lunes, 15 de octubre de 2012

Taltavull se quitó el alzacuellos

Los cuatro obispos de Catalua estn a favor de un referendo independentista 














Eran las 8'30 h de la mañana y el día había amanecido fresquito. En la parte alta de la Diagonal, donde Catalunya Radio tiene sus estudios, el termómetro apenas alcanzaba 15 grados. Sin embargo, el obispo Taltavull apareció sofocado. No obstante, ni pidió que pusieran el aire acondicionado ni se sacó la chaqueta del traje. Para mitigar el calor, que sólo padecía él, se desabrochó el alzacuellos, que llevaba con una inusual camisa de color blanco. Igualmente, aunque no viniera a cuento, se escondió el pectoral episcopal en el bolsillo de su camisa. Así no parecía un obispo. Aunque hablase como obispo.

El detalle no tendría mayor importancia, a no ser porque enseguida la foto fue suprimida de aquellos portales digitales donde había sido reproducida. Más abajo les dejo la fotografía que apareció en segundo lugar en Religión Digital , una vez fue apartada la que encabeza este artículo. En ella se observa a la entrevistadora Silvia Cóppulo, pero ha desaparecido el Taltavull acalorado. 

Esto sucedía mientras el obispo auxiliar de Barcelona se mostraba favorable a la convocatoria de un referéndum unilateral a favor de la independencia de Cataluña. Aunque fuere disimulando su vestimenta episcopal. 

La entrevista que les enlazo no tiene desperdicio. La inicia Silvia Cóppulo (una piadosa representante del nacional-progresismo eclesial) rasgándose las vestiduras por la abstención de los cuatro prelados catalanes en la aprobación del documento de la permanente de la CEE contra la crisis, en el que también se aludía a "esa antigua nación que es España". La presentadora no se anda con remilgos y le suelta al obispo: " Aquesta abstenció ens ha semblat tant tebiona Monsenyor ". Concretamente, entona "Te-bi-o-na", marcando mucho las sílabas y delimitando el terreno. Taltavull, que no está cómodo, le habla de que el documento era contra la crisis y que suscribían todos los puntos, menos éste. Pero a la fervorosa Cóppulo (que mantiene la doble creencia en Dios y en una Cataluña independiente) lo que diga el auxiliar se la trae al pairo. Ella está en un medio público de la Generalitat y no sólo está informando, sino que realiza una labor de adoctrinamiento. Y ahí sigue erre que erre. ¿Cómo puede decir un obispo- se refiere a Martínez Camino- que la independencia es moralmente inaceptable? Taltavull no sabe dónde meterse. No va a dejar mal a un compañero, pero peor es ofender al establishment catalán. Y entonces se empieza a liar con que los obispos han de estar al lado del pueblo, que las cosas se han de dialogar, que naturalmente el proceso ha de ser pacífico (¡sólo faltaría que animase a armar a la población!) y demás lugares comunes
.
Así pasa un largo cuarto de hora y el pobre Taltavull se va enredando en la trampa que le ha tendido la presentadora beata. Tan vergonzoso es el resultado de la misma, que un periodista veterano, ponderado y curtido en mil batallas como Lluis Foix (que estaba de contertulio) tiene que recordarle a Silvia Cóppulo -y a Taltavull- que la iglesia catalana ha sido tan plural que en la Guerra Civil dos obispos de esta tierra (Gomà y Vidal Barraquer) encabezaron dos líneas distintas con motivo de la Carta Colectiva del año 1937. E incluso le recuerda que el sucesor del cardenal Gomà fue un barcelonés de rancio abolengo, como Don Enrique Pla i Deniel. La entrevistadora sigue con el carril automático puesto e insiste en que la iglesia catalana no es como la española y que cómo va a oponerse a qué se consulte a la ciudadanía. En aquel momento, el muy moderado Lluis Foix se da cuenta que la intervención del obispo se está limitando exclusivamente al tema del referéndum y salta: "A mi lo que me gustaría es que la Iglesia hablase de Jesucristo, de los pobres, de los enfermos y menos de política". Pasan cinco minutos en que -por fin- el obispo puede hablar de la crisis, de Cáritas, de los comedores sociales (incluso la presentadora dice que trae muchos documentos, pero no nos va a dar tiempo) y es que se acaba el programa y Silvia Cóppulo debe hacer la pregunta trampa, la que se llevará los titulares y le espeta a Taltavull: "¿Si el pueblo catalán decidiese ser independiente, la Iglesia estaría a su lado?". Y el monseñor menorquín cae de bruces: "Si el pueblo llega a esa resolución, la Iglesia ha de estar al lado del pueblo". 

