha hecho memoria desde el presente. Y quien nos ha recordado que debemos ser creadores o recreadores de una nueva cultura cristiana”. ¡Qué bien compuestos son estos del Opus! Y ¡Qué finos en sus puyas! Miren sino ésta contra la forma extraordinaria: dijo que “no podemos claudicar ante subjetivismos  que más pueden ser de arqueología. Hay que vivir la liturgia ordinaria de forma extraordinaria, conociéndola, cuidando la forma de celebrarla. Los amantes de la Liturgia debemos ayudar a que se conozca bien la Liturgia. A veces no se conoce o tal vez lo conozcamos tan solo en la epidermis. Hay que preparar la celebración. La Liturgia es seria, es la Trinidad, es Dios. Nos debemos convencer que el reto es que un cristiano debe ser un liturgo”. 

Concluyó el Obispo de Orense e integrante de la Comisión episcopal de Liturgia invitando a los participantes de las Jornadas Nacionales de Liturgia a “incrementar la formación litúrgica, a que cuidemos más el conocimiento y dar más profundidad a la profundización de los textos litúrgicos, que se conviertan en cauce. Y que el año que viene estemos los que estamos y que también estemos más”.
 
Ponle el ronzal al mulo y a cabalgar. José Alberto Rugeles hizo la crónica, este que os la remanda, sólo la transcribe. ¡Que el Señor nos dé su paz, y el peñón de Gibraltar!


Prudentius de Bárcino

22 comentarios:

  1. Gran articulo, pésima jornadas gastronómicas eclesiales.

    En mi parroquia los feligreses nos hemos puesto manos a la obra, campanillas en la consagración, arrodillándonos y mejor selección de canciones. Siempre en contra de nuestro cura obrero por supuesto pero nuestras celebraciones son mejores. Además rezamos el rosario cada día, lo que nos costo que el cura abriera la puerta.

    La liturgia la salvaran los feligreses no los sacerdotes.
    Uno de Granada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi parroquia han comprado casullas estilo guitarra las que se usaban hasta el concilio vaticano II. Las campanas tocan a todas horas incluso las del campanario durante la consagración. El negrito, pobre, lo hace todo, hasta aguantar el misal al cura que es un excelente cantor, pero canta solo.

      Eliminar
  2. Lo de "dígnisimo" será porque se hace el dingo, porque como pastor diocesano es un churro como una catedral.
    Lo de la puya a la forma extraordinaria será fruto de los aires francisquistas que corren (cita mucho a Francisco, aunque no lo imite), pero si cambian los aires la veleta Montanet también cambiará de dirección

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin alguien que entiende la ironía de las palabras. Aunque haga falta ponerlas en bastardilla o "entrecomilladas".

      Eliminar
    2. Realmente es un "pufo" de Obispo superficial, pagado de si mismo y con una acepción de personas muy propia del Opus, su nombramiento de tres innecesarios canónigos cuando las parroquias están altamente necesitadas es una pequeña muestra Una pena ya que el clero se distancia de él de manera muy intensa

      Eliminar
    3. Yo no sabría definirlo mejor. Es sorprendente como queriendo hacerse el cercano se aleja de los sacerdotes (por lo menos de la mayoría) cada vez más y más, esttá hiriendo a muchas personas

      Eliminar
  3. Sr. Prudentius de Bárcino, gracias por su artículo.

    No estaría mal recordar de la EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL:
    SACRAMENTUM CARITATIS de BENEDICTO XVI, lo referente a la CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA.

    EL OBISPO, LITÚRGISTA POR EXCELENCIA.

    39. Si bien es cierto que todo el Pueblo de Dios participa en la Liturgia eucarística, en el correcto ars celebrandi desempeñan un papel imprescindible los que han recibido el sacramento del Orden. En primer lugar el Obispo diocesano: en efecto, él, como « primer dispensador de los misterios de Dios en la Iglesia particular a él confiada, es el guía, el promotor y custodio de toda la vida litúrgica ». Todo esto es decisivo para la vida de la Iglesia particular, no sólo porque la comunión con el Obispo es la condición para que toda celebración en su territorio sea legítima, sino también porque él mismo es por excelencia el liturgo de su propia Iglesia. A él corresponde salvaguardar la unidad concorde de las celebraciones en su diócesis. Por tanto, ha de ser un « compromiso del Obispo hacer que los presbíteros, diáconos y los fieles comprendan cada vez mejor el sentido auténtico de los ritos y los textos litúrgicos, y así se les guíe hacia una celebración de la Eucaristía activa y fructuosa ». En particular, exhorto a cumplir todo lo necesario para que las celebraciones litúrgicas oficiadas por el Obispo en la iglesia Catedral respeten plenamente el ars celebrandi, de modo que puedan ser consideradas como modelo para todas las iglesias de su territorio.

