lunes, 31 de diciembre de 2012

2013: el año del juicio

La justicia es lenta, muy lenta, pero siempre acaba llegando el día. La justicia española todavía es más lenta, desesperadamente lenta, pero cuando menos te lo esperas llega la citación judicial. En Germinans estamos pendientes de juicio desde el año 2010. Concretamente, desde el mes de octubre de 2010 en que el canónigo y director espiritual del Seminario Josep Anton Arenas Sampere interpuso querella criminal por los presuntos delitos de injurias, falsedad en documento mercantil y asociación ilícita, con la asistencia letrada de Mn. Ramon Batlle Tomás, hoy vicario de las parroquias de Santa María y Sant Josep de Mataró y número dos de Matabosch en la Delegación de asuntos económicos. Procedimiento penal que, tras la retirada del canónigo Arenas (con una increíble declaración que un día saldrá a la luz), siguió el diácono permanente Josep María Matamala Orta, con la asistencia letrada del también diácono permanente Rafael Sánchez Núñez.

No resulta aventurado, dado el estado procesal de las actuaciones, colegir que, en este 2013 que se inaugura hoy, se señalará la oportuna vista de juicio penal. Las diligencias han quedado reducidas a una simple infracción administrativa: la posible suplantación del nombre del diácono Josep María Matamala. Una auténtica minucia, que ya ha sido aclarada por activa y por pasiva. El procedimiento ya no se sigue por el presunto delito de injurias o el de asociación ilícita. Pero aparte de las posibles responsabilidades penales de los imputados, está en pie la pieza que quiere cobrarse el arzobispo de Barcelona: el cierre de la web Germinansgerminabit.  

Esta es la verdadera cabeza del bautista que quiere cosechar el cardenal Martínez Sistach. Para ello hay que entender el leit motiv de su pontificado. Sistach llegó como arzobispo de una capitidisminuida diócesis con un objetivo tan simple como eficaz: pacificar un rebaño que se hallaba dividido tras el mandato del cardenal Carles. Para lograr esa pax augusta debía contentar a todos aquellos que se habían mostrado belicosos con su predecesor. Sistach lo tuvo claro desde un principio y escogió un método absolutamente prosaico: les ofreció cargos y tribunas mediáticas. Y fue extremadamente hábil: las ruidosas protestas se difuminaron por arte de birlibirloque. Sin embargo, despreció el flanco más ortodoxo. Estaba seguro que, como seguidores de una obediencia filo-ignaciana, jamás le iban a deparar problema alguno. A lo sumo, alguna revistilla integrista o algún fanzine "pietista" (como le suelen llamar despectivamente), tipo AveMaría u Orientación Religiosa . Y para de contar.

Pero con esas le salió Germinans. Y lo que es peor: tuvo éxito. Un éxito que sorprendió a la propia empresa. Una página de internet, rudimentaria, artesanal, llevada a cabo por cinco ilusos, que vieron como ocupaban un nicho de audiencia que nadie había explotado. Una cuña en la que cabían sacerdotes, religiosos y sobre todo laicos que se hallaban totalmente descontentos con el camino que seguía la diócesis. Un hueco que no había cubierto nadie y que descubría que Barcelona (y por extensión Cataluña) no era un erial ni una burbuja que no había sucumbido a la revolución wojtyliana y en la que quedaban al descubierto las vergüenzas de un poder clerical, cuyos frutos eran completamente paupérrimos. Añádesele que esta página amanecía con un lenguaje fresco, novedoso y adaptado a las nuevas tecnologías, lo cual despistaba aún más a quienes sólo esperaban pellizquitos de monja. Y por si fuere poco, gozaba de buena información. La buena información que nos permitió hacer un "minuto y resultado" de la designación de obispo auxiliar de Barcelona; telegrafiar con un año de adelanto que Novell sería obispo de Solsona o lanzar la primicia de que Cristau iba a ser designado obispo auxiliar de Terrassa. Sin contar un sinfín de noticias menores que se han ido adelantando desde este portal.

