lunes, 23 de septiembre de 2013

Lluís el astuto

Cuando fue elegido el papa Francisco, su relación con el cardenal Martínez Sistach era absolutamente inexistente. Nuestro arzobispo había acudido al cónclave como uno de los miembros más irrelevantes del Colegio Cardenalicio y volvió con las conexiones perdidas con el poder que acababa de aflorar en la Santa Sede, después de haber apostado por los hoy amortizados Bertone y Ravasi. Pero nunca debe menospreciarse a Sistach. Un hombre de una astucia incalculable. Cual bien nos reveló nuestro Antoninus Pius, fue el propio prelado barcelonés el que solicitó audiencia al Santo Padre, siendo finalmente recibido el pasado 6 de septiembre.

Y en esa audiencia, el cuco Sistach se sacó un as de la manga que encandiló al Papa. Sabedor de que iba a visitar la isla de Cerdeña y que iba a celebrar en el Santuario de la Virgen de Bonaria, le explicó que la orden de los mercedarios, a cuyo cargo se halla el templo, fue fundada en Barcelona por San Pedro Nolasco y que la advocación mariana fue instaurada por el rey Jaime II de la Corona de Aragón, al conquistar la isla. A ello añadió nuestro sagaz prelado que la ciudad de Buenos Aires toma su nombre de esta madonna de la Cerdeña. A esta conjunción barcelonesa-porteña debe unirse que el arzobispo emérito de Cagliari, monseñor Giuseppe Mani, fue compañero de estudios de Sistach en Roma y con todo este cóctel tenemos a nuestro cardenal concelebrando con el Papa la misa de este domingo en Cagliari.

¡Ya ha conseguido restablecer la conexión con Roma! ¡Y lo ha logrado él sólo, sin relevantes influencias! Su ego - de por sí bastante elevado- ha vuelto de la Cerdeña acrecentado.

¿Busca con ello la designación de un sucesor? Más bien, no. Lo que busca desaforadamente es eternizarse en el cargo. El astuto Sistach se ha dado cuenta que no existe -a día de hoy- un candidato claro a sucederle. Por el contrario, no se encuentran candidatos aptos. A todos los aspirantes (Pujol, Taltavull, Meneses, Vives) se les halla más de una pega. Ha visto que es su oportunidad. Desligar su sucesión de la de Rouco, que parece -cuanto menos- más encauzada y esperar los nuevos tiempos en la Conferencia Episcopal Española a partir de marzo de 2014. La prórroga jamás acordada se llevaría a la práctica. Su mayor ilusión sería llegar a los casi tres años que obtuvo el cardenal Carles.

Sabe también Sistach- y lo explota a consciencia- que su exquisita cautela ante el debate independentista está muy bien vista en la Santa Sede. De ahí su homilía nada nacionalista en la misa del 11 de septiembre o su absoluta intransigencia ante los intentos de involucrar la cadena humana con la Sagrada Familia, hasta el extremo de prohibir expresamente que ningún símbolo independentista apareciese colgado en la basílica y la foto pudiese dar la vuelta al mundo.

Nuestro hábil Sistach jamás habría caído en la trampa que tendió la periodista de ERC, Mónica Terribas, al obispo Novell en Catalunya Radio. Les enlazo el audio, porque muchos hablan y no lo han escuchado en su totalidad. Las opiniones de Novell pueden ser discutibles, pero las arteras preguntas de la entrevistadora no tienen desperdicio. ¡Llega a comparar la jornada de oración y ayuno por la paz en Siria con el derecho a decidir en Cataluña! ¡De este jaez resultan los delirios independentistas!

Sistach es un auténtico muro de contención frente a estos dislates. A su manera: sibilina, diplomática, utilitarista. Roma lo sabe y en estos momentos lo valora. Y ahí está abrazando a los rotarios, cual ayer nos contaba con algún toque populachero nuestro genial Prudentius, y compartiendo con el papa Francisco una jornada de alto contenido social en la isla de Cerdeña. Allá películas con las contradicciones.

Astuto y hábil en grado sumo. Antes congeniaba con Bertone y Ravasi, hasta el extremo de conseguir el atrio de los gentiles para Barcelona. Ahora se ha podido colocar junto al Santo Padre gracias a la conjunción Bonaria-Merced. Lástima que sus dotes de estratega no hayan redundado en beneficio de la diócesis. ¡No se puede tener todo! 

Oriolt

12 comentarios:

  1. A ver si lo trae a la Sagrada Familia y montamos el belén otra vez...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué papel desempeñará usted en este belén?

      Eliminar
  2. El fantasioso Oriolt debería retirar de inmediato las palabras que atribuye al Sr.Cardenal Arzobispo de Barcelona: " astuto" " cuco" y en forma verbal " "encandilador". Sigo pensando que esta clase de artículos ofenden; se falta a la caridad y a la objetividad. Es mi modesto parecer.