    RESPETO DE LOS LIBROS LITÚRGICOS Y DE LA RIQUEZA DE LOS SIGNOS.

    40. Por consiguiente, al subrayar la importancia del ars celebrandi, se pone de relieve el valor de las normas litúrgicas. El ars celebrandi ha de favorecer el sentido de lo sagrado y el uso de las formas exteriores que educan para ello, como, por ejemplo, la armonía del rito, los ornamentos litúrgicos, la decoración y el lugar sagrado. Favorece la celebración eucarística que los sacerdotes y los responsables de la pastoral litúrgica se esfuercen en dar a conocer los libros litúrgicos vigentes y las respectivas normas, resaltando las grandes riquezas de la Ordenación General del Misal Romano y de la Ordenación de las Lecturas de la Misa. En las comunidades eclesiales se da quizás por descontado que se conocen y aprecian, pero a menudo no es así. En realidad, son textos que contienen riquezas que custodian y expresan la fe, así como el camino del Pueblo de Dios a lo largo de dos milenios de historia. Para una adecuada ars celebrandi es igualmente importante la atención a todas las formas de lenguaje previstas por la liturgia: palabra y canto, gestos y silencios, movimiento del cuerpo, colores litúrgicos de los ornamentos. (...) La atención y la obediencia de la estructura propia del ritual, a la vez que manifiestan el reconocimiento del carácter de la Eucaristía como don, expresan la disposición del ministro para acoger con dócil gratitud dicho don inefable.

    EL ARTE AL SERVICIO DE LA CELEBRACIÓN.

    41. La relación profunda entre la belleza y la liturgia nos lleva a considerar con atención todas las expresiones artísticas que se ponen al servicio de la celebración. Un elemento importante del arte sacro es ciertamente la arquitectura de las iglesias, en las que debe resaltar la unidad entre los elementos propios del presbiterio: altar, crucifijo, tabernáculo, ambón, sede. A este respecto, se ha de tener presente que el objetivo de la arquitectura sacra es ofrecer a la Iglesia, que celebra los misterios de la fe, en particular la Eucaristía, el espacio más apto para el desarrollo adecuado de su acción litúrgica.

    El mismo principio vale para todo el arte sacro, especialmente la pintura y la escultura (...) Por tanto, es indispensable que en la formación de los seminaristas y de los sacerdotes se incluya la historia del arte como materia importante, con especial referencia a los edificios de culto, según las normas litúrgicas. Es necesario que en todo lo que concierne a la Eucaristía haya gusto por la belleza.

    ResponderEliminar
  4. Para arqueologismos, los que introduce el Novus Ordo: concelebración, comunión en la mano, oración de los fieles, procesión de ofrendas...
    Por otra parte, las palabras del Cardenal Sistach serán poco intelectuales, pero me parecen las más sensatas y ajustadas a la realidad de cuantas se pronunciaron en dichas Jornadas, por otra parte tan prescindibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Hermenegildo:
      En Sistach siempre hay un doble juego. Por una parte, él en persona no hay conocido ningún barroquismo: su formación litúrgica en Barcelona en la segunda mitad de la década de los 50 hasta que se ordenó en septiembre del 61 coincide con un momento de eclosión de la vertiente más esplendorosa del Movimiento Litúrgico, y pues "saneada" de ese barroquismo del que abomina, entre el cual debe incluir lo que ellos llaman el rubricismo, que bien entendido (con la comprensión del sentido de los signos) no es otra cosa que la humilde obediencia a las rúbricas. Por otra parte, al subrayar lo del "hace falta más corazón" introduce el principio del subjetivismo del celebrante. Justamente la celebración litúrgica no puede depender del corazón del celebrante: la acción litúrgica toda ella no puede estar en manos del "momentum" del sacerdote. Más allá de la homilía, el "genio" personal mejor que desapareciese. Es mi humilde opinión.

