jueves, 21 de noviembre de 2013

El equidistante Sistach o la infructuosa búsqueda de equilibrios

El pacte del Majestic entre CiU y PP (1996)
Ya hemos comentado en varias ocasiones lo plasta que es Enric Juliana cuando escribe sobre el catolicismo en La Vanguardia. Como decimos en catalán, cada día le gusta más “escoltar-se” (oírse a si mismo con cierto ensimismamiento). La guinda es el ir de vaticanólogo por la vida, que siempre queda bien y da un toque de saber mucho. Y más cuando sus compañeros de gremio no rascan ni una sobre el tema, con lo cual puede ir aún más de “set-ciènces” (sabelotodo). Con lo cual, cuando mete la pata, tampoco hay mucho colega de profesión que se percate.

Este pasado domingo, publicaba a doble página un artículo titulado El largo adiós de Rouco Varela. Entre los aciertos e impertinencias del artículo, me centraré en un pequeño aspecto: uno de los cuatro destacados que ha escogido Juliana (en jerga periodística se define como “destacado” a aquella frase que con un tamaño de letra superior pretende resumir lo que se va explicando en el artículo y que actúa de reclamo para incitar a la lectura de todo el texto) y que dice: “Aznar desvela las presiones que ejerció en Roma para que el sustituto del cardenal Carles no fuera catalán”. Fuerte, ¿no?

Juliana, vaticanólogo de la señorita Pepis, asegura en su artículo que “a la mesa de Francisco llegará con toda seguridad el segundo volumen de memorias de José María Aznar El compromiso del poder” [¡seguro que sí, Juliana! Porque no tiene más obligaciones].

Inmediatamente escribe Juliana: “Aznar explica las gestiones [en el mencionado libro] que efectuó su Gobierno en Roma -la embajada de la Santa Sede la ocupaba en aquel entonces Carlos Abella- para impedir que el sucesor de Carles fuera catalán”. O sea que Juliana repite por segunda vez esta afirmación de que Aznar NO quería un catalán.

Pero es que a continuación, el mismo Juliana, para demostrar lo que acaba de decir, reproduce textualmente las palabras que usa el propio Aznar en su libro El compromiso del poder.

Dice Aznar: “Mi Gobierno insistió a la Santa Sede en el error de ceder a la presión de las diócesis catalanas para nombrar a un sustituto de perfil nacionalista y en la conveniencia de atenerse al principio de universalidad que hacía posible y recomendable un nombramiento diferente, como ocurría en otros lugares del mundo”.   

Sólo el análisis de esta frase de las memorias de Aznar daría para una clase de doctorado.


En primer lugar está el tema de quién es Aznar para entrometerse en temas eclesiales como lo es el nombramiento de un obispo. ¿Estamos aún en tiempos del regalismo o de las ternas? Después se habla de que si la Iglesia se mete en política…

En segundo lugar, Aznar usa el argumento del universalismo de la Iglesia para intentar vetar una candidatura nacionalista como si Roma fuera imbécil. ¿Qué diría Aznar si Roma nombrara un francés para obispo de Madrid?

En tercer lugar, Aznar utilizó el mismo modus operandi que ya utilizó Miguel Primo de Rivera durante su dictadura. Que es el mismo, pero para el objetivo contrario, del Jordi Pujol que viajaba a Roma para pedir obispos “atentos a la realidad de Cataluña”, lo que traducido al román paladino significa obispos nacionalistas catalanes.

Es curioso cómo Aznar utiliza el argumento de la “universalidad” del catolicismo, y Pujol el de la “inculturación” (éste también 100% católico) para pedir que el obispo de Barcelona sea “no nacionalista”, en el caso de Aznar, y “no españolista = nacionalista catalán” en el caso de Pujol. Es decir ambos utilizan argumentos 100% católicos para buscar candidatos episcopales palmeros de sus opciones políticas. Todo más viejo que el ajo.

