jueves, 17 de octubre de 2013

La Razón se construye sobre la Fe

Está de moda el pensamiento blandiblup, que en cosmogonía -el origen del cosmos- es el pensamiento big-bang; y en biología, el pensamiento mono, también llamado evolucionista. En ambos casos se trata, como no podía ser de otro modo, de pensamiento único. Es que un pensamiento más sólido y filosóficamente riguroso, que vaya más allá del tic-tac, del big-bang y del cu-cut, haría estallar la tenue cerebridad moderna. Entre la causalidad y la casualidad, la supertecnificada modernidad ha optado por esta última. ¡Es lo que priva! La causalidad tiene tantos pliegues, que no cabe en cerebros tan lisos.

La filosofía de siempre, en cambio, se abonó tercamente al “no hay reloj sin relojero”: a la hora de ir retrocediendo hasta llegar a la causa primera del Universo, la fuerza de la razón (nuestra única herramienta para asentar conocimiento) les empujaba con un vigor irresistible hacia un Creador (mayúsculo por supuesto). Hipotético también, claro está, jamás probado por tanto. Pero lógicamente necesario, es decir en el plano de la lógica, que es nuestra maquinaria de pensar. Es que a estos serios pensadores, a la hora de elegir entre el Relojero (jamás visto, pero obviamente intuido) y la casualidad formando cada una de las ruedas dentadas del reloj y ensamblándolas de manera que encajasen los dientes de una rueda con los de la otra y haciendo que funcionase todo él a la perfección dando constantemente la hora exacta; a estos pensadores, a la hora de elegir entre una u otra solución, les hubiese parecido una solemne estupidez decantarse por la casualidad. Pero ya ven, es la modernidad y el progreso lo que nos empuja a las sofisticaciones de la casualidad. Es esta misma forma “líquida” de pensar, la que intenta convencernos de que entre el sexo con que se nace y el sexo que se hace con artificio, lo único sensato y razonable es optar por este último.
 
Indicada la existencia de este escollo epistemológico, es fácil comprender que algunos no estemos dispuestos a estrellar contra él, nuestro débil cascarón y hacerlo naufragar. Quede claro por tanto, que si todo saber y toda ciencia es una sólida concatenación de causalidades (puesto que otra cosa no puede ser), no se nos puede tachar de aberrantes, ilusos o insensatos a los que reivindicamos la misma tecnología discursiva  para la Causa Primera que para las demás causas. ¿O pondremos acaso la casualidad como clave del arco de toda la edificación de las causalidades con que se ha construido toda ciencia y todo saber?

Una observación epistemológica más: lo que llamamos “ciencia” está formado en su inmensa mayor parte por modelos de ficción sustentados en hipótesis, que se consideran válidos (es decir “científicos”), mientras funcionan. Y sólo una ínfima minoría de los conocimientos que se consideran y se llaman “científicos” son resultado de la aplicación de la metodología científica hasta su límite. Así la estructura del átomo, así la naturaleza de la luz, así la naturaleza del agua, así el virus del sida. Son dibujos a los que se eleva a la categoría de ciencia mientras “oficialmente” funcionan; porque como el cadáver del Cid, multitud de teorías muertas ya y putrefactas desde decenios, siguen ganando batallas y acumulando condecoraciones en el mundo de la ciencia. 

En el plano puramente epistemológico, a la “idea” de Dios le corresponde ser uno de esos modelos de ficción con los que suele la ciencia mantener en forma funcional el descomunal edificio del saber. Lo dice claramente Kant. Es una hipótesis de trabajo absolutamente necesaria para la ciencia, que quiere tenerlo todo explicado aunque sea provisionalmente (casi todo el edificio de la ciencia es provisional, por lo que decía antes). Y sin embargo, por huir hasta de la simple mención de Dios (ni que sea como ente puramente metafísico), a la hora de explicar el origen del universo se incurre en el absurdo de colocar la casualidad como hipótesis de trabajo ¡científica! ¿No se dan cuenta de que si vale esa explicación para la causa primera, vale absolutamente para todo? Y entonces, ¿qué ciencia es ésa? Y todo por el empecinamiento de no colocar a Dios ¡ni siquiera en hipótesis! en la ineludible explicación del “llegar a ser”.