      Eliminar
    2. Sistach reconoce algunos de los fallos de la misa vaticanosegunda:

      "...es un contenido muy RACIONAL, muy CEREBRAL, quizá faltaría algo más de [SIN] CORAZÓN… Se ha querido SIMPLIFICAR muchísimo, sin caer en un barroquismo que había antes, y podría parecer un poco FRÍA la celebración.”

      En GG "La Misa Romana" se explican casi todos los defectos de la actual misa diseñada por el “no-amigo” Bugnini, y que configuran a una misa muy propia de los años progre-sesenteros por mentalidades rupturistas, almenos en las formas y maneras de expresarse, impregnada a la vez de un extraño espíritu arqueológico-recuperacionista que en realidad está reformado de manera modernista:

      "En los próximos capítulos, intentaré proceder a un breve estudio del prefacio y del canon romano aunque por su brevedad y porque resaltan con nitidez las ideas principales de la plegaria eucarística, reproduciré la anáfora de San Hipólito del siglo III (que por cierto, aunque se empeñase en afirmarlo mi “no-amigo” Bugnini y nuestro ínclitos Tena y Farnés, poco tiene que ver con la plegaria eucarística II del Novus Ordo Missae del 69)."

      http://infocatolica.com/blog/germinans.php/la_misa_romana_historia_del_rito_capitul_15


      Una de las omisiones de misa vaticanosegunda es la referencia expresa a la Iglesia Purgante, Militante y Triunfante, así con estas menciones reflejadas así.

      En mi opinión, la misa sesentera del vaticanosegundo, aunque plenamente válida y con efectos espirituales y santificantes plenos, está hoy en día plenamente colapsada en su estructura interna, reconocida por sus propios perpretadores.

      Eliminar
    3. Que Sistach abogue por poner más "corazón" a la liturgia no tiene que conllevar necesariamente al subjetivismo y la creatividad. De hecho, el propio Arzobispo de Barcelona no es nada creativo celebrando.

      Eliminar
  5. Cuando uno escucha por ahí: “¡Qué aburrida es esta ceremonia, o esta misa o este bautismo..!”, es porque no se entiende lo que ahí se está realizando y viviendo y saboreando. Por eso es bueno que ahora veamos las características de la liturgia, para que cada día podamos gustar un poco más de la riqueza de la misma.

    a) LA LITÚRGIA ES TRINITARIA por la comunión en la muerte y en la resurrección de Cristo-Sacerdote y por el poder del Espíritu estas bendiciones divinas den frutos de vida para alabanza de la gloria de su gracia” .

    b) LA LITÚGIA ES CRISTOCÉNTRICA: es decir, tiene como centro a Cristo resucitado y glorioso. Nos reunimos en cada sacramento en torno a Cristo y por medio de Él, en torno al Padre, en unión con el Espíritu Santo, y Cristo nos comunica su salvación, su amor, su misterio que sacia nuestra sed de felicidad. ¿Por qué Cristo es el centro de la liturgia? Porque solo Él es el Mediador, el único Mediador entre Dios y los hombres.

    Es decir, sólo a través de Cristo llegarán al Padre nuestras oraciones, peticiones, nuestra adoración y acción de gracias. Y sólo a través de Cristo, el Padre nos concederá todo lo que necesitamos; nos llegará todo don a través de este único Mediador.

    c) LA LITÚRGIA ES PNEUMATOLÓGICA: quien lleva a cabo esta fuerza salvadora en la liturgia es el Espíritu Santo, con su acción invisible, pero real y eficaz.

    Es el Espíritu Santo el que santifica el agua en el bautismo, para que Cristo nos limpie del pecado y nos regenere e infunda la nueva vida, es decir, la vida divina y trinitaria.

    Es el Espíritu Santo el que hace el milagro en la eucaristía mediante la conversión del pan en el Cuerpo de Cristo, y el vino en la Sangre de Cristo, para que sean nuestro alimento espiritual y fortalecernos en el camino y entrar en una comunión con Él íntima y profunda en el alma.


