martes, 9 de julio de 2013

El discreto pero fantástico obispo de Vic

Don Román Casanova es un obispo discreto, a diferencia de su vecino Don Xavier Novell no le gusta aparecer en los medios de comunicación, ser noticia, hacer cosas que llamen la atención o dar una imagen de obispo lejos de los cánones. A pesar de ello la prensa del nacional-progresismo lo tiene entre ceja y ceja y espera cualquier posible desliz para criticarlo duramente. Sus pecados son el hecho de no promocionar los grupos y movimientos progresistas de la diócesis y sobre todo no entrar para nada en política, por tanto no hacer ningún tipo de declaración en favor de la "Nació" catalana. Estos medios nacional-progresistas no le perdonan aquellas declaraciones en las que ante las insistentes preguntas de los periodistas dijo "La Iglesia catalana no existe", porque aunque no lo parezca, éstas no son declaraciones políticas, son puramente teológicas, la Iglesia es una sóla, y como el mismo obispo Casanova dijo, lo correcto es decir  "La Iglesia que peregrina en Cataluña".

Aquellas declaraciones provocaron una ridícula manifestación a las puertas de la catedral de Vic el día de su toma de posesión, cuatro gatos contados llevaban unos papelitos, que no pancartas, en los que se podía leer: "La Iglesia catalana existe" o "Rouco y Carles verdugos de la Iglesia de Cataluña". Hablando con algunos feligreses de la ciudad de los santos me dijeron que los que portaban las reivindicaciones no eran de allí sino que venían de fuera para crear follón.

Desde entonces lo único que han podido sacar en la prensa oficialista para criticar a este fantástico prelado, es la llegada a la diócesis de Vic de congregaciones religiosas extranjeras, que venían a substituir a congregaciones moribundas que abandonaban sus instalaciones por falta de personal (vocaciones) ocasionado por la deriva progresista. La crítica es que son demasiado conservadoras y que no tienen voluntad de arraigarse en el país (es decir que no harán campaña a favor del nacionalismo imperante).

Estoy hablando de Don Román, porque estos días, sin él quererlo, ha vuelto a aparecer en los Medios de Comunicación, la Agencia EFE se ha hecho eco de su carta dominical con motivo de la fiesta de San Cristóbal, patrón de los conductores. Y diversos medios de comunicación, como el anticlerical El Pais, o los que están al servicio del nacionalprogresismo catalán como La Vanguardia, o el 9Nou, también han publicado la noticia.

Yo me he quedado sorprendido, porque declaraciones de este tipo no suelen ser nunca noticia, simplemente dice lo que tiene que decir un obispo, por eso los titulares son tan poco habituales como estos: "El obispo de Vic pide santiguarse y rezar antes de conducir". La única explicación que encuentro es que estamos ya en el mes de julio y hay muchos periodistas de vacaciones y muy pocas noticias en según que temas.

Pero esta circunstancia ha sido una bendición para que muchos conozcan la manera de ser de este fabuloso obispo, porque su carta dominical no tiene desperdicio, hace unas declaraciones sobre lo que tiene que hacer un buen católico al volante, que aunque es completamente lógico y normal, hacía tiempo que no oíamos a un obispo decirlas de esta manera.

He aquí algunos de los textos de la carta pastoral que han sido reproducidos por la prensa generalista:

"Es muy buena práctica iniciar el viaje haciendo el signo de la cruz y una pequeña oración para pedir un buen viaje. La invocación al arcángel San Rafael, a San Cristóbal o a la Virgen María, en las advocaciones más próximas para nosotros, es expresión de la confianza en Dios, tanto en las cosas pequeñas como en las grandes.

El tiempo de conducción es también un momento oportuno para profundizar la fe con la formación y la oración. Ojalá que se pudiera hacer un servicio diocesano para ofrecer materiales de audición que comprendieran desde la música religiosa hasta las grabaciones formativas.

Desde los aparatos de radio nos podemos conectar con emisoras cristianas que nos proporcionan una programación adecuada para alimentar nuestra fe. La oración del Santo Rosario es una buena compañía para el camino

Recordemos aquellas palabras del Santo Cura de Ars, hablando de la oración: 'Teniendo que hacer largos trayectos de camino, rezaba al buen Dios, y podéis estar seguros que nunca se me hicieron pesados ni largos".


