viernes, 17 de mayo de 2013

Tortosa, una gran oportunidad

El pasado domingo día 12 dábamos por hecha, como primicia informativa, la noticia según la cual, Mons. Enrique Benavent, se convertiría en el nuevo obispo de Tortosa. A primera hora de la mañana de este viernes 17, y haciéndonos eco de la convocatoria de prensa que Mn. Arín, administrador diocesano, había fijado para mediodía. La noticia se ha confirmado puntualmente y desde Gérminans nos felicitamos gozosamente. Y eso, porque a pesar de la contradictoria personalidad de Benavent, se va a proveer a nuestra muy querida diócesis hermana de un obispo joven y entusiasta que va a tener ante sí una gran oportunidad.

Tortosa es una diócesis herida por dos pontificados mediocres: el de Sistach y el de Salinas, causando este último mayor daño si cabe porque también su duración dobló en tiempo a la del barcelonés.

Sistach, que evidentemente entendió su paso por Tortosa como un trámite más para su carrera hacia Barcelona –él en el Seminario ya estudiaba para Cardenal- colocó a elementos progresistas en los puestos de relevancia de la diócesis. Quizás entre los más nocivos el que fuera Vicario General hasta su jubilación Mn. Josep Maria Tomás Prats. Sistach gobernó la diócesis con los mismos parámetros con que después gobernaría Tarragona y Barcelona, creando graves lesiones en el clero. La llegada de Salinas perpetuó a los mismos personajes, pero más grave aún, pensó que podía camuflar su gran mediocridad personal, con una continua política de nombramientos y cambios, que centrara la atención diocesana en ellos y no en su persona, sin tener en cuenta la sensibilidad y las necesidades personales de sus sacerdotes. Sacerdotes de sólida formación espiritual y académica abandonados a destinos incompatibles con su personalidad y aptitudes, acabaron calcinados. Y sobretodo, condenados a la apatía y al desencanto general. Tortosa ha acabado reducida a una sombra de la diócesis entusiasta y llena de energía que Don Ricardo intentó forjar, con más éxitos que fracasos, con más aciertos que errores.
 
O saturados por unos empeños que sobrepasaban la media que cualquier mortal puede aguantar. El ejemplo, valga la redundancia pues me refería e él la semana pasada, es el de Mn. Jordi Bertomeu Farnós. Y es que quizás, y abundando en ello, no expresé de manera acertada la idea que deseaba transmitir. No es que a Mn. Bertomeu se le pueda imputar personalmente nada en lo que respecta a la situación del Tribunal Diocesano. Es que la falta de previsión del Obispo, que debe velar por la formación canónica de elementos validos en su diócesis para asumir los empeños necesarios para el buen funcionamiento de la Curia, ha dejado Tortosa huérfana de expertos y preparados canonistas. Bertomeu fue nombrado oficial de la Congregación de la Doctrina de la Fe en Roma donde habitualmente reside, trabajando en los casos que tocan los casos de pederastia clerical, por expreso deseo de Benedicto XVI confiados al ex Santo Oficio. Sólo una vez al mes se traslada a Tortosa para ocuparse del Tribunal, cosa que impediría una adecuada atención personal y una organización más esmerada del mismo. Durante un tiempo la colaboración de un oficial de Tribunales de Barcelona habría amortiguado la situación, pero éste dejó ya de colaborar. La proliferación de causas tumbadas en 2ª instancia confirmaría la necesidad de una mayor presencia y una mejor organización judicial en Tortosa. Bertomeu, buen sacerdote donde los haya, no es el problema. El problema fue Salinas. Y deberá ser resuelto por Benavent.

