miércoles, 28 de agosto de 2013

(D) Mn. Pere Dausà i Arxer (Arenys de Mar, 1887 - Peralada 1935) y el primer sindicalismo católico liderado por trabajadores. (I parte)

Mn. Pere Dausà en el sindicato agrícola de Banyoles
En 2008 Pere Bosch i Cuenca (Banyoles, 1966) publicaba Pere Dausà i Arxer (Col·lecció Cooperativistes catalans núm. 12, Ed. Cossetània), biografía de quien había sido el gran impulsor y consiliario del Sindicato Agrícola de Banyoles.

En esta obra, Pere Bosch, militante d’ERC, historiador, alcalde de Banyoles (1999-2007) y hoy diputado en el Parlament de Catalunya, hace un recorrido biográfico alejado tanto del panegírico vacuo de cierto periodismo eclesial, como del enfoque anticatólico lleno de prejuicios a que nos tiene acostumbrados la mayoría de la actual historiografía catalana. Una biografía del gran sacerdote católico social de la diócesis de Gerona, Pere Dausà i Arxer, hecha desde la objetividad y la profesionalidad por un historiador que no es tributario del anticlericalismo irracional y sectario que domina en otros miembros de su partido político. Se pone de manifiesto, para disgusto de los oráculos enemigos de los matices, que incluso en ERC existen distintas corrientes en relación con el catolicismo; del mismo modo que en partidos más a la derecha que se autopresentan como catholic friendly, hay sectores que en la práctica se comportan como masones.

De otros parecidos análisis fáciles e interesados, subordinados a otros intereses, fueron víctimas sacerdotes como Mossèn Pere Dausà i Arxer a quienes en su tiempo se les retiró el apoyo bajo una sutil e impronunciada acusación de socialistas.

Una familia cristiana en una población industrial

Mossèn Pere Dausà nació el 11 de mayo de 1887 en Arenys de Mar, donde su padre tenia una sucursal del negocio familiar. Era hijo y nieto de fabricantes de tapones de corcho, un sector ya mecanizado que contaba en Cataluña con un distrito industrial especializado, con capital en la portuaria villa de Sant Feliu de Guíxols. Huérfano de padre con dos años, la familia Dausà regresó a Sant Feliu de donde era originaria.

Una fábrica de tapones de corcho de Sant Feliu de Guíxols
En esta población, al pie de la serranía de Les Gavarres, el joven Pere Dausà tuvo la ocasión de ver en primera fila los efectos sociales de la Revolución Industrial: los fabricantes o patrones cada vez más diferenciados como clase social burguesa; los trabajadores cada vez más proletarizados; el salto de escala en la acumulación de inversiones y de plantillas de obreros; el consecuente colapso del modelo gremial de patrón/oficial/aprendiz; la disolución de los mecanismos de ayuda mutua del modelo de extensa familia agrícola; la desaparición en este contexto urbano e industrial de la autonomía económica familiar del modelo de explotación agrícola unifamiliar catalán; y las injusticias, miserias y tensiones sociales que acarreaba este proceso de acumulación de riqueza distribuida de forma tan desigual. Asimismo los cambios políticos de una villa famosa por la fortaleza de su republicanismo federal, incluso entre las incipientes clases medias y la aparición finalmente del anarquismo entre el obrerismo más proletarizado. En 1909, durante la Semana Trágica, vería con impotencia y con sus propios ojos la quema de la iglesia de Sant Joan situada enfrente de su domicilio.

Formando parte de los eclesiásticos de La Regeneración Católica

En 1902, Pere Dausà ingresaba en el Seminario menor de la diócesis de Gerona, situado desde 1852 en el santuario de la Mare de Déu del Collell. En 1905 pasaba al Seminario Mayor, que ocupaba el antiguo colegio de Sant Martí de los jesuitas de Gerona.

Pere Bosch presenta tres grandes causas que explicarían la vocación católico social de Mn. Pere Dausà: su propio carácter; el contacto directo con la nueva sociedad industrial en Sant Feliu; y el encontrar y formar parte de un grupo de presbíteros muy bien formados y sensibles a los temas sociales en la Gerona eclesial de su juventud. Hablamos de los agrupados entorno al semanario La Regeneración Católica (1906-1912) publicado en el Seminario Mayor diocesano. Unos sacerdotes y una publicación en plena sintonía de intereses, preocupaciones y enfoques con los que en la diócesis de Barcelona se agrupaban en torno a la Asociación de Eclesiásticos para el Apostolado Popular (A.E.A.P.) y su órgano Reseña Eclesiástica.

