jueves, 4 de abril de 2013

La Escuela Pía y las puertas

Domingo de Ramos. Iglesia de Santa Anna de los padres escolapios en la céntrica plaza de Santa Anna de Mataró. Misa de 11 de la mañana. Bendición de “palmes i palmons” (ramos) en el patio de la escuela. Patio repleto de familias, muchas pertenecientes a una comunidad escolar que a día de hoy reune a más de 2.000 alumnos. Escuela Pía de Mataró, 1737, primer centro escolar de la ciudad. 275 años de presencia en la población. Miles de alumnos, miles de antiguos alumnos. Localización inmejorable, al final de la céntrica calle de la Riera, inicio de la Rambla y en medio de la plaza Santa Anna. El “rovell de l’ou” (el centro del centro). 

Finalizada la bendición en el patio escolar se inicia la procesión hacia el interior de la iglesia. Inicio de la Misa. Ni un palmón entra. La Misa prosigue y en toda la nave y laterales, con un poco más del 50% de los bancos ocupados, una sola niña sostiene una palma, de aquellas trenadas tan bonitas. El resto gente de la tercera edad en su inmensa mayoría. La comunidad de religiosos escolapios lo es al 100%. 275 años de historia, varios de familias de exalumnos, unos 2.000 alumnos actuales, y una sola niña con una palma en todo el sagrado de Santa Anna de Mataró. I que en farem dels palmons (“Y qué haremos de los palmones?”)

Viernes Santo. 11 de la noche. Las calles del centro repletas de gente para seguir la procesión de Semana Santa. Una procesión restaurada a finales de los años de los ochenta con la oposición del Consejo Arciprestal de Mataró. Tristes y grises personajes del progresismo eclesial local “remenaven les cireres” (mandaban) en su seno por aquel entonces. Bajaron del burro (la autorizaron) cuando fueron desautorizados por los hechos. Pero en sus convicciones no la soportan (y si pudieran…). Mientras, unas 40.000 personas llenan cada año las calles de la ciudad para ver “els misteris” (los pasos) en una mezcla muy creativa de procesión tradicional catalana austera, devota y silenciosa y impronta andaluza de algarabía, hermandad cofrade y juventud procedentes de los hijos de los hijos de la inmigración. La Cataluña normal. Ni la que refleja TV3 ni la que refleja Intereconomia. La Cataluña obviada por muchos sacerdotes en sus imaginarios teóricos.

Martes de Gloria. 8:30 de la mañana. Las puertas de la iglesia de Santa Anna, como cada día laborable -sábados incluidos-, se cierran.  Hay prisa. Hasta una hora antes a Misa de “2/4 de 8 del vespre” (7:30 de la tarde) permanecerán todo el día cerradas a cal y canto. La Iglesia más céntrica de la ciudad, anexa a un centro escolar con más de 2.000 alumnos y más de 100 profesores asalariados, cerrada durante todo el día. No hay quien la custodie. O no hay nadie que se haya preocupado por ello.

 «Dejen las puertas abiertas de las iglesias , así la gente entra, y dejen una luz encendida en el confesionario para señalar su presencia y verán que la fila se formará» (Papa Francisco, 29 de marzo de 2013).

Antiguo Alumno

26 comentarios:

  1. Los escolapios es una Congregación en vías de rápida extinción, ellos mismos se han hecho el "Hara Kiri" hace años. Asistir a una misa de ellos es mejor no hacerlo porque o es nula o incumplen todas las normas litúrgicas.

    Lo que les queda en Cataluña es un gran patrimonio inmobiliario, no les queda nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quina capacitat té la gent per jutjar els altres!

      Eliminar
  2. M´encanta l´esola Pia. M´encantava quan era alumne i em segueix encantant. Ha estat i està propera a l´evangeli de Jesús, senzilla, afable, entranyable, acollidora... Moltes gràcies a tots! Seguiu així!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sencilla i acollidora? O rica i classista? Afable? O autoritària amb els alumnes?

      Conec massa bé aquestes escoles clàssiques de les congregacions clàssiques. Bones acadèmicament, nul·les evangèlicament. Que si Escola Pia, que si Jesuïtes, que si Maristes, Salesians, La Salle...