Estamos en periodo de descuento en el pontificado de n.s.b.a  Cardenal Martínez Sistach, son muchas las quinielas que se han hecho para substituirlo, pero uno de los comentarios que he oído entre altas personalidades jerárquicas de la Iglesia, de España y del Vaticano, es que "es muy difícil encontrar un buen obispo para la diócesis de Barcelona",  pues si tan difícil les parece yo les presento a uno: Don Román Casanova Casanova, un hombre discreto, humilde, piadoso y espiritual, preocupado únicamente de su rebaño y de la salvación de las almas, sin anhelos de poder o de figurar, sin estar atado y sometido a los poderes políticos ni mediáticos, sin más patria por la que mover un dedo que el Reino de Dios. Y además es catalán de pura cepa, no hay que importarlo de fuera.

Antoninus Pius

32 comentarios:

  1. "es muy difícil encontrar un buen obispo para la diócesis de Barcelona"

    Traducido del clerical-pusilánime al román-paladín:

    "No quiero quedar en absoluto retratado como aquél que aconsejó a un candidato a obispo de Barcelona que, de un lado, defiendió la fe católica con coraje y fortaleza en contra de la teología progresista, y de otro, no apoyó para nada al nacionalismo político-institucional".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recemos para que el Obispo de Roma nombre, si lo cree oportuno, a Monseñor Román Casanova Casanova, Arzobispo de Barcelona

      Eliminar
    2. Pobres de nosaltres! No pot amb Vic... Seria pitjor que el seu padri Ricard M. Carles!

      Eliminar
    3. No creo que el Papa nombre jamás a casanova obispo de barcelona. Vic le va grande!

      Eliminar
  2. Casanovas si que sería un buen arzobispo de Barcelona. Ni Pujol ni Vives ni Taltavull y mucho menos el trepa de Meneses. ¡Casanova nuevo Arzobispo de Barcelona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero en el Arzobispado de Barcelona, además, de forma necesaria, para evitar el aislamiento y el laminamiento, el nuevo arzobispo debe de estar rodeado de un equipo de gobierno competente: canonista, liturgista, exorcista...

      Es, por tanto, una doble elección: "arzobispo" (designado por Francisco I) y "equipo" (elegido por el arzobispo).

      Eliminar
    2. No creo que Francisco I elija a nadie.Los hay tozudos!

      Eliminar
    3. AL Anónimo 10 de julio de 2013 11:12

      Per sobre de tot, exorcistes. Així en plural. Masses dimonis. De diferents mides

      Eliminar
  3. En el suplemento de Culturas nº 574 del 19 de junio de La Vanguardia, se publicó un artículo de Jordi Amat titulado “Matar a Cobi” sobre la pugna entre el pujolismo y el progresismo antipujolista (principalmente, izquierda marxista del PSUC). Una síntesis:

    1. A mediados de 1960, el progresismo se hizo con la hegemonía de la cultura y la oposición al franquismo en Cataluña, conviviendo el catalanismo nacionalista con el marxista; sus divulgadores fueron Manuel Sacristán, Josep Fontana y Pierre Vilar.

    2. Se creó una red entre el catalanismo y el marxismo en el PSUC a través de plataformas como Edicions 62, la universidad, la Iglesia y el patriciado cultural (Espriu, Tàpies, Brossa, Joan Oliver), y dos obras literarias que daban un relato narrativo e interpretativo de la historia de Cataluña de matriz marxista: Molas y Castellet en la antología de “Poesía catalana del segle XX” (1963), y el libro de Jordi Solé Tura “Catalanisme i Revolució burgesa” (1967), que caracterizó a Prat de la Riba como un doctrinario burgués con la intención de minar a la burguesía, nacida bajo el desarrollismo, como pilar de sostén del franquismo.

    3. Se desarrolló un primario nacionalismo progresista, que nació durante 1965, cuya fuerza motriz fue el discurso antipujolista, al cual se sumaron los intelectuales izquierdistas, Tarradellas y Josep Pla.