Y como éramos pocos, parió la abuela Juliana. El periodista con vocación de actor político, fue el responsable de dar el premio Conde de Barcelona, de La Vanguardia, a Bertone. Una operación diplomática “de altos vuelos” para atraerse la voluntad del exsecretario de Estado. Una operación montada para dar una apariencia de normalidad eclesial ante Roma, no fuera que a ésta se le ocurriera meter mano y nombrar obispos menos timoratos que, defendiendo lo que cree la Iglesia Católica, incomodaran a CiU. Y ya no hablamos sólo de la variable nacional, pues Cataluña debe ser el único país en el mundo católico donde nadie recuerda en nuestro actual periodo democrático de Generalitat restaurada, ni un solo estirón de orejas de un obispo a un político con mando, por alguna medida contraria a la Familia o a la Vida, a la libertad religiosa etc...

Sistach recibiendo de Mas la medalla de Oro
que él primero pidió a la Generalitat
Pero volviendo al tema principal. Como se puede ver del propio texto del libro, Aznar no habla de bloquear el acceso de un candidato “catalán” a la cátedra de Barcelona. Habla de bloquear un “perfil nacionalista”. Entonces la pregunta es: ¿por qué en dos ocasiones, en el destacado del artículo y en el propio texto, Juliana afirma que Aznar actuó para impedir que el sucesor de Carles fuera “catalán”? Llegados a este punto, o Juliana manipula creyendo que sus lectores son tontos, o lisa y llanamente está identificando el ser nacionalista y el ser catalán; lo cual ya es peligroso y lo dice uno que es nacionalista y catalán, pues en Cataluña hay mucha diversidad incluso dentro del mismo campo del nacionalismo (federalistas, confederalistas, independentistas…) el cual asimismo no absorbe todo el conjunto de la población.

De todo este juego de influencias políticas que se neutralizaron unas con las otras, sí que sabemos lo que salió: el n.s.b.a. Sistach, arzobispo de Barcelona. Sistach no sólo fue una solución de compromiso entre fuerzas “progres” y “carcas” intraeclesiales. Fue también el fruto de la incapacidad de la nunciatura y de alguna congregación romana para superar el plano político de lo que stricto sensu tendría que haber sido una cuestión pastoral.

21 comentarios:

  1. Sr. Quinto Sertorius Crescens, agradecido por su artículo de esta semana.

    No parece que estemos en democracia. ¿Verdad?. Dejamos atrás la "dictadura de Franco" , aquella obligada por las circunstancias.

    Ahora estamos sometidoa a una dictadura que las urnas nos obligan a aceptar, aunque no estemos de acuerdo.

    No tenemos bastantes problemas en Cataluña, no solo Barcelona, con las dos Iglesias que parece que tengamos. Una fiel a Cristo y al Magisterio de la Iglesia y otra que ya no se si parece una ONG piadosa, como dice nuestro Papa Francisco.

    Quizá será más respetado por el nacionalismo catalán si la Santa Sede, se fija en el Obispo de Perpinyà, ¿Podría ser una solución al "problema"

    Es curioso que mientras a Madrid puede tener un Obispo gallego, Barcelona, no. Ha de ser catalán. No importa que un hombre de oración y capaz de gobernar. Necesitamos un Obispo santo.

    ResponderEliminar
  2. “El Govern [de Mas] mantiene contactos en Roma para dar un relevo catalanista a Sistach” (La Vanguardia, 28.4.13)

    "La vicepresidenta Joana Ortega se entrevistó con catalanes bien posicionados de órdenes religiosas como los jesuitas en la capital italiana"

    Adolfo Nicolás Pachón, SJ, General jesuita, y Lluís Magriñà, SJ, Provincial de Cataluña, tienen muchos problemas dentro de su propia congregación, como los jesuitas de espiritualidad no católica de Manresa, del hata-yoga, role-playing, del mindfulness, eneagrama, Qi Gong, autoestima, mantra, vegetarianismo, yoga, posturismo, respiracionismo... Francisco I tiene un verdadero conflicto a muerte espiritual dentro de los suyos, que ya no son sus suyos sino los muy suyos.