      Eliminar
    2. Habló Blas, punto redondo! Cuánto sabe el anónimo de las 13.33.

      Eliminar
    3. Estoy con anónimo 13,33. El Evangelio brilla por su ausencia. Están todas cortadas con el mismo patrón. escuelas para pobres y otras para ricos.

      Eliminar
    4. Pues ale, a meterse dentro y a cambiarlas! Que es eso de criticar. Arrimad el hombro, hombres de poca fe!

      Eliminar
  3. Estas congregaciones son enormes y formidables cascarones vacios, carne de desamortización...¿para qué quieren tantos recursos y patrimonios? ¿A qué Señor sirven? El Evangelio ya advierte que no se puede servir a dos señores al mismo tiempo.

    Prefiero mil veces una escuela laica, tipo AULA, a una falsamente católica como las pertenecientes a estas congregaciones. Estas congregaciones que ahora han corrido a apropiarse de la figura del Papa Francisco, jesuita de recta doctrina que fuera marginado de la Compañía de Arrupe y cía.

    O la regeneración o la muerte. Y para regenerarse no hace falta que se estrujen demasiado los sesos ni busquen a fuera, porque lo que tienen que hacer es volver a sus origenes, a sus santos fundadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va! Están llenas de vida, de ilusión, de ganas de aprender, de optimismo. Nada de regenarse y morir! Sus gritos, sus cantos,.. todo nos permite alabar al Señor! No seas tan pesimista! Regenérate tú!

      Eliminar
  4. Soy el primer comentarista, y respondo a algunos que les ha molestado mi comentario.

    En primer lugar sois vosotros los que os habéis juzgado con vuestros actos. Y sois vosotros los que con vuestros nacionalismos rancios habéis contribuído al vacío de jóvenes en la Iglesia. Vuestras parroquias se están vaciando porque no hay relevo de fieles, porque los que tenéis se están muriendo y nadie los sustituye. En vuestros casales dáis más énfasis a vuestro salón de actos que las miserables capillitas que tenéis en ellos. Siempre con la obsesión de la sencillez, la pobreza y austeridad del Evangelio, según vosotros, pero por otro lado no hay freno para otros gastos. Es el tema de siempre poner de pantalla a los pobres, como hizo Judas, cuando la pecadora derramó sobre Jesús el perfume más caro. Sabréis la respuesta de Jesús a Judas, no la quiero repetir.

    En vuestros colegios vuestros profesores de religión dan prioridad a la enseñanza de nacionalismo catalán inculcando suavemente el antiespañolismo, muchas veces con argumentos falsos, a explicar la doctrina del Magisterio de la Iglesia. Lo digo, porque lo he vivido en la carne. con estos procedimientos tenemos los ejemplos de Canadá, donde el Quebec era un territorio de gran fervor religioso y donde salían muchas vocaciones religiosas, ahora es un desierto. El País Vasco, algo muy parecido y que ha contagiado a la católica Navarra.

    Vuestra espiritualidad actual es protestante, despreciáis la liturgia que pide la Iglesia y os formáis la vuestra propia, cayendo en la gravedad de oficiar misas nulas ciertos sacerdotes vuestros, como cambiar las palabras de la consagración.

    No sois los únicos, las congregaciones religiosas hace tiempo que estáis en retroceso y en crisis, habéis perdido la calle y la credibilidad de los fieles. Y ejemplos y testimonios podría dar muchos, incluso de esta mañana. Os habéis querido meter en el mundo y no habéis sabido estar en él, os olvidáis que sois religiosos, antes que sacerdotes. Sólo os queda el patrimonio inmobiliario, que es muy rico.

    Yo lo siento mucho expresarme de esta manera, pero me duelen estas actitudes que nada tienen que ver con la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El resumen del primer comentarista, a mi entender:

      Hay algunos obispos, cardenales, sacerdotes, religiosos y teólogos católicos importantes que niegan verdades fundamentales de la fe, lo cual va generando situaciones que se reflejan en la corrupción de vida.

      Porque donde hay negación de la fe, entonces una de las consecuencias es la inmoralidad de las costumbres, también entre clérigos y laicos, como se ha visto recientemente.

