jueves, 24 de octubre de 2013

La humilde opinión de Francisco

Tengo la impresión de que andamos sumamente desorientados respecto al carácter que ha intentado imprimirle Francisco no a su pontificado, sino al papado (e inevitablemente a la Iglesia) y respecto a su desconcertante personalidad religiosa y humana.

Desde el primer minuto de su pontificado se dedicó a cultivar la imagen de humildad, rehuyendo el título de Papa, Vicario de Cristo, Santo Padre, Sumo Pontífice y Romano Pontífice para refugiarse en el mucho menos ostentoso de Obispo de Roma. Quiso que se le llamara Francisco a secas: ni siquiera Papa Francisco. Se negó a ponerse el clásico calzado rojo que venían llevando los papas, sustituyéndolo por sus viejos zapatos negros; hizo retirar los ricos ornamentos litúrgicos de San Pedro del Vaticano y cambiarlos por otros de andar por casa; apeó la solemnidad de la liturgia a los niveles más austeros; renunció no sólo a la tiara papal, sino incluso al uso de la mitra episcopal conforme a las rúbricas; renunció al papamóvil y optó por un viejo utilitario; decidió llevar él mismo en los viajes más protocolarios su deforme cartera negra, a pesar de ir acompañado por un numeroso cortejo de curiales; rehusó entrar siquiera a las estancias del palacio vaticano, quedándose en la hospedería en la que se alojó para el cónclave; en su misa diaria en la hospedería, se recrea en su papel de cura de pueblo, en las mismas antípodas del papel de Papa: es que, como él mismo dice, prefiere oler a oveja que a pastor. Y así un largísimo etcétera con el que podría acabar de llenar la página. En resumen, todos estos son signos de la fuerte resistencia de Francisco a asumir su papel de Papa: y no sólo el que ha ido configurando la tradición tal como le ha llegado, sino el papel de Papa sin más. Desde el primer día dejó claro que él se sentía más cómodo en el título y función de “Obispo de Roma” que en el de “Papa”.

 ¿Qué persigue Francisco con todo este despliegue de ostentación de humildad? ¿Lucir él su propia humildad? No lo creo, porque eso sería un acto de soberbia refinada que no le va al personaje. ¿Qué persigue entonces? Pues persigue la humildad de la Iglesia, de su doctrina y de sus instituciones. No su propia humildad personal, que eso sería vanidad; sino la humildad de la Iglesia. No la humildad del Papa sino la humildad del papado. Lo que pretende Francisco es hacer más humilde a la Iglesia: y eso eventualmente implica humillarla. Si es acertada esta hipótesis, él mismo podría haberse constituido en la pieza clave de la humillación de la Iglesia, empezando por la humillación de su máximo representante, el Papa: una humillación que queda en anécdota si atendemos tan sólo a lo que hace; pero que deviene categoría en cuanto habla y escribe. En efecto, nadie se escandaliza de que Francisco actúe como no-Papa: antes al contrario, la mayoría lo consideran digno de elogio. Pero surge el escándalo cuando habla o escribe como no-Papa: tanto en el formato como en el contenido.

Y es ahí donde empiezan a encajar todas las piezas: por ejemplo, la más escandalosa de todas, la referente a su proclamación inequívoca del relativismo moral y por el predominio de la conciencia individual: de cualquier conciencia, empezando por el célebre “Quién soy yo para…” y justamente en el contexto más controvertido. Para Francisco, la simple pretensión de estar en posesión de la Verdad absoluta es un insulto al resto de personas y creencias. Por eso le dice al director de La Repubblica que a él jamás se le ocurriría la estupidez de intentar convertirle; porque él no está por el proselitismo (usa para la evangelización un término bien peyorativo). Por cierto, por el contexto y el tono en que se desarrolla toda la entrevista, nos advierte que no es el Papa, o por lo menos, no va de papa; que quien habla con Scalfari no es más que una persona de buena fe llamada Francisco. Es decir que ni de lejos habla desde su condición de Papa: en efecto, desde esa condición, jamás se hubiera permitido decir lo que dijo; del mismo modo que jamás de los jamases expresará esas mismas ideas en una encíclica, porque iría contra el depósito de la fe que custodia la Iglesia. Un depósito que para él, ahí está, y no tiene por qué andar mencionándolo a cada paso.

Como primer paso para “poner a la Iglesia en su sitio”, es decir en la humildad que le corresponde, Francisco empieza por humillar la propia figura de ese altísimo “servus servorum Dei” (el siervo de los siervos de Dios, ¡menuda paradoja!), el que se presenta con la altísima dignidad de ser el más humilde de los humildes, título que sólo puede ostentar el Papa. Francisco se apea pues de su excelsa dignidad de Sumo Pontífice y Soberano del Estado Vaticano para convertirse en el más humilde de los clérigos, en el más auténtico Servus servorum Dei que ejerce su ministerio con absoluta sencillez.
 
Pero apearse de la altísima dignidad de Papa no implica únicamente todos esos cambios de imagen y actitud que describía más arriba. Todo eso es pura anécdota: no reviste la menor trascendencia. Lo realmente trascendente a la hora de rebajar la figura del Papa (que de eso se trata al fin y al cabo, y es camino indispensable para humillar a la Iglesia) es rebajarlo de su infalibilidad, de su papel de gran líder mundial; y sobre todo rebajarlo de su responsabilidad ante la Iglesia y el mundo, de su prudencia y de su inteligencia. Porque no es la soberbia del Papa (no se puede achacar esta debilidad al anterior Papa, por quedarnos en el más próximo), o la soberbia de la institución del papado la que ofende al mundo, sino la soberbia de la Iglesia. Y precisamente es aquí donde se da la batalla. El enorme esplendor del Vaticano y la exhibición de poderío que de él emana, es quizás el icono más certero del esplendor tanto doctrinal como pastoral-ejecutivo de la Iglesia como institución, ya sea en la asistencia a enfermos, ancianos y niños abandonados, como a los pobres y desvalidos en muchos lugares del mundo. Y no sólo atendiendo a su vertiente misionera -proselitista por tanto, que diría Francisco- sino  también a la puramente asistencial solidaria, que dice el mundo. Y aunque esté en un momento de decadencia, motivos tiene para estar orgullosa de su acción en la enseñanza en todos los niveles, en la asistencia religiosa, en la propaganda del propio credo y de la propia moral. Y orgullosa también de la enorme consistencia de las doctrinas, principios y valores en que asienta su predicación y su acción. ¿Alguna institución en este mundo llega a tanto?

Es obvio que la pertenencia a este colectivo llamado la Iglesia Católica nos legitima a todos a sentirnos orgullosos. Que de ahí se derive una soberbia colectiva, ya puede ser. Y que desde el Concilio Vaticano II soplan fuertes corrientes dentro de la Iglesia contra esa soberbia, y de paso contra la superioridad en que se sustenta, también es cierto. En la Iglesia son muchos los que se han dedicado a relativizar su fuerza doctrinal y moral, humillándose en aras de ese entendimiento con todo el mundo, hasta la hibridación con él en muchos casos. Y esto se ha hecho casi siempre a título personal, sin aval “oficial”, en régimen de francotirador y por supuesto transgresor: y todo esto ha merecido grandes elogios por parte del mundo. Esto es así y ahí está.

Que el Papa haya entendido que ése es un buen camino para la Iglesia, y que eso le haya movido a inclinar sus oídos y su corazón hacia esas corrientes, parece confirmarse cada vez más. Por lo demás, no hace más que alinearse en la corriente que se ha convertido en mayoritaria en la Iglesia: inevitable por el enorme atractivo que ejercen la relajación y la relativización, que hacen de cada uno un jefecillo religioso sin nadie con autoridad para ponerle coto. En efecto, en ese clima de transgresión alegre y aplaudida por tantos (recordemos el Jueves Santo), más parece que la Iglesia haya liberado a sus pastores de toda norma nítida y tajante (la autoridad pesa mucho), dejándolo casi todo a su arbitrio, cuando no a su puro capricho. En cualquier caso, son palmarios el regocijo de esa parte de la Iglesia tan bien avenida con el mundo: y resuenan por doquier las albricias y alharacas del mundo por ese cambio de actitud de Francisco, que preconiza y prefigura el de la Iglesia.
 
Y no es éste de la humillación de la Iglesia un camino que podamos descalificar sin más sólo por el escándalo que produce que sea el mismo Papa quien lidere ese movimiento. ¿Con carácter de castigo? ¡Pues quién sabe! Tenemos bien reciente el fenómeno del acoso y derribo a la Iglesia por parte del lobby gay a cuenta de los casos de pederastia del clero hasta las más altas instancias. Evidentemente la intención no era moralizadora, puesto que no son afanes morales los que distinguen a este colectivo, sino humillar a la Iglesia y hacerle morder el polvo. ¿Por la pederastia? No, sino por su posición doctrinal respecto a la homosexualidad. La batalla -de evidente trasfondo doctrinal al fin y al cabo- fue durísima, y se llevó por delante a Benedicto XVI. Ha bastado que Francisco les hiciera un par de guiños inequívocos a los poderes del poderosísimo mundo gay (también en la jerarquía de la Iglesia), insinuando con toda claridad el cambio de rumbo doctrinal, para que la guerra se acabase como por ensalmo. ¿En bien de la Iglesia? Quizás haya sido ésa la intención; pero no parece ése un buen camino, porque los problemas no se resuelven tapándolos (como por cierto se había hecho antes de que estallase esa guerra). Negar u ocultar los problemas, no es resolverlos. Más aún, es justamente negándolos y ocultándolos como éstos crecen al abrigo de cualquier ojo crítico.

