lunes, 22 de abril de 2013

¿Será cardenal el próximo obispo de Barcelona?

En un interesantísimo artículo publicado en la revista estadounidense First Things, el intelectual católico George Weigel, autor del libro biográfico sobre Juan Pablo II, "Testigo de la esperanza", avanza la posibilidad de algunas reformas en el colegio cardenalicio, en especial la cancelación del automatismo de la creación del purpurado para las archidiócesis en las que la fe "esta muriendo". Weigel se muestra contrario a que los obispos de algunas ciudades de la vieja Europa tengan garantizada su incorporación cardenalicia, sin demostrar si son capaces de reevangelizar sus demarcaciones.

Otras reformas por las que aboga Weigel son que los eméritos no participen en el Cónclave; que los electores se reúnan regularmente para conocerse mejor; transformar los Pontificios Consejos en "institutos de investigación", sin necesidad de estar bajo la guía de un cardenal así como eliminar el automatismo que lleva al cardenalato a los responsables de los diferentes órganos administrativos del Vaticano.

La propuesta de George Weigel se dirige claramente a lograr un colegio cardenalicio más representativo de la población católica y más apegado a la realidad pastoral.

Evidentemente, se trata sólo de una propuesta más de las muchas que se van a desarrollar. Pero lo que es indudable es que la composición tanto de la Curia como del cardenalato van a ser objeto de reformas y en este sentido se comprende la reciente decisión del papa Francisco de crear una comisión de ocho purpurados, de los cuales sólo hay un curial, el Gobernador Bertello, que ni tan siquiera es curial "stricto sensu". Con sólo dos europeos entre los ocho elegidos.

George Weigel
Sin lugar a dudas, Barcelona ha sido en los últimos años una de esas diócesis de la vieja Europa cuya creación cardenalicia se ha producido por el "automatismo" que señala Weigel. Tampoco han gozado sus obispos (especialmente Carles y Sistach) de ninguna relevancia entre los purpurados. Singularmente, en el último cónclave el papel de nuestro actual prelado ha sido absolutamente intrascendente. Ningún medio informativo recogió alguna intervención suya en el pre-cónclave, ni se recuerda que participase activamente en alguna corriente de opinión, manteniéndose en un completo despiste, agravado por el hecho de que sus dos apuestas hasta aquel entonces (Bertone y Ravasi) acabaron en el bando de los perdedores.

Un Sistach con el cargo renunciado; sin ascendencia alguna con el Papa Francisco; con el contacto perdido con el núcleo emergente en el Vaticano y sin poder apoyarse tampoco en los cardenales españoles, con un Rouco que se halla en las puertas de la jubilación y un Cañizares que ha perdido muchos enteros. Se comprende la natural alarma del gobierno de la Generalitat. Se ha de designar nuevo arzobispo de Barcelona y se ha perdido la conexión con la Santa Sede. En la que no existe ningún catalán, ni siquiera en cargo intermedio, desde los tiempos de Torrella y Pere Tena.

Tampoco se ha preocupado el poder eclesial barcelonés de cuidar a aquellos hombres que mantienen contactos fluidos con Roma. Pienso en monseñor Jaume González Agàpito, miembro de la carrera diplomática vaticana, absolutamente menospreciado por el sistachismo, hasta el extremo de haber sufrido la penúltima humillación, al pretender desalojar su despacho del edificio del Seminario para trasladarlo a un local de Sant Pau del Camp.

