lunes, 11 de junio de 2012

Los que van a nombrar al sustituto de Sistach

Descripción: http://www.periodistadigital.com/imagenes/2010/06/30/Cardinal%20Marc%20Ouellet.jpg
El cardenal Marc Ouellet
Vivimos tiempos revueltos. También en la Santa Sede, donde las luchas de poder son públicas y notorias y afectan de forma directa al Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone. ¿Puede influir este conflicto en la sucesión del arzobispo de Barcelona? Para despejar la incógnita debemos conocer la composición de la Congregación para los Obispos, que será la encargada de presentar la preceptiva terna al Santo Padre.

Preside la congregación el cardenal Ouellet, un sulpiciano canadiense, que fue arzobispo de Quebec del año 2002 al 2010. Sustituyó en el cargo al cardenal Re, componente del grupo más anti-bertoniano. El prelado quebequés es uno de los hombres de mayor confianza de Benedicto XVI e incluso es señalado por el vaticanista Sandro Magister como el candidato más bien situado para próximo papa. Con él cuenta la congregación con 33 miembros, 29 cardenales y 4 obispos. 10 de ellos son italianos: entre otros el propio cardenal Bertone, el emérito Lajolo, el diplomático Sandri, el prefecto de la Congregación del Clero Piacenza, el Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana Bagnasco (que es designado a dedo por el papa), el cardenal vicario de Roma monseñor Vallini, el Gobernador Bertello o el Prefecto para asuntos económicos monseñor Versaldi. Los españoles son tres: Rouco, Cañizares y Santos Abril. Otros pesos pesados son el Presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe monseñor Levada, el prefecto de la Signatura Apostólica cardenal Burke, el obispo de Colonia cardenal Meisner, el titular de la Congregación para la Educación , el polaco Grocholewsky o el anterior nuncio en España, el portugués Monteiro de Castro.

Sin lugar a dudas se trata de hombres de línea netamente ratzingeriana. Ahora bien, ello no significa que sea un grupo muy proclive al actual secretario de estado. Salvo el cardenal Versaldi, hombre de Bertone, los demás no se significan por su querencia hacia el número dos de El Vaticano. Al revés, la abundante presencia de miembros de la carrera diplomática (Lajolo, Sandri, Bertello, Santos Abril, Monteiro) representan a los miembros de esa escuela que no han asimilado un secretario de estado ajeno al grupo. Por otro lado, los que no provienen de la diplomacia vaticana (Meisner, Burke, Bagnasco, Vallini, Piacenza, Grocholewsky) se hallan más cerca del ámbito del todavía influyente cardenal Ruini, el cual también aparece opuesto de forma recalcitrante al poder de Bertone. En cuanto a los españoles, es cierto que Cañizares y Santos Abril han debilitado el poder anteriormente omnímodo del cardenal Rouco, pero ello tampoco significa que se les pueda situar en la órbita de don Tarcisio.

Quien sí hace buenas migas con el secretario de estado es el cardenal Martínez Sistach. Y el abad de Montserrat, Dom Josep María Soler, con quien mantiene una excelente relación desde que era arzobispo de Genova. No cabe duda que nuestro arzobispo ha sabido utilizar hábilmente la palanca Bertone, pero la misma jamás le ha servido para ejercer influencia alguna en el nombramiento de obispos, ya que, aunque el secretario de estado sea miembro de la congregación, su nivel de influencia es absolutamente limitado, como hemos visto anteriormente, e incluso se halla más limitado en la actualidad, por mor de las disputas recientes.
Tan estéril ha sido el acceso del cardenal Martínez Sistach a la Congregación para los Obispos que ni tan siquiera logró designar al auxiliar que él deseaba. La comparación es odiosa, ahora que se ha comprobado que incluso el arzobispo de Pamplona logra que se designe auxiliar a su vicario episcopal. No digamos en Cataluña, donde el obispo de Terrassa obtuvo el nombramiento de su número dos también como auxiliar o cuando el obispo de la minúscula e irrelevante sede de Solsona consiguió promocionar como sustituto a su jovencísimo vicario episcopal.

