jueves, 21 de junio de 2012

Segunda marcha por la Vida en Roma

No nos engañemos, a los que coincidimos en las Marchas por la Vida aquí, en Madrid, en Roma, en Nueva York, no nos distingue la normalidad. Por la sencilla razón de que hoy lo normal es estar a favor del aborto: activamente unos (el aborto se ha convertido en conquista de los progresistas y en bandera de los feministas) y pasivamente otros, pero remando a favor igualmente. Éstos son los que no confesándose progresistas ni feministas, aceptan la legitimidad de las doctrinas y de la moral que promueven estas corrientes. Dispuestos por tanto a reconocer la bondad del derecho al aborto y a convivir con él sin hacer aspavientos. Son abortistas por defecto, aceptándolo en silencio. A fuer de democráticos, claro está, y en aras de la convivencia pacífica de todas las opciones políticas y morales.

15.000 personas es la cifra que se dio de participantes en la Marcha. Éramos multitud, es cierto. Un mar de banderas y pancartas con toda clase de insignias de asociaciones (más de un centenar), con gran variedad de imágenes, consignas y eslóganes en defensa de la vida y condenando el aborto. La que más me impactó fue la que se preguntaba si tantos millones de muertos no eran la señal inequívoca de que estábamos metidos ya en la tercera guerra mundial. Me sorprendió también ver la pancarta de la Hermandad de San Pío X. Evidentemente no había habido un censor que determinase quién era digno y quién no lo era, de estar en la Marcha. Todos los que estábamos, teníamos totalmente claro que ésa era una gran causa por la que valía la pena batirse. 

Evidentemente éramos una especie de ovejas descarriadas del gran rebaño formado por la inmensa mayoría de los católicos, empeñados en ser cristianos de forma secundaria y subsidiaria. Primero son ciudadanos (sometidos voluntariamente a las leyes y al sistema político dominante), y en segundo lugar son gente de conciencia. Si es que no han aceptado sin más, la legitimidad del Estado en la formación y performación de las conciencias. Y encima se sienten la mar de orgullosos de su ecuanimidad. Son gente normal, por eso son abortistas por lo menos pasivos. Nosotros, ovejas descarriadas desasistidas de los pastores, subiéndonos por los riscos.

En fin, que cuando te sumerges en una Marcha por la Vida , tienes la clarísima sensación de que estás entre gente que ha renunciado al confort de la normalidad. Gente que se ha atrevido a salirse del rebaño. Ni normalidad ciudadana, ni normalidad católica. Ésa fue, precisamente, la sensación que tuve en Roma, envuelto por tantos miles de defensores de la vida.

Efectivamente, ni es normal una Marcha por la Vida, ni tampoco es normal la gente que participa en ella. ¿Que son católicos? Ah, pero es que lo normal en el entorno católico es evitar el incómodo tema del aborto, llevarlo con la más absoluta discreción. Y si por avatares de la vida se moviliza la Iglesia, lo normal es encontrarse con la media de edad que encuentra uno en las iglesias. Pero he aquí que en la Marcha por la Vida de Roma, el predominio de la juventud era notabilísimo. ¿Y es normal que en estos movimientos promovidos directamente por los laicos, participen sacerdotes, religiosos y religiosas? No es normal, puesto que la estructura institucional de la Iglesia, es decir su clero y su jerarquía, manifiesta una enorme indiferencia ante este gravísimo problema religioso, moral y social. Pues he aquí que en la Marcha de Roma eran centenares los sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas con sotana y hábito. Y también entre este colectivo un elevadísimo predominio de la juventud. 

Envuelto en esa impresionante marea humana se nota, se palpa que está naciendo algo nuevo y potente. Se percibe que a la vieja Iglesia del postconcilio viene pisándole los talones una nueva Iglesia que, ¡oh sorpresa!, sintoniza de forma ostensible con el Papa. Es esa iglesia renacida la que marcha. Son una gran cantidad de grupos organizados venidos de toda Italia, de Polonia, de Rusia, de Alemania, de Francia, de Canadá, de Estados Unidos. Todos muy numerosos (algunos pasaban de 50 personas). Y también éstos mantenían las dos grandes notas que destacaban en toda la marcha: juventud y presencia de sacerdotes reconocibles.

