lunes, 18 de febrero de 2013

Efectos colaterales de la renuncia

Del frenesí mediático de Sistach a la incógnita de Tortosa
El mismo día en que Benedicto XVI había anunciado su sorprendente renuncia tenía lugar en la Catedral de Barcelona la misa correspondiente a la festividad de la Virgen de Lourdes. A pesar del comprensible trajín de la jornada, nuestro arzobispo presidió la celebración, pero a medida que la misma llegaba a su fin, se iba acentuando su nerviosismo, hasta el extremo de querer acortar la procesión con las antorchas que él mismo concluía. La buena gente de la Hospitalidad se mostraban incrédulos: " Avui va atabalat ", se decían unos a otros. Al llegar a casa, comprendí el sentido de las prisas cardenalicias: al cabo de una hora, Sistach se hallaba en el plató de 8tv (la televisión del Grupo Godó) para ser entrevistado en directo por su periodista estrella Josep Cuní. No deja de ser sorprendente que, cuando todas las cadenas dedicaban un especial a la bomba informativa del día, nuestro prelado prefiriese ir a un medio privado que a la pública TV3, que se tuvo que conformar con el obispo Cortés de Sant Feliu de Llobregat. Algo debe haber tenido que ver la falta de sintonía Artur Mas-Sistach, a partir de la manifestación independentista del 11 de septiembre y los intentos mal disimulados de CIU de utilizar a la Iglesia en su particular provecho. Pese a ello, al día siguiente quiso arreglar el feo y fue entrevistado por TV3, si bien les obligó a que acudieran a su despacho en Palacio.

Pero si era comprensible que nuestro cardenal (elector y elegible en el próximo conclave) acudiese a los medios informativos el día 11 de febrero y quizás al día siguiente, la avalancha de declaraciones posterior supera todos los registros. Entrevista en La Vanguardia; declaracioneso a Luis del Olmo en ABC-Punto Radio; a Mónica Terribas en el diario Ara ; entrevista en El Punt-Avui ; entrevista en Radio Estel, con Aymar de testigo. No ha existido medio de comunicación que no haya contado con unas declaraciones de nuestro cardenal. Tanto que lo habían buscado a partir de la Diada para que dijese algo, negándose en redondo a decir esta boca es mía y ahora se prodiga en demasía, hasta llegar a proporcionar titulares confusos, como el recogido por el diario ABC .

Tanta ha sido su profusión mediática, que cabe decir que Sistach ha desplazado a Novell. Un Novell que guarda un riguroso silencio mediático desde la metedura de pata de su homilía del 11 de septiembre.

Sin embargo, debo decirles que cualquiera que conozca mínimamente a Sistach comprenderá su agitada euforia actual. Cuando fue elegido cardenal- como queriendo decir "ahora os vais a enterar aquellos que me habéis menospreciado"- sacó a colación la sentencia "de cardenal a cardenal va cero". En el próximo conclave se va a cumplir el brocardo en su plenitud. El voto de Sistach vale igual que el voto de un Scola, de un Ouellet, de un Bertone o de un Ravasi. A sus casi 76 años de edad, no tenía la seguridad de asistir como elector a un conclave. Para un manifiesto egocéntrico como él va ser el cúlmen de su felicidad. Todos aquellos que lo habían despreciado, que no auguraban que iba a llegar a arzobispo de su ciudad natal ni a cardenal ni a recibir la vista del Papa para dedicar la Sagrada Familia , ahora van a contemplar que su persona estará en el marco incomparable de la Capilla Sixtina. ¡Quién se lo iba a decir a aquel Lluis Martínez que llegó de Roma y se puso de profesor de religión en el Colegio IPSE de la parroquia del Pilar! ¡Ahí estará entre los 117 cardenales que se reúnen dónde Miguel Ángel pintó El Juicio Final!

Por otro lado, en lo que hace referencia a nuestras diócesis catalanas se puede producir una rara circunstancia colateral a la renuncia de Benedicto XVI. Fuentes bien informadas me aseguran que está decidida la designación de monseñor Taltavull como obispo de Tortosa. Ahora bien, todavía no está publicado oficialmente su nombramiento. Hasta el 28 de febrero es posible, pero a partir de las 20 horas de aquel día la Sede está vacante y no habrá designaciones hasta que tengamos nuevo Pontífice.