Parece impensable que monseñor Martínez Sistach pueda influir en la elección de su sucesor. Ni tan siquiera el valimiento de sus amigos Bertone, Ravasi o Fisichella le aporta ascendencia alguna en los nombramientos episcopales. También resultaría impensable, con la composición de la congregación, que el próximo arzobispo barcelonés se apartase de la línea de las últimas designaciones. Especialmente las que se han venido produciendo desde que el cardenal Ouellet cogió las riendas del dicasterio. Caso de no ser así, Barcelona aparecería aislada del mapa episcopal mundial, como si se hallase dentro de una cámara hiperbárica. Los que todavía aspiran a un Vives o a un Taltavull como futuros arzobispos de la capital catalana lo tienen francamente difícil.  

Oriolt

30 comentarios:

  1. Ante la elección del nuevo misterioso obispo de Barcelona, es bueno recordar unos privilegios históricos que tenía el poder civil frente a la Iglesia.

    Me parece que Franco tuvo el derecho de presentación, y la campaña "Volem bisbes catalans" de Pujol del 1967 contra el vallisoletano villanublense Marcelo González, no dejó de ser un encubierto derecho de expulsión de obispos, como la que evitó el propio Marcelo González en relación con el intento de expulsión de Añoveros por Franco.

    www.cardenaldonmarcelo.es/
    www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=20891


    - Derecho de patronato: derecho del Rey a ser oido ante una decisión Papal, a elegir a ciertos cargos eclesiásticos (presentación), y a ser la máxima autoridad eclesiástica en ciertos asuntos


    - Derecho de presentación: derecho del Rey a proponer un candidato o candidatos para un cargo eclesial


    - Pase real o exequatur regio: el Rey autoriza tanto las peticiones de los obispos dirigidas al Papa como los documentos papales para ser ejecutados


    - Derecho de veto o exclusión a elección papal: el Rey puede vetar un candidato a Papa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Jordi! "Dal al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios." Lo dijo Jesús. No seamos más papistas que el Papa. De ahí vienen todos nuestros males: mezclar las cosas.

      Eliminar
    2. No exactamente. Todos nuestros males, vienen mas bien, de separar demasiado algunas cosas. Aunque no deja de parecerme anacronico, lo anteriormente expuesto.

      Eliminar
  2. No conozco a nadie, salvo a alguno de oídas. De uno en particular sí guardo un infausto recuerdo, el portugués Manteiro. Me pareció penoso su paso por España. Una suerte de Dadaglio bis. La verdad es que tampoco me importan demasiado. Debe de ser un mecanismo de defensa ante el desastroso comportamiento de Bertone con los católicos de Cataluña. De Bertone y del hooligang de la Liga Norte, Ravassi. Cuando uno piensa que tiene por cardenal un tal Martínez que hoy confesaba en un medio vaticano que en san Pablo no se pratican abortos, cuando todo el mundo sabe que es verdad (¿Qué hacen allí los de provida, si no?), cuando uno lee las necedades intelectuales en teología moral y en ética de un tal Soler sobre la ley del aborto libre en España. O de su monja Forcades (por cierto reconvenida por la Santa Sede, pero superprotegida por Sistach-Soler). Cuando uno se entera de que ese dúo Martínez-Soler se ufana de no sé qué influencias en ciertos cardenales romanos, y confronta esa "influencia" con la realidad de la Iglesia en Barcelona, se le cae el alma a los pies. Cuando uno lee en documento vaticano que en san Juan de Dios de Esplugas impera la "incoherencia con la moral cristiana", eufemismo para designar abortos libres (no va a ser porque practiquen la ablación o abusen de los niños) y se entera de que nada menos que un Instituto de Bioética dependiente de Martínez está detrás. Cuando uno lee y se entera de tanta miseria. Cuando uno lee los tiquismis de un tal Taltavull contra sacerdotes por usar un anonomiato protector y calla sobre esa incoherencia moral denunciada por la Santa Sede a través de la carta que ahora conocemos. Cuando uno lee y se entera de tanta miseria moral, sin eufemismos, del cardenal al abad, pasando por monjas, facultades y religiosos. Cuando uno mira a san Juan de Dios desde la Diagonal (Sant Joan de Deu), le sube por las entrañas un ardor de rabia e impotencia. ¿Sustituto de Martínez? Me importa un pimiento.

    ResponderEliminar
  3. Si no nos nombran ahora un buen obispo es para desesperarse, o para pensar que desde Roma se da a Barcelona como perdida y eso me cuesta mucho de creer.

