lunes, 6 de mayo de 2013

El ocaso de la U

Por diversas fuentes me ha llegado la noticia de que Mn. Joaquim Brustenga Miquel, actualmente párroco de Santa María Magdalena en el barrio de Roquetas, ha solicitado al cardenal que acepte su jubilación, tras haber cumplido 78 años. Con Brustenga se retirará uno de los últimos activos de la antaño beligerante Unió Sacerdotal (conocida en los ambientes como la U), de la que ha sido su postrer presidente.

Se nos quiere jubilar el combativo Brustenga. Pero no quiere ir al geriátrico de Sant Josep Oriol, sino que busca que le nombren como adscrito a una parroquia, que le permita residir en las dependencias parroquiales. Siempre ha sido un hombre activo y aunque 78 años ya es una edad, no tiene ganas de pasar el resto de su vida explicando aventuras del abuelo Cebolleta: su detención por la policía en Sabadell en el año 1968; su etapa como vicario episcopal de Jubany; la campaña de desprestigio e insidias contra el Dr. Ramón Corts, que acabaron con su dimisión como rector del Seminario; las mil y una maniobras para entorpecer el pontificado del cardenal Carles, etc,etc.

Con Sistach ya no fue lo mismo. Brustenga se convirtió en un culo de mal asiento y pasó de Mataró a Collblanch y de aquí a las Roquetas, sin lograr arraigo en ninguno de sus últimos destinos. Le sucedió lo mismo que a la U que pastorea. Ya pasaron los tiempos de Mn. Joan A. Ventosa (que logró ser rector del Seminario), de Joan Batlles o de Francesc Vergés Vives (estos dos casi centenarios, que lo que sí que ha aportado la U es longevidad). El cardenal Jubany les dio todo el poder, Carles se lo quiso quitar y le hicieron la vida imposible y sólo la edad ha conseguido arrinconarlos de la vida eclesial barcelonesa. Ahora bien: carecen de herederos. La U no cuenta con seguidores. Languidece por falta de activos.
 
Mn. Manuel Bonet Muixí, fundador de la Unió Sacerdotal
Su ocaso es similar al ocaso de la diócesis. El envejecimiento del clero pasa la natural factura. Después del súbito fallecimiento de los párrocos de Santa María del Mar y de Sant Francesc de Sales, este invierno se ha tenido que aceptar la jubilación de otros dos rectores, por grave enfermedad. En primer lugar, el ex-alcalde comunista de Santa Coloma, Lluis Hernández , párroco de Santa Clara en Badalona. Y muy recientemente, el de Mn. Pere Boixaderas, rector de la parroquia del Pilar. Un buen sacerdote, consagrado toda su vida, primero como vicario y después como rector, a la iglesia de la calle Casanova. Le están preparando un merecidísimo homenaje. En los cuatro casos, se ha tapado la vacante con la designación de administrador parroquial.

Pero es que en la diócesis barcelonesa hay ni más ni menos que 26 parroquias, con rectores mayores de 75 años. Y la mitad de ellas, con párrocos octogenarios.

Les voy a dejar la relación:  

Rector (Edad) Parroquia

Raimón Canalías (87) St. Feliu (Cabrera de Mar)
Francesc Vergès  (85) Sta. Dorotea
P. Francesc Casañas (84) St. Agustí
Lluis Bonet (82) Sagrada Familia
Joaquín Monasterio (82) Sta. Tecla
Valentín Balaguer (82) Desemparats (Hospitalet)
Joan Ballús (82) St. Cebrià (Tiana)
Pere Grau (81) La Salut (Les Planes)
F. Muñoz Resano (80) María Medianera
Ignasi Corominas (80) St. Joan d'Horta
Miquel Bada (80) Sta. Eulalia Vilapiscina
P. Francesc Nolla (80) Sto. Angel Custodio
J.Colomer Busquets (80) St. Pere (Premià de Dalt)
Antoni Oriol Vera (78) St. Miquel del Port
Carles Sauró (78) Bonanova
Josep Solé Mercadé (78) Cristo Rey
José Murillo (78) La Florida (Hospitalet)
Oriol Xirinachs (78) St. Jaume (Cornellà)
Francesc Tort (77) St. Pau del Camp
Emilià Tarancón (77) St. Esteve
Rufí García Alvaro (77) St. Narcís
Joan Torrent (77) St. Joan de Gràcia
Josep Hortet (76) El Port y St. Bartomeu
Josep Catà (76) Sta. Madrona y St. Salvador d'Horta

Casi una quinta parte de las parroquias de la archidiócesis regentadas por párrocos con la edad de jubilación sobrepasada y, en algunos casos, muy sobrepasada. Uno de los grandes lastres del pontificado Sistach: un clero envejecido y la profunda aversión a los sacerdotes más jóvenes. Pero el tiempo pasa e igual que le ha sucedido a la hoy fenecida U, el cronómetro está puesto y no hay marcha atrás.

