jueves, 16 de mayo de 2013

Lectura para bachilleres de l’Escola Cristiana catalana

Uno de los grandes fracasos de l’Escola Cristiana en Cataluña, como ya se ha repetido en esta web decenas de veces por sus colaboradores o por sus comentaristas, es la incapacidad de ofrecer a los alumnos, salvo excepciones, un acompañamiento cristiano al servicio de su formación integral, que vaya más allá de lo puramente académico y del buenismo bobalicón,  solidario y frecuentemente relativista tan en boga.

Los centros católicos catalanes acostumbran a situarse por encima de la mediana a nivel de calidad académica.: y por eso suelen ser elegidos. Pero no fue éste el objetivo de su fundación. La formación integral de un alumno ha necesitado y necesita penetrar en lo fundamental. Es inaceptable para un cristiano católico que ha optado por un colegio católico, aceptar que para preparar a un alumno para el día de mañana, sólo hay que asegurarle nivel académico, abandonando toda dimensión espiritual en la enseñanza.

Siempre me ha parecido algo muy curioso que las vocaciones de hoy en día a la vida consagrada regular, florezcan en torno a los conventos y monasterios de clausura resguardados del mundo; y que maristas, salesianos o escolapios, jesuitas, vedrunas y compañía, con miles de alumnos en sus centros, se extingan en Cataluña. Pero me resulta aún más sorprendente que en este mismo territorio haya más comprensión real del mundo en esos monasterios de clausura separados del mundo, que en los religiosos de nuestros centros escolares insertos en el mundo.

Las escuelas católicas catalanas, salvo excepciones, ni son escuelas de oración, ni acompañan espiritualmente a sus alumnos, ni les proporcionan lecturas que sacudan sus conciencias.

Al género de lecturas de este orden, las de la llamada apologética católica, quiero dedicar este artículo. Y propongo en primer lugar El Hombre Eterno de Chesterton: es el paradigma de estos libros con que debería “tropezarse” en alguna ocasión un alumno de l’Escola Cristiana de edad preuniversitaria (y de mayor edad también).

Chesterton es un autor imprescindible para sacudirse el adocenamiento intelectual dominante por doquier en Cataluña. Un libro para jóvenes con ganas de algo más que sopa boba; un libro que ayuda a pensar.

Chesterton va contra las conclusiones insensatas de una interpretación interesada del darwinismo, y nos recuerda que el Hombre es algo substancialmente diferente a un mono evolucionado. Nos recuerda asimismo que el pintor de renos de las cuevas prehistóricas era ya un hombre porque era un artista. Y que nunca se ha visto en una cueva un hombre pintado por un reno.

Que existe -nos dice Chesterton- un monoteísmo primigenio en los pueblos más “atrasados” y primitivos de la tierra; que el primer paganismo era poco más que poesía; que el politeísmo es algo que nace con las civilizaciones en la medida en que fueron refinándose, y que derivó en atrocidad cuando el Hombre comenzó a comerciar espiritualmente con el Demonio. Que en aquel momento en que el paganismo comenzó a pasar del cuento infantil y la fantasía a la idolatría, Dios fundó un Pueblo escogido en un hombre, Abraham, que no abandonó nunca ese monoteísmo primitivo.

Que Roma venció a Cartago porque el paganismo poético y familiar de Virgilio venció al paganismo diabólico de Moloc y Tanit. Porque Roma, con sus primigenios valores familiares y de desprendimiento, hizo llegar a la creación a lo mas alto que se podría llegar sin el cristianismo. Y justamente cuando llegaron a su cúspide los valores que hicieron grande a la Roma que se escandalizaba de las prácticas aberrantes de los cartaginenses; cuando el mundo llegó a la Paz y los tiempos a su Plenitud -pero donde ya se vislumbraba la decadencia-, Dios se hizo hombre para rescatarlo de la muerte del Pecado. Aquello que comenzó en una cueva con Adán, que era mucho más que un mono, se completó en otra cueva/establo en Cristo, que era mucho más que un Hombre.