¿Entonces? ¿Ha cambiado Francisco la doctrina de la Iglesia al respecto? En absoluto. A él le gusta opinar libremente como Francisco, no como Cabeza visible de Cristo en la Tierra. O de su Cuerpo Místico. Él prefiere no ser eso tan ampuloso, para poder hablar y opinar con total libertad. Se aferra a su decisión de ser Francisco a secas y comportarse como tal. Por eso no escribe encíclicas, sino que concede entrevistas o escribe cartas privadas o hace su sermón diario improvisado. Y dejando totalmente a salvo la doctrina de la Iglesia, que ahí está intocable e inamovible en el catecismo y en los documentos oficiales, el humilde Francisco se dedica a exponer humildemente su humilde opinión. No la del Papa, sino la de Francisco. Algo que nunca antes había hecho ningún Papa. Ni nos habíamos planteado los fieles que el Papa pudiera serlo sólo a ratos.

El problema no es cómo queda el Papa (el humilde Obispo de Roma) en estas refriegas, sino cómo queda la Iglesia. Si se trata de bajarle los humos, parece que sí, que ese estilo de hacer y esas formas de decir del Papa, tienen la virtud de bajarle los humos y hasta el fuego a la Iglesia, para alegría de muchos. Si se trataba de esto, el acierto ha sido pleno.

Virtelius Temerarius

62 comentarios:

  1. Virtelius, haces honor a tu apellido pseudonómico. El papa Francisco cuando habla desde la capilla santa Marta, desde sus gestos, desde la jmj, y desde un sinfín de anécdotas lo hace como Papa, guste o no lo que haga o diga. Tu opinión de que lo hace como Francsico a secas dejando lo que para tí representa el papado es propia de lo que viene diciendo desde que entró a tal responsabilidad: los que interpretan el cristianismo como una ideología están equivocados, porque todo lo que has mentado que representa es una opinión meramente personal: Pedro ni de coña iría con zapatos de papa noel, ni en papamóvil, ni tendría todas las zarandajas que han caracterizado el poder mundano (recordamos los Estados pontificios o a Julio II?) en nombre del Nombre sobre todo nombre. Así que, si el MODERADOR me lo permite, he de decir que entiendo desde la primera a la última acción pública de Francisco, Papa, como la de un verdadero Vicario de Cristo en la tierra. Y que ya era hora de que alguien que ocupara esa responsabilidad como mínimo se molestara en que sus formas correspondieran a las del hijo de un carpintero por el cual murió el Pescador y no a las de un sátrapa persa que tanto ha gustado comprar la que se cree ortodoxia (de sepulcro blanqueado normativo de cuartel,cristianos de nariz respingada les llamó en Brasil acertadamente Francisco, nada que ver con el Evangelio).
    Así que estimado Virtelius, andarás tú desorientado y los que piensan que un papa debe hacer lo que describes también. Pero no nos extiendas la confusión a los que por millones de fieles nos sentimos más que representados por este argentino que desprende santidad,ok? O crees que el fenómeno de masas que se está dando semana tras semana para verle y oirkle los días de audiencia en Roma en "cuestión del mundo"? Quizá se necesite orientación espiritual nueva para entender lo que está pasando. Dice el Papa que se empieza por la oración personal, porque cuando ésta se pierde, se hace de nuestra religión una vulgar ideología. Es el caso?
    Anscarius Barchinonensis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien! Una excelente contestación al artículo dde hoy! Felicidades Anscarius Barchinonensis.

      Eliminar
    2. Anscarius: sin animo de ofender, su comentario me parece muy superficial, y no va al fondo de la cuestión.

      Las masas las tienen siempre los Papas desde hace muchos años, y que la oración es la base de la fe, lo sabemos todos (aunque muchos después del CVII no lo tenían nada claro).

      Los gestos tienen un significado, y lo que hace el Papa es interpretado por cristianos y no cristianos (muchos hacen la interpretación su gusto). Lo que está claro es que este Papa desconcierta a muchos para bien o para mal.
      Todavía no lleva un año de pontificado y muchos ya han deducido todo su programa de pontificado, que seguramente no lo sabe ni él mismo.

      Virtelio hace un ensayo para encuadrar el Papa, pero como todos lo que lo intentan, no lo consigue.

      Como siempre, por "sus frutos los conoceremos". Creo que es demasiado pronto para que haya tanto debate sobre el tema.

      Eliminar
    3. Es un artículo no apto para meapilas. Ya era hora. ¡Gracias, Virtelius!

      Eliminar
    4. Estimado Fred, estamos de acuerdo en que es pronto para que haya tanto debate sobre este tema, de forma que debido a mi superficialidad de comentario espero que exponga con suficiente profundidad el porqué este papa ha irritado tanto a sólo un sector de la Iglesia. Juzgar a los que no solamente no nos ha desorientado, sino confirmado en la fe como conniventes del mundanal mundo sólo hace que estemos más esperanzados en que Francisco tenga largos años de vida y acción.
      Cuál cree Ud. que es el fondo de la cuestión, sino la reacción de los apoltronados que han vivido del cuento pomposo que es un contento para ensuciar el Evangelio con puras artes malignas? Este papa sólo puede desconcertar a los no bientaventurados, amigo Fred. A los pobres de espíritu, a los que sufren, a los que claman justicia, a los que lloran este papa no les desconcierta nada de nada-
      Será que son superficiales...
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    5. Anscarius: ante todo tómese una tilas, que lleva unos días seguidos con comentarios un tanto agresivos.

      Hace poco leí el libro de Chesterton sobre la vida de S. Francisco de Asís y S.Tomas de Aquino, dos formas muy distintas de vivir el cristianismo, y sin embargo los 2 santos. Además los 2 muy necesarios en la Edad Media para revitalitzar el cristianismo.

      BXVI era un intelectual, como tal, muchos intelectuales no cristianos le tenían gran respeto y estima, incluso más que algunos que se llaman católicos.

      El nombre del Papa actual está claro por que forma de vivir el cristianismo se decanta. Esta forma no desautoriza la otra ni mucho menos, como algunos se creen.

      El estilo Tomás es más formalista, y los que no lo entienden, lo consideran demasiado rigorista, el estilo Francisco, es más de contacto con la gente, y los que no lo entienden lo consideran demasiado laxo. Aunque también podria ser que esta percepción exterior que se tiene cada estilo, podrían llegar a ser defectos reales.

      Lo ideal es conjugar las dos formas y estilos que, en realidad se deben complementar, de lo contrario puede surgir un cristianismo muy defectuoso.

      Aquí dejo mi percepción de la situación. Pero como he dicho es demasiado pronto para una valoración global.

      Eliminar
    6. Estimado Fred, la tila no me hace efecto, en todo caso recomiéndeme estar en actitud contemplativa si le parecen mis comentarios agresivos, por lo que me excuso. Y me parece que su punto de vista coincide con el mío acerca de cómo los diferentes carismas con los que Dios se ha valido de los hombre que ha dignificado con santidad son siempre complementarios y necesarios, nunca excluyentes. San Francisco de Asís siempre dijo que sus días más felices los recordaba siendo acogido en los dos años posteriores a partir peras con Maese Bernardone en un monasterio Benedictino donde a cambio de trabajar un rato le dejaban estar. Y san Juan Bosco quiso ser antes que sacerdote diocesano, franciscano. Y Teresa de Calcuta salió de la orden de Loreto. Y todos estos santos me parecen ejemplo donde apoyarse en la búsqueda sincera de Nuestro Señor, quien me amonesta amablemente por su boca por mi agresividad. Hala, me voy a confesar.
      Anscarius Barch.

      Eliminar
  2. A GG le incomoda, y mucho, este gran Papa.
    Don Virtelius se le ve la oreja, el rabo y todo lo demás!
    Vuelve, con el Papa Francisco, Belén, Nazaret... Vuelve la sencillez evangélica- Cosa a la que no estáis acostumbrados!

    ResponderEliminar
  3. Para ilustrar gráficamente lo que de un modo tan acertado expone el amigo Virtelius, les pongo dos links:
    El testamento de Francisco subtitulado:
    http://www.youtube.com/watch?v=_tPBlJu4rjM
    La Iglesia debe desnudarse
    http://www.youtube.com/watch?v=aQrfIsRriQg

    ResponderEliminar
  4. Yo me quedo con los papas anteriores. En todos esos "gestos" lo único que veo es populismo barato y afán de quedar bien con "el mundo", cosa que de momento está consiguiendo. Lo siento, pero frente a la lista de gigantes que han ocupado la sede petrina desde 1846, Francisco representa un descenso hacia la lista de medianías que la ocuparon durante los siglos anteriores (que en gran medida lo eran porque habían sido escogidos para no disgustar a los poderes terrenos de entonces, las monarquías "cristianas").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín y Virtelius, con mucha tristeza reflejan el pensamiento de los muchos que estamos desconcertados, al menos de momento si las cosas no cambian que por lo que vemos no tiene pintas. Muchos estamos optando por centrarnos en el Decálogo, las Santas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia y prescindir de declaraciones, entrevistas o populismos peronistas, dedicándonos a la oración y confiando plenamente en que Dios es el que tiene la última palabra, y Él sabe transformar el mal en bien.
      Como decían dos periodista de Radio María: este Papa no nos gusta; aunque por ello fueron despedidos de su trabajo. Me pregunto donde está aquí la humildad. Y no lo digo con desprecio, pero tengo la libertad de los hijos de Dios para disentir de aquello que no nos produce sosiego sino todo lo contrario. Que Dios nos ayude y la Virgen Santísima nos acompañe. Gracias a los dos.