Oriolt.

27 comentarios:

  1. "Uno de los grandes lastres del pontificado Sistach: un clero envejecido..."


    Cataluña ya ha dejado de ser relevante y referente, a nivel de España y mundial, como un país de avanzada en todos los campos.

    Así, la producción e influencia teológica de Cataluña no está ni en el cero absoluto (-273º Celsius), porque almenos generaría superconductividad.

    Otro ejemplo es el campo educativo.

    El Mundo ha publicado el miércoles 6 de marzo del 2013, los 100 mejores colegios de España.
    (www.cospa-agilmic.com/newsletter/El_Mundo_colegios_ranking20132014.pdf)

    Los primeros en Barcelona son, si no hay error u omisión:

    3. Montserrat: Congregación Misioneras Hijas Sagrada Familia Nazaret
    10. Agora: laica
    27. La Miranda: humanismo cristiano
    34. Virolai: humanismo cristiano
    44. La Vall: Opus Dei
    59. La Farga: Opus Dei
    72: SEK Cataluña: empresa educativa
    99. IPSI: laica


    Resumen:

    - Barcelona sólo tiene 8 de las 100 mejores de España: un miserable 8%

    - Casi un tercio son católicas

    - Más de la mitad son cristianas

    - Ninguna pertenece a la Generalidad

    - La Generalidad se gasta en educación 5.470.000.000 euros (casi un billón de pesetas)


    Conclusiones:

    - Barcelona y Cataluña ya no concentra las mejores escuelas de España

    - La escuela libre y liberada de la Generalidad, de base católica o empresarial, es lo más eficiente: ¡huyan de la pública!

    - La Generalidad sólo sabe crear una escuela entre mala, basurilla y mediocre; la excelencia no se ve por ningún sitio: ¡huyan de la pública!

    - La Generalidad, si fuera una empresa, sería completamente ineficiente y estaría en quiebra: ¡huyan de la pública!


    Esto demuestra una caída de la fuerza y vitalidad de la sociedad civil, otrora ejemplo internacional de iniciativa viva y emprendedora.

    Otros casos de catástrofe pueden ser el Hospital Sant Pau, el completo derrumbe de todas las cajas de ahorro catalanas, o el desastre financiero de la Generalidad del Tripartito y de Mas.

    Lo de Sistach es un síntoma de una enfermedad más profunda, que sería interesante analizar con más profundidad: ¿un país en decadencia por exceso de politización y burocratización?

    Los males no vienen de Madrid, están dentro de Cataluña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, el mal esta en Catalunya y en la Generailitat, no paga las medicinas a los enfermos catalanes pero si despilfarra los millones de euros en las revistas, periódicos, panfletos, webs, etc. para que le doren la pildora de la mentira.
      Si uno se llama Montilla cobra de pensión, sin trabajar mas de 200.000 euros al año, mas coche y chófer, si uno se llama Quim Marcos y ha trabajado en la empresa privada desde los 14 años hasta los 65, solo cobra 20.000, con retención de IRPF y nada mas. Quien roba a la Generalaitat, el que ha trabajado o el que supercobra sin trabajar nunca.

      Eliminar
    2. Se ve que Sistach también tiene la culpa de que envejezca el clero.
      Esa obsesión por Sistach creo que está llegando ya a lo demencial.

      Eliminar
    3. Pues claro que tiene la culpa Sistach del envejecimiento del clero. Primero porque tiene el Seminario en manos de una persona que lo está llevando a la ruina, hipotecando desde que lo nombró al inicio de su pontificado el futuro de la diócesis. En segundo lugar porque no confía en el clero joven, porque no son bien vistos por el clero nacional-progresista y él no quiere problemas con ellos, estos sacerdotes son los que de verdad traerían vocaciones si estuvieran como párrocos o como responsables de pastoral.
      Sólo hace falta ir a la dióceesis de Terrassa para ver la diferencia, un montón de párrocos jóvenes que ilusionan y generan nuevas vocaciones.