La Regeneración Católica, publicación de la cual Dausà llegaría a ser redactor jefe, era el fruto de unas circunstancias que también se pueden ver en la aparición del grupo de la A.E.A.P. de Barcelona.

Tomàs Sivilla i Gener, obispo de Gerona
En primer lugar la impronta de los obispos no integristas, que acusados de mestizos y liberales, se las vieron y desearon contra los que propugnaban y presionaban la unidad político-partidista de los católicos en España (los Nocedales y contra el sector menos conciliador en lo político del carlismo). Una polémica que laceró el catolicismo español y catalán de finales del siglo XIX, provocando profundas divisiones entre la feligresía militante y entre el clero, con episodios terribles de calumnias y de desobediencia práctica a los obispos. Esta enorme pérdida de fuerzas (y de autoridad) pasaría factura y debilitaría al catolicismo español y catalán.

Gracias al sensato Tomás Sivilla i Gener (Calella 1817-Gerona 1906), obispo de Gerona desde 1878 y acusado de mestizo reiteradamente -y a veces incluso insultado- por sectores integristas, se pudo formar el ambiente diocesano propicio para la aparición de este grupo de sacerdotes y la posibilidad de que editaran La Regeneración Católica. Sivilla, en una diócesis con fuerte presencia de integristas y de carlistas, actuó en la misma línea “mestiza” que Català i Albosa en Barcelona o Morgades en Vic, por citar diócesis colindantes. Lo mismo se podría decir del semanario La Vetllada (1881), pionera de regeneracionismo catalanista católico en la diócesis de Gerona, que caminó por los mismos caminos de La Veu de Montserrat vicense del canónigo Jaume Collell. La irrupción del neotomismo supondría para todos estos sectores no-integristas un espaldarazo. Fueron la generación puente entre el “balmesianismo” político y el neotomismo “político”.

La Regeneración Católica fue también fruto de la crisis de 1898 y de las respuestas de salida a la misma, pero evidentemente en clave católica. El propio nombre de la publicación ya contiene este matiz, dando respuesta católica al regeneracionismo propuesto por Joaquín Costa. La publicación, mediante artículos sobre principios sociales o de información de iniciativas y proyectos llevados a la práctica, también era hija del impulso que supuso para el catolicismo social la Rerum Novarum (1891) y la Graves de Communi Re (1901), verdaderos faros para dicho camino de regeneración en clave católica.

Pere Dausà entró en contacto con uno de los miembros de este grupo de sacerdotes sociales ya en su estancia (1902-1905) en el Seminario Menor del Collell. Concretamente con Mn. Miquel Raset i Encesa, profesor de Agricultura en dicho seminario, pionero del sindicalismo agrario católico de la diócesis, futuro fundador en 1905 del sindicato de Banyoles y en 1906 de la revista La Pagesia Cristiana, que en 1907 se encartaría como Butlletí Agrícol Mensual en La Regeneración Católica.

Durante el periodo estival, en Sant Feliu de Guíxols, trataría con mossén Sants Boada i Calsada, uno de los sacerdotes más relevantes de Cataluña por su implicación en el cooperativismo en clave católica (incluso en el de producción) y fundador del Ateneu Social de Sant Feliu. Dausà fue “seguidor i deixeble” (discípulo) de Mn. Boada como en alguna ocasión comentaría.

