lunes, 1 de abril de 2013

Procesiones "germinantes"

Se está convirtiendo en un fenómeno sociológico digno de análisis el hecho de que cada año es mayor la afluencia de fieles a las procesiones que salen a la calle en la Semana Santa catalana y, sorprendentemente, de una forma realmente espectacular en la propia ciudad de Barcelona. Dejemos aparte el éxito incontrovertido de la procesión del 15 +1 de L'Hospitalet de Llobregat (la procesión rechazada por el clero, que sigue anhelando un sacerdote que forme parte de la Hermandad) con sus 1.200 hermanos de luz, 40 romanos, 60 nazarenos, 60 madrinas, 50 miembros de la Banda de Cornetas y Tambores y 225 costaleros y sus diez pasos, repartidos en seis procesiones. Esa procesión, llamada laica, llega a reunir a un millón de personas en las populosas calles del extrarradio barcelonés.

Pero este año se han desbordado todas las previsiones respecto a las dos procesiones que desfilan por el centro de la capital catalana. La de Jesús del Gran Poder y la Macarena  que sale de la parroquia de San Agustín y la de la Virgen de las Angustias  que parte de la parroquia de San Jaime en la Calle Ferrán. El momento culminante del Viernes Santo barcelonés se centra al encontrarse ambos cortejos delante de la catedral. Este año la plaza se hallaba más atestada de gente que nunca. Ya cuando venían los pasos por la Avenida Puerta del Ángel no cabía un alfiler. Los gritos de ¡guapa! y ¡Viva la Virgen de la Macarena! se prodigaban mientras el paso bamboleante de las imágenes iba llegando lentamente al lugar de confluencia. El estruendo de la plaza cuando los dos desfiles se encontraron resultó absolutamente estremecedor.

 
Muchas explicaciones se suceden al arraigo de estas procesiones en la sociedad catalana. Los más sesudos suelen despacharlas displicentemente como un residuo folklórico. Residuo que cada año tiene más adeptos. Otros más altivos las catalogan de mera añoranza del inmigrante andaluz. Pero lo cierto es que la inmigración andaluza finalizó hace más de cuarenta años y realmente ya han transcurrido muchos lustros para continuar con la morriña del terruño. Además, la mayor parte de ellos son los hijos de aquellos emigrantes y están absolutamente integrados en la sociedad catalana. Ellos mismos se consideran catalanes y que nadie les ose decir lo contrario.

Y por si fuere poco se ha añadido otro Vía Crucis al mapa de la religiosidad popular barcelonesa. Lo ha organizado el movimiento Comunión y Liberación y ha tenido lugar en el marco gaudiniano del Parque Guell. El punto de partida era el Cottolengo del Padre Alegre finalizando en el Turó de Les Tres Creus. En esta ocasión, el éxito también sorprendió a la propia empresa, con una inusitada presencia de jóvenes. ¡Bravo por los cielinos! Han hecho bien presente que también debe contarse con ellos en Barcelona.
Sobran pues sesudos análisis sociológicos que disfracen una realidad incontestable: las procesiones son un hecho de fe. Es más, son la forma más eficaz de hacer visible el hecho religioso en las calles de la ciudad. Todo el gentío que se agolpó en la Avenida de la Catedral la noche de Viernes Santo tenía un motivo (más oculto o más ostensible) de acercarse a Cristo y a la Virgen. Necesidad de rezar. Aunque fuese de la manera más sencilla y poco piadosa. Aunque fuese con un piropo. Pero todos habían acudido a una llamada. ¿Por qué los desprecian? ¿Por qué los tachan de simples y nostálgicos? ¿Cómo han podido llegar a decir que no se trata de una manifestación de fe?

El Papa Francisco acaba de decir que las iglesias deben permanecer abiertas y la luz de los confesionarios encendida. Incluso en la audiencia del miércoles santo se permitió lamentarse: ¡Qué pena de parroquias cerradas! Lo he repetido muchas veces en este portal y está más que comprobado: todos aquellos templos que permanecen abiertos todo el día siempre tienen fieles rezando. ¡La gente tiene necesidad de oración! Dejémosle que fluya. Lo demás ya vendrá por añadidura.

Oriolt

20 comentarios:

  1. El teólogo López Ivorra dice en La Gaceta de este domingo una cosa interesante: que el Papa no cumplió con el rito del lavatorio de pies del Ritual Romano:

    “6. Los varones designados, acompañados por los ministros, van a ocupar los asientos preparados para ellos en un lugar visible a los fieles. El sacerdote (dejada la casulla, si es necesario) se acerca a cada una de las personas designadas y, con la ayuda de los ministros, les lava los pies y se los seca. (Misal Romano: reimpresión actualizada 2008, p. 263).