    4. Durante 1980, floreció la dialéctica del pujolismo nacionalista conservador contra el antipujolismo progresista, y nacieron los cualificativos y pares de oposición: Pujol banquero (Querella Banca Catalana) y tendero populista (botiguer); ruralismo/cosmopolitismo, monolingüismo/bilingüismo, nacionalismo/progresismo, Cataluña/Barcelona, Cataluña/Corporación Metropolitana de Barcelona, catalanismo hard-puro/catalanismo light-líquido.

    5. Primera reformulación de la alternativa de Maragall a Pujol mediante el nacionalismo progresista elitista: en 1993, Maragall impulsó “Catalunya Segle XXI” con la élite intelectual de J.M. Castellet, Salvador Giner, Encarna Roca, J.M. Vallès, Maria Aurèlia Campmany, Alexandre Cirici, Marta Mata y el poeta Puigverd (“Cataluña como ágora y no como templo”), institucionalizando así el postpujolismo que nació en 1992 como efecto del éxito de la Barcelona de los Juegos Olímpicos y su modelo de éxito de gestión olímpica.

    6. Que esta alternativa del progresismo contra el pujolismo se vio perjudicada en el Congreso de Sitges de 1994 por la conquista de la dirección del PSC por parte de los capitanes o alcaldes del área metropolitana, más la asunción por parte de Iceta, Sala y Ferran del Manifiesto del Foro Babel, lo que hizo implosionar y poner en un callejón sin salida a esta primera reformulación maragallista, la cual finalizó en 1999 con la primera victoria en votos pero no en escaños del PSC.

    7. Segunda fase de la alternativa maragalliana, que empieza en 1999 con los contactos Carod-Maragall, con la promesa del nuevo Estatuto de Autonomía que se aprobó el 2006, pero fue destruído, desde el punto de vista del nacionalismo, por la sentencia del Tribunal Constitucional del 2010, lo que ha dado lugar a otra fase del nacionalismo mediático.

    8. La nueva fase del nacionalismo independentista y soberanista, que es la hegemonía sin contestación de este nuevo nacionalismo frente a cualquier otra alternativa, que nació con la manifestación contra la sentencia del TC del 2010 y la Diada del 2012, promovida ésta por la CiU de Mas.

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión, el nacional-progresismo eclesial y político entraron unidos de la mano dentro de la Iglesia de Barcelona y, por tanto, en la de Cataluña, en 1947, entre otros hechos, con la constitución clandestina de la Unión Sacerdotal de Barcelona (Societas Sacerdotales Barcinonensis: USB-SSB) por el P. Manuel Bonet i Muixí (1913-1969), con un planteamiento inicial de servir a la ayuda mutua y la promoción cultural y pastoral del clero y al “amor y fidelidad al país” (nacionalismo). Este año, 1947, fue muy importante en la política de España: empieza a disgregarse el primer y único gobierno en el exilio de la Generalidad de Irla, una parte del exilio republicano catalán está en desafección interna y regresa a Cataluña, el maquis comunista catalán y la resistencia interior fracasa, y el régimen de Franco se consolida en Occidente al convertirse en una plataforma militar contra el comunismo estalinista de la Guerra Fría.

    La oposición nacional-progresista a Franco empieza en 1959-60 con el boicot a La Vanguardia de Galinsoga por Pujol, y se desarrolla en el tiempo, considerando especialmente la vertiente eclesial: hechos del Palau de Pujol (1960), declaraciones del Abad Escarré al corresponsal de Le Monde de Madrid (1963), Carta de 300 sacerdotes a los 8 obispos catalanes (1964), campaña “Volem bisbes catalans” contra Modrego-Marcelo de Pujol-Benet (1966), la Capuchinada (9-11 marzo 1966), manifestación de capellanes ante la prefectura de policía de Barcelona en protesta por la tortura de estudiantes (11 mayo 1966), posesión del obispo Marcelo (19 mayo 1966), dos manifestaciones silenciosas de capellanes en el patio del obispado (22 febrero y 9 junio 1969), la Asamblea de Cataluña en la Iglesia de San Agustín (7 noviembre 1971), año éste en que es elegido Jubany como obispo de Barcelona.