Empieza a cundir el pánico en las filas del nacional-progresismo eclesial: Sistach ha perdido el contacto vaticano; la vice-presidenta Joana Ortega viaja a Roma con el Director General Puigdollers y no la recibe nadie con cara y ojos; la reforma del colegio de cardenales puede provocar que la diócesis de Barcelona deje de ser cardenalicia. Son los frutos de no haber cuidado la relación romana; de haber menospreciado la influencia vaticana; de haberse reído del papado, llegando a hacer mofa en la televisión pública; de haber descuidado las vocaciones, hasta el extremo de tener el Seminario con unos números paupérrimos. En suma, de haber ido siempre en dirección contraria, queriendo contentar a todo el mundo, apostando por la corrección política e ignorando a aquellos (sacerdotes y laicos) que manifestaban su fe con audacia y rendían palmarios frutos. La propuesta de Weigel también se puede incardinar en la realidad catalana actual, con un episcopado muy gris, sin figuras de relieve. Con una apuesta unidireccional por un Vives, al que ya han hecho llegar en la Santa Sede que no gusta nada su exhibicionismo como co-príncipe. Puede ser la hora de acabar con el carrerismo y propiciar que el futuro obispo de Barcelona sea un simple sacerdote. Los hay excelentes. Apasionados por su ministerio, infatigables en su labor, eficacísimos en su actividad social. En esta página se han vertido numerosos ejemplos. No voy a repetirlos. Pero por ahí también anda el camino que advierte la propuesta Weigel.

Oriolt.

30 comentarios:

  1. "Empieza a cundir el pánico en las filas del nacional-progresismo eclesial"

    1. Los dos monasterios benedictinos de Montserrat, Santa María y San Benito, bajo los abades P. Soler y M. Viñas, corren el riesgo de descritianizarse: Duch propone la lectura mítico-simbólica de la Biblia; Hilari Raguer, por la memoria histórica que oculta los crímenes contra la Humanidad de la II República; Forcades, a favor de una constitución catalana bolivariana de expropiaciones, colectivizaciones e intervencionismo estatal, y de la cultura de la muerte y el relativismo:

    a) Programa del Manifiesto para el proceso constituyente en Cataluña, de Arcadi Oliveres y sor Teresa Forcades:
    - 6º. Derecho al propio cuerpo...
    www.procesconstituent.cat

    b) Programa de la CUP:
    - El establecimiento de una sociedad igualitaria sin ningún tipo de discriminación u opresión por cuestión de edad, origen, género u opción sexual
    - Desplegamiento de las políticas efectivas que garanticen la igualdad de género
    blanes.cup.cat/sites/blanes.cup.cat/files/cupalternativanecessaria.pdf

    c) Programa de ERC:
    - La mujer tiene el derecho al aborto libre y gratuito
    - El Estado equiparará de forma efectiva las parejas homosexuales a las heterosexuales
    - Equiparación inmediata de las parejas de hecho, ya estén formada por personas del mismo sexo o de diferente sexo, con las matrimoniales
    - Todo el mundo tiene derecho a una muerte digna...derecho a la eutanasia...poner fin a la vida de forma rápida y no dolorosa
    www.esquerra.cat/partit/documents/DI_document.pdf

    2.- Justícia i Pau (JiP) ha enviado a las parroquias una carta fechada el 6 de marzo del 2013, un mes antes del Bifiesto Forcades-Oliveres, firmada por Arcadi Oliveres (presidente) y Mn. Josep Maria Fisa (delegado episcopal). Adjuntaba un libro antiguo, editado el 2007, “Historia dels 40 anys de Justícia i Pau de Barcelona. Història dels orígens i activitats.”, escrito por Xavier Garí de Barbarà.

    Comunicaban la necesidad de entrar dentro de la parroquia mediante seminarios, conferencias, libros, dinero y crear una comisión parroquial de JiP. Parece que JiP necesita recursos (tiene 600 socios y 50 colaboradores económicos), y existe el riesgo que las parroquias se politicen a través de estas comisiones parroquiales de JiP hacia la izquierda independentista.

    3.- En La Vanguardia de este domingo han aparecido dos entrevistas de Juan Rubio, sacerdote y periodista, autor de “Viña devastada”, y Màxim Muñoz, superior de la URL.

    Rubio dice que la Iglesia debe contar con los matrimonios homosexuales. La doctrina divina, a la que Francisco I se sujeta, está en el Catecismo, 2357-2358:

    a) Apoyándose en la Sagrada Escritura que [los actos homosexuales] los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados” b) Son contrarios a la ley natural
    c) Cierran el acto sexual al don de la vida
    d) No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual
    e) No pueden recibir aprobación en ningún caso
    f) Las personas homosexuales:
    - están llamadas a la castidad
    - mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana

    Muñoz afirma que la Iglesia de hoy ha de dar experiencias y emociones, no doctrinas o dogmas complicados. Pero si Francisco I sigue la hermenéutica de la ruptura y separa la teología de la pastoral, la liturgia o la catequesis, entonces Francisco I perderá la única fuente de su autoridad, cosa que no hará.