    El crédito y el prestigio de los jesuitas, almenos los "nostrats", tiene cierto parecido con una hoja de otoño reposando en el humus.

    Los jesuitas catalanes tienen tres puntos de conflicto con el catolicismo:

    1. Teología: el Centro Borja de Sant Cugat del Instituto de Teología Fundamental (teología heterodoxa y liberacionista)

    2. Espiritualidad: la Cova de Sant Ignasi de Manresa (espiritualidad no católica: una cueva de ladrones espirituales, almenos de la auténtica fe católica)

    3. Liturgia: su Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de Caspe de Barcelona (autointintado de pan eucarístico por el fiel en el cáliz)


    - ¿Los jesuitas catalanes son católicos? No, si nos atenemos a la realidad de las cosas, objetivamente deberían de llamarse los nuevaeritas o la Compañía de la Nueva Era, otra iglesia separada y aislada de la fe católica pero que se disfraza de católica:

    www.covamanresa.cat/docs/Activitats_Castella.pdf
    escolaignasianaenneagrama.wordpress.com/

    - "Jesús, portador del agua viva", o como reírse de los documentos vaticanos durante más de diez años (el jesuita Ochs introdujo el eneagrama a los jesuitas en Chicago el 1972, pero Mitch Pacwa y David Toolan son dos jesuitas que en dicho documento prueban el carácter anticatólico de la Nueva Era: basura demoníaca; la guerra, dentro de la Compañía a nivel mundial):

    www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/interelg/documents/rc_pc_interelg_doc_20030203_new-age_sp.html
    www.jesuites.net/sites/default/files/2013-2014_programa_casal_loiola_1t_6.pdf

    - Lo transreligioso intercultural mola para los jesuitas:

    www.jesuites.net/centreborja/itf_programacio.pdf

    ResponderEliminar
  3. El nombramiento de Sistach para Barcelona fue fruto del mangoneo del cardenal Cañizares, a la sazón primado de España, que siempre ha sido muy amigo suyo. Rouco quería a Ureña pero Cañizares bloqueó ese nombramiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien por Cañizares pues, porque ureña se ve que no sirve para nada. Los zaragozanos están de él hasta ...

      Eliminar
  4. Sr Quinto Sertorius:

    Me cuesta creer en lo que dice sobre que es usted nacionalista.

    Y lo digo porque no encuentro ninguna forma de compaginar nacionalismo y cristianismo.
    Entiendo que hay una cosa, el patriotismo, que puede ser buena cuando se entiende como amor a tu tierra y solidaridad con los que comparten tu origen. Simplemente has nacido en un sitio y creas un lazo con los otros que están en el mismo barco: ese sitio o patria ya te ha venido dado, por lo que tú no segregas a nadie. No vas contra nadie. Ni siquiera contra los de las otras patrias.
    En cambio el nacionalismo es intrínsecamente perverso: El nacionalismo es la diferenciación de tu tribu frente a las vecinas. Busquedas de identidades nacionales, de hechos diferenciales. El nacionalismo es exclusivamente CONTRA otros.
    Para ser "patriota" español (y no estoy diciendo que no haya nacionalistas españoles), a un individuo de Tarragona le basta con sentirse tan solidario con uno de Cuenca como con uno de Barcelona. Para ser nacionalista catalán (y no estoy diciendo que no haya patriotas catalanes), ese mismo individuo debe solidarizarse con el de Barcelona FRENTE al de Cuenca.
    Sólo una de las cosas es cristiana. la otra no lo es.
    Es verdad que el nacionalismo siempre se disfraza de patriotismo mediante la simple ecuación: si amas a unos debes estar dispuesto a defenderlos frente a los ataques de los demás (por eso los nacionalistas tienen tantos "enemigos"). Que esa falsa ecuación funcione con personas normales es bastante lógico. Con cristianos no debería ocurrir nunca.
    por eso no me creo, señor Sertorius, que se usted nacionalista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Magisterio de la Iglesia que yo sepa nunca ha condenado el nacionalismo -y sinó miremos a la católica Polonia intentando desembarazarse del dominio soviético-, lo que sí ha hecho ha sido alertar de los peligros y contradicciones con la moral cristiana del "nacionalismo exacerbado".