    Mientras, el P. Bonet i Muixí realiza la primera comunicación de la existencia de la secreta USB-SSB al obispo Modrego el septiembre de 1957. Posteriormente, debido a sus conocimientos jurídicos y liturgicos, es nombrado en diversos cargos del Vaticano en relación con el Papa Juan XXIII y el Concilio Vaticano II: 1960, comisión preparatoria conciliar sobre disciplina en los Sacramentos; 1962, asesor de JXXIII; 1964, consultor del Consilium y de la comisión conciliar de Sacramentos. Paralelamente, el P. Lluís Martínez Sistach (actual arzobispo) se convirtió en el secretario particular del P. Bonet i Muixí, el cual murió en 1969. Dentro de la USB, se considera que el papado de Pablo VI representó una grave involución del espíritu del Concilio a través de la condena del Catecismo Holandés (1966) y de la publicación de la retrógrada encíclica Humanae Vitae (1968) [“Miscel.lània de Manuel Bonet i Muixí”, Joan Subirà, PAM, 2001].

    ResponderEliminar
  5. En el artículo “La naranja mecánica” (GG, 04.09.2011) se comunica la apoteosis de la USB-SSB en el año 1985, como consecuencia de la mala salud de Jubany cuyo clímax constituyó la angina de pecho de septiembre de 1985: se constituye el Consejo Presbiterial Diocesano mediante el Decreto arzobispal de 14 de enero de 1985, reforzado por los nombramientos de abril 1986; Jubany aprueba la USB el 29 de marzo de 1985; se aprueba el documento nacionalista episcopal “Raíces cristianas de Cataluña” el 27 de diciembre de 1985; y finalmente, se constituye el Consejo Episcopal y los Vicarios Episcopales por el Decreto de 9 de enero de 1986. Nunca la USB voló tan alto.

    Pero el manifiesto constitucional de los valores y principios fundamentales de la USB se puede observar en la Comunicación del Consejo Episcopal de 4 de febrero de 1986, en el que se expresan las líneas del nacional-progresismo eclesial catalán: trabajar por la plena aplicación en la diócesis de Barcelona de la ley pujoliana de la normalización lingüística 7/1983 de 18 de abril (amén), presentar a la sociedad un rostro de la Iglesia más abierto, misionero y dialogante (relativismo) y pedir que curas y religiosos ayuden a crear grupos y comunidades (control) [capítulo I. L'Evangelització]; opción preferente por los pobres y marginados [II. El repte de la solidaritat]; creación del Centre de Pastoral Litúrgica o CPL [III. L'educació i la celebració de la fe cristiana]; inculturación de Cataluña, hermandad universal, sin fronteras, unión con los pueblos pobres y débiles, justicia social, solidaridad con los trabajadores, autonomía de la sociedad civil, pluralismo político, reconocimiento de nuevos ministerios y funciones eclesiales de los laicos, responsabilidad de los laicos, diaconado permanente y pastoral de conjunto [IV. El dinamisme de l'Església diocesana].

    Puede acusarse de ser una selección sesgada, arbitraria y prejudicial, pero si analizamos lo que calla y silencía el Comunicado, se puede observar la esencia del nacional-progresismo eclesial: politización y desacralización, o sea, protestantización del catolicismo, dado que faltan referencias a los carismas, dones y frutos del Espíritu, la mística y la ascética, los exorcismos, las bendiciones, los sacramentales (agua, sal y aceite benditos), las indulgencias, la piedad y religiosidad popular (procesiones, peregrinaciones, fiestas patronales, formas de devoción a los santos), la celebración correcta de la confesión y la misa, la predicación de los mandamientos de la Ley de Dios, la devoción al Jesús-eucaristía (adoración, visitación, procesión y exposición), el Rosario, los nuevos movimientos y realidades eclesiales (en especial los carismáticos, fruto directo del Concilio).

