lunes, 11 de febrero de 2013

La ejemplar renuncia de Benedicto XVI

http://ocioseando.net/wp-content/uploads/2011/04/papa-benedicto-xvi.jpg
Cuando a eso de las doce del mediodía, me llamó Prudentius de Bárcino para comunicarme la noticia que acababa de hacerse pública, mi reacción fue de sorpresa y consternación. ¿Un papa renuncia? ¿El Papa renuncia? ¿Benedicto XVI deja el Pontificado? Ciertamente, supongo que la misma reacción hemos tenido todos los creyentes. No es que jamás hubiéramos visto nada igual, es que no existen precedentes en los últimos seis siglos. Pero pasado el natural asombro ante esta bomba informativa, que nos acababa de caer en pleno día de la festividad de la Vírgen de Lourdes, pensé que otra vez la Iglesia (¡la tan criticada Iglesia!) había vuelto dar una muestra de ejemplaridad. Tanta que, por segunda vez en menos de diez años, el mundo entero elogiaba unánimemente la actitud pública de un Sumo Pontífice. Dos personalidades tan cercanas como Juan Pablo II y Benedicto XVI y a la vez tan distintas, tan absolutamente distintas que el primero hizo visible y patente el encarnizado sufrimiento que le producía su enfermedad, mientras que el segundo, en plena lucidez mental, decide retirarse porque las fuerzas no le acompañan.

Una vez más, la Iglesia (¡la denostada Iglesia!) nos depara una sorpresa que no había vaticinado nadie. Si a finales de los años 50, un Papa que debía ser de transición convocó un inesperado Concilio que revolucionó la vida eclesial; a finales de los 70 se rompía la tradición de un papa italiano y se elegía a un cardenal polaco, que iba a coadyuvar de forma muy estimable a derrotar un comunismo, que en aquellos días parecía invencible. Para postre, en un mundo en el que él verbo renunciar es de difícil conjugación, el máximo representante de la Iglesia (¡la retrógrada Iglesia!) presenta la renuncia a su ministerio, rompiendo una tradición multisecular.

Además, la noticia no fue presagiada por ninguno de los periodistas que tan rutilantemente se hacen pasar por expertos en la materia. ¡Vaya gol les han colado a los vaticanistas! Eso que Benedicto XVI había dejado escrito que podía renunciar si no se veía con fuerzas para seguir en el papado. Y casi nadie lo había advertido cuando hace pocos días había designado arzobispo a su secretario particular. Y aquí jugando con la sucesión de Rouco y de Sistach; que si Cañizares, que si Ladaria... Y ahora, todo lo escrito a la papelera de reciclaje.

En mi caso particular, será el cuarto conclave que vean mis ojos. Todavía me acuerdo de aquel 1978 con tres papas. O de la más cercana sucesión de aquel extraordinario Juan Pablo II. Tiempo habrá de ver como evolucionan los acontecimientos, en los que va a participar directamente nuestro arzobispo, el cual - nadie lo puede negar- también será candidato a la elección.

En todo caso, el Papa no ha muerto. Benedicto XVI seguirá siendo el Santo Padre hasta el 28 de febrero y esperemos que, después, pueda gozar de su nueva vida contemplativa los años que la Providencia disponga. ¡Ojalá sean muchos! Verdaderamente será una situación inaudita, pero tengo la plena seguridad de que el Pontífice que acaba de renunciar en nada va a interferir a su sucesor. Vendrán tiempos nuevos. Sin lugar a dudas. Pero el obituario de Benedicto XVI se deberá realizar al día de su fallecimiento. Entonces hablaremos de su extraordinario papado, de su finura intelectual, de su profundidad teológica, de su delicadeza literaria. Ahora, sólo ha renunciado a su ministerio. De una manera ejemplar, única, modélica, humilde. Sólo nos falta esperar que todos los miembros de la Iglesia , desde el más alto cardenal al más sencillo de los fieles, sepamos estar a la altura del momento que nos ha tocado vivir.

Oriolt.

34 comentarios:

  1. a ver si tenemos suerte y escogen a Sistach y así se marcha de una vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy sospechoso de amistad con Sistach, pero en las circunstancias actuales no me parece muy respetuoso ni adecuado el comentario

      Eliminar
    2. Yo creo que el que tendría que irse es usted anónimo de las 18.44. Realmente ddemuestra ser un auténtico "barruibajero". Qué cinismo!

