martes, 12 de marzo de 2013

Madrid 211 - Barcelona 22

Turull brindando por su fabuloso número de seminaristas
No se trata de un partido de basket entre un equipo de la NBA y uno de tercera división, son las estadísticas de seminaristas de las archidiócesis de Madrid y de Barcelona. Es justo decir que de esos 211 seminaristas que estudian en los seminarios de Madrid hay 136 en el Seminario Diocesano y 75 en el Redemptoris Mater, pero al fin y al cabo son jóvenes madrileños que quieren ser sacerdotes y están en un Seminario. La diferencia es tan abrumadora y tan vergonzosa para Barcelona, que intentar encontrar una explicación de porqué n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach mantiene al Rvdo. Josep Maria Turull como rector del Seminario es tarea imposible, a no ser que el único motivo es que a nuestro cardenal le importe muy poco los números de su Seminario (y por tanto el futuro de la diócesis) y sólo le importe no romper el pacto con el clero progresista (la "pax sistachiana") que incluía tener al niño mimado (puer haeres) en tan alto cargo diocesano.

Además esos paupérrimos 22 seminaristas están engordados, en ellos se encuentran el grupo de seminaristas ucranianos (Iglesia católica que admite el celibato opcional) que el Rvdo. Turull junto al cardenal fueron a buscar a aquellas tierras del este europeo con tal de maquillar sus números, pero ni por esas. También hay "teóricos" seminaristas que no son más que posibles candidatos a entrar al Seminario, a algunos de los cuales nunca les han visto poner los pies en el edificio de la Calle Diputación. La verdad es que los ucranianos han salido muy bien, son dóciles y obedientes y sobre todo aprenden rápido el catalán (prioridad absoluta del actual equipo del Seminario), en cambio los seminaristas de origen latinoamericano muchas veces son rechazados por no tener capacidad de arraigo a la diócesis, eufemismo que quiere decir que consideran que en una diócesis en que todo el mundo sabe hablar el castellano, ya tienen suficiente con ese idioma.

Me imagino a los cardenales en el cónclave de Roma mirando los datos de sus colegas para dilucidar su voto y viendo que en el número de seminaristas de una de las mayores diócesis del mundo sólo aparecen 22 seminaristas. Lo primero que deben pensar es que ha habido un error tipográfico y que se ha caído el uno o el dos de delante. Pero cuando hayan comprobado que esos números son reales se preguntarán ¿cómo es posible?.  Porque los números de seminaristas de Barcelona están a años luz de las grandes diócesis del mundo, pero también por debajo de muchas diócesis con mucho menos peso que Barcelona aunque con una cierta categorìa (Valencia, Sevilla, Santiago, Toledo, Zaragoza...) e incluso con diócesis de las consideradas menores (Cartagena, Orihuela, Córdoba...)

Que nadie se piense que esos datos son irreconducibles, recuerdo que en los años 80, el número de los seminaristas de Barcelona estaba en la treintena y en cambio en los años de Don Ricardo se llegó al centenar. Simplemente hay que hacer bien las cosas y poner a un rector y equipo de formadores que sea fiel a la doctrina de la Iglesia y que de confianza a los movimientos eclesiales y parroquias "germinantes" que más vocaciones aportan.

Mn. Josep Anton Arenas
Voy a poner dos ejemplos de que este cambio es posible y que he experimentado en estos últimos días. Hace poco visité al párroco de una de las iglesias con más vitalidad y más jóvenes de nuestra diócesis, me presentó a dos chicos y me dijo que querían ser sacerdotes, cuando le pregunté cuando iban a entrar en el Seminario, me dijo que cuando se produjera el relevo episcopal y del Seminario, extrañado le dije que quizá estuvieran perdiendo unos fabulosos años de ministerio sacerdotal con esa espera, pero él me respondió diciendo: "prefiero que pierdan ese tiempo que no enviarlos al Seminario y que Mn. Arenas me los transforme y me los deje que no los conozca ni la madre que los concibió·". Para quien no lo sepa el octogenario sacerdote Josep Anton Arenas, es el Director espiritual del Seminario, principal encargado de inculcar los sentimientos nacionalistas y progresistas a los seminaristas.

También tuve la ocasión de ver a otro sacerdote barcelonés con muy buen trabajo entre los jóvenes, me confesó que dos de sus discípulos están estudiando para sacerdotes pero no en el Seminario de Barcelona, que los ha enviado fuera de la diócesis porque el actual Seminario barcelonés no le inspira confianza. Estamos hablando de 4 candidatos al sacerdocio y de sólo dos parroquias, el cambio es posible, pero sólo cuando finalice el pontificado de Sistach.