Sin un pensamiento cristiano integral, es imposible para un cristiano católico de hoy sobrevivir a la ciénaga de un pensamiento omnipresente contrario al cristianismo y con  pretensiones de omnisciencia. En la era del pensamiento deconstructor, Chesterton es el mayor y más genuino deconstructor, porque deconstruye el pensamiento deconstructor.

Leer a Chesterton es sacudirse esa familiaridad con lo extraordinario que acaba por hacernos negar las características extraordinarias de lo extraordinario. Este libro de Chesterton es un compañero de camino para todos aquellos que vislumbran que algo falla en ese auto-odio a todo lo cristiano católico y a su civilización, que rezuma por doquier. Sin una Filosofía de la Historia cristiana, que no deja de ser la Antropología Cristiana puesta a rodar, se hace muy pero que muy difícil sobrevivir intelectualmente en nuestra sociedad catalana

Muchos aconsejan más Adoración Eucarística para nuestras parroquias. Y no veo en qué sentido esto vaya en contra de formarse filosóficamente en la Antropología y en la Filosofía de la Historia con sello cristiano católico. Es evidente que los bachilleres de las escuelas católicas de los años anteriores a la Guerra Civil, iban mejor preparados en este sentido de unir oración con formación.

Todo ello va mucho mas allá del debate que impregna casi todo en nuestra Cataluña, y que no es otro que el identitario/nacionalista. Y no es que éste deba desaparecer o no tenga que importar o que no deba respetarse, sino que el catolicismo no puede estar todo el día sobre este tema dando vueltas sin cesar, pues la existencia humana gusta del amor a la patria: pero no se reduce todo a él. El Hombre es mucho más extraordinario y está llamado a un Alguien más extraordinario aún.

Guilhem de Maiança

20 comentarios:

  1. "Aquello que comenzó en una cueva con Adán, que era mucho más que un mono, se completó en otra cueva/establo en Cristo, que era mucho más que un Hombre."

    Guilhem de Maiança ha dado en el clavo, pues la base del catolicismo se halla en la protología de Génesis 2 y 3 en relación con la creación y pecado del hombre.

    La actual teología catalana considera que la protología de la creación de Adán es un puro símbolo y metáfora, carente de realidad y de historicidad. Esto pasa de los teólogos a la facultad de Teología, al seminario, a los púlpitos y publicaciones, y luego a todos los fieles, sobre todo las escuelas.

    Pero Adán y Eva son la base del pecado original y del pecado estructural o colectivo. Precisamente, el bautismo trata de eliminar y aminorar los efectos espirituales y materiales de la caída de Adán y Eva en el primer Edén ¿cómo puede el bautismo tener efectos reales sobre un mito alegórico inexistente?

    Además, la Iglesia es el nuevo Edén, que tiene a Jesús y María como Nuevo Adán y Nueva Eva, y a la cruz como el nuevo árbol que da el fruto de la vida eterna, la eucaristía, y del conocimiento del bien y del mal, los mandamientos.

    Y todo ello confluye históricamente hacia la futura lucha apocalíptica, real e histórica, contra la serpiente del primer Edén, que se ha transformado en una enorme bestia con diversas cabezas, representación del crecimiento del mal y del pecado en la tierra, como actualmente se puede observar en las noticias cotidianas.

    El apocalipsis será muy duro, pero no será una tragedia, sino que finalizará con el triunfo del Corazón Inmaculado de María, y con el advenimiento del Edén definitivo, la Jerusalén celestial, cerrándose la historia humana en un final de triunfo y gloria eternos y absolutos:

    "Después el Ángel me mostró un río de agua de vida...que brotaba del trono de Dios y del Cordero...a ambos lados del río, había árboles de vida que fructificaban doce veces al año, una vez por mes, y sus hojas servían para curar a los pueblos...el Cordero estará en la Ciudad, y sus servidores lo adorarán...contemplarán su rostro y llevarán su Nombre en la frente...y reinarán por los siglos de los siglos.” (Ap 22).