      Eliminar
    2. Veo que usted es uno de los muchos que le ha dolido la elección del Papa Francisco. Y le ha dolido porque seguramente le debe gustar el boato, la pompa, la mundanidad y un largo etc...de cosas banales, superficiales, sin importancia y alejadas del auténtico evangelio.
      Sois muchos los que juzgáis como los fariseos. A éstos Jesús los atacó y ataca también el nuevo Papa-De medianía nada. La medianía, en todo caso, la protagonizáis vosotros.

      Eliminar
    3. Dijo ayer el Papa: "El obispo debe servir, no dominar." Aquí está la clave. Y la clave es el evangelio que predicó Jesús. Y lo que Jesús dijo está muy claro.
      El juzgar y condenar está a las antípodas del cristianismo auténtico. Y desde aquí se condena tanto...
      Toda la gente que no entiende al Papa quizá podría fundar una nueva: La iglesia judaico-farisaica en la actualidad. Un título largo pero que refleja el sentir de los que se sienten incómodos porque pierden categoría, reconocimiento, boato...y dan importancian a cosas superficiales que no sirven para nada y no conducen a ninguna parte.
      Aquel dia de marzo... fue de giozo para muchos. Para otros fue de tristeza..El castillo de naipes se empezó a derrumbar.

      Eliminar
  5. En mi opinión, dos cosas importantes, providenciales, del último año han sido la renuncia de Benedicto XVI y la constatación de que el Pontífice no siempre habla ex cathedra, sino que, como todo humano, a veces no acota con precisión las expresiones y necesita hermeneutas inmediatos o explicaciones ulteriores, vía dicasterios que así le evitan el brete de volver a lo dicho. Acostumbrados al hablar milimétrico de quienes le precedieron, esa forma suya espontánea, a bote pronto, a corazón abierto, deja desconcertados a no pocos Pero como no hay mal que por bien no venga, eso obliga a reflexionar sobre las verdades recibidas. Y evitar los mantras. Con la renuncia de BXVI no tambaleó la Iglesia, ni se produjo ningún cisma. Con la constatación de las limitaciones humanas queda mejor delimitado el alcance de la infalibilidad. Lo que para mí es un don de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión.

      Eliminar
    2. JMVG, su reflexión me parece insuficiente. JPII también era muy espontaneo, y hablaba a corazón abierto, y al principio también desconcertaba a muchos. Sin embargo la percepción que se tiene de uno y otro es muy distinta.

      Eliminar
    3. Fred, recuerdo la espontaneidad de Juan Pablo II, recién electo, y cómo remangándose se dirigió a los reunidos en la Plaza de san Pedro con particular energía de quien lleva un huracán dentro. Recuerdo sus braceos en la piscina de Castengandolfo. Recuerdo tantas cosas que rompían con el hieratismo y la distancia de un Pio XII o un Pablo VI. Con el paternalismo bien entendido de Roncalli. Era su forma de expresión natural, sin los remilgos de una Santa Sede encogida. Señalando claramente al exjesuita guerrilero sandinista Cardenal que el pistolón, real o metafórico, no era signo sacerdotal. Pero recuerdo también su encíclica magna para mí, la Fides et ratio, tantas veces leída y estudiada. Su catequética. Su petición de perdón por lo de Galileo. Su promoción de las reuniones sobre ciencia y fe. Sus palabras sobre el Evolucionismo, constituidas en prueba constante de la buena armonía entre ciencia y fe. Era un Papa doctrinal. Siempre con los folios en la mano, para no dejar nada al albur.

      Este Pontífice, a quien Dios asista, entiende su misión, creo yo, de una manera más atenta al sentimiento que a la razón. Dicen que es muy inteligente. No lo sé. Lo que sí parece es que no consulta demasiado al teólogo pontificio, una institución benemérita reservada tradicionalmente a los dominicos. Por ejemplo, a mí no me gustó nada lo que le dijo al representante de los Protestantes sobre los puntos comunes con los católicos en antropología y en ética. No porque disparatara. En reallidad no sé a qué se refería. Sino porque ninguna de las dos son peculiaridad de la Iglesia. Pertenecen al mundo de la ciencia y la filosofía, respectivamente, o al de las dos en el caso de la antropología. Como no podía hablar de compartir enunciados teológicos nucleares salió con lo de antropología y ética. A mí eso me hace reflexionar en que el Pontífice es un hombre más, con fallos de formación como cualquier hijo de vecino. Pero, al propio tiempo, me obliga a conocer mejor el alcance del magisterio ordinario, cuán limitado está, y no digamos en el magisterio extraordinario.

      Los cursis distinguen entre ortodoxia y ortopraxis. Salvada la primera, pues no se sabe que haya desbarrado, aunque como hombre pudiera hacerlo siempre y cuando no diga que es magisterio, recuérdese a este propósito lo escrito por Bendicto XVI en su libro sobre Jesús, parece manifiesto que quiere llevar la ortopraxis evangélica a un nivel hoy necesario. Dios le ayude y le inspire.

      Eliminar
  6. Virtelius acertó con su apellido: Temerarius! Yo lo aumentaria a muy temerarius. Habla de la doctrina de la Iglesia, intocable e inamovible en el catecismo y los documentos oficiales. Y yo que creí que la fuente de la doctrina de la Iglesia estaba en el Evangelio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermanos, el rojo de los zapatos representa a que tenemos en la base la sangre de los MÁRTIRES, nada que ver con disfraces o con "sátrapas persas" y SS ha de representar, REPRESENTA a CRISTO, como lo hace SS.
      La confusión será la de los que por millones de fieles os sentís más que representados.
      Nuestro Santo Padre nos REPRESENTA a JESÚS a nosotros.
      Los que queréis ser representados tenéis un problema.

      Eliminar
    2. La fuente de la doctrina de la Iglesia no está sólo en los evangelios sinó en la Tradición de la que la Sagrada Escritura, no sólo los cuatro evangelios, forma parte. Es la Tradición, es el Magisterio lo que ha conformado la Biblia tal como hoy la conocemos.

      Admitir la Biblia y rechazar el Magisterio que la ha conformado además de una actitud protestante, es una pura contradicción.

      Eliminar
    3. 1. Las tres fuentes son las Sagradas Escrituras, la Tradición y el Magisterio.

      2. Los instrumentos jurídicos válidos son los que dice Virtelius: Catecismo (doctrina oficial de la Iglesia) y los documentos oficiales.

      3. Cuando el Papa, y sobretodo Francisco I, habla en entrevistas y ruedas de prensa, es sólo opinión privada personal, y no tiene ningún carácter oficial.

      4. El Papa nunca puede contradecir la doctrina católica, está ligado al Credo, a los Concilios, a los dogmas, a la Escritura, a la Tradición, al Magisterio precedente...

      5. La chocolate del loro, así puede definirse el sacar candelabros, anillos y zapatos y seguir viviendo en el Vaticano; como vivir en una mansión de diez millones y pedir una decoración austera con el presupuesto más mínimo posible.

      6. Los lefebristas y sedevacantistas están de enhorabuena, pues lo que nunca pudieron hacer con Juan Pablo II y Benedicto XVI, justificar su postura con palabras comprometedoras, ahora sí lo pueden hacer de Francisco I.

      7. El origen de las declaraciones controvertidas de FI están, sobretodo, en la conferencia de prensa durante el vuelo de regreso de Rio de Janeiro, la carta y la entrevista al fundador de La Repubblica Eugenio Scalfari, y en especial, la entrevista a la revista jesuita italiana La Civiltà Cattolica. Si quiso montar lío, lo consiguió.

      8. No obstante, después de estas cuatro desafortunadas entrevistas, carta y rueda de prensa, no ha dicho nada que vulnere la doctrina católica. Y algunas cosas -la existencia del demonio, la consagración del mundo a María- están muy bien.

      9. Sorprendente fue también que dijera que "la Corte es la lepra del Papa", o sea, la Curia y sus funcionarios. Dicho así, la primera pregunta que se hacía uno era: ¿Y después de siete meses de mandato aún sigues con leprosos?

      10. Algunas de las declaraciones de FI son inconsecuentes: si la mujer debe tener más protagonismo ¿cuál, si no puede ser clérigo?; si la Corte es su lepra ¿a qué espera a curar?; si el mundo iría mejor si todos siguieran lo que creen en conciencia que es el bien y el mal, entonces ¿el aborto y la eutanasia mejoran el mundo si quienes lo practican creen en conciencia que es un bien?;

      Eliminar
    4. mire ud, si quire le pongo unos leones para que demuestre su fe por Nuestro Señor y después al lumbreras que se dedique a decorar su deguello le ponemos todos los anillos de oro, zapatillas rojas y bordados de plata que quiera. Es por algo que este papa se llama Francisco, no? Y es que en mi iglesia la escandalosa minoría que ha ostentado todas las chorradas más mundanas habidas y por haber en nombre de mi Señor en vez de acabar sus últimos días en palacetes de Pedralbes para ostentar (como algún obispo alemán recientemente) supuestas representaciones martiriales (todo vale en el circo de la vacuidad y pomposidad, pero créanme que fastidia a los que intentamos mantener la amistad con Jesús que se haga "en nombre de").
      Para su consuelo, el de los desnortados, desorientados y espero que dentro de poco aliados a las claras de la fraternidad de Pío X, les diré que ya que se tienen que comer estos sapos, piensen que este Papa ha elegido el mismo nombre que aquél venerable anciano, el de la lucecita del Pardo que trabajaba incansablemente por su bien y firmaba autógrafos para que todo estuviera atado y bien atado. Menos da una piedra.
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    5. "...le ponemos todos los anillos de oro, zapatillas rojas y bordados de plata que quiera..."