El predominio de la juventud era abrumador: ahí se visualizaba perfectamente que está a punto el relevo de la generación (sobre todo clerical y religiosa) que ha contemporizado con el aborto, y de ahí para abajo con muchas otras traiciones al espíritu de la Iglesia. Y obviamente entre tantísima juventud destacaban y resplandecían algunos curas ancianos de aspecto venerable: los que resistieron yendo contra corriente para pasarle intacto a la siguiente generación el testigo de la fidelidad a la Iglesia y a su doctrina.

Otra característica de la Marcha de Roma, común a las que se realizan en España, es la absoluta rareza de los políticos (alguno que otro, siendo tantos los que se confiesan católicos) y la ausencia total de jerarquía eclesiástica, salvo la notabilísima presencia del cardenal Leo Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, acompañado de varias decenas de cartas de adhesión de cardenales y obispos, obviamente ausentes.

Por supuesto que una aglomeración tan compleja estaba expuesta a numerosos fallos de organización. El más notable fue que los participantes en la marcha hubiésemos llenado la basílica de San Pedro, cosa que no esperaban los organizadores; por eso reservaron para celebrar la misa con que concluyó el evento, una capilla grande, pero insuficiente. El resultado fue que nos quedamos fuera la inmensa mayoría de los participantes de la Marcha.

Y como se trataba de católicos raros, el acto final de culminación de la Marcha fue una solemne misa, celebrada en el rito tradicional: precisamente es en ocasiones como ésta, en que coinciden fieles de muy diversas lenguas, cuando se comprende en todo su sentido la oportunidad de mantener vivo este tesoro de universalidad de la Iglesia. Por la tarde hubo otra misa también en rito tradicional en Santa María la Mayor.

La presencia española fue sólo testimonial, porque los últimos días de este mismo mes de mayo se celebraba en Madrid el Congreso anual de las Familias, cuya organización se ha encargado a Hazte Oír, la mayor organización que moviliza la defensa de la vida en España y en algunos países de Centro y Sudamérica, a través de la plataforma Derecho a Vivir (en respuesta a las plataformas abortistas de “derecho a decidir”). En este evento tenía concentradas sus energías desde hacía muchos meses.

Visto lo visto, la tercera Marcha por la Vida de Italia, con punto de encuentro en Roma, tiene todos los visos de contar con la presencia del Papa. Si es así, será el aldabonazo desde la Santa Sede para alentar la Marcha por la Vida en todo el mundo, que crece ya imparable como un vendaval purificador. Sería la mejor localización y el mejor impulso (el del Papa) para visualizar de forma espectacular coram urbe et orbe la universalidad de esta Marcha. Está visto ya que junto con Washington en el continente americano, Roma será el punto de encuentro de los defensores de la vida de todo el mundo.

Cesáreo Marítimo

17 comentarios:

  1. "No es normal, puesto que la estructura institucional de la Iglesia, es decir su clero y su jerarquía, manifiesta una enorme indiferencia ante este gravísimo problema religioso, moral y social."


    Éste es el problema de la Iglesia: un gran exceso de filosofía en la jerarquía, el clero y los fieles comprometidos (documentos, conferencias, eventos) al estilo Atrio de los Gentiles, Nueva Evangelización y otras celebraciones superestructurales, que se corresponden, increiblemente, con una nula capacidad de cortar por lo sano, de ir a lo práctico ante el peligro interno real y concreto.


