jueves, 4 de julio de 2013

Los ateridos

El principio de la sabiduría es el temor del Señor de nuestras vidas: que para hacerse temer, pone el infierno ante nuestros ojos. Es el castigo del fuego eterno. Pero he aquí que el hombre se ha empeñado en ser señor de la vida y ejercer de tal. Se ha hecho señor de miles y miles de embriones humanos a los que tiene condenados al hielo eterno. Dueño de esa multitud de ateridos en estado embrionario, a los que puede sacar del frío siberiano a su placer para permitirles seguir desarrollando su vida; y si por el contrario es otro su deseo, es dueño de retener en el frío la vida de esa ingente masa humana. Es dueño de coger esos embriones e implantarlos en el útero que le venga en capricho: como si es el de una vaca, una cerda o una burra. Puede darnos el novedoso espectáculo de que empecemos a ver nacer a seres humanos de cualquier animal capaz de gestarlos. ¿Que aún no puede? Pues no tardará en poder. El camino está abierto. Y es dueño de manipular esos embriones genéticamente como le plazca y para lo que le plazca. Él es el señor de esos humanos y tiene todo el derecho a disponer de ellos a capricho. Tanto como pudo el señor con sus esclavos, empezando por el derecho de vida y muerte. Puede diseñarlos hermosos o deformes, para la felicidad o para la infelicidad. Por eso es razonable que temamos a este nuevo señor de hombres, que temblemos ante su inmenso poder.

Me refiero al millón y medio de embriones congelados. Los ateridos que se contraen convulsos en el frío criogénico de los hospitales punteros, en ese helor glacial terrorífico, ese frío intenso en sus huesos por hacer. Los ateridos, sí. En los frigoríficos de las clínicas de fertilidad. En el Hospital de San Pablo  y en el Clínico, en la Dexeus y en San Juan de Dios . En Paris, Frankfurt, Londres o Washington. Atenazados todos en esa estepa glacial vitrificada, maléfico mundo entre los vivos y los muertos. Atenazados por el pecado original de haber venido a caer a la existencia humana. Su castigo, haber sido arrojados en manos del que se pone en el lugar de Dios para disponer de la vida y de la muerte.

Como aquella que fue madre a los 67 y abuela a la vez, que el óvulo era de su hija y el padre anónimo. Y luego, los seleccionados. Arduamente seleccionados, los favorecidos, los mejores de las tres cuartas partes y, al final, el compatible, el afortunado. El resto, los crio-conservados, los que gritan en el silencio de la nueva Siberia, a los que dio voz el profesor Juan Manuel Martínez en su poemario Y no podréis callar este grito que os hiere . ¡Injusta injusticia injustificable! Todos donantes a la fuerza, recambios sin tacha, parches vitales, útiles miembros para los desesperados. El seleccionado no sabrá de la agria incertidumbre de la experimentación. En cambio, los otros… embriones congelados sin calor materno, a los que sólo les queda el silencio criogénico. Después, los capos de esos nuevos Auschwitz sin esperanza, los fariseos santurrones de los hospitales de la iglesia, guiñarán los ojos ante los flashes de los fotógrafos, declararán que ése es el único bien posible, que la ciencia avanza, que se ha salvado el enfermo, que las estériles exultan al precio del cautiverio y la muerte de los que todavía están vivos… o medio muertos en neveras estériles. Sucia razón de Estado que se harta de tragar camellos para filtrar luego los mosquitos del dinero malgastado. 

El Occidente desarrollado ha vencido la mortalidad y la morbilidad infantil para acabar matando antes de nacer a los no deseados o a los que están enfermos; o congelándolos para mejor ocasión. Sobre eso, decía hace muy poco Mons. Reig Pla que “mantener el derecho al aborto es sostener la corrupción del Estado. Si se puede matar al inocente indefenso, toda corrupción imaginable es posible y podría ser garantizada como «derecho»”. Cuando los “derechos” de las personas no están ya fundamentados sólidamente en la inviolable dignidad de la persona, quedan sometidos a la voluntad del más fuerte: ¿Cuándo empieza pues la vida humana? Cuando le conviene al Estado y dictaminan los jueces ¿Qué es aquello que hace que la vida del ser humano sea digna de ser vivida? Por lo visto, la dignidad de la vida depende del deseo de los padres; de las previsiones del médico y las expectativas de la ciencia; de la salud de un hermano y de las características genéticas. Mientras, se estimulan los ovarios y se insemina artificialmente. Parecido a una vaca, sí señor, pero en quirófano. O se cogen ovocitos mediante punción vaginal, espermatozoides sanos y se juntan con microscópica pasión. Se incuban durante 20 horas y luego se transfieren los embriones. Cuantos más, mejor. Los que sobren… ¡al Gulag de la nevera!