    Este Comunicado llegaría a su máxima expresión en el Concilio Provincial Tarraconense de 1995, el cual tendría las mismas virtudes y defectos que el referido Comunicado: servicio a una teología unilateral progresista, olvido de la espiritualidad y moral integral católica, y apoyo al nacionalismo y politización (el polémico punto 142 sobre la Conferencia Episcopal catalana independiente de la española).

    Hoy 2013, con el nuevo Papa Francisco I, quizás asistiremos al fin del ciclo generacional y natural del nacional-progresismo eclesial catalán con la elección del nuevo arzobispo de Barcelona.

    Ya ha durado demasiado, y sin frutos de santidad.

    ResponderEliminar
  6. No donis idees! Que nosaltres el necessitem a Vic!

    ResponderEliminar
  7. No soy devoto del obispo de Vic; el único mérito que tuvo para ser obispo fue por el empeño de Carles; es lo mismo caso de Martínez con Turrull, a Carles le salió bien y a Martínez no. No es mal pastor, por supuesto, ni mala gente, y viendo el panorama catalán se está convirtiendo en lo más presentable, hasta me convertirá a mi!!!! jajaja. Pero en Cataluña todavía hay gente que podría ostentar la mitra: Mateo, González P, Montagud, Pié, Corts.... Busquen gente con grados académicos y válida, hasta A. Puig confesado!!!!
    Dios nos dé su paz; adiós Martínez adios.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  8. José María Valderas10 de julio de 2013, 12:58

    Pese al emponzoñamiento de la vida cristiana en Cataluña `por culpa del veneno del separatismo, no faltan personas con criterio que terminan por caer en la red espesa del nacionalismo antievangélico.

    Afirman que no se puede mezclar lo político con lo religioso. Y aducen las palabras del Señor: dad al césar...

    Una afirmación que parece inapelable. Pero, ¿cabe aplicar las palabras de Cristo al secesionismo catalán?

    Sólo desde una obstinada y enfermiza pasión,o desde una ausencia de reflexión jurídico-teológica, se puede caer en semejante trampa, tan común entre nosotros.

    Suelo aducir las palabras tajantes de Juan Pablo II contra la perversidad objetiva de movimientos que quieren la separación, no fundados en colonización o sometimiento militar. Lo repetiré ad nauseam: condena de la separación de la Padania, cuyas razones eran que Roma nos roba y el sur (Nápoles, etcv.) vive de nosotros.

    En lógica de primer orden existe una operación llamada de sustitución. Sustitúyase Padania por Cataluña, Roma por Madrid, y el sur por Andalucía y Extremadura, y tendremos el mismo panorama.

    Ocurre, además, que en Italia hay una Conferencia Episcopal que tuvo arrestos para condenar la segregación. Incluidos el Cardenal de Milán y arzobispos egregios de Turín y Génova. (Otro nivel, cierto, que no hemos de asimilar con lo que corre por aquí)

    ¿Van el Papa contra las palabras de Cristo? ¿Va la Conferencia Episcopal contra las palabras de Cristo?

    Evidentemente no. ¿Por qué? Porque afirmaban que la separación y el nacionalismo disgregador atentan lisa y llanamente contra el bien común y la paz. Fomentan el odio. (Léanse los comentarios espontáneos en los periódicos de aquí, y no sólo en ARA o Avui/El Punt)

    Léanse las declaraciones de Pujol, de Mas, de los de UDC, de ERC, de ciertos obispos catalanes y abades. ¿Son concordes con las palabras de Cristo? Ni de lejos.

    Concordes son las del obispo de Vic.

    Disconformes manifiestamente las del doctorando Vives (¿por qué se dejó llevar por esa vanidosa mentira?)

    Sin ir más lejos. El sábado pasado. Misa vespertina en Sant Pere de L´Escala. Inicia la homilía. De pronto, sin venir a cuento, salvo con calzador, el mosén se lanza a proclamar "no tingueu por" (no tengáis miedo) en defender la "nació", la "independencia"... y demás lindezas. Fou o no fou aixi mossen Marti?

    Algunos nos quedamos atónitos. Evidentemente al cura le adornan cualidades humanas. ¿Por qué no las completa con cualidades doctrinales del Magisterio de la Iglesia?