      Eliminar
  2. Un cronómetro que harán lo imposible -hasta el ridículo- para pararlo.

    ResponderEliminar
  3. Pues, lo que piensa hacer Brustenga, no lo veo mal, eso, si, siempre que se comporte como adscrito, y no interfiera en las decisiones del parroco, es lo que deberian hacer otros parrocos (si les deja jubilarse el cardenal, claro) colaborar en parroquias potentes, sobre todo confesando,y estar disponibles para celebrar la misa cuando el parroco se ausente, ahora yo me pregunto; ¿habra suficientes curas para cubrir las vacantes de tantos sacerdotes pendientes de jubilacion?, sinceramente pienso que no, y ahi esta el problema ¿que pasara en breve? ¿como se solucinara el problema?

    ResponderEliminar
  4. Catalunya es morta qui la va matar,? la mata un poble què no l'es timar. este es un echo incuestionable,no ès solo la Iglesia,es la sociedad en su conjunto. la enseñanza un cero,la iglesia un cero,la economía un cero,etc.. Es dramático salir a la calle y ver el analfabetismo de los chavales; es dramático ver el analfabetismo de algunos profesores, es casi increíble,no se donde estudian sus carreras,es para hecer una investigación. En fin,que no se queje la iglesia ya que és el conjunto de la sociedad catalana la que está así de paupérrima. Que Dios nos asista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parlant d'analfabetisme, a veure si repasem l'ortografia quan escrivim comentaris!

      Eliminar
    2. El anónimo de las 2:44 habla de analfabetismo. Me permito indicarle lo siguiente. En su escrito hay unas seis faltas de orografía. Moraleja...

      Eliminar
    3. Anónimo de las 18:29. En su escrito sobre analfabetismo dice que hay 6 faltas de OROGRAFIA"=Estudio del terreno, montañas, etc. Debería decir: ORTOGRAFIA, de "ortos"=recto, verdadero; y "grafos"= escritura. Sin acritud.

      Eliminar
    4. Me refería al anónimo de las 18.51. Nadie está exento de equivocaciones.

      Eliminar
  5. Cuando llegas al final de una etapa,caso de Brustenga y otros, que dejas: iglesias desiertas, odios a los que dentro de la Iglesia querían seguir el credo católico. Dejan división y falta de amor. Que Dios les perdone. Y el Cardenal contemplando todo en su ya cercano final.

    ResponderEliminar
  6. Ahora en mi jubilación estoy haciendo el doctorado de una de mis múltiples licenciaturas, puedo decir que ya tenemos "catedráticos" en la universidad victimas de la logse, en varias clases me he calado para no dejarles en ridículo, en otras no, ejemplo: Guerra civil, España atacó e invadió Cataluña y asesino a muchos catalanes, esto ademas esta confirmado por el gran historiador John Eliott, pueden reírse mucho pero así saldrán de "formados". Otro caso, los sacerdotes hacen publicidad en medio de la misa, según las instrucciones del poder, o sea que les "homilies de Organya" son para estos "catedros progres" la publicidad de Orgaña, y esto ademas lo publican como un profundo estudio e investigación muy subvencionado por la Generalitat y el Estado.
    Que tengamos las Iglesias casi sin sacerdotes es el anticipo de lo tendremos en la sociedad, solo mano de obra barata y muy ideolizada en la mentira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para hacer el doctorado después de sus múltiples licenciaturas, redacta usted muy mal.

      Eliminar
    2. A ese señor autolladado Quim no le iría mal hacer algún cursillo sobre la virtud de la humildad, de la sencillez, de la comprensión...

      Eliminar
  7. Josep G. Trenchs7 de mayo de 2013, 14:47

    Al hilo del Sr. Anónimo de las 02,44, también es dramático ver el analfabetismo religioso que sufrimos en nuestra sociedad, aparentemente cristiana y oyes conversaciones de personas creyentes con estudios superiores y bien posicionados en la sociedad, que de cuestiones morales andan más bien desorientados.