      Pues para mí, de momento todo esto de sacar las zapatillas y otras cosas es el chocolate del loro: vive en el Vaticano y gratis total.

      Desde un punto de vista progresista, Francisco I todavía no vive con los criterios de Jesús.

      Francisco I debería de llamarse Jesús II (o Enmanuel I) y, en congruencia, debería de vivir fuera del Vaticano; vestirse de laico lo más pobre posible; vivir en un piso compartido en el extrarradio de la ciudad más pobre del mundo, o mejor, peregrinar por el mundo sin casa, ni piso ni vivienda alguna; desposeerse de absolutamente todo título, potestad y jurisdicción, incluso el de obispo de Roma y jefe de Estado de la Santa Sede, y evidentemente, de toda burocracia; todas las celebraciones, sin ritual ni ceremonial, hechas en la más absoluta pobreza y con la mayor libertad en el Espíritu posible.

      En definitiva, renuncia radical a todo, misas en el parque con una mesucha de maderucha, mendicar sustento por la calle y dormir entre cartones. Y la elección de su sucesor, en asamblea callejera a mano alzada. Y hasta que esto no pase, todo es teatro. Por lo que se ve, no llueve a gusto de todos.

      Por lo que hace a la reforma de la Curia vaticana, ésta implica la reforma de las Curias diocesanas y congregacionales. En Cataluña, la eficacia de la reforma curial se demostrará con el tratamiento de los casos de Sor Forcades y Caram y los jesuitas de la Cova de Manresa.

      Mientras ello no suceda, de momento, mantengo mis reservas: reformas superestructurales sin incidencia en la vida ordinaria de la maltrecha Tarraconense; reformas al estilo de Lampedusa: cambiar las formas para que el fondo y las personas sigan igual.

      Eliminar
  7. Habla un cardenal que participó en el cónclave.
    El cardenal Christoph Schönborn, uno de los principales “papables” de la Iglesia Católica Romana manifestó la semana pasada que la sorpresiva elección del Papa Francisco se produjo debido a una serie de “señales” sobrenaturales.

    Ha habido muchos signos que señalaban a Bergoglio antes y durante el cónclave. Poco después de su elección como Francisco, publicamos un artículo detallando una serie de señales sobrenaturales que se habían producido, ver aquí [2].
    MANIFESTACIONES DEL CARDENAL SCHÖNBORN EN GRAN BRETAÑA
    El cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena, que fue a su vez ampliamente señalado como un posible sucesor del Papa Benedicto XVI, dijo que había tenido personalmente dos “señales fuertes” que el cardenal Jorge Mario Bergoglio era “el elegido” en el período previo a la votación.
    Dijo que sólo la intervención divina podría explicar la velocidad con la que el cardenal argentino – fue elegido - que no contaba en ninguna de las principales listas de posibles candidatos elaboradas por expertos del Vaticano.
    Hablando en una conferencia anglicana en Londres, también dijo que el Arzobispo de Canterbury, el reverendísimo Justin Welby, tuvo una “extraña similitud” con el nuevo Papa.
    Dijo que las dos elecciones fueron un “pequeño milagro” y una “señal del Señor” que las dos iglesias deben trabajar por la unidad más cercana.
    Dirigiéndose a una audiencia de 5.000 personas en el Royal Albert Hall, en una conferencia organizada por la destacada Holy Trinity Church Brompton en el oeste de Londres, dijo que estaba seguro de que en la noche del 12 de marzo, cuando el cónclave papal comenzó, ninguno de los cardenales sabían quien sería elegido.
    “Fue una tremenda experiencia del Espíritu Santo”, dijo.
    “Fuimos llevados por el Espíritu Santo a este hombre – que estaba sentado en el último rincón de la Capilla Sixtina: este hombre es el elegido.”
    DOS SEÑALES
    Y agregó:
    “He recibido al menos dos señales fuertes: uno que puedo decir, la otra fue en el Cónclave y no puedo hablar sobre ella – pero los reales signos del Señor me indicaron ‘es el’”
    El cardenal dijo que justo después de una misa especial antes del cónclave comenzara se encontró con un par de amigos suyos de América Latina.
    Él dijo:
    “Me reuní con ellos fuera de la Basílica y pregunté: ‘¿Usted tiene el Espíritu Santo, ¿me puede dar consejos para el cónclave que comenzará en un par de horas?’”
    “Y la mujer me susurró en mi oído ‘Bergoglio’, y me di cuenta realmente: si estas personas dicen Bergoglio, eso es una indicación del Espíritu Santo”.
    “Y estoy seguro de que muchos de nosotros hemos recibido señales similares durante el Cónclave, porque no habría sido posible tener esta elección tan pronto y tan rápido”.
    Para el aplauso, el cardenal continuó:
    “Ustedes saben que hay una extraña similitud con el Arzobispo Justin, espero mucho que se reunan pronto.”
    Riendo, añadió:
    “No sé los secretos del ‘cónclave’ en Lambeth Palace. Pero parece que un pequeño milagro trajo al arzobispo, por lo que creo que el Señor nos ha dado una gran señal a través de estas dos elecciones y otros signos y lo que tengo profundamente en mi corazón… es como si dejera al mundo “vuelve a casa, te espero’“

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las señales sobrenaturales son revelaciones privadas proféticas extra y post-bíblicas, que necesitan de discernimiento espiritual.

      Revelaciones, dones, carismas y frutos no presuponen la santidad de la persona (caso Milingo cuando pasó a los Moon, caso Maciel). Mientras uno vive, tiene expectativas de santidad, que se deciden cuando muere.

      Si la elección de Francisco I es un expreso deseo celestial, sin duda se podrá referir a un hecho futuro.

      Francisco I todavía ha de aterrizar en la realidad eclesial.

      Su percepción del mundo se ha realizado en Argentina, un Estado entre débil y fallido, con fuertes diferencias sociales, con un Estado del bienestar precario y con mucho tercer y cuarto mundo; con un sistema político hiperpresidencialista y un sistema de gobernatorato provincial, una clase política dividida entre radicales y peronistas completamente fragmentada y altamente inestable; con una sociedad con un alto grado de corrupción, delincuencia, fraude fiscal y economía sumergida, y un sistema económico aberrante de control sindical, herencia del peronismo. Además, ha vivido el período de terrorismo peronista y marxista de origen cubano y la dictadura militar argentina.

      Pero Europa es diferente, radicalmente desigual a lo que ha visto y vivido. Juan Pablo II y Benedicto XVI vivieron el comunismo marxista y el nazismo, ideologías genocidas antidemocráticas. Tanto uno como el otro dieron la definición de Occidente: cultura del relativismo moral y de la muerte; Benedicto XVI dio la orientación política: los cuatro principios irrenunciables de los políticos católicos: vida, familia, educación y bien común.

      Es demasiado pronto para valorar a Francisco I, ha de pasar bastante tiempo, y sobre todo, ver como evoluciona tanto doctrinalmente como administrativamente, pues tiene pendiente la reforma de la Curia.

      Personalmente, el Papa más grande es sin duda Juan Pablo II, por su carisma y porque tenía a Ratzinger. Benedicto XVI es el segundo, pero su mandato fue más débil, tanto por su edad como por la carencia de un segundo como él lo fue de JPII; Pablo VI es el tercero, almenos según un juicio externo por lo que se apreciaba de hombre dubitativo, aunque enérgico en lo doctrinal, pues aprobó la Humanae Vitae contra el parecer de muchos cardenales, obispos y clérigos; el cuarto es, de momento, Francisco I.

      Eliminar
    2. Que una mujer sudamericana le contestara el nombre de Bergoglio, al ser preguntada antes del Conclave, y que Shonborn lo interpretara como una acción divina, me parece un poco cogido por los pelos. Espero que las otras señales fueran más fuertes.

      Eliminar
    3. ¿Y cómo interpretar el rayo que cayó sobre la cúpula de San Pedro el día de la renuncia de SS Benedicto XVI?

      Eliminar
    4. Fred, Diuos, a veces, se sirve de los pbres y sencillos... Y siempre detesta el orgullo.