    Al obispo Román le pueden exigir más títulos. No más fidelidad al derecho natural y a la doctrina de la Iglesia.

    Por eso llamo a los eclesiásticos segregacionistas lo que Cristo dijo de cuantos traían el escándalo,la división, el odio y la mala fe. Como teatralizó Martín Descalzo, hasta las meretrices los adelantarán en el Reino de los Cielos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bisbe de Vic es diu Romà o Román? Hi ha gent molt llesteta per aquí...

      Eliminar
  9. Creo que Casanova lo haría muy bien en Barcelona. Tiene muy clara la Teoría y Práctica de la Nueva Evangelización (como demostró visitando Toulon y luego en el Congreso de Manresa de Evangelización).

    Si no ha conseguido más frutos de renovación es porque un 85% del clero de Vic es directamente disidente y progre-rebelde y porque no tiene un grupo suficiente de laicos evangelizadores formados y entusiastas (que sí tenía Novell en Solsona por haberlos formado en su escuela de laicos).

    En Barcelona, Casanova tendría más margen de maniobra, podría poner en marcha lo aprendido en Toulon adaptándolo y con recursos, y edificaría sobre lo que ya se ha empezado a hacer de Nueva Evangelización. Nadie se escandalizaría, no hay nada de qué acusarlo, es más catalán que la seba y, en general, lo haría bien. Él puede recristianizar Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en Barcelona se lo acabarían de comer.

      Eliminar
    2. D'on treu que el 85% és progre? Jo conec algú, dels pocs que hi han per cert, que no ho és en absolut!

      Eliminar
    3. Lo haría también como su jefe Carles!

      Eliminar
  10. Sr. Antoninus Pius, agradecido por el artículo de esa semana, sobre el Obispo de Vic, creo ha acertado de lleno en su escrito.

    Barcelona desde los años 60 hasta hoy, ha sido diferente y no tiene porque serlo, a la postre somos Hijos de Dios por el Bautismo, como los demás católicos y creo que tengamos que obligar a la Santa Sede a enviarnos al Obispo que se aviene a las ideas de un grupito de personas insignificantes en número pero con poder de decisión en un terreno que no es el suyo.

    Según el Concilio Vaticano II, la mosión del Obispo es la siguiente:

    "Cada uno de los obispos que es puesto al frente de una Iglesia particular, ejerce su poder pastoral sobre la porción del pueblo de Dios a él encomendada, no sobre las otras iglesias ni sobre la Iglesia universal" (Lumen Gentium, 23).

    Los obispos, como sucesores de los Apóstoles, están llamados a participar en la misión que Jesucristo mismo confió a los Doce y a la Iglesia. Nos lo recuerda el Concilio Vaticano II: "Los obispos, en cuanto sucesores de los Apóstoles, reciben del Señor, a quien ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra, la misión de enseñar a todas las gentes y de predicar el Evangelio a toda criatura, a fin de que todos los hombres consigan la salvación por medio de la fe, del bautismo y del cumplimiento de los mandamientos" (Lumen Gentium , 24).

    Según el texto conciliar, es una misión que los obispos "reciben del Señor" y que abarca el mismo ámbito de la misión de los Apóstoles. Compete al "colegio" episcopal en su conjunto, como hemos visto en la catequesis anterior. Pero es necesario agregar que la herencia de los Apóstoles (como misión y potestad sagrada) se transmite a cada obispo en el ámbito del colegio episcopal. Esto es lo que queremos explicar en la catequesis de hoy recurriendo, sobre todo, a los textos del Concilio que ofrecen, acerca de este tema, las instrucciones más autorizadas y competentes.

    La misión de cada obispo se realiza en un ámbito bien definido. Efectivamente, leemos en el texto conciliar: "Cada uno de los obispos que es puesto al frente de una Iglesia particular, ejerce su poder pastoral sobre la porción del pueblo de Dios a él encomendada, no sobre las otras iglesias ni sobre la Iglesia universal" (Lumen Gentium, 23). Es una cuestión cuya norma se apoya en la "misión canónica" conferida a cada obispo (ib., 24). En todo caso, la intervención de la autoridad suprema es garantía de que la asignación de la misión canónica se haga no sólo en función del bien de una comunidad local, sino para el bien de toda la Iglesia, con vistas a la misión universal común al Episcopado unido al Sumo Pontífice. éste es un punto fundamental del "ministerio petrino".

