domingo, 21 de abril de 2013

Con los jóvenes: por su fe, por su apostolado, por su vida…

He encontrado en esta vida muchas personas, entre ellas muchos sacerdotes y obispos, que creen que la tradición es una cosa del pasado, de un pasado que hay que estudiar y conocer sí, pero que constituye como un conjunto de reliquias de un pasado que ya no existe, y al que no se puede ni debe retornar nunca. Muchos de ellos, personas inteligentes y cultas, abogan por venerar con gratitud esos restos de antaño, pero relegado y conservado en un museo al que pocos excéntricos visitan. Ignoran el fecundo poder de la tradición. Piensan, por sus propios esquemas mentales, que esta representa un rechazo, un desprecio o constituye un obstáculo hacia el futuro. Y consideran a los que con todas nuestras fuerzas e ingenio trabajamos por el retorno a la tradición, rezagados frente al presente. Incluso juzgan que nuestro empeño es una forma de evadirnos de la realidad. Somos reaccionarios que impiden el progreso. ¡Y como andan de equivocados!

Vivir la tradición de la Iglesia es caminar hacia delante, desplegando un camino continuo a ritmo tranquilo y a la vez vivaz, según las leyes de la vida. Y eso lo comprenden y lo captan los jóvenes de hoy en día.

En la experiencia de la tradición, la juventud, iluminada y guiada por la experiencia de los santos en la multisecular historia de la Iglesia a nosotros legada, camina hacia adelante a paso más seguro, y nosotros los sacerdotes, transmitimos y esperamos entregar confiados el arado a manos más vigorosas que prosigan cavando el surco empezado. Sin empresas temerarias sin saltos al vacío. No somos nostálgicos no somos temerarios.

No somos tampoco arqueologistas: no se trata de retroceder hacia formas y estilos de vida anacrónicos. Se trata de avanzar sin fracturar lo recibido. Ha sido Benedicto XVI quien nos ha dado la clave de lectura para interpretar bien lo que nuestra generación ha vivido en la Iglesia en estos últimos cuarenta o cincuenta años: hermenéutica de la continuidad, acuñó el Papa.

Jóvenes de San José en la Marcha de la Fe (Noviembre 2012)
La Iglesia toda ella, su teología, su liturgia, su vida, que crece y se desarrolla, pero permaneciendo siempre la misma. Evitando los dos peligros: tanto el querer volver hacia atrás como si todos estos siglos fueran un paréntesis en la historia de la Iglesia a olvidar, como el querer romper con todo el pasado para construir un nuevo edificio, una nueva Iglesia. Y ambos convergen en una sed de innovaciones.

Cargarse el latín, la liturgia, el gregoriano, la polifonía clásica, la arquitectura sagrada, el arte, los signos, los símbolos, la manera de vestir, de vivir, de estar, ha sido un gran error. Pretender con ello la participación activa de los fieles, un gran camelo.

Las generaciones actuales desean oír hablar de Dios, y desean además que alguien les diga que ellos no son carcinoma, un grupúsculo de células que prolifera de manera autónoma, surgido de manera anómala en el organismo de la sociedad moderna. No son una estrafalaria anécdota surgida al margen de la pretendida “saludable secularización” de los tiempos modernos.

Anhelan que alguien les diga que ellos son, como jóvenes católicos, las flores y los frutos de las raíces multiseculares de la Iglesia, organismo vivo y fecundo. Que sientan el orgullo de sentirse los herederos de los santos del pasado. De sentirse el cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

Capella dels Dolors de Mataró
La Misa cantada, celebrada según la forma extraordinaria, esta tarde de domingo en la barroquísima Capella dels Dolors de la Basílica de Santa María de Mataró, bajo el lema “Mn. Jordi: ayúdanos a vivir la Fe de la Iglesia”, recordando a Mn. Moya, en su sufragio y homenaje, organizada por los Jóvenes de San José, es la plasmación de todos estos principios. Después de 50 años privada de culto litúrgico, la obra maestra de Viladomat lució sus mejores galas, para celebrar el sacrificio eucarístico. Jóvenes, muchos jóvenes, muy jóvenes. Todo lo antiguo impregnado de juventud, oliendo a juventud: el gregoriano, la polifonía de Vilaseca, los motetes clásicos, los cantos de Otaño, las confesiones previas, las fervorosas comuniones, los ojos negados en lagrimas, las voces quebradas por la emoción: todo Amor a Dios y a la Iglesia.