    ResponderEliminar
  4. Preparaos que en los nombramientos hay sorpresas y no precisamente agradables. Sistach morirá matando e intentará cargarse alguna de las realiidades pastorales más brillantes de la diócesis pero que tienen sacerdotes al frente que no son de su cuerda

    ResponderEliminar
  5. Oriolt,

    He disfrutado mucho con tu artículo, serías un buen periodista o novelista del sector. Pero vuestro artículo de hoy me ha recordado a los artículos vuestros previos a la creación de M. Sistach como cardenal.

    Eran artículos "muy sobraos", que se amparaban en fuentes secretas vaticanas que daban por descontado que M. Sistach no podía estar en la lista.

    Ahí seguro que heristeis en gran manera el amor propio de M. Sistach. Y puede que su resentimiento provenga de ese capítulo en gran medida.

    Yo desearía, igual que vosotros, un buen arzobispo, alguien tildado de "ultra" o "carca" por los de siempre. Pero no confundamos nuestros deseos con la realidad.

    Ya fuisteis triunfalistas de manera sobrada cuando lo del consistorio, no lo seais ahora, que el tema es mucho más importante y el batacazo, en caso de que se produzca, más doloroso.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente nunca se puede afirmar nada por seguro. Las sorpresas existen y aunque los pronósticos sean unos, siempre puede pasar lo contrario de lo que está previsto.
      No creo que estemos hablando con "triunfalismo". Nuestra esperanza y previsiones es que esta situación no puede seguir así, y que Barcelona no puede ser una excepción en los nombramientos que se están haciendo.
      Pero siempre hay que hablar desde la prudencia. Cosas más raras se han visto, aunque dos veces seguidas seria raro, raro.

      Eliminar
    2. Que aceptemos que un arzobispo, sucesor de los Apóstoles, y desde hace uno años príncipe de la Iglesia, tenga "resentimiento" porqué no se lo ha tenido en cuenta para ocupar la Sede de Barcelona inhabilita para desempeñar éste o cualquier cargo al prelado; y no es que deje en muy buen lugar al articulista, que lo ve como algo que justifica este pecado, que lo es para un laico y todavía más en un sacerdote...

      Eliminar
  6. Aunque todo esto es verdad y yo también espero un obispo como Dios manda (O sea, que obedezca lo que manda Dios), lo cierto es que la solución no va a venir de fuera si no de cómo nos ponemmos nosotros ante nuestras oportunidades, como demuestran las sorprendentemente numerosas experiencias "germinantes" que, a pesar de todo, se dan en la diócesis (y en toda Catalunya, de hecho).
    Giorgios

    ResponderEliminar
  7. Qué manden al obispo que quieran desde la Santa Sede.
    Mirad sea muy bueno, bueno, malo, pesimo y/o mediocre, da igual.
    Lo que se va encontrar es lo siguiente:
    Primero: aguantar un castillo (diócesis) que hace aguas, pues se han ido retrasando la solución de muchos problemas pastorales desde la epoca de Ricard Mª Carles, y Martínez Sistach ha hecho igual. "Qué lo haga el que venga detrás". Asi estamos ahora.
    Segundo: hay menos católicos prácticantes, menos sacerdotes en activo, menos vocaciones,... cuando esa realidad no se aborda, no se pueden pedir peras al olmo.
    Tercero: muchas parroquias dentro de muy pocos años no se podran mantener abiertas, por falta de fieles, sacerdotes, y porqué económicamente seran insostenibles.
    Cuarto: Como todos esos problemas no se han abordado con tiempo, con una planficación de recursos humanos y materiales, y la realidad empujara de golpe, se hara todo deprisa, corriendo y mal hecho.
    Quinto: Tampoco veo en muchos de los fieles prácticantes, ganas y empuje, para prepararse y formarse adecuadamente para llevar el peso de la Iglesia católica en Barcelona.
    Sexto: El catolicismo sociológico esta desapareciendo nos guste o no esta es la realidad.
    Septimo: Por tanto nos guste o no deberemos cerrar muchas parroquias y centros de culto, volver a los origenes pequeñas comunidades donde de verdad se vive como en las primeras comunidades el Evangelio de N.S. Jesucristo.

    El Papa Benedicto XVI lo dice con otras palabras pero es acertado: los católicos seremos una minoria creativa.

    Por tanto con plena conciencia de donde venimos, como estamos, y lo que nos viene. Encomiendo a Dios a los que han de decidir de la terna presentada(de Roma viene lo que ha Roma ha ido) para que acierten y escojan al mejor de los tres presentados.