Pero es que el problema no es cuándo empieza la vida, sino a quién pertenece. Si pertenece al hombre…. ¡estamos perdidos! Porque siempre acaba perteneciendo al más fuerte, sometida a la inicua libertad pervertida de los más fuertes contra los más débiles destinados a sucumbir. La vida, especialmente la humana, sólo puede pertenecer a Dios: por eso quien atenta contra la vida del hombre atenta no sólo contra ese hombre sino contra toda la humanidad y contra Dios mismo (cf. Evangelium Vitae, 9).

No es ninguna paradoja que sea tan natural la defensa de la vida para los que creemos en Dios. A una mujer musulmana que duda sobre si abortar o no, basta que le digas: “¿Vas a destruir la vida que Dios ha confiado a tu vientre?”, para que desista de esa mala idea, si había pensado en ella. Si la vida humana es de Dios, nos está vedado disponer de ella. Así de sencillo. Tan sencillo como que para los no creyentes éste merecería ser uno más (de hecho el principal) de los convencionalismos sobre los que se sustenta la convivencia. En efecto, para poder convivir hemos acordado que en un estado de derecho, todos somos iguales ante la ley, y sabemos todos que no es cierto: pero hacemos como que nos lo creemos; si no, sería un desbarajuste. Hemos acordado que Hacienda nos mide a todos con la misma vara: y sabemos que no es así, que quien tiene mucho dinero paga carísimos gabinetes especializados en defraudar. Y consigue pagar menos que el ciudadano de a pie. Hemos acordado que todos somos iguales ante la justicia, pero sabemos que quien tiene un equipo de abogados que amedrentan a los jueces, no tiene por qué temer a la justicia; mientras que el pobre que va con abogado de oficio o abogado que se amedrenta ante el juez, está en evidente inferioridad respecto al poderoso. 

Pero es igual, hacemos como que nos creemos todos esos convencionalismos: porque de lo contrario, la sociedad no funcionaría. ¿Qué inconveniente habría, pues, en que los ateos y los agnósticos hiciesen como que se creen que la vida pertenece a Dios, para evitar que caiga en manos de los hombres? ¿No se basa en principios de sacralidad cuidadosamente silenciados, el empeño por negarle al Estado el derecho de aplicar la pena de muerte incluso a los peores y más peligrosos criminales? Si para todos los que se oponen tan fervientemente a la pena de muerte es sagrada, intocable e inviolable la vida de los criminales (porque son individuos de la especie humana, ¡claro que sí!), ¿qué tienen esos criminales que no tenga el niño al que le falta una hora, un día un mes o tres meses por nacer? ¿Qué tiene el criminal de más sagrado que un feto humano? ¿Y seguro que es más sagrado, respetable e inviolable un criminal que un embrión humano? Todos los bienpensantes se han opuesto furibundamente a las pruebas médicas con criminales y con condenados a muerte, ¿y les parecen bien esas mismas pruebas y otras más monstruosas con embriones humanos?

Es que si declaramos sagrada y por consiguiente intocable la vida del hombre por ser Dios su único dueño, ésta no puede ser reducida a “material biológico” del que se pueda disponer libre y arbitrariamente. En consecuencia, también los embriones y los fetos humanos tienen derecho al mismo respeto debido al niño ya nacido y a toda persona. De la misma manera que no podemos disponer de esclavos, tampoco podemos disponer de embriones congelados. Porque son humanos. Son ya seres humanos. Y así como vivimos a base de convencionalismos que establecen el fundamento para una mínima convivencia, ¡saquemos la vida humana de las manos del hombre! Pongámosla con confianza en manos de Dios. Sólo así estableceremos un sólido cimiento que nos permitirá construir un mundo donde el derecho a nacer no será el privilegio de los más fuertes (tanto que hasta han proclamado su derecho de matar a los más débiles), sino el derecho de todos los que han iniciado ya su vida.