Tenemos el precedente (no muy decoroso) de los días 1 y 2 de abril de 2005, en los que, con un Juan Pablo II moribundo, se publicaron veinte nombramientos episcopales, entre ellos el del arzobispo de Zaragoza, monseñor Ureña o el del arzobispo de Managua, que sustituía a monseñor Obando Bravo así como cuatro nuncios diplomáticos. En aquel momento, se dijo que estaban decididos, pero no publicados. Me extrañaría que, conociendo el rigor de Benedicto XVI, pudiese pasar lo mismo. Ello no quiere decir que, tras la elección de un nuevo Papa y la designación (o confirmación en sus cargos) de una nueva curia vaticana, se haga público ese nombramiento acordado. Pero...

Con un nuevo Papa, con un posible nuevo Prefecto de la Congreagción de Obispos todo puede cambiar, hasta en la pequeña Tortosa, máxime cuando la designación de su obispo afecte a la importante Barcelona, a la que debería proveerse ( o no ) de un auxiliar. Mientras eso llega, Sistach está henchido de gozo: la renuncia significa una nueva prórroga a su mandato barcelonés y ve cumplido su anhelo de asistir un conclave. Y hasta en las redes sociales se organiza una campaña denominada SistachPapa, con una página de facebook y una de twitter. ¡Ni en sus más felices sueños lo había imaginado!

Oriolt

NOTA DEL MODERADOR: Las fotografías que se incluyen en el artículo no son montajes de Germinans, están extraídas de las páginas de apoyo a la candidatura papal catalana de Sistach. Pueden comprobarlo en los enlaces de Facebook y Twitter que se incluyen en el escrito.

11 comentarios:

  1. Como estará, Dios mediante, en el cónclave, nuestro Cardenal. como muy bien dice Sr. Oriolt, es elector y posible elegible. Yo no opino sobre si tiene o no posibilidades de salir Papa, ya que una cosa es el gobierno de una archidiócesis y otra muy distinta la de la Iglesia Universal.

    Bien es cierto que el Espíritu Santo, le asiste con su gracia y sus dones y no parece la misma persona. Vease el ejemplo de nuestro actual Papa,
    cuando era Prefecto de la Doctrina de la Fe y después, el cambió que dió.

    Lo que importa, es que como nos pidió Benedicto XVI, el el Ándelus del domingo, que rezaramos por el nuevo Papa.

    ResponderEliminar
  2. El nombramiento de Tartavull como Obispo de Tortosa sólo puede indicar que está próxima la sustitución de Sistach. Poco antes de que un Arzobispo residencial se jubile, sus auxiliares empiezan a ser recolocados en otras diócesis.

    ResponderEliminar
  3. Déjenme ser progre y antisistema por un momento.

    Ahí va:

    Eso de que el Cardenal Sistach sea como un Kurfürst o Princeps Elector Imperii pero de la Iglesia para elegir Papa, desde un punto de vista progre es la abominación de la desolación.

    ¿Por qué los progres de Barcelona se arriman a un cargo tan antidemocrático y tan absolutista como el de Kurfürst según la Bulla Aurea, dotado de privilegios, títulos, honores y insignias, todas ellas de orígenes tan y tan totalitarios?

    ¿Cómo es posible que los progres barceloneses, tan demócratas ellos, hagan un pacto en forma de pax sistachiana, cuando Sistach elige "el último dictador" [oído en una tertulia] que impone la "moral de control social" (sic) y regido por el "Führerprinzip"?

    ¿Dónde está la coherencia: demócratas asamblearios y constitucionalistas republicanos (y otros laicistas pero yendo con echadoras de cartas y pagando sin recibo), cobijándose bajo las alas de todo un Kurfürst, que además puede ser Führer de la Iglesia?

    ¡Qué locura!