      Las conductas contrarias a la fe y moral tiene como efecto, entre otros, en la falta de bendición de Dios entre las comunidades de fe, tanto por lo que hace en las vocaciones como en los practicantes (asistencia a misa y celebraciones).

      Y es muy extraño que, viendo las consecuencias durante este tiempo de la paciencia de Dios, casi cincuenta años, no hayan adoptado el remedio: convertirse y creer.

      Y es congruente también que abran la iglesia sólo durante el tiempo de la celebración de la misa, la cual, además, de desarrolla con abusos, irregularidades, omisiones (falta de confesiones) y graves faltas en los momentos de la consagración y comunión.

      Todo es congruente, excepto la ceguera en los efectos.

      Eliminar
  5. Otro antiguo alumno5 de abril de 2013, 15:08

    Quizás para entender el contexto de la noticia proporcionada por este antiguo alumno, sería interesante aportar la situación teológica en que ha nacido, en mi opinión.

    Todo tiene su origen en el año 1965 -aunque existen precedentes anteriores al mismo- cuando se clausuró el Concilio Vaticano II.

    A partir de este momento histórico, se desarrolló un caos litúrgico y teológico en todas las órdenes religiosas y diócesis que perdura aún a día de hoy.

    La primera idea fue el rompimiento con toda la manera de hacer que se había desarrollado con anterioridad al Concilio. La segunda, consistió en trabajar [sacerdotalmente] lo menos posible. Y la tercera, en enseñar [religiosamente] lo mínimo posible; todo ello desde el punto de vista religioso y a mi juicio.

    La enseñanza mínima consistió en explicar dos ideas fundamentales: que Cristo nos ama, y que estamos salvados.

    El error se contiene en el "estamos salvados", de esta forma absoluta e incondicional, que en mi criterio, ha sido el fundamento de la desaparíción de los conceptos de pecado (original y mortal), ética y moral, confesión, condenación, infierno, demonio, posesión, tentación, conversión y arrepentimiento.

    Si Dios nos ama y no nos quiere el mal, y menos el mal eterno, luego por lo tanto, no hay condenación eterna. Hagamos lo que hagamos, siempre nos salvamos: ya no sirve ir a misa, ni rezar, ni confesarse, ni convertirse, ni arrepentirse. Podemos hacer lo que queramos, y lo primero que se hace, es salir de la Iglesia, porque carece de sentido.

    De ahí el abandono casi total de la liturgia, sacramentos, mandamientos y doctrina moral, ¿para qué sirven, si ya estamos redimidos por Cristo y corredimidos por los otros cristos por participación (pobres, sufrientes, necesitados, oprimidos)?

    Y todo ello es perfectamente compatible con un carácter afectuoso y que tengan preocupación educativa y sensibilidad social. Faltaría más.

    ResponderEliminar
  6. Solo un apunte, como vicepresidente de la Asociación de Padres de Alumnos y ex-alumno del colegio La Inmaculada de los hermanos Maristas, pedí a su director que cada día a la 12 del mediodía, sonara por los altavoces de los patios una voz que dijera,"Se recuerda a los alumnos católicos que es la hora del Ángelus" Su respuesta me dejo sin habla: NO, no lo entenderían, ni sabrían que hacer. Como padre mi respuesta fue llevar a mis hijos a otro colegio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en el otro colegio, rezan el Angelus?

      Eliminar
    2. En qué siglo nació Sr. Quim?
      Ha encontrado una escuela con angelus incluído?

      Eliminar
    3. Dónde van ahora sus hijos?

      Eliminar
    4. Ahora, Sr. Quim, como que estamos en tiempo pascual deberán rezar el Regina celi.

      Eliminar
  7. Al hilo de este último comentario del Sr. Anónimo de las 20,40 "O renovarse o morir!", quisiera aportar mi pensamiento al respecto.

    ¿Quién tiene que renovarse?, creo que somos nosotros, La Iglesia tiene su moral, litúrgia, doctrina, no basada en el Concilio Vaticano II, sinó en diez mandamientos, la Bíblia y el Magisterio desde los tiempos apostólicos hasta nuestros días y perdura a pesar de todas las persecucions, pecados propios de nuestra condición humana, etc, durante dos mil años y la promesa de Jesucristo "que estarà con nosotros hasta el fin del mundo".