Una vez pasado al Seminario Mayor en 1905, Dausà cursó la asignatura de Sociología Cristiana (Economía Social Cristiana) que el obispo Francesc de Pol había introducido en los planes de estudio. Fue justamente entonces cuando entró a formar parte del grupo de presbíteros de La Regeneración Católica entre los que destacamos a:

  • Francesc Xavier Armendares, profesor de Ética y Ontología en el Seminario y consiliario del Sindicato Agrícola de Malgrat.
  • Frederic Dalmau i Gratacós (1874-1926), presbítero, uno de los primeros doctores en psicología de la diócesis y catedrático de Instituto;
  • Anselm Herranz i Establés (1864-1935), canónigo y primer catedrático de Sociología Cristiana (Economía Social Cristiana) del Seminario de Gerona, quien utilizaba como libro de texto el del P. Antonio Vicent, SJ, el gran patriarca del catolicismo social de España.
  • Pere Iglesies i Guàrdia (1864-1952), canónigo, catedrático de Teología, consiliario de la sociedad obrera La Amistad de Gerona y futuro consiliario de la Federación Sindical Agraria (FSA) de los sindicatos agrarios católicos de la diócesis.
  • Miquel Raset i Encesa, citado anteriormente.
  • Agustí Vilà i Domènech (1874-1925), canónigo, vicario general del obispo de Gerona Francesc Mas i Oliver (1915-1920).

En 1910, Mn. Pere Dausà cantaba Misa en Sant Feliu de Guíxols. Del 27 de noviembre al 4 de diciembre del mismo año participaba en la V Semana Social de España celebrada en aquella ocasión en Barcelona, pudiendo contactar con la Acció Social Popular del P. Gabriel Palau, SJ, asociación propagandista social católica de gran prestigio y diligencia con la que mantendría a partir de entonces una estrecha relación de ayuda mutua.

Berengarius de Olotis

9 comentarios:

  1. "Se pone de manifiesto, para disgusto de los oráculos enemigos de los matices, que incluso en ERC existen distintas corrientes en relación con el catolicismo; del mismo modo que en partidos más a la derecha que se autopresentan como catholic friendly, hay sectores que en la práctica se comportan como masones."


    1. Hoy, en la práctica, la totalidad de los partidos políticos se comportan como masones, pero también porque el pueblo así lo quiere: el pueblo y el gobierno van de consuno.


    2. ERC tiene una total, definitiva y completa marca masónica en su origen y desarrollo posterior: es un partido plenamente masónico, y su programa político en relación con los cuatro principios innegocibles de Benedicto XVI (educación, religión, familia y matrimonio, bien común) es anticatólico

    Desde su nacimiento, ERC tiene un origen masón (Macià y Companys), según demuestra el libro del Padre Manuel Guerra Gómez "Masonería, religión y política" (2012).

    es.catholic.net/sexualidadybioetica/371/836/articulo.php?id=42116


    3. Todo lo anterior es compatible con dos hechos:

    a) de que la totalidad del sistema de partidos políticos catalanes pertenezca a la cultura satánica del relativismo y de la muerte (están infestados demoníacamente)

    b) que existan grupos minoritarios o mayoritarios no dirigentes ni significativos de afiliados y simpatizantes que voten a ERC o a cualquier otro partido anticatólico catalán (que son todos en la práctica, en la praxis y en la pragmática, incluida UDC, y así les va el país, gobernado por los diablos)

    c) que un historiador se debe a los hechos objetivos, aunque sea de ERC, de lo contrario, es un hazmerreir y rápidamente se desacredita como científico (haría política, no ciencia histórica), sobretodo en esta época de la comunicación globalizada.

    ResponderEliminar
  2. A. Sobre la masonería intrínseca a ERC:

    Los responsos de Macià:

    www.memoria.cat/creus/sites/memoria.cat.detencions1975/files/Les-absoltes-de-Macia.pdf

    Sobre la esquizofrenia de ERC entre catolicismo y masonería, un ejemplo con Macià:

    Macià murió a los 74 años alrededor de las 11 de la mañana del día de Navidad de 1933.

    En la cámara de la Casa dels Canonges estaba su esposa, Eugènia Lamarca; el prior de la capilla de Sant Jordi, mosén Jaume Berenguer; uno de sus más estrechos colaboradores y conseller de Instrucció Pública, Ventura Gassol; su secretario particular, Joan Alavedra, y dos amigos íntimos: Jaume Creus y Joan Solé i Pla.

    Pese a la oposición de la familia, el Consell Executiu –con Miquel Santaló como primer conseller y Joan Casanovas como presidente interino de la Generalitat– IMPUSO UN ENTIERRO CIVIL. [Pues de haber sido un entierro católico, los masones de ERC y de otros partidos se habrían puesto como la niña del exorcista].