      Eliminar
    3. G.G.,

      Soy el mismo que no me censuró, cuando dijo que era un "troll".
      Patético el senilismo de Sistach ayer, tenía que leer lo que decía, con perdón, y vulgarmente "chochea".
      Que pida su jubilación ya........... estoy harto de lo que pasa en San Pablo, lo de Turull, Forcada y compañía en la MIA, Sin comentarios. Cada día paso por el hospital es como si pasará por Auswitch......... Que tengo hijos e hijas.
      Anónimo, un fuerte abrazo y no desfallezca.

      Eliminar
  2. En la festividad de la Virgen de Lourdes, otra unión con la Santísima Virgen, como el Beato Juan Pablo II con la Virgen de Fátima.
    Y habiendo acabado su libro sobre Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Semana Santa del año 2013, según he visto que dice el calendario litúrgico, se celebra entre los días 24 y el 31 de marzo del 2013.

      Las fechas más importantes de la Semana Santa del 2013:

      24 de marzo: Domingo de Ramos
      25 de marzo: Lunes Santo
      26 de marzo: Martes Santo
      27 de marzo: Miércoles Santo
      28 de marzo: Jueves Santo
      29 de marzo: Viernes Santo
      30 de marzo: Sábado de Gloria
      31 de marzo: Domingo de Resurrección o de Pascua
      1 de abril: Lunes de Pascua


      Parece ser que, por lo tanto, tendremos nuevo Papa antes del 24 de marzo; en consecuencia, sí se prevee un cónclave breve... o no.

      Eliminar
    2. ¿Oficiará en Semana Santa como celebrante mayor?. Quizá se encuentre la Sede vacante. No quisiera que nos faltaran sus homilías.

      Eliminar
    3. En la nueva liturgia (1956) no existe el sábado de gloria. Hay que llamarlo "sábado santo". Con la vigilia pascual al atardecer/noche del sábado al domingo se incia la gloria pascual.

      Eliminar
  3. Pues sí,

    Que tomen ejemplo los que viven aferrados al poder y a sus cargos, o ansiando acumular otros nuevos...

    ResponderEliminar
  4. El brutal impacto mediático (a nivel global) de la renuncia del Papa demuestra la grandeza de la persona de Josep Ratzinger.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sr. Oriolt, por haber adelantado su artículo que solía salir a las 23,00 hs. Realmente a sido una sorpresa mayúscula que nadie nos esperábamos, porque no es habitual. El último caso de renuncia hace sólo 600 años !!

    Nuestro Cardenal en la rueda de prensa ofrecida a los medios de comunicación agradecia "la profunda espiritualidad del Santo Padre, la lucidez con que ha tomado esta determinación y su gran amor a la Iglesia ".

    Por mi psrte, don gracias a Dios por el tiempo que lo hemos tenido como Vicario de Cristo, por todo su ministerio petrino.

    Ahora, y más concretamente a partir de 1º de marzo, tenemos que pedir al Espíritu Santo, que nos dé el Papa que más nos convenga para seguir llevando la Barca de Pedro por el camino de la única Iglesia fundada por Jesucristo.

    ResponderEliminar
  6. Oriolt, me da la impresión de que ha calculado mal. Dice usted que con el próximo serán cuatro cónclaves que ha vivido. No son seis. Porque usted seguro que vivió el cónclave de 1958 (Juan XXIII) y el de 1963 (Pablo VI).

    ResponderEliminar
  7. Ha sido otro gran Papa. Recemos por él y por su sucesor.

    ResponderEliminar
  8. Será el primer Papa de la plena era de la mundialización y de las nuevas tecnologías.


    Según las supuestas profecías de san Malaquías, este nuevo papa sería presuntamente el último:


    ...Gloria olivæ [Benedicto XVI, 28/02/2013].

    In prosecutione extrema S.R.E. [Sanctæ Romanæ Ecclesiæ] sedebit

    Petrus Romanus,

    qui pascet oves in multis tribulationibus:

    quibus transactis civitas septicollis diruetur,

    et Iudex tremendus iudicabit populum suum.