Custodio Ballester Bielsa, pbro.

20 comentarios:

  1. Le felicito, P. Custodio Ballester, ha enriquecido el debate del aborto y lo amplia también hacia las consecuencias de la reproducción asistida: los embriones congelados (son sobrantes o están en reserva), eugeneizados (no son de calidad adecuada), eutanasiados (se los mata por su "bien" al ser portadores de una enfermedad) o manipulados (se ha alterado su genética).

    De hecho, soy de la opinión que en el primer mundo, Occidente, integrado principalmente por la UE y los EEUU, la verdadera periferia de los pobres predicada por Francisco I está en los embriones abortados, congelados, eugeneizados, eutanasiados y manipulados, dado que carecen de voz y de defensa legal alguna.

    --- El mejor recurso católico en internet está en francés, que yo sepa, y también se encuentra en catalán y castellano, pero en edición de pago y de papel:

    Manuel Bioéthique des jeunes:

    reseau.fondationlejeune.org/presse/manuel-bioethique-des-jeunes


    --- La Generalidad de Cataluña de la CiU de Mas esconde muy bien los datos de la muerte de los no nacidos, bajo un lenguaje mentiroso, subrepticio y con subterfugios, pero aquí están:

    ABORTO

    Se disimula el asesinato de niños no nacidos inocentes bajo el eufemismo de "interrupción voluntaria del embarazo" o IVE, aunque sería mejor desde el punto de vista del ser humano embrional: "finalización irreversible no consentida de mi vida" o FINCOVI):

    http://www20.gencat.cat/portal/site/salut/menuitem.f33aa5d2647ce0dbe23ffed3b0c0e1a0/?vgnextoid=67f19ef5f40cf210VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD&vgnextchannel=67f19ef5f40cf210VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD&vgnextfmt=default


    EMBRIONES CONGELADOS Y ELIMINADOS

    Aquí este lenguaje progresista de la muerte, compartido por el Tripartito y CiU-PP, lo encubre bajo la denominación neutra de "reproducción humana asistida", aunque la mejor definición es "suspensión y eliminación de la vida incipiente" o SEVI:

    http://www20.gencat.cat/portal/site/salut/menuitem.f33aa5d2647ce0dbe23ffed3b0c0e1a0/?vgnextoid=4d439ef5f40cf210VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD&vgnextchannel=4d439ef5f40cf210VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD&vgnextfmt=default


    Por eso, y por otras muchas otras cosas, jueces y legisladores de Cataluña, España y Europa, naciones del primer mundo de cultura cristiana que deberían ser modelo ejemplar de la defensa de la vida, están en completa oposición a Dios: no vencerán, caerán, aunque causarán mucho dolor por el camino con sus sentencias y leyes inicuas e injustas.

    ResponderEliminar
  2. Josep G. Trenchs5 de julio de 2013, 0:23

    Mn. Custodio, gracias por su artículo de esta semana. Usted, empieza diciendo:

    "El principio de la sabiduría es el temor del Señor de nuestras vidas: que para hacerse temer, pone el infierno ante nuestros ojos. Es el castigo del fuego eterno."

    Perdone usted, pero en el SEÑOR MÍO JESUCRISTO, sino ha sido cambiado y lo dudo, rezamos ..."me pesa de todo corazón de haberos ofendido por ser Vos quien soís, bondad infinita, tambien me pesa porque podriáis castigarme con las penas eternas del infierno"...

    EL TEMOR A DIOS NO ES MIEDO, SINO AMOR

    A lo largo de nuestra vida, muchos de nosotros hemos experimentado a Dios como alguien castigador, de mal carácter, impaciente, quizás hasta cruel y nos encontramos teniendo miedo y terror de acercarnos a Dios por estos motivos.

    Quizás porque hemos tenido una experiencia mala dentro de nuestra familia, con nuestros padres. O por lo que hemos escuchados desde niños acerca de todas las cosas que Dios nos prohíbe hacer y cómo nos castigará si no las cumplimos.

    Muchas de estas impresiones que podemos tener acerca de Dios, las hemos recibido por las circunstancias.