Antoninus Pius

13 comentarios:

  1. Indudablemente, no hay comparación posible entre el número de seminaristas de Madrid y Barcelona. Sin embargo, hay que tener en cuenta también que en San Dámaso estudian seminaristas de institutos seculares y que en el Seminario de Madrid ingresas candidatos de toda España, debido a la atracción que ejerce la Capital sobre el resto de la Nación.

    ResponderEliminar
  2. "Que nadie se piense que esos datos son irreconducibles, recuerdo que en los años 80, el número de los seminaristas de Barcelona estaba en la treintena y en cambio en los años de Don Ricardo se llegó al centenar. Simplemente hay que hacer bien las cosas y poner a un rector y equipo de formadores que sea fiel a la doctrina de la Iglesia y que de confianza a los movimientos eclesiales y parroquias "germinantes" que más vocaciones aportan."

    Ver algunos programas y temarios (o no-temarios) de ciertas asignaturas de la Facultad de Teología de Cataluña para darse cuenta de ello.

    http://www.teologia-catalunya.cat/n/estudis/index.php?id_pagina=20

    ResponderEliminar
  3. Pues a Centre Sacerdotal del carrer Rosselló que tiene el Opus Dei. Conozco un joven que fue lo mandaron a Tortosa, cuando era obispo Ricard Carles, y ahora es un ejemplar sacerdote en Archena.

    ResponderEliminar
  4. Al margen de que la Iglesia en Cataluña está excesivamente politizada y tiene claros tintes independentistas, circunstancia que condiciona a los seminaristas a tener que definir posturas que fomentan confrontación y exclusión, para entender el desastre del Seminario de Barcelona basta con echar un vistazo a la cuenta de twitter @SeminariBcn . Como podréis observar la cuenta está creada el 15/02/2012, sólo ha publicado 3 tweets y el último es de 29/02/2012. No deja de ser un ejemplo más de apatía y falta de interés. Evidentemente, en los tiempos que corren, el Seminario debe estar donde está la juventud. No es lógico que, por ejemplo, el cardenal Sean O'Malley, Arzobispo de Boston, tenga presencia muy activa en twitter desde 15/10/2010 con más de 359 tweets y el Seminario de Barcelona, puerta de entrada de vocaciones, se muestre tan indiferente.

    Por otro lado, para fomentar nuevas vocaciones, sería conveniente desarrollar previamente actividades entre jóvenes orientadas al voluntariado. La mayoría de los voluntarios que habitualmente participan en las actividades organizadas por el Arzobispado de Barcelona, por ejemplo, las celebraciones que se realizan en la Sagrada Familia, rozan de media los 50 años y en muchas ocasiones no llegan a mínimos para cubrir el servicio que deben prestar. ¿Dónde están todos esos miles de jóvenes católicos que abarrotan institutos y universidades? ¿Qué labor hace el Seminario en institutos y universidades para fomentar vocaciones y orientar a los jóvenes que sienten "la llamada"?

    ResponderEliminar
  5. Don Ricardo coloco a un excelente rector del Seminario, pero al poco tiempo lo ceso, para que todo siguiera igual.

    En Barcelona se han perdido muchisimas vocaciones durante años, vocaciones surgidas del testimonio de muchos sacerdotes, y de la siembra en el corazón de la vocación por parte de Cristo.

    Lo que ha ocurrido que esos aspirantes a sacerdotes, llegaban con un corazón ardiente y grandes deseos de ser buenos y santos sacerdotes, y de seguir a Cristo de verdad, de servir a la Iglesia como ella quiere ser servida.

    Pero al llegar al Seminario Conciliar de Barcelona, se han encontrado con un rector y unos superiores que hacian de pared, de freno, si esa vocación no era según los esquemas y canones del tipo de sacerdote que ellos querian.

    Esto va desde la epoca de Mn. Ramon Prat hasta Mn. Turull, pasando por las escabachinas que realizo el hoy Obispo de Urgell.

    La culpa no es solo de ellos, sino de los Obispos que les nombraron y de las nulas directrices que dieron a esos superiores.

    Por tanto algunas (muchas) vocaciones salieron del seminario de Barcelona "quemados", se enamoraron y se olvidaron de su vocación al ministerio.

    Otras vocaciones tuvieron la suerte de tener parrocos que no dudaron de esa vocación y dieron la cara por ellos, y los mandaron a otras Diócesis de España, y hoy son excelentes y buenos sacerdotes.

    Mención a parte merece un sacerdote llamado Lluís Frigola de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz (Opus Dei), que estuvo trabajando muchos años en Barcelona, y descubrio muchas vocaciones sacerdotales y generosamente las llevo al Seminario de Barcelona, y cuando no se las aceptaban las presentaba a otros obispos españoles, para que dichas vocaciones no se perdieran.
    Dios estoy seguro se lo premiara con creces, por su trabajo en pro de las vocaciones al ministerio sacerdotal.

    De aquellos errores y sectarismo continuado de muchos años en el seminario de Barcelona, viene esta herencia que tenemos actualmente.