    Es el Espíritu Santo el que ilumina nuestra mente para que descubramos nuestros pecados en la confesión, el que pone en nuestro corazón el arrepentimiento sincero, y el que afianza en nuestra voluntad el propósito de enmienda, y es el Espíritu Santo, junto con el Padre y Cristo, quien nos perdona los pecados.


    Es el Espíritu Santo el que en la unción de enfermos se hace consuelo, fuerza, alivio, y brisa que conforta a quien esta enfermo.


    Es el Espíritu Santo el que baja al alma de ese hombre en el orden sagrado y lo sella, con carácter imborrable, haciéndole sacerdote, configurándole con Cristo, haciéndole otro Cristo, para que lo represente sacramentalmente. Y será el Espíritu Santo el que poco a poco infundirá en ese hombre el espíritu de santidad.


    Y es el Espíritu Santo el que en el matrimonio une cuerpos y almas de estos dos contrayentes haciéndoles uno, y el que les dará la gracia de la fidelidad a esa palabra empeñada en el altar del Señor, y la gracia para educar cristianamente a sus hijos.

 Por tanto, es el Espíritu Santo el que trae la gracia de Cristo a cada uno, en cada acto litúrgico.



    
d) La Liturgia es eclesial: 

En cada celebración litúrgica estamos como familia eclesial y debemos tener una misma fe, un mismo espíritu, sentimientos y corazón, para que como Cuerpo Místico ofrezcamos a Dios todo el honor y la gloria, y recibamos su santidad y su gracia, entrando en el torrente de la vida divina. No entramos como individuos, sino como Iglesia.



    ResponderEliminar
  6. En el full dominical del 27/octubre/2013 full extra, en la primera página en "reflexió i testimoni" y bajo el epígrafe "viure com a cristià en diferents àmbits", y organizado por la Fundación Joan Maragall aparece el testigo:

    Viviendo la fe desde la política: Oriol Junqueras.

    ¿Alguien me puede decir si la Fundación Joan Maragall recibe fondos del Obispado de BCN?
    ¿y Justicia i Pau?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Per a la Laura.

      Aquí tens la llista de tots els participants.

      Sens dubte són afins a diversos partits polítics, però no n'hi ha cap del PP ni de Ciutadans,i també podrás veure de qui reben diners per fer el cicle i per a la seva difusió.

      Eliminar
    2. En La Vanguardia, en las últimas elecciones (o quizás en las penúltimas), Oriol Junqueras se definió a sí mismo como un católico poco practicante.

      De todas maneras, Oriol Junqueras es el ejemplo modélico de anticatólico en la vida pública, que incumple sistemáticamente los cuatro principios innegociables de Benedicto XVI para todo católico que participa en la política:

      1. Vida (es partidario del aborto libre y gratuito, incluso en menores de edad, y de la congelación y de la experimentación de embriones y de la reproducción artificial; también es partidario de la eutanasia y de la muerte asistida de cualquier adulto por cualquier razón de forma libre y gratuita, en congruencia con el derecho a decidir individual)

      2. Familia (es partidario de la pansexualidad y, por ello, de las polifamilias: pleno derecho a decidir familiar y matrimonial)

      3. Educación católica (es laicista de exclusión, lógico en un partido con altístima infiltración masónica: eliminación del derecho a decidir una educación católica, congruente con la religión civil de ERC de idolatría de la nación y de la autodeterminación nacional e individual)

      4. Bien común (es independentista y, a la vez, constructor de los Países Catalanes, una pequeña España, su verdadero Estado "propio" y "apropiado")


      Respecto a Fundación Maragall, parece claro que se van sumando indicios de que es otro chiringuito más de compadreo entre la política y este sector de la Iglesia de la idolatría nacional, lo que configura el complejo nacional-progresista político-eclesial catalán en su logia, perdón, sectorial local de Barcelona.

      Otros indicios: no se queja del elevado número de pobreza, fraude, abortos y divorcios en Cataluña. Como TV3 y Aznar, en Cataluña todo va bien.

      Eliminar
    3. Pues Laura, y si reciben subvenciones del obispado ¿qué pasa? ¿acaso no tienen derecho como otras asociaciones?