    López Ivorra afirma, en síntesis, que el lavatorio de los pies debe de hacerlo un sacerdote ministerial sobre varios varones sacerdotes bautismales en plena comunión de fe católica, porque el rito de lavado es un memorial de lo que hizo Jesús (Gran Sacerdote) a los doce apóstoles (Colegio Apostólico) en la Santa Cena; es un acto de fraternidad entre hermanos de fe católica practicante; y así lo dicta el Misal, al cual está sometido el Papa.

    Al lavar los pies de dos mujeres (no varones) y de una musulmana (no católico), se crearon dos problemas: uno teológico, referido a la inclusión de la mujer y el no católico, que no constan en el memorial original (doce apóstoles); y otro ritual, al introducir el relativismo litúrgico (munus regendi), por el cual cualquier sacerdote puede modificar las rúbricas o normas rituales, debido a que la instancia superior, el Papa, las ha derogado a través de sus gestos, cosa que generaría el caos litúrgico.

    Se deduce que los gestos del lavatorio de no varón y no católico generan un nuevo uso con “opinio iuris” (“conducta con obligación de cumplir un deber teológico”), con el carácter de “contra legem” y derogatoria de las rúbricas del Misal, porque es una acción del superior jerárquico que rompe la ley positiva del Misal Romano, aprobado por los anteriores Papas y derivado del Concilio Vaticano II.

    Esta opinio iuris derivaría de un mandato de “amor universal”, contenido en el mensaje de Jesús: la acción social universal debe de extenderse a la liturgia y espiritualidad. El sacerdocio debería de estar abierto a toda condición civil (mujer, casado); la administración de la comunión, a divorciados o emparejados; la doctrina moral, relajada a todas las situaciones (aborto, eutanasia, reproducción asistida).

    La “Iglesia de la periferia” estaría conformada como Iglesia paritaria, ecuménico-interreligiosa y universalmente inclusiva (homosexualidad, nuevas familias), de acuerdo con los principios, primero, de que el lugar de dos apóstoles es ocupado por dos mujeres (paridad de género) y un no católico (plurirreligiosidad), y segundo, por el “amor universal” inclusivo de todas las personas sin discriminación.

    En los recintos sagrados católicos oficiarían sacerdotisas (dos mujeres ocupan el lugar de dos apóstoles) y se crearía un nuevo culto ecuménico-plurirreligioso (un no católico se subroga en la posición apostólica). El “amor universal” concebiría un nuevo catolicismo formado por la acepción de todas las personas y por una síntesis de todos los cultos, porque Dios ama a todo el mundo y todas las espiritualidades tienen elementos de santificación: nueva era; paganismo; politeismo; otras religiones y confesiones cristianas.

    Este caos relativista litúrgico sería muy grave en Barcelona, debido a que legitimaría a los sacerdotes diocesanos y religiosos que desobedecen las normas para la confesión y la misa, en especial, en la forma de consagración de las especies del pan y del vino (añaden y sustraen palabras) y en la forma de administración de las especies consagradas (los fieles se autointintan el pan eucarístico).

    ¿Hay errores o exageraciones? Si hay algo veraz, entonces ¿se quiere inducir al Vicario para adaptarlo a la mundanidad?

    Artículo de Ivorra:
    www.intereconomia.com/columna/papa-y-confusion-liturgica

    Sopena descalifica a Ivorra con la falacia “ad Hitlerum”:
    www.elplural.com/2013/03/31/la-extrema-derecha-eclesiastica-abre-el-fuego-contra-francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Papa! Tendrá trabajo. Siempre habrá quien le critique y haga problemas de donde no los hay.puras nimiedades de gente retrógrada, cerrada al ecumenismo, a la universalidad. Normas, reglas... Cuánta pobreza!

      Eliminar
    2. He vista la ceremònia oficiada pel Papa Francesc el dijous sant a la presò romana. Quina senzillesa, emotivitat, fervor, alegria...
      Quanta germanor universal! Tots som fills Déu!
      Aquest escrit amb totes les seves normes, està a les antípodes d´allò que és el cristianisme. Amor fratern a tothom!
      Tenim un Papa valent, proper. Això dóna esperança al nostre món!

