miércoles, 19 de diciembre de 2012

La Hoja Dominical tendrá códigos QR

Los párrocos de la diócesis de Barcelona, están tremendamente preocupados, hasta ahora tenían que soportar que ante la desidia y la falta de interés de algunas de sus homilías, algunos de sus feligreses leyeran la Hoja Dominical, era duro pero ya lo habían asimilado, pero es que ahora la cosa se complica, el nuevo delegado de Medios de Comunicación acaba de inventar la interactividad de la Hoja Diocesana. 

Ya me veo a todos los abuelitos y abuelitas con su teléfono móvil enfocando los códigos QR que aparecerán en la Hoja Dominical, para que en sus pantallas queden ampliados los contenidos de la misma.

Puede ser terrible. La abuelita Pepita le dice al abuelito Policarpo: “No me lee el código…”, pero como está medio sordo dice “¿Qué dices del pólipo?”. El pobre párroco ya se ha puesto nervioso viendo el gallinero tan revuelto y escuchando las voces de sus feligreses comentando la jugada de sus teléfonos. Ya no sabe lo que dice, y ha confundido el número de los panes y los peces en diversas ocasiones.
Algunos párrocos ya están empezando a tomar medidas ante el cataclismo que se avecina. Y ya han preguntado a diversas empresas para instalar desinhibidores de frecuencia en sus templos para evitar que sus feligreses puedan utilizar los códigos QR, y la cosa vuelva a la añorada normalidad, y es que solamente se pueda leer la Hoja, pero sin conexiones externas a Internet

Por su parte el Delegado diocesano Ramon Ollé, está ya pensando cómo contratacar las medidas que podrían bloquear la lectura de los códigos QR en las parroquias. Están sopesando la posibilidad de ofrecer a los feligreses unas tabletas electrónicas (Ipad, Windows, Android) para que se pueda leer la Hoja Dominical y ya quede incorporada a la Hoja las conexiones que ofrecían los códigos QR directamente en la misma Hoja sin necesidad de internet.

TV3 "la nostra" ha dedicado ya un un reportajeal tema, el Sr. Cardenal se ha mostrado muy orgulloso de ser una diócesis pionera e innovadora en sus medios de comunicación diocesanos. Y es que somos los mejores, los más modernos, los más avanzados

Lucius Livius Listerianus

10 comentarios:

  1. La mayoría de homilías son un verdadero tostón. Son la repetición de las lecturas y el Evangelio. Así que casi es mejor leer la hoja. Propongo una cosa para comprobar si nos interesa lo que dice el cura de turno: Pasar la homilía al final de la misa, a ver cuántos se quedan... Muchos párrocos se llevarían una desagradable sorpresa.

    ResponderEliminar
  2. SP QR. (="Som poble [amb còdeg] QR"). Así terminaban los romanos. pero me pregunto si en las lecturas,tras enunciar la Carta de san Pablo a los Corintios, habrá de darse la URL para que los fieles podamos contrastarla.

    ResponderEliminar
  3. Menos códigos QR y más coherencia. ¿Es comprensible que hasta finales de marzo 2013 el Arzobispado no tenga previsto realizar ninguna celebración en la Basílica Sagrada Familia? ¡Y eso que es símbolo de la nueva evangelización!!!

    ¿De qué sirve sacar pecho por ser tan innovadores si luego no resulta efectivo? Pondré un ejemplo, la última carta dominical del Cardenal Sistach colgada en el canal que el Arzobispado tiene en youtube sólo ha sido vista por 52 personas (31 versión catalán y 21 versión castellano) y eso gracias a que algunos fieles hacen difusión en redes sociales o blogs.