Mientras esto sucedía Sistach estaba en Roma, en el Sínodo de los Obispos (por cierto, les enlazo un video en el que si se observa el segundo 42, se puede ver que nuestro cardenal sufre de falta de sueño). Taltavull es el auxiliar de Sistach. Éste por el momento no se ha pronunciado en relación a los propósitos independentistas de Artur Mas. No sólo no se ha pronunciado, sino que ha guardado una exquisita prudencia y no ha cedido ante las presiones padecidas tanto en la misa de la Merced como con motivo de la visita de Bertone.

No creo que a Sistach le hayan gustado mucho las declaraciones de un auxiliar, al que tiene una confianza manifiestamente mejorable. Pero lo que está claro es que Taltavull ha puesto el listón muy alto y ahora se va a aprovechar algún prelado mucho más listo y mucho más independentista. Llámese Vives. No tardará en hablar. Y vestido de obispo.

Oriolt

29 comentarios:

  1. Parece que le falta preparación para las preguntas ¿por qué acepta ir?

    Al paso que van, dirán que estar con España es pecado, porque España roba y robar es pecado.

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero cómo se puede ser obispo sin salirse por la tengente?¿Cuándo se había visto esto en la Iglesia catalana?.

    ResponderEliminar
  3. Jose Maria Valderas15 de octubre de 2012, 23:51

    Amigos de Germinans, a medida que se van conociendo detalles se espesa más el barrizal. Recuerdo cómo el cardenal Rouco cuando le preguntaron si la abstención procedía del grupo catalán, respondió que no podía saberlo porque el voto era secreto. Y va nuestro licenciado y dice que Hmm, pues sí nos abstuvimos los cuatro. Viva el desaire. Con qué gracia lo dice. Como para confiar en él

    Sobre las aberraciones de su doctrina se han prodigado diversos portales y no voy a aburrir con lo dicho en un post anterior.

    Comparto con usted, Oriolt, la sospecha del licenciado en filosofía, a la sazón en Urgel.Y lo que son las coincidencias y los parecidos. Acaba de descubrirse que la ministra alemana de educación copió su tesis doctoral en teología. Plagió. Hubo en la CEE un presidente de la Comisión de Educación que puso en su curriculum vitae, "estudios de doctorado" (para incautos, doctor.) Tal eran sus conocimientos de filosofía moral y filosofía del derecho que se mostró aventajado en la defensa de la peregrina tesis de que la Iglesia aceptará lo que el pueblo diga. Con lo fácil que hubiera sido repetir el Catecismo e incluso adornarlo con citas del DSI.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo que ante la manifestación por la independencia, al Sr. Cardenal de preguntaron: si acudiría a la manifestación. Él respondio muy acertadamente: Que no iba a la manifestación porque la misión de la Iglesia es la de unir y no la de separar.

    Creo que en esa cuestión, que a mi modo de ver, es puramente política, la Iglesia debería mantenerse neutral. Eso no es un tema como la defensa de la vida, que atenta contra el 5º Mandamiento, por ejemplo y la Iglesia tiene todo el derecho a defenderlo.

    Ahora bien, una vez la cuestión política esté resuelta, la Iglesia a mi mode ver deber seguir al lado de los fieles, que es su misión.

    ¿Saldría la Iglesia beneficiada o perjudicada con esta nueva realidad? Tiempo al tiempo. Si con la nueva realidad, el número de vocaciones religionas y sacerdotales, en número de fieles que frecuentan los Sacramentos aumentan, es señal de que la cosa marcha bien. En caso se pierde el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. A mi humilde entender la Iglesia Católica está al servicio de la verdad, al servicio de Dios.