    Finis.

    ResponderEliminar
  9. Seis cónclaves Orillt, seis cónclaves! No cuatro! Cuente, cuente bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son 4. Lo corroboro completamente y es que hay por aquí cada listillo...

      Eliminar
  10. Valiente, valiente y grande este Papa. No he sido fácilmente influenciable pero tanto Juan Pablo como Benedicto y por motivos bien diferentes me han impactado profundamente. Creo cada vez más en que la Iglesia está bajo el manto del Espíritu Santo y a estos dos ejemplos me remito.

    ResponderEliminar
  11. "Benedicto XVI seguirá siendo el Santo Padre hasta el 28 de febrero"


    Me parece que, a los efectos de tener expuestas en los despachos oficiales, parroquias y otros locales eclesiales, las fotografías de Benedicto XVI, hay que esperar hasta la elección y aceptación del próximo papa.

    Por lo tanto, pasado el 28 de febrero, 1 de marzo, y hasta el primer día inicial del pontificado del nuevo Papa, en este ínterin, sigue vigente la fotografía de Benedicto XVI, aunque haya abdicado, y no se debe de sacar la fotografía de Benedicto XVI o sustituirla por la foto del camarlengo o quien administre temporalmente la sede vacante.

    En relación con escudo oficial de Benedicto XVI, me parece que éste sí cambia por el escudo del administrador temporal de la sede vacante, que es un escudo estándar para todas estas ocasiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sede estará vacante desde el día 28 a la 20:00. En ese momento el escudo se debería sustituir por el de Sede Vacante (http://es.wikipedia.org/wiki/Sede_vacante) sin foto de nadie. Aunque estas cuestiones son ciertamente menores.

      Eliminar
    2. Más que nada, para que no se saquen las fotos antes de tiempo

      Eliminar
  12. Todo mi respeto admiración y afecto a su Santidad, Benedicto XVI. Dios nos asista con su Santo Espíritu para la elección del próximo sucesor de Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asistirá a los Cardenales. No creo sea usted Cardenal.

      Eliminar
  13. Creo que el Papa, al abdicar, deja pendientes una encíclica y una carta, exhortación o algo parecido sobre un Sínodo de la Fe, me parece.

    ResponderEliminar
  14. José Martía Valderas12 de febrero de 2013, 11:21

    Desde su inmensa talla teológica este Pontífice es, para mí, el que nos urgió a una fe adulta. Recuerdo sus reuniones en Castengandolfo con el Presidente de la Academia Austriaca de Ciencias y otros biólogos para abordar el alcance de la evolución. La fe no abdica de la razón, desarrollada, cuando es obligado, en la ciencia. Vinieron luego los famosos discursos de Ratisbona y París. Desde una perspectiva propia de su magisterio, las encíclicas sobre las virtudes teologales. Sus textos sobre la interpretación de la Escritura. Y su propio ejemplo en la exposición de la vida de Jesús como teólogo que se somete a la crítica abierta de otros teólogos, distinguiendo entre esa labor y su ministerio petrino. Por fin, como el río que muere en el mar, el Pontífice teólogo se dedicará a la mística, a la oración contemplativa.

    Ha sido un pastor, al que no le ha temblado el pulso cuando la gangrena pederasta y otras supuraciones exigía cirugía de hierro. Ha sido un maestro. Los que hemos recorrido su Baviera natal, lo mismo en Munich que en el See alpino de su infancia y juventud no hemoss advertido nunca que su horizonte eclesial quedara vergonzosamente sometido a un onfalocentrismo barato y disgregador. Miserable.

    Dios bendiga a quien se presentó como humilde trabajador de la viña del Señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que JPII era la imagen (y más bien un filósofo-poeta-actor-deportista), mientras BXVI era la palabra (y la teología), además de ser la continuación del pontificado de JPII.

      Eliminar
    2. Afortunadamente el pontificado de Benedicto XVI no se ha parecido en nada al de Juan Pablo II.

      Eliminar
  15. No hace mucho tiempo, desde estas páginas, ante la posibilidad de la dimisón o renuncia del Papa por parte de algún colaborador, otros se rasgaron las vestiduras. Ya ven. Ahora, y me parece muy bien, todo son elogios.