    Ante esta decisión el obispo de Barcelona, Manuel Irurita, se negó a autorizar a un grupo de curas para ir a cantar los responsos al President, no teniendo que ir después al entierro.


    B. Una relación completa del clero asesinado en Cataluña durante la Guerra Civil (bajo mandato de la ERC de Companys y del gobierno de la II República que tenía conocimiento del genocidio) está contenida en el extenso listado recogido en 18 comentarios por "Anónimo 12 de mayo de 2013 00:17" del artículo de GG:

    http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2013/05/vendra-el-papa-francisco-la.html


    ===> Más sobre las contradicciones en Macià entre su afiliación masónica y sus creencias católicas:

    C. Maciá y Ezkioga

    José Garmendía, vidente de las apariciones de Ezkioga, visitó a Maciá el 23 de octubre de 1931, revelándole detalles personales íntimos, advirtiéndole de la brevedad de la vida, profetizándole que tanto él como su hermana monja irían al cielo, y dándole Maciá una autorización para construir una capilla. Al día siguiente, comentó al abad Marcet de Montserrat que "no sabe qué quiere la Virgen de él".

    A mediados de noviembre, Garmendía lo vuelve a visitar y le dice que la Virgen está contenta de él, pero no así de Azaña, que se negó a recibir al vidente, y que por su mala disposición recibiría un castigo. Maciá dijo: "Así que Azaña es más malo que yo".

    Las supuestas apariciones de la Virgen de Ezkioga profetizaron la posible futura Guerra Civil por las malas intenciones del clima político (o rosario o guerra) y la victoria de quien fue Franco (los cristianos sufrirán pero al final vencerán)

    Fuente: El reino de Cristo en la II República, de William Christian


    D. Macià y su entierro no católico (otra versión)

    Maciá se confesó con el cardenal Vidal y Barraquer el 23 de diciembre de 1933 y le visitó el obispo Irurita, el 25 el Prior Berenguer le da la extrema unción y la absolución in extremis, y Maciá murió besando el crucifijo de su hermana religiosa. ERC, contrariando sus últimas voluntades, le quitó el crucifijo de sus manos y lo paseó laicamente por Barcelona sin cruz ni plegarias públicas de consagrados.

    Fuente: Dr. José Samsó Elías, de Mn. Salvador Nonell


    E. El corazón de Maciá: el extraño rito masónico

    Ante la cercanía de Franco en Barcelona a finales de enero de 1939, Tarradellas ordena la extracción del corazón de Maciá, en una ceremonia masónica, y su introducción en una urna para ser custodiada por Tarradellas durante el exilio como portador de las esencias de país en la persona de l'Avi.

    No obstante, al reintegrar Tarradellas el corazón de Maciá en 1980, se descubrió que no era de éste.

    Fuente: Historia oculta del nacionalismo catalán, de Javier Barraycona

    ResponderEliminar
  3. El artículo de hoy habla sobre un gran sacerdote. Los dos comentarios arremeten contra ERC. Viva la caridad cristiana!

    ResponderEliminar
  4. La protección social, en la historia europea y española, ha estado desarrollada por los conservadores, no por la izquierda, la cual, además, fracasó con su economía socialista en 1989.

    La Seguridad Social española y catalana (paro, jubilación y hospitales) nacen bajo Francisco Franco.


    EUROPA

    - Ley del Seguro de Enfermedad (Bismarck, 1883): nacimiento de la primera Seguridad Social del mundo

    - "Informe Beveridge" (1942) y el National Health Service (Reino Unido, 1948)


    ALFONSO XIII

    - Comisión de Reformas Sociales (1883)

    - Ley de Accidentes de Trabajo (1900): primer seguro social

    - Instituto de Reformas Sociales (1905)

    - Instituto Nacional de Previsión (1908)

    - Retiro Obrero (1919)

    - Seguro de Maternidad (1929)


    II REPÚBLICA

    - Constitución II República, artículo 46 (1931): primera regulación constitucional sobre protección social (copia de la constitución del Weimar) que contemplaba la enfermedad, accidentes, paro forzoso, vejez, invalidez y muerte; el trabajo de mujeres y jóvenes, maternidad; la jornada de trabajo y el salario mínimo y familiar; las vacaciones anuales remuneradas...