    Nos estamos acercando a la solemnidad de Pentecostés, que la efusión del Espíritu Santo derramada sobre los Apóstoles en el Cenáculo, renueve en nuestros días las conciencias de todos los que nos consideramos católicos, especialmente de los que tienen Autoridad y facultad para regir los destinos de una diócesis como la de Barcelona que languidece, pero si se aprovechan bien los recursos que tiene aún puede renacer y dar mucho fruto.

    Por parte de los católicos laicos, todo el kit de la cuestión está en darnos cuenta que Dios, nos redimió desde la cruz y nos ama tal como somos. Él mejor que nadie, sabe que somos frágiles, débiles, pero a pesar de todo nos ama y quiere nuestra salvación y nos va ofreciendo ocasiones para no separarnos de Él y si por desgracia ya nos hemos separado, nos pone los medios para ser acogidos por su infinita misericordia.

    ResponderEliminar
  8. "En los cuatro casos, se ha tapado la vacante con la designación de administrador parroquial..."

    Me es imposible de creer que existan 26 parroquias casi sin sacerdotes, y que esto se haya consentido por el actual gobierno episcopal, que comprende tanto el arzobispo Sistach como, por ejemplo, y entre otros, el director de la Facultad de Teología.

    Es imposible, y sospecho que ello responde a una ideología protestante que subyace soterrada, y que se puede resumir así:

    "Es bueno que disminuyan el número de sacerdotes y religiosos, para que así los laicos tengan más protagonismo, de acuerdo con el Vaticano II".

    Me refiero en concreto a las muy pomposamente y mal denominadas "celebraciones dominicales en ausencia de presbítero", pues el tan largo nombre no incluye las "celebraciones no dominicales", es decir, "celebraciones vigiliales, dominicales y no dominicales o solemnidades obligatorias en ausencia de presbítero".

    Tal y como se realizan en algunos lugares, algunas veces con monjas del estilo "Forcades", que hacen lo que quieren ante la falta de inspección, la situación puede responder al querer llegar a un estado de reducción de sacerdotes a la mínima expresión, de forma expresamente deseada y consentida:

    a) el sacerdote como simple consagrador, que expide las formas consagradas a las diferentes parroquias y comunidades a él encargadas.

    b) el sacerdote expresamente ausente de la parroquia para evitar que dé confesiones y enseñe la verdad de fe y moral eclesial.

    c) el sacerdote como simple visitador de parroquias y comunidades.


    Así, las funciones del sacerdote celebrante se dividirían entre diferentes laicos o religiosos:

    - líder laico general conocido por la comunidad
    - líder laico de la oración
    - líder laico entrenado para presidir
    - líder laico predicador
    - líder laico de acciones específicas: ancianos, jóvenes, niños...
    - líder laico ecónomo
    - ministro lector
    - ministro cantor
    - ministro músico
    - ministro de hospitalidad
    - ministro ambiental
    - ministro extraordinario de la eucaristía
    - ministro acólito
    - ministro ostiario


    Puede ser acusado de conspiranoia, pero no veo otra explicación a este fenómeno de falta de sacerdotes y vocaciones sino es por esta teología oculta, máxime cuando la mengua de curas y vocaciones tenía la posibilidad de ser previsto con el tiempo suficiente, y cuya incidencia sobre la población consagrada casi equivale a una campaña de persecución violenta del clero, como pasó durante la guerra civil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los EE.UU, se da un "desplazamiento al laico": el obispo delega al sacerdote, éste al diácono, y éste al laico.

      Se realiza por un "despiece" de las funciones de cada ministerio: en lo posible, el ejercicio de las todas las funciones se delega.

      Antiguamente, se pensaba que el diácono casado sería el sustituto ideal del sacerdote, pero parece que se opta por los laicos, tanto por la dedicación, su retribución, su fácil formación, por su abundancia y por satisfacer la política de desclericalización de la Iglesia.

      Parece que el eje sería lo que por allá se conoce como el "Líder Laico de la Oración", un ministerio litúrgico y público de la Iglesia, y que en la práctica es una especie de sustituto del párroco.

      Los candidatos deben tener una buena reputación, unos cursos de formación y debe ser elegido por el párroco-sacerdote de zona, del personal de la parroquia y del consejo parroquial, para finalmente ser elegido el candidato más idóneo por el obispo.