Eso no debiera dar a entender que el asunto tenga que ser absolutamente prioritario para el nuevo obispo. Las prioridades, a mi humilde entender son otras. En primer lugar un autentico proyecto de Nueva Evangelización que abandone los tópicos y los lugares comunes. Sobra mucha palabrería y falta acción concreta. Y nuevas soluciones para los nuevos problemas que una sociedad cambiante a ritmo vertiginoso impone. E inteligente sintonía y valiente osadía para dar paso y comprometerse en proyectos de evangelización que en otras latitudes se demuestran efectivos y con un saldo más que positivo. Don Ricardo, a imitación del Movimiento Junior de Acción Católica, que supo reorganizar el apostolado juvenil en la Archidiócesis valentina, intentó plasmar los mismos ideales con la creación de un Movimiento Diocesano de Jóvenes, aunque con resultados contradictorios. La elección de consiliarios en estos casos resulta de capital importancia, y el “buenismo” con que actuaba Carles no siempre era garantía de apuestas acertadas. Benavent llega con el patrimonio de experiencia en apostolado juvenil de su diócesis natal a las espaldas. Este bagaje junto con su capacitación para la gestión pastoral en Colegios y en el Seminario puede dar un muy buen resultado en Tortosa. Cuenta con muy buenos elementos entre el laicado y el clero. Dedíquese a conocerlos y a echar mano de ellos para su proyecto pastoral. No se arrepentirá. Y la certeza de buenos frutos le acompañará.

Tortosa necesita además nuevas comunidades religiosas que ocupen el lugar que han dejado algunas extinguidas o renueve con nuevos miembros las que se encuentran en franca decadencia. Por poner un ejemplo: el convento de la Purísima Concepción Victoria de la capital, abandonado en el año 2007 por la Orden Concepcionista de Santa Beatriz de Silva, no puede permanecer vacío e inoperante. La decadencia de congregaciones como los Operarios Diocesanos de Mn. Sol no puede conllevar la decadencia de lugares de culto y de apostolado de importancia tan singular en Tortosa como la Iglesia de la Reparación, siendo el apostolado eucarístico y litúrgico de tal importancia en la Nueva Evangelización.
A la izquierda Iglesia de la Reparación, a la derecha Convento de la Purísima Concepción Victoria
 Con este breve esbozo, hemos trazado las líneas generales de esa gran oportunidad que con la llegada de Don Enric se abre para los diocesanos de Tortosa. Pastor y grey puedan entender el privilegiado momento que se abre para ellos y den lo mejor de su genio y energías. Desde Germinans no les va a faltar el aliento entusiasta en sus propósitos acertados y la crítica constructiva en sus errores. Sepan entenderlo y aceptarlo. Quien nada hace nunca se equivoca. Apliquémonos todos el adagio.

Prudentius de Bárcino 

13 comentarios:

  1. No sé yo quién habrá hecho este nombramiento. Sí, claro, el Papa, ya lo sé, pero el Papa a duras penas sabrá situar Tortosa en el mapa. Alguien desde aquí habrá movido los hilos con el Nuncio.
    Yo creo que no es éste el obispo que necesitaba Tortosa. En todo caso, bendito el que viene en el nombre del Señor. Aunque también hay que decir que obispos de los que se esperaba mucho, como el de Solsona, están saliendo un poco petardos. No hacen demasiado y con sus declaraciones "palestinas" lo estropean todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en Solsona no paramos de sorpresas. Unas veces como obispo "genter", otras como obispo "diable".

      Eliminar
  2. Nuestra diócesis necesita un cambio profundo, esperemos que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  3. ¡La sede metropolitana de Valencia pierde un gran obispo auxiliar! Enhorabuena Monseñor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la sede metropolitana de valencia se felicita por la marcha de mns. Benavent, y desea a la hermana de Tortosa que lo haga mejor que en Valencia

      Eliminar
  4. Gracias Sr. Prudentius de Bárcino, por esa primicia informativa.

    De momento como dice el Sr. Anónimo de las 12,35: "bendito el que viene en el nombre del Señor". Que el Espíritu Santo le asista como sucesor de los Apóstoles.

    ResponderEliminar
  5. 1. "...el convento de la Purísima Concepción Victoria de la capital, abandonado en el año 2007 por la Orden Concepcionista de Santa Beatriz de Silva, no puede permanecer vacío e inoperante."