      Eliminar
    3. En cuanto al comentario del Sr. de Nórico, debò decir que yo no soy teólogo, però si católico de a pie. Me parece muy docto su comentario, però me gustaria saber que relación tiene el tema del rito del "lavatorio de los pies" de Jesús a sus Apóstoles, con el tema de la religiosidad popular que según leo, es de lo que trata el Sr. Oriolt. La religiosidad popular que desgraciadamente después del Concilio Vaticano II, sufrió un duro revés, por parte de algunos religiosos de todo tipo y categoria, que empezaron a creer que el catolicismo debería convertirse en un cristianismo más culto y se empezaron a divulgar métodos de oración, que estaban muy bien, però sustituían a los tradionales de los últimos siglos y se sustituyeron por otros que muchos fieles no estaban en condiciones de seguir. Por ejemplo, se trató de ir eliminando el rezo del Rasario de muchos templos, para sustituirlos, por la Litúrgia de las Horas, especialmente los Laudes y las Vísperas. De acuerdo que así, se reza la oración oficial de la Iglesia, però teniendo en cuenta que a nuestros Templos, suele ir muchos fieles de edad más bien avanzada, cuesta mucho cambiar las oreciones que uno ya ha venido practicando desde la niñez. Y lo que ha ocurrido era lo previsible, ni una cosa ni la otra en muchos casos. Cuando se suspendieron las procesiones de la Buena Muerte que salía de la Parroquia de Santa Ana y otra que salía de la Torrassa en L'Hospitalet. Los fieles devotos de esas tradiciones se unieron y comenzaron con la procesión laica de L'Hospitalet del 15 + 1, laica, porque no ningún sacerdote que les acompañe o porque no `parte de ninguna Asociación catòlica o Parroquia, cosa que las Autoridades eclesiásticas en su momento tendrían que haber estudiado el asunto y dar una salida digna. Si resulta que en las procesiones hay algo de folclórico y puede mejorarse, se mejora durante el año. Hay que tenir en cuenta que la mayoría de esos fieles se integran en las llamadas "cofradias". Ahora, aquí también veo una especie de antiprogresismo nacional catalán, porque, procesiones, como la del Santo Entierro de Tarragona, Els Armats de Mataró y la Dança de la Mort de Verges, entre otras, si han contado con el beneplàcito eclesiástico.

      Eliminar
    4. Si FI quiere hacer la Iglesia de las periferias existenciales, deberá de decir cómo se hace, dejando claro lo que se puede, lo que se debe y lo que está prohibido hacer. En caso contrario, todo el mundo hará lo que le parezca.

      En la Iglesia está el sector progre, que dice que el mandato del amor universal está por encima de todo celebracionismo, rubricismo y formalismo.

      Pero por otro lado, en Juan 14, Jesús dijo que quien le ama, cumple con sus mandamientos; y como la Iglesia es su cuerpo y esposa, también hay que cumplir los suyos.

      Con FI opino que se verá pronto la contradicción entre las tres iglesias: la progre, la tradicionalista y la de la recta doctrina.

      Los progres tienen una incoherencia: de un lado, el mandato del amor universal de Mateo 25, 31: hacer la caridad a todos por igual, sin ver su condición, situación o estado.

      Por el otro, el amor como cumplimiento de los mandamientos de Juan 14, que implica excluir las cosas y las personas que no las cumplan gravemente.

      De esta manera, la eucaristía se debe de consagrar con las palabras rituales, sin quitar ni poner nada, y se debe de administrar sólo a los católicos en plena comunión y sin pecado mortal, por lo que hay que excluir a los que estén conviviendo heterosexual o homosexualmente o estén divorciados vueltos a casar, por ejemplo.

      ¿Cómo se entiende que tengo que amar a todos sin exclusión, mientra que por otro lado, debo de excluir de los sacramentos a quienes no cumplen los mandamientos?

      ¿incluir a todos en la misericordia y excluir a los pecadores graves?

      Otro caso: el amor universal me obliga a actuar socialmente en bien de todos sin discriminación, pero por otro lado, si se cometen pecados mortales o graves, entonces se los excluye de la vida eterna si no se arrepienten.

      ¿Incluir a todos y de otro lado, excluir de la vida eterna a otros? No es posible, al final todos nos salvamos, y por lo tanto, no existe el pecado mortal, el infierno y el demonio, ni evidentemente, la necesidad de la confesión.

      Al final, el amor fraterno se aplica a todo en todos:

      ...por el amor integramos creencias no cristianas, algunas peligrosas, dentro del catolicismo: zen, yoga, eneagrama, tantra, feng-shui, holística...

      ...por el amor no hablamos más del pecado mortal, el demonio, el infierno y la confesión, porque estos males van contra el amor divino universal.

      ...por el amor, modificamos la misa y los sacramentos y los administramos a todos, aún a los inidóneos, porque esto es amor.

      Eliminar
    5. Un rollazo impresionante y fuera de tema. Por cierto, quién es FI?