    Por eso, en Cataluña tenemos el caso Pousa, el caso Forcades (desde el 2007), el caso del Monasterio Ecológico de Gallifa (idolatría), el caso de la New Age dentro de estructuras eclesiales (eneagramas, yoga, zen, tao... en casas de espiritualidad, iglesias, universidades), la politización y la mundanización (defensa de la lengua, cultura y nación), los hospitales católicos abortistas (desde 1987), la protestantización (ritos, mandamientos y teología modernistas), lo antisistema (Iglesia alternativa de comunidades de base), el caso de la opción preferencial por la justicia social por encima de la acción moral y espiritual (caso sor Caram), la rebeldía y dejadez (no obedecer o no disciplinar: curas progresistas en Alemania, Austria, Bélgica), el caso de la pederastia en algunas iglesias (Irlanda, EEUU)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La defensa de la lengua, cultura y nación no es criticable, si que lo es la forma como se defienda. Defender lengua,cultura y nación es casi una obligación. Juan Pablo II Y Polonia.

      Eliminar
    2. De todo lo que citas lo que más miedo me da es esta breve frase:

      "nula capacidad de cortar por lo sano".

      El progresismo tiene sin duda sus debilidades e incoherencias, pero si a alguno de los iluminados de las otras tribus eclesiales se les dejara cortar por lo sano tal como tu dices la situación podría ser realmente de película de miedo.

      Eliminar
    3. El problema de la mundanización y la politización no significa que un católico no pueda, no deba, tener un amor sano hacia su patria y cultura, sino que se piensa en la instrumentalización de la Iglesia para la consecución de fines políticos o seculares que no le son propios, como siempre ha querido hacer el nacionalismo (ahora ultranacionalismo) catalán de CIU o vasco del PNV, o hizo la izquierda durante el tardofranquismo (sotanada de 1966). Esta delgada línea se atraviesa respecto del nacionalismo cuando ese amor a la patria y a la cultura se absolutiza anteponiendolo al mandato del Amor, que va bajando enteros en la escala de valores del sujeto afectado. Es cuando se vuelve intolerante hacia las demás naciones o manifestaciones culturales, impositivo, avasallador y agresivo (lo que no es incompatible con el uso de palabras, formas de expresión y tonos de voz aparentement pacíficos y tolerantes -barnices, como los que usan los monjes de Monserrat), sin respetar los derechos y los sentimientos nacionales y culturales de los demás, desde un pretendido victimismo. Sobran ejemplos actuales e históricos.

      Eliminar
  2. Siendo humanos como somos, pienso que la normalidad sería también humanidad y por tanto, respecto del derecho a la vida.
    Habría de ser algo verdaderamente anormal lo de que nos manifestemos contra el aborto, como es anormal que álguien nos diga que no tenemos que darnos en la cara con un canto rodado.
    Somos los únicos bichos verdaderamente conscientes de las implicaciones de la Ley Natural (y probablemente, de su existencia) y los únicos que recurrimos al aborto intencionado. Esto sí que no es normal.

    ResponderEliminar
  3. En Cataluña también tenemos el escandaloso caso de los Hospitales en cuyo Patronato está la Iglesia en Barcelona, Tarrasa y San Feliu y a sus respectivos prelados maquinando no para acabar con los abortos, sino nadando y guardando la ropa. No sea que...

    ResponderEliminar
  4. Excelente, Cesáreo. Con la descripción de esta marcha por la vida, has expresado con belleza y precisión el sentir de toda una nueva generación universal de católicos que se rebelan contra la destrucción de la Iglesia por abandono y desnaturalización. Cada vez estoy más convencido de que Germinans es ya un manifiesto generacional y regenerador. Adelante, es el Espiritu del Señor el que os/nos anima!

    ResponderEliminar
  5. El arzobispo de Barcelona ha sido recibido esta mañana en audiencia por el Papa, según fuentes del Vaticano. ¿Estará ya cerca la fecha de su renuncia? ¿Por qué esta visita no figura en la agenda del cardenal que está publicada en la web del arzobispado? ¿Casualidad o causalidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Correcto!

      22/6/2012
      AUDIENCIAS
      Ciudad del Vaticano, 22 junio 2012 (VIS).-El Santo Padre ha recibido esta mañana en audiencia al cardenal Lluis Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona (España).
      Está previsto que esta tarde reciba al cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

      Eliminar
    2. por lo que veo en las noticias de internet nuestro cardenal Sistach ha regalado a Benedicto XVI un ejemplar de las tres ediciones en catalan,castellana e italiana de su libro "La Sagrada Familia",un diálogo entre fe y cultura."

