domingo, 18 de agosto de 2013

Cuadrench, quien te ha visto y quien te ve

¿Quien iba a decir hace unos años que veríamos a Mn. Joan Cuadrench vistiendo con clrerygman?. Probablemente nadie lo habría dicho y si se hubieran hecho apuestas, todas serían negativas, además ya no se trata de ningún jovencito por lo que a ciertas edades todavía son más complicados los cambios, pero allí le tenemos, como si lo hubiera llevado toda la vida, un miembro de la histórica "U" (Unió Sacerdotal) luciendo vestimenta eclesiástica por la calle como hacen los curas jóvenes y carcas.

La imagen que reproducimos corresponde a la fiestas de San Roque, siguiendo la tradición, los actos festivos tienen la visita al Sr. Obispo, como éste está de vacaciones, la representación del Sr. Cardenal fue a cargo de este ilustre sacerdote, Mn. Cuadrench, al que vimos impecablemente vestido de clerygman acompañado de Mn. Tano Casacuberta, párroco de la basílica del Pino, que sí que iba vestido de paisano, porque el milagro no puede ser tan grande.

La Unió Sacerdotal fue clave en el desgobierno del cardenal Narcís Jubany, ellos eran los que cortaban el bacalao, ostentaban los principales cargos de la diócesis y colocaban a sus pupilos en las mejores parroquias y responsabilidades, se conseguía así la reconciliación entre obispo y clero revoltoso, después de la defenestración de Don Marcelo González. Jubany tenía contento al clero de la "U" y ellos lo aceptaban como obispo y se comprometían a no hacerle la guerra.

Como consecuencia de ello, la diócesis se convirtió en el paraíso de la heterodoxia y de la falta de catolicidad y romanidad de la mayoría de parroquias y actividades diocesanas. Pero hubo algo que marcaría a todos estos personajes además de la heterodoxia y fue el apego al poder, tanto que cuando algunos de ellos se sintieron relevados de sus puestos por el cardenal Ricard Maria Carles, empezaron a emprenderla contra él, al grito, de "nosotros ya hemos echado a un obispo, no nos importa hacer caer a otro".

El "uniano" Mn. Lluis Pou, también quien te ha visto y quien te ve
A tanto llegaron las ansias de poder que cuando los aires eclesiales empezaron a cambiar a nivel universal y también particular, algunos no dudaron en renunciar a sus principios con tal de mantener un carguito o continuar teniendo influencias en la diócesis. Y si toca ir con "clerygman" pues se va, y si toca ponerse casulla pues nos la ponemos y si ahora toca hacerle la pelota, aunque sea al mismísimo obispo Saiz Meneses de Terrassa, pues se le hace. Es el caso de Mn. Lluís Pou, miembro de la "U", que luce el cargo de Vicario Episcopal de Terrassa, concretamente en la zona de Granollers, al que podemos ver también luciendo clerygman, junto a Mons. Saiz y Mons Cristau en las fotos oficiales. No importa haber hablado mal de los sacerdotes que iban vestidos de esa guisa o dejar a su obispo de vuelta y media entre sus compinches, si te ofrecen un cargo, pasas por el tubo de lo que sea y donde dije "digo" ahora digo "Diego".

La "U" es una especie en vías de extinción, sus días están contados, su actual cabecilla Mn. Joaquim Brustenga ha sido jubilado  este verano por el mismísimo cardenal Sistach, la mayoría de sus miembros o están jubilados o ya deberían estarlo. Sólo quedan algunos de sus componentes más jóvenes, y digo "jóvenes" en relación a los otros, porque  hace bastantes décadas que nadie se apunta a este movimiento sin futuro. Sus últimos miembros aún en activo intentan sobrevivir como pueden, unos se pasan o se venden al enemigo, es el caso del obispo Francesc Pardo de Girona que abandonó la "U" para pasarse al "Carlismo" (seguidor del cardenal Carles) o como Cuadrench o Pou, que se adaptan al poder establecido y si hace falta se visten de "clerygman". Mn. Manuel Valls ya hace tiempo que aún siendo de la "U" vive en el ámbito de la ortodoxia católica, y Mn. Josep Pausas se cambió de diócesis, en la única donde aún pueden vivir con libertad sus caducadas ideas: la de Sant Feliu. Dentro de muy poco, todo esto será historia.