    El desastre de la teología catalana es total y profundo, sus catastróficas enseñanzas inciden por completo en los dogmas, mandamientos, sacramentos y oraciones, habiéndose extendido por todo el Pueblo de Dios, envenando y enlodando lo que debería de ser verdad pura y clara.

    Se necesitarán muchos años de estudios para recomponer la verdadera teología y doctrina católicas, destruidas por la hermenéutica de la ruptura de los últimos cuarenta años, en absoluto aprovechables y desechables por completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo; esta es la triste realidad, no solo de Cataluña sino también en muchas partes del mundo. Sigamos rezando para que Dios tenga piedad y de un giro a la historia actual y supere nuestras limitaciones para mejorarlo.

      Eliminar
  2. Hoy en dia es imprescindible que la formación cristiana sea total: filosófica, antropologica, cientifica, etc. todo ello para poder ganar la batalla cultural, ya que los anticristianos, se presentan como modernos, tildando de arcaica cualquier cualquier creencia religiosa.
    Todo ello sin olvidar que el cristianismo, no son ideas filosoficas, sino que el seguimiento a Cristo, por esto los actos de piedad, Sacramentos, Adoración Eucaristica, etc, también son necesarios.
    Vivencia religiosa y formación cultural-religiosa van de la mano y se complementan.

    ResponderEliminar
  3. Estiy anonadado ante la sabiduría del pseudónimo Maianés. Esta cosmovisión de la escuela religiosa catalana es excatamente lo que yo mismo entrado en la década de los 70 sufrí en salesianos de Sarriá. Clavado. El anonadamiento me viene por la pregunta -a ver si me puede responder el sabio Guilhem- que me hago después de leer su inestimable artículo: todo lo que dice lo circunscribe a la escuela católica catalana, donde evidentemente no hay atisbo de escuela de oricación, evangelio, etc. Señáleme dónde en Castilla, Extremadura, Navarra, La Rioja se da el idílico colegio donde estos términos seráficos de cómo se forman los cristianos coinciden con sus postulados para raudo y veloz acudir y aprender cómo lo han conseguido. Gran muestra la tuvimos desde el 39 al 75. Y sus efectos son los que Ud. con tanto acierto, describe. La descristianiciación desde dentro. De lo que doy fe. Pero no por sus satancillos particulares, léase nacionalismo catalán, sino por por el otro nacionalismo. Por eso le ruego que señale la escuela castellana como hacedora de grandes cristianos para rendirle pleitesía inmediata.
    Anscarius Barchinonensis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre aportación la suya, de corte nacionalista catalana. Siempre hay ausencia de autocrítica, victismo, y el enemigo siempre lo hace peor.
      Estereotipo de vuelo bajo e ironía ramplona.
      Lo que importa son las almas y en lo posible que conozcan y disfruten de Nuestro Señor y la Virgen.
      Aqui, en Soria o en Kuala Lumpur.
      Y si los colegios de ordenes católicas ayudan, pues bingo.

      Eliminar
    2. Hombre, mi querido Ascanius! Qué bien que me respnda señalando todos los defectos de mi pobre caligrafía. Estoy atento a su magisterio. Pero, si la censura me lo permite, le puedo responder: Si es pobre o rica mi aportación bajo su óptica, no la desmerece o enriquece en ninguna medida. Un simpatizante de Ciutadans como yo difícilmente cae en la provocación de cualquier nacionalismo, el suyo o el catalán, simplemente señala las chorradas que en su nombre hacen. Y es que es lo de siempre, cuando no encuentran argumentos sólidos, ya tenemos que el interlocutor tiene ausencia de autocrítica, victimismo y el enemigo siempre hace lo peor. Que es exactamente lo que a ud. le retrata. Así que me centraré en lo que puede unirnos, y en este caso, lo que nos une es la definición de lo importante: las almas, y en lo posible que conozcan (que lo disfruten ya es Su cuestión, porque ya decía Santa Teresa lo mal que trataba a sus amigos) a Nuestro Señor, mediante su Madre, nuestra limitada capacidad de evangelización o un simple colegio de curas. Pero que Le conozcan. Tendrá Ud. razón que cuando señalo la sinrazón de señalar la incapacidad del articulista que ha dado pie a los comentarios de cómo sólo encuentra culpable de estas dolencias a la escuela católica catalana yo me pregunte si es que es porque es catalana o porque no es castellana lo juzgue de bajo vuelo y ramplón. Tendré que ir a orar un rato, para que el Espíritu me ilumine y no caiga en los pecados capitales que me producen mis enfermedades ególatras.
      Ancarius Barchinonensis