      Barcelona tiene 18 arciprestazgos. Según este modelo de concentración de funciones en los laicos, en el arciprestazgo tendrían la residencia los sacerdotes, los cuales se limitarían a consagrar y expedir las sagradas formas por correo o por mensajero, redactar homilías, hacer algunas confesiones a fecha concertada, y a hacer visitas de vigilancia a las parroquias, en especial, sobre la cuestión de personal, registral y financiera.

      Evidente, con tal modelo, sobran muchos sacerdotes en Barcelona, siendo indispensables 36 sacerdotes, 2 por arciprestazgo, uno de ellos sólo para cubrir enfermedades, ausencias, permisos, estudios, vacaciones, urgencias y sustituciones. Aunque con 18 curas y una reserva de quizás 8 más, totalizando 26 presbíteros, habría más que suficiente.

      Así, siguiendo la proporción poblacional de Barcelona, en Cataluña, con menos de 100 sacerdotes, ya estarían cubiertos de forma harto sobrada los requerimientos de la plantilla de clérigos.

      Evidentemente, ello implicaría todo un replanteo del seminario y de las vocaciones, así como del funcionamiento de una parroquia.

      Eliminar
    2. Gracias por esta opinión de cómo se gestiona el obispado y los arciprestazgos, y la cantidad de sacerdotes necesarios para llevarlo a término. Dedíquese a la contabilidad empresarial, es lo suyo. Lo que es y cómo se lleva a cabo una comunidad cristiana desde luego si es bajo su parámetro, puede tranquilamente compararse a un mc´donalds. Pax et Bonum.

      Eliminar
  9. Esto de falta de vocaciones es falta de oración, empezando por los Obispos. Como muestra, las ordenaciones del Opus Dei, cada año con la basílica llena de ordenandos, todos doctores y con experiencia laboral en su profesión, ademas son teólogos.


    Resumen de las ordenaciones sacerdotales


    Homilía en la ordenación presbiteral de diáconos de la Prelatura

    Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei
    Roma, Basílica de San Eugenio, 4-V-2013

    Queridísimos ordenandos. Queridos hermanos y hermanas.

    1. A lo largo de las semanas anteriores, hemos sido testigos y protagonistas de un gran evento en la vida de la Iglesia: el inicio de un nuevo pontificado. Testigos porque hemos contemplado una vez más la actuación soberana del Espíritu Santo, que sobrepasa las previsiones humanas. Y protagonistas porque, como miembros vivos de la Iglesia, hemos rezado mucho y seguimos rezando, para que estas circunstancias nos estimulen a todos los católicos a esforzarnos aún más en la santificación personal y en el apostolado.

    El tiempo pascual nos hace presente a Cristo glorioso, vencedor del pecado y de todos los males. El Señor desea que todos nosotros le hagamos presente en los ambientes familiares, sociales, profesionales, en los que nos encontramos. La vocación divina —enseña san Josemaría— nos da una misión, nos invita a participar en la tarea única de la Iglesia, para ser así testimonio de Cristo ante nuestros iguales los hombres y llevar todas las cosas hacia Dios[1].

    Os invito, pues, a preguntaros si la alegría y los buenos deseos que hemos experimentado con ocasión de la elección del Romano Pontífice, y también en estos días de Pascua, han forjado en nosotros decisiones concretas de mejora personal, de celo por la salvación de las almas. No podemos conformarnos con los buenos sentimientos, sino que debemos esforzarnos —con la ayuda de Dios— para traducirlos en realidades prácticas.

    2. Hoy asistimos a la ordenación presbiteral —un gran regalo de Dios a su Iglesia—, y este hecho puede y debe suponer, para todos, un impulso para ejercitar el alma sacerdotal al servicio de los demás. La primera lectura nos habla del ejemplo de Pablo y Bernabé, hombres que han entregado su vida por el nombre de Nuestro Señor Jesucristo (Hch 15, 26). En efecto, defendieron valientemente las características esenciales de la fe cristiana, frente a los que querían desnaturalizarla. También nosotros hemos de comprometernos seriamente en la defensa y propagación de nuestra fe. Ahora que nos encontramos en la segunda parte del Año de la fe, podemos examinar si hemos pedido al Señor con insistencia un aumento de esta virtud, junto a la esperanza y a la caridad, conscientes de que se trata de un don de Dios que no podemos alcanzar con nuestras solas fuerzas. Lugar privilegiado para adquirirlas abundantemente son los sacramentos, por medio de los cuales Jesús nos envía al Espíritu Santo de parte del Padre. Tratemos, en concreto, de prepararnos mejor para recibir con mucho fruto la Confesión y la Eucaristía, que son las fuentes principales de la gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Como muestra, las ordenaciones del Opus Dei, cada año con la basílica llena de ordenandos, todos doctores y con experiencia laboral en su profesión, ademas son teólogos."