Quintus Claudius Catavinus

13 comentarios:

  1. Sr. Quintus Claudius Catavinus, gracias por su articulo.

    Si Mn. Joan y Mn Lluis que salen en las fotos, por el hecho de cambiar de vestimenta, cambian también su doctrina y forma de ejercer el ministerio sacerdotal, bendito sea Dios !!!.

    Todos tenemos nuevas oportunidades para acogernos al amor misericordioso de Dios y por tanto las posibilidades de conversión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Sr. Trenchs, sin ánimo de acritud: aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y es en referencia a los que creen que llevar el alzacuello significa más y mejor representación de la doctrina católica. Espero que la comedia del alzacuello como signo de identidad sacerdotal no sean más que bravatas conservadoras (quieren conservar una determinada moda que pretende ser inherente al Evangelio). Ya puede un sacerdote ir o no con su correspondiente uniforme. Si no lo acompaña como ud. dice de doctrina y forma correcta, de qué me sirve su vestimenta?
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    2. La dimisión de Benedicto XVI , lo que ha dejado claro y la elección de Francisco I a confirmado es que la pureza de los cánones en la forma de vestir y de oficiar, no son garantia de nada. La denuncia implicita en la renuncia de Benedicto XVI va referida sobre todo a lo que se ha creado en el Vaticano basicamente bajo el Papado de Juan Pablo II

      Eliminar
  2. Digno es de tener en cuenta la teoría de la doble capa eléctrica de Helmholtz-Gouy-Chapman-Stern, por la cual una sustancia tiene dos tipos de polaridades, la carca y la progre a la vez, adaptándose al gran poder del electrodo alfa dominante.

    De enorme interés por la alta calidad de vida que proporciona es el vistoso traje-capa de doble capa reversible multiuso, de color carca o progre, que puede usarse tanto como capa, traje, sotana, toga y de otras 100 maneras más, divertidas y ocurrentes, y con polivalencia de estilos creativos: bohemio, carlista, Quico el progre, ultravaticanista, sedevancantista, protestante, protestón, rebelde con o sin causa, ortodoxia "Semper Fidelis", peregrino "Ultreia"...

    ResponderEliminar
  3. Insistir tanto y dar tanta importancia a la cuestión del "clergyman" me parece estéril y demasiado simplificador. Supongo que llevarlo es un signo de obediencia y seguramente por ello es tan valorado por Germinans. Tal indumentaria en el fondo es un paso más en la secularización porque lo propio de un cura es la sotana, y esto es una batalla perdida. Juan Pablo II, que los tenía bien puestos ,puso un poco de orden en esto y en otros aspectos. A Benito XVI ya empezaron a toreáselo y a éste no hará falta porque creo que le va la marcha, quiero decir que lo del alzacuello le importa una higa.
    Por cierto, echo en falta en Geminans un artículo de fondo que explique los entresijos de la elección del Papa actual .Sería interesante saber las tendencias de voto que hubo y qué cardenales se significaron y se implicaron más en la batalla. El resultado a mi entender puede interpretarse en parte como un desquite de los Jesuitas ante la humillación (yo creo que merecida) a la que les sometió Juan Pablo II. Prontro se verá hacia dónde va, sobre todo a partir de los nombramientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevaba "clergyman" Jesús y los primeros cristianos? Cuánta hipocresía y fariseísmo!

      Eliminar
    2. Compartiendo el aprecio y la estima por estos dos grandes papas, estas dos luminarias, el beato Juan Pablo II y Benedicto XVI, siento disentir con usted. En un tema disciplinario como éste, estos dos pastores de gran corazón no hicieron NADA. Nada en cuanto a su autoridad como sumos pontífices; sí predicaron con el ejemplo, recomendaron, a lo máximo que llegaron fue a imponerlo en el Vaticano, nada más.