    Muchos de nosotros hemos basado nuestro miedo a aproximarnos Dios en base a las circunstancias vividas a lo largo de nuestra vida y eso no es lo correcto.

    Podemos ver en la Palabra el caso de Job, un hombre temeroso de Dios, lleno de bendiciones y apartado del mal (Job 1:1)

    Entonces, ¿qué es lo que nos hace el temor a Dios?

    - El temor a Dios nos permite apartarnos del mal

    - El temor a Dios nos hace obedecerlo en Su Palabra (dentro de casa existen reglas que se cumplen nos gusten o no y lo hacemos por amor y respeto a la familia, no por miedo, no es así?) (Juan 14:15)

    - El temor a Dios nos ayuda a conseguir bendiciones, mientras el temor al mundo produce castigo y condenación para nuestras vidas (1 Juan 4:18)

    Eso por una parte, pero no tiene nada que ver que la manipulación, comercialización de embriones es completamente inmoral, ya que la vida es simplemente un DON DE DIOS, que no pone en ese mundo cuando y como quiere y es nuestro Dios y Señor.

    Todo lo que no ayuda a este fin es inmoral, ¿pero que se puede esperar de una sociedad que a quitado a Dios del medio, por puro placer?

    ResponderEliminar
  3. Mn Custodio, vaya por delante mi admiración hacia su persona, no por lo que escribe y cómo lo expresa, sino el mero hecho de firmarlo. Los tiene Ud. bien puestos. El contenido es, sin embargo, contrario a mi percepción de la Gracia. Coincido con el amigo Trenchs que su inicio es erróneo: su Dios castigador basado en el cangueli que me produce el infierno es el Dios del Antiguo Testamento. Oiga,si Ud. es sacerdote católico y piensa así, qué entiende por la Encarnación, antítesis del miedo aterrador que sufría el pueblo hebreo y no podía ver el Rostro? Creo que al Jesús que sigo y se me dió a conocer está en la antítesis del miedo, el terror, la ira y el odio. La vida, como dice sr. Trenchs, es un don de Dios, hay que defenderla. Puedo hacerlo como pretendidamente pretendía el dominico Torquemada, a sangre y fuego con los resultados fastuosos que conocemos, o como Francisco Papa (sin palito, déjenlo ya los que pretenden monarquizar el Reino que no es de este mundo, que sois unos plastas de cuidado) donde homilía tras homilía habla de la Gratuidad. Si quiere aclarme su diferenciación entre lo religioso y lo espiritual, se lo agradeceré, Mn. Custodio.
    Anscarius Barchinonensis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visión del infierno imprime el dolor de atrición. El pesar de haber ofendido a Dios, no tanto por el amor que se le tiene como por temor a las consecuencias de la ofensa cometida. El dolor de contrición es el más perfecto.Es el dolor de haber ofendido al Dios bueno y misericordioso que carga con mis pecados.Por sí misma la contrición imperfecta -atrición- no alcanza el perdón de los pecados graves, pero dispone a obtenerlo en el sacramento de la Penitencia. No la despreciemos ni la excluyamos. Gracias, amigo, por su comentario.

      Eliminar
    2. Sr. Anscarius Barchinonensis, ante todo le agradezco que haya leído mi comentario.

      Perdone usted, pero Mn. Custodio es un sacerdote conpletamente coherente con la doctrina de la Iglesia Católica, no sólo en el misterio de la Encarnación, sino en la Sagrada Eucaristía, Santísima Virgen, Sacramentos, etc. etc.

      Ahora bien también decirle, que el pecado y por tanto el infierno existen, pero meramente por castigo de Dios, sino porque el pecador no arrepentido se va alejando de la Misericordia divina, pero Dios como Padre amoroso nos está esperando siempre y nos va dando oportunidades para que volvamos a la Gracia. Es cuestión nuestra aprovechar las ocasiones.