    Como dijo Rubio en palabras de Benedicto XVI, la Iglesia española está dividida, y como dijo Juan Pablo II, pienso que hoy es entre la Iglesia, el evangelio y Cristo en contra de la antiiglesia, el antievangelio y el anticristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el penúltimo párrafo de Oriolt merecería alguna explicación. Presenta a Mons. Jaume González Agápito como valedor no utilizado en los contactos con Roma.
      ¿Cree que es una buena idea, sin exponer los motivos por los que fue removido por la Santa Sede de su trabajo en la nunciatura de Brasilia?

      Eliminar
    2. No creo que se la den...........

      Eliminar
    3. Ya lo veo, pasan los día y no la dan. Tema prohibido?

      Eliminar
  2. Bona pensada això de la disminució de cardenals. Crec que s´hauria d´anar a la supressió total. Més senzillesa evangèlica, menys burocràcia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Això. Més senzillesa....Els més grans, en el benentès que poden estar molt lúcids, cal renovar-los. El sistema molt vigent de "gerontocràcia" sembla que inclou una jubilació i un merescut descans. (És una opinió)

      Eliminar
  3. El cardenalato no tendría que ser la culminación de una escala funcionarial o protocolaria. Se tendría que ceñir al significado del rojo cardenalicio. No creo que los señores cardenales tengan que jubilarse a menos que su salud lo imponga. ¿Es que al cumplir ochenta años su nubla su juicio y su amor a la Iglesia? Esta norma canónica no se corresponde con la tradición de la Iglesia y la de nuestros hermanos mayores en la fe, la tradición de los ancianos.

    ¿Por qué no puede votar en un Cónclave Ricardo Mª Carles? ¿Han visto los artículos que sigue publicando?

    Tampoco entiendo la norma de presentar la renuncia al Papa por parte de los obispos al cumplir 75 años. La primavera de la diócesis de Madrid, y de otras muchas diócesis españolas, se debe al Cardenal Rouco y a los obispos afines a su pastoral que él ha promocionado. ¿No creen lúcido y capaz a Su Eminencia? Creo que la norma tendría que ser similar a la del Romano Pontífice, presentar la renuncia por salud u otros motivos personales, reservando siempre la potestad superior del Papa claro.

    La misma Iglesia degrada son su ejecutoria el carácter sagrado de las funciones de los ordenados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No encuentra usted que Rouco está ya muy avinagrado y que avinagra a los demás?

      Eliminar
    2. No entiendo cómo le han publicado el comentario.

      Eliminar
    3. Sr. anónimo, ¿ha hablado Vd con el Cardenal alguna vez? por su comentario, ya veo que no.

      Eliminar
    4. A los que conocen tan bien al Cardenal Rouco, les aclaro que yo no me refería a su personalidad, sinó a su ejercicio pastoral en Madrid, en la CEE y en la Congregación de los Obispos. Ustedes que tanto saben, tomando en consideración Barcelona respondan a estos interrogantes:

      ¿Cuántas horas estan abiertas de media las iglesias en Madrid?
      ¿Cómo ha respondido la archidiócesis a la disposición de Benedicto XVI sobre la misa tradicional?
      ¿Cómo visten los sacerdotes?
      ¿Qué respuesta tienen las convocatorias del Cardenal por parte de los fieles?
      ¿Cómo se suele administrar el sacramento de la Penitencia?
      ¿Los fieles pueden tomarlo con facilidad, suelen hacerlo?
      ¿Se ven jóvenes y familias en las iglesias, o sólo gente mayor?
      ¿El Camino Neocatecumenal ha podido abrir un seminario?
      ¿El Opus Dei y los nuevos movimientos estan integrados en la diócesis o tienen que funcionar exclusivamente a parte?
      ¿Cuantos seminaristas son ordenados de media?

      Por hablar de algo.