Restaurante Matamala,
lugar de encuentro de los primeros miembros de Germinans
Esta humilde página web ya no le permitía la vida muelle que creía asegurada cuando nombró a Claret o a Aymar o cuando encumbró a Turull (¡pobre Turull!) o a Termes. Y desde el inicio de esta aventura (año 2007) desplegó todas sus energías para lograr su cierre. Lo intentó de todas las maneras: unas sucias, otras semi-sucias y otras más o menos decentes. Hasta que en el año 2010 se decidió acudir a los tribunales de justicia. Pero como ha sido norma en su pontificado lo hizo de forma chapucera. De tal modo que, cuando el Juez de Instrucción le requirió a él (junto a Matabosch, Brustenga y Turull) para que testificasen, el canónigo Arenas desistió del procedimiento; si bien se guardaron de dejar un conejito en la chistera. El conejito se llamaba Matamala y allí duerme el sueño de los justos un procedimiento penal por una simple infracción administrativa.

Con toda seguridad, en este 2013 se señalará el juicio. Las personas imputadas están absolutamente tranquilas en cuanto a su implicación personal en unos hechos en los que no existe dolo ni imprudencia. Pero queda pendiente lo que puede suponer un auténtico ataque a la libertad de expresión: el posible cierre de esta web.

Algunos nos dirán que eso no es problema. Que en internet tan pronto se cierra una página como se abre. No es el caso. Si consiguiese la orden judicial de cierre sería la pieza que le falta para cerrar la pax augusta de su pontificado. Tanta es la obsesión contra nosotros, que estoy seguro en afirmar que no quiere que se le acepte la renuncia (que tampoco se le va aceptar en este 2013) sin conseguir la clausura de Germinans. No debemos permitirlo. Necesitamos el apoyo del inmenso número de lectores y seguidores que poseemos. En una anterior ocasión resonó el "Todos somos Germinans". Aunque el señalamiento de juicio se halle aletargado, debemos estar dispuestos a hacerlo sonar una vez más. No conseguirán callarnos. No debe prevalecer un ataque tan frontal contra la libertad de expresión. Ni siquiera en el minúsculo ámbito sobre el que solemos informar habitualmente.

Oriolt

24 comentarios:

  1. Amigo Oriolt y a todo el equipo de Germinans Germinabit, les deseo un Año Nuevo lleno de la paz y las bendiciones que solo Dios nos puede dar.

    Esperemos que con la ayuda de Dios y de su Madre, la Virgen María, pueda resolverse favorablemente esta situación, motivada precisamente por el celo apostólico para que nuestra Iglesia en Cataluña y especialmente en Barcelona se mueva de acuerdo con el Evangelio de Jesús, y no en una especie de evangelio gnóstico pero del siglo XXI, modificado por el "teólogo" de turno.

    ResponderEliminar
  2. La Justicia es lenta incluso si pagas tasas1 de enero de 2013, 1:00

    La querella conduce a una sentencia en primera instancia, cuya misión es sentar los términos del debate y dejar abiertas las vías de la apelación y la casación, como mínimo.

    Si algo verá el Cardenal Sistach sólo será una sentencia en primera instancia que no será ejecutable si se recurre.

    Pero algo es algo... sólo si le es favorable, que hay que verlo, además.

    ResponderEliminar
  3. Si deseais recoger firmas;yo me apunto con dni y lo que haga falta

    ResponderEliminar
  4. Jo tambè soc germinans!

    ResponderEliminar
  5. José María Valderas1 de enero de 2013, 10:06

    Queridos amigos de Germinans, no sé si conviene publicar lo que está pasando por mi mente tras leer el status quaestionis descrito por Oriolt. No sé si va a ser contraproducente. Lo dejo en sus manos, una vez más.

    Se distingue el buen canonista del mal canonista, del canonista jíbaro o cutre, en que, para el primero, el Derecho Canónico es resumen y fuente de teología. Ese fue el impulso que le dio el Vaticano II, incorporando en parte la corriente histórica del derecho que venía desde distintos centros y, muy en particular, de la facultad de Estrasburgo. Rouco, que respiró a tiempo ese espíritu (ese pneuma) en Munich lo plasmó plásticamente el domingo en el discurso sobre la familia.