      Y el que esto escribe sí se declara netamente como no nacionalista en relación a cualquier nación, término ambiguo donde los haya y propio de otros tiempos.

      Eliminar
    2. ¿Tambien se cree Usted incorpóreo no sujeto a tiempo ni a circunstancia?

      Eliminar
    3. ¿Desde cuándo lo de Polonia era un caso de nacionalismo?

      Ya le he dicho que es muy fácil pasar del patriotismo al nacionalismo mediante la "agresión exterior". Basta con decir que el caso de Polonia con los tanques rusos es lo mismo que Felipe V en 1714 y ya está. Por eso el nacionalismo jamás explicará por qué ambos hechos son lo mismo. Nunca admitirá un debate. Sólo se dirigirá al sentimiento y al odio, que todo lo ciega.
      Que la gente normal caiga en esto es comprensible. Que sacerdotes formados no sean capaces de ver una de las trampas más viejas de la historia de la humanidad, no tanto. Más que nada, porque en cierto palacio de Jerusalén, alguien lo usó contra un inocente mientras el procurador romano intentaba razonar, ¿recuerdan? Aquello también era un "sentiment" "Crucifícale, crucifícale"

      Eliminar
    4. Yo sí me atrevo a llamarlo nacionalismo, un nacionalismo que contaba con el catolicismo como su principal seña de identidad. Esa línea que usted ha dibujado entre nacionalismo y patriotismo es arbitraria y subjetiva.

      ¿O es que el patriotismo británico no se construye a lo largo de los siglos en oposición a Roma y a lo latino? Incluso en nuestros días el buen británico es aquel que ve con malos ojos ceder cualquier porción de soberanía a Europa y, a la propia Europa.

      No hay patriotismos buenos y malos. Llámele patrotismo o nacionalismo, pero todos ellos se construyen en oposción al enemigo exterior o incluso al interior infiltrado, léase judeofobia y otras xenofobias.

      El único patriotismo útil para un cristiano es el relativo al Reino de los cielos, o a la Iglesia peregrina aquí en el mundo. Estamos en esta vida de paso, las fronteras se van transformando, las lenguas y las identidades "nacionales" también.

      Tanto patrotismo como nacionalismo son sentimentales, subjetivos. Nuestra solidaridad ha de ser con toda la familia humana y con los hermanos en la fe. Es mi modo de verlo.

      A mí personalmente me sabe mal hacer descender la teología hasta niveles tan mundanos. La entiendo como un instrumento para elevar nuestro espíritu, nuestra mirada al Cielo y a las alegrías eternas.

      Y con esto creo que también contesto a la impertinencia del de las 18.39. Sí, soy corpóreo, sujeto a la corrupción de este cuerpo de pecado y de muerte. En vez de recrearme en las penas inherentes a este valle de lágrimas, siempre trato de elevar mi espíritu, aunque no sea nada fácil.

      Eliminar
    5. "No hay patriotismos buenos y malos. Llámele patrotismo o nacionalismo, pero todos ellos se construyen en oposción al enemigo exterior o incluso al interior infiltrado, léase judeofobia y otras xenofobias. "

      Ese es el argumento nacionalista y es mentira. ¿Quiere ejemplos? Si va usted a La Habana verá dos edificios emblemáticos: la casa gallega y la casa asturiana, ahora gubernamentales. Los construyeron emigrantes españoles que nuca dejaron de amar ni a España ni a su patria chica, Galicia o asturias. ¿me quiere decir ese amor a Galicia o Asturias de dónde sale? ¿del odio a quién? De ningún odio. Nace de la añoranza, del amor a las familias dejadas atrás, de los recuerdos de la niñez. Nace de la identificación con un lugar y unas gentes, no del odio a ningún enemigo externo.
      El patriotismo británico no se ha construido en el odio a Roma ni a lo latino. Ese "odio al resto de europa" es más chulería de imperio venido a menos que otra cosa.
      Patriotismo y nacionalismo son sentimentales, es verdad, pero el uno no tiene problemas para responder al análisis racional y el otro sí. Y no es lo mismo, como no son lo mismo la amistad y el odio, que son las bases de uno y otro.
      Y yo sí creo que los sacerdotes tienen la obligación de bajar a estos niveles. porque estos niveles producen millones de víctimas, tanto físicas como espirituales.