Hasta lo arduo, por ellos y con ellos, parece fácil.

Prudentius de Bárcino

12 comentarios:

  1. Interesante arículo de Prudentius de Bárcino acerda del homenaje a Mn. Jordi Moya. en el mismo dice: "Y consideran a los que con todas nuestras fuerzas e ingenio trabajamos por el retorno a la tradición, rezagados frente al presente. Incluso juzgan que nuestro empeño es una forma de evadirnos de la realidad. Somos reaccionarios que impiden el progreso. ¡Y como andan de equivocados!

    Y cuanta razón tiene: "Se puede ser moderno y fiel al Evangelio" dijo el Beato Juan Pablo II en Cuatro Vientos en Mayo de 2003.

    Es más, yo creo que entre católicos auténticos, o sea que viven la misma Fe, no hay conflictos generacioneales.

    ResponderEliminar
  2. "Se puede ser moderno y fiel al Evangelio"

    Depende de lo que se entienda por ser moderno... Y, por cierto, ¿no fue Juan Pablo II quien mantuvo durante años como ceremoniero pontificio al "bugniniano" Piero Marini?

    El artículo de Prudentius de Barcino está muy bien. Es una lástima que, al ser la Iglesia una gerontocracia, los señores cardenales nos hayan regalado un pontificado que en las formas no valora las tradiciones; lo contrario de lo que desearíamos los católicos más jóvenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿o sea el papa ha de ser a tu gusto no? y no digas los jovenes, di a ti te gustaria asi, por favor no generalices y ten mas sentido sobrenatural, enterate bien de lo que es la Iglesia amigo

      Eliminar
    2. En todo caso, es Prudentius de Barcino el que generaliza: "Vivir la tradición de la Iglesia es caminar hacia delante, desplegando un camino continuo a ritmo tranquilo y a la vez vivaz, según las leyes de la vida. Y eso lo comprenden y lo captan los jóvenes de hoy en día".

      Eliminar
    3. ¿No fue Juan Pablo II quien mantuvo durante años como ceremoniero pontificio al "bugniniano" Piero Marini?

      La respuesta es sí. Benedicto XVI cambió a Marini el malo el 2007 (Marini el malo fue nombrado el 1987, su predecesor fue John Magee) por Guido Marini o Marini el bueno. (mera maliciosa coincidencia).
      en.wikipedia.org/wiki/Annibale_Bugnini


      Ceremonieros vaticanos:

      Annibale Bugnini: aquel-que-no-se-puede-nombrar; el lado oscuro de la liturgia
      en.wikipedia.org/wiki/Annibale_Bugnini

      Virgilio Noé: "Cuando Pablo VI habló del humo de Satanás se refería a los abusos litúrgicos"
      en.wikipedia.org/wiki/Virgilio_No%C3%A8

      John Magee:
      en.wikipedia.org/wiki/John_Magee_%28bishop%29: el feo (involucrado en temas de abusos)

      Piero Marini:
      es.wikipedia.org/wiki/Piero_Marini: el malo

      Guido Marini:
      es.wikipedia.org/wiki/Guido_Marini: el bueno

      Eliminar
  3. "Somos reaccionarios que impiden el progreso."

    El caso jesuita como ejemplo de extinción por asunción del progresismo: el bloqueo de vocaciones y la yayificación.

    www.libertaddigital.com/opinion/pedro-fernandez-barbadillo/los-jesuitas-una-orden-de-ancianos-68201/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los jesuitas les pone descender y descender, y cada vez van a contar con menos efectivos para la "frontera":

      A juicio del provincial de la Compañía en España, Isidro González Modroño, «estamos sufriendo un descenso que continuará, de modo progresivo, hasta estabilizarnos, dentro de 10 ó 15 años, en unos 900 jesuitas en España». En la actualidad, los miembros de la Compañía en nuestro país suman 1.747, con lo que el descenso dejaría a los jesuitas españoles con la mitad de efectivos.

