jueves, 20 de diciembre de 2012

La vida se abre camino en Barcelona: Museo de la Vida y III Jornada por la Vida

El 18 de diciembre de 2012 fue una fecha importante para la defensa de la Vida en Barcelona: se inauguraba el Museo de la Vida (réplica del de Tordesillas) en los locales de la parroquia de la Milagrosa. Una iniciativa excelente, una herramienta eficacísima para promocionar la cultura de la vida como antídoto contra la cultura de la muerte en que está inmersa nuestra juventud. Este museo se limita a informar sobre la realidad del aborto (la información más cruda está en sala aparte, para que puedan obviarla los más sensibles): una realidad sobre la que hay abundantísima información, pero que tiene vedada la circulación en los medios, en la enseñanza y en muchos otros ámbitos. Por eso está bellamente expuesta en este museo, en paneles luminosos y en vistosas pantallas de video. La información se completa con las ventajas enormes que tiene el sacar adelante la vida ya iniciada, y las ayudas de todo género con que cuentan las mujeres embarazadas en apuros.

La previsión de los organizadores, el Centro Internacional para la Defensa de la Vida Humana (CIDEVIDA), es que entre los visitantes de este museo-exposición ocupen un lugar destacado los adolescentes, que difícilmente tendrán la oportunidad de recibir una información en pro del niño aún no nacido, como la que se expone en este museo. Información no sólo para la inteligencia, sino también para el corazón. Porque cierto es que abunda la letra en estas salas; pero siempre acompañada de imágenes, que son el argumento fuerte. Son ideas que entran por los ojos, y mensajes que llegan al alma.

La inauguración del museo se inició con una misa celebrada por el párroco de La Milagrosa, mossén Pagés. A continuación, en la gran sala de actos de la parroquia, tuvo lugar una conferencia a cargo de Isabel Viladomiu, psicóloga clínica y expresidenta de la Asociación catalana de Estudios Bioéticos. Lució por su claridad de ideas. Daba gusto escucharla. Uno se maravilla de que siendo tan potentes y tan transparentes los argumentos a favor de la vida, se haya impuesto la cultura de la muerte, haciendo mella incluso entre personas que por profesión y por vocación tendrían que estar adscritos a la cultura de la vida, en la que les correspondería brillar por su entusiasmo. Entre las cosas que dijo, me llamó muy poderosamente la atención la más positiva: es tan poderosa la objeción de conciencia entre los profesionales de la salud, que el 98,5% de los abortos se realizan en clínicas privadas. Es un dato que nos permite alimentar la esperanza.

Confirmando esta solidísima conciencia pro vida del estamento sanitario, Juan José Panizo, que presidía el acto como promotor de los museos Pro Vida, entregó la medalla “Amigos de la Vida” a la doctora Dolores Voltas, que desde los años 80 lideró la lucha por la vida frente a la ley del aborto que se nos venía encima. Se entregaron asimismo sendas medallas al Sr. Magín Freixa y a Josep Miró i Ardévol por su larga e intensa dedicación a la causa de la vida. Nos recordó el Sr. Miró lo importante que era la unidad de todos los defensores de la vida y el descuido que habíamos tenido en Cataluña con estos líderes cuyo reconocimiento nos tuvo que venir de fuera. “Lo subsanaremos”, concluyó.

Lo más esperanzador con respecto al museo que se estaba inaugurando, fueron las palabras de su promotor, el Sr. Panizo: igual que el de Tordesillas ha salvado vidas en riesgo, también el museo de Barcelona tiene como misión el salvar vidas de niños no nacidos. Y Dios mediante, las salvará. Tiene algunas características externas que le dan un perfil excelente: está en el corazón de Barcelona, muy bien comunicado, en amplios locales de una parroquia muy viva, la de la Milagrosa (c/. Consell de Cent, 110-118), con un párroco entregado a la causa de la Vida. Todo ello constituye una excelente rampa de lanzamiento. Como han informado ya en la red, necesitan voluntarios que lo atiendan, para poder mantenerlo abierto en horarios lo más amplios posible.

Medalla Amigos de la VidaLa inauguración fue un éxito: allí estaban todos los que están trabajando en Cataluña por la defensa de la vida desde hace años. El señor cardenal manifestó a través del párroco mossén Pagés, su deseo de estar en ese acto; pero una reunión del obispado se lo impedía. Todo un autocar vino desde Gerona, con un alto porcentaje de juventud. Hay que felicitarles. Estuvieron también los Jóvenes de San José, implicados desde su fundación en la defensa de la vida. Repartieron los flayers de la III JORNADA POR LA VIDA bajo el lema “ Una vida, una esperanza ”, a celebrar el 28 de diciembre, día de Los Santos Inocentes.

La celebrarán, un año más, en la parroquia de la Milagrosa, que ahora con el Museo de la Vida acabará convirtiéndose en el lugar de referencia Pro Vida de Barcelona. Y como en ediciones anteriores, será una jornada de oración ante el Santísimo, y de acción ante las clínicas abortistas, informando a las mujeres que acuden a ellas, que el aborto no es la solución; y poniendo a su disposición todos los recursos que despliegan los grupos Pro Vida para ayudar a las embarazadas en dificultades.