    Y los fieles sepamos ayudarle y él nos anime para nuestra santificación y salvación, desde este valle de lagrimas.

    ResponderEliminar
  8. El run run de las diócesis apenas se escucha en Roma. Es mucho más efectivo enviar cartas con nuestra opinión y explicando de verdad, sin tapujos ni diplomacias florentinas, la situación real de penuria en buena parte de las diócesis catalanas (o catalanistas, porqué la crisis reside en ellas) Al fin y al cabo, todos estos movimientos como Església Plural, Juan XXIII, etc. podrían caber en las más pequeña plazoleta que exista en Barcelona y todavía sobraría sitio. Pero a Roma. Aquí, con los medios de comunicación acampados en el oasis de Catalunya nos nos darán ni de beber ni de comer. Basta con enviar las cartas al Señor Secretario de Estado o al Nuncio en España, o mejor ambos dos. Ellos son poocs pero se mueven. Aprendamos a hacer lo mismo. Y encima suelen contestarlas...

    ResponderEliminar
  9. espero que el sucesor de Sistach sea Saiz Meneses o Romà Casanova, conozco a Vives y si finalmente resulta ser él sera el desastre total para la diócesis. Lo que es lamentable es que la Generalitat esté presionando a la Santa Sede para que sea Vives, que todo se sabe Sr President

    ResponderEliminar
  10. ¿Vives, arzobispo de Barcelona? Pero si es como la Chacón. Mintió ésta sobre su doctorado inexistente. Y miente Vives con su curriculum en el que, no sé ahora, pero hasta ayer mismo se leía "con estudios de doctorado", una expresión equívoca en el que mucha gente entiende que tiene el doctorado. Es decir, con voluntad de mentir, aunque materialmente pueda interpretarse como con algunas asignaturas de ese grado superior. Además, este buen señor es de los que jalea un Estatut que defiende el aborto libre y la degradación de la familia con el famoso matrimonio homo. Quizá yo sea un tanto visceral con ese prelado, pero no me gustó ni un pelo cuando le ví zascandilear en Esplugues de Llobregat sin ser ordinario de la diócesis de sant Feliu. ¿Vives? Pobre Iglesia

    ResponderEliminar
  11. Si es como decís, Vives es ya del candidato del Nacionalismo y, por ende, del Progresismo, un sacedote al servicio del Baal nacionalprogresista. Sería la opción ideal para convertir la Iglesia en Cataluña en un instrumento subordinado a la política nacionalprogresista con marginación o exclusión de quienes no se sometan este credo. Dios no lo quiera. Necesitamos una Iglesia plenamente independiente, que tenga a Dios en primer lugar, y centrada sólo en su labor pastoral y evangelizadora de las sufridas almas de esta diócesis. Lo último que conviene es un títere del nacionalprogresismo. Si se sigue en este línea ya no quederá Iglesia en Cataluña, a lo sumo, habrá una iglesia nacional cada vez más progresista.

    ResponderEliminar
  12. A juzgar por lo hecho in partibus Vasconiae (territorioque precisa nueva evangelización, como Cataluña),no hace falta ser un lice para darse cuenta de que para la Congregación sólo hay dos candidatos admisibles, Novell y Casanova (el arzobispo de Tarragona sería una solución pastelera e inoperante, pero no descartable si les entra finalmente el miedo a la hidra nacionalista). Sin embargo, Novell es muy joven; creo que lo reservarán ad maiora para más adelante. Queda únicamente Casanova, que cumple todos los requisitos: catalán, sensatísimo, fidelísimo al Papa, piadoso y competente. Es tan bueno como obispo, y se entrega en tal medida a sus deberes, que me temo que el problema provenga no de la disposición de Roma a promoverlo, sino del propio candidato; es muy larga la nómina de excelentes obispos que prefirieron seguir donde se creían necesarios, renunciando a importantes promociones: exempli gratia, por mencionar a un prelado vicense,el caso de Torras y Bages. Copio parte de la carta escrita al nuncio Ragonesi el 26.12.1913, pues merece la pena; en ella presenta las razones por las que no desea ser promovido a arzobispo de Valencia (lo que le hubiera valido entonces el cardenalato): "tengo 67 años; la multitud de los negocios me abruma y en Valencia me perdería irremisiblemente. Existe en Cataluña un movimiento nacionalista que como todos los movimientos políticos modernos tiende al radicalismo, y sin querer darme importancia, y sin que me haya metido en lo más mínimo en la política activa, me parece que mi influencia en el orden de las ideas ha contribuido a que el movimiento no perdiera del todo el tono tradicional, siempre favorable a España,a la conservación de los principios católicos. Si yo saliera de Vich, esta infuencia no sólo desaparecería, sino que fácilmente mi salida sería interpretada en sentido desfavorable para la Iglesia". Magnífico documento, que muestra la verdadera talla de Torras (no su torticera manipulación nacionalista, siempre DESFAVORABLE a España).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor no me compare Torras i Bages con casanova! Vaya diferencia! En Vic si lo vambian estarían muy, pero que muy contentos! Es de poco alcances y de pocas luces.