    Por favor, un poco más de humildad, más coherencia y, fundamentalmente, más vida real, es decir, más proximidad a los millones de católicos que viven en Cataluña y se sienten marginados por el simple motivo de hacer su vida en castellano. En los dos últimos años sólo se ha celebrado una Santa Misa en la Basílica de la Sagrada Familia en castellano y, curiosamente, no ha sido un acto organizado por el Arzobispado sino por movimientos que han promovido un Encuentro Nacional de la Divina Misericordia. Justamente, ese día el cardenal Sistach no estaba y, al finalizar la Misa, hubo un acto de Adoración que conmovió a los miles de asistentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Curiosamente, el cardenal no estaba"...
      Estamos ya ahbituados a que en la presentación de casi cualquier liturgia multitudinaria, se nos informa de que el Sr. Cardenal Sistach tenía previsto asistir, pero le ha surgido una reunión y no sé qué. Vamos, que está siempre, pero en otro sitio.
      Anteayer, sin ir más lejos, se inaugura el mejor museo sobre la vida de cataluña y él, en no sé dónde. Aunque "iba a venir", terminó por "ir a irse" a otra parte.
      ¿Para cuándo un Cardenal con "código QR" en el báculo? (o cuanto menos, sin COARTADA.)

      Eliminar
  4. Segur que si ho haguessin fet a Madrit ho trobarieu magnific.

    ResponderEliminar
  5. En el texto debería decir "inhibidores" en vez de "desinhibidores" de frecuencia.

    http://www.inhibidorfrecuencia.com/

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Se agradace el sentido del humor de este nuevo colaborador de Germinans, pero creo que a nadie escapa lo que quiere decir con este escrito de hoy:

    1) El obispado siempre mirando de hacer cosas de cara a la galería, para que parezca que Barcelona es una de las diócesis más avanzadas del mundo
    2) La triste realidad es la que se describe en el escrito con iglesias vacías o con algunos contados abuelitos en sus bancos.

    Moraleja: Menos fachada bonita y más resultados pastorales, ya que estos suelen brillar por su ausencia.

    ResponderEliminar
  7. Los fieles de a pie, que somos la mayoría, necesitamos una vivencia de la Fe en Dios, Uno Y Trino, de una forma sencilla, sin ambigúedades ni palabras con doble sentido.

    No podemos olvidar por lo que se ve desde hace tiempo, nos pretenden inculcar una fe muy estudiada, ´muy razonada, que esta muy bien y tenemos que ir hacía ello, para saber dar razón de lo que creemos, pero no podemos olvidar que hay muchos fieles que no han tenido ocasión de estudiar o leer mucha apologética y siguen con una fe básica, en las que devoción popular y tradiciones, son su base para la vida cristiana.

    Todas esas innovaciones tecnológicas estan muy bien que la Iglesia las tenga encuenta, pero la práctica de los Sacramentos que alimentan nuestra vida cristiana no se basa en los avances científicos, sino en la frecuencia de los mismos y desgraciadamente seguimos viendo, en donde hay un confesor, poca o ninguna cola para recibir el sacramento de la Misericordia Divina. De esa forma la vida espiritual de los fielos no puede crecer. Resultado las Iglesias casi vacías, consultas a sicólogos, tarot, ciencias ocultas, etc., llenas.

    Yo invitaría a la las personas de la jerarquia eclesiástica diocesana, a que fueran las primeras en dar ejemplo de ponerse en el confesionario en las distintas parroquias, para que fuera una norma habitual que al menos media hora o veinte minutos antes de cada Misa dominical hubiera un sacerdote para ese ministerio. No dejar de llamar las cosas por su nombre y lo que es pecado, es pecado, que no está pasado de moda y que el purgatorio y el infierno existen, que no fue un invento de la Iglesia para asustar a los fieles, pensando que Dios es un juez malo que castiga, sino todo lo contrario que por ser bueno y misericordioso, uno tiene que procurar amarle y no ofenderle.

    ResponderEliminar
  8. Para mí la hoja dominical es aburrida, no contiene una base que sea alegre, fácil de leer y entender. En mi bloque viven una familia que son testigos de Jehová y cada mes me entregan el Despertad y Atalaya. A diferencia de la hoja dominical, es que son revistas creativas con argumentos que se pueden leer, explicativos e incluso artículos de interés se lo "curran".

    Pienso que deberían hacer una hoja dominical ilustrativa con base y fundamento y no un tostón que no se lo lee,ni el mismo Cardenal.

    ResponderEliminar
  9. esto ya no lo arregla ni Dios. el que no entienda peor para él.

    ResponderEliminar