    ResponderEliminar
  3. En nuestra parroquia, céntrica en Barcelona, hace 10 años que le estamos esperando, tanto a él como a su delegado (¿quizás para no saber y no actuar para no violar el pacto de statu quo con el progresismo barcelonés?)

    Parece ser listo para aparecerse entre los de arriba, pero con los de abajo, nada.

    Tiene una diócesis más enferma de la que recibió el obispo Carles

    Es la diferencia entre ser listo e inteligente: inteligencia social y habilidad en el trato con los grandes, ninguneo con la base, decadencia ritual y doctrinal en la diócesis.

    ResponderEliminar
  4. Sr. Oriol, creo que cada uno, busca lo que le conviene. No se si fue usted o el amigo Prudentius que cierto día dijeron en esa web que el Sr. Cardenal, "como un buen tendero", sabe vender bien su "mercancia". Supongo que él sabrà lo que hace y porque.

    Por último, decir que hoy para los barceloneses es un gran día, porque es la fiesta de nuestra Patrona, la Virgen de la Merced, que ella como buena Madre, que nos sigue diciendo: "Haced lo que Él os diga", protega bajo su manto nuestra Ciudad y haga volver a Dios, a los que andamos descarriados por ese mundo.

    Buenos días.

    ResponderEliminar
  5. Como idea, podría haber influido para que en el programa de las fiestad de La Virgen de la Merced, apareciese la Misa solemne y la procesión.

    ResponderEliminar
  6. Para eternizarse: nada mejor que haber pasado casi desapercibido, tal como ha hecho Sistach. De Rouco se pueden decir muchas cosas, excepto que pase desapercibido: así le va.

    ResponderEliminar
  7. Olvida un punto importante a la hora de eternizarse: pasar más bien desapercibido. Es un arma que corta por los dos lados. El gran problema de Rouco a la hora de hacer lo mismo es que se ha significado demasiado en el aspecto político.

    ResponderEliminar
  8. Y en esa audiencia, el cuco Sistach se sacó un as de la manga que encandiló al Papa. Sabedor de que iba a visitar la isla de Cerdeña y que iba a celebrar en el Santuario de la Virgen de Bonaria, le explicó que la orden de los mercedarios, a cuyo cargo se halla el templo, fue fundada en Barcelona por San Pedro Nolasco y que la advocación mariana fue instaurada por el rey Jaime II de la Corona de Aragón, al conquistar la isla. A ello añadió nuestro sagaz prelado que la ciudad de Buenos Aires toma su nombre de esta madonna de la Cerdeña.

    Sin duda lo que Oriolt denosta del nefasto M.Sistach se queda corto.

    Pero una revisión del post le habría permitido reescribir dos ideas que suenan por lo menos ridículas:

    No hace falta explicarle a Bergoglio que la Orden de la Merced fue fundada en Barcelona como no sea que se lo tenga por totalmente falto de formación histórica ni mucho —mucho— menos se lo puede deslumbrar mencionándole que Buenos Aires, así se dice, toma su nombre de la advocación sarda… como no se piense que quien durante 20 años fue arzobispo de esa ciudad en la que nació, se crió y como sea se formó es un ignorante irredimible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo seguí la misa del Papa en Cagliari hace unos días a través de mi parabólica y me extrañó mucho ver en el altar a un tipo que se parecía muchísimo a nuestro Sistach. Y ahora me confirmáis vosotros que era él en persona.
      Cuando fue elegido papa el cardenal Bergoglio busqué exhaustivamente información sobre él. Uno de los datos indiscutibles de su biografía es que es miembro honorario de Rotary Club argentino, que es una asociación aparentemente filántropica de filiación inequívocamente masónica, como también lo es el Lions Club. Se trata de dos asociaciones pantalla de la Masonería sin lugar a dudas. Y ahora vemos que Sistach no tiene ningún empacho en acercarse a la masonería para congraciarse con su jefe.

      Me he leído una vez la larga entrevista a Francisco. No se trata de una entrevista pura y simple con preguntas y respuestas. Las respuestas de Bergoglio tienen detrás mucha "cocina" jesuítica, es decir, están muy elaboradas... A través de ellas se puede rastrear la agenda de momento oculta de Francisco, que tiene detrás a todo su instituto. Recuerdan a Guerra cuando dijo que tras los socialistas no iba a reconocer España ni la madre que la parió, pues ... eso.

      Eliminar
    2. El papa va a hacer lo mismo con la Iglesia que dijo Guerra que haría con España?
      Ans

      Eliminar
    3. Pues ya es hora que la iglesia cambie, vuelva a la sencillez evangélica, se deje de tanto poder, de tanto secretismo, dde tanta vanidad...

      Eliminar