      Eliminar
  5. Tampoco hacía falta llamar "plasta" al Sr. juliana, ni "vaticanólogo de la Srta. Pepis", hombre, Quinto! a usted no le gustaría que nadie diga que es un plasta, verdad? Pues no haga a los demás lo que no quiere que le hagfan a usted. O sea, ofender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo describe al Sr Juliana. De los argumentos esbozados se ve porque es plasta y pesudovaticanólogo.

      Eliminar
    2. Un vaticanólogo que habla con el Papa cada día23 de noviembre de 2013, 16:05

      "Solo describe al Sr Juliana. De los argumentos esbozados se ve porque es plasta y pesudovaticanólogo."

      No, es pseudosesudovaticanólogo.

      Eliminar
  6. Quienes nombraron o influenciaron para nombrar a Sistach como arzobispo de Barcelona, conocían que por sus capacidades, Sistach sólo sabía hacer una cosa: mantener el statu quo entre tendencias eclesiales con mano de hierro (cada uno en su lecho y nicho bajo amenaza de ser fulminado por el rayo de Zeus tonante).

    Obviamente, el resultado de tal disparate espiritual, teológico y pastoral en una diócesis tan enferma como Barcelona (consensuado, asumido y aceptado por el Vaticano), con el tiempo sólo la ha conducido hacia la consecuencia más lógica: ir hundiéndola.

    El 15 de junio de 2004 fue nombrado por Juan Pablo II como Arzobispo Metropolitano de Barcelona en sustitución del cardenal Ricard Maria Carles, y el mismo día se nombró como Arzobispo Metropolitano de Tarragona a Jaume Pujol Balcells, a la vez que se dividió la macrodiócesis de Barcelona en dos diócesis sufragáneas, Tarrasa y San Feliú. Un día ajetreado.

    Juan Pablo II murió el 2 de abril del 2005, menos de un año después, al cabo de una enfermedad degenerativa, por lo que las decisiones seguramente estuvieron influenciadas por el entorno cardenalicio y nunciatario de la época, proclive al conchabeo y pasteleo:

    “Sistach no sólo fue una solución de compromiso entre fuerzas “progres” y “carcas” intraeclesiales. Fue también el fruto de la incapacidad de la nunciatura y de alguna congregación romana para superar el plano político de lo que stricto sensu tendría que haber sido una cuestión pastoral.”

    Las circunstancias y el entorno de la época son esenciales: el triunfo del Tripartito (Pacto del Tinell, 14 de diciembre del 2003) y de Zapatero (14 marzo 2004), después de las tres grandes campañas progolpistas de las izquierdas y los nacionalistas: Prestige 2002, Iraq 2003 y atentados del 11-M, junto con el intento de izquierdistas y nacionalistas de abrir una segunda transición: el nuevo Estatuto de Cataluña (2006) serviría como palanca para una reforma constitucional o proceso constituyente. El papa, muriéndose; España, en revolución; y el nuncio y los cardenales, muertos de miedo.

    ResponderEliminar
  7. Desde el mundo de Yupi en Bambilandia22 de noviembre de 2013, 15:59

    José María Gil Tamayo, el nuevo secretario general de la Conferencia Episcopal Española, ha dicho una serie de declaraciones que desearía comentar.

    1. La Iglesia tiene que ser la voz de los pobres y de los excluidos. Supongo que se referirá a los primeros excluidos objeto de preferente protección por la Iglesia, los niños no nacidos, los sin voz ni defensa, excluidos de los derechos que gozan los niños sí nacidos.