      Eliminar
    3. Gracias por la respuesta, Mn. Custodio. Parece que mi amigo Trenchs ha podido entender que he puesto en duda su honorabilidad o coherencia como sacerdote. Por más que leo y releo mi comentario no veo de dónde se puede sacar tal conclusión, pero si así alguien lo percibiere, le pido disculpas por mi falta de pericia al expresarme. Dicho esto, vuelvo al grano del tema: por descontado no osaré poner en duda conocimientos teológicos de quien saliendo del anonimato los planta a sabiendas de las consecuencias, de seguro las ha tenido por hablar como habla, pero ello no quiere decir que haya aclarado la duda de un vulgar pecador como yo mismo. Y es la siguiente: desde que me levanto hasta que me acuesto tengo la desgracia de vivir "atricionado" permanentemente. Es parte de mi psicología, y si me apuran, de una forma de vivir insanamente el cristianismo en esta parte del Mediterráneo. Si no acepto la gratuidad de Jesús que en su Cruz y Resurección lava con su sangre mi delito y los que cometeré y me regodeo en el dolor (lamento equiparar religiosos barroquismos hispanos al masoquismo puro y duro)no dejo de ser un pelagiano, esto es, un tipo que cree que con que sufra, duela, muera y se de no se cuantos latigazos llegará a modificar la posible Misericordia a favor. Es decir, la salvación depende de mi acción y actitud. Esto cree que es así, Mn. Custodio? se lo pregunta un tipo que está asqueado de su propio pecado y junto al salmista se lamenta asumiendo el número 50 de la serie. No es el mismo Jesús quien se enfrenta al fariseísmo de quien cree "cumplir" atemorizado por las leyes mosaicas? Cuando habla del dolor perfecto, que es la contrición no sé qué pensar. Asumí en mi miseria que el dolor perfecto fue el del Crucificado, porque da la Vida. El de mi contrición aunque pueda sublimarse, no deja de ser un esfuerzo personal y estamos en lo mismo, parte de mí, no de la Gracia. Pregunto.
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    4. Sr. Anscarius Barchinonensis, perdone usted, pero lo que me ha movido a contestar su comentario de las 12,03, es lo dice sobre Mn. Custodio:

      "Oiga,si Ud. es sacerdote católico y piensa así, qué entiende por la Encarnación, antítesis del miedo aterrador que sufría el pueblo hebreo y no podía ver el Rostro?

      Aparte de eso, solo decir, que si Jesucristo murió en la Cruz para redimirnos y salvarnos a Ud, y a todo el género humano, es sencillamente porque era el Hijo de Dios y nos ama con un amor infinito y misericordioso.

      Si nosotros nos acogemos a él, por medio de los Mandamientos y los Sacramentos que nos dejó como medios de salvación, su Misericordia infinita nos acogerá en su seno como el padre acogió al hijo pródigo

      Eliminar
    5. El tema es arduo, pero tenga en cuenta que el rey David prefirió caer antes en manos de Dios que en las de los hombres. Si la vida del hombre está en manos de otro hombre ¡cuál no será nuestro infierno! No hay que esperar al eterno, ya está aquí.

      Eliminar
    6. No puedo contradecir ninguna de las dos respuestas. Mi experiencia es la que Uds. han descrito y es por ello la duda que surge: Dios es infinito en su Misericordia, se encarna, muere y resucita por Amor. Mi contrición o atrición, por muy intensa que sea, siempre será imperfecta ante tal realidad. Siempre será superada por la Gratuidad. Y por más que me empeñe en ganarme la salvación a base de reconocer mi culpa, rece, me desvele, haga actos de caridad, ayunos y penitencias, no dejaré de repetir el esquema que la secta de los fariseos haciendo todo lo posible por agradar a Dios no dejaban en realidad que Dios hiciera nada por ellos. Y acabo, Mn. Custodio: soy fan del rey David. Cuando estuve en Jerusalén al ver su estatua al lado del Cenáculo quise unirme a su cítara! El Eterno Es.
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    7. Ansacarius: cuando Cristo dice, esforzaos por ir por el camino estrecho, porque ancho es el que lleva a la perdición; cuando en tantas parabolas es condenado el siervo infiel, ¿también interpreta que es un Dios castigador o pelagiano?