Digo, pues, que para explicar el mundo tal como lo estamos explicando, como una concatenación de causalidades, es aberrante poner a la pura casualidad como primer eslabón de la larga cadena de causalidades en vez de poner como hipótesis coherente con los sucesivos eslabones, un Primer Causante al que, siendo hipotético, habrá que asignarle también unas características hipotéticas. Es a lo que se han dedicado todas las filosofías integrales. A la disciplina que desde la filosofía intentaba definir la naturaleza de ese hipotético Dios, la escolástica la llamó “teodicea”.

En el frente religioso en cambio, Dios no es una hipótesis sino una realidad vivida y por tanto incuestionada. La religión llega a Dios por un camino absolutamente distinto del filosófico: tanto, que uno de los mayores empeños de algunas corrientes filosóficas, en especial las más modernas, ha sido quitarle el nombre de Dios a esa Causa Primera de todo el sucesivo encadenamiento de causas: no querían contaminar a su Dios filosófico con el Dios de la religión. Por eso, apuntándose a la corriente panteísta tantas veces ensayada en filosofía (nada nuevo bajo el sol), las religiones de nuevo cuño prefieren llamar a Dios “El Universo”: le asignan los atributos de Dios e incluso se encomiendan a él. ¡Lo que hay que ver y oír!

Tan evidente ha sido desde siempre esa discordia entre estos dos conceptos de Dios, que el cristianismo en sus mismos inicios hizo en esfuerzo colosal por fusionar la idea del Dios de los filósofos, el Dios vivo de Israel y el Verbo de Dios hecho Hombre, integrándolos en uno solo: ahí está el glorioso inicio del Evangelio de San Juan: En el principio era el Verbo… todo se hizo por Él… y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros…” En este apoteósico arranque del por muchos motivos impresionante Evangelio de San Juan, quedan maravillosamente armonizados el Dios de los Filósofos, el Dios de Israel y el Dios-Entre-Nosotros (Emmanuel). Tan impresionada estuvo la Iglesia de esta maravilla, que durante siglos recitó todos los días este inicio del Evangelio de San Juan al final de la misa.

Y ante esto, ¿qué hace la “ciencia” moderna, ya sin filosofía siquiera? Pues para evitar la tentación de que el Dios filosófico conceptual le abra paso al Dios religioso, niega a uno y a otro, poniendo en la peor crisis de la historia al pensamiento humano (ése que en nuestra civilización inventaron los griegos). Y así nos luce hoy el pensamiento.

Por cierto, ¿sabe usted lo que es un postulado? Es ni más ni menos que la petición de un acto de fe en el científico. “Mira, yo esto me lo invento; pero cree en mí, que ya verás la de cosas útiles y por tanto verdaderas que haré derivar de esta “verdad” que me he inventado”. Y ya ve usted, la inmensa mayor parte de la ciencia se sustenta en postulados, es decir en la fe. Y en eso estamos, reivindicando y promocionando la fe en la ciencia. En casi todas las filosofías, fue un postulado inamovible el de Dios como Causa Primera de todo lo que existe. Pues ya ve, hoy trabajamos sobre el postulado del curioso invento del Big-Bang, es decir de la casualidad indefinida, como causa primera de todo. Y por supuesto no se nos vende (sobre todo en las escuelas) como postulado, sino como verdad de fe científica inamovible. 

Los caminos por los que llega el alma a Dios, no son los mismos que los que recorre el entendimiento. De hecho, se parecen mucho más a los que ha recorrido la humanidad en su conjunto: son caminos de fe. Es que mire usted, hay tres potencias del alma capaces de operar grandes milagros: una de ellas es el entendimiento o razón; otra es el amor; y otra más es la fe. ¿Cuál de las tres es más potente? Solemos hablar poco de la fuerza de la fe (es que a algunos no les conviene promocionarla); pero es aquella de la que se dice que es capaz de mover montañas: tanto en el plano individual, como en el colectivo. ¿Y quién ha ostentado durante milenios el monopolio de la fe (y el del amor, claro está)? La religión. Por eso los enemigos de Dios y de la religión han decidido que para acabar con ésta, conviene acabar con la fe y con el amor; y de paso, ya de puestos, también con la razón, tan peligrosa para ellos como la fe. 