      Eliminar
  2. Demos gracias a Dios por estas manifestaciones religiosas, que son una catequesis de la Pasión de Nuestro Señor. En algunas de ella ha estado presente nuestro Cardenal, es una pregunta inocente.

    ResponderEliminar
  3. Creo que también es importante destacar el Vía Crucis que salió de la Basílica de la Purísima Concepción y que recorrió calles del eixample Barcelonés tan importantes como la c/Aragón, una de las principales arterias de tráfico de la ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, fue precioso. Yo iría más allá, recordando que los Via Crucis con cuerpo de portantes se están recuperando, que sale un cuerpo nuevo cada dos años (más o menos) y que la devoción con que se llevan ahora es sobrecogedora. Por cierto, que nunca faltan fieles en estas celebraciones, es algo muy atractivo. Parte de los que están en ellos "pasaban" por allí, sin saber que iba a haberlo, pero al encontrárselo en su camino, se quedan para seguirlo. Es una muestra de cómo los fieles quieren seguir la Pasión. Además, es una tradición muy arraigada de Cataluña y muy propia, habiendo cuerpos de portantes que tienen más de cuatrocientos años, como el de Sabadell.

      Eliminar
  4. Iglesias abiertas y luz en los confesionarios, oración. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Para el que pregunta "inocentemente" si nuestro Cardenal estuvo en alguna procesión: estuvo el Jueves Santo por la noche en la Processó del Silenci que desde hace más de 300 años recorre las calles del Dalt de la Vila de Badalona. Y por cierto, iba con sotana y solideo rojo y rezando el rosario detrás del Sant Crist.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su información, me quedo mucho más tranquilo.

      Eliminar
  6. En Mataró ya hace años que tenemos procesiones. La ciudad vive la Semana Santa por mucho que se empeñaran (y todavía se empeñen) los de siempre en que no. Y hay que decir que, al principio, el clero diocesano llegó hasta el intento de boicot. Afortunadamente, ya pasó aquel tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Se ha otorgado la medalla de oro de la Generalitat al arzobispo de Barcelona y cardenal Lluís Martínez-Sistach. Los dos motivos que ha explicado Homs son por el papel que tuvo en la visita del Papa Benedicto XVI en noviembre de 2010 a Barcelona, y por su liderazgo de la Iglesia Católica en Cataluña en la lucha contra la pobreza, a través de Cáritas.
    Que unos abortistas, anticatolicos (ver TV3 es suficiente) despìlfaradores del dinero para el hambre le den una medallita indica que es un cardenalito progre y esacasamente cristiano. Que recemos mucho para la salvacionde su alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "esacasamente cristiano" Será escasamente. Pero, quién es usted para acusar tan superficialmente? No será usted el "escaso" de tantas cosas importantes?

      Eliminar
    2. Es Presidente del Patronato del Hospital de Sant Pau, donde se realizan abiertamente ABORTOS, se regalan las píldoras abortivas, ligamientos de trompas y desviaciones de los canales seminales del hombre.
      En otros hospitales donde él tiene representación se hace lo mismo. No denuncia ests hechos ni los proclama siempre en las ocasiones que pueda, sino se calla y otorga. Como dice el Papa Francisco NO PODEMOS CALLAR en denunciar las estructuras del pecado frente a quien sea. Ël no lo hace, por esto es escasamente cristiano.
      Perdón por mi duplicidad gramatica

      Eliminar
    3. La duplicidad no tiene importancia y no debe pedir perdón por ello. Faltar el respeto al Sr. cardenal ya es más grave. Cardenalito progre... No será usted el pobre?

      Eliminar
  8. Estuve el Viernes Santo en las procesiones. Espectacular la cantidad de gente congregada. Me ha sorprendido que en el artículo no se nombre al discurso que hizo el Sr Cardenal ante el encuentro de las procesiones ante la catedral: fantástico! Y muy adaptado al público mayoritario en la procesión.
    También quería destacar que justo antes de llegar las procesiones se hizo un Via Crucis en la plaza de la Catedral presidido por el Sr Cardenal y el obispo auxiliar que tmb se merece reconocimiento por el trabajo bien hecho.
    Saludos,
    Feligrés de Barcelona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para aquellos que (por el motivo que sea) no podáis ir a este Via Crucis de la Catedral en Viernes Santo, todos los viernes de Cuaresma se celebra uno por dentro de la Catedral, nada más acabar la Misa de 7'00 de la tarde. Llevan siempre la cruz los portantes.
      Y domingos de Cuaresma, en la Parroquia de la Medalla Milagrosa y en San Juan María Vianney, por la tarde.

      Eliminar
    2. Los germinantes que tienen tantas antenas no debieron enterarse de la presencia del Cardenal en algunas procesiones.

      Eliminar