    ResponderEliminar
  6. Cuando las repúblicas surgidas de las antiguas colonias españolas en América fueron alcanzando su independencia de "la Madre Patria", los obispos de aquellos territorios se mostraron férreamente contrarios a la independencia de los mismos. El resultado es que una vez alcanzada la independencia, fueron volviendo uno a uno o en grupo a la metrópolis, con sus episcopales traseros escocidos tras las correspondientes patadas propinadas por los patriotas de turno, y allí se nombraron nuevos obispos más favorables a la realidad naciente. Es de suponer que la historia algo nos enseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá sea por eso que Taltavull se apunta al carro de la independencia. No sea que se declare tal independencia y lo pongan de patitas en la calle por no ser catalán 100% y tenga que volverse a Menorca sin cargo ni beneficio como Godayol cuando se volvió de Perú a Barcelona.

      Eliminar
  7. Lo que parece la entrevista, casi íntegra, en:

    http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=25388

    ResponderEliminar
  8. Buenos días. A pesar de respetar y admirar al Cardenal Rouco, creo que la mención a Cataluña está fuera de lugar. Mucho más ponderadas me parecieron las recientes referencias a la independencia de Monseñor Novell, referencias a las que este medio no ha hecho ningún caso a pesar de seguir a Mons. Novell. No voy a entretenerme en saber qué ha dicho exactamente el obispo Taltavull, todo lo que no sea la última sentencia con la que acaba la entrevista a mí no me sirve, no lo admito. Se trata de temas claramente pertenecientes a la esfera de lo civil, autónoma de lo definido por el Magisterio de la Iglesia.

    La Iglesia como cuerpo no tiene NADA, absolutamente NADA que decir sobre este tema. Sus miembros, en su condición de ciudadanos, evidentemente sí. Podran votar sí, no, en blanco, nulo, abstenerse, implicarse más o menos en una u otra opción. Y es en ese proceder dónde se tiene que notar que somos cristianos, siendo humildes, respetando la opinión de los demás, siendo mansos y no agresivos, amables, serviciales, etc.

    Y esto va por Rouco, por Cañizares, por Camino, por Vives, por Taltavull...Como dice Foix que hablen de Jesucristo y denuncien las tremendas injusticias que estamos padeciendo el pueblo en manos de banqueros y políticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia, los pastores, pueden y deben exponer su
      mensaje a los fieles.Los pastores- y no porque lo diga
      el Sr.Foix hablen de Jesús, denuncien las injusticias, etc. creo honestamente que lo hacen.Se suele criticar a los pastores y a sacerdotes para que sus mensajes se queden en la sacris-
      tía. La Iglesia no debe callar. Tiene todo el derecho de exponer la doctrina,(los documentos del Vaticano y loas últimas declaraciones de los obispos lo remarcan)y ello en plan prositivo, no impositivo,pero tienen todo el derecho de
      hacerlo aunque nos duela.Antes se vivió un maridaje de 40 años seguidos con el régimen anterior...Ahora dicen algo y se
      les echan encima.! Una incoherencia.

      Eliminar
  9. A todos los que critican a Mons. Sebastià Taltavull les recomiendo leer el Discurso del Papa Juan Pablo II a las Naciones Unidas en la sede de la ONU en Nueva York, el 5 de octubre de 1995.
    http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/1995/october/documents/hf_jp-ii_spe_05101995_address-to-uno_sp.html
    *L'Osservatore Romano. Edición semanal en lengua española n. 41 p. 7-9.
    Mons. Sebastia Taltavull tiene el mismo derecho a expresar su opinión en este tema. Como lo ha hecho el Card. Cañizares.
    Pero hay algunos católicos que se creen que la unica verdad católica es su opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo directamente pienso que ni unos ni otros tendrían que soltar una palabra en público sobre este tema.