Custodio Ballester Bielsa, pbro. 
www.sacerdotesporlavida.es

18 comentarios:

  1. Mn. Custodio, le felicito por su articulo de hoy.

    EL SER HUMANO, SER RELIGIOSO POR NATURALEZA

    | os seres humanos somos naturalmente religiosos por el simple hecho de que siempre estamos en búsqueda racional de las explicaciones respecto a la naturaleza, universo y creación de los seres vivos, existe en nuestras mentes y conocimientos una cierta conciencia de origen, así como la de nuestro destino final.

    Esto no es nuevo ya que desde civilizaciones antiguas las personas sienten la inquietud de tener a un dios o alguna divinidad o ser supremo, a quien puedan rendir culto y a quien puedan tomar sentido a sus vidas.

    El hombre puede partir ya sea de un creador o de la ciencia y generación espontánea; sin embargo desde mi punto de vista creo que la respuesta más clara es un creador, en el caso de los católicos… Dios; esto está comprobado en la palabra de Dios, escrita en la Sagrada Biblia, la cual fue escrita por los discípulos elegidos por Jesucristo y por la revelación en la cual se da a conocer la verdad comunicada por Dios, a través de medios que se encuentran más allá del comportamiento ordinario de la naturaleza.

    Es tanta la grandeza de Dios que al hombre no le es posible entenderla, es por eso que busca la manera de alabarlo, adorarlo y comprenderlo. Dios por su parte intenta mandar señales o revelar la verdad por medio de las revelacions.

    La religión como tal es parte de la cultura de los pueblos, ya que estos mismos elementos se encuentran unidos, algunos ejemplos son: la arquitectura, la música, el arte, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sr. Trenchs. Le felicito por el comentario de hoy!

      Eliminar
  2. “Por eso los enemigos de Dios y de la religión han decidido que para acabar con ésta, conviene acabar con la fe y con el amor”

    1. En La Vanguardia de este 17 se publica una noticia titulada “Preocupa el analfabetismo religioso de los estudiantes”.

    El “Consell Assessor de la Diversitat Religiosa”, presidido por Torralba y con el monje montserratino Lluís Duch como miembro del mismo, que ha publicado el Estudio “Diversitat religiosa en les societats obertes”.

    www20.gencat.cat/docs/governacio/multimedia/imatges/Informe_Diversitat_Religiosa.pdf

    Torralba dice que el Estado Español no ha pedido perdón por la ejecución del presidente Companys el 1940. Tampoco se ha pedido perdón por el asesinato del presidente de la Generalidad coronel Jiménez Arenas, el primer presidente-mártir muerto en Barcelona el 1936, que la misma Generalidad no lo reconoce ni como tal (presidente) ni como cual (asesinado).

    Dice que si la Iglesia pide perdón pública entonces QUIZÁS HABRÍA una nueva mirada oficial sobre el pasado. Da la sensación de ser una frase perdonavidas: “Tú, culpable, te habla un inocente mártir: pide perdón y quizás, si quiero, te perdono la vida”.

    Acaba diciendo que la Iglesia deberá pedir perdón para tener credibilidad y para ser instrumento de paz y reconciliación. No, nunca jamás habrá ni paz ni reconciliación si primero no se cambia la versión oficial de la historiografía nacionalprogresista que divide la historia de la II República, la Guerra Civil y el franquismo en un doblete de simplicidades:

    DEMÓCRATA – DICTADURA
    VÍCTIMA – VIOLENTO

    Es decir, que toda la izquierda y los nacionalistas eran víctimas democráticas y que todo el franquismo era una dictadura violenta.

    Primero hay que reconocer la verdad histórica que los partidos de la izquierda PSOE-UGT, PCE-PSUC, POUM, USC, CNT-FAI (y las Brigadas Internacionales y el Maquis comunistas), en su momento histórico, tenían un programa político de violencia revolucionaria marxista o anarquista para imponer la dictadura del proletariado, que ERC fue un partido golpista y rebelde militar en octubre de 1934 y que todos participaron en el exterminio de católicos y de otras orientaciones durante la Guerra Civil. Mientras la Iglesia ha seguido igual, la izquierda debió renunciar al marxismo entre 1979-1989.

    Parece olvidar que la Iglesia se encontró en medio de un conflicto, vio un bando exterminador y otro protector, deliberó y juzgó que la guerra era "justa" (Carta Colectiva de 1937). La Iglesia sí participó a través de los obispos en los cargos de Procuradores designados a Cortes Españolas desde 1943, aquí sí puede plantearse qué tipo de responsabilidad hay: ¿conocían los hechos? ¿hubo omisión legislativa? ¿la sociedad de su tiempo lo habría soportado?