    Sera muy sintomático cuando haya un nuevo obispo en Barcelona, ver a quién nombra de rector del Seminario, y que equipo de superiores.

    ResponderEliminar
  6. Simplemente recordar que los Obispos tienen desde hace cientos de años una instrucción general para fomentar vocaciones, aquí no se aplica porque "los catalanes somos mas sabios". En el arzobispado de Barcelona es donde hay mas fuga de vocaciones, ya conté que en Benicassim me encontré este año un mossen recién ordenado de Barcelona, me comentó que se había ordenado con otro de misma procedencia,así sucede en muchas diócesis españolas, que importan sacerdotes de Jesucristo de Catalunya porque no desean ser publicistas de la estelada.

    ResponderEliminar
  7. Pues como les pongan a Vives, "sovrano", de arzobispo de Barcelona, apañados van ustedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que mal le hemos hecho, para desearnos ese castigo.
      Lo que no quieras para ti, tampoco lo quieras para otros hermanos en Cristo Jesús.

      Eliminar
  8. Lo de Vives en el S. Conciliar fue para alquilar sillaS.

    Al rector que puso Carles tuvo que sacarlo , mejor dicho lo hizo renunciar.

    Contento que se nombre a Mn. Lluís Frigola, fumador empedernido, gran sacerdote y bellisima persona llena de humanidad. Lo ultimo que sabía de el que estaba en Girona. Guardo un buen recuerdo de los campamentos que organizaba. Y también de Mn. Gómez Mir y sus "latinazos".

    ResponderEliminar
  9. Aqui el Sr Antoninus Pius, nos refleja una realidad, en la única cosa que discrepo es que los seminaristas del Redentoris Mater sean madrileños, máxime siendo un Seminario que ha surgido de una de las nuevas realidades eclesiales, sino que habrá de todas procedencias. Eso sin embargo no quita la importancia que tiene tener un buen Pastor al gobierno de la Diócesis. No se hoy día que tal va en vocaciones la Diócesis de Toledo, que en la época de "volem bisbes catalans", había vocaciones de habla catalana que iban a estudiar al Seminario de Toledo. No sería por tener las clases en catalán, pues lo entendían perfectamente, sino por la doctrina poco o nada ortodoxa. Eso diezmo nuestro Seminario. Aparte, al sacerdocio se lo está tratando como una profesión más, no como una autentica vocación de servicio a Dios y por Dios a los hermanos.

    Seguro que el plan de estudios que siguen, la Dirección Espiritusl y el dia a dia en el Seminario diocesano de Madrid debe ser muy distinto a de Barcelona.

    En resumen que a nosotros nos faltan sacerdotes, las colas en los confesionarios en los que hay sacerdote, brillan por su ausencis y las Parroquias y Capillas abiertas al culto, semivacías.

    ResponderEliminar
  10. Veo que Germinans va recuperando su buena forma. Hoy ya se habla de nuestro Cardenal, de Mn. Turull, del Seminario, de los curas nacionalistas...

    ResponderEliminar
  11. Ahora que tenemos Bergogliato universal, es posible que Turull acabe siendo obispo... para empezar.

    ResponderEliminar
  12. Creo que habéis olvidado comentar la situación GERMINANTE de Terrassa, pues no será oro todo lo que reluce no? analizar sus ordenaciones i donde están la mayoría de sacerdotes de la era JOSE ANGEL (no de los que venían de Barcelona)....algunos tienen mas cambios de parroquia que curas de 80 años, porque será? Podríamos mirar el seminario? No sé dice nada de germinas no? Comparáis Barcelona con Madrid, ellos tiene 4 auxiliares, el doble de población, son capital, y diocesanos no llegan al centenar, será porque en Madrid progresistas y germinan tes se unen para trabajar juntos, y los germinan tes no están molestando, increpando, insultando, difamando etc etc. ???? Que fácil es hablar detrás del pc no? Donde fueres haz lo que vieres, vosotros sois anónimos, yo también. Saludos, y que el nuevo papa conservador.... ay no, moderando-progresista os ayude... Os recuerdo que es el Espiritu Santo, no los progres ni carcas quien mandan. Y sed serios... el papa Francisco (lo de primero llegara con el segundo) espero que los conservadores no lo maten como Juan Pablo I por querer limpiar, o le acusen de inocente como a Juan XXIII o indefenso como Pablo VI, lo siento, no volverá un Juan Pablo II. Aunque.... el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, podéis tener esperanzas, de momento gozad de su beatificación (canonización tardará años) y regodearos en las épocas gloriosas del Cardenal Carles. Cuando deis el paso a la actualidad avisarnos.

    Que Dios nos coja confesados. (aun ser progre me confieso amenudo con los sistemas que manda la Iglesia; que no significan carcas aunque os lo queráis apropiar)

    ResponderEliminar