    ResponderEliminar
  4. Trenchs,

    tiene razón a rezar por el nuevo Papa, pero también a rezar muchísimopara que no salga Sistach. ( es broma)

    ResponderEliminar
  5. El ceremoniero que aparece el primero a la izquierda de la foto que introduce el artículo, al principio pensé que era Duran Lleida.

    ResponderEliminar
  6. Sres de Germinans:
    Por una vez debo felicitar al Sr. Cardenal-Arzobispo de Barcelona, por su pronta reacción hacia los medios de comunicación.

    Primero: Cuando salto la noticia de la renuncia del Papa, los obispos de las diócesis catalanas estaban de retiro, en medio de una predica recibio un sms de su secretario. Salio al pasillo para hablar con él y asegurarse de la veracidad de la noticia.

    Segundo: Entro de nuevo a la meditación y lo comunico a sus hermanos en el episcopado. Momentos después diferentes medios de comunicación fueron llamando a los distintos prelados para conocer su opinión y valoración.

    Tercero: Hoy se vive con las TIC una velocidad en la información, y la Iglesia no puede estar al margen de esta realidad social.

    Cuarto: Nuestro Cardenal y su equipo diocesano de MCS han estado a la altura. Por la declaración leida y realizada en la entrada de su despacho, la carta a todos los diocesanos, y las distintas declaraciones y entrevistas concedidas y realizadas a distintos medios de TV, Radio, y Prensa públicos y privados.

    Quinto: Por la mañana, con reflejos, y prontitud.

    Sexto: No he visto que el Sr. Cardenal hiciera acepción de medios, ni periodistas según su ideologia y/o la del medio.

    Septimo: Mañana, Tarde y Noche estuvo disponible a los medios que se lo solicitaron. El mismo día y los siguientes como es público y notorio.

    Octavo: Mons. Rouco Varela no comparecio ante los medios hasta las 18:00h, y los que seguimos parte de esa comparencia vimos mucha improvisación en la misma.

    Gracias Sr. Cardenal Lluís por estar esta vez a la altura de la noticia eclesial del año 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo creer que semejante sarta de golpes de incienso agrade a una persona medianamente cabal. Si el autor hubiera sido monago como un servidor, reconoceria que con tanta cucharadita de incienso de la naveta se le habría consumido la pastilla de carbón. Qué barbaridad. Todos los obispos en la higuera menos ese correcaminos a destajo. Rouco improvisando. Hablando en serio, ¿No le da vergüenza Sistach tener a tales lisonjeros a sueldo? Por que con tanto detalle íntimo es obvio que se trata de un Pauletto.

      A mí, sin embargo, me produjo vergüenza ajena la entrevista con Avui/El Punt. "Las relaciones entre el Vaticano y Cataluña viven una época dorada". Y se queda más ancho que largo ante tal soberana memez. Sólo le faltó añadir, firmado el embajador de Pujol. ¿O de sus enriquecidos hijos? Le faltó prisa a Sistach por corregir una dudosa interpretación de sus palabras en la radio de ABC, aunque yo creo que el periodista hizo una interpretación plausible de sus declaraciones sobre el magtrimonio y otros aspectos de la moral y el derecho familiar. Y Rouco improvisando, ¿no? Sólo los necios buscan la comparación, esa sí, imposible. (Produce grima verle presumir de conocer italiano cuando Rouco es capaz de soñar en alemá. Pero, bueno eso es lo que hay.).

      Han puesto estos días en su portal favorito, por lo del sobado permanente, fragmentos seleccionados de la visita del Papa a Barcelona. No sé si será respuesta a mi denuncia permanente de la humillación vergonzosa a que sometió el Purpurado a los niños del Nen Deu. Había más, veo ahora. Contemplamos un Pontífice esforzado en pronunciar un fragmento en un catalán que no entiende. Lo hace arrastrando las palabras, según le está indicado en las cuartillas, como cabe suponer, con los acentos y las pausas. Se le nota el empeño y la tenacidad alemanas. Mas, en cuanto acaba esa tortura el Pontífice se suelta en el idioma que conoce él y todos los circundantes. Lee la parte castellana con fluidez, con sentido y sentimiento. ¿Por qué esa tortura gratuita Sistach?