      Eliminar
  4. No tenemos que marcharnos a Castilla, aquí en Cataluña tenemos formidables escuelas atendidas espiritualmente por el Opus Dei.

    ResponderEliminar
  5. Simplemente comparar las vocaciones impulsadas por esta escuela NINGUNA y las del OPUS DEI, miles tanto para el sacerdocio común como el de la prelatura. Las chicas están llenando los conventos de dominicas de clarisas de benedictinas etc. ademas de ser de la prelatura.
    En fin quien reza obtiene que odia se va vacio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Redacta usted muy mal señor Quim. Y teniendo en cuenta la cantidad de linceciaturas que dice tener... pues es todavía más preocupante. A qué escuela fue?

      Eliminar
  6. Acabáramos! Para este viaje no hacían falta alforjas. Si lo que quieren decir que la única expresión válida para el sacerdocio en tema pedagógico en Cataluña son las escuelas del Opus Dei no hace falta decir nada más. Explíquenselo al pseudónimo de este artículo e ilumínenle acerca de su malevolencia. Añadan tambien las escuelas de los Legionarios de Cristo, aunque andan un poco aturullados estos últimos años. Quizá lo que quieren decir es que tienen vocaciones para un determinado tipo de sensibilidad cristiana, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los hechos me remito. Creo que la espiritualidad ignaciana es formidable pero ¿qué se está haciendo en esa congregación y en sus escuelas? Y lo mismo podría decir de las otras congregaciones que el articulista menciona.

      Sus santos son auténticas luminarias, pero ¿en qué han venido a dar sus congregaciones?

      En seminarios los neocatecumenales lo hacen bien. En escuelas, el Opus Dei. Esto no significa que no haya otros carismas, otras espiritualidades válidas pero que lo demuestren. Hechos son amores y no buenas razones.

      Eliminar
  7. El Sr. Guilhem de Maiança, nos hace un autentico retrato de la escuela católica concertada de Cataluña, que le agradezco.

    Parece mentira, pero poco a poco la escuela católica, entre la falta de vocaciones en sus Institutos y por ir cediendo terreno al laicismo y al relativismo y argumentando una enseñanza en igualdad de oportunidades, nos hemos quedado con unas escuelas que de católicas solo tienen el nombre y poca cosa más, salvo honrosas excepciones.

    Aquí es donde debería empezar la nueva evangelización, con un ideario como tienen las escuelas asistidas espiritualmente por el Opus Dei y alguna otra que habrá que este asistida por un religioso valiente y con celo apostólico, que dice las cosas como son.

    Si unos padres llevan a un hijo o hija a un colegio religioso y en este Centro, tenian por ejemplo la costumbre de bendecir la mesa, para los alumnos que se quedan a comer o ir un día al mes a Misa, no tienen porque escandalizarse ni protestar, porque sería lo normal. Pero no ocurre así, sino que en la mayoria de casos se reunen los padres y acaban dando su opinión, por lo general contraria a la práctica religiosa, al director del Centro. Si éste no tiene un ideario bien definido ya desde el día de la matricula al Centro, acaban claudicando y con la excusa de no hacer proselitismo, no hacen ni evangelización o apostolado, dígalo como quiera y la Fe quedó estancada en anteriores generaciones.