      Eliminar
  8. Hay más personas que comparten el fondo de este artículo:

    PERPLEJIDAD, una carta al Papa Francisco, de Lucrecia Rego de Planas, donde expone una serie de anécdotas significativas de FI en la Argentina:

    lacomunidad.elpais.com/lplanas/2013/9/26/perplejidad-carta-al-papa-francisco


    También en este programa de televisión, donde comparten la perplejidad de que quien dirige la congregación más importante de la Iglesia, la Congregación para la Doctrina de la Fe, la dirija Gerhard Ludwig Müller, quien tiene tres posibles herejías y además, es liberacionista.

    www.teleamiga.tv/index.php/canal-virtual/video/02-de-octubre-2013-podra-un-ciego-guiar-a-otro-ciego

    Las tres posibles herejías de Müller y su liberacionismo:

    es.wikipedia.org/wiki/Gerhard_Ludwig_M%C3%BCller


    Sandro Magister, en una serie de artículos, también hace crítica. El último de ellos, por ejemplo:

    www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=31823

    ResponderEliminar
  9. Un tanto cruel el primer vídeo, no creo sea el caso del Papa Francisco, aunque sí el de algunos de los que lo alaban.
    Por otro lado, en mi "humilde" (sin segundas) opinión, creo que por el bien de todos Anscarius debería
    a) poner su nick donde toca, y
    b) exponer ideas y opiniones, y no consignas que desmerecen su mensaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por alusiones: como hace tiempo falleció mi papá no entiendo que le quiera suplantar diciéndome humildemente lo que debo o no debo hacer. Estamos en las mismas: el intérprete "del bien de todos" se lo arroga el tal anónimo por el arte de birlibirloque. Los siento, es potestad del MODERADOR decidir qué publica y qué no, así que vuelva al cuartel de su humildad cuando guste. Y por descontado, la consigna que sigo es la de mi conciencia una vez aceptado el Magisterio y los Evangelios, así que expongo ideas y opiniones que normalmente irritan a la caspa.
      Ans.

      Eliminar
  10. Sr. Virtelius Temerarius, nos hace un anàlisis exautivo de lo que es Papa y la Iglesia.

    Usted nos dice: ..."Es obvio que la pertenencia a este colectivo llamado la Iglesia Católica nos legitima a todos a sentirnos orgullosos." ...Pues sí, realmente es motivo de un santo orgullo el pertenecer a la família de los Hijos de Dios, por el Sacramento del Bautismo.

    En cuanto a los pecados de los miembros de la Iglesia, ciertamente no se deben ocultar, pero tampoco exponerlos a la opinión pública. a mi modo de ver, se tienen que resolver con firmeza, autoridad, etc., pero en el interior de la Diócesis, Parroqquia, Comunidad....

    ResponderEliminar
  11. ¿Podemos expresar nuestra opinión? ¿Podemos expresar dudas, temores? ¿De dónde podrían venir estas dudas y temores hacia el nuevo Papa? Pues sin ninguna duda, del amor a la Iglesia y a su Tradición, a nuestra Tradición. ¿De dónde sinó procedería esta preocupación o desasosiego? ¿De algún tpo de interés mafioso clerical como los fabulados por Dan Brown?

    Por contra, a menudo, en mi entorno social y cultural, puedo percibir como los enemigos a ultranza de la Iglesia católica, los de siempre aquí en España, aquellos que todavía siguen con la cantinela heredada de los años treinta, se sienten halagados por el Papa.

    También el poderoso reducto liberal-progresista disolvente de la Iglesia, por ejemplo el catalán, filtra adecuadamente los mensajes del Pontífice y le hace fiestas día sí día también. Le ocultan eso sí, el rosario, las devociones, las advertencias sobre el Diablo, etc. Este es el miembro que, según mi parecer, tendría que ser cortado para que no acabe de extender su enfermedad por todo el cuerpo comprometiendo su salvación.

    Puede que a algunos no nos gusten sus formas. Creo que está a años luz del refinamiento intelectual de nuestro querido Ratzinger pero, aún con esa carencia en relación a su predecesor, no creo que vaya a resbalar en el plano doctrinal y a "humillarnos" en eso. Por contra, también creo que es mucho más resolutivo y que tiene más capacidad de mando que el Dr. Ratzinger.

    No discuto que la Iglesia, y en particular el Vaticano, necesiten severas reformas que la evangelicen, la purguen, la simplifiquen. Parece que este Papa es el hombre adecuado para llevarlas a término. Pero temo que la liturgia pague el pato de la renuncia de Benedicto XVI.

    ResponderEliminar
  12. A mi me espantan todos los que dicen ser católicos, y hablan de firmeza, autoridad, critican al Papa,...sera que hablan de su iglesia, no de la Iglesia Católica.

    En Barcelona ha habido incluso un sacerdote diocesano que ha dicho "que este Papa roza la herejia".

    Este Papa llamado Francisco (no se llama FI), es un regalo de Dios Padre a su Iglesia, y sus opiniones, homilias, entrevistas,...dejan entre lineas ver su santidad, humildad sincera, su conexión con el E. Santo, su vivencia profunda del Evangelio.

    Yo naci con Pablo VI, mi padre siempre me hablo con admiración y mucho respeto de Juan XXIII, después he visto a JPI, JPII, BXVI, todos ellos me han ayudado en mi camino cristiano de seguimiento de Jesucristo.

    Su Santidad Francisco sera un gran Papa de la talla de Juan XXIII, traera cambios, renovación, vida, futuro a la Iglesia Católica.

    Y todos los que le critican sera que no estan acostumbrados a obedecer, después de invocar tanta autoridad y obediencia para los demás.

    Yo prefiero ir al cielo con manos llenas de caridad, comprensión, tolerancia, y sobre todo compasión que era como actuo Jesucristo en la Tierra.

    Viva el Papa Francisco.
    Que sin duda sera un gran Papa para bien de la Iglesia de N. S. Jesucristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades por su comentario. Es de los que merecen la pena! Y hay tan pocos aquí... Pero hoy, parece que hay más. Me siento feliz con ellos y sobre todo con el nuevo Papa Francisco.
      Algunos, después de siete meses todavía no se han aprendido su nombre.

      Eliminar
    2. A Francisco se le puede llamar Francisco I, y ya hay quien le llama F, así, efe mayúscula, pero yo prefiero nombralo abreviadamente como FI, como se puede también decir PX (Pío X), BXV, PXI, PXII, JXXIII, PVI, JPI, JPII, BXVI y FI, que queda más fino y elegante que simplemente F, que parece una novela de Kafka.

      Estamos comentando los siete meses de pontificado de FI, por lo que el futuro se supone que será mejor que lo que hasta ahora estamos viendo con estas extrañas ruedas de prensa, entrevistas y cartas, impropias de un Papa.

      El derecho a opinar de un laico sobre un religioso y un clérigo, sea obispo, cardenal o Papa es un derecho reconocido por el código de derecho canónico.

      De lo contrario estaríamos cayendo en la papolatría, la misma que acusaban los progres cuando mandaba JPII y BXVI y que ahora ellos hacen sobre frases descontextualizadas de FI.

      Maduro, por consejo de un pajarito chavista, ha creado un Viceministerio para la Suprema Felicidad del Pueblo.

      ¿Habrá un Obispo de Roma para la Suprema Felicidad del Pueblo de Dios?

      Más de un liberacionista lo querría.

      Eliminar
  13. Yo soy sólo un católico de a pie y no puedo opinar mucho sobre cosas de doctrina pero algo de comunicación (tampoco mucho) sí que entiendo.
    No sé si lo que voy a decir es una tontería o no, pero este post me ha hecho pensar un poco. Yo también estaba un poco perplejo con este nuevo Papa y no entendía muy bien qué estaba pasando con este hombre que, por lo que veo, no ha sido ninguna sorpresa para los que le han votado.
    La cuestión es que yo no creo que este Papa quiera ni "humillar" a la Iglesia ni "reformarla". Yo creo que él es una respuesta al gran problema de la Iglesia de PUERTAS AFUERA.
    Y ese gran problema de la Iglesia de puertas afuera es la COMUNICACIÓN. la PUBLICIDAD, si quieren verlo de otro modo.
    Yo creo que Benedicto cumplió su misión, que fue ser un Papa para los de dentro, sobre todo para los sacerdotes, para restaurar muchas cosas que se habían trastocado y para mostrar el camino a seguir a obispos, sacerdotes y religiosos.
    Francisco, por el contrario, da la impresión de decir: con lo que os ha enseñado Benedicto os debería bastar, Yo voy a salir a por los de fuera, a por esos católicos o alejados cuya realidad tiene muy poco que ver con las interioridaes de la Iglesia y mucho con la que crean los medios de comunicación.
    Ya la elección del nombre es una declaración de intenciones. San Francisco es un santo al que la demagogia de los medios de comunicación (que enarbolan hipócritamente la bandera de la pobreza) respetan, aunque sólo sea para disparar más a gusto sobre la Iglesia. Berdoglio ha compuesto -a propósito o porque él es así- una imagen de Papa a la medida de lo que los medios han propuesto siempre, pero sin variar un ápice el curso marcado por sus antecesores.
    Alguien dirá: ¿intenta ganarse a los medios así? Yo no estoy muy seguro de que sea eso. Mäs bien creo que es consciente de que los medios han modelado así a millones de personas que saben muy poco de la doctrina de la Iglesia y mucho de lo que los medios dicen que debería pensar la Iglesia.
    Creo que Francisco va a por toda esta gente.
    El caso de los gays. La doctrina de la iglesia es una, pero lo que la gente (engañada por los medios) cree que dice la Iglesia es otra cosa. La gente cree que la Iglesia odia a los homosexuales, que poco más o menos que los curas se santiguan aterrados cuando ven uno. Que en las homilías se les condena al fuego eterno. Cuando el Papa soltó lo de "¿Quién soy yo..?" fue como un misil dirigido al meollo de ls situación. Eso sí, somos después los demás los que tenemos que aprovechar el revuelo y el desconcierto para explicar - en esas conversaciones en que sale el tema- que esa es la doctrina de la Iglesia de siempre. la de Francisco, la de Ratzinger, la de Rouco... que nosotros no juzgamos ni condenamos a las personas, aunque somos muy conscientes de lo que es el pecado y de lo que es pecado.
    Creo que si dejamos mirar a este Papa en la clave que nos dan los medios de comunicación (un reformador de la Iglesia) y lo miramos desde el punto de vista de un pastor que ha dejado la casa a cargo de sus hijos y sale a buscar a las ovejas acosadas por los lobos, todo nos cuadrará mucho mejor.
    Al fin y al cabo, ¿hay algún Papa que haya hablado más veces en menos tiempo del Lobo (el diablo)?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien! Su comewntario me produce paz. Muchas gracias! Algo cambia...