    La inestabilidad política inherente a la República y la guerra civil impidió el desarrollo de la Seguridad Social.


    FRANQUISMO

    - Fuero del Trabajo (1938): imitación de la Carta di Lavoro de Mussolini (1927)

    - Fuero de los Españoles (1945): listado completo de seguros sociales

    - Ley de Bases de la Seguridad Social (1963): la Seguridad Social tal y como hoy la tenemos


    GENERALIDAD DE CATALUÑA 2013

    Aquí hemos asistido al progresivo deterioro del Estado del bienestar: destrucción total del sistema de cajas de ahorros; fracaso, abandono y absentismo escolar, falta de competencias básicas culturales en los alumnos; fracaso de la formación profesional; mediocridad del sistema universitario; 567.000 puestos de trabajo destruidos por la crisis desde 2007; listas de espera en sanidad, retrasos en dependencia, prestaciones sociales y hospitalarias recortadas, retrasadas, bajo tasa y de mala calidad.

    ResponderEliminar
  5. En La Contra de La Vanguardia de hoy, aparece la entrevista con el cura párroco Joaquín Iglesias de Sant Félix Africà de Poblenou de Barcelona. (Fundación arsis.org; homilias.blogspot.com; "Un Dios enamorado del hombre", "La suave y penetrante palabra de Dios").

    Tiene aspectos buenos (oración, meditación, acción, no dice herejías sobre el sacerdocio femenino ni tonterías sobre el celibato), pero hay unos aspectos del artículo a mencionar:


    1. Antiguamente, los santos y los beatos organizaban una congregación de consagrados donde compatibilizaban la acción espiritual con la acción social: compromiso personal total (consagración) y completo (justicia y santidad)

    Ahora, para la acción social se crea una ONG o una fundación (Arsis) con personal voluntario o contratado.


    2. Hay una recepción errónea de unas equívocas y desafortunadas palabras de Francisco I:

    "¡Prefiero que os equivoquéis por hacer cosas a que no hagáis nada!"

    que se han traducido como una licencia para difundir enseñanzas contrarias a la doctrina católica de fe y moral y cometer todo tipo de tropelías en la liturgia, el culto, los sacramentos, en la acción social y sacerdotal...


    3. Dice que hacer el bien es su imperativo ético y que no quiere ser un cura funcionario centrándose en las misas.

    a) En primer lugar, y de manera principal o exclusiva, un cura párroco debe de celebrar misas y confesiones, como el Santo Cura de Ars o como San Pío de Pietrelcina (éste además tenía su gran hospital de San Giovanni Rotondo), pues sólo pueden comulgar los que no están en pecado mortal.

    Comulgar quiere decir cumplir todos los mandamientos: no matar, no robar, no mentir, no cometer actos de homosexualidad, bisexualidad, adulterio, relaciones prematrimoniales, prostitución, pornografía, aborto, reproducción asistida, divorciado vuelto a casar...

    b) En segundo lugar, es una moda clerical de hoy en día enfatizar exclusivamente la acción social en Mateo 25, 31, en detrimento de la primera acción de todo sacerdote bautismal y ministerial, la acción espiritual de la misión universal de Marcos 16, 15, "Id por todo el mundo...", la cual incluye los dos carismas milagrosos del Espíritu Santo más importantes: los de sanación (de la enfermedad) y liberación (del demonio).

    Ello ha dado lugar el peligro de que los consagrados se crean salvados y justificados por el sólo hecho de hacer acción social, y con permiso para atentar contra la verdad revelada, la definitiva y la segura (Sor Forcades, Sor Caram, P. Pousa...).

    Ambas, Mateo 25 y Marcos 16, además están castigadas con la pena del infierno:

    --- Mateo 25, 31: la necesidad de las obras

    "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer...[porque] cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo."

    --- Marcos 16, 15: cumplir la misión universal

    «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará.

    Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios [exorcismos], hablarán en lenguas nuevas [carisma de hablar en lenguas], agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño [inmunidad de daño]; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien [milagros de sanación y curación].»


    Todo sacerdote ministerial debe de luchar contra los demonios y los diablos, el misteriosos agente espiritual del mal físico, psíquico, espiritual y social de la humanidad, y despreciado por los sociólogos, psicólogos, psiquiatras, antropólogos, historiadores y científicos de las ciencias sociales.