    Parece una infrastructura de alto coste de mantenimiento. Un lujo presupuestario para una instalación improductiva.

    2. "La decadencia de congregaciones como los Operarios Diocesanos de Mn. Sol no puede conllevar la decadencia de lugares de culto y de apostolado de importancia tan singular en Tortosa como la Iglesia de la Reparación."

    No hay que abandonar el hábito adquirido de la gente y la tradición que genera.

    3. El nuevo obispo se pondrá a prueba cuando vengan las vedettes del progresismo por su diócesis o en Cataluña, como Faus o sor Forcades, y sea como obispo de su diócesis, sea como miembro de la Conferencia Episcopal Tarraconense, tenga que optar por lo siguiente:

    a) No hacer nada, tolera y disimular

    b) Hacer componendas: ni sí ni no, una de cal y otra de arena.

    c) Ejercer su oficio: denunciar las enseñanzas de los teólogos y religiosos disidentes y heterodoxos.

    4. "En primer lugar un autentico proyecto de Nueva Evangelización que abandone los tópicos y los lugares comunes. Sobra mucha palabrería y falta acción concreta."

    En mi experiencia, la Nueva Evangelización se debe de realizar, primero, en los obispos, y en segundo lugar, sobre los sacerdotes, diáconos, teólogos y religiosos. En tercer lugar, una vez limpia la fuente, entonces se puede dar el agua viva a los laicos.

    Si se les dice "hoy toca Nueva Evangelización", lo único que van a hacer es lo más de lo mismo: sólo sube la intensidad de lo viejo que tiene garantía de fracaso.

    5. "Tortosa ha acabado reducida a una sombra de la diócesis entusiasta y llena de energía que Don Ricardo intentó forjar, con más éxitos que fracasos, con más aciertos que errores."

    Parece que la estructura diocesana, propia de la Iglesia Particular de jurisdicción territorial, padece de falta de continuidad y articulación por los cambios continuos de obispos con diferentes criterios pastorales y organizativos, que se agravan en estas diócesis pequeñas.

    Quizás habría que fusionar estas microdiócesis, y hacer venir a los nuevos movimientos y congregaciones, almenos para introducir nuevos carismas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una lástima que Don Ricardo fuera a Barcelona. Sus capacidades estaban hechas para pequeñas diócesis-. Triunfo tortosino, fracaso barcelonés.

      Eliminar
  6. En mi opinión, creo que es el momento idóneo para que los laicos podamos ejercer nuestros derechos, en especial, el control de calidad del ejercicio de las tres funciones de los obispos: gobernar, enseñar y santificar.

    Lo fundamento en el hecho de que Francisco I ha dicho que los nombramientos de cardenales han de recaer sobre los arzobispos que tengan méritos personales, y no por tradición o por razón geoestratégica que no tenga en cuenta la personalidad.

    Por lo tanto, si el gobierno curial debe ser por méritos, entonces también el gobierno episcopal debe ser por méritos, y dado que los laicos no participan en la elección de su obispo, entonces tienen el pleno derecho a efectuar el control de calidad de su ejercicio episcopal.

    Así, como en las normas ISO de controal calidad de los profesionales, estarían los tres ejes principales del obispo:

    I. Gobernar
    II. Enseñar
    III. Santificar

    Y un segundo eje fundamentado en que podría tener estos componentes:

    1. Fe y moral
    2. Sacramentos y sacramentales
    3. Liturgia
    4. Mandamientos y Código (de la Ley de Dios y del Derecho Canónico)
    5. Oración


    Unos ejemplos de desarrollo:

    1. Sacramentos
    1.1. Bendiciones
    1.2. Exorcismo
    1.3. Exequias

    - ¿Promueve los sacramentales tales como bendición de personas y cosas, como la sal, el agua, el aceite, las casas, los rosarios, las medallas, postales y tarjetas de santos, cruces, imágenes, estatuas?

    - ¿Promueve la existencia de exorcista, de grupos de liberación coordinados con el exorcista, y de la realización de cursos de enseñanza de los casos de vejación, obsesión, posesión, infestación de cosas y animales, influencias, tentaciones y maldiciones?