      Eliminar
    2. Para Francisco I, más importante que la cuestión administrativa del nombramiento de obispos, es la familia (madres viviendo sin padre, ancianos solos, aborto, vivencia de la Humanae Vitae).

      En segundo lugar, oir a Jesús para que descubra los nuevos tesoros que puede revelar Jesús para su Iglesia.

      En este sentido, a Francisco le falta todavía rodaje, y estos próximos meses serán cruciales para él.

      Eliminar
    3. “Creo que si dejamos mirar a este Papa en la clave que nos dan los medios de comunicación (un reformador de la Iglesia) y lo miramos desde el punto de vista de un pastor que ha dejado la casa a cargo de sus hijos y sale a buscar a las ovejas acosadas por los lobos, todo nos cuadrará mucho mejor. Al fin y al cabo, ¿hay algún Papa que haya hablado más veces en menos tiempo del Lobo (el diablo)?”

      Míratelo con esta otra clave: En vez de armarse de valor y denunciar a los lobos de verdad, que por ahí andan sueltos, con nombre y apellidos, y con inmenso poder, ¿no sale más a cuenta cargárselo todo al gran Lobo, al diablo? Además ésta es la única solución aceptable cuando todos ellos actúan con conciencia rectísima. Lo único que necesitan estos malhechores de limpísima conciencia es nuestro amor y misericordia. No nuestro perdón, puesto que somos nosotros los que interpretamos mal sus acciones. ¿Y quiénes somos nosotros para juzgarles aunque sea con la cristianísima intención de perdonarles?

      Eliminar
    4. "Míratelo con esta otra clave: En vez de armarse de valor y denunciar a los lobos de verdad, que por ahí andan sueltos, con nombre y apellidos, y con inmenso poder, ¿no sale más a cuenta cargárselo todo al gran Lobo, al diablo?"
      No sé exactamente qué lobos tiene en mente cuando habla de nombres y apellidos, si son de fuera o de dentro de la Iglesia o de ambos, pero para mi, hay una cosa clara.
      Todos ellos, desde el poderosísimo lobby gay a la infima Sor Forcades, desde los que manejan los hilos de la marioneta Obama a los que secundan a Hollande o ZP,,, TODOS ellos tienen una cosa en común:
      Los medios de comunicación.
      El enemigo son los medios de comunicación... el enemigo y el campo de batalla, porque es en la realidad creada por ellos, no en la calle, donde se está dando la batalla... y donde la estamos perdiendo.
      ¿Denunciar a los lobos? ¿cómo? ¿en los medios que les obedecen a ellos? ¿Y exactamente para qué?¿para que nosotros nos sintamos apoyados en la lucha?
      ¿Y mientras? ¿qué hacemos con toda esa gente a la que no tenemos acceso y que no recurren a la Iglesia porque viven con una imagen distorsionada de ella? muchos de ellos son católicos.
      Porque para llegar a ellos no tenemos más camino que esos medios de comunicación... en manos del enemigo. Un trabajo realmente complicado pero necesario.
      Ahora mismo, el mayor activo "promocional" que tenemos es el Papa. ¿desperdiciamos ese activo en dar seguridad a los curas y a los que estamos "cercanos" o lo usamos para atraer a los alejados?
      Esta crisis no va a parar aquí y cada vez hay más gente en todo el mundo que la padece. Cada vez hay más gente desesperada y desmoralizada. que no sabe dónde ir. gente que en épocas similares se refugiaba en la Iglesia y que ahora ve esa retirada cerrada por la propaganda del enemigo.
      Nosotros ya tenemos a Benedicto. ya sabemos lo que tenemos que hacer, vosotros los curas y nosotros los no alejados. En vez de pedir apoyo del Papa, deberíamos apoyarle en su misión de enseñar el camino a los millones de hijos pródigos que han perdido el mapa de vuelta.
      Repito, es sólo una opinión.
      Un saludo

      Eliminar

  14. Un artículo importante de GG que nos lleva a la reflexión y el discernimiento sobre la situación de la Iglesia con el nuevo papa Francisco. Aporto algunas ideas, en parte coincidentes.

    Francisco presenta una imagen de la Iglesia “pobre para los pobres” que entra en una etapa totalmente nueva - incluso respecto a la hermenéutica de la reforma de Benedicto XVI (síntesis de la doctrina pre-conciliar y el post-concilio) -, que significa una ruptura. Esta ruptura es hoy por hoy mediática y de imagen, hay que esperar para ver si será la base de desviaciones doctrinales, aunque podría ser que sea suficiente en sí misma, ya que “el medio es el mensaje”.

    La concepción de Francisco de una Iglesia pobre es la de una Iglesia sin poder, y rechaza cualquier imagen de autoridad. Se minimiza e incluso se desprecia la misma estructura jurídica de la Iglesia (18-5-2013) (no sólo sus excesos); defiende una Iglesia no estructurada como sociedad visible, sino como una comunión, una “historia de amor” (24-4-2013), que preside el Obispo de Roma. El concepto subyacente lo ha revelado el padre capuchino Cantalamesa, predicador de la Casa Pontificia, vinculado desde hace años al cardenal Bergoglio, que presenta el nuevo pontificado como una nueva era de la Iglesia espiritual, sin poder, expresada mediáticamente por los gestos del papa Francisco, pero esta idea no es una novedad, sino que tiene su origen en una antigua idea de las sectas heréticas de franciscanos del siglo XIII, basada en el desprecio de la materialidad y del poder en cualquiera de sus formas (Olieu, Casale y otros). En definitiva, Francisco representa una nueva Iglesia, espiritual, no jurídica, que se confronta a la vieja Iglesia terrenal, visible y organizada. La organización se presenta como humana y un peligro, ocultando el dogma que señala que es Jesucristo quien ha dado a esta organización sus características esenciales y sus propios poderes.

    Dejo abierta la cuestión de los efectos de este nuevo rumbo de la Iglesia de la mano del papa Francisco. Pero cabe destacar el aplauso de los poderes del mundo, que esperan que todo ello signifique la retirada de la Iglesia Católica de su propia misión, de la función y de la fe que debe encarnar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...la retirada de la Iglesia Católica de su propia misión, de la función y de la fe que debe encarnar."

      Resumen final de lo esencial.

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 18,24.

      He leído su buen comentario y el texto: "...La concepción de Francisco de una Iglesia pobre es la de una Iglesia sin poder, y rechaza cualquier imagen de autoridad. Se minimiza e incluso se desprecia la misma estructura jurídica de la Iglesia (18-5-2013) (no sólo sus excesos); defiende una Iglesia no estructurada como sociedad visible, sino como una comunión, una “historia de amor” (24-4-2013), que preside el Obispo de Roma...."

      A mi modo de ver, si ciertamente, este Papa, parece que quiere una Iglesia más espiritual, sin poder. Pero esa espiritualidad, ese poder, lo da el mismo Jesucristo, Camino, Verdad y Vida.

      En el Evangelio de san Juan 18, 33 y sig. leemos:

      Pilato preguntó a Jesús: «¿Eres tú el rey de los judíos?» ...Jesús le contestó: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis seguidores habrían luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero no, mi Reino no es de aquí». Pilato le dijo: Con que ¿tú eres rey? Jesús le contestó:«Tú lo dices: soy Rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz».

      Señor mío, Tú eres mi Dios, mi Señor, mi Redentor. Quiero que seas mi Rey, mi Dueño. Toma mi libertad, mi voluntad, mi mente y mi corazón. Quiero que Tú imperes en mí con la fuerza de tu bondad, de tu misericordia y de tu caridad. Aleja de mi alma todo aquello que me separa de Ti y ven a instaurar tu Reino en mi corazón.

      Pero Cristo no es un rey cualquiera: “Mi reino no es de este mundo”. No es un reino de honores, de riquezas, de poderes y dignidades como lo entiende el mundo. Su reino es de una dimensión trascendente y muy superior. No es un reino terreno, sino celestial. Es un reino de amor, de justicia, de gracia y de paz; un reino que está muy por encima de las ambiciones humanas. Un reino que heredarán los pobres, los mansos, los que sufren, los misericordiosos, los humildes, los pacíficos, los perseguidos… Un reino, en definitiva, que poseeremos plenamente en la otra vida, pero que ya ha iniciado desde ahora.

      Si la Iglesia, como Madre, y por tanto el Papa, como cabeza visible, no creo rebajen "el nivel" de lo que enseña el Catecismo, para quedar bien. Sería una contradicción hablar del demonio y rebajar la enseñanza del Magisterio.