      Eliminar
  10. El único que no cayo en la trampa del NODO en colorines fue Foix, por supuesto con la de trampas que le han puesto en su vida periodística, experiencia tiene. No interesa que los jóvenes listos y trabajadores deban emigrar para poder vivir, que el Banco de Alimentos, este en quiebra por falta de alimentos,no de voluntariosos voluntarios y de donaciones, sino que estas son insuficientes ante tanta hambre y miseria y que las parroquias hagan día si y día también llamamientos para que aportemos ya que tienen cola de hambrientos. No lo importante es la trampa al obispo. ¿Si hay independencia ataremos los perros con longanizas o no tendremos ni perros por tenerlos que comer?

    ResponderEliminar
  11. José María Valderas16 de octubre de 2012, 11:11

    Amigos de Germinans, la equistancia tiene un sentido matemático. En moral carece de significado. No se puede estar a medio camino entre lo justo y lo injusto, porque no existe ese topos moral. Las acciones humanas son dicotómicas en lo moral: buenas o malas. Las consideradas indiferentes se dicen tales porque no inciden sobre la moral. Ese relativismo moral que tanto daño ha hecho ("condenamos la violencia venga de donde venga" para equiparar policías y asesinos) y tantas muertes ha causado es una perversión de la ética.

    Se cae, en mi opinión, en idéntica postura cuando se compara lo incomparable, vale decir cuando se pretende rebajar el valor de uno al compararlo con otro. En plata, me parece ofensivo comparar a Rouco y Camino con Taltavull y Vives. Tal vez sea por defecto profesional, pero esa equiparación es un juicio falso de la realidad. Ateniéndome a la formación y escritos, los segundos, meros licenciados, no llegan a la suela del zapato de los primeros. No se trata de titulitis, sino de que, cuando se trata de asuntos humanos, cada opinión vale por la razonada que esté y esto suele hallarse en relación directa conm la formación.

    Pero es que además el tema que nos ocupa no es mero asunto terrenal tout court. Sino de derecho de gentes. En cuya interpretación entran muchos factores, incluida la historia. Y la memez de Novell equiparando la dominación romana de Palestina con Cataluña y su relación con el resto de España (bueno, los malintencionados o incultos hablan de Cataluña y España), es, entre otras menesterosidades intelectuales, la relativa a la historia.

    Porque de lo que se trata es si esa menestoridad afecta a los derechos de las personas en sociedad, vale decir al bien común y a la paz. De su desarrollo bíblico, patrístico y jurídico se ocupa la teología política. Una disciplina cuyas bases pusieron Guillermo de Auxerre, Felipe el Canciller, San Alberto, Santo Tomás, Juan de Torquemada, Conradlo Koellin, Francisco de Vitoria, Domingo de Soto, Domingo Bañez, Francisco de Toledo, etc.

    Esa doctrina ha sido difundida en numerosas encíclicas desde León XIII y documentos conciliares.

    Porque se trata de derechos relativos a la naturaleza de la persona, la Iglesia debe defenderlos. Nos lleva a la pobreza el egoísmo de los mercados financieros y la mala administración de los plolíticos. Llevan a la división, el enfrentamiento, la ruptura de la paz social las utopías perversas, las imposiciones, las yugulaciones de derechos fundamentales.

    Añadamos a ello el esperpento teológico ese de que la Iglesia está con lo que decida el pueblo. Como si las decisiones del pueblo no sean a menudo acabar con la Iglesia, al hacerlo con determinados grupos, llámense judíos, gitanos, enfermos mentales. O personas corrientes. La Iglesia debe estar siempre con el bien común y la paz. Con el derecho de gentes.

    Sobre eso saben mucho Rouco y Camino. De eso lo ignoran todo los obispos que aquí se han expresado a su aire sin consultar siquiera un epítome de DSI.
    N

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demuestra usted una gran erudición, pero en síntesis le digo que la unidad de España no es ningún dogma de fe, ningún bien moral a preservar. Como desear la independencia de Cataluña no significa desear el Reino de Dios.
      Déjennos pensar por nosotros mismos, no sean maniqueos (unionista bueno, independentista malo). No carguen más las tintas en la conciencia de los creyentes, den la libertad necesaria en aquello que es claramente opinable, admitan y respeten la "sana laicidad", la sana separación entre Dios y el César. No cubran a España con el manto de lo sagrado.