    En cambio el mal canonista, el canonista plano, el leguleyo, es el que ahoga y arruina la teología. La arruina, por ejemplo, cuando no sabe lo que es la libertad de expresión en la Iglesia. Y cree que es la obligación de loa o la confunde con la libertad de disparatar contra el dogma y el derecho natural en sus gtemplos e instituciones. No sólo la confunde, sino que participa activamente. Por ejemplo, somete a la norma pujolista (vulgo inmersión total, no sólo en la escuela, sino también en la Iglesia) la libertad de rezar en la lengua en que nos en señaron nuestras madres. Y parece, además, regodearse si el infeliz que no sabe hacerlo es un inocente, como se aprecia nitidamente en el vídeo de la presencia del Santo Padre en la plegaria (?) de los discapacitados, expresada en un catalán que les venía postizo y forzado. Y Sistach sonreía. ["De que s´en riu aquest? Sembla que digui que es fotin, pobre mainada."]

    El mal canonista, el canonista jíbaro, confunde el protocolo con el sometimiento de las instituciones de la Iglesia a personajes públicos que, de una clase media discreta y de la noche a la mañana, amasaron desde el poder inmensas fortunas publicadas, humillando a quienes, por cristianos, no "son d´eixe món", que diría Raimon.

    El mal canonista, el canonista jíbaro, incapaz de discernir los fundamentos del derecho, confunde e iguala todas las normas. Ignora la ley natural y el derecho natural como normas supremas. El canonista jíbaro cree que leyes positivas son, aunque contradigan a aquélla, son buenas de suyo y ayudan, prout sonat ("això va dir el paio?"), a la convivencia social.

    ¿Qué esperar de un canonista que no ha entendido el concepto de derecho canónico en la Lumen Gentium, sino que se atrinchera en triquiñuelas procesales como una dama ofendida por un quítame allá esas pajas? Por no hablar de su obscenidad eclesial.

    Jamás he tratado a Sistach (él tuitea así, aunque me parece que el apellido de su padre era Martinez). Ni he provocado, ni deseado ningún encuentro con él. Me importa un bledo que se recorta el caracolillo a lo Juanita Reina. Sólo me interesan su actuaciones en relación con los fieles. Sobre todo las pertinaces actuaciones infames contra los niños y sus derechos básicos, anteriores a leyes positivas perversas.

    Les deseo, amigos de Germinans, la mayor de las suertes. Los leguleyos ganan a veces pleitos por defectos de forma, plazos, etcétera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feligres de Barcelona.1 de enero de 2013, 16:35

      El siguiente comentario me parece poco apropiado:

      "Jamás he tratado a Sistach (él tuitea así, aunque me parece que el apellido de su padre era Martinez). Ni he provocado, ni deseado ningún encuentro con él. Me importa un bledo que se recorta el caracolillo a lo Juanita Reina"

      Le pido un poco más de respeto para nuestro Sr. Cardenal-Arzobispo legitimamente nombrado por la Santa Sede Apostólica. Y en comunión con ella mientras no se demuestre lo contrario.

      Disentir no esta reñido con la educación y el respeto a las personas, aunque no piensen ni actuen según su parecer y criterio personal.

      Eliminar
    2. José María Valderas1 de enero de 2013, 17:26

      Mentiría, si no dijera que esperaba esta respuesta. Esa la táctica chapucera de los que se refugian en el frufrú de los capisallos. Me refiero a la falta de respeto supuesta. Existe un apotegma castellano que reza a tal señoer tal honor. No he dudado de la legitimidad del cargo. Que esté, sin embaergo, en comunión con la Sede Apostólica es algo que admite muchas interpretaciones. En comunión con el resto de los obispos bajo la guía de Pedro, que ese es el sentido genuino de la comunión con la Santa Sede, no se está cuando se humilla a los inocentes. Eso sí es falta de respeto. También Milingo, o como se llamara aquel arzobispo chusco del bodorio estrambótico (que, sin embargo, no hizo daño a nadie más que a sí mismo), fue legítimamente ordenado como tal. No sé si incluso por el propio Pontñifice. A estas alturas de la película el respeto, como la auctoritas, se gana. Yo no me burlo de Rajoy si digo que no me he visto jamás con él,ni tengo especial interés en hacerlo. Y si su barba es lacia o en exceso cuidada. Quien arruina la teología en un procedimiento leguleyo con la aviesa intención de hacer daño silenciando al discrepante, ese no merece más respeto que el de cualquier persona en cuanto persona, pero ninguno por sus actos. Por eso digo que, en su condición privada, no entro y me importa un bledo. No me confundan los que cogen el rábano por las hojas para distraer la atención. No se trata de una discrepancia de criterio: sino de actuación. La actuación de Martinez en el caso de los niños humillados, en la sofocación del derecho de los padres y la anulación del derecho de los fieles a oír el evangelio en su propia lengua (¿no era eso lo que oyeron los primeros fieles tras la venida del Espiritu Santo?) esa no es discrepancia teórica. Ahí hay unos hechos. como el encausamiento perverso del discrepante por una minucia administrativa ya subsanada con luz y taquígrafos. Esa luz y taquígrafos que Martínez rehúye. ¿A qué viene ese desestimiento de la salud doctrinalo de sus parroquias? ¿A qué viene, por contra, ese maridaje obsceno con el poder político llebándolo a la faculgtad de teología para defender unas ideas condenadas expressis verbis por Juan Pablo II y la Conferencia Episcopal Italiana? ¿Yo falta de respeto ante semejantes actuaciones entre descarriadas --qué suave lo digo-- y necias?. Esa es la almendra de la cuestión. El cuidado de su pelo me importa un bledo. ¿A usted sí? No me haga reir con esas salidas de pata de banco pseudomísticas.