      ¿Cultura,y el latín? como habla materna en el Vaticano y no el italiano.Lo que es molt raru (muy raro) que no lleve un expediente de "Germinans" como hicieron con Federico Jimenez Losantos.
      La iglesia catalana dando la nota discordante como siempre.

      Eliminar
  6. La falta de cortar por lo sano ha sido una de las causas de los problemas de la Iglesia, tanto en Cataluña como en ciertos países. Los problemas se aparcan, se trasladan, se pudren, se tratan con doble regla, pero no se encaran directamente con firmeza y energía.

    Así, los hospitales católicos abortistas catalanes existían desde 1987, Pousa estuvo relacionado con abortos a pesar de tener una fundación para los más excluidos socialmente, Forcades justifica el aborto y dice que la opción preferencial de la Iglesia debe de ser por la justicia social y no por la defensa de la vida y la familia...

    De otra parte, se hacen grandes eventos y documentos oficiales provida, pero que no se corresponden en absoluto con la una actuación práctica diaria coherente en defensa de la vida naciente: ni se disciplina a los consagrados rebeldes ni se ayuda de forma preferente a las madres embarazadas con riesgo de aborto.

    La Iglesia en Cataluña (y en España) no se cree que el aborto sea una grave inmoralidad y un pecado que clama al cielo por matar seres inocentes. Aquí está el ejemplo de CARITAS España y Barcelona:


    CARITAS ESPAÑA

    En los trabajos sociales efectuados por CARITAS España, el aborto no es tratado en los programas sociales de “Mujer”, “Juventud”, “Infancia” y “Familia”.

    www.caritas.es/qhacemos_programas.aspx

    En búsqueda avanzada en el sitio de CARITAS (confederación española), introduciendo el término “aborto”, se obtiene un sólo recurso, el cual es... el mensaje de la Comisión Episcopal de Pastoral Social para el Día de Caridad del... ¡2008!.


    CARITAS BARCELONA

    En el sitio de CARITAS (diocesana de Barcelona), sucede lo mismo pero peor. En la búsqueda, “Cerca”, escribiendo “avortament”, no aparece ningún resultado. Y en el programa social “Família i infància”, tampoco no hay ninguna actuación provida.

    CARITAS Barcelona: www.caritasbcn.org/ca
    Família i infància: www.caritasbcn.org/ca/familia_i_infancia#
    Búsqueda: www.caritasbcn.org/ca/cercar?searchtext=avortament


    ALTERNATIVAS DE LOS FIELES

    Ante la dejadez de CARITAS España en defensa de la vida humana naciente, este vacío ha sido suplido por la plataforma HAYALTERNATIVAS, creada por HAZTEOIR, en el sitio www.hayalternativas.org

    Lo cual es increible, dado que CARITAS (confederación española) depende de la Conferencia Episcopal Española, y la diocesana de Barcelona está presidida por el arzobispo Sistach y por el director Jordi Roglá de Leuw.

    Entonces, ante la falta de protección a la vida naciente por parte de CARITAS España y Barcelona, no sabemos cómo reaccionará CARITAS cuando atiende a una embarazada que sea una mujer joven, o una mujer con SIDA, mujer inmigrante, mujer sin hogar, mujer reclusa, mujer discapacitada, mujer drogodependiente o una mujer en situación de exclusión y vulnerabilidad. ¿Les recomienda abortar? ¿Atiende a la vida y desarrollo del feto o embrión?

    Además de no haber una acción de ayuda directa en las dos CARITAS, española y barcelonesa, tampoco se observa que existan enlaces de reenvío hacia asociaciones provida, tal como están relacionadas para Barcelona en aborto.cc/asociaciones-provida-en-barcelona.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Caritas y el aborto se tendría que investigar, porque es un poco sospechoso. Me temo que reenvíen a las mujeres embarazadas a la asistencia social, en donde a su vez, las derivan a un abortorio.
      Y claro, Caritas no habrá sido culpable de nada...