      Ni la unidad de España ni la independencia de Cataluña se defienden en la iglesia, mucho menos en la liturgia ni en los escritos pastorales.

      Eliminar
    2. José María Valderas16 de octubre de 2012, 20:28

      Es un bien moral a preservar el bien común y la paz. Es lo que dice la doctrina social de la Iglesia, expresión que ha venido imponiéndose para el desarrollo de los derechos fundamentales.

      Mucho me gustaría que la gente recibiera una información objetiva. Y no sólo desde el poder público (televisiones, radios, periódicos). Me duelen, en particular, las soflamas episcopales, los medios de comunicación que se dicen católicos y a menudo dependen de la propia Iglesia, donde el sesgo y la media verdad tienen su asiento.

      Le daré un solo detalle que Goebels no hubiera mejorado: en la hoja dominical (perdón, Full) de hace una semana y media aparecía en portada la fotografía del cardenal y del presidente de Omnium porque Cáritas y Omnium habían recibido la medalla de oro de la Generalidad. Como si fuera una equiparación de entidades venerables. Pero no es verdad. Caritas vive principalmente del óbolo de los particulares.Omnium es una entidad que vive del dinero público con unos fines que, para muchos, son separadores, por decirlo suave. Cierto que el premio lo otorga la Generalidad. Mas, por decoro, si no por honradez,ahí sobraba el cardenal. Son uniones non sanctas.

      En varias ocasiones he pedido a Germinans que eleven el tono doctrinal, incluso que abran páginas doctrinales como la magnífica sección litúrgica. Unas páginas que estarían abiertas a todos, incluso a los castellanohablantes, completamente desatendidos en los medios de la Iglesia. ¿No pueden estos formarse su criterio?

      Y por cierto el único que se ha puesto la bandera encima de la cruz son esas parroquias con señeras o el féretro de Deig, que literalmente tapó el crucifijo. Claro primero se dice que en Cataluña hay demsiadas misas en castellano y luego los seguidores lo confunden con un político.

      No he hablado de unidad de España, aunque sí creo que es un valor moral. Lo digo ahora por primera vez. No desde una óptica de partido, sino desde una concepción del bien común. El día en que toda España, representada por su presidente de Gobierno y las Cortes, diga adelante con la independencia, no seré yo el que se oponga. Pero el bien común no es fragmentario, por definición. Quien atenta contra él, atenta contra la moral. Y eso es puro catecismo iusnagturalista.No hace falta leer a Erasmo.

      Eliminar
    3. Respeto su opinión que considera como un valor o un bien moral la unidad de España. Es su opinión y por supuesto la respeto. Su opinión, su postura estará más o menos fundada, pero no deja de ser suya, subjetiva. Es un tema discutible y el uso que hace del Magisterio de la Iglesia es inpropio. Desde el flanco catalanista, también le podrían esgrimir ciertos textos de insignes eclesiásticos catalanes y hasta algún aplaudido discurso de Juan Pablo II.

      Es mejor ser un hombre, o una mujer, de verdad y no un "meapilas" y ante cada conflicto humano, ir a refugiearse en la autoridad moral del cura. Vale la pena defender nuestros intereses, aunque sean debidos a cuestiones sentimentales o de arraigo personal o familiar, de tú a tú, a pecho descubierto. Hay un dicho español que dice los españoles siempre van detrás de los curas, o con un cirio o con una estaca. Tenemos que superar estos extremos. Tampoco faltan los listos y los cobardes que dicen "eh, que no lo digo yo, lo dice Cañizares". Si usted se apunta al carro de esta tendencia, entonces no tiene ninguna autoridad moral para criticar al difunto Deig, a los recientes abades de Montserrat, a Taltavull, a Vives, a los párrocos independetistas...Mejor que todos estos consagrados se ocupen en santificarse y en atender con celo las almas encomendadas

      Yo lo que creo es que Jesucristo no está en la unidad de España ni en la independencia de Cataluña. Y en su último párrafo usted ha caído, en mi opinión, en lo que ya es un tópico que es el de sacralizar la constitución española de 1978, hasta en sus mecanismos de reforma. Su último párrafo es inaceptable, completamente, a pesar de su dominio de la escritura y humanístico. No hay ningún pecado consistente en desear y luchar por la independencia de Cataluña.

