domingo, 12 de agosto de 2012

El doloroso fuego en la Junquera no quemó la memoria de los mártires

Carretera de Les Escaules a Pont de Molins
Cataluña y España entera tuvieron que contemplar, el pasado mes de julio, las desgarradoras imágenes del incendio iniciado en la parte francesa de la frontera, al norte de la Junquera. Empujado por la fuerza apocalíptica de la tramontana frenética, el fuego se extendió por diferentes pueblos del Alto Ampurdán, causando quema de bosques, perjuicios en zonas urbanas, pérdida de rebaños y lo más doloroso, la muerte de cuatro personas, algunas de ellas indirectamente a causa del fuego.

Las llamas también llegaron impetuosas al límite del pueblo de Pont de Molins. En un bosque de sus cercanías, se levanta el Monumento al beato Anselmo Polanco, obispo de Teruel y a su Vicario General, mosén Felipe Ripoll, asesinados el 7 de febrero de 1939 por las tropas del coronel Lister. Fueron las últimas victimas de la persecución religiosa del 36 al 39. Juan Pablo II los beatificó en 1995. Asesinaron también en el mismo bosque a 42 prisioneros de guerra, jefes, oficiales y soldados, haciendo caso omiso de las leyes internacionales que prohíben torturar y asesinar a prisioneros. El monumento también los recuerda.

Beatos A. Polanco y F. Ripoll
En memoria de aquellos mártires, el año 1940 se levantó en aquel lugar un Monumento en piedra de “ull de serp”, así conocido en Cataluña el granito berroqueño extraído en las canteras del Maresme y el Vallés oriental, que Gaudí utilizó para las escalinatas de la Sagrada Familia, y que le confiere un aire macizo a la par que adusto y severo. Los ampurdaneses tienen a ese monolito gran devoción. Anualmente junto con muchos fieles, después de celebrar la santa Misa en el Santuario de la Virgen de la Salud de Terrades, patrona del Ampurdán, suelen acudir allí para depositar sus ofrendas y sus oraciones con gran respeto y cariño.

Muchos sectarios han intentado abatirlo inútilmente. Lo han ensuciado más de una vez con pintadas blasfemas y ofensivas.
 
Santuario de a Virgen de la Salud (Terrades)
En estos días, el fuego ha destruido toda la arboleda de alrededor: pinares, cipreses y alcornocales. Altas llamas lo rodearon como una ofrenda divina. El monumento quedó impune. Triunfante. Limpio como un serafín. A sus pies la ceniza del boscaje le hace alfombra. Ni las ofensas ni el fuego no han podido destruir el testimonio de los dos mártires de Cristo. 
Bosque de Pont de Molins
 Don Francesc Picas, presidente honorario de Hispania Martyr que acudió en días posteriores al lugar de los hechos, me trasmite la crónica del estado del recinto. Soli Deo honor et gloria.


Prudentius de Bárcino

8 comentarios:

  1. Recuerdo un comentario del Cardenal Ricardo María Carles, que vosotros recomendásteis y que se titulaba algo así como "los otros bosques quemados" para hablar de las otras cosas morales que se queman y no son bosques

    ResponderEliminar
  2. Bonito "aguilucho" al pie de la cruz, parece que todavía quedan símbolos franquistas adosados a símbolos religiosos. No es de extrañar que no despierte simpatías en la zona...
    Esas son la épocas golriosas que ustedes tanto añoran, martires, sangre, salvadores de la patria y de la pobre iglesia perseguida. Se les ve el plumero desde lejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier cristiano mínimamente formado sabe que el águila, con aureola de santidad alrededor de su cabeza simboliza a San Juan Evangelista.
      Después de la guerra civil se incluyó en el escudo de España como signo de catolicidad.
      Es normal que tras una constitución laica y de la actual España aconfesional el águila haya desaparecido del escudo. Pero de ahí a decir que el águila de San Juan es un signo fascista va un trecho. Vaya usted a Alemania y dígales a los alemanes que son unos fascistas porque mantienen el águila en su actual escudo.
      Esto me recuerda una anécdota, cuando un grupo de estudiantes de la ESO visitaban una basílica y en el ambón del Evangelio aparecía esculpido el águila de San Juan y uno le dice al otro: "Mira, el escudo de Franco".
      A eso nos lleva la educación nacional-progresista catalana de nuestros colegios y la EpC de Zapatero.

      Eliminar
    2. Germinans, no seais demagogos, habéis entendido perfectamente el mensaje anterior.
      Las connotaciones políticas e historicas del aguilucho superan con creces su significado religioso. El dictador escogió deliberadamente impregnar los simbolos de España con su particular visión de la "cruzada", al igual que añadió el lema "Una, grande y libre" por si quedaba alguna duda.
      Invocar ahora que el "pollo" solo tienen un significado religioso es deliberadamente falaz, porque la interpretacion de los simbolos va innegablemente ligada a la de la historia que conllevan. Sintiendolo mucho para vuestras finas conciencias cristianas, el aguila en el escudo recuerda a Franco, no a San Juan.
      La comparacion correcta en el caso de Alemania no es la que haceis. Lo equiparable seria si estuviera todavia visible la cruza gamada en sus simbolos o monumentos, porque "forma parte de su historia" (fascista, pero historia al fin y al cabo). Alguien sería capaz de defenderlo ? Pues este argumento es el que utilizan muchos de los pensadores de vuestra onda....

      Eliminar
    3. Yo no veo el "Una, Grande y libre" en la fotografía, tampoco el yugo y las flechas, ni otras simbologías franquistas. Quitándo los 4 escudos de los Reinos de España es simplemente el águila de San Juan.
      Por cierto el símbolo de Franco es el "VICTOR" (del caudillo invicto) no el águila.

      Eliminar
  3. En algo tiene razón el anónimo que al parecer odia el águila y a la Iglesia. A pesar de que el escudo de los reyes Católicos con el águila de San Juan, es el constitucional de 1978 y hasta 1982 y sustituido por otro legal inventado, es cierto que la España actual y buena parte de sus habitantes son indignos de ser protegidos y presididos por el águila de San Juan y personalmente prefiero que haya desaparecido.

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces me pregunto cuando aparecera un indocumentado que despues de visitar la Capilla Real de Granada pida tambien destruirla por ser un recinto lleno de simbolos Franquistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo deseo que quien comente en contra de la línea del blog, antes se informe. Allí se hizo una matanza gratuita y absurda. Supongo que es la que dio motivo también al tendencioso libro y film "Soldados de Salamina", ambos nefastos y fuera de la verdad. Si luego se alzó un monumento con los signos comprensibles, es razonable. Lo que no lo es es querer deformar la historia y volver a soltar bilis contra el que puso orden en tanta barbaridad anterior.

      Eliminar