    2. Ofrecemos nuestras propias convicciones con simpatía y alegría. Supongo que “convicciones” se entenderá como la seguridad y certeza que tiene la Iglesia de la verdad o certeza de fe y moral, es decir, que tiene la Verdad de ley divina y de ley natural, ambas coincidentes, y que pueden ser conocidas por cualquier tipo de persona, creyente o no.

    Algunas de estas “convicciones” son prohibitivas-sancionadoras, o sea, pecado-condenación (no fornicarás, no abortarás, no cometerás actos homosexuales) y necesitan de medidas de gracia santificadora (confesión, comunión, oración, sufrir la cruz), y estoy interesado y curioseado en ver cómo lo transmite con alegría y simpatía.

    3. No vamos a ser profetas de calamidades, sobre todo cuando hay tanta gente que está sufriendo.

    En Madrid y otros lugares de España tienen predicamento diversas apariciones y revelaciones privadas: Ezquioga, Umbe, Garabandal, El Escorial, Codorera, Pedrera, Gibraleón, Medjugorje, Fátima, Lourdes, La Salette, Akita, Dozulé, Padre Pío y Padre Gobbi y otras más españolas. Todas ellas tienen en común el profetizar que, hoy en día, estamos en los últimos tiempos (el fin de una generación o manera de pensar).

    En efecto, en primer lugar, está el pecado en el exterior, en el mundo: en España llevamos casi 1.500.000 abortos y otros tantos de divorcios (en Cataluña, 500.000 abortos y embriones congelados, y en el mundo, unos 400 millones como mínimo en 10 años), sin tener en cuenta otras sociocatástrofes (homosexualidad, sexodiversidad, crisis económica, pobreza de todo tipo, corrupción política y económica, delincuencia).

    En segundo lugar, está el pecado en el interior de la Iglesia: asumir el yoga, el zen, la espiritualidad oriental y las nuevas falsas espiritualidades de la Nueva Era, el negar la existencia del pecado, el demonio, la posesión, el infierno y la condenación, no practicar las devociones y los dones y carismas, no confesar, celebrar la misa con abusos, protestantizar la teología, politizar la religión, no denunciar el mal del mundo.

    Hay dos tipos de falsos profetas: los que se inventan profecías de castigos con fecha cierta (el fin del mundo para el 2 de enero) y el profeta de la prosperidad (Dios nos ama, pequemos que siempre seremos perdonados).

    Parece extraño que José María Gil Tamayo no vea como Dios castiga a las naciones (la nación es castigada en la Tierra porque no puede ser castigada en el más allá) y envía revelaciones proféticas postbíblicas a sus instrumentos para que, como Jonás con Nínive, la gente tenga la oportunidad de conocer las consecuencias espirituales y mundiales de sus actos y tenga ocasión de convertirse y arrepentirse antes del castigo divino.

    Cataluña es la región española donde más evidente se ve el castigo de Dios en forma de Espada de División social, y eso por culpa de su violación grave, progresiva y continuada contra los mandamientos de la Ley de Dios, y que son principalmente dos:

    1. La disgregación de la unidad civil por el proceso independentista

    2. La destrucción de la cohesión social por el avance de la pobreza: niños sin comer, pobreza energética, emigración económica, paro de larga duración, alto nivel de impagados, cierre de empresas y pérdida de profesionales, alto nivel de fracaso escolar, caída de cotizantes a la Seguridad Social y de ingresos fiscales, impagos a la dependencia y a las farmacias

    Aunque habrá que ver sus declaraciones en el futuro, éstas tres parecen indicar que desconoce ni en qué lugar, ni en qué tiempo, ni con qué tipo de pueblo y gobierno está viviendo. ¿Gil Tamayo? En ZP-Bambilandia