      Los sacerdotes y las vocaciones sacerdotales quedarán cada vez más para estas "rarezas" que son las órdenes, congregaciones y nuevas comunidades (kikos, opusinos...): "se confiesan y hacen misa con sacerdote, ¡qué pasada!".

      Para las diócesis, el modelo que parece deducirse que se implantará será el de parroquia y misa sin sacerdote, administrada y celebrada por ministros laicos.

      Hay unos datos que hacen sugerir esto: la falta aparente de preocupación y de acción, durante estos decenios, por parte de [algunos] sacerdotes parroquiales y [algunos] obispos. Parece que tienen el "Plan B": el rito de la "celebración dominical sin presbítero".

      Sólo hay que ver cuántas parroquias tienen a sus párrocos confesando, participando en las devociones (rosario, adoración eucarística), promocionando y difundiendo los tesoros de la Iglesia (sacramentales, indulgencias), enseñando la doctrina correcta (que existe el pecado, el infierno y el demonio), vigilando que la eucaristía se administre a quienes se lo merecen (previa confesión de los pecados mortales).


      Eliminar
  10. La mayoría de las parroquias de Barcelona es desolador la poca atención que recibe el Santísimo, empezando por los párrocos, no digamos ya las administradas por religiosos, la mayoría heterodoxos y despreocupados por las lindeces litúrgicas. Incluso hasta les he oído decir que la liturgia no salva, que está al servicio del hombre y cosas así. En mi opinión la liturgia es el Cielo que se asoma a la Tierra y donde Cristo se manifiesta.

    ResponderEliminar
  11. El obispode Girona es también hijo de la"U"; ya saben, Meneses no acertó ni con Cristau y con Pardo. Tomen nota para Barcelona.Creo que el Pela Bosques no tiene vinculación, pero los feligreses de Maria Reina van a empezar movilizaciones porque el Ordinario prometió en su momneto arrglar el legado de los Pallejá y se vé que ahora Pelabosques renueva el contrato con el colegio Loreto sin consultar al párroco. Una de la primeras será en julio en una boda que viene a celebrar Pelabosques.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  12. Qué ocurre, germinans? Nos va la censura, siendo tan abiertos de mente y espíritu en el anonimato? venga hombre, anímate y publica la opinión de un simple pecador. Total, para el caso que nos hacen...
    Anscarius Barchinonensis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he dicho en más de una ocasión que comentarios del tipo: "Que malos que son los de Germinans", "que poco caritativos" "que poco cristianos", "que cobardes"... No los publico. Nuestros lectores ya saben lo malo malísimos que somos, por eso esos comentarios están de más, sobran.

      Eliminar
    2. Josep G. Trenchs9 de mayo de 2013, 13:18

      Yo creo que sus artículos, señalan muy bien como está nuestra querida Iglesia Católica en Barcelona en particular, les felicito, sigan adelante, por favor.

      El angustioso tema de las vocaciones sacerdotales diocesanas, ya viene de largo, creo que de principios de la década de los 60, se agudizó en 1968, no solo por las manifestaciones de "Volem bisbes catalans", sino porque en aquella época empezó un progresismo eclesial, basado en un Concilio Vaticano II, paralelo.

      Entonces empezó a pasar de moda todo el Magisterio de la Iglesia Católica de dos mil años, San Agustín, Santo Tomás de Aquino, pasaron casi al olvido, para con falso agiornamiento con los protestantes, enseñar una teologia que de católica poco tenía.

      LLegue a oir "Si quieres que tu hijo pierda la fe, llévalo al seminario". Eso se hubiera solucionado si el nacionalismo catalán no hubiera expulsado de la Diócesis, a D. Marcelo, que con el tiempo y si lo hubieran dejado trabajar como sabía, ahora no estaríamos sufriendo esta falta de sacerdotes y aun gracias, que muchos trabajan con admirable celo apostólico y llegan a donde no llega quien a escogido el sacerdocio como una profesión más.

      Eliminar