    Si el sacerdote no cree en él, entonces ¿quién lo combatirá?

    ResponderEliminar
  6. Siempre la verdad por delante.

    Si los defensores de Barcelona de 1714, que eran católicos, monárquicos, estamentario-gremialistas, españoles y carolinos, integrados en el Exercito de Cathaluña (comandantes: Virgen de la Merced, Casanova, Villarroel, del Poal, Basset Bellver; patrón San Jorge; lema “Privilegios o muerte”) y la Coronela de Barcelona (origen: Usatge Princeps Namque; comandantes: Casanova y Castellví), hubiesen sabido que sus muertos, heridos, mutilados, prisioneros y exiliados habrían sido instrumentalizados por partidos catalanes anticatólicos, masónicos, antimonárquicos, antiespañoles y jacobinos [1], habrían rendido plaza a Felipe V para impedir semejante afrenta y ofensa a sus más íntimas convicciones personales y colectivas.

    Y más aún cuando Cataluña está hoy gobernada por políticos corruptos que quieren corromper a Cataluña con una ideología de género, del relativismo y de la muerte: aborto, homosexualismo, divorcismo, parejas de hecho...

    [1] El sistema de partidos políticos de Cataluña es profundamente jacobino, centralista y unitarista. A diferencia de la edad medieval hasta 1714, donde cada población importante tenía su propio ejército y legislación, la democracia del 2013 es profundamente afrancesada y concentracionista de poder soberano: una ley, un parlamento, un presidente, una capital, una lengua...

    La Edad Media tenía más descentralización y autonomía de poderes que los actuales Estados uninacionales, férreos aglutinadores de leyes e impuestos sobre sus ciudadanos: hemos pasado de la monarquía absoluta a una soberanía intervencionista.

    ResponderEliminar
  7. Por si hay una descontextualización del anterior comentario sobre los defensores de 1714, éste responde al comentario de Anónimo 29 de agosto de 2013 07:58: "El artículo de hoy habla sobre un gran sacerdote. Los dos comentarios arremeten contra ERC. Viva la caridad cristiana!"

    ResponderEliminar
  8. Gracias Sr. Berengarius de Olotis, por ese articulo, sobre el primer sindicalismo católico.

    Si bien anteriormente ya habían sindicatos católicos que nacieron en España a partir de los círculos obreros católicos surgidos a finales del siglo XIX.

    Los orígenes del sindicalismo católico en España hay que buscarlos en 1864, año en que el P. Vicent creó el primer Circulo Católico de Obreros, en Manresa. Cataluña fue la adelantada de la industrialización española.

    Tras la publicación de la Rerum Novarum en 1891 se fundó en España la Federación Nacional de Cooperativas Católico-Obreras y posteriormente el Consejo Nacional de Corporaciones Católicas. En 1908 había en España un total de 902 entidades católicas: 254 centros obreros, 253 cajas de crédito, 166 sindicatos agrícolas y 10 sindicatos de obreros industriales, además de otros organismos diversos. En 1909 ya existía la Unión de Sindicatos Obreros Católicos de Zaragoza. Los sindicatos católicos no sólo eran confesionales sino también clericales, de alguna manera dependientes o supervisados por el clero. Esta circunstancia, de alguna manera, les restaba libertad de acción e independencia; sin contar con que demasiado a menudo su confesionalidad les hacía excesivamente vulnerables a los deseos de los patronos. En 1916 se constituye en España la Federación Nacional de Sindicatos Católicos Libres.

    En abril de 1919, tiene lugar el congreso constitutivo de la Confederación Nacional de Sindicatos Católicos. En 1935 se fundó la Confederación Española de Sindicatos Obreros,

    Lo que resultó imposible en el siglo XIX (al menos hasta la II República) fue unificar a los católicos españoles en una asociación o partido común. Tampoco la jerarquía eclesiástica estaba por la labor. En un lado se encontraban los tradicionalistas o ultramontanos que pretendían someter el orden civil y político a la autoridad de Roma y a la jerarquía católica. En España Juan Donoso Cortés representó esta corriente. La Iglesia no apoyó esta corriente, pues si bien al menos hasta el Concilio Vaticano II, compartió numerosos postulados del tradicionalismo, de ninguna manera compartía el criterio de que la tradición debía imponerse a la verdad o a la razón.