    2. Lluís Duch dice que la religión en la escuela no puede funcionar con carácter confesional sino como una antropología del fenómeno religioso. Eso es llevar el agua a su molino antropológico.

    Continúa diciendo que si se deja la enseñanza de la religión se tiende a la beligerancia y la contraposición. Nacionalprogresismo eclesial en estado puro: “saca la religión de las manos de los obispos, nos la das y te serviremos, ¡oh poder nuestro que estás en la Generalidad!.”

    Más que un Consejo Asesor parece un Consejo Anticatólico. La religión en las escuelas debe de ser confesional, catequético y evangelizador, y la Iglesia tiene derechos sobre materia religiosa y sobre elección de profesores (verdad y vida), porque Jesús dijo a la Iglesia “id por todo el mundo y predicad el evangelio” y porque existe el derecho constitucional a saber y conocer, y sólo la Iglesia tiene la capacidad de enseñar las verdades de fe y moral.

    Si la fe y moral contradice las leyes (aborto, homosexualidad, eutanasia), la ley divina y natural es superior a la ley humana, y el ciudadano tiene el derecho a la objeción de conciencia, de libertad de expresión, de oposición y de reforma legislativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Torralba y Duch, le agradezco su comentario.

      Usted nos dice: “Por eso los enemigos de Dios y de la religión han decidido que para acabar con ésta, conviene acabar con la fe y con el amor”.

      Sí, ciertamente eso dicen..., pero dan contra una piedra. No saben o no quieren saber que las fuerzas del infierno no prevalecerán contra
      Ella. Nuestra Iglesia Catòlica, precisamente ayer fiesta de San Ignacio de Antioquia, fue el primero llamar a los cristianos, católicos; esta fundada por Jesucristo. El mismo nos dijó que estará con nosotros hasta el fin de los tiempos. Fue su promesa y no dejará de cumplirla.

      Eliminar
    2. Josep G. Trenchs: no existe el nombre "Sr. Torralba y Duch", pues es el título de un comentario que se refiere a Torralba y a Duch, monje montserratino, y este chiringuito del “Consell Assessor de la Diversitat Religiosa”, momio creado para rellenar el currículum vitae de honores y cargos.

      El error está motivado sin duda porque no se puso "Sobre Torralba y Duch".

      Eliminar
    3. Sr. Anónimo de las 15,00

      Perdone usted mi ignorancia al respecto, pero para temas cristianos y católicos en particular, "La Vanguardia" nunca ha sido mi fuente de información.

      Buenas tardes.

      Eliminar
  3. Francesc Marc Àlvaro18 de octubre de 2013, 0:26

    “y de paso, ya de puestos, también con la razón, tan peligrosa para ellos como la fe”

    Francesc Marc Àlvaro ha publicado “Perdones públicos” en La Vanguardia del 17 de octubre. Todo perdón (caritas) requiere la verdad histórica (in veritate), y la historiografía nacionalprogresista, como la nacionalcatolicista, no revela los hechos que dan otra interpretación:

    1. La II República fue creada y destruida por la izquierda y los nacionalistas

    2. La Iglesia fue perseguida de forma programada durante toda la II República (Amato: programa político de exterminio satánico):

    a) Quema de conventos: empiezan en mayo de 1931 y se repiten en 1932, 1933, 1934 y 1936
    b) Gobierno Azaña: retirada de crucifijos escolares, fin de exenciones fiscales, disolución del Tribunal de la Rota, prohibición de procesiones. Jesuitas: disolución, confiscación de bienes. Órdenes religiosas: prohibición de enseñanza. Expulsión del cardenal Segura y de los obispos de Málaga y Vitoria
    c) Persecución católica en la Revolución de Octubre de 1934
    d) Holocausto católico en la Guerra Civil

    3. La Iglesia no promovió ni programó el golpe de Mola (17 julio 1936) y no tenía el monopolio del derecho y la fuerza pública