      Eliminar
  13. Yo voto por Monseñor Williamson de la FSSPX para Obispo de Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA Ojala, aunque cerraría la mayoría de parroquias

      Eliminar
    2. Bravo por este "Anónimo", tanto cotilleo episcopal acaba aburriendo y hay que provocar al personal.

      Yo también voto por Williamson ya que al menos tendríamos diversión asegurada (seríamos la envidia de todos aquellos que andan diciendo a diestro y siniestro que los católicos catalanes somos poco integradores de otras sensibilidades eclesiales), pero todos sabemos que eso solo es una "boutade" apropiada para colgar en un blog como éste.

      Eliminar
  14. El articulista dice que “vivimos tiempos revueltos” en relación con la Iglesia y, en especial, en la designación de candidatos al arzobispado de Barcelona.

    Sea cual sea el definitivo arzobispo, como mínimo debería de tener una mayor celeridad y diligencia en tratar los temas verdaderamente importantes y preferentes como pueden ser, por ejemplo, los abortos en hospitales católicos catalanes: el aborto es un tema innegociable, al afectar a la vida de seres humanos inocentes e indefensos y violar el quinto mandamiento.

    De lo mal que se ha llevado el tema lo demuestra la siguiente cronología de eventos, ya explicados en GG, y que pueden resumirse así, salvo error u omisión de datos esenciales:

    - 29 abril 2011: el obispo de Tarrasa consulta a la CDF

    - 28 junio 2011: el obispo recibe el dictamen de la CDF

    - 28 julio 2011: el P. Custodio recibe una carta del Nuncio, la cual contiene otros dos destinatarios más a pie de página, adjuntándole además una copia del dictamen incompleto

    - 4 junio 2012: el obispo de Tarrasa publica oficialmente el dictamen

    De todo ello parece deducirse un proceso chapuceramente llevado:

    1. Parece que el dictamen sólo puede ser conocido, en primera instancia, por la CDF y el obispo de Tarrasa

    2. La publicación oficial con efectos públicos del dictamen parece que sólo compete en exclusiva a la CDF y al obispo, dado que sólo ellos pueden garantizar la autenticidad y la integridad de su contenido, la fechas de redacción y recepción y, sobre todo, la confidencialidad de las informaciones contenidas.

    3. El Nuncio da a conocer particularmente el dictamen de forma incompleta, sin firma ni membretes, a tres destinatarios más: el P. Custodio y otros dos. Parece que el Nuncio rompe dicha confidencialidad y exclusividad de publicidad al darlo a conocer a estos tres y no comunicarlo a su vez a la CDF y al obispo.

    4. El Nuncio, además, sólo envía la carta a un único destinatario, el P. Custodio, sin enviarlo en absoluto a los otros dos restantes, y dando a entender además de que el mismo P. Custodio a su vez tenía la carga de notificar a su costa dicha carta con el dictamen a estos otros dos, sin que ello conste explícitamente en la carta del Nuncio.

    5. El dictamen es publicado oficialmente por el obispo de Tarrasa casi un año después. Entre medio, se desata una polémica sobre si el P. Custodio debía o no de publicar, general o particularmente, dicho dictamen incompleto e irregularmente recibido de forma particular del Nuncio.

    6. A fecha de hoy, 12 de junio del 2012, todavía no sabemos el listado oficial completo de los abortistas hospitales catalanes que son total o parcialmente católicos, sobre cuál es el estado de las negociaciones y si se abandonarán las direcciones de dichos hospitales abortistas.