    Por su parte, el tradicionalismo es la doctrina política que se basa en la religión y la monarquía. En España se hace visible en las Cortes de Cádiz, en las que los tradicionalistas fueron llamados despectivamente «serviles» y, más tarde, apostólicos.

    El tradicionalismo se encarnó políticamente en el carlismo, según el cual el rey tenía una autoridad absoluta que venía de Dios. Con el tiempo y la consolidación del Estado liberal, los carlistas empezaron a participar en la vida pública. Fue el caso de Aparisi Guijarro y Navarro Villoslada.

    Ya en la Restauración (de 1875 en adelante),el carácter confesional de la monarquía de Alfonso XII despistó a integristas y tradicionalistas. Aquellos, representados por Nocedal, combatían al liberalismo a muerte. A principios de la década de los veinte (ya en el siglo XX), los integristas se extinguieron.

    Los carlistas, representados intelectualmente por Vázquez de Mella, intentaron aglutinar a los católicos a finales del siglo XIX. Este pensador creía que la voluntad de la nación coincide con las tradiciones del pueblo. Vázquez de Mella fundó el Partido Tradicionalista en 1919.

    Cuando ya en la Restauración alfonsina Unión Católica se integró en el Partido Conservador de Maura y Cánovas, el carlismo quedó dañado porque ya no era el representante político de los católicos españoles. En este contexto, el integrismo representado por Ramón Nocedal apostó por no participar en el nuevo régimen por considerarlo liberal. El papa León XIII, por su parte, aconsejaba la participación de los católicos en las instituciones liberales. Los carlistas optaron por participar y los integristas se quedaron completamente al margen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Lo que resultó imposible en el siglo XIX (al menos hasta la II República) fue unificar a los católicos españoles en una asociación o partido común. Tampoco la jerarquía eclesiástica estaba por la labor. En un lado se encontraban los tradicionalistas o ultramontanos que pretendían someter el orden civil y político a la autoridad de Roma y a la jerarquía católica. En España Juan Donoso Cortés representó esta corriente. La Iglesia no apoyó esta corriente, pues si bien al menos hasta el Concilio Vaticano II, compartió numerosos postulados del tradicionalismo, de ninguna manera compartía el criterio de que la tradición debía imponerse a la verdad o a la razón.

      Por su parte, el tradicionalismo es la doctrina política que se basa en la religión y la monarquía. En España se hace visible en las Cortes de Cádiz, en las que los tradicionalistas fueron llamados despectivamente «serviles» y, más tarde, apostólicos."

      Estas afirmaciones vienen a reflejar bien a las claras o la animadversión o el desconocimiento que del carlismo y el tradicionalismo, tiene el autor.
      Si de algo se precia el tradioionalismo, fuente doctrinal del carlismo, frente al conservadurismo (de origen fundamentalmente liberal) es precisamente de su sentido práctico, siempre dentro de una marco moral bien definido, como es el católico. Es decir, de no forzar el manteniemiento de unas tradiciones, sin esforzarse en amoldarlas y mejorarlas, para las siguientes generaciones. Y desde luego, siempre fundamentamentdas en la verdad, en la única Verdad. La de Cristo y la Santa Madre Iglesia (que nadie se anime a lo del clericalismo, que no tiene nada que ver).
      En cuanto a que el tradicionalismo se hizo presente en la Cortes de Cádiz, habría que matizar que bien es cierto que se hizo necesario, que se revindicara, frente al despotismo de los absolutistas y a los revolucionarios liberales, hijos de la revolución francesa, el modo de vida que había caracterizado la historía político-social en España, en líneas generales, hasta ese momento.

      Lo demás, florituras para enmascarar las componendas de una jerarquía, que pretendía asegurar la subsistencia a cuenta de los presupuestos públicos, después de los latrocinios de los gobiernos (menos mal que eran confesionales), a modo de desamortizaciones, verdaderos culpables de las destrucción del mundo rural y la consiguiente creación de las masas proletarias explotadas por esa burguesía tan defensora de ese sitema monarquico-liberal, eso si, muy confesional (por escrito).

      Eliminar