      Eliminar
  4. Si todo fuera tan sencillo!!!
    Barcelona tendra un nuevo Arzobispo-Cardenal como esta mandado.
    Solo Dios sabe quien ocupara su silla.
    Los demás a rezar y pedir acierto a la Santa Sede en su nombramiento.
    Después a rezar por él y ha colaborar cada uno según sus posibilidades.
    Y menos criticar, y más trabajar apostólicamente, empezando por mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si viene un progre el conservadurismo se pondrá nervioso y a la inversa... Somos humanos!
      Qué lejos queda el Espíritu!

      Eliminar
  5. Pidamos al Espíritu Santo que nos envié un OBISPO SANTO, no importa de donde sea ni del color que sea, solo SANTO y que nos ayuda a ser SANTOS que es la misión del Obispo, quienes quieran ser independentistas nazicatalanes, independentistas a secas, liberales, monárquicos, carlistas, etc. sea una opción personal de puerta afuera de la IGLESIA.
    San JOSEMARIA ya lo decía, lean o escuchen su homilía en el campus de la Universidad de Navarra: AMAR AL MUNDO APASIONADAMENTE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es precisamente lo que nos conviene, Sr. Marcos. Si después por sus méritos, es elevado a Cardenal, bienbenido sea. Pero no debería serlo por la importancia de la ciudad a la que pertenece.

      Eliminar
  6. Dice que Barcelona tendrá un arzobispo cardenal, ¡como está mandado!.¡Vaya insensatez!. Que el ordinario de Barcelona sea cardenal, para nada es preceptivo. Barcelona ha expoliado la tradición cardenalícia de Tarragona (sede metropolitana y primada de las Esapañas)por disposiciones vaticanas, en su dia, de poner cardenales al lado de los centros del poder. Si ha de haber más cardenales, que en Catalunya vuelvan a la sede apostólica de Tarragona, por historia, por iglesia primitiva, por testimonio martirial, (véase la beatificación del próximo octubre y el reconocimiento de la propia Conferencia Episcola Española)con Sant Fructuós de abanderado. De esta manera el cardenal estará un poco alejado de los tentáculos y persuasiones de los políticos de turno. Para dialogar con la Iglesia, que los poderes temporales centralistas de Barcelona cojan el AVE y se desplacen hasta Tarragona (en tiempos de crisis hay que utilizar los transportes públicos) y que esperen la llegada del autobús en la Estación del Camp de Tarragona,(otra maginación)para poder acercarse a la sede de Fructuós y del cardenal Vidal i Barraquer, entre otros grandes prelados que la han presidido y la siguen sirviendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia Católica (mejor dicho la Santa Sede) considera sedes cardenalicias a las Diócesis con mucha población y que son ciudades importantes.
      Paris, Buenos Aires, Madrid, Bruselas, Caracas, Milan, Barcelona,...
      Otras lo pueden ser por primadas por ejemplo Toledo.
      Con permiso de algunos de ustedes Barcelona seguira siendo sede cardenalicia. Y tendra un Cardenal-Arzobispo metropolitano.
      De Señores Cardenales hay los de Curia y de encargos y oficios pontificios, y los Cardenales pastores con responsabilidad pastoral directa en una porción del Pueblo de Dios que es una Diócesis y/o Archidiócesis, como es el caso de Madrid y Barcelona.

      Eliminar
    2. Muy bien! Completamente de acuerdo con usted. Que vuelva el cardenalato a Tarragona!

      Eliminar
    3. Con la tendencia del Papa Francisco a los nombramientos de religiosos, hay muchas posibilidades de que el próximo obispo de BCN sea el abad de Montserrat

      Eliminar
    4. O un salesiano, o un jesuita, por ejemplo P. Enric Puig SJ.
      Todo es posible en la viña del Señor.
      Los religiosos también son Iglesia.

      Eliminar
    5. La cuestión no es que el abat de Monserrat sea un religioso sino que es un religioso que aparece con una determinada ideología política manifiesta. El Papa Benedicto XVI defendió intensamente la especificidad del cristianismo al margen de las ideologías.