      Eliminar
    4. Al comentari d'ahir vaig oblidar d'incorporar l'enllaç:

      http://www.fundaciojoanmaragall.org/activitats_2.php?id_menu=212&id_activitat=375

      Eliminar
  7. Prosigue la eclesiocatástrofe de la Iglesia Tarraconense11 de noviembre de 2013, 15:06

    1. Mañana, en el Matí de Catalunya Ràdio, a las 8:20, Mónica Terribas entrevistará a la terrible sor Teresa Forcades, supuesta OSB, del Monasterio de San Benito de Montserrat, en su condición no de monja contemplativa católica, sino como el de cofundadora del Proceso Constituyente.

    Los dos superiores de sor Teresa, la abadesa Viñas y el obispo D. Agustí de Sant Feliu, siguen permitiendo que una monja vaya contra la teología católica, la espiritualidad católica, se politice, se mundanice y participe en política.

    Y todos los obispos de la Tarraconense no se dan cuenta de que los casos de sor Teresa y sor Caram dominan el ámbito de la centralidad de la comunicación, divulgación y redes sociales católicas y mediáticas, desplazando completamente cualquier otra voz conforme a la doctrina católicas.

    La Conferencia Episcopal Tarraconense y el Vaticano, hoy 2013, son directamente responsables de la persistencia del caso de sor Forcades y de su apartamiento de la fe y la moral católicas, del cual tienen conocimiento desde el año 2009.


    2. En La Contra de La Vanguardia de hoy hay una entrevista con Rodolfo Cardenal, jesuíta, teólogo de la liberación.

    Es la perfecta conjunción de la otra eclesiocatástrofe, la de los jesuitas, que conjugan su propia autodestrucción espiritual con el producto teológico infeccioso-contagioso de la teología de la liberación.

    Por fin, Rodolfo Cardenal reconoce lo que era de dominio público y que se ha negado durante estos años:

    a) Que los jesuítas se han prostituido en la política asumiento el pensamiento ideológico ateo-totalitario y genocida del marxismo

    b) Que justificaron la asistencia militar y policial soviética y cubana en las políticas revolucionarias, antidemocráticas y comisionadoras de crímenes contra la Humanidad.

    c) Que participaron directamente en las revoluciones centroamericanas de Guatemala, Nicaragua y El Salvador, contribuyendo a la destrucción de la sociedad civil, al envenenamiento de las relaciones de concordia y confianza dentro de la política y a la regresión social y económica de dichas sociedades.

    d) Que participaron en las guerrillas, terrorismos y guerras revolucionarias contra las autoridades legítima y legalmente constituidas por razón de la implantación de la dictadura del proletariado contra el capitalismo (como sor Teresa Forcades)

    ¡Ánimo! Sólo le falta reconocer lo siguiente:

    a) Asumir la culpa y pedir perdón por el uso de la violencia revolucionaria marxista

    b) Por construir una falsa teología y espiritualidad de la liberación que constituyó un teoarmamento ideológico subordinado a la dictadura marxista y a sus medios violentos de conquista del poder político


    Estos dos casos de doble quiebra de la Iglesia, el de Sor Teresa Forcades y el del jesuíta Rodolfo Cardenal, revelan que si todavía persisten durante el pontificado del Papa Francisco I, sólo conducirán al fracaso de la reforma de dicho Papa en su doble condición de jefe de la Iglesia (Sor Forcades) y de jesuíta (Rodolfo Cardenal).

    Que sigan jugando todos.





    www.lavanguardia.com/lacontra/20131111/54393963994/a-este-papa-no-le-interesa-convertir-a-nadie.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy harto de tanto iluminado, aburrido, la verdad. la suerte que tengo es que no tengo mentalidad "clerical", pero los laicos tenemos derecho a una información correcta de la Liturgia, estamos hartos que los altares durante la misa parezcan simples mesas de despacho: el curita de turno pone sus hojas en el altar, las gafas de leer, hace gestos poco corteses si a un laico entona el aleluya antes del Evangelio, o elimina párrafos de las lecturas del día, porque a él no le parecen bien, para colmo use una copa de cristal, en vez del cáliz, parece que brinde en una comida, que invite a los fieles a que le sigan en la doxología del final de la Plegaria Eucarística, que parta el Pan en la Consagración, que no celebre con casulla ni los domingos (ponen de escusa que Cristo no usaba casulla), porque se creen que los laicos son unos ignorantes en temas teológicos y litúrgicos y que la misa se ha de celebrar según el sacerdote o curita de turno con sus improvisaciones. A partir de aquí, para qué servirán tantas asambleas o congresos litúrgicos, cartas pastorales, advertencias, si en este país ninguno hace ni puñ...caso de lo que instruyen sus pastores. esos auxilares del obispo, o religiosos ordenados (los peores) lo único que hacen es confundir al Pueblo de Dios. Ahí no entra el Magisterio de la Iglesia porque se ríen de él.