      Eliminar
    2. A José Casais:


      1. Ser arzobispo de Barcelona conlleva el título de Cardenal, por la importancia del arzobispado, por los precedentes históricos y por la comparación con Madrid.


      2. Jubany y Marcelo estuvieron en los dos cónclaves de agosto y septiembre de 1978 para elegir a Juan Pablo I y Juan Pablo II. Sistach sólo en uno: en el de Petrus Romanus.


      3. La diócesis de Barcelona tiene dos tipos de gobierno:

      a) La sana doctrina de Modrego-Marcelo.

      b) La política de aparador y el pacto de no agresión con el nacional-progresismo (NP) de Jubany-Sistach (pax sistachiana), como ha demostrado GG:

      - el NP ocupa cargos eclesiásticos a cambio del silencio, de no organizar tinglados como el montapollos del "Volem bisbes catalans", de Benet y Jordi Pujol (1966-67).


      4. Fue una lástima que la Barcelona de 1966-1971 no quisiera a Marcelo González, hubieramos tenido un magnífico intelectual y un eclesiástico capaz y competente, en contraste con Jubany, según puede compararse y apreciarse en estos dos sitios, por la obra intelectual y pastoral realizada tanto por Modrego y su coadjutor Marcelo:

      es.wikipedia.org/wiki/Marcelo_Gonz%C3%A1lez_Mart%C3%ADn
      ca.wikipedia.org/wiki/Narc%C3%ADs_Jubany_i_Arnau


      5. Evidentemente, todo esto influyó en el futuro: la línea Modrego-Marcelo se medio frustró, pues tuvo a Carles, pero a medio gas.


      6. Que Sistach reacccionara mediáticamente y Rouco no, sólo es indicativo de que Sistach está adaptado al mundo de la política del aparador:

      - que los periodistas sólo quieren una respuesta inmediata y tener a un alto representante en una franja de su espacio mediático, y si hay suerte, algún titular.


      7. La reacción de Sistach y Rouco, además, puede ser indiciaria de una actitud interior: que a Rouco la abdicación de Benedicto XVI le afectó muchísimo más íntimamente que a Sistach (reaccionó tarde e improvisadamente), y que a Sistach sólo le interesaba la "política de aparador": reaccionar rápido y acomodado al mundo, al interés del periodista.


      8. Una prueba de lo anterior lo demuestra el carajal que aún tiene montado Sistach en el arzobispado de Barcelona, como lo prueba la reacción de algunos representantes del NP en la edición del domingo día 17 de febrero del 2013 del diario ARA, ¿A qui escolta el Vaticà?, entre ellos, la inefable sor Caram: moral sexual, sacerdocio celibatario y masculino...


      9. Ojalá el futuro arzobispo de Barcelona recontinúe la línea de Modrego-Marcelo, y se aparte definitivamente la de Jubany-Sistach, que por muy legítimas y legales sean, han dado un resultado espiritual desastroso, según ha demostrado GG.


      10. Esta catástrofe eclesial, fideística y moral de la diócesis de Barcelona tuvo fechas de inicio concretas:

      a) Humamane Vitae, 1968, Pablo VI: el rechazo a la misma según demuestra el libro "Fills del Concili", de Joan Estruch i Clara Fons.

      b) La salida de Marcelo González de Barcelona el 1971, como demuestra la campaña "Volem bisbes catalans" de 1966-67.


      11. Esperemos que Sistach actúe en el cónclave en pro de la sana doctrina, y evite la satisfacción más inmediata de satisfacer el interés para conseguir un Papa que provea la sucesión del arzobispado de Barcelona manteniendo el actual statu quo.

      Eliminar
    3. Menos mal que marchó Don Marcelo!

      Eliminar
  7. Las paginas de "volem Papes catalans", suena a puro cachondeo.

    ResponderEliminar
  8. Solo para imaginar vuestras caras ¡y ulceras! ojala el cardenal Sistach fuera elegido papa.

    ResponderEliminar