      Hay que tener en cuenta que los Mandamientos, los dicto Dios a Moisés, no son un capricho de la Iglesia. Los que por el Bautismo somos "hijos de Dios", tenemos la certeza de que Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, nos amó hasta dar su vida por nosotros en la Cruz y ni se bajó de ella ni aceptó rebajas en sus sufrimientos.

      Eliminar
    3. Al leer este comentario, se me ha pasado fugaz por la mente la imagen del Cardenal Tarancón.

      Eliminar
    4. "...A mi modo de ver, si ciertamente, este Papa, parece que quiere una Iglesia más espiritual, sin poder..."

      Si se quiere confrontar una Iglesia de amor, gracia y paz, con una Iglesia del rigor asociada al derecho, la punición, la organización, la disciplina, etc., entonces esto es absurdo de lo absurdo y carece de base escritural.

      Ignora que Jesús le dio a Pedro y a sus sucesores el poder de las llaves y del atar, que una primera interpretación lo liga con el derecho y la justicia: te prohibo, te limito, te condiciono, te permito, te doy privilegios, tienes libertad, te condeno, te autorizo, te nombro, te ceso, te traslado, te cedo, te delego, te represento, te posesiono...

      El amor tiene necesidad de la verdad y de la justicia: lo justo, lo equitativo, lo bello, lo santo, lo bueno, lo moral, lo sano, lo verdadero... todos ellos van juntos porque son buenos.

      Una Iglesia de sólo amor es una aberración, porque le faltaría la verdad y la justicia, pues no podemos amar a la mentira y a la injusticia: amamos lo verdadero y lo justo.

      En el fondo, sería la protestantización y el relativismo eclesial: la Iglesia sería sólo amor desligada de la verdad y de la justicia, y entonces todo valdría: amaríamos la herejía, el malo continuaría haciendo maldades porque sería irremovible de su cargo por "amor"... en fin, toda una suma de insensateces.

      Eliminar
  15. A lo mejor quiere la humillación de algún soberbio, de algún prepotente, de algún príncipe, no lo dudo. Pero no la de los humildes, los mansos, los pequeñuelos del Señor. A esos, seguro que lo que quiere es exaltarlos. Ahora que caigo, esto mes suena al Magnificat. Será casualidad. O no...

    ResponderEliminar
  16. Menos mal que el papa no dijo “Yo nunca he sido de izquierdas”. Además de políticamente incorrecto, hubiese sido políticamente suicida. Pero como los conservadores, tanto en el mundo como en la Iglesia están acomplejados, los progresistas sacan pecho. Y todos quieren parecerlo e incluso proclamar que lo son, con independencia de que lo sean o no.
    El problema irresoluble es que los que están encantados con este papa y le ríen todas las gracias (será porque lo perciben como uno de los suyos), dicen que los anteriores llevaban zapatos de Papa Noel, gastaban maneras de sátrapa persa y además apestaban a sepulcros blanqueados. Es que eso de los gestos les chifla. Un gran gesto vale más que mil discursos. Unos zapatos raídos y una cartera cochambrosa huelen a santidad y valen más que todos los dogmas. La prueba está en cómo le aplauden los que hasta ayer criticaban ferozmente a la Iglesia. Ésta es la mayor prueba de santidad de este papa. El día que en vez de la cartera raída lleve una bolsa del súper o del Corte Inglés, lo elevarán en carne mortal a los altares. Y el día que vista de laico pero bien raído, viva en un piso compartido, se mantenga mendigando y dé la imagen que sugería el anónimo de las 15.06, ese día viene Elías con su carro de fuego y se lo sube a los cielos.
    De todos modos, cuánto resentimiento y cuánto revanchismo se respira en algunas intervenciones que se suponen de cristianos auténticos y evangélicos, pero católicos. Resentidos revanchistas dando lecciones de mansedumbre evangélica y evocando el maravilloso ejemplo del papa Francisco. ¿Es que perciben en él acaso ese tufillo revanchista y se limitan a imitarle beatíficamente? ¿A qué viene si no, ese vergonzoso revanchismo contra los católicos más conservadores? ¿Acaso es mala esa forma de ser católico? ¡Ah!, es que el Papa viene aludiendo ya unas cuantas veces a esos católicos, y sus formas de hacerlo no brillan precisamente de caridad cristiana. No está bien que llame fariseos y no sé qué más a los que no son de su cuerda, ni el Papa de Roma ni cualquier otro cristiano de verdad. Ya vale de guasas, ¿no? Y eso sí, alabando al Papa por una cosa más que habría que reprocharle: por señalar y ridiculizar con muy poca caridad a los que en la Iglesia no son de su cuerda. Con este Papa resulta que el cáncer (o la lepra) de la Iglesia no son los curas y obispos pederastas, como en el anterior pontificado, sino los que aman una Iglesia que siempre ha existido, pero que a Papa Francisco no le gusta. ¿Es que han de ser las ocurrencias y los chistes del Papa la pauta del día a día de la Iglesia? ¿Es que tendremos que bailar todos al son que toca? A eso en mi tierra se le llama totalitarismo. Y a la admiración de todas esas cosas, papanatismo.

    ResponderEliminar
  17. Al estimado Gerásimo y por alusiones: es posible que quieras un Papa que en trono de oro y llevado a hombros vaya dando bendiciones. Es posible que quieras un sucesor de Pedro con guantes de seda y todos los disfraces que representarán todo lo que te plazca y más acerca de la sangre de los mártires de todos los tiempos. Es posible que incluso te parezca todo ello "conservador" y contrario al "progresismo". A mí simplemente me parece una estúpida traición al Crucificado. Las guasas, efectivamente, se han acabado con este Papa y será difícil -no imposible- que venga otro sucesor de Pedro con toda la cantidad de memeces mundanas de poder vacuo que hasta la fecha han tenido lugar por parte del alto clero. O necesitas una clase de historia? La lepra es la corte papal. Eso te parece escandaloso? Si lo dice un Papa es parta congraciarse con el mundo? De qué frivolidad estás hablando cuando sueltas tan pancho que es una cuestión de progresía versus conservadores? No serás tú un conservador cabreado viendo cómo un argentino desmonta pidiendo una iglesia pobre para los pobres un chiriniguito que ha traicionado innúmeras veces el Evangelio de Jesús? Y tanto que vamos a bailar el son que toca de alguien que transmite puro Evangelio sólo en la mirada, en los gestos, en las palabras, y más cuando irrita a la caspa de siempre que apoltronada en su ensimismamiento desde luego nada evangélico nota como su trasero sufre tal patada todavía se está preguntando cómo es que siendo tan guapa, tan bien hecha, tan perfecta, tan cumplidora de las normas se ve en estos trances de ser humillada por "la plebe" progre. Anda, repasa la vida de Jesús y dime dónde este Papa te la hace contradictoria, majete. Que os volváis al cuartel a jugar a otras guerras. Ya vale de cinismo para acabar tu comentario con el de totalitarismo- Y debo ser un papanatas total por la admiración que siento por Francisco en función de cómo habla del Señor y me lleva a El, todo lo contrario que los de tu cuerda. De bordados de plata, como mínimo.
    Ans.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: «¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?» Pero no decía esto porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella."

      Cuando leo estos comentarios sobre la pobreza, siempre me acuerdo de ésto. ¿por qué será?

      PS: Con tanto progre procupado de la pobreza... no sé por qué tenemos tantos problemas de voluntariado en Cáritas

      Eliminar
    2. ¡Oh venerable Anscarius! Tus escritos rezuman caridad. Eres el gran maestro de la caridad, sobre todo hacia tus hermanos en la fe que no beben de tus palabras, de tus pensamientos y de tu interpretación del Evangelio y de la Iglesia. Pontificas más que un pontífice. Eres el azote de Dios enviado a Germinans a mantener a raya a estos soberbios conservadores. Y a afearle a la Iglesia, Papas incluidos, la conducta que ha seguido hasta ahora. Y además ridiculizándola: seguramente que es así como tú interpretas y sigues el espíritu del Papa Francisco. Flaco favor le haces. Un ejército de aduladores como tú podría hundirle en la miseria. Jesús también los tuvo. Cuando sanó al llamado sordomudo (tartamudo en verdad), la gente se puso a exagerar: “Todo lo hizo bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos”. Y claro, Jesús los hacía callar. ¿Qué tal si te calmases un poco? Si eso no puede ser, no te estaría nada mal moderar tus insultos a todo el mundo, incluida la Iglesia que no respira o no ha respirado a tu ritmo. ¿No podrías criticar con argumentos en vez de con insultos? Para ti, todos los papas menos Francisco han sido unos farsantes y unos traidores al Evangelio. Háztelo mirar.