      Eliminar
    8. Lo que interpreto es irrelevante: doctores tiene la Iglesia, amigo Fred. El siervo infiel, condenado a la "gehenna", literalmente, a la mierda, pues era donde se concentraban los desperdicios y basuras de la población, efectivamente es condenado en actitud, como el fariseo,los sacerdotes, los escribas y los que, en fin, creían interpretar el sentido de las escrituras que daban cuerpo teológico al pueblo hebreo. Misercordia, y no sacrificios. Sólo me puede condenar Dios: sus pretendidos altavoces y repetidores de las llamas del infierno me causan entre risa y desazón desconcierto: puede ser que los que estén pendientes de la condenación ajena sean los primeros en la lista para no formar parte del gran coro que vió san Juan en Patmos cantando alabanzas sin fin a Yaveh? Me dan siempre la sensación de los que se irritan como energúmenos con el desorden que significa la homosexualidad porque por dentro se les remueve "alguna cosa no resuelta" (véase el film "american b)eauty" y están más por la labor de resolver las salvaciones ajenas para tapar su propia asquerosidad? La ecuación la resuelve Nuestro Señor: "quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra!" y aún a sabiendas de que los más ancianos fueron los primeros en largarse cabizbajos,parece que siempre nos acompañan agoreros dispuestos a lapidar a quien sea que no cumpla su percepción del Ser. Menos mal que Jesús, después de salvarme la vida (no me creo mejor que la prostituta, Fred, ud si?)me dice que me vaya y no peque más, para más tarde, en otra escena, añadir que hasta setenta veces siete, es decir, ad infinitum según cábala judío, hay que ser capaces de perdonarnos los unos a los otros. Y si eso lo tenemos como mandato claro y preciso, como decía anteriormente Mn. Custodio en el tema de dejar mi vida en manos de otro hombre, no dejo que la percepción del Dios
      castigador que tanto éxito ha cosechado durante tantos siglos (en paralelo siempre unido al poder temporal eclesiástico de cotas inimaginables del siglo I al IV) me torture demasiado a riesgo de acabar en cualquier frenopático. Resumiendo, si es que hay alguien que haya llegado hasta aquí, un Dios de Eterno Amor que blande la espada de la condenación eterna si no se hace lo que dice y dispone servirá para los que necesiten un padre que sólo piense en reproducir su esquema. A los niños irresponsables esto les va de coña para saber a qué atenerse si son malos malotes. Queda gente así en la Iglesia? No me diga! Es que va a ser que sí, y eso es lo que le hace maravillosa! No hay otra igual. Incluso quepo yo. Y hasta Germinans Germinabit.
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
  4. SSSSSSIIIIIISTAAAAAACKKKK !!!!
    Que ja has llegit l'article?

    SENYOR CAAAAANCILLEEEERRR !!!
    Que ja s'ha depertat de l'hora de la migdiada?

    Que fareu amb els embrions congelats amb HOSPITALS CRIPTO-CATOLICS (dic cripto per que ho porten ben amagat).

    Holaaaa ! Que hi ha algú?.
    Com trobo a faltar un Cardenal Dolan català !!!
    Holaaa ! Que esteu desperts? o romaneu congelats en vida?

    ResponderEliminar
  5. No soy teólogo y no tengo la verdad. Dicho esto, dejo la valoración de lo que voy a decir a personas más preparadas que yo.

    Me atrevo a opinar que últimamente (años) la teología convencional no ha explicado completamente los Novísimos (Novísimos = cielo, infierno y purgatorio).

    Creo que ha existido un exceso de "Dios Padre bueno al que con una lagrimita en el último minuto ablandaremos su misericordia para obtener nuestra eternidad" y un abandono de la idea de "Dios de los ejércitos, infinitamente justo ante cuya presencia hasta los demonios tiemblan".

    Dios no es un yayo con babita que se le puede engañar con un "es que yo no sabía", si el legislador de la tierra dice que el "desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento" (y si no cumples la ley ya sabes...), que menos hará Dios?.

    Porque nos quiere nos enseña la cárcel eterna del alma. Por un acto de amor nos enseña la mano izquierda (que actua cuando su mano derecha se ha cansado de actuar). Dios no es TONTO. Tiene el manual de instrucciones del Hombre que es su creación. Nos conoce bien y sabe que necesitamos para reaccionar.

    ResponderEliminar
  6. "Pero es que el problema no es cuándo empieza la vida, sino a quién pertenece. Si pertenece al hombre…. ¡estamos perdidos!"

    Pues esto es consecuencia de un vacío o laguna legal sobre la condición jurídica del feto y embrión.

    Al no existir expresamente una ley orgánica de reconocimiento de los derechos humanos del feto y embrión, estos jueces y legisladores (y parte del pueblo) pueden hacer lo que quieran con el feto.