    Que el Espíritu Santo, cuya fiesta celebramos el próximo domingo, nos la fortaleza necesaria para cumplir generosamente nuestras obligaciones, cada cual según su estado.

    ResponderEliminar
  8. El ideario del colegio hay que proponerlo con claridad a los padres y alumnos ( en la medida que lo entiendan). Después hay que intentar no imponer la fe- los valores cristianos- sino proponerlos.Sembrar.
    Lo que no procede es no " sembrar".Cierto.Tampoco hay que hacer proselitismo.Tampoco, Sr.Trenchs, hay que generalizar de que no se evangeliza etc.Convence más ( no vence) el testimonio de vida de un profesor cristiano que una metodología muy perfecta de clase de religión U( ahora evaluable) ¡con notas y todo! pero no arraiga en la vida.Como profesor le digo que esto no es nada fácil pero se intenta y se hace.Comprenda, Sr.Trenchs, la situación no fácil de los profesores de estos centros.Créame que la cuestión no es "no querer hacerlo" sino que, aún con la mejor buena voluntad(no creo en la dejadez que insinúa)no se cosechan frutos inmediatos.esperemos que el Señor dé el incremento.Ud. siembre con su ejemplo de vida. Menos crítica y más com promiso en su ambiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el testimonio de un profesor católico en uno de estos centros concertados perteneciente a algunas de las congregaciones clásicas dedicadas a la enseñanza resulta muy interesante.

      Yo también creo que no hay que imponer -nunca- pero sí promocionar y siempre ofrecer. En esas escuelas no sólo no se impone sinó que ni siquiera se ofrece. Donde hay información sobre horarios de misas, de confesiones, de exposición del Santísimo, de rezo del Rosario, de jornadas de retiros o ejercicios espirituales, etc...

      Por otro lado, qué formación religiosa se da. Saben sus alumnos participar en la Santa Misa, les han enseñado alguna oración además del Padrenuestro, saben cómo confesarse. Los sacerdotes en esos centros cómo celebran. Se contempla la posibilidad de que alguno de los alumnos pueda sentir la vocación a la vida religiosa o sacerdotal.

      Cuál es la misión fundamental del centro. El prestigio social del centro, el listón académico o la evangelización. Qué exige el centro a los profesores cuando les contrata.

      Saludos

      Eliminar
    2. No es fácil, dentro del ambiente reinante la oferta propositiva de la fe en los Centros. Pero afirmar, generalizando, · que ni siquiera se ofrece". Le puedo asegurar, al menos por centros que yo conozco, que hay oferta expresa y en horarios programados de: Celebraciones eucarísticas,celebraciones de la Palabra; Grupos de fe y catequesis, convivencias formativas que incluyen temas de vida cristiana ¡faltaría más! La clase de religión, motivada.Orientación vocacional etc.No sé si Ud concoce este tema peculiar de Pastoral, de los colegios.No es que estemos satisfechos pero ir tirando estos pequeños dardos no contribuye a su mejora.Crotoando así y generalizando, no expresando la verdad en muchos aspectos,ayuda a crear un ambiente que no es cierto. Sepa Ud. que desde el testimonio del Profesor se puede constituir una plataforma de evangelización sin proselitismo ni imposición,Se lo aseguro.Llevo más de 40 años en colegios y sin ponernos medallas, he visto y vivido mucho este tema, pero afirmar que "no se ofrece"...es del todo falso.

      Eliminar
    3. Hay algunos rasgos externos muy visibles que los distinguen. Por ejemplo, apenas hay religiosos/as de la congregación, los que hay suelen ser muy mayores y por supuesto, no visten ni llevan ningún distintivo de su congregación.

      Otro de estos distintivos, es que los alumnos de esas escuelas, incluso los creyentes, no saben participar en la Santa Misa, no conocen las respuestas al sacerdote, tampoco saben cómo tendrían que confesarse si así lo quisieran hacer en el confesionario de cualquier iglesia.