    Por ello, o nos renovamos, limpiando nuestra alma a través del Sacramento de la Reconciliación, para sentirnos perdonados y amados por Dios y la alimentamos con su Cuerpo y su Sangre en el Sacramento de la Eucaristia, o desde luego morimos a la gracia de Dios.

    En cuanto al articulo de hoy de un Antiguo Alumno, ya sabemos por los Evangelio que Jesús tuvo una entrada triunfal el Domingo de Ramos y el Viernes Santo gritaban, crucifícale!, crucifícale!, sinó eran los mismos, si eran igualmente persones que en aquellos días estaban en Jerusalen. Creo que todos estos centros al estar concertados e intervenir personas en los Consejos Escolares, que la Religión les importa poco o nada, los religiosos, si los hay, como tales, no secularizados, se dejan dominar por el ambiente del "todo vale", con lo cual, la escuela pierde su condición de catòlica en la pràctica y solo queda el nombre. El resultado, pues tristemente ya lo vemos, ausencia de jóvenes en la majoria de nuestras Parroquias, porque no se ha sabido transmitir la Verdad del Evangelio y el amor que Dios nos tiene y que pacientemente nos sigue llamando y esperando.

    ResponderEliminar
  8. Yo Quim me eduqué en La Salle, Qué diferencia a la actual!. Respecto al colegio que tú mencionas, un antiguo alumno me dijo que a la Virgen la habían retirado de su lugar en la Iglesia. Y eso de que no entenderían lo del Angelus , es porque no lo quieren explicar. El Angelus es acordarse que estamos ante la presencia de Dios durante la jornada de trabajo.

    Que yo sepa el superior general de los maristas, se presentó ante el Papa vestido de laico, él es catalán y a la provincia de Cataluña la separó de España y la puso en la de Francia.

    Hay fotos en que sale él a la cabeza en procesión con una reliquia de su Fundador, seguido de hermanos suyos, él, y la mayoría iban vestidos con tejanos, a estilo camionero.

    Dios mío!!!, ven y arreglálo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Dios mío, ven y arréglago." A quién tendrá que arreglar el buen Dios. Primero a todos vosotros criticones, que sois unos criticones y no aportáis nada. Qué bien os está adoctrinando la germinancia.Criticar, criticar, criticar... Negativos, negativos, negativos...

      Eliminar
    2. Si no hay crítica ¿cómo va a saber nadie que lo está haciendo mal? ¿O qué está haciendo mal? Porque la mayoría de los que se quejan de que no se aporta nada, lo hacen porque los que les señalan les hacen bajar de la nube en la que les gusta vivir. Por otra parte, debo confesar que yo soy pesimista al respecto. No estoy seguro que, al punto al que se ha llegado, se pueda hacer algo para remediarlo.

      PD: lo dice alguien que, a diferencia de otros, no se hace llamar "Anónimo".

      Eliminar
  9. Una amiga que había matriculado a su hija en un colegio de escolapios me comentaba que durante ese tiempo -Bachillerato y COU-la formación religiosa que había recibido su hija -exceptuadas las preceptivas y hasta "heréticas" clases de religión- había sido completamente nula. ¿Confesión, dirección espiritual, ejercicios, oración?. Eso ni se conoce en estos colegios.
    Tan sólo en una ocasión un fraile le había explicado las razones por las que se había hecho religioso.
    Gravísima dejación la de los colegios dirigidos por religiosos a cuyos responsables Dios juzgará muy duramente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las clases de Religión no son ni confesiones, ni dirección espiritual, ni ejercicios... A eso se le llama catequesis. las clases de Religión son de formación religiosa.
      "Heréticas" Mare meva...

      Eliminar
  10. ¿Que no aportamos nada...?. Lo que denunciamos son las graves irregularidades con la que enseñáis religión, muchas veces de dudosa ortodoxia, vuestra forma de comportaros ante el mundo. El llevarlo todo a la relatividad, a esa dictadura que con tanta soberbia sostenéis.

    Al buen Dios algún día tendréis que dar cuentas.

    ResponderEliminar