    La mayoría de los obispos ejerce su misión pastoral en las diócesis. ¿Qué es una diócesis? El decreto conciliar Christus Dominus sobre los obispos responde a esta pregunta del siguiente modo: "La diócesis es una porción del pueblo de Dios que se confía al obispo para ser apacentada con la cooperación de sus sacerdotes, de suerte que, adherida a su pastor y reunida por él en el Espíritu Santo por medio del Evangelio y la Eucaristía, constituya una Iglesia particular, en que se encuentra y opera verdaderamente la Iglesia de Cristo, que es una, santa, católica y apostólica"(n. 11).

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo ha de ser el nuevo arzobispo de Barcelona?

    Como el cardenal O'Malley, un consultor de Francisco I para la reforma de la Curia:

    “El padre Helmut Schüller [fundador de Pfarrer-Initiative (Iniciativa del Pastor) o Llamado a la Desobediencia] defiende posiciones contrarias a las enseñanzas de la Iglesia católica y, por lo tanto, no puede hablar en ninguna parroquia de la diócesis“.

    Esto es un acto de valentía, porque el cardenal Schönborn permite al P. Schüller que siga ejerciendo como sacerdote en su diócesis.


    Aplicado a la práctica de la Iglesia en Cataluña:

    Arzobispo de Barcelona: “Sor Teresa Forcades defiende posiciones contrarias a las enseñanzas de la Iglesia católica y, por lo tanto, no puede hablar en ninguna parroquia de la diócesis de Barcelona. [Además de ello, como metropolitano, por la gravedad del caso, denunciaré de inmediato su situación ante las congregaciones para la Doctrina de la Fe y de los institutos de vida consagrada, en sustitucón de sus dos superiores inmediatos, la abadesa M. Viñas y mi obispo sufragáneo D. Agustí]“


    Se podrá decir que el cardenal Sistach ya hizo lo mismo con el teólogo no-católico Tamayo, al prohibirle dar conferencias en las parroquias católicas barcelonesas, pero no es el mismo caso, porque según la CEE, Tamayo ya llevaba una censura previa:

    1. Juan José Tamayo Acosta carece de misión canónica para enseñar teología y no ejerce la docencia en ningún Centro Superior de la Iglesia.

    2. Tamayo sigue en sus publicaciones teológicas y manifestaciones públicas una trayectoria que le aparta de la comunión eclesial, lo cual es incompatible con la condición de teólogo católico.

    3. Tamayo es Secretario de la "Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII", una Asociación que carece de aprobación canónica y no es una Asociación de la Iglesia católica.