      Eliminar
    6. Y yo pregunto: Tenía ideología política el gran Papa Beato Juan Pablo II?

      Eliminar
    7. La lucha contra el comunismo opresor del ser humano y de sus derechos y libertades no requiere una ideologia, basta con el compromiso con la libertad y los derechos humanos.

      Eliminar
  7. A la persona que responde a las 18.49 horas habrá que hacerle algunas observaciones ante el manifiesto desconocimiento de que hace gala. Da por sentado que la Santa Sede considera sede cardenalícia a las grandes ciudades, y ésto es así, desde hace unos cincuenta años. Pero ignora que antes prevalecían las sedes llamadas "históricas", las que eran distinguidas con la dignidad cardenalícia. Lo reconoce cuando cita Toledo, por ser sede primada. Tarragona también ostenta el título de "Primada de las Españas", perfectamente documentado, mediante bula pontifícia, en disputa con Toledo según los vaivenes de la historia. Por si no lo sabe, cuando el arzobispo de Tarragona toma posesión de la cátedra del obispo mártir Fructuós, jura la defensa de este título, lo cual han venido cumpliendo todos sus prelados.
    Pero hay más. Al respasar la historia, el o la comunicante puede percatarse de que Tarragona cuenta con cardenales y patriarcas por encima de Barcelona. Que ciñiéndonos a la historia contemporánea podrá comprobar que Barcelona tiene tres cardenales consecutivos: Jubany, Carles y Martínez Sistach. Empate a tres, porque Tarragona tuvo otros tres seguidos: Vidal i Barraquer, Arce Ochotorena y Arriba y Castro.
    Otra consideración. Hasta mediado los años sesenta, del siglo pasado, Barcelona era un simple obispado y por lo tanto sede sufragánea de Tarragona, como el resto de las diócesis catalanas. Un último apunte: pese a la secesión, con la creación de dos províncias eclesiásticas (Tarragona y Barcelona)el actual arzobispo de Tarragona, Monseñor Jaume Pujol i Balcells sigue siendo el presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconese, pese a que Barcelona tenga cardenal, lo que le equivale a liderar la iglesia catalana. Evidentemente, por las mismas razones, todo puede cambiar. Por lo tanto, nada de nada eso de que "como está mandado". No es de cajón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciudad de Madrid perteneció al Arzobispado de Toledo. Luego se convirtió, creo, en època relativamente reciente en una nueva diócesis.

      Eliminar
  8. Creo que la creación de Martínez Sistach como cardenal hace manifiesto la incapacidad del Papa Ratzinger por desprenderse de esa pesada envoltura de la burocracia eclesiástica, incapacidad que al final le llevó a la renuncia.

    Juan Pablo II ni lo intentó, directamente ignoró esta realidad de la Iglesia y fue a la suya, valiéndose de él mismo, de su ejemplo y su palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobran todos los Cardenales. Eso fue un invento burocrático y nada más. Sobra boato y falta sencillez. Y menos mal que en los últimos años les han recortado la larga cola de sus ropajes. Príncipes de la Iglesia! No!!! Servidores de la Iglesia sí!

      Eliminar
    2. Todo es perfectible. No soy ningún experto pero creo que la creación del Colegio Cardenalicio respondió a la necesidad de liberarse de las injerencias temporales en la elección del Papa.

      De la misma manera que el Estado Vaticano, que seguramente no es la forma más perfecta de ser de la Sede de Pedro, ha venido a garantixar la independencia de la Iglesia, al menos en su presidencia. Esto, por ejemplo, no ha pasado en el Tibet, la sede del budismo.

      Eliminar
  9. Efectivament, la dignitat cardenalícia s'hauria de concedir per la bona obra eclesial en cada diòcesi, no automàticament. I si hagués de ser automàticament primer haurien d'anar la primada d'Espanya (Toledo) i la primada de les Espanyes (Tarragona) Coneixen al "pavo real" Sistach trobo que fins i tot li faria gràcia que el seu successor no fos nomenat cardenal. Així, malgrat ser emèrit es creuria amb més categoria que ell... Menys dignitats i més Evangeli!!!!

    ResponderEliminar