      Eliminar
    3. Por la respuesta que da al Feligres de Barcelona, parece que ha Ud. no le gusta que le lleven la contraria.
      Por muchos años tenga Ud. la verdad absoluta y sin matices, y la siga exponiendo sin un poco más de decoro cuando se trata de personas y instituciones de la Iglesia.
      A pesar de su explicación a dicho feligres creo que a Ud. le falta un poco más de humildad.

      Eliminar
    4. José María Valderas2 de enero de 2013, 8:46

      Hay aquí un error de fondo: conceder un plus de valor a personas e instituciones de la Iglesia. Cuando se comete un atropello (no voy a repetir los cuatro graves citados), las "personas e instituciones de la Iglesia" tienen redoblada responsabilidad para el fiel. Nada más. Uno puede carecer de las virtudes que a usted le parezca, pero no se trata de eso.

      Centremos el problema: ha habido un comportamiento perverso en distintos frentes. No es opinión. Son hechos. De manera infantil, puedo conceder buena intención pese a la acción condenable. Pero creo que es un infantilismo. Una necedad. En ningún lado está escrito que los cristianos tengamos que ser necios.

      Tal vez sea porque uno tenga un sentido de la justicia distinto del que manifiesta Sistach. Por si no queda claro: emprender una acción contra un grupo porque no les hace la ola o no les baila el agua es abuso de poder. Un abuso de poder torpe si además se ha puesto de manifiesto el desarrollo real de los hechos.

      Por si no queda claro: el comportamiento de un sacerdote (no digamos si además es obispo) obligando a ¿rezar? a niños deficientes en un idioma postizo para ellos es groseramente abusivo. ¿Falto al respeto con lo de "groseramengte" o más bien soy tibio en la calificación?

      Por si no queda claro: el sometimiento de un representante de la Iglesia a una ideología objetivamente perversa de acuerdo con la doctrina de Juan Pablo II y la Conferencia Eñpiscopal Italiana, presentando a su portavoz y exponente (Pujol) en una facultad de teología es nítidamente contrario a la decencia moral de un hijo de la Iglesia (no digamos si es cafrdenal). La tesis de la secesión no es asunto opinable porque va contra el bien com-ún y la paz.

      Por si no queda claro: defender una ley infame contra el derecho de los niños a estudiar en lengua de la madre (que no supone en absoluto desconocer la otra) aduiciendo una mentira de aurora boreal, eso sí repetida ad nauseam por instkituciones eclesiásticas que siguen el dictado del impositor contra toda sentencia judicial, según la cual favorece la cohesión social es como defender otra iniquidad, pensemos en e robo, porque favorece el libre cambio de mercancías. ¿Cómo va a defender la cohesión una lehy que en derecho es injusta?

      En asuntos en que se trata nada más y nada menos que de la defensa del débil, no tengo ninguna voluntad de silenciar miopinión. Que además,l por tratarse de los pequeños, uiero que sea impertinente. Por si no queda claro.

      O bien, cambiamos el derecho natural, los evangelios y los Hechos de los Apóstoles con el resto de las Escrituras. Allí donde dice "y los había de todas las naciones" (recuérdese la enumeración de los distintos orígenes) que los entendieron cada uno en su propia lengua... tendría que añadirse: que era única y cohesiva para todos, el catalán. Por el amor de Dios...