      Ahora ha llegado uno con bemoles pero no de esta cuerda, qué le vamos a hacer. Pudieron y se inhibieron. En su decadencia, la Iglesia episcopaliana sigue manteniendo esa fidelidad a la tradición formal...por no hablar de todas las iglesias ortodoxas o de rito ortodoxo.

      Pero es una lástima. Pudieron y se inhibieron. Ambos, firmes opositores teóricos del modernismo y el liberalismo en la Iglesia, se dejaron inhibir por los postulados modernos de la época entre los cuales se hallaba de manera singular la sospecha de toda autoridad, de todo ejercicio de autoridad. Pudieron con la Santa Misa y con toda la liturgia, no solamente cumpliendo -que lo hacían- sinó ¡haciendo cumplir! Pudieron con las órdenes religiosas, interviniéndolas, no llamándolas al orden sinó poniendo orden. Pudieron con los sacerdotes y con los obispos, ¿para qué estan los nuncios?, ¿para lo de Ricca?

      Pero bueno, nos han quedado muchos festivales, ¿no? La família, la juventud...¿alguno más? Como mínimo durante unos días, los más pudientes pueden vivir en la ilusión de que estan en una institución ordenada.

      Eliminar
    3. Jesús iba vestido como un rabino de su época, por tanto, se distinguía por su manera de vestir del resto de sus coetáneos. De ello dan fe indirectamente los Evangelios. Jesús es llamado "Maestro" por todo el mundo, incluso por sus adversarios, que le reconocían esta condición; los Maestros o Rabinos vestían un manto que los identificaba como tales. En el episodio de la hemorroísa leemos: «cuando oyó hablar de Jesús se acercó por detrás entre la multitud y tocó su manto, porque decía: «Si toco tan solo su manto, seré salva» (Mc 5,27-28), lo cual da mucha importancia al detalle de que Jesús llevara su manto de rabino.
      Juan Bautista iba vestido con un manto de piel de camello, no porque fuera pobre ni por un sentido de austeridad, sino porque éste era el hábito característico de los profetas del Antiguo Testamento ((2 Re 2,11-12), del cual él es el último representante.

      Eliminar
  4. Creo que también estaba en la misa de las Santas de Mataró; estos progres todavía tienen en mente la "misa de tres" y junto con el auxiliar que celebró vistieron casulla el párraco de Santa Maria i el susodicho, que debe ser el "ad latere" de nuestro Ordinario. Se os acaba, Deo gratias.
    Adiós Martínez, adiós. Dios nos dé su paz
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  5. Nunca me han gustado los sacerdotes y/o laicos que por un cargo cambian su forma de vestir.
    ¿Es falta de personalidad?

    Conozco muy buenos sacerdotes, y que además son excelentes personas en muchos aspectos, algunos visten como tales, otros visten normal.
    Nunca he hecho problema de como visten, sino como celebran la Misa, como Confiesan, como te atienden en la Confesión, en el Despacho Parroquial, y sobretodo su disponibilidad.

    Conozco también malos sacerdotes que visten de sacerdotes y otros que no visten de sacerdotes, pero que da la impresión que su carrera eclesiástica y estar bien con los de arriba es lo primero.

    Por tanto no se puede generalizar en todas partes hay de todo (bueno y malo), con o sin traje telar.

    ResponderEliminar
  6. Recomiendo leer lo que al respecto comenta Fco. José Fernandez de la Cigoña en su blog.

    ResponderEliminar
  7. Tano Casacuberta??? el que abandona la celebración eucarística antes o despues de la celebración para ir a hacer aguas menores??? y mientras los fieles devotamente esperando....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí esperamos porque es una gran persona y un gran sacerdote, preocupado en hace el bien a todo el que puede.

      Eliminar