    ResponderEliminar
  8. Cómo que no encuentra manera de compaginar nacionalismo y cristianismo? Donde estuvo ( a menos que naciera después de 1975, en cuyo caso hay que estudiar la historia del nacionalcatolicismo español) del 36 hasta la muerte de Paco? Ya es hora de entender que cualquier nacionalismo -y su definición es exacta- va en detrimento de otras tribus- Qué le hace pensar que lo que hoy llamamos España no nació así? Por ende, no hay nacionalismo bueno, es intrínsecamente perverso. De dos y cuatro barras y de todas las esvásticas que metan en cualquier trapo. Dónde está la patria de Jesús? Por qué carallo en esta web sólo aparecen comentarios diciendo que España es patria -por tanto, buena y decente- y quieren vender su mercancía tan reprobable como los del invento catalán? Convertíos ya al Evangelio, que el fin está cerca...!

    ResponderEliminar
  9. ¡Nos espia el CESICAT!

    http://www.elmundo.es/tecnologia/2013/11/04/527761dc0ab74025538b4578.html

    ResponderEliminar
  10. Estoy recordando ahora la que se armó en 1966, cuando fué nombrado obispo de Barcelona Don Marcelo,González Martín que más tarde sería primado de España, Se llenaron las paredes de pintadas que decía "volem bisbes catalans" (queremos obispos catalanes). TVE ofreció un extenso informativo sobre los obispos catalanes que había por las diferentes provincias españolas, lo que era un ejemplo de catolicidad = universalidad frente al aldeanismo de los secuaces de la Lliga Espiritual que estaban detrás del enredo. La cosa acabó como acabó. Los obispos siguientes fueron catalanes y ... hasta ahora. La Federació de Cristians de Catalunya, con su boletín Radar social, sazona el ambiente de catalanismo secesionista. En dicho boletín colaboran el párroco de Ntra Sra de Belén Joan Costa Bou, consiliario de FCC, y Antoni M Oriol, escudriñador de la doctrina pontificia para ver cómo encaja la situación de Cataluña con la de las colonias, paises absorbidos por imperios o cualquier otra cosa rara... No se esfuerza mucho el reverendo, porque siempre acaba en conclusiones facilonas y sectarias. El boletín de marras hace a sus lectores una solemne comunicación: que la FCC se ha adherido al llamado dret a decidir. Bueno, todo está claro. Estos reverendos señores han pasado la línea y (marginando a la mitad de su feligresía, más o menos, que desea seguir siendo española, según la Ley vigente) han apostado por el método transgresor y delictivo. El conflicto planteado hace poco más de un año por Artur Mas está llegando demasiado lejos. Y la església catalana ha dejado de lado su papel evangélico y pastoral; a ver cómo se soluciona todo ahora y cómo se cierran las heridas que se han abierto innecesariamente en nuestra sociedad. ¡Que la Divina Providencia nos ilumine a todos!.
    José de La Roda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La Federació de Cristians de Catalunya, con su boletín Radar Social"

      He leido esta publicación, y parece de un nacionalismo fundamentalista y radical, cosa que Barraycoa les diría: es en la Hispanidad donde se desarrolla la catalanidad.

      mitesimentides.wordpress.com/2013/11/17/1387/

      Eliminar
  11. En su edición de ayer, EL MUNDO de la Tarde recoge el apasionado alegato de Mario Vargas Llosa contra el nacionalismo, al que calificó de 'aberración histórica'.

    http://www.elmundo.es/television/2013/11/21/528e432963fd3d99418b4583.html

    ResponderEliminar
  12. Por razones de trabajo he estado dos días en el Ampurdán sin acceso a Internet y, por ende, sin leer Germinans. No perdí el tiempo, pues entre las tareas se contaba la lectura de Mind, Brain, and Free Will, de Richard Swinburne, uno de los pensadores, en mi opinión, más sólidos de lo que pudiéramos llamar filosofía cristiana. nada que ver con lo que se vende o se pondera en la Calle Diputación.

    Vuelvo al tajo y me encuentro con la fotografía vergonzante de Sistach. Sobándole las manos a Mas. Si antes se arrastró como un caracol pidiendo una condecoración, luego le acaricia las manos. Con la cabeza ladeada, humillada.

    Repugnante.

    ResponderEliminar