jueves, 9 de mayo de 2013

DE GLORIOSA ASCENSIONE 
DOMINI NOSTRI JESU CHRISTI 
¿Y dejas, pastor santo,
tu grey en este valle hondo, oscuro,
con soledad y llanto:
y tu, rompiendo el puro
aire, te vas al inmortal seguro?
Los antes bienhadados,
y los agora tristes y afligidos,
a tus pechos criados,
de ti desposeídos,
¿a do convertirán ya sus sentidos?
¿Qué mirarán los ojos
que vieron de tu rostro la hermosura,
que no les sea enojos?
Quien oyó tu dulzura
¿qué no tendrá por sordo y desventura?
Aqueste mar turbado,
¿quién le pondrá ya freno? ¿Quién concierto
al viento fiero, airado?
Estando tu encubierto,
¿qué norte guiará la nave al puerto?
¡Ay!, nube envidiosa,
aun deste breve gozo, ¿qué te aquejas?
¿Do vuelas presurosa?
¡Cuán rica te alejas!
Cuán pobres y cuán ciegos, ¡ay!, nos dejas.

Oda de fray Luis de León, festividad de la Ascensión, 1572

2 comentarios:

  1. Josep G. Trenchs9 de mayo de 2013, 10:09

    Felicidades a Germinans Germinabit por esta Oda de fray Luis de León.

    La solemnidad llamada Ascensión del Señor parece ser una festividad muy antigua. Aunque no existe evidencia documental de su existencia previa al siglo V, san Agustín de Hipona señaló su origen apostólico, y se refirió a ella como una celebración de carácter universal en la Iglesia desde antes de su tiempo.

    Asimismo, aparecen menciones frecuentes en los escritos de san Juan Crisóstomo, san Gregorio de Nisa, y en las Constituciones apostólicas del siglo IV. La peregrinación de Egeria hace referencia a la vigilia de esa festividad y a la fiesta en sí, tal como se conserva en la iglesia construida sobre la gruta de Belén.

    Es posible que antes del siglo V el hecho narrado en los evangelios se conmemorara en conjunto con la solemnidad de la Pascua o de Pentecostés. También se cree que el tan discutido decreto 43 del Concilio de Elvira (c. 300) que condenaba la práctica de la observación de una fiesta en el cuadragésimo día después de Pascua y que dejaba de lado la celebración de Pentecostés en el quincuagésimo día, implicaría que se conmemoraba la Ascensión junto con Pentecostés. Se encuentran representaciones del misterio en dípticos y frescos de datación tan temprana como del siglo V.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta Oda. Que sentimiento.

    ResponderEliminar