      Eliminar
  18. Anscarius es tan ignorante que ha de recurrir a las tópicas descripciones de la Iglesia, propias de los viejos herejes.
    Ahora resulta que hasta el Papa Francisco, todo era mangoneo, corrupción, un chiringuito traidor del evangelio, todo frivolidad, totalitarismo y un sinfín de chorradas supinas.
    Pues entérate, el Papa es el Papa, podrá gustar mas a unos y menos a otros, pero es el sucesor de todos los anteriores, tiene la misma dignidad que JPII o qué BXVI, ni mas ni menos.
    Puedes estar seguro que no viene a romper nada, porque nada hay que romper, por lo menos en lo doctrinal.
    Lo que le sobra a la Iglesia son los falsos profetas como tú, profetilla de poca monta, que viene anunciando al refundación del Cuerpo Místico de Cristo en la persona del actual Papa, cosa que solo puede salir de una mente enferma.
    Flaco favor le haces con tu criterio sectario, tan Santa era la Iglesia hace diez años, treinta o doscientos, como ahora.
    Siempre han habido iluminados que han querido marcar una línea en el agua, diferenciando a una Iglesia oscura y trasnochada, respecto a otra nueva y revolucionaria, pero el tiempo ha demostrado que el Espíritu Santo funciona de forma mas sensata y sutil, sin grandes rupturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por alusiones de nuevo al querído anónimo ejerciente de torquemadilla: mi ignorancia es mayor aún de la que presupones, y lo es acerca de la estupidez humana donde por mucho que se demuestre (tu comentario es el caso) nunca deja de sorprenderme. Pero aunque no sea un erudito del tema te diré que si desempolvas tus neuronas y haces un esfuerzo, recordarás gratamente cómo un papa desenterró literalmente a otro para condenarle, como varios han tomado las armas para acuchillar a sus semejantes, cómo el actual beato y pronto santo JPII bendecía a un tal Padre Maciel, y así un largo etcétera- Dónde has leído que me crea más el misterio de la Iglesia a partir de la acción de este papa que ha tomado formas franciscanas ? Si sabes interpretar texto en castellano, a parte de la retahíla de insultos que me honran en la Fe (ya he comentado que suelo irritar sobremanera a la caspa y se deduce que es el caso) no verás en ninguna parte que me arrogue hablar en Su Nombre. Lo haces tú? es para saber a qué atenerse cuando me llamas ignominiosamente falso profetilla de poca monta, mente enferma y demás imbecilidaders propias de quien no tiene argumentario más que de patio de colegio. Como vemos, si la Iglesia de Cristo se ha aguantado hasta la fecha no será por la santidad de unos papas o la miseria de otros. Si es santa, lo es por la Gracia y la formamos piedras vivas. En la imaginación calenturienta que demuestras tener mostrándome como profeta que anuncia la refundación del cuerpo místico de Cristo en este papa, que se define como un pecador en el que el Señor ha puesto su mirada (caray! cómo el publicano que arrodillado no podía ver el fariseo en el templo!) diré que si Francisco habla con naturalidad de estos cristianos de barniz, de pacotilla, de costumbre social, de ideología, sólo puedo alegrarme: nunca lo había oído tan claro de un líder en vida y sí de todos los santos -empezando por el de Asís. que fueron comidos y empalados por quienes dan ha entender participar de la ortodoxia que jamás es tal. Si la Iglesia no lleva y tiene a Cristo, es una iglesia muerta. Todo lo que me quieres denigrar con tu comentario me honra y dignifica. Y por ello te doy gracias. Es lo que manda el Resucitado.
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar

  19. Agradecido por este artículo que ayuda a comprender lo que está sucediendo en el Papado y por tanto en la Iglesia, quisiera sugerir a GG una continuación del mismo que aborde las consecuencias para las personas, para la vida de fe y la vida espiritual de los católicos.

    A la espera de que se pueda escribir sobre ello, planteo una cuestión que desearía contestase un sacerdote, con respeto a las buenas intenciones de otros no basta en esto opiniones personales.

    La cuestión hace referencia a una línea de acción de este pontificado: la búsqueda de los alejados de la Iglesia, de los que se encuentran en lo que se llama periferias existenciales mediante el amor y la comprensión de sus situaciones. La pregunta es ¿si no se plantea a las personas que viven instaladas en una situación de pecado la conversión y la coherencia entre fe y vida, cuál es el bien para ellas? ¿No se trata de una falsa caridad? Y la Iglesia, ¿no está abdicando de la Verdad que ha de custodiar?

    En el mismo sentido, en un reciente mitin en Barcelona de la oficialmente religiosa sor T. Forcades, que promueve posiciones contrarias a la Verdad y las enseñanzas de la Iglesia, y al que asistieron 45.000 personas, se argumentó por parte de medios católicos que de esta forma se llega a personas que de otra manera no se acercarían a la Iglesia, ¿pero cuál es el bien para ellas?

    Gracias anticipadas a quien pueda responder a una honda preocupación. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde dice asistieron debe decir se adhirieron.

      Eliminar
    2. Yo, como he dicho antes, sólo soy un católico de a pie y no estoy capacitado para discutir cosas doctrinales, pero creo que tengo la suficiente formación para saber lo que veo y yo no veo que se esté abdicando de plantear la conversión y la coherencia.
      Yo lo que veo es que todo se está sacando de quicio enormemente.
      Una cosa es acercarse al alejado con otra actitud y otra es claudicar y decirle que lo que hace está bien.
      Es lo de la adúltera: "yo tampoco te condeno... en adelante no peques más".
      Es la actitud. Remarcar el "yo tampoco te condeno" antes que el "no peques más" no significa renunciar a esto último.
      Mucha gente dirá: "el 99% de los sacerdotes hace mucho tiempo que hacen esto, no necesitan que se lo recuerden".
      Y yo contestaría: "ya, pero la gente NO LO SABE. Y es a la gente a la que el Papa le dice que la Iglesia actúa así, no a los curas".
      Para la mayoría de los alejados, los curas son como dicen las películas españolas que son: unos energúmenos intolerantes que amenazan con el fuego del infierno.
      Yo no he visto que Francisco haya abolido el "en adelante no peques más". Solamente está combatiendo una imagen distorsionada de la Iglesia en la sociedad.
      Yo no soy nadie para ver signos, pero a veces me parece que el que haya "dos Papas" es como un simbolo: dos caminos diferentes que no sólo son ambos válidos, sino que deben coexistir en cada uno de nosotros.
      Es una opinión
      Un saludo

      Eliminar
    3. A veces parecemos confundir la naturaleza de la Iglesia. Nos preocupamos de su imagen, de su aceptación, popularidad, etc. como si fuera una empresa o un partido político, organizaciones éstas que sí se deben a la gente, que tienen que buscarla, convencerla, seducirla, etc.

      Lo mejor que podemos hacer para atraer gente a la Iglesia es dar buen testimonio en nuestra vida, en nuestra conducta, esforzarnos en nuestra santificación y pedir iluminación y entendimiento para nosotros y para los demás. También nuestra sinceridad y nuestra valentía en confesarnos cristianos, decir sí cuando es sí y no cuando en no, puede atraer gente a Cristo.

      Eliminar
    4. Anónimo 9:09:

      No creo que haya entendido lo que he escrito.

      No se trat de seducir a nadie, sino de sobrevivir a una campaña de desprestigio.
      Claro que el católico debe dar ejemplo con su vida y su conducta y pedir la iluminación y todo lo que usted afirma, pero de qué sirve eso con gente que no ha visto a un cura en su vida y las únicas referencias sobre la Iglesia las obtiene de "El Pais" y el "Wyoming"?
      ¿Qué hacemos? ¿Les dejamos por perdidos? ¿o buscamos el medio para decirles que no somos eso que nuestros enemigos dicen?
      Eso, evidentemente, no quiere decir que tengamos que traicionar ni un milímetro la ortodoxia.
      Voy a meterme en camisa de once varas, porque sólo soy un católico de a pie, pero ¿no seguía Herodes Antipas unido a Herodías cuando predicaba Cristo? Juan Bautista murió por denunciarlo, pero Cristo no dijo una sola palabra sobre ese adulterio en particular. Es más, cuando dijo a la adúltera "yo tampoco te condeno" ¿estaba desautorizando al Bautista?
      ¿Estaba Cristo intentando ganarse a Herodes?
      Quizá la enseñanza es que cada uno tiene su misión y debe cumplir con ella. Cristo había venido a salvarnos, el Bautista a preparar el camino y decirles a los judíos en qué estaban patinando. Ni siquiera el hecho de que uno fuera infinitamente superior al otro desacredita al pequeño. y su misión.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Virtelius Temerarius: Las entradas en esta página germinansgerminabit.org me horrorizan; son denigrantes hacia los actos sinceros y llenos de caridad que surgen de verdaderos cristianos. Me da pena que exista aún en la Iglesia Católica este tipo de opiniones tan anti-Cristo y, más aún, que pueda llegar a la gente esta falta de unión y amor por el hermano... con criterios dogmáticos que han olvidado la buena noticia del Evangelio.

    No entiendo cómo, con esa falta de caridad, osáis tomar un teclado y escribir vacíos de respeto en nombre del Señor. Aún así, nunca se ha de perder la esperanza en los demás y os tendré en mis oraciones, no para que penséis como yo (Dios me libre) sino para que gocéis de un encuentro personal con un Cristo vivo y resucitado, puesto que en vuestras líneas se vislumbra una terrible actuación antidiscipular.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  21. Al anónimo del día 28, a las 09.07
    Ciertamente ha de haber de todo en la viña del Señor: críticos y conformistas; hipercríticos e hiperconformistas; exaltados de un bando y exaltados del otro. Pero personas como usted, conciliadoras, "hacedoras de paz" que dicen las Bienaventuranzas, son un bálsamo para el alma. Que Dios le bendiga y le conserve en este maravilloso estado espiritual.

    ResponderEliminar
  22. Se puede, sin ser hereje, estar en absoluto desacuerdo con esos gestos demagógicos en los que se idolatra la pobreza. Tema distinto es su buena intención, pero también tuvo buena voluntad Pablo VI y así estamos... Y no llego a los cuarenta, así que por algo lo diré.

    ResponderEliminar