    4. La izquierda y los nacionalistas destruyeron la II República y luego se autodestruyeron:

    a) Cuatro revoluciones: tres anarquistas (enero 1932, enero 1933 y diciembre 1933); una a nivel nacional de la izquierda y nacionalistas: Revolución de Octubre de 1934
    b) Siete sucesos violentos: de Gilena (octubre 1931) a Aznalcóllar (marzo 1935)
    c) ERC no acepta la II República española: proclamación soberanista de Maciá el 14 de abril de 1934 (República catalana) y de Companys el 6 de octubre de 1934 (Estat català)
    d) Gobierno del Frente Popular: 170 iglesias incendiadas, 251 intentos fallidos de quema de iglesias, 269 muertos y 1.287 heridos por asesinatos políticos y choques callejeros, 133 huelgas generales y 218 parciales
    e) Magnicidio de José Calvo Sotelo (13 julio 1936)
    f) Destrucción del orden democrático-liberal y de derechos humanos proclamado por la constitución republicana
    g) Memorándum de López Irujo a Largo Caballero sobre la persecución católica (7 enero 1937)
    h) Checas: sistema organizado de centros de detención, interrogatorio, tortura y asesinato (Barcelona, Valencia y Madrid)
    i) Barcelona: primer período de terror de las patrullas y checas anarquistas, ERC, POUM y PSOE-UGT hasta mayo de 1937; segundo período de terror de las checas del SIM-NKVD hasta el fin de la guerra
    j) Dos guerras civiles entre las izquierdas: mayo 1937 (ERC-PSUC contra CNT-POUM); marzo 1939, golpe de Casado (todos contra el PSOE de Negrín y el PCE)
    i) Exilio de las izquierdas enfrentadas entre sí

    5. Revolución de Octubre 1934: preguerra civil precedente de la Guerra Civil:

    a) Participó la izquierda y nacionalistas, PSOE, UGT, PCE, CNT-FAI y ERC, para establecer un programa político revolucionario, golpista y genocida
    a) España: huelga general revolucionaria
    b) Cataluña: golpe de Estado y rebelión militar de Companys
    c) Asturias: revolución, rebelión militar, golpe de Estado y genocidio por motivo de religión, política y clase social

    6. Precisiones a Marc Àlvaro:

    a) El primer Presidente de la Generalidad que murió asesinado (1 septiembre 1936) en Barcelona por las milicias, fue el Coronel de Intendencia Francisco Jiménez Arenas, nombrado Presidente accidental por el General Batet después de la rebelión militar de Companys del Octubre 1934
    b) La II República fue defendida por el General Franco, la CEDA y los radicales en la gran crisis de la Revolución de Octubre de 1934
    c) La II República en guerra fue el primer régimen del mundo que aparentó ser continuador constitucional de iure, pero que de facto fue un régimen dictatorial, violento, violador de la democracia y los derechos humanos, genocida e integrado por una pluralidad de partidos totalitarios (marxistas y anarquistas de la dictadura del proletariado), que empezaron asesinando a católicos, derechistas y clases sociales y acabaron matándose entre sí al final de la guerra y separados en el exilio.

    ResponderEliminar
  4. José María Valderas18 de octubre de 2013, 9:01

    Con todo respeto, me parece que mosén Ballester desbarra hoy hasta lo indecible. No sólo se equivoca desde el punto de vista científico, sino también filosófico y aun teológico.

    El relojero de William Paley (Natural Theology or Evidence of the Existence and Attributes of the Deity, collected from the appearances of nature) fue sustituido, en ciencia, por Darwin con su mecanismo de la selección natural. Recientemente se ha intentado revitalizar con el argumento de la complejidad irreducible de M. Behe. Los casos que éste plantea como objeciones han sido desmontados, en buena medida, uno a uno con las pruebas de la teoría de la evolución del desarrollo (Evo-Devo).

    No sólo eso. La causalidad filosófica se fija en la regularidad de las leyes de la naturaleza. Existe un efecto porque existe una causa. Pues bien, la causa puede ser una evolución gradual o una reordenación de funciones para cumplir un nuevo cometido inédito hasta entonces.

    Desde el punto de vista telológico, la evolución no desmiente la obra creadora. Conviene recordar la distinción entre causas segundas (las criaturas y su evolución) y la causa primera, Dios.