    7. La polémica del P. Custodio ha escondido el caso más grave, el del hospital abortista de San Juan de Dios, perteneciente totalmente a la Orden Hospitalaria.

    8. El P. Custodio ha salido afectado: siendo el brillante denunciador de los abortos en hospitales católicos, ha salido acusado de ocultador de una carta y un dictamen que fueron irregularmente e incompletamente comunicados por el Nuncio, y de un dictamen que el obispo de Tarrasa ha publicado de forma morosa, silenciando los obispos catalanes implicados y la orden hospitalaria, a día de hoy, sobre cuál es su definitiva decisión. Además, se ha producido una división y polémica entre los que protestan contra los abortos en hospitales católicos y entre los medios de comunicación católicos.

    Peor, imposible.

    ResponderEliminar
  15. FIDEL: Muy interesante el artículo aunque tiene un fallo: no va a la raiz. El problema no está en Barcelona, el problema está en Roma. En Roma donde la sola presencia de alguien con la historia de Fisichella es un escándalo permanente. Y grandísima parte del problema radical, que es el de Roma, parte de la reforma de la Curia que impuso en su dia Pablo VI cuando desplazó del centro de todo a la Congregación del Santo Oficio (hoy Doctrina de la Fe)para poner por encima de todo a la Secretaría de Estado. Es decir pasar de centrar todo en la pureza doctrinal a centrarlo en la política.
    Y esa es una de la reformas pendientes para salir de esta situación.

    ResponderEliminar
  16. No entiendo el por qué de ese privilegio pretenden que sus obispos, arzobispos y cardenales tengan que haber nacido necesariamente en Cataluña. Por si no lo recuerdan los progres "católico" significa "universal"; por lo tanto, boicotear a un obispo por haber nacido en cualquier lugar del país.No lo entiendo por mucho que me lo expliquen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que un privilegio, creo que es conveniente para entender la psicologia, la manera de hacer, la idiosincracia de la gente, que sea del lugar.
      Creo que la pastoral, el servicio ministerial, y la evangelización son más efectivas.
      Ejemplo: Porqué muchos movimientos y grupos de espiritualidad no arrelan en Barcelona, porqué se importan desde otras culturas y maneras de hacer, y no conectan con el caracter de los destinatarios.
      En cambio los nuevos movimentos que se sirven de personas de aquí para introducirse y se adaptan a la idiosincracia del lugar tienen exito.
      Eso explica porqué hay personas que rezan en castellano, y otras rezan en català.
      Para ser efectivo un obispo debe llegar a la mente pero también al corazón del que le escucha.

      Eliminar
    2. Precisamente los nuevos movimientos que "arrelan" en Barcelona, son aquellos que pasan ampliamente de hacer de la lengua una bandera.
      Mi esposa estuvo hace pocos meses en unas catequesis del Camino, el primer día se preguntó si alguien no entendía bien el catalán, una persona levantó la mano y a partir de ese momento, todas las catequesis se hicieron en castellano, que ese idioma sí lo hablaban todos.
      Esa es la manera de "introducirse y adaptarse a la idiosincracia del lugar".

      Eliminar
  17. FIDEL: Sin despreciar para nada el catolicismo catalán, que merece todo el respeto de cualquiera que se asome un poco a su historia y vaya, por consiguiente, más allá de estos turbulentos 50 últimos años, sugiero que la respuesta a esta cuestión de los bisbes catalans se busque precisamente en la historia del episcopado barcelonés. Historia magistra vitae. ¿Quiénes han sido los mejores obispos y de dónde eran? Y quienes los peores, claro. Y de dónde eran.
    Porque un servidor sabe de una diócesis del norte de España, no del país vasco para nada, donde quizás el mejor obispo de todo el pasado siglo era precisamente un vasco: D.José Eguino y Trecu. El quicio del tema es la persona del candidato más que su procedencia geográfica. Y perdonen por decir algo tan obvio.

    ResponderEliminar
  18. Fidel,la misa en castellano es muy superficial y más en latín;los españoles nos dejamos llevar por el que manda en política y en religión en cada momento.Otros años atrás,el mismo ambiente te ayudaba a ir a misa. Cuando el ambiente se embota de cosas materiales,el espíritu es lo primero que cae,y el ambiente no es el propicio, sino todo lo contrario.El sacrificio,el ser austero,virtuoso hoy en día no son valores sino antivalores.

    ResponderEliminar