      A lo mejor les han insistido mucho, como a mí, en ser disciplinado en el colegio, obedecer a los padres, estudiar mucho, hacer deporte, ser solidario, ser ecologista, estar en contra de las guerras, ser catalanista...

      Evidentemente entre éstas, hay cosas muy buenas y compatibles con la fe y la moral católicas pero no son exactamente estas. Esa moral que ,sin la fe y la gracia, no resiste ninguna crisis fuerte es muy similar a la que se puede dar en centros públicos y en privados laicos.

      Usted mismo reconoce que no es fácil la oferta religiosa en esos centros, ¿no le parece una paradoja? ¿No es una paradoja que en la escuela de una congregación religiosa a la religión le cueste abrirse camino y que sea un cúmulo de tabues, complejos y vergüenza?

      Por lo que creo, usted es un católico laico preocupado por ser coherente, por no dejar su fe en la sacristía de su conciencia. ¿No se siente en esos centros sólo, nadando contra corriente, no echa a faltar a los religiosos?

      ¿Dónde estan los religiosos? ¿Dónde estan los religiosos que tendrían que acompañar en la fe a sus alumnos y profesores y hasta a los padres de los alumnos? ¿Dónde estan los religiosos para alentar, para confirmar, para censurar cuando sea necesario? ¿Dónde está su autoridad?

      Eliminar
    4. Es cierto. La sequía vocacional,los religiosos/as aviejados, jubilados, no hay recambios milagrosos. Es cierto. Pero aunque no lideren, por biología ya, el gtema de religión, le puedo asegurar que muchos de ellos están presentes. Los seglares, promocionados en el tema, siguen, no sin dificultades,en el puesto que los religiosos no pueden abarcar o atender.
      Si Ud. es laico, con cierta formación aristiana- me gustaría saber si se compromete en parroquias o en reuniones postescolares a colaborar. Porque es fácil criticar desde fuera y quizá no se mueve un dedo.¿Qué hace Ud ?

      Eliminar
  9. Lástima. Llegué tarde al diálogo. Mi situación es bastante particular. Me he mantenido en comunión con la Iglesia gracias a realidades extradiocesanas. Soy laico y no tengo encargos pastorales.

    En todos estos ambientes, parroquiales y religiosos, yo nunca he encajado. Era demasiado "serio", demasiado "carca", pietista, etc. Renuncié a comulgar en las misas de mi colegio a las que no me dejaban no asistir. Y tampoco quise confirmarme allí. Cómo voy a colaborar en lo que no estoy de acuerdo. Además, en cualquier grupo de jóvenes la primera pregunta siempre era "¿sabes tocar la guitarra?"

    El día que renuncié a confirmarme en el colegio con mis compañeros -los cuatro gatos que lo hacían- fue porque no pude aguantar la catequesis. La daba un sacerdote religioso. La dábamos en la capilla del Santísimo. Me fijé en que cuando entró no se arrodilló y para hablar con nosotros tomó una silla y se sentó de espaldas al Señor frente a nosotros.

    Nunca se habló de religión, como mucho de ética o moralina o de lo malas que eran las sectas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es terrible pero cierto, a mí me pasó algo parecido en el colegio de los escolapios, donde el religioso (sin hábito desde los años 70 )echaba pestes de la Iglesia, no se arrodillaba nunca en la iglesia.... Consiguió que la práctica totalidad de los alumnos se alejaran del cristianismo

      Eliminar
    2. Lo que necesitáis es un libro de autoayuda. La lectura del Evangelio en cualquiera de sus cuatro versiones no fue no de lejos suficiente, porque si uno renuncia a comulgar y a confirmarsa con el motivo de ser carca o pietista y encima dice que el sacerdote daba la espalda al Señor por ponerse de espaldas al sagrario, o es un cachondo mental de mil pares o está no efermo, sino en el staff de la actual clase política.

      Eliminar