La jornada se desarrollará de 7 de la mañana a 7 de la tarde. Y concluirá con la Manifestación Pro Vida con el lema “ No más recortes a la Vida ”, que tendrá lugar, como todos los 25-V, ante la fachada principal del Hospital de San Pablo y desde allí discurrirá por la Avda. Gaudí hasta la Sagrada Familia (fachada del Nacimiento).

La causa Pro Vida está de enhorabuena.

Cesáreo Marítimo

8 comentarios:

  1. Muy buena iniciativa... ¿El Cardenal? ¿Qué puede decir? ¿Tiene algo que decir? El Hospital de San Pablo habla por él.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, D. Cesareo Marítimo por ese articulo tan bien documentado. ¿A dónde hemos llegado? Tener que hacer una exposición para defender la vida humana desde su concepción es una de la consecuencias de la cultura de la muerte por una parte y de la permisividad sexual por otra. Todo ello por una libertad no responsable y poner al "dios" placer en un lugar preferente y delegar al Dios verdadero al ultimo plano.

    Los que hemos podido ver el dvd completo, que ha emitido en varias ocasiones la cadena católica EWTN, sabemos muy bien lo que significa todo el proceso del embarazo y cuando se provoca el aborto
    mi esposa y yo no hemos conseguido poder ver las imágenes finales por la crueldad que encierran.

    Quizá sería hora que padres, profesores, sicólogos, religiosos y toda clase de profesionales dedicados a la educación de nuestros hijos, se reunieran y estudiasen bien las materias y sus contenidos.
    para que no crezcan en esos ambientes.

    Hay qye tener en cuenta que todos hemos iniciado nuestra vida siendo un preembrión o como se le llame hoy día, sino no estaríamos en ese mundo.

    ResponderEliminar
  3. Lo más triste de esta fabulosa iniciativa es que no hubiera ningún representante del Obispado ni de la Delegación para la familia y la Vida que se supone que se peeocupa de estas cosas. Pero ya sabemos que ni a uno ni a otro le interesa lo más mínimo...

    ResponderEliminar
  4. Lo que no acabo de entender es esta frase: "es tan poderosa la objeción de conciencia entre los profesionales de la salud, que el 98,5% de los abortos se realizan en clínicas privadas. Es un dato que nos permite alimentar la esperanza."
    ¿Es que los abortos que se relaizan en clínicas privadas no los realizan profesionales de la salud? ¿La esperanza por qué? ¿Porque al hacerse los abortos en clínicas privadas cada vez menos mujeres podrán pagarlos, dada la crisis bestial que padecemos? ¿Pero no existen "conciertos" entre esas clínicas y la sanidad pública? No sé, repito que no acabo de entender el sentido de su afirmación...

    ResponderEliminar
  5. Cesáreo Marítimo

    El sentido es evidente: al no estar dispuestos los profesionales de cualquier hospital a ejecutar abortos, el sistema sanitario se ve obligado a derivar la inmensa mayor parte de éstos (el 98,5%) a las clínicas en las conciencias de cuyos profesionales cabe el aborto con holgura. Es decir que hemos de felicitarnos porque sea tan extraordinariamente bajo el porcentaje de los profesionales de la salud dispuestos a ejecutar abortos: la subversión de valores aún no ha llegado a la médula.
    Y por lo que respecta al precio de los abortos, están subvencionados y promocionados tan generosamente, que si todos esos recursos se destinasen a ayudar a las madres embarazadas y a las familias (en eso estamos a la cola de Europa), otro gallo nos cantara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero encripta este dato otra realidad amarga: Pese a las consuetudinarias afirmaciones del card. Sistach de que en San Pablo no se perpetra aborto alguno, apareció el gerente de este hospital reconociendo que se daban "unos cuatro o seis abortos al año". Estadísticamente, absorbe parte importante de los que no se dan en abortorios privados.

      Veamos: 100% menos 98'5% igual a 1'5%. 300 al año, aprox.
      Su 1'5% sería 4'5 abortos. Equivale a decir que todos se dan en San Pablo, aunque ya se sabe... "Por aquí no ha pasado un tranvía" o "No hay novedad, señora Baronesa".

      Eliminar
  6. Algunos meapilas solo intentan poner zancadillas ante la defensa de la vida, y es que cunden más sus intereses, sí todo parece muy guay y que bonito en este museo, pero la realidad es que los católicos estáis muy dejados de la mano de Dios, los pocos que se lanzan intentan acallarlos por todos los medios. Desde fuera lo noto y a leguas señores, es que como siempre quedáis como ¡HIPÓCRITAS! y no quiero generalizar sus señorías
    Joan

    ResponderEliminar
  7. como en toda españa, ex-paña, perdon, los proferelig y funcionarietes de caritas son progres abortistas... ante esto, qué control moral y empresarial (ya que se es empresa o centro, en la practica) ejercen o ejercerán los obispones?? ninguno, pues son de la misma madera, en general.

    ResponderEliminar