    El Tribunal Constitucional español, por ejemplo, dice que el feto y embrión humanos sólo tiene la condición de "bien jurídico protegido", y no la condición de "ser humano con derechos humanos". Una absurda sentencia que carece de sentido lógico.

    Sería necesario que el gobierno del presidente Mas replanteara por completo sus prioridades desde el punto de vista de Dios, pues:

    - prometió que haría de Catalunya una bussiness-frienly, al estilo de Singapur, Hong-Kong, Estados Unidos o Inglaterra (fuente "Doing Business 2013")

    - prometió un país y una Generalidad de la excelencia: éxito y excelencia; excelencia global, turística, académica, sanitaria, en la enfermería, universitaria, en la formación profesional, en la gestión empresarial, científica, en la investigación, alimentaria, en la calidad docente...


    No puede ser que un sistema de partidos catalanes DESPROTEJA a los fetos y embriones humanos y, por otro lado, protejan los derechos de los animales, que establecen una fauna, flora y paisajística protegida, denuncian los genocidios internacionales y los crímenes franquistas (pero que callan ante los genocidios y crímenes republicanos y de la Generalidad de Companys), que prohiben la mutilación genital femenina por ir contra la integridad de la mujer, el burka por razones de seguridad, que hace campañas contra los accidentes de tráfico, laborales, deportívos y turísticos, que hace leyes antitabaco o antiazúcares y antigrasas alimentarias...

    Lo más importante es lo que quiere Dios: proteger al más débil y vulnerable. No es aceptable una Generalidad con un gobierno joven y ya con graves escándalos:

    - Josep Maria Padrosa, segundo del departamento de Salud y director de CatSalut, fuera representante de 6 empresas que giraron en facturas unos 14 millones de euros a la Generalitat el 2012, incumpliendo presuntamente la ley de incompatibilidades.

    - El escándalo del nuevo Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona, con 72 millones de desvío presuntamente fraudulento.

    No puede ser que su viaje a Ítaca sobre el derecho a decidir de Cataluña se olvide clamorosamente del derecho de los fetos y embriones a decidir vivir.

    ResponderEliminar
  7. "Pero he aquí que el hombre se...ha hecho señor de miles y miles de embriones humanos a los que tiene condenados al hielo eterno."

    = El grito de los niños congelados.

    ResponderEliminar
  8. Al Padre Custodio Ballester le haría observar que el drama de los embriones congelados y abortados es una familioapocalipsis, un verdadero genocidio de familias y matrimonios, un familicidio y matrimonicidio demoníaco-satánico, del cual me sorprendo que CiU (con UDC) y el PP le presten su colaboración:

    1. Por los abuelos (los padres de la madre abortista y los padres del padre absentista o abortista)

    2. Por la madre abortista y el padre ausente o abortista

    3. Por los fetos y embriones que nunca llegarán a formar su propia familia

    4. Por las familias del futuro que nunca jamás se constituirán

    ResponderEliminar
  9. Como siempre nuestro Ordinario tocando el violón, o sea, mirando hacia otro lado; ya prepara otro festival en su teatro: La Sagrada Familia; una misa internacional en la que nos deleitará con su fluido inglés; latín poco. Bueno, pues ale; carteles y entradas, que la economía martiniana da para eso y pra más; con lo espléndido que es!!!!!!!
    Adiós, Martinez, adios.
    Dios nos dé su paz.......
    Salvador Biarnés Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  10. EL PATIO ECLESIAL YA SE ACLARA MASONETE Y PROGRE EN TODO LO QUE HAY MEDIATICO, QUE ES LO QUE QUIEREN LOS LOBBIES ROMAE.... el ultimo show en Lampedusa ya es de circo, casi, con cheguevara africano incluido. DIOS NOS COJA CONFESADOS, demolitio consumata est.

    ResponderEliminar
  11. He estado navegando online más de 4 horas hoy y no había encontrado ningún artículo interesante como el tuyo.
    Personalmente opino que, si todos los propietarios de sitios web y
    blogueros escribieran un buen contenido como
    éste, internet sería mucho más útil.
    Muy bien escrito!

    Here is my web blog calculadora probabilidad

    ResponderEliminar