      Eliminar
    2. Muy interesante... esto sería un caso de aborto por delegación.

      Eliminar
  7. Queridos amigos, toda relación de Sistach-Aymar-Taltavull con el derecho a la vida es pura coincidencia. Cierto que Sistach ha dicho alguna vez con la boca pequeña que él es partidario del derecho a la vida. Pero todavía esperamos una glosa de Taltavull sobre la enfermera mallorquina (el que es de ses Illes) que ha logrado erradicar el aborto del hospital mallorquín. Está ocupado con la desvergüenza esa de sumarse al gremio de los tonantes contra el anonimato de Germinans, que no tienen ningún reobozo en apoyar a partidos abortistas (ERC, CiU, PSC). Y sumo Aymar porque aún es el día en que debe dedicarle una página de CC o de Radio estel a Mercedes Aroz, la senadora socialista que abanonó el escaño y rompió el carné socialista porque esa adscripción y el cristianismo era una contradicción. Ni Sistach, que conste, la ha recibido con luz fotógrafos para encomiarle el gesto. En cambio, hemos visto a Sistach poner al frente de instituciones religiones a socialistas empedernidos. Es decir, contrarios al derecho a la vida. Porque no ha mendacidad ni retorcimiento mayor que declararse cristiano y promover el gobierno de un partido que dicta leyes tan anticristianas como el aborto libre, el matrimonio homosexual, la eutanasia activa.

    Esa es la paradoja. Personas cristianas que dan testimonio de Cristo con su vida y su pan (la enfermera y la senadora) ominosamente silenciadas por una jerarquía barcelonesa que no tiene empacho en amparar y promover quienes atacan la ley de Cristo.

    Cada vez que paso por delante de san Juan de Dios me viene a la memoria el consejo de un viejo sacerdote de que rezara el De profundis cuando pasara por delante de un cementerio. Cuando recibo en la hoja dominical la propaganda de Blanquerna me acuerdo de cuántos votos han sacado los socialistas de la institución que han ido a parar a un partido contrario a la vida.

    Sé de algún empresario que cuando de Blanquerna han pedido plazas para sus alumnos de periodismo han callado por no mentarles el "nom del porc". Tanto han de tragar los católicos practicantes con esos seudopastores que han dejado la diócesis en manos de lobos, hecha unos zorros.

    ResponderEliminar
  8. Me parece abominable la MALEDICENCIA de Jordi contra nuestros hermanos de Cáritas. Si tiene pruebas de algo concreto que las aporte, y si no, que calle y deje de hablar mal. Luego lo usarán los hijos de las tinieblas ("hemos leído en una de vuestras propias webs católicas que Cáritas es de los nuestros, de los abortistas", etc... dirán, por culpa de un hermano deslenguado). --- Señores, cuando una mujer, con el niño en la barriga o fuera de ella llega a Cáritas se le ofrece todo lo que se pueda ofrecer y nadie dude de que las entidades pro-vida trabajan en red con Cáritas. Y cuando se envía a los necesitados a Asistencia Social es para que los políticos al menos cuenten cuantos pobres hay de verdad y lo que necesitan, que la acción de las parroquias no lo encubra, y enseguida ese necesitado, con un papel que certifica su desempleo, renta mínima, lo que sea, vuelve a la parroquia o local de Caritas, y si Caritas no tiene carritos y potitos y pañales y apoyo, etc... la remite a Provida. Repito: la MALEDICENCIA es pecado gravísimo y arma del demonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un HECHO que no has desmentido comunicando un enlace o un programa social donde conste el tema del aborto. Además, parece que tampoco consta el tema de la reproducción humana asistida: congelación de embriones, esterilizaciones, anticoncepción, fecundación artificial...

      En todo caso, queda abierto el caso, y es cuestión de que CARITAS España y Barcelona puedan decir la suya.

      Eliminar
  9. Oye, lo de Cáritas es público y notorio. Las asistentas sociales de Cáritas que conozco son abortistas y liberales... además de feas.

    ResponderEliminar