    ResponderEliminar
  16. Tengo unas dudas:


    1. Según La Vanguardia del día de hoy, a partir de las 20:00 horas del día 28 de febrero del 2013, momento de la abdicación del pontífice, éste pasará a tener el título de Papa emérito, pero me parece que su título no cambia, seguirá siendo Papa hasta su muerte.


    2. Qué sucede con el resto de títulos suyos, que si no yerro, son estos:

    Obispo de Roma, Vicario de Cristo, Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Supremo Pontífice de la Iglesia Universal, Primado de Italia, Arzobispo y Metropolitano de la Provincia de Roma, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano, Servidor de los Servidores de Dios, Patriarca de Occidente.


    3. Una vez que el Papa abdique, sobre si conserva su estatuto procesal pontificio de Jefe de Estado propio del derecho público internacional: inmunidad procesal, honores, protocolo... ¿algún juez iluminado podría juzgarle, aprovechando su abdicación?


    4. En el supuesto de su muerte, una vez habiendo abdicado, sobre si sus funerales serán oficiales o bien privados, siguiendo sus voluntades testamentarias; sobre si estos se celebrarán en Roma o en el lugar donde indique o muera.


    5. Benedicto XVI abdica a las 20:00 horas del 28 de febrero. En esta hora, sobre si se harán las destrucciones de sellos y anillos tal como se realizan cuando fallece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las 20:01 horas del 28 de febrero podría suceder lo siguiente:

      - que perdiera la nacionalidad vaticana y sólo tuviera la nacionalidad alemana y europea.

      - que sea un nacional alemán residente en el territorio de la Santa Sede.

      - que su estatuto personal ya no sea el de un Jefe de Estado y sí el de un ciudadano particular.

      - que por los casos de abusos, se envíe una comisión judicial con las actas de acusación, enjuiciamiento, interrogatorio y extradición.

      - que esté afectado por esta situación si entra en territorio italiano, alemán o de cualquier otro Estado europeo.

      - que sólo pueda eludir el cumplimiento de las obligaciones procesales por razón de grave enfermedad o plena incapacidad.

      - que ese juez iluminado puede ser de un o unos países o internacional

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 16,09. Anunciada la dimisión, no existe una hoja de ruta establecida para el relevo de Benedicto XVI. Juan María Laboa, experto en la materia, apunta que "en el derecho canónico no hay nada contemplado para una situación como ésta. Hasta el día 28 de febrero, a las 20.00 horas, el Papa sigue siendo la máxima autoridad de la Iglesia y será él quien decida junto al Consistorio cuáles son los pasos a dar".

      Entonces es cuestión de tener un poco paciencia y el tiempo irá desvelando lo que ahora desconocemos.

      A mi modesto entender, el "Papa emérito", aunque renuncie al ministerio petrino, no por ello dejará de ser obispo y cardenal de la Iglesia Católica y si se retira a Castel Gandolfo y a al Monasterio de Religiosas de clausura que hay dentro del recinto vaticano, no creo que haya problema.

      La cuestión que usted señala de posibles consecuencias civiles o diplomáticas que puedan haber tenido en sus decisiones, supongo que con el tiempo se irá viendo. Nos encontramos ante una situación inédita, ahora si se encuentra sin fuerzas, supongo que físicas, para seguir al frente de la Iglesia, tampoco lo estará para afrontar el cumplimiento de las obligaciones procesales y de otro tipo.

      Creo que esa decisión de renunciar habrá sido consensuada con sus médicos y después con toda libertad lo ha hecho público.

      Eliminar
    3. No perderá la "nacionalidad" vaticana porque, habiendo renunciado al Ministerio petrino, volverá a su condición de cardenal, emérito pero cardenal, y todos los cardenales tienen pasaporte vaticano.

      Eliminar
  17. si en el conclave sale elegido papa el actual cardenal canadiense encargado de nombrar obispos, que sepáis que se retrasa algo el nombramiento de nuevos arzobispos para madrid y barcelona. Aunque si puedo informar de que Taltavull va a Tortosa y Armand Puig auxiliar de Barcelona. Los nombramiento se vana atrasar un poco, pero son efectivos. ya esta cerrada la quiniela en Roma y la nunciatura

    ResponderEliminar