    ResponderEliminar
  12. Vaya, por fin veo que ya otros sostienen mi opinión. Más vale tarde que nunca. Hará cosa de uno o dos años (quien lo desee que lo busque en Germinans, aunque entonces no firmé como Poimén, nick que tomo ahora en honor al actual Pontífice), defendí aquí mismo que el obispo de Vic era el prelado idóneo, por numerosos factores, y sobre todo por su carácter ("olor") plenamente pastoral, para ocuparse de Barcelona. Señalé además que el principal problema podía venir de que su dedicación es tan profunda y sincera, que puede suceder lo que pasó con Torras y Bagés, que renunció a ser promovido a la archidiócesis de Valencia (que suponía entonces una casi segura llegada al cardenalato). Copié entonces extractos de una carta de Torras al nuncio, alegando las razones pastorales por la que declinaba su promoción. Cómo no, salió de inmediato el clásico energúmeno (en el sentido platónico) rasgándose las vestiduras porque había osado comparar a una especie de "mequetrefe" (desde la óptica nacionalista) con el inconmensurable Torras (cuya grandeza eclesiástica no sería tan desbordante, dicho sea de paso, cuando los oratorianos de Vic rechazaron a Torras en su intento de ingresar en la congregación de San Felipe Neri antes de ser obispo ausoniense, lo cual no le resta mérito a mis ojos).
    Enhorabuena, además, por haber centrado claramente el problema: los numerosos enemigos, que los tiene sobre todo en el nacionalismo y "progresismo" (las comillas vienen a cuento del tremendo oxímoron que representa llamar progresistas a quienes encarnan la más pura esencia retrógrada), se han dedicado primero a boicotear desde dentro la labor episcopal de D. Román, y alegan acto seguido que no sirve para Barcelona porque no ha sabido imponerse en la diócesis, sin reparar en la gran diferencia qye hay entre Vic y el resto. Ay, pero si se hubiese impuesto con firmeza, aun usando de la más exquisita fraternidad, ahora lo descalificarían por no ser dialogante, flexible con los avances doctrinales (es decir, las corruptelas introducidas por ellos), diplomático, y adjudicándole mil defectos más de forma absolutamente farisaica (autoritario, engreido, mal visto por la grey catalana de cuya esencia sólo ellos son depositarios, etc. etc.). Lo dicho: quiera Dios que el nuncio aplique las directrices "franciscanas" y le convenza para ir a Barcelona de buen pastor, aunque sigo pensando que mucho sacrificio, amor a la Iglesia y vocación de martirio hace falta para entrar en la jaula de los leones con megáfono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Els que volen que el bisbe Casanova vingui a Barcelona agafin una cadira. No vindrà mai!

      Eliminar
    2. És vosté qui ho ha de decidir?
      I si és així, exactament, qué és el que no li agrada del bisbe?, Sr. Anònim barceloní.

      Eliminar
    3. Diuen els vigatans: "Molta mitra i poc cap." Amb això està tot dit.

      Eliminar
  13. A mi me falta que se pronuncie sobre la Caram; pedimos que en San Feliu se haga con la Forcades; pues si queréis ser pastores, pastoread!!!!!
    Dios nos dé su paz. Adiós, Martínez, adiós.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Caram y la Forcades tienen a sus superioras. Son ellas las que deben posicionarse en primer lugar, si es que hay que hacerlo.

      Eliminar
  14. Sólo recordar que el Obispo es el Ordinario y las congregaciones y órdenes religiosas, mientras no estén exentas están bajo su jurisdicción. Con todo, las autoridades eclesiásticas están en su legítimo derecho de descalificar según qué declaraciones.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  15. Un hecho de buen Obispo, una amiga que estaba formándose para el Sacramento de la Confirmación en Vic, le comunicaron la visita a las clases del Obispo, ella temblaba por las preguntas que podía hacerle, las posibles respuestas y que no "repitiera curso". Pues el buen Obispo se paso toda la hora de clase, enseñando y formando para hacer bien la genuflexión ante el Santísimo y recalcando la importancia de este acto de AMOR. Predica con el ejemplo, pues hace siempre unas genuflexiones casi perfectas, yo intento imitarle.
    No hace falta preguntar cuantos supuestos sacerdotes la practican o la enseñan.

    ResponderEliminar
  16. Que una ciutat en la que no hi havia família sense un sacerdot o una religiosa, o ambdues a la vegada. hagi acabat així, governada per un alcalde aristòcrata de la pagesia, de la casta parasitària més carca i rància, d'una zona que sempre havia posat per davant les arrels cristianes sobre la política... en fi, una llàstima. Ja ho va dir Don Vito Pujolone, "la política se us posarà fins i tot dins el llit" Ànims amb el bisbe Romà, i a resistir. De més verdes en maduren. I em sembla que aquest Papa no està per la política si no pels resultats. I els resultats de l'Església a Catalunya. amb les excepcions de Terrassa, Sant Feliu, Vic i una mica Tarragona i Solsona són més aviat paupèrrims.

    ResponderEliminar
  17. Por que razón se le permite a una monja extranjera . Lucia que aparezca en los medios dando opiniones o llamando ladrón a árbitros de futbol??
    El obispo no le puede prohibir que salga en los medios y que se marche a su país que allí si hay cosas de las que opinar, además es independentista siendo Argentina.
    Que espera el obispo ante el desprestigio para la iglesia que esta monja provoca?

    ResponderEliminar