    ResponderEliminar
  5. Un pequeño razonamiento de la existencia de Dios o de cualquier otro origen de la Causalidad (según las distintas visiones cosmológicas) que me convenció de la existencia de la existencia de ALGO MAS como explicación de un origen más allá de la "casualidad" es el típico dicho de que "más allá de esta vida no hay nada" es el hecho fácilmente comprensible de que la "NADA" por definición es eso , carente de cualquier cualidad; y si nosotros tenemos CONCIENCIA de existencia la NADA=casualidad no vale como explicación.

    ResponderEliminar
  6. En absoluto M. Ballester desbarra hasta lo absoluto.

    Una célula eucariota es el organismo vivo más complejo de los que forman parte de los seres vivos evolucionados (hongos, plantas y animales), tiene un tamaño medio de unas 20 micras (0,02mm) y presenta tal complejidad interna, estructural y funcional, que es imposible de pensar hasta que se tienen unos conocimientos básicos de biología celular. En el universo conocido, no se halla ninguna estructura de este tamaño con una complejidad parecida a la complejidad eucariótica, absolutamente nada.

    A pesar de esta evidencia, la mayoría de los biólogos piensa según el neodarwinismo, en el que la célula es el resultado de un proceso evolutivo donde el azar y la selección natural son los únicos creadores de tal hipercomplejidad: se ha generado la estructura eucariota solo a base de tiempo, suerte y con la ayuda exclusiva de las fuerzas físicas y químicas. Todo sale de la nada y del azar y todo está hecho con los mismos ladrillos: átomos y moléculas.

    Un humano adulto que una vez fue una célula diminuta, es una máquina autoensambladora compuesta por billones de componentes microscópicos. Así, el cuerpo humano:

    - tiene unos 100.000 tipos de moléculas diferentes, principalmente proteínas

    - posee unas 10^14 células

    - cada célula consta de unos 7*10^27 átomos

    Como comparativa, el número de granos de arena o de sílice en el mundo es de 10^24

    La secuencia de ADN que conforma el genoma humano contiene codificada la información necesaria para crear el conjunto de las proteínas del ser humano, fundamentales para la particular morfología y funcionalidad de cada célula.

    Pero el ADN humano sólo tiene unos 20.500 genes, insuficientes para explicar la posición de toda esta elevada cantidad de átomos y células. Esta insuficiencia se eleva a extremos indecibles cuando el ADN debería de “transportar” miles de fórmulas matemáticas, biológias, físicas y químicas, además de procesos de organización y funcionamiento (ciclo de Calvin y Krebs normal e invertido, entre otros miles).

    No obstante, la nanotecnología, la bioastronomía, la biomatemática y la estadística, entre otras, permiten falsabilizar el neodarwinismo: no existe ningún experimento, simulación o formulación que explique toda la evolución biológica, desde sus inicios hasta la hominización, con los únicos elementos del azar y la selección natural. El neodarwinismo es, pues, ciencia ficción, dado que es inverificable, irracional y arbitrario: un verdadero mito científico o cuento moderno, que intenta explicar sin el recurso a dioses y héroes, y sólo mediante el concurso de genes o animales "inteligentes", lo aún inexplicable (Benedicto XVI a Odifreddi).

    De esta manera, la estadística informa de la imposibilidad matemática que salga ningún tipo de mutación innovadora o mejoradora por simple azar ante el gran número de combinaciones necesarias;

    - la nanotecnología nos hace ver las enormes complicaciones de hacer funcionar lo más pequeño con precisión;

    - la bioastronomía quizás descubrirá que lo esencial de la vida en todo el universo funciona sólo con atmósfera, agua, carbono y ADN, lo que demostrará la existencia de un universal biológico;

    - la biomatemática, la biofísica y la bioquímica nos demuestra que el ADN y las proteínas no pueden transportar fórmulas complejas, sino que es necesario un nuevo y desconocido segundo ADN o código transgenético, muchísimo más complejo del que ahora conocemos.

    ResponderEliminar
  7. Hace ya unos dias que no me conectaba y me he leido los comentarios de lo últimos cuatro o cinco articulos, Cada vez lo que más destaca y casi es de forma generalizada, la mala educación . Por favor tomemosnos la pastillita. Cintet

    ResponderEliminar
  8. Comete usted una grave injusticia con el Big-Bang. Le explicaré un poco la historia y lo entenderá perfectamente.