      Saludos

      Eliminar
    4. José María Valderas17 de octubre de 2012, 11:16

      Es la táctica empleada ad nauseam por los que no buscan el bien común, sino el bien particular. Si se dice, y prueba, que el nacionalismo catalán tiene ribestes nazis, te responden que el nacionalismo español tiene ribegtes nazis. Creen que eso es argumentar. Porque no prueban que el nacionalismo español, que yo no sé lo que es, y en cambio sí sufro la bota yuguladora de derechos del nacionalismo catalán. Por esa línea de argumentación no se va a ningún lado. Y no seré quien caiga en esa trampa estúpida.

      Otra necedad que insulta a la inteligencia, aunque en el mismo orden, es crear un muñeco a abatir. No me consta que yo haya citado a Cañizares, ni a ningún clérigo en busca de refugio de mi manera de pensar. Lo digo yo con mi nombre y apellido. Tampoco caerá esa trampa tendida por ayunos de materia gris.

      Y el remate. Sacralizo una ley positiva, según lucubra. No ha entendido nada. Me muevo en todo momento en el derecho de gentes, base de un justo derecho positivo. Pero no baso el derecho de gentes en ningún derecho positivo. La diferencia es oceánica. Y pensar que con esa limitación mental puedan algún día gobiernarnos...

      A modo de coda: se repite como un estribillo que la relkigión no tiene nada que ver con la unión política ni con la independencia. Menudo descubrimiento. Y nosotros con estos pelos. Sí, reconozco que el Concilio de Nicea no recoge ningún artículo de fe en que se declara que España es una (no sigo porque en seguida hay imbéciles que añaden en plan gracioso: grande y libre.) De momento no ha habido ningún preste catalán que haya creado la advocación "la Mare de Deu de la independència", pero no pierdan las esperanzas. Mayores hemos visto (o como dirían ellos "de mayores hemos visto"). Pero ni el Concilio de Nicea, ni el de Calcedonia, ni el de Elvira, se ocupan de cuestiones morales, sino dogmáticas. La valoraci´lon de la política pertenece a la moral, a la filosofía moral. Por eso hablamos de si la unidad es un bien moral o no lo es. Por eso decimos que el Estatut de Cataluña es objetivamente perverso. Bueno, lo digo yo, no Vives. Este se halla en otra onda. Y es un bien porque ha permitido mantener la paz y el bien común durante siglos. Antes de la constitución del 78, antes de la de Cádiz y de las que hubo en medio, si usted anónimo ley la obra de Luis Sánchez Agesta. Pero ustedes qué van a leer. Les basta con repetuir tópicos y consignas

      Eliminar
    5. Sólo para que sepa con quién habla, no soy independentista ni siquiera me considero catalanista, entiendo el ser catalán como una variante de ser español. En mi sentir respecto a este tema no hay conflicto. Sí considero que este estado necesita una profunda reforma que lo simplifique a la vez que lo fortifique. Hay demasiados niveles administrativos, demasiadas instituciones a las que mantener.

      Usted cree que la unidad territorial del estado español es un bien moral a preservar. Yo no lo creo así. Este estado tiene que estar al servicio de la gente, de los ciudadanos y no alrevés, y hoy nos está saliendo muy caro, con unos servicios al ciudadano escasos y de mala calidad...¿Mantener la unidad por mantenerla? En todo caso sí sirve para una mayor justicia social y la prosperidad de cuantos más mejor, sinó mejor que no. Soy de los partidarios de hablar del tema sin tapujos, friamente, sin apasionamientos.

      Yo voté en contra del estatut por varias razones, pero tampoco afirmaría categóricamente que es objetivamente perverso.

      A pesar de sus cultos insultos de este último comentario, creo que es a este nivel en el que hay que hablar de esta cuestión. No estoy disputando con usted la moralidad del aborto o la interpretación del misterio de la Trinidad. Para eso, doctores tiene la Iglesia. Pero los problemas de la escalera de vecinos se debaten en las juntas.