      Por si no queda claro, mientras Germinans sea longánime no pienso atemperar el léxico en asuntos tan graves. Y de paso me gustaría leer alguna razón en contra de la exposición que ofrezco. La argumentación ad hominem es muy pobre y descalifica al que la emplea.

      El Señor se puso muy serio con el pecado de escándalo a los pequeños. Por si no queda claro.

      Eliminar
    5. Caesar Augustinus2 de enero de 2013, 11:20

      Totalmente de acuerdo contigo, amigo José María.

      Eliminar
    6. Muy bien dicho, José María

      Eliminar
  6. Queridos hermanos y amigos de Germinans,paz y bien. Al tiempo, que el Señor siempre hace justicia y nosotros rogaremos para que la libertad de expresión, de la que parece que solo pueden hacer uso de ella los progres y díscolo con el Magisterio de la Iglesia,resplandezca con la libertad de los hijos de Dios. Animo y feliz año nuevo 2013

    ResponderEliminar
  7. Clarín
    Me ha oarecido muy acertado y oportuno elartículo. Hay que ser previsibles por si cierran la página. El cardenal MARTINEZ ( no sé por qué se avergüenza del apellido paterno) intentará por todos los medios de cerrarla. Creo que Oriolt debería ir anunciándonos de cuando en cuando qué debemos hacer los asiduos lectores.Yo ahora mismo doy mi nombre, firma y DNI si lopedís.
    Bastante dejación ha hecho el cardenal MARTINEZ a la iglesia de Barcelona y a los fieles. ¿Dónde está la misericordia cristiana para perdonar? Creo que es mucho pedir al orgullo del sr. cardenal.
    Ánimo, no nos callarán. Todos somos Germinans

    ResponderEliminar
  8. ¡Yo tambien estoy a vuestra disposición!

    ResponderEliminar
  9. Ascanius Enneas fillius erat1 de enero de 2013, 18:30

    A vuestra disposicion.

    ResponderEliminar
  10. FIDEL: Lo de pretender ganarse a los de fuera o a los revoltosos o violentos a base de sacrificar a los que son leales es una táctica insensata que conduce generalmente a no ganar a nadie realmente y a desmoralizar a los que son fieles. Y no sólo la ha usado en Barcelona el cardenal Martínez, desgraciadamente. Lo de los Cristeros puede ser un buen ejemplo. Y terriblemente trágico. En fin...hay que recordar lo que enseñaba el insigne pedagogo D.Andrés Manjón en un catecismo social en el que a la pregunta: ¿Qué tiene que hacer un gobernante para que su pueblo progrese?, respondía:"Premiar a los buenos y castigar a los malos" Así de sencillo. Y es desde luego lo contrario de la norma sistachiana.

    ResponderEliminar
  11. ¡Yo tambien soy germinans!

    ResponderEliminar
  12. Para lo que querais... nº de cuenta, firma, etc...

    ResponderEliminar
  13. Como dijo Dalí: "Yo tampoco".
    La pregunta es si llegará primero el Juicio final o este mundano.
    Germinans sobrevivió el año pasado al fin del mundo, que en este 2013 sobrelleve lo que caiga y que cumpla muchos más

    ResponderEliminar
  14. jose Maria estoy contigo totalmente; por germinans nos enteramos de muchas anomalias en nuestras diocesis catálanas; yo estoy en Girona y que os voy a contar..¡ Germinans puede contar conmigo,cuando haga falta y cuando crea conveniente,firma y nº de carnet y lo que sea.

    ResponderEliminar
  15. A Jose Mª Valderas: Opinión muy bien expresada. Estoy de acuerdo en todos sus argumentos y los suscribo en su totalidad.
    Por desgracia siempre hay quien se refugia en subterfugios legales para oscurecer la verdad, pero eso no ocurrirá.
    La Verdad triunfa siempre aunque a nuestro modo de ver sea lenta.
    ¡¡ Adelante amigo ¡¡¡ y respecto al apoyo a Geminans, sólo solicitarlo y vereis con lo que contais.Gracias a todos

    ResponderEliminar
  16. A José Mª Valderas:Estoy muy de acuerdo con tus comentarios y tus apreciaciones sobre el tema presente.considero ponderados y atinados cada uno de tus juicios : " sine ira et studio ".Muy bien.

    ResponderEliminar