      Para González Modroño, dicha disminución se debe «al nuevo balance en la Iglesia, donde los laicos cada vez son más importantes, y los religiosos debemos asumir nuestra especificidad. No es malo que descendamos si logramos realizar nuestro papel». (ABC, 2/8/03)

      Según los últimos datos del 4º trimestre del 2010, los jesuitas supervivientes son 1.339:

      ARAGÓN (172), BÉTICA (198), CASTILLA (565), LOYOLA (236), TARRACONENSE (168)

      www.jesuitas.es/index.php?option=com_content&view=article&id=149&Itemid=107

      Como se ve que les gusta ser menos, he aquí la justificación de la integración de todas las provincias jesuíticas españolas:

      "La Compañía de Jesús en España ha iniciado un proceso de integración de las cinco Provincias que la forman (Aragón, Bética, Castilla, Loyola y Tarraconense) [Con los que quedan, es suficiente una sóla dirección]

      Para realizar mejor nuestra misión la futura Provincia se va a organizar en Sectores Apostólicos y en Plataformas Apostólicas.

      Los Sectores Apostólicos coordinan la misión de toda España, en los diversos campos de apostolado: Formación, Apostolado Social, Educación, Educación Universitaria y Pastoral. [Como los sindicatos: la sectorial del metal, del carbón...]

      Las Plataformas Apostólicas agrupan, cada una de ellas, las obras, instituciones, grupos y comunidades que trabajan en una zona geográfica determinada. [Es decir, las 5 provincias fusionadas por falta de jesuitas resurgen en plataformas]

      Se busca con todo ello compartir, coordinar y focalizar nuestros esfuerzos en el trabajo común que realizamos, con otros colaboradores: laicos, religiosas, etc., para compartir la misión, de manera que se vaya haciendo un trabajo en equipo y una planificación conjunta." [Traducido: somos menos, nos gusta ser menos para repartir más, y delegamos el trabajo pesado a los laicos y religiosos, por eso de la participación de los laicos].

      Eliminar
  4. Uno de los contrastes de la ceremonía de ayer, mencionado en el texto, es curiosamente la juventud de los asistentes, totalmente al revés que en una celebración "normal".
    No es cuestión de estadística, pero el templo lleno y en un 80% jóvenes de edad, y un 100% de espíritu.
    Esperemos que estos hechos hagan fructificar nuestros espíritus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es sencillamente una parte de la juventud moderna que sigue el Evangelio a través del Magisterio de la Iglesia y los medios de comunicación ignorándolo, como si toda la Iglesia se resumiera en el nacional progresismo catalán.

      Es en esa juventud, donde podemos confiar en una sociedad más justa y una Iglesia, que fundada por Jesucristo, seguirá guiada por el Espíritu Santo.

      Eliminar
  5. Disculpe, está contrastado el dato de estar cerrada al culto esta capilla durante 50 años, desde 1963??

    ResponderEliminar
  6. UNA ECCLESIA HECHA AL TIEMPO Y AL MUNDO, muy al contrario de lo que bien claro dijo y proclamó San Pablo.... pero es otro el que lleva a esos rampantes eclesiales de hoy, ADEMAS DE LOS PILATOS, QUE MANDAN.

    ResponderEliminar
  7. Los religiosos, en general están en receso continuo, tal vez su época se está acabando. Y se está iniciando la época o era de los laicos; algo que muchísimos religiosos no acaban de digerir; pero es que ellos mismos se han hecho el "Hari-kiri", y parece que no se han dado cuenta. Hace tiempo que olvidaron el carisma de sus fundadores Hay congregaciones religiosas históricas que ya han iniciado su extinción. El final es que el último apague la luz. Eso sí, dejan solamente un patrimonio inmobiliario en las grandes ciudades de muchísimo valor ¿Quién se hará cargo de todo ello...?. pues dentro de pocos años lo sabremos.

    ResponderEliminar