    Hasta la aparición del Big-Bang la ciencia atea descansaba sobre un universo sin fin. Sin límites espaciales o temporales. Eso les permitía (mediante una falacia estadística) que cualquier cosa, por imposible que fuera, como la existencia del hombre, se convirtiera en posible gracias a un número infinito de intentos (infinitos sitemas solares)
    "Big-Bang" es un nombre despectivo que se le aplicó a una teoría formulada por un sacerdote católico por la que el universo -y con él el tiempo y el espacio- tendrían un origen definido hace trece mil millones de años y por tanto, ni el universo es infinito, ni lo son el tiempo y el espacio.La ciencia atea vió rápidamente que eso obligaba a admitir una fuerza creadora y durante mucho tiempo atacaron la teoría (ellos pusieron el nombre despectivo).
    Fue después, cuando los hechos demostraron que la teoría era correcta, que los ateos la aceptaron. El problema es que no podían admitir que hubiera un ente creador al final de la cadena y se fueron a la ciencia ficción a buscar una teoría que eliminara a Dios: los multiversos (otra vez la falacia estadística) por el que hay un lugar infinito donde brotan infinitos universos sin descanso. Según ellos, así la figura de dios no sería necesaria

    ResponderEliminar
  9. (continuación)

    Porque el hecho fundamental que nos enseña el big-bang, aprte de que hay un principio, es que es que toda esa evolución del universo está pre-programada. (¿Alguien recuerda lo de "el reino de Dios es como la semilla de mostaza"?). Todas las ecuaciones , las constantes, que rigen esa evolución están maravillosamente ajustadas (algunas hasta el decimal número 120) para que el universo pueda dar lugar a la vida superior. tanto que es estadísticamente imposible que un universo como el nuestro pueda darse de forma casual. Por ello los multiversos, porque según una conocida falacia, si algo tienen probabilidad cero, basta repetir el experimento infinitas veces para que se produzca.
    Los protestantes están dando la batalla con el "diseño inteligente" y el "ajuste fino" del universo. ya sería hora que los católicos empezásemos a mirárnoslo con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precisamente un ex-sacerdote católico Francisco Ayala quien está en contra de la teoría del "diseño inteligente" postulando otras cosas. Aunque a mí no me convenza (creo en un diseño autoevolutivo) si hay quien está dando laa batalla. Ocurre que muchas veces no nos damos cuenta porque estas "batallitas" se desarrollan en frentes muy diferentes.

      Eliminar
    2. Porque desde luego no admito ni creo en la pre-programación sino en una evolución libre propia de los seres creados y quizás como postulaba Teilhard de Chardin hacia ese punto Omega en el que está Cristo.

      Eliminar
    3. No existe la pre-programación.- Dios creó el mundo.- No me molesta que a la Creación se le llame como sea.- Creo en que Dios creó " EL CIELO Y LA TIERRA, las cosas visibles y las invisibles.-

      Eliminar
  10. No confunda las cosas. La pre-programación es un término que he usado yo y no tiene nada que ver con el libre albedrío. hablamos de unos procesos que dan lugar a un universo muy determinado que permite la existencia inteligente.
    Eso es lo que ve la ciencia: algo exquisitamente ajustado para funcionar. Hablo del universo, no de los seres vivos. Nadie puntero se lo negará. Lo único que argumentarán es que en vez de ser la creación de un ser inteligente, es el producto natural de infinitas "intentonas". O sea, los multiversos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por otra parte, no conozco la obra de Ayala, pero confundir "ajuste fino" y "diseño inteligente" con "creacionismo" es absurdo. Tanto como intentar congeniar una teoría tan absurda como el darwinismo con el catolicismo. Básicamente porque el único motivo que mantienen al darwinismo vivo es que admite poner el azar en lugar de Dios, es decir, que permite eliminar a Dios de la ecuación. Si no fuera por eso, hay evidencia científica de sobra para condenar la teoría la olvido.
      Hay muchos caminos intermedios entre el "Dios modeló una figura de arcilla" (creacionismo) y la fe en el azar del darwinismo. La ciencia desmonta las dos.
      Yo creo en lo que dijo Cristo: "el reino de Dios es como la semilla de mostaza". Una semilla parece muy simple, pero lleva dentro, en su ADN, los planos que seguirá el árbol en su desarrollo. hay evolución, pero no es al azar. hay un mecanismo que la rige que aún desconocemos.

      Eliminar