      Lo siento, pero es la realidad, cruda y viva. Recemos para que haya sacerdotes santos, que también los hay. porque tenemos los laicos la esperanza de que se recupere la auténtica liturgia, y el Pueblo de Dios tenga buenos guías, y no herejes, ni sabiondos, que ni ellos mismos saben por dónde van. les sobra mucha soberbia.

      Eso si, se han pasado unos días de fábula, alguno habrá tenido alguna gastroenteritis.

      Los laicos también tenemos derechos.

      Eliminar
    2. Anónimo 22:28

      Y si en el Obispado no hacen caso, despues de que nosotros hayamos objetivizado convenientemente el problema, exponerlo en el dicasterio correspondiente en el Vaticano (actualmente lo dirige Monseñor Cañizares).

      Entre nosotros no existe una policía espiritual. Pero si existe la corrección fraterna y todos estamos obligados a ella.

      ¡Y rezar porque todos somos pecadores, para que no caigamos en las tentaciones!

      Eliminar
  8. En la Constitución “Sacrosantum Concilium” del Concilio Vaticano II, cap III que se titula “Reforma de la sagrada Liturgia”, dice:

    “Solo la Jerarquía puede introducir cambios en la liturgia”.
    22.1 La reglamentación de la sagrada Liturgia es de competencia exclusiva de la autoridad eclesiástica; esta reside en la Sede Apostólica y, en la medida que determine la ley, en el Obispo.
    22.2 En virtud del poder concedido por el derecho, la reglamentación de las cuestiones litúrgicas corresponde tambien, dentro de los límites establecidos, a las competentes asambleas territoriales de Obispos de distintas clases, legitimamente constituidas.
    22.3 Por lo mismo, nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la Liturgia.

    En la Iglesia, la obra de la salvación en Cristo se realiza por la Liturgia. En la Iglesia, el pueblo de Dios es convocado. Es decir nosotros somos convocados, por la fe y el Bautismo. La liturgia, siempre se refiere a “nosotros el pueblo de Dios” y por este concepto no podemos pretender adecuar el folclore particular de la zona donde vivimos, o nuestras preferencias subjetivas, a la Liturgia. Se trata de “nosotros”, el “nosotros universal”.

    Ahora bien, si creemos que la celebración eucarística esta fuera de la reglamentación del Sacrosantum Concilium, y para ello debemos tener una buena formación litúrgica, y tenemos la obligación (que no el derecho) de practicar la corrección fraterna. Es decir, plantear al sacerdote la adecuación a normas, siempre en privado y dentro de la caridad. Si despues de varias intentonas no surtiere efecto la corrección, es de obligación comunicar las anomalías al Obispo correspondiente.


    PD: Tenemos la obligación de catequizarnos (que no el derecho) ya que cada uno (y no en grupo) tenemos que responder ante Dios. En los tiempos que corren y con Internet, hay muchísimos, muchísimos cursos. Las Diócesis tambien catequizan en este sentido. No tenemos perdón si encima nos quejamos de que no nos lo sirven en bandeja, ya que nos lo sirven en bandeja. Si seguimos echando la culpa al otro de nuestras “deficiencias” creo que estamos dentro del epígrafe que se llama “tibieza”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. laura: Cuando se hace la corrección fraterna con caridad, a ellos les da igual. Incluso informan a algunos "fieles" aobre la corrección, y luego efectúan sus guasas.

      Más graves son las manifestaciones heréticas de Sor Forcades. Sobre ellla hay un silencio absoluto, quien debe corregirla. Y pasa el tiempo, y esta "monja" herética va sembrabdo su peculiar personalismo, que a ella le encanta.

      Eliminar