    Otros ejemplos:

    - Adoración Eucarística, perpetua adoración y visita al sagrario; procesiones; peregrinaciones; reliquias; indulgencias; dones y carismas del Espíritu Santo; rezo del rosario y otras oraciones tradicionales; libre circulación de nuevos movimientos; devociones; fomento de asociaciones de laicos.

    - Cumplimiento de los cuatro principios innegociables de los católicos en la vida pública y política de Benedicto XVI: defensa de la vida del no nacido, defensa del matrimonio y de la familia natural; educación católica en las escuelas públicas y defensa de las escuelas católicas; defensa del bien común

    - Disciplina de los teólogos, sacerdotes, diáconos, religiosos y profesores de religión pertenecientes a la hermenéutica de la ruptura, a la teología de la disidencia y la heterodoxia o que han cometido delitos canónicos de cualquier tipo con grave escándalo; defensa de la fe y de la moral según Dios por encima de cualquier otra consideración.

    - Grado de accesibilidad y disponibilidad del obispo hacia los laicos; capacidad de repensar sus decisiones que por cualquier circunstancia no han salido lo bien que se tenía previsto.

    - Hacer respetar las normas sobre la celebración de la misa y de las confesiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dale con escribir incorrectamente el nombre del Papa actual.
      Se llama oficialmente: Francisco | Francesc

      Eliminar
  7. Y a Taltavull, ¿qué le espera? ¿Se le reserva ad maiora, a causa de sus cualidades? ¿O bien sus irregularidades litúrgicas (como aquella famosa de Vida Creixent) o sus facilidades radiofónicas (como aquella con Silvia C.) van a relegarlo a auxiliar permanente (un segundo Carrera)?

    ResponderEliminar
  8. Sacado de Religión en libertad:

    Bergoglio atacó la costumbre de decir "solo la mitad de lo que nos conviene", o hablar para "arruinar la fama de una persona " o "decir cosas que no son verdad", y por tanto "matar al hermano".

    Y exclamó: "cuánto se chismorrea en la Iglesia! cuánto charlamos nosotros los cristianos!".

    Para el papa argentino "la charlatanería es despellejar, es hacerse mal el uno al otro" y agregó que "la charlatanerías son destructivas en la Iglesia".

    "Cuando nos comparamos con los otros, terminamos en la amargura y en la envidia y la envidia corroe a la comunidad cristiana", "le hace mucho daño", y eso "es lo que quiere el diablo", dijo el Papa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no ha reproducido estas palabras del Papa para referirse a nosotros, pero por si acaaso me adelanto a los criticones de turno que pueden apropiarse de estas palabras, para decir lo siguiente:

      1) El Papa Francisco también ha dicho que los obispos no pueden ser lobos con piel de cordero, que los sacerdotes tienen que tener las iglesias abiertas y estar en los confesionarios o que las monjas no pueden ser unas solteronas. Si nosotros decimos lo mismo, aplicado a Cataluña, somos unos difamadores, criticones y charlatanes.

      2) Nosotros cuando hacemos una crítica, aseguramos nuestras fuentes, citamos muchas veces textualmente, publicamos fotografías etc. Eso es simplemente reflejar la realidad, una triste realidad que vive una parte de la Iglesia en Cataluña. De todas maneras si alguien cree que se le ha injuriado o dicho de él algo incorrecto, no tiene nada más que escribir en el blog y le publicaremos su aclaración inmediatmente como hemos hecho por ejemplo con Mn. Aymar o Mn. Cabot que ya lo han hecho.

      3) Los mismos que nos critican porque nos metememos con el cardenal Sistach, con sscerdotes o religioses de Cataluña, son exactamente los mismos que no tienen ningún reparo en despellejar al cardenal Rouco Varela, antes a Carles en Barcelona, al obispo Reig Pla, al clero joven que no sigue sus directrices o a los sacerdotes que se negaron a poner en sus campanarios la bandera independentista.

      3)

      Eliminar