      Saludos

      Eliminar
    6. José María Valderas17 de octubre de 2012, 18:12

      Por respeto a Germinans, de cuya amabilidad no quiero abusar, por mi parte doy por zanjado el tema.

      Eliminar
  12. A ni estas cuestiones es que me resbalan. Ya estoy más que harto. Tengo asumido que los fieles estamos sin pastores, repito, sin pastores y que debemos mantenernos en la fe por nuestros propios medios, que los hay. Ahora bien, cuando vengan las cosas mal dadas, que vendrán, quien esto escribe no piensa ni mover un dedo por defender a estos obispos, en el mejor de los casos, cobardes; otra cosa es, naturalmente, la Iglesia, a la cual pertenezco, y a la que hay que defender siempre sin duda alguna. Pero a estos obispos, indigentes intelectuales y desnortados en el cultivo de la fe del pueblo fiel, ni agua.

    ResponderEliminar
  13. Doncs si està a favor de la independència està ben clar que està al costat de la immensa majoria de catalans i tranquils, no us poseu nerviosos que els altres prelats també si manifesteran a favor, només és qüestió de temps.

    ResponderEliminar
  14. Monseñor Taltavull es el Obispo de una facción. La que representa la "putrefacta charca del nacionalismo". Hay un sector importante de la sociedad catalana que no quiere que se parta Cataluña en dos, que nos efrentemos en discordias. Este es el gran logro de Artur Más, vigilado por la Familia en su salto al vacio, huyendo de una gestion deplorable y de un incierto horizonte penal. Monseño "Tía", no caiga en más trampas y sea el pastor de todas la ovejas y no contribuya con su actitud frivola a la fractura de nuestra tierra catalana y española.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nacionalismo no es ninguna charca. Deje que las personas se definan libremente. ¿Quién es Ud para decir todo esto?.
      El nacionalismo español es el único válido ¿no?

      Eliminar
    2. Mire la palabra charca putrefacta es de Oriol Pujol Ferrusola, referiéndose a la patria de los demás. No soy nacionalista. Los "nacionalismos son germen de discordia", en palabras de Pio XII y han causado millones de muerte en nuestra Europa durante el pasado siglo: dos guerras mundiales, traslados de poblaciones, nacimiento de estados artificiales, crisis en los Balcanes etc.

      Eliminar
  15. Una gran mentira es que la independencia esta al al lado de la inmensa mayoría de catalanes, yo por ejemplo estuve en el Nou Camp y solo los paniaguados de la gene, pues afuera regalaban los pasquines políticos gritaban, la gran mayoría solo decían Barça Barça, o queremos cobrar la misma pensión que MONTILLA cotizamos MAS!!!!! o sea que esto solo para embusteros que cobran del hambre de los demás, pues catalunya pasa HAMBRE!!!!.

    ResponderEliminar
  16. Més EVANGELI i menys politiqueig nacionalista. L'última vegada que el poder va quedar en mans de la Generalitat aquest va ser fictici, perquè se'n van apropiar comunistes i anarquistes. El resultat tothom el sap, milers de sacerdots, religiosos i religioses i homes de fe, aquests sí que espoliats, torturats i assassinats per la seva fe. El Bisbe Auxiliar de Tarragona cremat per les muntanyes properes a Montblanc i el pastor que va abandonar les ovelles i va exiliar-se a corre-cuita. Però a qui beatificaran serà als bon bisbe auxiliar, el màrtir Dr. Borràs, no al mal pastor. Aprenguin Monsenyor Martínez S. i Monsenyor Taltavull, però aprenguin del màrtir, no del polític...

    ResponderEliminar
  17. Todo ésto acabará con mas monasterios convertidos en hoteles,spa y alguna Iglesia en restaurante,como ya he visto en otros paises.
    Nuestra Iglesia está gravemente enferma y con éstos obispos que ocultan sus señales que esperais ?
    El Señor tenga misericordia de nosotros,por que no tenemos solución

    ResponderEliminar
  18. Esto de quitarse el alzacuellos y esconder el pectoral, en fin, sin comentarios.....

    ResponderEliminar